ZP


Si el BCE está comprando deuda española para que no se desmadre la prima de riesgo, quiere decir que estamos sometidos a una intervención encubierta. No funcionamos por nuestros propios medios, sin respiración asistida de fuera. Pero a los mamones estos no se les pasa por la cabeza gastar menos en su mamadurria y sus amiguetes, y siguen repartiendo el dinero como si fuéramos un país rico, en vez de un país mendigo. ¿Saben los alemanes que esta misma semana pasada, cuando ellos nos estaban salvando el culo, nosotros nos dedicábamos a tirar carretadas de euros, por ejemlo a la Alianza de Incivilizados?

Mira, que tiene guasa:

… el dinero se dedicará a “analizar las causas de las divisiones que ponen en peligro la paz” y proponer “medidas políticas concretas” para solucionar esos desajustes.

¿Solucionar los desajustes que ponen en peligro la paz? ¿De qué van, de reírse después de robarte? Pero no es sólo la alianza de brutales teocracias. Tampoco hay dictador, o aspirante a dictador sudamericano que se quede sin su limosna. Castro, Chávez, Morales y Ortega, a ninguno le falta la generosa dádiva de Zapatero.

¿No hay nadie en todo el gobierno capaz de comprender la aberración de que un país asistido, como España, le mande pasta a otro, Venezuela, que está entra las mayores reservas mundiales conocidas de petróleo? No, del mismo modo que a nadie en el gobierno siente el menor rubor porque seamos el mayor contribuyente mundial al folclore de ONU-Mujer.

Los “siete magníficos”:

  • Año 2010 … Presupuesto —— Año 2011 … Presupuesto
  • España ………. 22,088,353 —— España …….. 25.412.088
  • Noruega …….. 12,796,451 —— Canadá …….. 10.000.000
  • USA …………… 5,985,000 ——- Australia ….. 7.505.071
  • Reino Unido … 4,658,385  ——- Holanda …… 5.925.926
  • Suecia ………… 3,370,495 ——- Suecia ……… 4.048.583
  • Holanda ……… 2,721,088 ——- Dinamarca … 3.684.316
  • Alemania ……. 1,919,993 ——– Corea ………. 3.000.000

Pregunta para el gobierno: ¿Cual es el único país intervenido entre los siete mayores contribuyentes de ONU-Mujer? ¿Y cual es el único país que para colocar a la niña Aído tiene que pagarle el sueldo, además de ser el mayor contribuyente del organismo?

Y ya sólo queda una pregunta para la muchachada del 15M: ¿Qué hace falta para que pidáis que metan en la cárcel a la mitad del gobierno?

Porque si no es suficiente podemos seguir con los EREs de Andalucía, los hijos de Cháves, Faisán Al Veraz, la SGAE-Sinde, los cursos de formación de los sindicatos, los 3% por aquí, 4% por allá …

¿Y los 14.000 millones del “Plan E”?




Fin

(lo de abajo, si hay, es publicidad)




ABC:

Hemos cambiado de “guerra”, y por lo tanto hemos cambiado de “paz”. Y el Faisán y ZP están empeñados en perder esta nueva guerra, aunque disimulando en lo posible.

La disculpa, la mentira, es que quieren acabar con la guerra que ya no había, la de las armas. Y ese sería el gran éxito. Un timo, porque nadie dudaba que el terrorismo armado estaba en las últimas. Ya no tenía saliada, ni por estrategia policial, ni por “ambiente”. Pero perdida esa vertiente, los terroristas podían intentar ganar el factor clave: La guerra psicológica y de la razón.

Bueno, “podían” es una forma de hablar. A nadie se la pasaba por la cabeza que tuvieran tal opción. Hasta ZP y su maldita zpaz. Hasta el Faisán. Hoy, los asesinados por ETA y sus allegados vuelven a estar acorralados, apestados. Y los asesinos y sus mariachis desfilan exhibiendo la victoria. Y van a ganar, ZP y Faisán mediante, y Pascualone, e tutti quanti, la guerra que normalmente jamás hubieran podido ganar.

No conocía la última del genio. Lo cuenta Álvaro Ballesteros en su blog. Pero, aparte de seguir maravillado por la capacidad del tontito de decir asnada tras asnada con la tranquilidad del profesional, os invito a tratar de imaginar a ZP largando la misma frase, pero referida a un asesinato de ETA. Imposible, ¿no? Y os invito a desentrañar el enigma de si es la imbecilidad la que conduce a la maldad, o es al revés. O si acaso son dos factores completamente independientes entre sí, con la casualidad de que se han juntado en una sola persona y en grado muy preocupante. Y si encima le añadimos la ignorancia, tenemos la radiografía de Zapatero. [PM]

Álvaro Ballesteros

Cuando media Europa no ha hecho más que superar el impacto emocional causado por la noticia de la infame masacre de Noruega, provocada según parece por un absoluto lunático, viene Zapatero y nos pega otra embestida. Me pregunto si este hombre no tiene en absoluto sentido del ridículo o si de verdad se cree al nivel del mismísimo Winston Churchill.

A nuestro gobernante de pacotilla la tragedia noruega le pilló en pleno Londres, visitando a su homólogo Cameron para discutir “la recuperación económica de la UE”. Es para reírse por no llorar: el que no tiene ni pajolera idea de cómo sacar a España de la crisis se dedica a pasearse por Europa para debatir las medidas que hay que impulsar para fomentar la recuperación de la economía europea. No me digan que no tiene guasa la cosa.

Y allí, encaramado al 10 de Downing Street, donde ya hiciese el ridículo en su primera visita en tiempos de Blair ante unos periodistas que le preguntaban en inglés su opinión sobre lo tratado en Londres, nuestro brillante hombre de Estado se dirigió al mundo y lanzó estas dos frases antológicas: “No es la locura la que conduce al fanatismo, sino que es el fanatismo el que conduce a la locura asesina“. Y “es la Unión Europea quien debe liderar la reacción políticade apoyo a víctimas, familiares y autoridades por un lado, y contra cualquier tipo de intolerancia o fanatismo, por otro”.

Les juro que este hombre me sigue dejando de piedra. ¿Cómo se puede tener tanta cara dura como para pasearse por el globo diciendo tanta sandez sin perder el sueño? ¿Cuántos políticos como este tenemos entre las legiones de paniaguados que integran el panorama político español a día de hoy? ¿Cuándo vamos a decidirnos a librarnos de ellos para poner gente seria al mando de la política nacional?

No es el fanatismo el que conduce a la locura, sino la locura la que conduce al fanatismo”. Pero ¿de dónde ha salido este hombre? ¿Es que no se exige nada en absoluto a los que se presentan para gobernar un país? ¿Cuántas sandeces ha dicho Zapatero desde que llegó al gobierno?

Sigue en el blog de Álvaro –>

Ya sabíamos que lo de “normalizar” es un saco donde cabe cualquier cosa, pero cuya esencia es hacer tragar a los demás lo que a mi me peta, si soy un etarra. Pero como es variable, según el capricho del momento, conviene estar al loro de los últimos significados de la “normalización”, para saber lo que te van a intentar encalomar los angelitos. Y este fin de semana ha sido generoso en patitas de lobo asomando bajo la puerta. Entre el Ayuntamiento de San Sebastián, – gracias, Faisán, gracias, Pascualone – y la tenida por los derechos de los asesinos, el último grito en normalización ha quedado bastante bien explicado.

Dos ejes:

  • El maldito vascuence, que quieren hacer “funcional”.
  • Los malditos asesinos, para los que quieren amnistía, y el trato de “víctimas” para sus familiares.

Eso parece ser, en este momento, la “normalización” de Vasquilandia. “Normalización” que suelen unir, como de birli birloque, al concepto de paz, que según los recogenueces es lo que necesitamos. Algo así como si quieres paz, “normalización”. Exigen, por ejemplo …

… los pasos necesarios para la “normalización política y pacífica de Euskal Herria”. Y que “los familiares de presos se puedan tratar ahora como víctimas también”. [–>]

La normalización, entonces, debe ser que los familiares de un asesino especialmente repugnante, puesto que asesinó sin necesidad (son ellos los que dicen ahora que no hace falta), son víctimas … ¡de las víctimas del asesino! Vamos a ver, muchachos. ¿No os habíais embarcado en una guerra contra el estado opresor? ¿Desde cuando los soldados voluntarios de una guerra, o sus familiares, son las “víctimas” de esa guerra? ¡Ah, sí!, en el muy normal mundo de Vasquilandia Tremebunda.

No, no cuela, y no pensamos “normalizarnos”. Ya sabemos que es la vuelta de tuerca de la doctrina Zapatero / Ruby / Pascual, según la cual los asesinos no son asesinos, sino pobres gudaritos a los que no les quedaba maś remedio que serlo. Y que para eso hace falta que las verdaderas víctimas no lo sean, porque entonces sus asesinos serían asesinos, ¡que horror! Y si no se puede hacer que las víctimas no sean víctimas, porque canta demasiado, entonces todos víctimas, que es lo mismo que nadie víctima. ¿De verdad nos habrán tomado por tan tontos? ¿De verdad se estarán tomando a sí mismos por tan subnormales? Pero sí, ese es el truco: normalización = socialización de la anormalidad, en expresión que ha de ser de su gusto. Para no ser ellos anormales, todos anormales. Lo dicho, nein.

Del vascuence, mejor hoy no hablar, que nos enrollamos. No voy a entregarme a la kremlinología de desentrañar lo que quieren decir por “hacerlo funcional”. Básicamente que lo use todo el mundo, quiera o no quiera. Pues tampoco. No me voy a poner a hablar y a estudiar en una lengua marginal, abandonada voluntariamente hace siglos por muchos de mis antepasados, para que dejen de pegar tiros. Asumo mi parte alícuota de riesgo, pero que los metan en la cárcel, y sin amnistías.

Que se normalice su abuela. Y si consigue hacer de los nietos algo un poco más normal, mucho mejor.

Nota: Puede haber quien se mosquee por mi uso del termino “Vasquilandia”. No hay motivo, porque resulta que una de las características de la fantasiosa nación de los siete mil años, que nunca ha existido, es no tener nombre. O tener un nombre que va cambiando con el tiempo, y con las distintas discusiones entre sus muy variados y esforzados “patriotas”. Yo por ejemplo, en sólo una vida y no muy larga, les he visto referirse a “Vasconia”, “Euzkadi” / “Euskadi” (con tremendas discusiones al respecto), y Euskalherria. Arana, el padre de la criatura, empezó hablando de “Bizcaia”. Y aun estos días he oido a los patriotas de las pistolas referirse al objeto de su anhelo con un “eso que llaman Euskadi”, en despectiva referencia al nombre preferido por  los patriotas recogenueces. ¿Así que si ni siquiera se ponen de acuerdo ellos, por qué coño me voy a poner de acuerdo yo? ¿Si ellos le pueden llamar como quieran, por qué yo no? O sea, Vasquilandia.

Álvaro Ballesteros

En su blog:

Poco queda por decir al narrar las consecuencias del legado de este Zapaterismo, aun de cuerpo presente, que ha conseguido hundir a España en la más absoluta miseria económica, política, institucional, moral, y sobre todo, internacional. En un país que ya es poco más que una caricatura de sí mismo, a la espera de que alguien serio se ponga al volante, la realidad internacional sigue abofeteándonos a un ritmo trepidante, recordándonos que el mundo real sigue en marcha y que somos nosotros los que seguimos empeñados en perder todos los trenes.

No hay una región (de mayor importancia estratégica directa para nuestro país) como el Mediterráneo occidental/norte de África para comprobar la absoluta falta de relevancia a la que nos han llevado estos atroces años de delirio zapateríl, bajo la hégira del trío Moratinos-Chacón-Jiménez. Dos legislaturas de despilfarro y cánticos al cielo, sin dirección ni sentido estratégico de defensa de los intereses nacionales, que nos hacen aterrizar ahora en un escenario tan duro como imposible de ignorar.

Política, militar y estratégicamente, hace ya mucho que pintamos muy poco, mientras los “amigos” internacionales de nuestro (des)gobierno se frotan las manos. Dirigidos por unos políticos exclusivamente dedicados a asegurar su propia supervivencia electoral, los españoles hemos sido una vez más conducidos al matadero intelectual que nos proponen los que quieren que el mundo se reduzca al pulso interno en el PSOE, a las inverosímiles piruetas Rubalcabianas, o a las acampadas perrofláuticas de los herederos de la movida del 0,7.

Y es que mientras Zapatero jugaba a despeñarnos arruinando todo lo conseguido internacionalmente desde el inicio de la democracia, con Moratinos labrándose su propio porvenir al servicio de la France y de Rabat; y mientras Chacón y Jiménez intentan aun enterarse de qué va la película en sus propios ministerios (tan importantes como ignorados por el Presidente del Gobierno de España), resulta que nuestros vecinos (amigos y no tanto) nos están desplazando ágilmente de todos los foros de toma de decisiones relevantes.

Seguir en el blog de Álvaro –>

El 11-m, y lo que colea, es algo especialmente deprimente. Y no sólo por el drama que supuso a los afectados, y para el colectivo nacional, sino también porque aun hoy sigue siendo la prueba visible de que somos un país de mierda. Y sin arreglo. Propongo un experimento. Aceptar la mayor (la versión oficial), y examinar las consecuencias.

Se puede ver fácil. Basta imaginar qué cambiaría si este fuera un país más o menos normal. O qué tendríamos que hacer para parecer un país normal. Por ejemplo, en un país normal el 95% de la gente creería lo que le cuenta Faisán el Veraz sobre aquel atentado, porque no sería imaginable que el ministro del interior te mienta en una cosa así. Es un buen punto para empezar; llegaremos a la normalidad sobre la base de la confianza en lo que dice Ruby. Tomaremos por buena la película de Producciones Rubalcaba.

Ya puedo imaginar al Faisán emocionado de contento por esta actitud, pero se equivoca. Porque aceptada su versión (que sabemos razonablemente lo que pasó), el siguiente paso en un país normal es preguntarse si el sistema de policía y justicia ha hecho ya su trabajo, o hasta qué punto queda trabajo por hacer. Y qué tal ha ido la cosa hasta el momento. Y el mensaje que se recibe por todas partes es que el caso está juzgado y el “estado de derecho” ha concluido lo fundamental de su función. Y empezamos a joderla, porque preguntamos: ¿y cuantos de los que pusieron un bomba en el tren han sido condenados, y cuantos quedan por encontrar y juzgar? ¿Qué esfuerzo se está haciendo por poner nombre y localizar a los que faltan, si falta alguno?

- Bah, dice Ruby, tenemos a uno,  y los demás se suicidaron en Leganés. No hay más caso.

¿De verdad que no hay más caso? Pues no me salen los números. En Leganés murieron siete. Mas un condenado, son ocho. Luego me faltan cinco (para 13 bombas).  Queda por resolver, si nos creemos a Producciones Rubalcaba a pies juntillas, la friolera del 38% del caso. Más de una tercera parte.

Hay cinco multi asesinos libres. Estadísticamente, 15 asesinatos por cada terrorista del que ni siquiera sabemos el nombre, y 141 heridos.  Ese caso que aparentemente ya se ha juzgado y acabado, tiene 73 asesinatos terroristas sin resolver, policial y judicialmente, y 706 lesionados. ¿Esto es hacer justicia en un país normal, o en un país normal la misión número uno de un ministro de justicia sería señalar, localizar y llevar a juicio a los cinco monstruos que andan sueltos por ahí, probablemente entre nosotros?

Pues si no basta para deprimirse que el país acepte este estado de cosas con naturalidad, y sin mayor exigencia, hay detalles que lo hacen peor todavía. Dos detalles importantes.

1) Tienen en la cárcel a uno de los participantes en el atentado, siempre según el relato de Producciones Rubalcaba que hemos decidido creer . Y no han conseguido ni que confiese, ni que cuente como fue. Sería la forma más fácil de resolver el caso.  ¿A qué esperan?

2) Con los de Leganes hay más que problemas. Según la instrucción de del Olmo, los atentados fueron obra de los suicidas de Leganés. Los siete conformaban un comando local que reivindicó la masacre en nombre de Al Qaeda. Muy bonito, pero a ninguno de los guionistas parece preocuparle el hecho de que el único condenado como autor material, Jamal Zougam, no tenía una relación de grupo con esos siete. Y apenas una relación muy tangencial, como la que se puede esperar de un tendero con los vecinos del mismo barrio.

Tampoco les preocupa a los guionistas el sorprendente detalle de que uno de los del piso de Leganés sí ha podido ser juzgado, porque se escapó antes de la explosión. Abdelmahid Bouchar, apodado el galgo de Leganés [–>]. Y la sentencia dice que no fue de los 13 de las mochilas bomba.

El juicio del gran Bermúdez no cambió mucho las cosas, pero el Supremo sí:

… del cúmulo de datos manejados en la resolución aquí impugnada resulta que, al menos algunas de las personas que perdieron la vida en la explosión del piso de Leganés, constituían un grupo organizado, y habían intervenido en la ejecución de los actos terroristas del día 11 de marzo de 2004. La procedencia de la dinamita; la relación de alguno de los fallecidos con los proveedores de aquella; los datos relativos a la obtención y a la ocultación de los explosivos; los elementos que se refieren a la confección de los artefactos; y, especialmente, los objetos encontrados en el desescombro del piso de Leganés tras la explosión provocada por sus ocupantes demuestran la vinculación de ese grupo con los atentados del día 11 de marzo.

Explica que como muertos no se les ha podido juzgar, pero que “al menos algunos” debieron de intervenir en la ejecución. Solo que entre las pruebas que menciona no hay ninguna que señale su participación en la colocación de bombas, sino en los alrededores de la colocación. Y, ¡oh casualidad!, el único que estaba en Leganés y sí fue juzgado, resultó absuelto de la participación en el 11M.

En resumen: si pensamos, en plan optimista, que de los siete de Leganés cinco participaron en la colocación de bombas, entonces se habría resuelto casi la mitad del caso. Y esa es la hipótesis optimista (5 de 7); que no se ha resuelto ni siquiera la mitad de lo que hay que resolver. Que hayan muerto solo quiere decir que no se les puede juzgar. Pero no quiere decir que no se pueda, y se deba, resolver policialmente el problema de quién puso las bombas. Y en lo que estamos es en cualquier punto entre no haber resuelto el 38% del caso, y no haber resuelto el 77%, si dos de los de Leganés -al menos algunos- fueron autores materiales.

¿A que esperan para resolver el caso? ¿Qué esperamos para exigirlo? Tal vez a ser un país normal. Sin Faisanes, vaya.

Nota para “conspiranoicos”: Puede que sea mucho mejor dejar de preguntar qué estalló en los trenes, y empezar a preguntar quién puso las bombas. Yo creo que se entiende mejor.

Documentación:

Sentencia del Supremo sobre los atentados del 11 de marzo.

Al pobre Pachi le repugna la foto, mientras que le entusiasma la sentencia que tanto ha pedido. Debe ser mal de amor; demasiado mirarse a los ojos. Hay vicios que son así. Irresistibles pero inconfesables. ♫ No me gusta que a los toros vengas con la minifarda ♫. ¿Pensaba el PSOE que podía comprar una ETA con burka?

repugna ver que alguien que ha cometido atentados y asesinatos cuando sale de prisión, cuando ha cumplido su condena, lejos de estar arrepentido y mostrar algún tipo de arrepentimiento por los crímenes que perpetró, lo que ha pretendido es casi reírse de todo el mundo a la salida de la cárcel [–>]

Yo diría que no. Un etarra haciendo de etarra no es más que lo natural, y lo que se puede esperar. Lo que repugna hasta la arcada es un Pachindacari, un Faisán el Veraz, y un PSOE entero, pretendiendo que ETA no es ETA.  Le pregunta el genio López a la coalición que explique si esa es su propuesta. No, Patxi; te recuerdo que la propuesta es tuya.

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 555 seguidores