veto electoral


No tengo la ingenuidad de pensar que los partidos pequeños y extravagantes sean la solución a la partitocracia. Pocos ejemplos podemos tener más claros, y más en directo, que UPyD. Un partido supuestamente nacido para cambiar la forma de hacer política, dar voz a la gente, y coger a los políticos por las solapas, que resulta ser exactamente lo contrario de lo que dice ser.

Tampoco me vale la idea de que “Rosa Díez o Gorriarán son malos”, pero los del Partido Extravagante nº 27 son la personificación de la honestidad y la conciencia ciudadana. Los cuentos, para los niños. Pero es indudable que el cerrojazo electoral que han perpetrado, para impedir la llegada de nuevos partidos al parlamento, les facilita mucho el manejo del chiringuito cleptocrático. Sin competencia, el monopolio funciona mucho más suave. Y lo razonable es combatir todas y cada una de las barreras de la chiringocracia.

Era lógico centralizar / facilitar la recogida de los avales necesarios para que los partidos extra parlamentarios tengan la oportunidad de presentarse. Y lo razonable es que cada ciudadano con conciencia de la partitocracia imperante avale a algún partido de esos, aunque luego no le vote. Y aunque ni siquiera le guste. Se trata de que haya más competencia, y no menos.

Los primeros en dar esa facilidad a los avales han sido, que yo sepa, los de Partido Pirata. Y creo que de momento los únicos. Lo mejor es que lo veáis en su propia web creada al efecto:

Más info:

Twitter:

Facebook:

Pues eso. En la sección política, claro:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 456 seguidores