Vasquilandia


Hay detalles entre la gran payasada que vamos dejando de lado. No se puede atender todo, con estos payasos tan productivos. Uno de los fenómenos que no hemos tratado apenas es uno que llaman Ponencia de Paz y Convivencia.

Ya se sabe que una de las ventajas de tener (también) una lengua marginal y ágrafa, una diglosia imaginaria por así decir, es que las palabras significan lo que se te ponga en la punta del nabo. Convivir, salvo en vascuence -a lo que parece-, no es más que vivir en el mismo sitio. La convivencia puede ser armoniosa o turbulenta, incluso gélida. Convivir incluye asesinar al que políticamente te estorba, si eres filo-etarra. Aunque en los “tiempos nuevos” ya no, sin que se sepa bien por qué. También incluye comprender esos asesinatos, o disimularlos, o pelillos a la mar, si uno es aficionado a las nueces y tiene la ingenua esperanza de se va a quedar con las que otros han hecho caer del árbol. Convivir, en definitiva, bien puede ser un perfecto asco. Todo depende de con quien.

Imagina convivir con quien sostiene que todos los asesinatos políticos son evitables, porque tienen un origen político, que depende de la sociedad, de las personas y de los políticos. Obvio; si la sociedad, las personas y los políticos atendieran los caprichos de los asesinos, estos no asesinarían. Y si la mujer que pasea sola por la calle, en vez de seguir los buenos consejos de la sharia, se pliega gustosa a los caprichos del violador, el asunto no sería una violación propiamente dicha. Pero vivir en el mismo sitio que Mintegi es convivir. Por definición. Aunque sea asqueroso, como ya hemos comentado.

Por su parte, los constructores de neo-naciones tienen a su vez muchas pegas contra los que no tienen la menor necesidad, ni afición, por el eusco-prodigio que quieren inventar. Se resisten, como es natural. Y ya sabemos que asesinarles es perfectamente evitable, dependiendo de cómo se comporten.

Se llama conflicto, como algún avispado ha podido adivinar. Ocurre en los matrimonios, en las cuadrillas, en las comunidades de vecinos, en el club de canicas del pueblo, y allá donde quiera que haya un grupo de antropomorfos superior a uno. Los niños tienen dificultades para digerirlo, y la educación consiste precisamente en ayudarles a hacerlo. En el peor de los casos en forzarles. A que sobrellevan los conflictos sin asesinar, ni golpear, ni acosar.

pablo-romero

 

La convivencia puede ser un asco, pero también puede ser solo un incordio.  Si se pretende que se base en un consenso de carácter moral, y que ese consenso incluya a quien opina que todo asesinato político es evitable (todo depende de lo que haga el grupo del asesinado), la convivencia solo puede ser un asco. Si el consenso consiste en que asesinar como herramienta política es inaceptable, hoy y ayer, puede ser un convivencia razonable. Hasta civilizada. Y si no hay un consenso moral, no pasa nada. Vives en el mismo pueblo que Mintegi (convivencia), sin que la discrepancia con ella te convierta en asesinable. Todo el incordio se limita a tener el menor trato posible con una moralidad esencialmente inmoral. También hay feos en el pueblo, y a nadie se le ocurre consensuar una cirugía estética.

En resumen, para los de la diglosia. La convivencia no es una cuestión de armonía. Eso es el amor, la amistad, y por ahí. Nada más lejos de nuestras posibilidades. Por otra parte, eso tampoco ocurre, salvo -imaginariamente- en sitios como Corea del Norte. No, la única y muy conocida forma de mejorar la convivencia es la buena educación. Lo demás es imponencia, con otro nombre.

Sefuela

He visto la noticia en Twitter, a pesar de que hoy apenas le he hecho caso, y me ha llamado la atención. Las familias de ‘Txiki’ y Otaegi recibirán 135.000 euros del Gobierno vasco.  Resulta que son dos de los etarras fusilados por Franco.

Hay más personas a las que van a indemnizar, y éstas indemnizaciones parecen lógicas. Un torturado, un herido por estar en el balcón de su casa, un muerto (que nada tenía que ver con ETA) por un disparo en un control, otro herido por cargas policiales.

Se me hace raro indemnizar a un muerto por una discusión con un guardia civil.  Eso debía ser cosa de la persona, aunque pudiera haber responsabilidad subsidiaria del Estado. Habría que conocer los detalles del caso.

Pero lo de los etarras me da mucho miedo. En el Pais Vasco habrá quien lo vea muy bien, y piense que ya es hora de que el Estado reconozca a “víctimas”. Yo era un crío de once años cuando fusilaron a estos señores, y no me preocupaba por esas cosas. Pero ahora me da miedo el que estemos ante un comienzo de igualar víctimas y verdugos. Piano, piano, como dicen en Italia, para que los asesinados se revuelvan al final en sus tumbas.

Nuestro buen amigo Noa (todo) nos recuerda en su blog los antecedentes y origen de esta historia, enlazando a una antigua entrada suya que traigo aquí porque merece la pena contar con esa información (y porque Noa es gente de bién y porque me da la gana). El Parlamento Vasco y las torturas policiales. Nos recuerda que NADIE votó en contra de la propuesta.  Todo el Parlamento vasco, incluido el PP e incluida la hermana de Miguel Ángel Blanco, y con la abstención de UPyD , votaron a favor de la proposición que ha permitido esto.

PD. Estoy muy contento porque por fin (un año me ha costado) me salen bien los enlaces.

Las ganas; es que nos pueden las ganas. Conocemos ayer la noticia de tres dimisiones en el Tribunal Contitucional, y salta la derecha en tromba, con Cospedal a la cabeza, explicando que se trataba de una especie de remordimiento por la sentencia a favor del eusco terrorismo. Pronto sabremos sobre la relación directa entre la sentencia y las dimisiones, decían.

¿Remordimiento, Mari Cospe? No había la menor necesidad de enterarse posteriormente que uno de los tres no era pro Bildu. De los honorables miembros del Tribunal Constitucional se pueden pensar muchas cosas, pero no es razonable suponer que estén ahí por ser tontos del culo. Cuando votan una sentencia, con matemática correspondencia a la ganadería de la que vienen, saben lo que votan. Y cuando entran en lo que no deben, como en juzgar las pruebas que ya ha juzgado el Supremo, saben muy bien las consecuencias de sus actos, y saben que nadie les puede pedir cuentas.  Salvo aquellos que los nombraron, cuya voluntad no están quebrando.

No necesitan que Nerea Alzola les cuente lo que pasa en Elorrio [-->]. ¿Para qué? ¿Por qué iban a pensar que Bildu tenga que ver con ETA? ¿Porque ladra como ETA, se comporta como ETA, apoya a los asesinos condenados de ETA, más lo que señala el Supremo como prueba de que es una criatura de ETA?

¿Remordimiento, Mari Cospe? Dime lo que tomas, o fumas, porque debe ser un chollo.

Ya sabíamos que lo de “normalizar” es un saco donde cabe cualquier cosa, pero cuya esencia es hacer tragar a los demás lo que a mi me peta, si soy un etarra. Pero como es variable, según el capricho del momento, conviene estar al loro de los últimos significados de la “normalización”, para saber lo que te van a intentar encalomar los angelitos. Y este fin de semana ha sido generoso en patitas de lobo asomando bajo la puerta. Entre el Ayuntamiento de San Sebastián, – gracias, Faisán, gracias, Pascualone – y la tenida por los derechos de los asesinos, el último grito en normalización ha quedado bastante bien explicado.

Dos ejes:

  • El maldito vascuence, que quieren hacer “funcional”.
  • Los malditos asesinos, para los que quieren amnistía, y el trato de “víctimas” para sus familiares.

Eso parece ser, en este momento, la “normalización” de Vasquilandia. “Normalización” que suelen unir, como de birli birloque, al concepto de paz, que según los recogenueces es lo que necesitamos. Algo así como si quieres paz, “normalización”. Exigen, por ejemplo …

… los pasos necesarios para la “normalización política y pacífica de Euskal Herria”. Y que “los familiares de presos se puedan tratar ahora como víctimas también”. [-->]

La normalización, entonces, debe ser que los familiares de un asesino especialmente repugnante, puesto que asesinó sin necesidad (son ellos los que dicen ahora que no hace falta), son víctimas … ¡de las víctimas del asesino! Vamos a ver, muchachos. ¿No os habíais embarcado en una guerra contra el estado opresor? ¿Desde cuando los soldados voluntarios de una guerra, o sus familiares, son las “víctimas” de esa guerra? ¡Ah, sí!, en el muy normal mundo de Vasquilandia Tremebunda.

No, no cuela, y no pensamos “normalizarnos”. Ya sabemos que es la vuelta de tuerca de la doctrina Zapatero / Ruby / Pascual, según la cual los asesinos no son asesinos, sino pobres gudaritos a los que no les quedaba maś remedio que serlo. Y que para eso hace falta que las verdaderas víctimas no lo sean, porque entonces sus asesinos serían asesinos, ¡que horror! Y si no se puede hacer que las víctimas no sean víctimas, porque canta demasiado, entonces todos víctimas, que es lo mismo que nadie víctima. ¿De verdad nos habrán tomado por tan tontos? ¿De verdad se estarán tomando a sí mismos por tan subnormales? Pero sí, ese es el truco: normalización = socialización de la anormalidad, en expresión que ha de ser de su gusto. Para no ser ellos anormales, todos anormales. Lo dicho, nein.

Del vascuence, mejor hoy no hablar, que nos enrollamos. No voy a entregarme a la kremlinología de desentrañar lo que quieren decir por “hacerlo funcional”. Básicamente que lo use todo el mundo, quiera o no quiera. Pues tampoco. No me voy a poner a hablar y a estudiar en una lengua marginal, abandonada voluntariamente hace siglos por muchos de mis antepasados, para que dejen de pegar tiros. Asumo mi parte alícuota de riesgo, pero que los metan en la cárcel, y sin amnistías.

Que se normalice su abuela. Y si consigue hacer de los nietos algo un poco más normal, mucho mejor.

Nota: Puede haber quien se mosquee por mi uso del termino “Vasquilandia”. No hay motivo, porque resulta que una de las características de la fantasiosa nación de los siete mil años, que nunca ha existido, es no tener nombre. O tener un nombre que va cambiando con el tiempo, y con las distintas discusiones entre sus muy variados y esforzados “patriotas”. Yo por ejemplo, en sólo una vida y no muy larga, les he visto referirse a “Vasconia”, “Euzkadi” / “Euskadi” (con tremendas discusiones al respecto), y Euskalherria. Arana, el padre de la criatura, empezó hablando de “Bizcaia”. Y aun estos días he oido a los patriotas de las pistolas referirse al objeto de su anhelo con un “eso que llaman Euskadi”, en despectiva referencia al nombre preferido por  los patriotas recogenueces. ¿Así que si ni siquiera se ponen de acuerdo ellos, por qué coño me voy a poner de acuerdo yo? ¿Si ellos le pueden llamar como quieran, por qué yo no? O sea, Vasquilandia.

Nerea Alzola

Hoy ha sido diferente. He recibido una llamada telefónica a las 12:45h.

El agente “C” de la Ertzaintza me comunica la decisión que se ha tomado sobre mi seguridad, y de la que según me ha dicho, ya tenía conocimiento mi partido. En su mensaje ha sido claro, conciso y muy amable.

Debo decir, que después de tantos años de campañas, vivencias y miedos, el PP vasco ni siquiera se ha puesto en contacto para comunicarnos esta decisión o si van a hacer algo al respecto.

Me han dado días para desmontar mi vida y construirme una nueva en otro lugar,… estaréis conmigo que eso si sería de héroes.

Seguir en el blog de Nerea –>

Al pobre Pachi le repugna la foto, mientras que le entusiasma la sentencia que tanto ha pedido. Debe ser mal de amor; demasiado mirarse a los ojos. Hay vicios que son así. Irresistibles pero inconfesables. ♫ No me gusta que a los toros vengas con la minifarda ♫. ¿Pensaba el PSOE que podía comprar una ETA con burka?

repugna ver que alguien que ha cometido atentados y asesinatos cuando sale de prisión, cuando ha cumplido su condena, lejos de estar arrepentido y mostrar algún tipo de arrepentimiento por los crímenes que perpetró, lo que ha pretendido es casi reírse de todo el mundo a la salida de la cárcel [-->]

Yo diría que no. Un etarra haciendo de etarra no es más que lo natural, y lo que se puede esperar. Lo que repugna hasta la arcada es un Pachindacari, un Faisán el Veraz, y un PSOE entero, pretendiendo que ETA no es ETA.  Le pregunta el genio López a la coalición que explique si esa es su propuesta. No, Patxi; te recuerdo que la propuesta es tuya.

Desde Ca’n Santiago González [-->], posiblemente el mejor blog político en español:

Un anuncio publicitario expuesto en nuestras marquesinas reza: ‘La tecnología no es lo importante, lo importante es qué podemos hacer con ella’. Con la Paz a mí me ocurre lo mismo. Confundimos lo urgente con lo importante. La Paz es urgente, pero lo importante es qué podemos hacer con ella. Construir un relato veraz sobre lo sucedido es la tarea más importante a la que nos enfrentamos hoy en día. Si ETA desapareciera hoy, dentro de cien años no habrá sobre las calles del País Vasco ni un solo ciudadano que haya vivido con la amenaza terrorista. ¿Permitiremos que exista un relato legitimador de sus actividades? Josu Puelles, Carta a Cristina y Rosa. El Correo –>

Y es que ese puede ser el quid del estado de la cuestión terrorista en el País Vasco y Navarra. ¿Acabamos con un “pelillos a la mar”, o acabamos con que la bestialidad no cabe en la civilización?

Jazmín

A quien interese: (“Libertad Digital”)

MARCHA EL 6 NOVIEMBRE EN DEFENSA DE LA MEMORIA Y DIGNIDAD DE LAS VICTIMAS y para pedir al gobierno que no negocie con ETA:

“En una entrevista en Es la mañana de Federico, el presidente de Voces contra el Terrorismo, Francisco José Alcaraz, ha hablado sobre la próxima marcha del 6 de noviembre contra las cesiones del Gobierno a los terroristas. En ella, animó a los españoles a acudir a la concentración para resucitar la “rebelión cívica” y para defender la “memoria, dignidad y justicia de las víctimas”.

En este sentido, Alcaraz indicó que coincide con el análisis de Mayor Oreja sobre la existencia de una “negociación sumergida” que, en su opinión, intenta “engañar a la ciudadanía”. Por ello, cree que se ha sobrepasado con mucho la línea roja

y puso ejemplos de las cesiones a los terroristas como la presencia de ETA en los ayuntamientos o los casos de excarcelaciones o la no persecución a Josu Ternera, del que dijo que está “protegido por el CNI”.

Sobre la concentración, aseguró que “lo importante no es quien convoque sino el por qué se convoca, y esto es por las excarcelaciones y las prebendas dadas por Rubalcaba”. En este sentido, dijo no entender que la actual AVT diga que da un aprobado al ministro del Interior cuando “se ha acercado a La Tigresa o mientras pretende ocultar las responsabilidades políticas y policiales en el caso Faisán”.

Sobre si ha tenido apoyos en el seno del PP, Francisco José Alcaraz afirmó que la eurodiputada Teresa Jiménez Becerril cambiará un viaje a Japón para poder asistir a la concentración y anunció que también les han dado su apoyo Regina Otaola u Ortega Lara.

También dijo que comprender el riesgo que desde el Ejecutivo se le acuse de dividir a las víctimas. “Lo he vivido en la pasada legislatura, persecución por parte del Gobierno. Me pongo de nuevo en la diana del Gobierno y de sus medios”, sentenció.

Por ello, añadió que “sé que la marcha no va a tener la gran afluencia de otras porque no contamos con voz en otros medios, que nos están boicoteando”, aunque dijo que no le importan las cifras si no la lucha por la dignidad de las víctimas. “Hay que dar un paso más porque llevamos dos años acercando y excarcelando etarras”, dijo.

Por último, Alcaraz hizo un llamamiento para recabar ayuda para la marcha. Así, dijo que en su página web pueden intentar colaborar siento voluntarios para la marcha como con alguna cantidad económica que sufrague los gastos puesto que “somos la asociación menos subvencionada”.

La concentración se producirá el próximo sábado 6 de noviembre a las 12.00 horas en la madrileña Plaza de Colón. Además, una de las presentadoras del acto será la periodista de esRadio, Ketty Garat. Al acto se han sumado la Fundación Denaes, Hazte Oir o el Círculo Ahumada de Amigos de la Guardia Civil.”

La mar

Entre payasos y vascopitecos el circo está garantizado. Todo irá a peor, claro, pero que nos quiten lo reído.

La lógica payasa:

El acuerdo con el PNV es estupendo, por una serie de motivos perfectamente carcajeantes. Pero todos esos motivos se desmontan con una sola pregunta: ¿Y si es tan bueno, por qué no lo hacen con las demás autonomías? Lástima que no le he oído a ningún periodista preguntarlo.

La lógica vascopiteca:

Como hablan en chino, se entiende mal:

Es muy importante en la medida en que se dotará a Euskadi de las herramientas públicas necesarias para realizar una gestión propia en el ámbito sociolaboral que ayude a Euskadi a mejorar su situación económica y paliar el desempleo

Hay que empezar por aceptar la tesis de que una gestión desde toda España no sea “propia”. No será propia por ejemplo de Urkullu, pero sí es propia de la mayor parte de la población de Vasquilandia, en cualquiera de las múltiples acepciones de Vasquilandia. Y en esto el PNV muestra ser especialmente antivasco, también. Si hay algo que distingue al personal en el país vasco, si hay algo por lo que destaque favorablemente, es por el espíritu de equipo. Es una experiencia muy común en empresarios que tienen oficinas aquí y fuera. Incluso aunque fuera sea Alemania o Inglaterra. Siempre destacan lo que llaman “cultura empresarial”, que no es más que la versión laboral del espíritu de equipo. O sea, que el currito comprende que si la empresa va mal, él está jodido, y por lo tanto se interesa. Luego siempre hay jetas que siempre se quieren aprovechar y sacar partido para sí, sin ocuparse del equipo. Pero eso algo que siempre ha estado muy mal visto en el País Vasco. Aquí nunca se ha venerado a los De La Rosa de turno; eso era propio de ciertas “culturas” maketas.  Pero resulta que los aranianos, que van de esencia de lo vasco, a todo lo que aspiran es a listillos, como si fueran un De La Rosa de España, o mismamente argentinos. Juegan a ser los espabiladaos que pillan por el morro y se aprovechan de los demás. Y el ejemplo de Argentina es exactamente lo que les espera. Demasiados listos juntos y peronismo. Y encima, sin el arte ni la gracia. Ni la facundia. Al contrario, con el paleto y el bruto como ejemplo a seguir. Lo mejor para Euskadi, como ellos dicen.

recogenueces

El amigo Avinareta no nos entiende [-->]. Y quiere que resaltemos y comentemos la última astracanada de ese recogenueces localmente conocido como Arzalluz.

«Arnaldo y los demás detenidos son buenos patriotas y dignos de respeto»

Pues vale, bien. toda una vida se ha pasado recogiendo las nueces que le proporcionaban Otegui y sus muchachos, con sus asesinatos y secuestros, y tiros y bombas y amenazas. ¿Va a pensar, como cualquiera -o como los tribunales europeos mismos, que se trata de puta escoria sociópata? ¿O va a pensar que se trata de buenos patriotas vascos?

A tal patria, tales patriotas, Avinareta. Y esa patria la inventó aquel protonazi transtornado de nombre Arana. Como bien sabes, puesto que tú, en un ataque de humor negro fuiste a Sabin Etxea a por alguna obra de la criatura, y comprobaste con estupor que vendían libros suyos sin ponerse rojos de vergüenza. ¿No van a ser “buenos patriotas” de esa patria los patriotas que secuestran conciudadanos, y que colaboran con el uso del asesinato como herramienta política?

Pero yo creo que estamos en otra fase. No se si es una estrategia sutil, o un cálculo bastardo para no romper amarras con posibles futuros aliados, pero el caso es que desde el inicio de Pachindakariato el ambiente ha cambiado mucho. De repente la losa nacionalista [-->] queda como mucho más lejos.

losa nacionalistaLos años del Kalendari gamberro parecen lejanos. Y aunque los hijos de Arana se manifiestan de la mano junto a los adláteres de los pistoleros, eso nos suena más a país normal. En todos los sitios de nuestro entorno hay grupos numerosos de gente antisistema y marginal, dispuesta a montar alguna bronca por cualquier disculpa. Generalmente por la libertad de los demás, que odian a rabiar. Lo mismo que nuestros bestias locales odian que podamos decidir nosotros mismos la lengua que nos de la gana usar, para estudiar o para hablar.

Pero el quid es ese. Que lo normal, y lo vivible, es que los lunáticos den la vara desde el borde de la sociedad, y no desde sus instituciones. Y es posible que esa normalización nos haya desactivado un poco. Vamos, que clama menos al cielo el recogenueces -con sus atracanadas, desde un charco del borde del camino, que desde el púlpito del partido que gobierna.

Espero que me entiendas. Por otra parte lo de UPyD es un rollo, sí. Pero no te puedes imaginar hasta qué punto es interesante. Porque probablemente el mayor problema del sistema político de España -y está en el centro de todo, es la apropiación de los partidos por su camarilla dirigente convirtiéndolos en chiringuitos particulares. De forma que se desvía el intereś de la gente hacia el interés de una casta política de tinte mafioso, a pesar de que haya elecciones. Un sistema de engaño y timo perfecto. Y el interés extraordinario del caso UPyD es ver en directo es nacimiento de uno de esos chiringuitos, y de la lucha presumiblemente inútil de unos meritorios esforzados por evitarlo. Así que disculpad los aburridos, a pesar de tener razón en vuestra protesta. Seguirá presente la historia de UPyD hasta su congreso, porque es la madre del cordero. Eso tan aburrido es el centro de lo que nos pasa.

La Berza odia el tren, y hace de la lucha contra el TAV su última gran causa política. Ultima de más novedosa, y última de se acabó.

¿Tienen razón? Tal vez convenga tomar perspectiva para examinarlo, y buscar alguna comparación. Y resulta que hay una comparación histórica muy sugestiva; los indios de las praderas y su lucha contra el ferrocarril.

nube_roja_y_otros_sioux

Y como en el caso de los indios, la Berza tiene razón en su fobia al tren. Para los sioux el ferrocarril significaba el fin de la vida neolítica. Y como amaban el neolítico (no conocían otra cosa), odiaban al caballo de hierro. La Berza ama una brumosa quimera recién inventada, que Juaristi explicó como “bucle melancólico”. Y saben que cuanta más facilidad en las comunicaciones, más ridículo resulta. Ergo tren-fobia.

Pero hay algo que no suele saberse. El ferrocarril del oeste acabó con el neolítico en las praderas, pero no acabó con los sioux. Hacia el año 1780 se calculaba que podían ser unos 10.000 individuos. En 1849 su número se estimaba en unos 20.000 que aumentaron, a pesar de los conflictos, a unos 25.000 en 1881 y a unos 28.600 en 1910. En 1956 había unos 31.600 individuos. En 2001 había 124.551 apuntados en el rol tribal. Según el Atlas de Asher, había 20.000 lakota (de los que unos 6.000 hablaban la lengua) y 23.000 santee-wiciyela (de los que unos 19.000 hablaban la lengua).

Como se ve, el ferrocarril ni siquiera acabó con la lengua de los sioux. Hay tantos parlantes hoy de sioux (24.000) como en 1.881 (25000), y el doble que en 1.780 (10.000). La diferencia es que allí la tren-fobia se acabó hace más de cien años, y aquí acaba prácticamente de nacer. Y otra diferencia nada despreciable: Al parecer, tras la victoria del tren, en Siouxlandia uno puede apuntarse al “rol tribal”, o no apuntarse. Pero en Vasquilandia todavía no ha ganado el tren..

Nota: los datos de los sioux vienen de Wikipedia [-->], así como la foto de “Nube Roja y otros Sioux”

La autodenominada “izquierda aberzale” ha parido tesis. Se puede ver aquí –>.

Es un poco larga, inevitablemente. La berza, al contrario que el PNV y sus consignas sentimentaloides, siempre ha intentado explayarse con algo que suene como razonamiento. Debe ser la herencia marxista. Pero un razonamiento berza necesita un montón de meandros y artificios para dar la falsa imagen de que tiene algún fundamento.

Espero que se lea. Espero que aquellos que no se dejan impresionar por los asesinatos como herramienta política, que aquellos dispuestos a comprenderlo todo, con tal de que a ellos no les afecte directamente, lean detenidamete este último parto de los montes. Entre otras cosas para que se enteren de una vez si los asesinatos de los demás les afectan directamente, o no.

Si no se produce un cambio de fondo, si no se crea una estructura organizativa y de desarrollo popular, resulta complicado imaginar a Lapurdi, Behe Nafarroa y Xiberoa en el siglo XXII: no habrá euskara, ni industria, ni agricultores… Estos territorios sometidos se convertirán en lugares de ocio para ingleses, parisinos y bordeleses.

¡Imaginad! ¡Qué horror! Vasquilandia Tremebunda, sección norte, acabando en una especie de Costa Azul, o de Riviera, en vez de una reserva india del pueblo de los siete mil años, donde los antropólogos pueden venir a estudiar el espíritu de la Edad de Piedra. Y compararlo después con la versión de los aborígenes de Australia. La conclusión es evidente:

Esa cruda fotografía nos lleva, obligatoriamente, a subrayar la necesidad de entrar en la fase de la independencia. Porque sin Estado propio, a este país le espera un negro futuro.

Confieso que creo que tienen toda la razón. Ese conflicto artificial mantenido mediante el crimen, ha llegado a tal grado de maximalismo y absurdo, que solo tiene dos opciones de continuidad. O “independentzia” con la reserva india supusestamente aborigen que describe la berza, o dejar de ser. Y si no te asustan sus asesinatos, porque piensas que a tí no te van a tocar, no tienes más que leer el proyecto abetrzale planteado en esta entrevista [-->] para darte cuenta hasta qué punto te afecta.

¿Quieres ser un pueblo de siete mil años, “normalizado” por estos soñadores de pasados inexistentes, o quieres ser tú mismo, en un país civilizado y normal? No hay más.

Cristina Losada lo resume [-->] perfectamente en dos frases:

No defienden el gallego, sino la imposición del gallego, que son cosas distintas y hasta contradictorias. ../… . Los partidarios de vulnerar derechos civiles …

Lo que parecemos empeñados en no darnos cuenta es que eso son exactamente los “derechos colectivos o identitarios”, que podemos reumir como derechos tribales. El derecho de la tribu a anular los derechos civiles.

Pero te engañan, claro. O lo intentan. Intentan que parezca un conflicto entre dos tribus: gallegos, o vascos, o catalanes, contra españoles. Estúpida mentira. Es solo el conflicto entre la libertad y el miedo a la libertad. Entre ser dueños de nuestras decisiones, o escondernos en el grupo. Elegir, o que elijan por tí. Ser adultos, o niños eternos.

Treinta años de régimen nacionata no pasan en balde. Y menos si son treinta años tratando de acomodar el cuerpo en un régimen terrorista. El caso es que la gente traga con la bola del vascuence, el catalán, el chinchinlingüi, o la lengua que quieras, como “patrimonio” cultural. Y mira que es fácil: una cosa a la que te obligan no puede ser un “patrimonio”. Puede ser una carga, un castigo, incluso una maldición; pero nunca un patrimonio. Que te guste o que le tengas cariño es otra cosa. Muchos esclavos tienen cariño por sus amos. Muchas mujeres fostiadas aman a sus maridos agresores. La gente tiende a aficionarse a lo que no puede evitar. Es un recurso vital, un truco psicológico. Pero nunca una agresión o una esclavitud pueden ser un “patrimonio”.

Y luego está lo de la parte cultura. Ninguna lengua es cultura. O, si se quiere, es el escalon más bajo de la cultura; aquello necesario para que la cultura comience. La cultura se apoya en la herramienta lengua. La diferencia es que distintas lenguas te dan acceso a distintas culturas. A distintas producciones culturales. Así que si una lengua no es un patrimonio, sí es algo que te puede dar acceso a una producción cultural, y a eso sí se le puede llamar patrimonio cultural. Pero hay dos problemillas aquí. El primero es que el vascuene no te da acceso a ninguna producción cultural digna de mención. Así que, ni es patrimonio, ni te da acceso a patrimonio alguno. Y el segundo es que los patrimonios culturales son un poco peculiares, porque no tienen propietario. Las nueve historias de Heródoto no son más propiedad de un griego moderno, ni de un turco de la actual Bodrum (antigua Halicarnaso), que de cualquier otro humano. Solo que el que domine el griego clásico, y el dialecto jonio, la disfrutará mucho más.

Finalmente queda lo que nunca se quiere mencionar, pero que es “la” cuestión. La política. Y no es muy difícil apreciar la virtud política del vascuence. Basta preguntarse si sirve para unir, o para dividir. Para jugar en primera división, o para para encerrarnos en tercera regional. Porque el esquema se las trae. Somos una nación porque somos una “identidad”. Y somos una identidad porque tenemos una lengua distinta (auque de momento no la hablemos). Pues bien, señores nacionalistas, si lo ponen así, la solución es bien fácil. Nada como prescindir de esa lengua, o maldición, para no tener que pensar en la aberración de separarnos de nuestro país, nuestra gente, nuestra cultura. Nuestro ancestral e histórico sitio en el mundo. Nuestro verdadero patrimonio cultural.

Eso es lo que hay con las lenguas. Eso, y las peculiaridades técnicas que interesarán a los especialistas. Lo demás es identititis.

foto: ABC

foto: ABC

Y gracias por llevarte al PNV al monte en tu despedida. Lo malo es que no te quedes, y no sigas arreando al ganado hacia el precipicio. Una pena. No te puedes imaginar lo distinto que parece un iluminado paleolítico cuando está en la oposición, en vez de en el gobierno. Y es que los humanos, muchos humanos, son así. Les afecta el filtro del poder, y ven de distinta manera a la misma persona, dependiendo del poder que tenga. ¿Tú crees que alguien se puede tomar en serio a don Pachi, o a Basagoiti? ¡Pues ya verás, ya! Y esa es la pena. Que has tenido la inteligencia -o tu partido-, de quitarte de en medio antes de que el personal tenga la oportunidad de verte sin el manto del poder. ¡Lástima!

Pero ahí queda tu partido-guia, al que por primera vez en treinta años se le va a ver fuera del gobierno. Y ya verás la diferencia de como se perciben las payasadas en esta nueva situación. Buen dilema el que tenéis. ¿Por donde tirar ahora? ¿Por el lado payaso, o por el lado de aldeano-empresario de fuste? Las payasadas, ya digo, son mucho más delicadas sin el aura del poder. Y la responsabilidad no casa con el enfrentamiento social, ni con dedicarse a fabricar e imponer aberrantes “identidades” y nacioncitas. El ideal sería que cogiérais vuestro vascuence artificial, y os encerrárais con él en una reserva india, sin molestar a los demás.

ibarretxe-reserva-india

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 473 seguidores