termometros


Es muy difícil que creas algo, si tus garbanzos dependen de que creas lo contrario.

Lao-Tze, hacia 500 años antes de Cristo. Y le llamó a ese fenómeno el “efecto garbanzo”.

Veamos un ejemplo de “efecto garbanzo” en la actualidad.

ministros-calentar-conversaciones-clima-paris

La ecuación de Lao-Tze va así: Ministros ⇒ pasta ⇒ científicos ⇒ creencia.

Hay quien piensa que el orden de los factores cambia el resultado. Científicos ⇒ creencia ⇒ ministros ⇒ pasta. Pero da igual. Siempre que ocurra que para los científicos: creencia ⇒ pasta; tendrás que es muy difícil que creas algo, si tus garbanzos dependen de que creas lo contrario. Y no cambia nada si son los científicos los que han convencido a los ministros, o es al revés. La cuestión es: creencia ⇒ pasta. Lao-Tze sabía de lo que hablaba. Y desde entonces lo sabemos más o menos todos.

A partir de ahí todo el problema es encajar mejor o peor los datos disponibles en la creencia.

Seguimos con Yahoo News (clic en la imagen anterior):

Justo cuatro meses antes de la conferencia de las NNUU en la capital francesa, con el encargo de producir un “pacto climático” histórico, científicos USA han afirmado esta semana que 2014 fue récord para la subida del nivel del mar, temperatura global, y los gases invernadero que conducen a un Calentamiento Global Acojonante.

Veamos esos tres puntos.

1. Nivel del mar.

jevrejeva-2014-subida-nivel-del-mar-y-co2

El nivel del mar lleva subiendo al mismo ritmo, con una ligera oscilación natural de unos 60 años, desde 1880. El ritmo son unos 2 mm/año, y la aceleración de las emisiones desde 1953 (flecha vertical) no ha cambiado nada que se pueda observar.

En esas condiciones de subida bastante monótona, es inevitable que casi todos los años supongan … ¡¡¡un nuevo récord!!! Pero eso no significa ni que sea por las emisiones de CO2, ni que suponga un problema. Problema sería si empieza a descender el nivel del mar. Porque tiene un nombre muy feo: ¡Glaciación!

2. Temperatura.

Es sabido que le acaban de dar un nuevo masaje a la serie de temperatura que usan esos científicos USA citados. En el mundillo le llaman temperaturas “karlizadas”, por el autor del prodigio (Karl et al 2015). El resultado de la karlización es eliminar la molesta pausa que hay en el calentamiento global desde 1998. El proceso consiste en una nueva corrección de las temperaturas. En este caso, las del mar. El aire junto a la superficie del mar. Como el mar es el 70% de la superficie de la tierra, afectan mucho a la media global.

Ojo, hablamos de una virguería que consiste en correcciones de unos pocas ¡centésimas de grado! Si ves la serie antes y después de la corrección parece una minucia.

ersst-v3-y-v4-temperatura-mar-global

Y te pueden decir que la tendencia lineal no ha cambiado. Pero lo que ha cambiado es que han conseguido hacer desaparecer una notable y muy incómoda desaceleración:

ersst-v3-y-v4-temperatura-mar-global-con-polinom

Y con no decirte que esa desaceleración y la pausa se siguen viendo en las temperaturas medidas desde satélites, todos contentos. Tampoco hay ni récord ni nada que se le parezca.

uah-junio-2015

3. Conducen a (un Calentamiento Global Acojonante).

Calentamiento Global Acojonante es, por definición, lo que dicen los modelos. La alarma está en las predicciones de los modelos, no en nada de lo que hayamos observado. Y es fácil comparar las temperaturas recién “karlizadas” con los modelos para ver si conducen o no conducen a un Calentamiento Global Acojonante.

ersst-y-modelos-temperatura-global-mar

Conducen como a medio Calentamiento Global Acojonante. ¿Pero, es acojonante medio Calentamiento Global Acojonante? Difícilmente. El Armagedón imaginario que nos trae el IPCC tiene números. 3ºC de calentamiento por doblar la cantidad de CO2 en el aire. Y medio Armagedón es la mitad de eso. 1,5ºC por multiplicar por 2 el CO2. ¡Pero esa es la cifra por las que les llaman “negacionistas” (y otras cosas mucho peores) a climatólogos muy sensatos como Roy Spencer y Judith Curry!

Roy Spencer: Entre 1,3ºC y 1,5ºC por doblar el CO2:

Merece la pena ese reciente artículo, donde muestra de una manera mucho más académica y profunda que las temperaturas “karlizadas” conducen a medio Calentamiento Global Acojonante. Que no acojona nada. A las temperaturas “no karlizadas” les pasa lo mismo.

Judith Curry: 1,6ºC por doblar la cantidad de CO2. Por un procedimiento completamente distino e independiente del de Spencer.

Pero es que los estudios de los autores “no-negacionistas” van apuntando en la misma dirección:

Listado de los cálculos de esa “sensibilidad climática” basados en mediciones, desde 2002. Los cuatro últimos (derecha) son de 2013 (2) y 2014 (2).

ecs-tiempo-lewis

O sea, todo apunta a que los modelos exageran mucho, como por un factor de dos, y hablamos de un problema imaginario.

Nota: Los datos de los estudios de “sensibilidad climática” vienen de este trabajo de comparación de Nic Lewis:

Y hay algo peor en esta sección de “conducen a”. La NOAA tiene dos series de temperatura del mar distintas. Una la hacen con termómetros de los barcos y boyas (ERSST). La otra, desde satélites, pero contrastada con llos termómetros de barcos y boyas (OIv2). Presumiblemente mucho mejor. Pero para su cálculo de temperatura global media, la que usan es la que da más calentamiento. La de sólo barcos y boyas, y “karlizada”.

Si miramos “a dónde conduce” la serie que usa el combinado de satélites y termómetros, resulta a menos de medio Calentamiento Global Acojonante.

oiv2-y-modelos-temperatura-global-mar

Podemos resumir así el “efecto garbanzo”. Si el calentamiento es poco, decimos -¡récord!- y nos olvidamos de que es poco. Y si lo que se observa no “conduce a”, miramos los modelos (lo imaginario), que seguro que “conduce a”. Siempre se puede señalar algo que mantenga los garbanzos en su sitio. Sólo hay que tener el cuidado de no señalar todo al mismo tiempo, y así evitar la discrepancia.

Básicamente unos gráficos. Y recuperar una serieque  tiene pinta de ser la más relevante y la de más calidad. Relevante, por ser la temperatura de la superficie del mar. Y de mayor calidad, porque usa satélites y termómetros, y entre los termómetros usa los mejores (las boyas) para corregir los peores (barcos).

Pongamos primero la temperatura del aire medida por satélites por el grupo UAH. Daría igual poner la del grupo RSS porque son sensiblemente iguales. “La pausa” sigue existiendo en todo su esplendor. Pero es más interesante que la tasa de calentamiento en los treinta y tantos años de datos es como la mitad de la que predicen los modelos que tanto miedo causan.

En todos los gráficos, menos el último se pone la media móvil de 12 meses. De forma que cada punto es la media de los seis meses anteriores y posteriores de la fecha.

temperatura-global-aire-uah

En cambio, en la temperatura global del mar de la serie NOAA / Reynolds OIv2 “la pausa” parece haberse acabado. Por El Niño de este año, que lleva camino de fuerte. Pero la tasa de calentamiento es igualmente como la mitad de la predicción de los modelos.

temperatura-global-mar-oiv2

Se pueden poner juntas.

temperatura-global-mar-aire

Y marcando los puntos de inflexión, donde se ve muy bien que los cambios empiezan en el agua.

temperatura-global-mar-aire-2

Y para el que tenga curiosidad, ambas series sin el filtro de la media móvil. O sea, temperaturas mensuales en vez de 12 meses.

temperatura-global-mar-aire-3

El “mensaje” sería que probablemente también en la temperatura del aire medida por satélites se acabará “la pausa” en el calentamiento global. Cosa que tiene su importancia publicitaria y psicológica. Pero que no evita que los modelos vayan fatal.

Imaginemos que los modelos vayan sobrecalentados x2, como parecen indicar las temperaturas de medición fiable y de calidad. Eso haría la “sensibilidad climática” la mitad de la del IPCC. En vez de ser 3,2ºC de calentamiento por doblar la cantidad de CO2, sería 1,6. Justo el resultado de Nick Lewis y Judith Curry.

También podemos recuperar el listado de los cálculos de esa “sensibilidad climática” basados en mediciones, desde 2002. Los cuatro últimos (derecha) son de 2013 (2) y 2014 (2).

ecs-tiempo-lewis

O sea, todo apunta a que los modelos exageran mucho y hablamos de un problema imaginario.

Nota: Los datos de los estudios de “sensibilidad climática” vienen de este trabajo de comparación de Nic Lewis:

Yo creo que este gráfico no necesita palabras. Pero pondremos algunas, para los entusiastas.

400-ppm-de-co2-calentamiento-global

Hoy es un día histórico. Especialmente en el contexto del fin del mundo por Calentamiento Global Acojonante. Lo anuncia la NOAA. Clic.

noaa-400ppmEstaríamos asustadísimos, si no hubiéramos visto el primer gráfico donde se ponen en contexto CO2 y temperatura, desde que se mide la temperatura con satélites.

400-ppm-de-co2-calentamiento-global

Hay representadas dos series diferentes de temperatura global medida desde satélites. De dos equipos muy, muy independientes. “Ideológicamente” contrarios (alarmistas / escépticos), y usando procedimientos francamente distintos para capturar la señal de temperatura a partir del “brillo” del CO2 del aire. Una tiene la línea de datos en verde, y la otra en azul. Pero apenas se ve el azul, porque el verde va encima y la coincidencia es inmejorable.

Le podemos añadir una polinómica a la temperatura. No significa nada (igual que las “líneas de tendencia” que suelen poner los alarmistas), pero hace bonito y da mucho morbo.

400-ppm-de-co2-calentamiento-global-y-polinomica

Anque morbo, morbo, lo que da morbo de verdad es añadirle La Pausa.

400ppm-co2-y-la-pausa

No creo que haga falta decir mucho más. Eso que ahorráis. ;)

Bueno, perdón, sí. Un detalle. El CO2 son datos desestacionalizados. Por simplificar.

Actualización. Haddock pregunta si no habíamos llegado hace uñ año a esa cifra mágica de CO2. En realidad, hace dos. Pero eso era con datos absolutos, y ahora es con datos desestacionalizados

co2-400ppm-desestacionalizadas

Es que alucinas. Si tienen una “ciencia establecida”, una idea científica archi-corroborada por múltiples líneas de evidencia, y algo que si lo dudas te conviertes nada menos que en un “negacionista”, ¿se puede saber por qué cojones nos intentan engañar como si fuéramos niños de baba?

Ya hemos visto [–>] el intento de timo del récord imaginario de temperatura del año 2014, cuando sus propios números dicen que es más probable que no lo haya hecho. Organismos científicos como el instituto GISS, de la NASA, o la NOAA. Nada menos. Pero los divulgadores científicos se adornan todavía más. Porque los científicos les dan pie. Habréis visto muchas veces ya, lineas del tipo de “los diez años más calientes” o similar. Como si fuera algo para llevarse las manos a la cabeza. ¡Los diez años más calientes del registro están todos al final, #nosvamosamorir!

Por ejemplo, Seth Borenstein es un granado periodista de ciencia y verderío. Y dice [ABC News –>] [Wasington Post –>] :

Nueve de los diez años más calientes en el registro de la NOAA han ocurrido desde 2.000. La probabilidad de que eso ocurra aleatoriamente es como de una en 650 millones, de acuerdo con el estadístico de la Universidad de Carolina del Sur John Grego. Otros dos estadísticos lo han confirmado sus cálculos.

Ya está claro, y no hay ninguna duda, ¿no? ¡Joé, una probabilidad entre 650 millones! Nos vamos a morir todos. Salvo que prestes atención, y te des cuenta de un par de detalles. El primero, que si no fuera aleatorio no quiere decir que sí sea culpa de hombre. Los ciclos, tan característicos del clima, no son aleatorios -aunque podrían ser caóticos- y sí son naturales. Y segundo, que para que salga un cálculo así hay que partir de una idea estupefaciente. Concretamente, de la idea de que el clima juega a los dados cada año, y que cada tirada es independiente de la anterior. Por ejemplo, que si un año es muy caliente (o frío), el 31 de diciembre empieza un año nuevo sin calor (o frío) ninguno. La tierra se olvida de la temperatura que tiene el 31 de diciembre, y rompe la baraja cada año. Y todos somos subnormales.

Y aunque es posible (pero muy raro) que Borenstein no sepa que hay otros tipos de procesos aleatorios, no es posible que los estadísticos que dice haber consultado no lo sepan. Pongamos un “camino aleatorio” [–>], donde el valor de temperatura de un año parte del valor del año anterior, y se le suma o resta una cantidad, aleatoriamente. Por ejemplo, cada año la temperatura varía -arriba o abajo- un poco, digamos 0,1ºC en promedio, y cada año en promedio tiene un valor de 0,1ºC más o menos que el anterior, aleatoriamente. Lo difícil es encontrar años muy calientes y muy fríos juntos; no años calientes seguidos, o años fríos seguidos.

Una muestra muy lustrativa. En Wikipedia en inglés [–>], un tal Morn ha usado una fórmula para crear un gráfico con ocho ejemplos de “caminos aleatorios”. Y pone uno de los gráficos que le han salido:

random-walk-wikipediaVale, pues de los ocho ejemplos, cinco le han salido con una probabilidad imposible — según Borenstein. En realidad, peor. En vez de ser nueve de los diez años más calientes entre los 15 últimos de una serie de 130 años, aquí vemos que salen *todos* los X años como los más calientes (o fríos), en una serie de cien años, donde X está entre 40 y 20 años seguidos como “los más calientes” de esa serie.

random-walk-wikipedia-con-marcas

En la Wiki en español hay otro gráfico similar, hecho por otro autor, y de las ocho series son dos las que cumplen esas condiciones que para Borenstein y sus estadísticos son imposibles.

Pero pollo insiste [–>] con majaderías similares:

Texas A&M University climate scientist Andrew Dessler and other experts said the latest statistics should end claims by non-scientists that warming has stopped. It didn’t, as climate denial sites still touted claims that the world has not warmed in 18 years.

Pues no. Desde 1998 todos los años están en el margen de error — o más abajo. Que por otra parte sólo es de una décima de grado (0,09º) arriba o abajo.

giss-record-con-margenFuente, y más completo y técnico, WUWT:

 

Una rápida actualización a la entrada de ayer. Desde artículos de Lubos Motl [–>] (físico teórico) y David Rose [–>] (periodista). Con los datos de los propios alarmistas. Por ejemplo, estos que tuiteó el jefe de la NASA para el clima (Gavin Schmidt):

Es muy fácil. Como la diferencia entre 2014 y otros años calientes es menor que el margen de incertidumbre, ya lo decíamos ayer [–>], no se puede asegurar que 2014 sea “el año más caliente” según esas mediciones. Pero es que además han calculado las probabilidades de que ocurra eso que afirman. Que 2014 sea el año más caliente. Y el resultado es el contrario de lo que le han dicho a la prensa. Del cuadro de arriba sale que …

  • NASA: Probabilidad del 62% de que 2014 no sea el año más caliente.
  • NOAA: Probablididad del 52% de que 2014 no sea el año más caliente.

Así que te están diciendo que 2014 fue el año más caliente desde que se mide (1880), cuando de sus propios cálculos lo que sale es que es más probable que no lo sea. En mi libro, a eso se le llama mentir. En el tuyo, no sé.

Ah, y como siempre, no olvidemos que para los satélites la probabilidad de que 2014 sea el año más caliente es cero. 1998 la sobrepasa por mucho más del margen de incertidumbre.

Añadido (20-enero). Conveniente gráfico de Paul Homewood en WUWT:

giss-global-temperature-anomalies

Fuentes:

Lubos Motl:

David Rose:

Bob Tisdale explica lo mismo, pero desde fuentes mejores que los tuits:

El consabido gráfico de Roy Spencer, jefe del equipo que hace la medición UAH desde satélites. Clic para fuente.

spencer-temperatura-global-diciembre-2014Respecto a eso de los récords, que gusta tanto a los calentólogos, si dejamos de hacer el gilipollas y conseguimos prescindir de virguerías como las centésimas de grado (y no ¡s conformamos con décimas), la carrera va así:

1. 1998 0.4
2. 2010 0.4
3. 2014 0.3
4. 2005 0.3
5. 2013 0.2
6. 2002 0.2
7. 2009 0.2
8. 2007 0.2
9. 2003 0.2
10. 2006 0.2
11. 2012 0.2

Otro gráfico, para ilustrar nuestra situación respecto a otra gran preocupación insuperable que tenemos. El que muestra la distancia a una barrera imaginaria, que sería una temperatura de 2º por encima de lo que llaman “preindustrial”. Preindustrial es una temperatura asquerosamente baja, que queda perfectamente reflejada en el frío que pasaban lo niños pobres en las novelas de Dickens. Pero al parecer es la que les gusta a los calentólogos carbono-maníacos.

uah-2014-y-preindustrial

Y no es que lo de dos grados “por encima de la temperatura preindustrial” tenga el menor significado. No existe una “temperatura preindustrial“. Antes de la máquina de vapor el clima variaba igual que ahora. Los 2º son una frontera imaginaria, que sacan de lo que creen que fue la mayor temperatura global que ha experimentado homo sapiens. Pero ojo; no es una media anual, sino probablemente de siglos. A ver quién es el guapo que saca una media anual hace cien mil años.

Y por otra parte, lo que sí sabemos es que ni los osos polares, tan lindos, ni la tierra en general, tuvieron el menor problema con aquella temperatura. ¿Hay que ponerse a pensar que, por ejemplo, pasar de +2,0º a +2,1ºC por encima de preindustrial es un gran problema? Cualquier persona con dos dedos de frente piensa que se está mucho mejor en esa frontera imaginaria, incluso más allá, que cuando Dickens y sus niños medio muertos de frío.

En imagen rápida. Temperatura global medida desde satélites por el grupo UAH (Christy/Spencer)

 

2014-ano-mas-caliente-no

En la línea roja, cada punto representa la media de los doce meses anteriores. Se marcan en azul los meses de diciembre, que representan las medias de cada año natural (1979, 1980, etc). Se ve claro que 2014 no tiene ninguna posibilidad de alcanzar el récord de 1998 con los tres meses que le quedan.

Si en vez de usar las medidas del grupo de UAH -porque son “escépticos”- usamos los del grupo RSS -porque son “alarmistas”-, el resultado queda más lejos del récord todavía.

2014-ano-mas-caliente-no-rss

¿Y de dónde salen todas esas noticias que se están viendo, sobre que 2014 va a ser el año más caliente del registro? Lo explica muy bien Roy Spencer en esta entrada de su blog:

Copio y traduzco algunas partes (con permiso):

… si no por otra razón, porque los termómetros no pueden medir medias globales — sólo los satélites pueden. Los intrumentos de los satélites miden casi cada kilómetro cúbico -vaya, cada pulgada cúbica- de la baja atmósfera, diariamente. Y puedes viajar cientos -si no miles- de kilómetros sin encontrar ningún termómetro cercano.

Los dos grupos principales que miden la temperatura global desde satélites (nuestro grupo UAH, y el grupo Remote Sensing Systems [RSS]) muestran 2014 significativamente por detrás de 2010, y especialmente 1998:

2014-no-record-calentamiento-global-rss-y-uah

En mi opinión, un problema mayor que la irregularidad de los datos de los termómetros es el juego inacabable de ajustes que les aplican a sus datos. La red de termómetros está basada en un retal de instrumentos que no tienen calidad de investigación, que nunca fueron pensados para medir cambios de temperatura de largo plazo de décimas o centésimas de grado, y las zonas enormes del mundo sin ningún dato son, o ignoradas, o rellenadas con datos ficticios.

Además, los termómetros se ubican donde vive la gente, y la gente contruye cosas y cambia el entorno, a menudo sustituyendo una vegetación refrescante con estructuras artificiales que causan calentamiento (la isla de calentamiento urbano) alrededor del termómetro. Los ajustes no pueden quitar ese efecto urbano fiablemente, porque no se puede distinguir del calentamiento natural.

…/…

Mientras tanto, los alarmistas seguirán usando unos datos obsoletos, muy incompletos, y fuertemente masajeados, para promover su causa.

Pero imaginemos que sí hubiera un récord real:

Lo que me trae a mi segundo punto. Si la temperatura global estuviera subiendo suavemente -digamos una centésima de grado por año- y no hubiera enfriamiento por La Niña ni calentamiento por El Niño, entonces *cada* año habría un nuevo récord de “el año más caliente del registro”.

¿Y qué?

Es la *cantidad* de calentamiento lo que importa. Y para un planeta donde todas las formas de vida ven cambios mucho más amplios de temperatura que lo que produce el “calentamiento global”, que podría ser de momento 1ºC, a esas formas de vida -incluyendo las que votan- no les importa realmente gran cosa.  Estamos discutiendo sobre el significado de centésimas de grado, que nadie puede sentir.

No es sopresa que los efectos en los extremos climáticos tampoco se puedan medir … a pesar de lo que te intentan hacer creer algunos “periodistas” creativos. Los extremos climáticos varían tremendamente, especialmente a un nivel local, y preocuparse porque la media (sea eso lo que sea) pueda variar marginalmente es un desplazamiento total del foco.

Roy Spencer tiene la virtud de la claridad. Y es una gran ventaja. Porque cuando alguien te cuenta una película que no hay forma de entender, y que va cambiando cada vez que te la cuenta, son muy grandes las posibilidades de que, o bien no sepa de lo que habla, o bien te esté intentando meter un gol. La apuesta razonable es que el cuento del calentamiento global padece los dos problemas.

Añadido para los comentarios en el hilo:

siberia-y-artico-temperaturas

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 785 seguidores