Tercer partido


 

Luis Bouza-Brey, 23-5-15

 

 

Ariadna se enamoró de Teseo y le regaló un ovillo de hilo que al seguirlo le sirviera de guía, cuando aquél acudió a Creta y entró en el laberinto para acabar con el minotauro.

 

Los españoles tendremos que encontrar el ovillo y tirar del hilo, a fin de conseguir Regeneración y Estabilidad del sistema político, desde las elecciones de mañana hasta después de las generales próximas, de finales de año.

Con mucha cautela, pues la incertidumbre es muy alta, dadas la carencia de datos fiables sobre la voluntad popular, y la probablemente muy elevada complejidad de los resultados de aquélla en Municipios, Comunidades Autónomas y Cortes Generales, voy a intentar trazar un mapa del laberinto español, encontrar el ovillo de Hispania, y tirar del hilo para seguirlo hasta alcanzar un deseable horizonte abierto.

 

Uno parte de una visión estratégica derivada de la conclusión de que existe una crisis institucional básica del Régimen del 78, debida a la obsolescencia del régimen electoral vigente, a las deficiencias y perversión del modelo de Estado Autonómico diseñado en la Constitución, y a la disfuncionalidad de la función jurisdiccional española, instrumentalizada por los partidos políticos, y atascada por la falta de recursos y la inadecuación de las leyes procedimentales a las necesidades del mundo actual.

Si a ello le añadimos la falta de renovación del modelo económico-social español, bloqueado por las dinámicas del boom especulativo de décadas anteriores, la crisis de la actual, la corrupción, y la inoperancia mortecina del sistema cultural y educativo, la resultante sintética de todos estos factores es esta situación agónica del Régimen del 78, asfixiado por su falta de renovación y sus crisis de representación, participación, e integración, que lo conducen a una crisis global de legitimidad que exige de manera perentoria su reforma.

A mi juicio, esta reforma ha de tener rango constitucional y global, si se desea superar con firmeza el desfase, y abrir un período de desarrollo político estable y continuado del país, duradero por décadas.

Aunque también se puede optar por una política conservadora, de cambios mínimos y parches, para salir del paso e ir tirando unos años en un clima de inestabilidad creciente y disfuncionalidades y flojera estructural.

A la vista de ambas opciones y sus resultantes previsibles, uno se inclina por la primera de ellas, pero teniendo en cuenta que una reforma consistente y global exige amplio consenso, y por tanto, el poner fin a la lógica estrecha, camorrista y decadente de la lucha encarnizada por la conquista del poder entre los partidos, así como comenzar a articular pactos y acuerdos bàsicos reformistas entre viejos y nuevos actores de un drama político mucho más complejo que el anterior.

 

PRIMERA FASE: NUEVOS EQUILIBRIOS LOCALES Y AUTONÓMICOS.

 

Los actores políticos que compartan el mapa estratégico diseñado líneas arriba han de ser conscientes de la necesidad de regenerar la vida política local y autonómica, para sanear la corrupción galopante y generar al mismo tiempo un marco de estabilidad, en el contexto de unas elecciones a Cortes futuras que permitan introducir reformas constitucionales que impidan un derrumbe del Régimen. Derrumbe que conduciría a un retroceso de las condiciones de vida de los españoles y a una fragilidad e inestabilidad políticas globales, que nos aislarían por largos años del contexto europeo y destruirían el desarrollo político y económico del país.

Partiendo de este enfoque, y en un contexto de probable fragmentación del sistema de fuerzas políticas, parece evidente la necesidad de un clima general de acuerdos multidireccionales, en el que se trataría de crear y articular un amplio bloque de fuerzas reformistas, decididas a luchar contra la corrupción y a favor de la gobernabilidad y la reforma del sistema.

Por tanto, partiendo de estas condiciones iniciales, la fijación de acuerdos y coaliciones de gobierno habría de orientarse hacia aquellos actores dispuestos a realizar estos grandes objetivos: saneamiento, gobernabilidad y reforma, sin pactos excluyentes en contra de nadie que los asuma sin ambiguedades y reservas.

Si estas condiciones se asumen y pactan, con fórmulas y calendarios que no dejen resquicios abiertos a la mentira, la manipulación y la retórica tramposa, lo lógico y obligado sería facilitar el gobierno del partido más votado, en Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, facilitando un clima de cooperación, atención al interés general, y aproximación a unas elecciones a Cortes Generales que abrieran una legislatura dedicada a la Reforma Constitucional, a la reforma y dinamización del modelo económico, y a la construcción de un nuevo clima cultural saneado y creativo y de un sistema educativo renovado en España.

 

 

SEGUNDA FASE: UNA LEGISLATURA PARA LA REGENERACIÓN, LA REFORMA Y EL DESARROLLO.

 

Este habría de ser el objetivo para el próximo período, una legislatura para el cambio. Pero para posibilitarlo, se debería abrir ya el debate sobre las reformas constitucionales, socioeconómicas, culturales y educativas, a fin de que no se nos escape nuevamente de las manos la oportunidad de Regenerar el sistema y salir del caos creciente actual.

A pesar de nuestras deficiencias y patologías como país, no nos faltan economistas, psicólogos, pedagogos e intelectuales que podrían diseñar las futuras reformas. Habría que pedirles asistencia responsable para elaborar este diseño.

Por lo que se refiere a las reformas políticas e institucionales, hace años que defiendo casi en solitario su necesidad.

Entremos en su análisis:

 

1.- LA REFORMA ELECTORAL.

El sistema electoral actual produce diversas anomalías: la primera es la de que existe una enorme desigualdad en la fuerza del voto de los individuos, pues en unas zonas los Diputados salen elegidos por muchos menos votos que en otras; en unas, un Diputado vale x votos, mientras que en otras, cada Diputado necesita x por y votos para resultar elegido. En general, valen más los votos de los ciudadanos de los territorios despoblados que los de los territorios poblados.

En segundo lugar, la concentración de las candidaturas de algunos partidos regionales en este ámbito territorial, sin presentarse en el conjunto del territorio nacional, junto con el tamaño reducido de algunas circunscripciones provinciales, les lleva a monopolizar la representación de las provincias pequeñas, en detrimento del carácter teóricamente proporcional de la fórmula electoral, transformando el sistema en casi mayoritario en estas zonas.

En tercer lugar, el hecho de que las circunscripciones sean provinciales, y que la presentación de las candidaturas se realice mediante listas cerradas y bloqueadas, hace que la capacidad de elección de los electores se reduzca, al votar a listas de partido con desconocimiento de las personalidades de los candidatos, que, por consiguiente, dependen para ser elegidos de la sumisión a la cúpula del partido del que forman parte y no de sus méritos o deméritos en la representación de los ciudadanos, reduciendo o destruyendo los vínculos de responsabilidad ante ellos.

En cuarto lugar, este carácter semiproporcional de la fórmula electoral tiende a producir un sistema de partidos de bipartidismo imperfecto, que hasta ahora funcionaba con bisagras nacionalistas orientadas al desmantelamiento del sistema y a la satisfacción de intereses locales irresponsables ante el interés general.

La continuación de la vigencia de este sistema, por las consecuencias mencionadas, produciría efectos destructivos para el paìs, por lo que se hace urgentemente preciso sustituirlo por otro alternativo.

La alternativa más adecuada, a mi juicio, sería la de un sistema mixto, predominantemente mayoritario, de distritos uninominales en función de la población, repartiendo trescientos escaños a otros tantos distritos de aproximadamente ciento y pico mil electores cada uno, complementado con una circunscripción única nacional de cincuenta escaños, asignados a listas de partido en función de los votos obtenidos por cada partido en el conjunto del paìs, a los que se hubieran restado los ciento y pico mil votos obtenidos en cada distrito en el que dicho partido hubiera obtenido representación.

Este sistema mixto serviría para dar representación a los partidos minoritarios que no hubieran obtenido tepresentación en los distritos uninominales.

Sin haber hecho todavía ningún ensayo de simulación estadística de un sistema como éste, intuyo que daría lugar a un parlamento con una mayoría clara, con uno o varios partidos minoritarios y potencialmente capaces de constituirse en mayoría en las siguientes elecciones.

 

2.- LA REFORMA DEL ESTADO AUTONÓMICO.

 

El diseño y posterior despliegue del Estado autonómico se hizo sin criterios claros de cuál habría de ser la estructura del Estado resultante al final, producto a trancas y barrancas de tirones contrapuestos durante el proceso constituyente, y resultante de la búsqueda de legitimación del proceso en una situación postfranquista que otorgaba una sobrelegitimación desproporcionada e injustificada a los nacionalistas, a los que se intentaba satisfacer con concesiones descentralizadoras que se pensaba dejarían de ser necesarias a medida que se fuera avanzando en el proceso de descentralización.

La resultante institucional fue un modelo abierto y no estable; un Senado mal hecho; un Estado tan descentralizado o más que los Estados federales pero que no era federal y no osaba atender a la lógica del “autogobierno en la periferia y gobierno compartido en el centro” característica de los mismos, lo que lo llevó a la perversión, la centrifugación de competencias esenciales y la ausencia de mecanismos y controles de coordinación e integración.

La resultante cultural fue la deslegitimación del Estado y la Nación, el irredentismo y fundamentalismo crecientes de los etnicismos ¿”nacionalistas”?, el privilegio territorial y étnico valorado como característica positiva del régimen, la corrupción y despilfarro locales, la estimulación de las conjuras sediciosas que hoy estallan, y la debilidad del Gobierno central, incapaz de mantener la vigencia de la Constitución y la Ley en el conjunto del paìs.

En la actualidad, y como resultado de todo ello, en el País Vasco y Navarra existe una situación de privilegio económico y social; la Constitución, las leyes y las sentencias han dejado de aplicarse en Cataluña; el Estado carece de competencias esenciales en diversas Comunidades Autónomas, en las que su debilidad es tal que resulta incapaz de mantener la vigencia del Estado de Derecho; el castellano ha perdido su status de lengua cooficial en las instituciones y el sistema educativo, violándose de este modo los derechos fundamentales de la población de los territorios bilingües; el Senado es un cementerio de elefantes y no una cámara de representación territorial e integración de la diversidad; los medios públicos y privados subvencionados de comunicación bombardean con propaganda asfixiante y monolítica propugnando la sedición; la escuela se ha transformado en una instancia de adoctrinamiento y propaganda para la sedición y desmembración del Estado y la Nación; un sector de los políticos y autoridades autonómicas conspiran públicamente para cometer sedición, sin que ni jueces ni fiscales actúen, prevaricando abiertamente; los partidos principales de ámbito nacional traicionan su obligación de cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes llegando a pactos y acuerdos explícitos o tàcitos con los sediciosos…

En síntesis: el Estado Autonómico se ha pervertido y constituye un atentado contra la Constitución y la unidad de España. Es preciso reformarlo urgentemente para evitar el derrumbe del régimen constitucional y la transformación del sistema político en un Estado fallido, sometido a rupturas balcanizantes y ataques exteriores ante su situación de debilidad.

 

3.- LA REFORMA DEL PODER JURISDICCIONAL.

 

El poder jurisdiccional, atascado por falta de recursos, leyes procedimentales obsoletas y dependencia de los partidos políticos en sus instancias superiores, que lo hacen lento, ineficaz y dependiente, necesita una reforma urgente que restablezca el Estado de Derecho y lo salve de constituir una caricatura kafkiana de una Justicia en la que los ciudadanos comienzan a dejar de creer.

 

En fin, para mi estas son las reformas urgentes que deberían empezar a debatirse y aplicarse en la próxima legislatura. Su aprobación exige amplios acuerdos y una dinámica de consenso diferente de la camorra permanente de la actualidad.

La situación en Cataluña podría muy bien ser representada por medio de una película de zombis delirantes movidos por tropismos de odio y sectarismo etnicistas, que se autoalimentan con sus orgías coloristas y un sentido narcisista de comunidad cada vez más endogámica y reducida.

¿Qué es lo que fomenta este delirio? La cobardía y vaciado de principios del Gobierno de Rajoy; la carencia de sentido de Estado y patriotismo del PSOE, liderado por ineptos influidos por un PSC ya desahuciado, por su incapacidad y oportunismo; la demencia senil de ICV, vaciada de los principios de igualdad, solidaridad e internacionalismo por sus dirigentes pequeñoburgueses; la corrupción y anacronismo reaccionario de CIU, reflejo de la oscuridad y mezquindad del sector más anquilosado e interesado de la pequeña burguesía local; y el golpismo genético delirante de los “enrauxats” de ERC y CUP, dispuestos a conducir de una vez a Cataluña al suicidio.

Frente a este caos degenerativo comienza a organizarse la resistencia de un “Ciudadanos” que acierta por fin con una estrategia coherente; de una “Sociedad Civil Catalana” y otros grupos, que intentan articular la indignación de sectores populares cansados de vacaciones políticas de más de treinta años; de “Crónica Global” que intenta hacer llegar la resistencia al mundo digital; y de una sociedad catalana que comienza a sacudirse el sopor narcotizante inyectado en ella por la astucia reaccionaria del nacionalismo etnicista.

¿Habrá tiempo de corregir el rumbo infernal que nos han impuesto? Uno no lo creería, si no fuera por la experiencia, que indica que los regímenes autoritarios, aparentemente eternos, se derrumban como castillos de naipes cuando aparecen las primeras grietas en su coraza. Habrá que leer las urnas de mañana.

Luis Bouza-Brey.

 

Joaquín Costa detectaba “oligarquía y caciquismo” como Constitución sustancial del sistema político español; Brenan dibujaba las características esenciales de este sistema oligárquico y caciquil… Pasados dos siglos seguimos igual: esa estructura bàsica ha hundido el régimen constitucional del 78, pervirtiéndolo, transformando la Constitución en nominal, y haciéndolo inviable mientras no se le introduzcan reformas esenciales.

¿Qué es si no oligarquía y caciquismo el poder político y financiero de siempre, sustentado por un PP y PSOE corrompidos en Madrid y resto de España, complementados por los caciques nacionalistas en Cataluña y Euskadi?

¿Qué es si no oligarquía y caciquismo un régimen corrupto a todos los niveles, en el que la democracia ha sido pervertida por un régimen electoral pseudorepresentativo y un Estado autonómico centrifugado a favor de los caciques locales?

 

Ved el artículo de Javier Gallego sobre el laberinto español y su estructura esencial, duradera por los siglos de los siglos… Quizá por eso, el pueblo español se cansa cada cuarenta años y deja caer la piedra de la libertad, imitando a Sísifo, condenado por los dioses a un trabajo eternamente improductivo.

 

Javier Gallego: “El laberinto español”

 

 

 

Moda Ciudadanos“, de Ignacio Camacho en “ABC” DEL 4-3-15

 

 

Luis Bouza-Brey:

Ciudadanos encarna la esperanza de supervivencia del sistema de libertades instaurado en el año 78.

Ciudadanos necesita definir un proyecto nacional en el que quepamos todos los españoles, regenerando el régimen constitucional, para acabar con el sectarismo de izquierdas frente a derechas, con la corrupción generalizada; con el etnonacionalismo sedicioso incapaz de aflojar sus ventosas étnicas sobre el territorio y abrirse a la hermandad entre todos los españoles; con el inmovilismo del acaparamiento del poder de unos y otros, contrario al interés general ,frente al cual emerge el populismo miope de la protesta sin alternativas viables.

Ciudadanos no es una moda “chupiguay”, sino la concrección de la necesidad nacional de un proyecto de estabilización reformista, que acabe con un régimen electoral oligárquico y un modelo de Estado autonómico pervertido que, de consuno, conducen a un Estado deslegitimado, fallido y balcanizado.

Ciudadanos constituye la esperanza de la ciudadanía demócrata y decente de salvar las libertades y salir del precipicio de corrupción e incompetencia al que nos han conducido sociolistos oportunistas, peperos acongojonados y corrompidos, tarugos etnonacionalistas esquizofrénicos, izquierdosos obtusos y paranoicos, y listillos trileros de algún partido emergente que han malogrado las fuerzas de la Regeneración.
El reto que ha de afrontar Ciudadanos es complejo y muy difícil: de su inteligencia y coherencia para superarlo depende nuestra salud pública y el futuro de España.

El Periódico trae una encuesta en portada [–>] que tiene morbo.

el-periodico-portada-encuesta

Ellos se fijan en su “prusés” y ombligo. No lo pueden evitar. Pero también se puede mirar por otro lado. Si Ciudadanos y Pablemos le han pasado respectivamente al PP y al PSOE, podría especularse que la gente, al darse cuenta, vote útil. Y puede tener interés visualizar cómo quedaría el parlamento si ese otro “proceso” se completa.

Con los mismos números, sería así. Posiblemente podría haber algún esacoaño más para Ciudadanos y Pablemos, al concentrar el voto.

parlament-sin-ppsoe

Hay quien podría pensar que hay uno o dos partidos que sobran, y empiezan a ser un estorbo.

Otra forma de verlo:

parlament-sin-ppsoe-2

O así:

parlament-sin-ppsoe-3

No estoy muy convencido de que UPyD siga siendo un tema como para malgastar el tiempo. Pero es que hay jetas que consiguen motivarte por el morro que le echan. Cualquier regeneración -que no es más que limpieza- debe empezar por limpiar a los caraduras. Es la primera medida.

Rosa Díez, esa novedad política, sigue empeñada en vendernos que intentaron sinceramente llegar a un acercamiento / pacto / alianza con Ciudadanos. Y que, por supuesto, el asunto fue imposible por culpa de los de Rivera. ¿Y por qué? Resumiendo, porque son muy feos. El problema es que esa fealdad imaginaria ya la conocían antes de sentarse a la mesa. Y entonces, ¿para qué te sientas?

Lo cuenta en una entrevista en Vozpópuli:

Ahora, de esas diferencias o de las propuestas no pudimos hablar en las conversaciones, porque se empantanaron en la transparencia, en su falta de transparencia. No pudimos llegar al segundo escalón. No se puede llegar a acuerdos por su opacidad, por su falta de transparencia.

-O sea, el pacto no se llegó a hacer por su falta de transparencia…

-Se empantanó en las reuniones en que les exigíamos información. …/… Durante las conversaciones nosotros queríamos saber cosas importantes para valorar y evaluar las posibilidades de ir juntos a las elecciones, que no es un pacto post-electoral, para no engañar a nadie. Cuando se dieron cuenta de que íbamos en serio, de que pedíamos información en serio, antes de entrar en la parte programática, levantaron las reuniones y dijeron ‘o todo o nada’. [–>]

¿Y qué puede ser el “o todo o nada”? Muy fácil. Por ejemplo, Ciudadanos les propuso una alianza en la que la lista electoral salía del voto de los afiliados de los dos partidos (primarias de verdad), y que se organizaba con toda la transparencia que se le ocurriera exigir a UPyD. Por tanto, ningún problema de democracia ni de transparencia.

Pero a UPyD no le interesaba un carajo lo que podían hacer juntos. No quería hacer nada con Ciudadanos. Así que toda su idea de “negociación” consistía en examinar a la otra parte, con unos criterios “ad hoc” diseñados para que no los superara. Por ejemplo.

-Mire, somos un partido que desde que nació ha tenido 700 procesos de primarias. Es el único partido donde la dirección no puede poner a nadie de candidato. Es algo testado. No hay un partido en España como éste, donde un ciudadano pueda presentarse a las primarias, tenemos la democracia interna más amplia. Esto es una realidad. [–>]

Y efectivamente. En la resolución que aprobaron -justo antes de la negociación imaginaria- sobre los criterios para llegar a pactos, establecieron que el otro partido debía de tener procesos frecuentes de primarias. Ojo; no que del pacto surgieran primarias, sino que las primarias fueran previas al pacto.

Apasionante. Porque UPyD le llama primarias a una lista donde todos los candidatos menos el primero son elegidos por el aparato. Y cuando el primero, elegido democráticamente por los afiliados, tiene ideas propias, se lo cargan. Como a Sosa Wagner. Elegido democráticamente como jefe de los parlamentarios europeos de UPyD, y descabalgado de ese cargo por Rosa Díez en el mismo momento en que expresó criterios diferentes de los de Díez.

La mentira de Rosa Díez es transparente. Obscenamente transparente. Si quieres llegar a hacer algo en común, te preocupas de pactar lo que vas a hacer, y cómo lo vas a hacer. A partir del pacto, claro. Por ejemplo, estableces las primarias y las transparencias que creas oportunas. ¿Hubo algo respecto a primarias y transparencias -tras el pacto- a lo que se negara Ciudadanos? La misma Rosa Díez explica que no.

– (El pacto) … Se empantanó en las reuniones en que les exigíamos información.

– Cuando se dieron cuenta de que íbamos en serio, de que pedíamos información en serio, antes de entrar en la parte programática, levantaron las reuniones y dijeron ‘o todo o nada’. [–>]

Pero Rosa, so jeta. Les pedíais información sobre cómo se organizaban ellos. Hasta entonces. Por ejemplo, si hacían primarias-paripé, como vosotros. No les pedíais información sobre lo que estaban dispuestos a hacer tras un pacto. Y en cuanto propusieron hacer exactamente lo que dicen vuestros criterios, pero en versión primarias de verdad y no de paripé, se acabó la negociación.

Porque no era una negociación. Era un examen, y francamente caradura. Concretamente, saber si hacían (antes del pacto) paripés como los vuestros. Pero ya sabíais que no antes de sentaros a la mesa. No necesitábais ninguna reunión.

Es cierto que UPyD es un partido muy transparente. Y lo ha sido desde el primer día. Todos los partidos mienten, pero con tanta transparencia (caradura), solo UPyD.

Fuente, Vozpópuli:

Es la razón principal que alega Sosa Wagner para explicar su “espantada” de UpyD y del escaño en el Parlamento Europeo — ante el ataque rabioso de Rosa y sus doberman. Y a pesar de que sus compañeros en el PE le pedían que se quedara, la insensatez le pareció demasiado excesiva.

Eso nos contó en el extraño acto de ayer.

gran velada

 

unidad-ciudadana-europea

Confieso que le veía morbo al acto. Después de hacer el canelo como año y medio en UPyD, ya no me quedan ganas de ir a misa. Ni siquiera con la disculpa de que sea una misa política. Ni siquiera aunque le vea virtudes a Ciudadanos, y probablemente esté dispuesto a votarle. Pero esto tampoco parecía una misa clara. ¿Nos iban a contar las virtudes de una fusión entre Ciudadanos y UPyD? ¿A quien; a los que menos pueden necesitar que se lo cuenten — y no tienen ninguna capacidad de influir en la decisión?

Ese era el morbo. Escuchar a tres oradores conocidamente capacitados de discurso … explicar lo que no se puede explicar. Qué estábamos haciendo allí. Y no se explicó.

Por imaginar, imaginemos que se trataba de dirigirse a otros, a través de testigos interpuestos. Y entonces, testificamos.

Sección política

El discurso a tres bandas, impecable. E interesante y entretenido. Nada nuevo en líneas generales para el que esté al loro. Pero los detalles le dan humanidad y “novelería” a los hechos.

Indiscutible, por ejemplo, la explicación de Fernando Maura de que nunca perduran dos partidos en un mismo nicho político. O te unes, o desaparece uno. Seguro que lo pilla incluso Gorri con Gin & Tonic.

Javier Nart cuenta que les propusieron a los de UPyD, o unir los partidos en uno, o hacer una coalición electoral. En el primer caso, con los afiliados eligiendo a la dirección, y después primarias. En el segundo, los afiliados elegirían la lista del cartel electoral. Y como los de UpyD dicen que tienen muchos más inscritos, lo tenían a huevo y a favor. Pero ni con esas.

También tiene una frase muy gráfica. Los de C’s y UpyD no necesitamos ponernos de acuerdo en el grupo parlamentario (ALDE), dice. Estamos de acuerdo antes incluso de empezar a hablar; somos lo mismo.

A cuenta del grupo parlamentario, Sosa Wagner cuenta lo que describe como la locura. En el grupo están muchos partidos más o menos pequeños, y mas o menos liberales (ejem), de muchos países. Los que más parlamentarios tienen son unos italianos, que tiene siete. Y todos buscan siempre -y hacen- alianzas dentro del grupo parlamentario. Para aumentar; ser el mayor número posible; y tener mejor acceso a las posibilidades de intervención. Comisiones, vicepresidencias; esas cosas. Todos … menos Rosa Díez. Que no les dejó hacer esa alianza en el PE entre C’s y UPyD, para estupor y alucine de Europa entera. Al parecer nadie comprende allí que se pueda despreciar ser el segundo mayor grupo dentro de ALDE (con seis). De ahí viene la frase del título.

Tiré la toalla, porque me sentía impotente ante la insensatez.

También cuenta que le reconoce mucha gente por la calle o en el tren, y a menudo los simpatizantes del partido le comentan cosas y le preguntan. No parece extraño, dado su aspecto afable y asequible, tan natural. Y resalta: Nunca me preguntan por qué propuse el acercamiento de Ciudadanos y UpyD. Se ve que ellos sí lo entienden.

Vale, de acuerdo; ya sabemos que si nuestro poder omnímodo depende de que dos partidos del mismo espacio sean diferentes, y somos unos drogatas del poder, siempre vamos a conseguir citar unas diferencias más o menos defendibles — para pasar el mal trago. Lo mismo que son diferentes -si se empeñan- distintas “sensibilidades” dentro un partido. Pero eso no quita que puedan ser un partido.

Maura cuenta una anécdota muy indicadora y muy verosímil. Verosímil en esa cuadra. Cuando negocias con alguien, se supone que aceptas al interlocutor.  Puedes discutir las estrategias y consecuencias de un acercamiento. Pero no puedes discutir el ser de un interlocutor; su validez como interlocutor. Menos UPyD, que sí puede. Los listillos iban de este tenor (tiro de memoria):

– Tenéis dentro de vuestro partido alianzas con partidos que no nos van.

– ¿Como cuál?

– Como los Troskifolios de León (nombre inventado).

– No, perdona. Los Troskifolios de León se disolvieron, y entraron en Ciudadanos.

– ¿Has traído el acta de defunción? ¡Pues si no la tienes, no te creo!

Nadie entra en una negociación para negar la calidad de la otra parte como elemento con quien negociar. Eso es un paripé canalla para engañar a un electorado que piensas -con toda razón- que te exige una fusión.

Probablemente es verdad que Girauta, Maura, Nart y Sosa, se empezaron a preguntar, al encontrarse en Europa y trabajar juntos en ALDE, por la estúpida razón de ser dos partidos en lugar de uno. Suena muy natural. Como suena natural que Sosa Wagner levantara a liebre, porque todos sabemos de qué lado estaba el problema. Lo que no es tan natural es que los cafres de UpyD no pudieran contener su natural agresividad barriobajera. ¿Será Gorriarán contagioso — digamos, tóxico? ¿O será que Dios los cría, y las Lozano se juntan a las Rosas?

Da igual. Lo que importa es lo que hacen. Como pretender que persiguen grandes pactos de estado, cuando son incapaces de siquiera convivir con sus más similares, en circunstancias en las que la convivencia tiene todas las ventajas. Bueno, si nos olvidamos del mamoneo del chiringuito.

No, no caben dos partidos en la “tercera vía”. Si no se pueden unir, por culpa de uno; uno sobra. Así que parece útil que se conozca la historia de este fracaso, que algunos anunciamos mucho antes de que se diera el primer paso. Por aquello de tener información para elegir.

Sección cotilla y gráfica

¡Ah!, me olvidaba. La sala estaba a reventar. Y los del hotel llevando y llevando sillas hasta que ya no cupieron más. Insuficientes, aun así. Pero no había nadie del “sector oficial” de UPyD. Del otro, y ex, un montón.

unidad-ciudadana-europea-a-reventar

Hay un foro de francotiradores de UPyD, Territorio Magenta, donde  me dicen [–>] que achacan la organización del acto a Ciudadanos. El enemigo, vaya. Cosa que se demuestra con la participación como presentador de Rodolfo Láiz. Jefe de C’s en Vasquilandia, según las criaturas magentas. Mentiras aparte, también estaría bien que no usaran [–>] el material de esta plaza sin citar la procedencia. ¡Gentuza! Sí, lo hacemos libre, expresamente. Pero la libertad nunca ha sido una disculpa para ahorrarse la educación.

Las fotos son horribles, ya siento. Pero es verdad que Láiz presentaba.

unidad-ciudadana-europea-rodolfo

Tengo una información gráfica de sumo interés para foreros de UPyD despistados. En esta última foto sí está el jefe de Ciudadanos en el País Vasco. Pero de los muchos que nos salimos espantados de UPyD en Vizcaya, sólo una se ha metido en C’s. Y no es Rodolfo. Los tres citados salen en la imagen. Se lo ponemos a huevo a los reconcomidos espías con esta estampa de fraternidad de C’s (4) y ex de UPyD (3).

unidad-ciudadana-europea-con-cs

Añadido. Veo que hay fotos mucho mejores, y otra info, en la cuenta de Twitter de Unidad Ciudadana (@UCiudadana).

Un ejemplo:

 

Y un añadido final (esto ha ido a trompicones). El título de la conferencia era: La necesidad de la Tercera Vía. Pero no se habló de eso, ni mucho ni poco. Es algo que, o ves, o no ves. Y si lo ves, no necesitas que te lo cuenten. El título debería haber sido:

– Tercera Vía: Empecemos por limpiar la casa común.

Y donde dice limpiar, cabría entender desinfectar. O lo que el lector prefiera.

Otro añadido (22/02/2015). Encuesta Comunidad de Madrid de El País (clic). De hoy.

cs-se-sale

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 758 seguidores