secesión de cataluña


Los partidos políticos españoles grandes parecen no creer que se puede ganar políticamente a los separatistas. El PSOE rendido a sus pies, inventando federalismos asimétricos, y el PP muy satisfecho con que “no es legal”. Es muy dudoso que sean sunormales del todo, así que algún motivo deben de tener para no mirar y copiar a los que sí han demostrado cómo se vence al separatismo. Sin rendirse, y sin agarrarse a un clavo ardiendo que se soporta … en una ficción legal.

Y resulta esto:

quebec-resultados-unionistas-separatistas

1995 es el último de los dos referendos de secesión que ha habido en Canadá. En 1999 fue la Clarity Act (para la elección de 1998 ya se estaba preparando y discutiendo). Y lo que viene después es el efecto de esa ley.

Pero antes de fijarse en lo que han hecho en Canadá, tal vez convendría fijarse en lo que *no* han hecho. Por ejemplo, no se pusieron a inventar mayores transferencias — mucho menos “asimétricas”. Tampoco se fumaron un puro, y “no es legal”. El ministrio de la cosa de cuando el último referendo, Stephan Dion, encargó un dictamen completo al Tribunal Supremo. Pero mirando todo, lo que incluye el derecho internacional.

Y dijeron: La constitución no permite la separación de una provincia. Pero como al parlamento de la provincia se le ocurra declarar unilateralmente la independencia, y Canadá no tenga la posibilidad o la disposición de mandar los tanques, la vigencia de la Constitución de Canadá en ese territorio es pura teoría. En ese momento, la vigencia de las leyes de Canadá en Quebec dependerá exclusivamente del número de países que lo reconozcan como nuevo estado. Y ahí influiría mucho cómo se haya presentado el caso — aparte de los intereses de cada nación del concierto internacional. Conclusión: Como todo el argumento de Canadá sea “no es legal”, y eso vaya contra una clara mayoría de la población de Quebec, probablemente no va a ser un argumento muy fuerte. Y ya no depende de ti. No se trata de que a ti te impresione el argumento; se trata de que les impresione a las otras naciones. Para el TS de Canadá, la respuesta era: muy delicado. Ojo con eso.

Lo de los tanques era un brindis al sol. Nadie lo contemplaba en Canadá, ni lo contempla en España. Así que vista la poca fuerza real del “no es legal”, se pusieron a digerir el problema. Con unas ideas – fuerza claras, y claves.

- No es de recibio que esto se dirima por una mayoría ramplona, y por el sistema de ir convocando referendos hasta que gane la separación, y ya no más. Eso garantiza la separación, pero no garantiza que sea la voluntad real del pueblo, para siempre. Así que hace falta una mayoría cualificada. Tanto por el número de participantes, como por el margen. algo que asegure que es amplia y poco dudosa la mayoría que respalda una decisión que compromete a muchas generaciones en el futuro.

- La pregunta debe de ser una, y muy clara. Y aprobada por el parlamento de Canadá. No se puede andar dudando del significado y consecuencias de lo que se contesta. O sea, algo como – ¿quieres que Quebec se separe de Canadá? Sí, o no. (Lo que nunca hacen los separatistas).

- Los argumentos y procedimientos que valen para dividir Canadá, también deben de servir para dividir Quebec. Por ejemplo, si es un argumento de “democracia”, no hay ningún motivo para que Canadá tenga que atender ese argumento, pero Quebec no. Y si es un argumento de “nación”, la naturaleza no dice que Quebec sea más nación que Canadá (con Quebec dentro). Es algo arbitrario, dependente de la voluntad. Pero si puede haber una “nación” dentro de Canadá, y que se separe, nada impide que también la haya dentro de Quebec.

De estas ideas del TS Supremo de Canadá, con al añadido de un completo estudio sobre cómo se deberían pactar los mil detalles de reparto de bienes y deudas, nació la Clarity Act. Cuya consecuencia fue, como se ve en el gráfico, el desinflado del suflé. De repente, los separatas se habían quedado sin fuerza moral para llorar. Y sin posibilidades de engañar a la gente. Y sí, siguieron llorando. Pero vieron que la gente solo se reía, y les abandonaban.

Gran Bretaña no ha acabado nada con su referendo en Escocia. Solo ha empezado la juerga. Como empezó en Quebec con el de 1980. Tampoco va a acabar la juerga por más transferencias de poder que lleve a cabo.  Nosotros somos el mejor ejemplo de que así no se quitan las ganas de separación. Al contrario; se impulsan. Pero Canadá sí ha demostrado que se puede relajar el separatismo, por un procedimiento tan simple como reconvertir una payasada de referendo en algo que se toma en serio. Y racionalmente.

No tiene ninguna pinta de que nos vaya a servir el ejemplo. Aquí somos muy toreros, y, o “no es legal”, o “hablando se entiende la gente”. Como si la constitucion se estuviera cumpliendo en Cataluña, y como si no lleváramos más de 30 años hablando. Pero no puede ser por tontos. No podemos ser tan tontos. Tiene que haber algo más.

Añado de un comentario propio en el hilo. En realidad se trata de cambiar la discusión:

Antes:

– ¡No podemos votar!

Después:

– ¡No nos dejan incluir a los de 16 años!
– Como en todas partes, coño.

Antes:

– ¡No nos dejan votar!

Después:

– ¡Exigen un mínimo de participación y una mayoría cualificada!
– Hmmm, parece sensato.

Antes:

– ¡No nos dejan preguntar!

Después:

– ¡No aceptan que Cataluña sea una nación indivisipla!
– Lo mismo que tú no aceptas de España. Estáis empatados.

En resumen. Has cambiado la discusión por completo. En concreto, has pasado de una discusión que no puedes ganar, a una discusión que no puedes perder.

Me alegro de haber sido vencido por Albert Rivera hace unos años: hoy Cataluña y el resto de España tienen un líder de categoría para regenerar y salvar el país de la destrucción.

Y, sin embargo, Ciudadanos sigue siendo un partido pequeño en expectativas de voto en las encuestas: tenemos un pueblo políticamente analfabeto y aborregado que hasta es posible que apoye a los comunistas para superar el derrumbe del país, y no se entera de que, frente a la parálisis y corrupción del PP, el PSOE y los nacionalistas, ya existe una alternativa que defiende los valores democráticos y que, sin embargo, no sube como la espuma, tal como debiera ser. La opción es entre regeneración o derrumbe, en Cataluña y en el resto de España, y Rivera representa la mejor de ambas opciones.

Les digo esto porque acabo de ver el vídeo de Albert Rivera en el debate sobre la ley de consultas en el Parlamento de Cataluña, y en él el líder de Ciudadanos ha planteado con claridad las opciones que enfrentamos. Les recomiendo su visión:

 

Finalmente, para terminar, me planteo una duda jurídica retórica: la ANC y Omnium Cultural están defendiendo permanente y públicamente la sedición y ambas organizaciones están ampliamente subvencionadas por el Gobierno de la Generalitat…¿cuál es la figura jurídico-penal que corresponde al Govern, complicidad, instigación, cooperación necesaria?

Claro está que esta es una pregunta retórica, si se observa que en este “Estado de Derecho” la sedición puede ser propuesta abiertamente sin que el poder judicial intervenga… país de charanga y pandereta.

Tiene guasa. La gran idea del tocomocho es que Cataluña es singlar. Prodigio que para algunos debería de reflejarse en la constitución. Al parecer no se paran a pensar que si hay que reflejar esa “singularidad” (sea esta imaginaria, o una psicopatía), también se estaría señalando la falta de “singularidad” del resto de la vasca. Que parece un poco demasiado señalar, me atrevo a sugerir.

Ayer veíamos [-->] los datos de Cataluña etno-maníaca reflejados en la Encuesta de Usos Lingüísticos de la Población. Pero de 2008.  Y @lluisgarciall apuntaba amanblemente por Twitter que los de 2013 sí estaban disponibles. Aquí:

No hay grandes diferencias, pero sí hay cambios. Cambios, curiosamente, dentro de lo que los etno-maníacos llaman “evolución-estable” del uso del catalán. Como no quieran decir “establemente descendente”, no se entiende bien lo que quieren decir.

Lo presentan así:

eulp-2013-catalan-es-mante-estable-dicen-con-un-par

Los mismos números se pueden presentar de esta otra forma. Las dos primeras series son las mismas que las que las que presentan los etno-maníacos, pero un poco menos disimuladas. La de abajo, es la diferencia entre “lengua inicial” y “lengua habitual”, para en castellano. Medido sobre porcentaje de la población. O sea, el 8,9, 9,1 y 4,4 por ciento de la población (según años de la encuesta) pasó de tener el castellano como lengua habitual a los 15 años, a tener el catalán ahora (con la edad que tengan).

Hay que advertir que cuando dicen castellano o catalán como “lengua habitual” se refieren a solo una de esas lenguas. Si no, están en el apartado de “ambas” (igualmente habituales). Que, curiosamente, ha perdido 4,2 puntos entre 2008 y 2013 (gráfico de arriba).

Estabilidad, al estilo catalano-manía:

 

eulp-2013-catalan-estable-por-mis-cojones

A mi se me ocurre que aumentar 13 puntos, en diez años, la diferencia entre el castellano y el catalán como lengua habitual, es una estabilidad notablemente inestable. Pero con las países moralmente tercermundistas nunca se puede descartar que los datos sean un cachondeo. Por ejemplo, que en 2003 quisieran demostrar el éxito de la ingeniería lingüística, y que en 2013 quieran acelerarla. y que los datos sean un poco … ¿podríamos decir “a medida”? Cualquier cosa es posible en Pujolandia. A mi, 13 puntos menos en diez años me parece de no creer. Pero en todo caso, esos son sus números.

Volvamos al principio. Cataluña es singular, y hay que reconocerlo. Lo reconozco, lo reconozco. Estoy seguro que tienen una singularidad del 36,3% de uso de un idioma marginal en su propia casa. Que sin duda representa una cultura diferente, y una forma de ser y de pensar -¡y hasta de robar!- diferente. Y que todos los demás, masa informe nada singular, nos parecemos entre nosotoros como dos gotas de agua. ¡Qué digo entre nosotros! En realidad, nos parecemos a todo el resto de la humanidad que padece el pecado de carencia de singularidad. Puta chusma, nada más que humana.

Pero aquí tenemos un problemilla. Imaginemos que triunfa la ingeniería, aunque pinta no tenga. Y erradicamos el castellano nada singular de Cataluña. ¿Hemos pasado con eso a dotar de singularidad a 2/3 de la población? ¿Queda la chusma completamente limpia de su condición de chusma, solo por aprender -y usar- un idioma? Porque habría que recordar a los etno-maníacos que *todos* los humanos tienen un idioma. El que sea, pero al menos uno. ¿Es mágico el catalán, que sólo él dota de “singularidad”? ¿O es que hablamos de otro problema, y las naciones deben dividirse por lenguas? ¿Y así, cada lengua / nación es una singularidad?

Pues tampoco, porque entonces, ¡Cataluña es España!, y va a más. A juzgar por los números de los etno-maníacos. Los de antes, y estos – por si no quedaba claro:

eulp-2013--lengua-de-catalunha

Pero la culpa es mía. ¡Mira que tratar de ponerme a entender estrafalarias manías psico-étnicas!

 

 

La última Encuesta de Usos Lingüísticos de la Población del Idescat es la de 2008. La de 2013 la deben de estar preparando.

Pongo los que me parecen resultados más significativos.

eulp-2008-lengua-inicial

eulp-2008-lengua-inicial-territorios

eulp-2008-lengua-identificacion

 

eulp-2008-lengua-identificacion-territorios

eulp-2008-conocimiento-lenguas

 

eulp-2008-interes-aprender-catalan

eulp-2008-lengua-identificacion-por-edad

Lo que no hay duda es que algo parecido a un 20% – 25%  de la población, si está muy motivada y es muy cafre, puede tomar las calles y dar la impresión de una mayoría acojonante.

Y puestos a preguntar -¡no nos dejan preguntar!- ¿por qué no preguntan por el uso del castellano como lengua vehicular junto al catalán, por ejemplo en lo que llaman en esos mapas “Ambit Metropolità”? ¿No será que quieren preguntar unas cosas sí … y otras no?

Datos:

Añadido posterior: Mandan por Twitter (@lluisgarciall) el de 2013, que no está en Idescat sino en Gencat:

Nota previa. Saco el comentario de Joaquín en otra entrada [-->], y lo pongo en la suya propia, porque mejora mucho la entrada que comenta.

Joaquín

El parque temático tiene una ventaja, en Cataluña nadie habla de la crisis, de la incapacidad de la Generalitat para gobernar, de la bancarrota a la que la llevaron los tripartitos, de la degradación moral de una clase gobernante históricamente corrupta… y sigue…

Han sido hábiles, España es culpable. Franco intentó lo mismo con aquello de Rusia es culpable, (que era parcialmente cierto), pero no logró más entusiasmo que el de los inquebrantables.que hay en todas las sociedades. ¿Donde reside la causa originaria del aparente éxito actual?. ¿Cómo consiguen que la culpa de los errores propios sea siempre de los demás, y la masa lo compre?.

Lo mío mío, lo tuyo de los dos. Toda una declaración de principios que rige el universo mental del particularismo catalán, pues la mutación en el gen de la personalidad colectiva ocurrió mucho antes de la aparición del romanticismo que alumbró en unos pocos iluminados el sentimiento nacionalista y diseñó sus armas de combate; la nación inventada y .el agravio permanente.

Lo mío mío, lo tuyo también mío. El paso definitivo en el desvarío. Preguntar en Valencia o en Aragón sobre la apropiación indebida constante y pertinaz de un pasado que fue común, y ahora se lo apropìan sin decoro alguno, incluso declarandose agraviados si no aceptas lo que ellos dicen. Ahí está el idioma. Ellos territorializaron su habla occitana llamándola catalán, y no admiten el derecho de los valencianos, mallorquines, menorquines, o aragoneses, a hacer lo mismo, denominando valenciano, mallorquín, menorquín o aragonés oriental a las hablas de estos terriotrios. No, dicen airados, lo tuyo es también catalán. Y claro lo dice un autotitulado especialista ad-hoc de la factoría del catalanismo que confunde intencionadamente, la similitud del tronco filológico con el nombre de la cosa.

¡Qué decir de la historia común!. La Corona de Aragón; el reino de Aragón, el reino de Valencia, y los condados siempre títulos menores. Ahora es la Corona catalano-aragonesa, el reino de Valencia por lo visto nunca existió, y con descaro se habla ya de reyes de Cataluña, negando la existencia del propio rey de Aragón. Y de una nación milenaria, Cataluña, que nunca apareció en los títulos de cancillería de los monarcas de casa de Aragón.

Creo que el problema no es político, y es un error pensar que por ese lado vamos a resolver el “encaje” (fino palabro) de quien no busca encajar, sino que se le considere aparte y con más derechos. Es un problema de diván de psiqiatra, un problema de vanidad de tratamiento imposible, pues por suave que sea el bálsamo, siempre lastimarás una piel excesivamente fina o dirá que la has lastimado.

El caso vascuence es parecido pero no en vanidoso, ahí domina la soberbia. Lo que piensan y dicen son verdades como piedras. Aunque tienen la variante jesuítica que sirve de contrapunto, y como excepción no hace sino confirmar la regla. Por lo menos no es tortuoso, y se le ve venir.

Resumiendo. Desde mi modesto punto de vista estoy con Don Claudio Sanchez Albornoz que algo sabía de historia. En “El drama de la formación de España y los españoles”, precisaba con rotundidad: Al forjar la España futura, no deben de olvidarse otras realidades. Vasconia y Cataluña han ordeñado y siguen ordeñando a su placer la vaca española. Y concluía más adelante: Igualdad fiscal para todos los que quieran seguir siendo españoles, y punto final al ordeñamiento de la vaca española.

Salud

Joaquín

Apostilla: Me gustaría saber que hubiera dicho D. Claudio de haber conocido esa memez de las comunidades “históricas”. ¡Manda huevos D. Claudio ¡, relegar al limbo nada menos que a las comunidades que corresponden a los reinos originarios de España, Asturias, León, Aragón y Castilla. ¡Eso si que es una historia asimétrica!

El “problema catalán” tiene una interpretación psicológica elemental. Y una solución igualmente elemental, que solo requiere de cierto equilibrismo. A ver, ¿a quién se le ocurre decir “yo soy diferente”, y olvidar que todo el mundo es diferente? ¿A quién se le ocurre un “federalismo asimétrico”? ¡Solo a un niño!

O que é meu, é meu e meu. O que é teu, é teu e meu. E non quiero que veñas dicindo que tumba que dalle que o que é teu non e meu.

Y si no, me pongo a berrear.

Vale, es un problema de educación, pero no están los tiempos como para educación. Ahora tenemos opinión, ¡consulta!, no educación.

consulta

Pero con el fiasco de Escocia; el aburrimiento de Quebec toda vez que alguien con cerebro ha sabido digerir la tontería; y el PNV acojonado de tener que ir de la mano de asesinos, y adyacentes, como compañeros de cama estilo escorpión; Cataluña se ha quedado como la campeona mundial del independetismo irredento. Que, si bien se mira, cuadra perfectamente con las aspiraciones. ¡Somos diferentes! Y que lo digas. ¡Asimétricos! No podría ser más. En realidad, han alcanzado ya la perfección. Una nacioncita independiente dentro de Europa no tendría nada de diferente. Ni de asimétrica. Lo que ya tienen no se puede mejorar. El mundo pendiente de un drama, y todos los colgados de la identi-manía mirando a Cataluña. Espejito, espejito, ¿cuál es la identidad más guapa del mundo? ¿Cuál la admiración étnica del orbe, y el acollono de Europa? ¡¡¡Cataluña!!!

Por poner un ejemplo. Cuando Eslovenia iba a independizarse, todo el mundo hablaba de Eslovenia. Hoy nadie se acuerda de ella — ni de lo mal que le va.

Pero, como cualquier psiquiatra sabe, la mismidad desbocada es inestable. Todo el mundo es “yo”, pero ser más “yo” que los demás tiene sus problemas. Especialmente, fuera de una isla donde haya algo más que el “yo”. Que es lo primero que se les enseña a los niños, pero ya hemos visto que no estamos para educación.

¿Por qué no formalizamos Cataluña como Parque de Atracciones Mundial del Independentismo-Indigenismo? Valor añadido, tío. Con universidades y cátedras de la cosa. Internacionales, ¡pero en catalán! Imagina:

  • Blablabla (lo que sea, calentamiento global, por ejemplo) desde la perspectiva independentista.
  • La Inteligencia Artificial desde el punto de vista del indigenismo.
  • La igualdad de la mujer con una perspectiva indigenista-independentista.
  • Noé era catalán. Plantilla adaptable a cualquier aspirante a independentzia.

La pera.

Como decíamos, el único problema es no conseguir la ansiada independencia, porque entonces ya no podrían ser la capital mundial de la gracia. Hay que conseguir pillar un postura tal que no se avance, pero que tampoco se pare. O sea, lo contrario de la inteligencia (Canadá), porque los indepes abandonan. Y lo contrario de la bravuconería sin estrategia (Cameron). Porque han estado a punto de darse la hostia, y posiblemente de deshacer la Unión Europea. Y total, solo para retrasar el asunto 15 años.

¡Que horror! Había empezado a escribir a partir de nada más que el título, y la cosa iba sola … hasta que empiezo a sospechar que estamos practicando exactamente aquello que proponía como solución ideal. ¡No puede ser! ¿O sí? ¿Rajoy como maestro mundial de estrategia perfecta para digerir la identi-manía? No trago. Debe de haber un error en alguno de los pasos.

Pero si resulta que Rajoy es un genio -contra toda evidencia-, probablemente sea un genio intuitivo, no consciente. Donde no hay, no hay. Así que le brindo esta entrada para guiar su intuición. Siempre podremos hacer como que los equilibrios en el borde del precipicio no vienen de una incapacidad de acción o pensamiento, sino de una estrategia win-win de la que somos descubridores universales.

democracia-kindergarten

¡Queremos opinar! Es lo que hacen siempre los niños, a menudo berreando. Pero hacerse adulto es recibir un cachete cuando berreas. Porque una cosa es expresar una opinión, y otra muy distinta es tomar una decisión sin saber cómo se lleva a cabo, ni a dónde conduce.

¿Todos tranquilos ahora que en Escocia han dicho “no”? Difícil de creer, si vemos que en Quebec eso no sirvió para nada en 1980, más que para intentarlo de nuevo quince años después. Hasta que un ministro canadiense adulto, y Québécoise para más señas, forzó al Tribunal Supremo a digerir las formas y alcance de la opinión de los niños. Porque estará muy bien querer helado de postre, pero habrá que saber esos incómodos detalles de cuánto cuesta, quién lo paga, quién lo come, y qué cantidad podemos comprar. Por ejemplo, la necesidad de una mayoría cualificada; y sobre censo, no sobre votos. Y el principio impecablemente democrático de que el voto que puede servir para separar Canadá, también debe de servir para separar Quebec. Por ejemplo, si Escocia quiere separarse para llevarse el petróleo del mar del Norte, lo mismo pueden querer las Shetland, y por exactamente el mismo motivo.

Resultado en las Shetland:

  • Sí: 36,3%
  • No: 63,7%

¿Qué hubiera pasado en la democracia kindergarten de Cameron si en Escocia sale un sí por un pelo, y en las Shetland sale lo que ha salido?

Ah, en el kindergarten no nos preocupamos por los problemas del mundo de los adultos. Como ese, o como quién es el juez que decide en la inevitable discusión sobre el reparto de bienes y deuda comunes. El divorcio no es un simple ¡quiero irme!, y ya está. Y mucho menos un ¡queremos opinar!, porque empezar a hablar de divorcio suele conducir a llevarlo a cabo. Los adultos, antes de empezar a mencionarlo, se piensan siete veces las consecuencias. Y procuran controlar las emociones, en lugar de desbocarlas.

En Canadá, en cuanto los adultos cogieron los cuernos, a los niños se les quitaron las ganas de opinar. 20 años ya, y ni acordarse.

Cameron. Cameron como ejemplo y héroe de todos los separatistas en Europa. ¡Qué bien lo han hecho! Allí se puede preguntar y son capaces de negociarlo de acuerdo. ¿Perdón? ¿Negociar qué, exactamente? ¿Han negociado qué territorios pueden opinar, o la opinión de las Shetland no vale para nada? ¿Han negociado el petróleo? ¿Han negociado la deuda? ¿Han negociado las pensiones? ¿Han negociado el plazo para seguir opinando y opinando, hasta que salga lo que queremos — y que entonces ya no volvamos a preguntar nunca más?

O sea, que los niños estaban opinando sin tener repajolera idea de las consecuencias de su opinión. Y por si quedaran dudas, ¡rebajan la edad del voto, de los 18 a los 16! Cosa de ponerle más frenos -si cabe- a la reflexión, y ayudar a que se produzca una estampida de emoción.

Sí, tal vez se le puede llamar “democracia” a eso. Y hasta “fiesta de la democracia”. Pero tal vez “fiesta de la infancia” se un termino más ajustado.

¿Queremos “naciones a la carta” como prodigio de la máxima expresión de la democracia? Es un principio, sin duda. Auqnue sea un principio que ningún nacionalista acepta; ya sea escocés, catalán, o vasco. Solo lo aceptan para lo suyo, pero no contra lo suyo. ¿Sería mucho pedir que nos explicaran si ese es el principio en el que se basa la idea, y cómo son las condiciones generales para  llevarlo a cabo? Que nos lo explicaran … antes de meternos en el fregado, se entiende. Estilo adulto, por así decir.

En Escocia no se ha acabado nada con un “no”. Solo ha empezado el baile de la democracia kindergarten en Europa. ¿Qué siente el niño? Seguro que resulta muy entretenido. Al menos, tanto como el circo de los payasos.

 

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 527 seguidores