secesión de cataluña


Ya sé que este es mal mes para preocupaciones, entre arena y mar, bosques y brisas, pero se están cocinando cosas esenciales en las alturas del poder, y conviene despertar a la opinión pública de la modorra, aunque sea una merecida modorra.

Aquí os dejo un comentario breve que hice hoy en Facebook a una entrada de Francisco Rubiales. Por si merece vuestra atención.

Sí, de acuerdo, pero ¿qué hacer?: abstenerse o votar en blanco será la decisión de una mayoría escasa o de una minoría, lo que no tendrá la relevancia suficiente; votar a Podemos conduciría al país al corralito, si consiguieran mayoría o fuerza importante; votar a uno de los dos grandes o a los nacionalismos ya asquea y te transforma en miembro de un rebaño manipulado por ineptos y corruptos; votar a los comunistas constituye una manifestación de sadomasoquismo…quedan los pequeños: Movimiento Ciudadano, UPyD, ¿Vox? y alguno más, pero seguirán siendo pequeños —algunos más, como UPyD—, y no podrán arreglar la situación…

Uno tiene la impresión de que el sistema político se hunde en la corrupción y el inmovilismo, sin que nadie sepa o pueda tomar el timón, así que probablemente la fase siguiente de la evolución del país sea un caos amorfo sin gobierno suficiente.

Y lo peor es que la solución que parecía más viable, un pacto de Estado entre el PP y el PSOE, para revisar la Constitución e impulsar la Regeneración, se ha transformado en un acuerdo de mesa camilla para seguir la “tercera vía” en Cataluña, continuar con la penúltima cesión a los nacionalistas y balcanizar España.

Estamos en un “cul de sac” sin salida.

[PM] Añado unos enlaces que ha puesto Luis recientemente, y vienen al caso.

Añadido: Gráfico para discusión de merluzos.

kresala-subnormal

pujol-tot-per-catalunya

Sin palabras. Hay que ver qué joven estaba.

Recomendaciones:

Arcadi Espada:

José García Domínguez:

En Reus están celebrando al general Prim. De esta guisa, que se llama catalano-realidad:

general-prim-catalano-realidad

Que es un tipo de realidad especial, pensada para ocultar la puta realidad (foto fe Wikipedia):

general-prim-guerra-de-africa

La idea original, pillada en Twitter -vía @Sefuelix- de @DaniPintoB.

Luis Bouza-Brey

El PSC, como partido socialista, es una estafa permanente. Debería ser disuelto de una vez, y si quedan algunos socialistas en su interior, deberían abandonarlo para refundar la Federación Catalana del PSOE: Iceta es el  último estafador del PSC, proponiendo al alcalde de Lérida, Ros, como Presidente del Partido, o equiparando y calificando negativamente a Más y Rajoy por su rechazo a “negociar” lo que llaman la ” tercera vía” confederal, o planteando una política de insolidaridad fiscal catalana privilegiada, junto con “blindaje” lingüístico y cultural inconstitucionales que promuevan la separación cultural de Cataluña con respecto al resto del país, y definiendo a Cataluña como “Nación” a la altura del conjunto de España.

Una desvergüenza de tamaña categoría no se había planteado hasta ahora nunca por alguien que se denomine socialista, y constituye la manifestación de un estertor agónico del engendro PSC,  cuya muerte no debe demorarse ya más.

Antonio Robles hace hoy una crítica muy certera de la estafa Iceta en su artículo del periódico digital “Crónica Global”:

http://www.cronicaglobal.com/es/notices/2014/07/-por-que-la-pregunta-de-miquel-iceta-es-reaccionaria-9628.php

 

El objetivo fundacional de la UE fue el libre tránsito de mercancías en un mercado común. No le tiene por qué gustar a todo el mundo. Incluso no es obligatorio pertenecer la la Unión. Pero lo de los separatas catalanes tiene guasa. Se enfadan mucho (y no se lo creen) cuando les dicen que una imaginaria Cataluña separada de España quedaría fuera de la Unión Europea. Y reclaman una especie de “ingreso exprés”, poco menos que inmediato. Y sin embargo …

No sé, yo sugeriría a nuestra burocracia supranacional que examine con cuidado las condiciones de Cataluña para pertenecer al club. Vaya, que el “Parlament” no es el ayuntamiento de Chichinabo. Suele hablar en nombre del “pueblo de Cataluña” con total desparpajo. Y si se siente obligado a usar “productos de proximidad”, y veta a Lactalis para comprar Llet Nostra (literal), puede querer decir que no son un socio en absoluto adecuado para unión alguna, ni para un mercado común – o cualquier otra cosa común. Peor; puede ser indicativo de que en el fondo no quieren ser parte de la UE, aunque son tan payasos que todavía no se han dado cuenta. Resultaría bastante absurdo contemplar el ingreso de un nuevo miembro que dentro de unos años se va a dar cuenta de que no quiere estar ahí. Precedentes, hay. Sería repetir la jugada en la que se han embarcado en España.

Europa, la Unión, se creó -no contra las naciones- pero sí contra los nacionalismos. Sean de proximidad, sean de catalanidad, sean de la majadería que sean. Una Cataluña separada de España pero ingresada posteriormente en la Unión, casi te asegura una tensión permanente porque tú eres el idiota que deja pasar a sus productos, y ella es la lista de la proximidad. De hecho, esa es la historia moderna de Cataluña. Y los clubes, cuando están bien pensados, no están pensados para ser muy grandes como objetivo, sino para dejar a los incivilizados fuera.

Haría muy bien la Unión Europea en pensar qué quiere ser de mayor. Si quiere, por ejemplo, nacionalismos de proximidad, o de ontología étnica, o de su puta madre en el trampolín de la muerte; o sigue teniendo unos ideales más o menos ilustrados.

Los sociatas están muy preocupados porque España reconozca la singularidad de Cataluña. Cuya otra cara de la moneda debe ser reconocer la falta de singularidad de Castilla, Andalucía, Galicia, Valencia, Navarra; en fin, el puto resto. Pero, ¿qué es singularidad, y cómo se llega a que Cataluña sea singular mientras -por ejemplo- Aragón no lo lo es?

DRAE:

Singularidad.

(Del lat. singularĭtas, -ātis).

1. f. Cualidad de singular.

2. f. Distinción o separación de lo común.

Singular.

(Del lat. singulāris).

1. adj. solo (‖ único en su especie).

2. adj. Extraordinario, raro o excelente.

Parece que hay dos posibles ideas. Que Cataluña es única en su especie (solo hay una) y Aragón, por el contrario, hay muchos. O bien que es extraordinaria, rara, excelente; distinguida o separada de lo común. Mientras que Aragón es perfectamente indistinguible de aquello que sea que consideramos “común”. Nada raro, ni extraordinario, ni excelente. Lo mismo que Murcia, Extremadura, León, etc.

También se puede pensar de otra forma. Que la idea de la singularidad de Jetaluña es francamente singular. En el sentido de única en su especie. En el conjunto de las ideas políticas, destaca singularmente la grotesca imbecilidad de la singularidad de Cataluña, tan cara a los sociatas de hoy. Cataluña es singular; y el resto, o plurales, o comunes.

¿Es cosa de lenguas? No, los sociatas no están hablando de la singularidad -un poner- de Galicia.

¿Es cosa de historia? Difícilmente; no hay otras comunidades sin historia.

¿Es cosa de cultura? Lo mismo. No conocemos comunidades carentes de su propia cultura.

¿Será de etnia? Tampoco. Para eso, la mayor singularidad probablemente sería la gitana. O el valle del Pas.

¿Será por el porcentaje de los que no quieren ser españoles, dentro de la criatura? Pues entonces, para singularidad, singularidad, Guipúzcoa.

¿Será “para que estén cómodos dentro de España”? ¿Y eso qué quiere decir; que los demás estén no-cómodos? ¿O quiere decir que para tener ventajas fiscales lo que hay que hacer es no querer ser españoles? Porque igual se apuntan todos. Deberían, si no son tontos.

Yo creo que para singular, el neosocialismo. Único en la especie de las ideas políticas.

sanchez-and-madina

Pablo Molina tiene un artículo surrealista en Libertad Digital. Surrealista, en el sentido en el que es surrealista la grotesca payasada que llaman política en España.

¡Menuda novedad! Lleva siendo el baile de los nacionatas desde que nacieron hace algo más de cien años. De ambos; tanto jetalufis como vascopitecos. Poli bueno, poli malo. Elige si te voy a sacar lo que quiero (dinero; manos libres para abusar), a hostias, o por las buenas — ante la amenaza de las hostias.

Como es obvio, el Príncipe no alteró ni un músculo de la cara al conocer por sus interlocutores (Los Grandes Empresarios Galácticos de Jetalunya) que la reforma constitucional debería contener cuatro puntos básicos desde el punto de vista “catalán”: reconocimiento de Cataluña como nación, concierto económico y “reparación” fiscal en forma de inversiones estratégicas, traspaso de todas las competencias en materia de educación, lengua, cultura, ciencia y medios de comunicación así como un estatus diferenciado en el exterior, una suerte de consorciado diplomático en el que Cataluña tendría canales propios en la Unión Europea y las organizaciones internacionales, además de selecciones deportivas.

El punto de vista “jetalán”, querrán decir.

- Yo soy más guapa que los demás. O yo nación, y los demás no-nación.

- Yo pago menos que los demás.

- Yo mando en lo mío en exclusiva … y además en lo vuestro.

- Y en la comida, a mi me ponéis una mesa para mi solo. Vosotros, en la de la plebe común.

Tiene guasa. Sobre todo porque dicen que ellos son muy de la Unión Europea, cuya idea esencial es hacer exactamente lo contrario de los cuatro puntos anteriores. A ver, imaginemos que en Europa, uno de los estados miembros plantea:

- Yo soy una nación, y vosotros no. Por tanto, yo trato con la UE como conjunto, no con sus partes. Y lo hago tanto desde dentro, porque también soy parte del conjunto, como desde fuera, porque yo soy nación y vosotros no.

¿No es guay?

- Lo de las pelas lo vamos a hacer así. Hay una bolsa común, en la que todos participan según la norma común — menos yo, que no soy nada común. Sin embargo tengo exactamente la misma capacidad de decisión sobre lo común que cualquiera de los comunes.

- Lo de la lengua y la cultura y la educación es muy importante que tenga una gestión común … para los comunes. Y es obvio que yo tengo que participar en esa gestión, que por lo demás a mi no me va a afectar nada.

- Respecto al trato con el resto de la galaxia seguiremos la misma idea. Una representación común, en la que participo como todos los demás, y además, mis propias vías y canales, que para eso soy una nación — al contrario que los demás.

Y van el resto de los europeos y se ponen a aplaudir con un entusiasmo desbordante. Y hasta con un poco de llantina histérica. No es para menos, acaban de encontrar la solución para el siempre delicado encaje de Jetalonia en la Unión Europea.

Acabado el sueño, alguien podría pensar que la respuesta normal sería: -¡Muy bueno el chiste, Durán!-. Y tendría razón … en Europa. Pero Spain is different.

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 511 seguidores