otros


Ciudadanos: la gran crecida

Artículo de José Luis Barbería en “El País” del 2-3-15

 

¡POR FIN!

Luis Bouza-Brey

Llaman la atención varias cosas en el fenómeno Ciudadanos:

La primera es el tipo de personalidades que se observan en las fotos de la constitución de nuevas agrupaciones por toda España. Son gente joven que se ve ilusionada, con aklgún acompañamiento de gente más madura. Esto no es el proyecto Roca, de nacionalistas catalanes camuflados. Pero tampoco es el tipo de militante del PP, sino personalidades más informales.

Tampoco me parece aceptable la mención que se hace en el artículo que comento a los oportunistas que intentaron ocupar UPyD en la base: los oportunistas están en la cúpula, constituida por una pandilla de trileros manipuladores que pervirtieron el espíritu fundacional, transformando el partido en un txiringuito autocrático, y que empiezan a recibir su merecido.

Creo que Ciudadanos es el instrumento de la recuperación de la esperanza y la confianza en la política y la democracia que se había perdido por obra del anquilosamiento, la corrupción, el sectarismo y la degradación de los partidos tradicionales.

Ciudadanos produce también la impresión de estar integrado por gente sensata y no resentida, que ha llegado al convencimiento de que el sistema de libertades se puede salvar y regenerar si las personas normales se deciden a tomar las riendas de la vida política.

Por eso, la responsabilidad de los dirigentes de Ciudadanos es enorme: si por incompetencia o corrupción defraudan la esperanza que suscitan, nos enviarán el país definitivamente al infierno; si lo hacen bien, harán Historia de la buena en España.

Vuelvo al tajo respublicano:

DEGENERACIÓN Y VUELTA AL RUEDO

Luis Bouza-Brey, 20-2-15

 

Comentario a “Los españoles quieren reconquistar el Centro“, de Francisco Rubiales en “Voto en Blanco”

Luis Bouza-Brey

Albert Rivera lo dijo hace unos días: intentan desempeñar la función que cubrieron la UCD y el PSOE en su momento. Intentan recuperar el equilibrio del país y salvar las libertades, sin rojos y azules ni taifas.

Creo que Ciudadanos puede desempeñar la función de integración y estabilidad necesaria en momentos de transición, cuando el sistema político se descompone y el régimen se tambalea ante el embate de nuestros problemas congénitos: el sectarismo de las dos Españas enfrentadas o el etnicismo de las taifas nacionalistas. Suárez y González supieron soldar brechas y definir un proyecto nacional que mantuviera el orden y el progreso del país en momentos agónicos de los equilibrios políticos anteriores.

Ahora, cuando el estancamiento y la corrupción destruyen el sistema político, y se teme nuevamente que las fuerzas antisistema nos conduzcan al caos y al Tercermundismo, Rivera y Ciudadamos emergen como solución reformista y estabilizadora que puede consolidar un nuevo equilibrio.

La esperanza puede vencer el desánimo y la propensión caótica, pero Ciudadanos tiene que definir completamente su proyecto, acertar con el diagnóstico de la situación y reclutar élites limpias y capacitadas para asumir el reto que afronta España. ¡Ojalá sepan hacerlo bien!¡Les deseo éxito!

COUSAS A 2-2-15: PROPUESTAS EMBRIONARIAS DE REGENERACIÓN DESDE CATALUÑA

 

Luis Bouza-Brey, 2-2-15

 

Està comenzando el principio del fin del resacón de todos estos años de delirio nacionalista en Cataluña, pero todavía se encuentran inmaduras las formulaciones alternativas portadoras de los rasgos de superación del delirio: la sociedad civil, aún contando con valiosos voceros, todavía no ha conseguido elaborar un perfil teórico nítido, y se encuentra movilizada sólo a medio gas; el PSC implosiona en sus contradicciones y anquilosamiento; el PP remolonea indeciso, carente de un ideario y rumbo nacionales ante el etnicismo; IC hace años que juega en el bando contrario, y Ciudadanos, pese a haber optado relativamente hace poco por la formulación de una alternativa nacional a la degeneración del régimen del 78, todavía se mueve con un esquema de orientación incompleto.

Por ello, desearía contribuir a la formulación de la alternativa al delirio nacionalista, centrando la reflexión en unas cuestiones que considero esenciales para comenzar la Regeneración de España desde Cataluña, asentando sobre nuevas bases la reconstrucción del país. Para ello, creo que se debe comenzar a influir desde la sociedad a fin de que los actores políticos incluyan en su agenda algunas cuestiones esenciales referentes a dos aspectos claves para que el sistema político pueda volver a funcionar: el régimen electoral y el Estado Autonómico.

 

Por lo que se refiere al Estado Autonómico, creo que los actores políticos regeneracionistas deberían cambiar la concepción de que el autogobierno habría de aumentar ilimitadamente; por el contrario, en mi opinión, en el período que comienza, el objetivo político debería ser la coordinación del conjunto del Estado, la delimitación clara de las competencias estatales y autonómicas y el control por parte del Estado de materias que han escapado a su control, usurpadas por el nacionalismo etnicista, como la educación y la cultura.

Pero para realizar ese objetivo, el etnicismo del “fet diferencial” debe desaparecer. Cataluña es plural, y en su interior se debe hacer política educativa y cultural para ciudadanos libres y distintos, no para etnias que monopolicen el territorio y pretendan suprimir a las demás, mediante una educación y cultura monolingües.

Y, por otra parte, España también es plural, pero debe mantenerse unida, sin dejarse conducir a la destrucción por el particularismo etnicista. El perfil regeneracionista de España ha de ser el de una Nación compuesta por ciudadanos que se articulen en un conjunto integrado, con un interés general y un bien común que deben ser preservados y defendidos de particularismos etnicistas.

Tampoco se puede admitir la subsistencia del criterio de la insolidaridad, la idea de que España nos roba, y la concepción de que quienes pagan impuestos son los territorios, y no las personas.

Por último, el principio del autogobierno en la periferia está indisolublemente unido al del gobierno compartido en el centro, por lo que un Senado de tipo federal es vitalmente necesario para el país, a fin de evitar la tendencia al particularismo nacionalista y para fomentar el principio del interés general y el bien común del conjunto de los españoles.

 

El otro tema bàsico desde una perspectiva regeneradora, el del règimen electoral, también debería ser reformulado, modificando el vigente: creo que es necesario sustituir las provincias como distritos electorales plurinominales, con escaños cuyo número varía en función de la población, por distritos electorales uninominales con un escaño a repartir por cada ciento y pico mil habitantes, y hacer que la fórmula electoral sea mayoritaria a ese nivel local, aunque se complemente con un sistema proporcional correspondiente a una circunscripción nacional a la que le corresponda una minoría de escaños, a fin de salvaguardar la representación de las minorías.

Movimiento Ciudadano ha intentado formular una propuesta de modificación del régimen electoral que, al menos a mi, no me parece convincente, consistente en mantener distritos de cuatro o cinco escaños y elegir a diputados por esos distritos, dotados cada uno de esos diputados con poder de voto diferente, en función del número de electores que los haya votado. A mi eso me parece que transformaría el parlamento y la vida política en un galimatías, un sudoku permanente que invalidarìa la función representativa de los parlamentarios.

 

En mi opinión, y para formular provisionalmente esta propuesta embrionaria de Regeneración, creo que los dos asuntos esenciales a debatir y reformular, para salir del bache en que se encuentra el país, son el modelo de Estado Autonómico y el règimen electoral vigentes: o se empieza a incluir en la agenda de los actores políticos su tratamiento y modificación como prioritarios, o no conseguiremos enderezar el rumbo destructivo en que nos encontramos.

Ambos asuntos pueden ser modificados mediante una reforma constitucional no agravada del artículo 167 de la Constitución.

CAVILACIONES IMPROVISADAS

 

LUIS BOUZA-BREY, 27-1-15

 

¿Quedará el espacio político de la izquierda europea en manos del populismo?¿quedará el de la derecha en manos del antieuropeismo?

Estas son las preguntas que uno se hace ante los resultados de las elecciones europeas, los de las elecciones griegas, y el movimiento sísmico que se prepara en España.

Y la respuesta sintética que uno encuentra es que el buenismo multiculturalista, el relativismo y la parálisis institucional europea, sumados a la hegemonía del neoliberalismo durante décadas, la crisis de sus burbujas especulativas, y el anquilosamiento de la socialdemocracia, están produciendo este auge del populismo conservador y el del neocomunismo, el brote de yihad en las ciudades occidentales, y el peligro de derrumbe de la UE y de los sistemas políticos democráticos.

Si a todo esto le añadimos en España el crecimiento del particularismo etnicista en Cataluña y Euskadi y la crisis de Estado derivada del mismo, la implosión del PSC, la crisis del liderazgo del PSOE y la corrupción generalizada de los partidos fundamentales del régimen, uno intenta desentrañar en medio del caos cuáles pueden ser los “flotadores” a los que se puede asir el país, en este proceso de naufragio general.

Por eso, uno ve en “Ciudadanos” un elemento de esperanza, y en los movimientos de Susana Díaz en el PSOE, para reconstruir el liderazgo interno y externo del partido, dos de los “flotadores” en los que apoyar la regeneración de la vitalidad política del país, frente al prolongado período de degeneración que arrastramos desde hace varios años.

Por lo que respecta al PP, sería deseable que pudiera superar su crisis de inacción y corrupción, contribuyendo así al proceso de regeneración del país que resulta tan necesario.

El periódico “El Mundo” titula hoy una de sus noticias, “El PSOE sólo quiere ya a Susana Díaz como candidata“. Parece un titular muy rotundo, pero hace días que se observan movimientos en el sur, pues el PSOE no remonta en las encuestas, Pedro Sánchez manifiesta desorientación con Cataluña, declaraciones erráticas como las del Ministerio de Defensa o el art. 135 de la Constitución, y da, en general, la impresión de inconsistencia e improvisación. Sólo le faltaba perderse hasta con el GPS.

Por eso uno tiene la sensación de que el PSOE tiene prisa en asentar un nuevo liderazgo que frene la caída e impida que “Podemos” pueda continuar su construcción de hegemonía en la izquierda a su costa. Y Susana Díaz parece la persona adecuada para asentar el PSOE en la izquierda del centro, hacer políticas de Estado en Cataluña, antiterrorismo yihadista, posible reforma constitucional, entierro del sectarismo anti PP y definición, en general, de una orientación màs consistente y estable, y menos errática.

Parece indudable que “Podemos” está teniendo un efecto revulsivo sobre el sistema político, haciendo de catalizador de una reforma del régimen del 78, que, en mi opinión, debería enfocarse a la modificación de la fórmula electoral (arts. 68 y 69 de la Constitución, y ley de régimen electoral general) y del título VIII de la Constitución, referente al Estado Autonómico. Ambas reformas podrìan llevarse a cabo por el procedimiento de reforma menos rígido, y podrían lograr un consenso amplio de PP, PSOE, CIUDADANOS y UPyD, a fin de lograr un règimen más representativo y autèntico, que desmontara la oligarquía cleptocrática existente, y de vencer la perversión etnonacionalista del Estado Autonómico y las tendencias a la balcanización del país.

Un pacto de Estado por la Regeneración democrática y la reforma constitucional podría reducir el “efecto Podemos” a una dimensión asimilable, y evitar el derrumbe del Règimen reformándolo.

Susana Díaz podría ser la persona adecuada para desbloquear el PSOE y el sistema político. Me parece mucho màs deseable esta reforma que los inventos de “terceras vías” para satisfacer el nacionalismo etnicista, o el inmovilismo en la fórmula electoral actual, creadora de oligarquía partidaria, corrupción, y deslegitimación del sistema de libertades.

 

 

POSIBLE NUEVO ESCENARIO: MULTIPARTIDISMO Y REFORMA CONSTITUCIONAL

 

Luis Bouza-Brey, Cousas en 11-1-15

 

 

Comentario al artículo reseñado a continuación:

 

Albert Rivera” de la “UCI” política a seria amenaza al bipartidismo

 

Parece que al final la resultante de las próximas elecciones puede ser un sistema de cuatro grandes partidos (PP, PSOE, PODEMOS, CIUDADANOS) que tendrán que resolver el problema de la crisis institucional.

Excluyo a los nacionalistas, por ser unos de los principales causantes de la crisis y porque quieren resolverla mediante la secesión sediciosa.

Creo, por otra parte, que la crisis institucional tiene su causa en el régimen electoral y en el título VIII de la Constitución, referente al Estado autonómico. Ambos elementos deberían ser reformados, mediante el procedimiento de reforma no agravado.

Pero de los cuatro partidos, el PP no parece decidido a reformar estos asuntos, el PSOE delira con el federalismo asimétrico para apaciguar al nacionalismo ètnico, que terminaría de balcanizar el país; Podemos parece inclinarse por la ruptura de la Constitución mediante un proceso constituyente que liquidara la Monarquía, las relaciones con el Mundo Occidental y la UE, las relaciones con la Iglesia y el modelo económico, para aproximarnos al “socialismo bolivariano” de Sudamérica.

Ciudadanos podría defender una reforma esencial, pero limitada, de la Constitución, que acabara con la inercia o el delirio de PP, PSOE y nacionalismos; que pusiera límites al rupturismo de Podemos y que acabara con los dos aspectos disfuncionales del régimen político del 78 mencionados anteriormente.

Ese creo que podría ser su espacio político, que daría lugar a una estrategia de Pacto de Estado y de arrastre de PP y PSOE, así como de límite o rechazo del delirio nacionalista y de la extrema izquierda de Podemos.

Estoy convencido de que ese es el camino, para España y para Ciudadanos.

Que Rajoy, Susana Díaz, Pablo Iglesias y Albert Rivera —en posición final, pero quizá el más importante, junto con Susana Díaz— tomen nota, please.

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 709 seguidores