otros


Las condiciones de Ciudadanos para el pacto:

 

Me parecen correctas todas menos la de las elecciones primarias: se transforma una opción organizativa particular en requisito universal; se impone a otros lo que es una opción particular discutible.

Luis Bouza-Brey

Estos días se pone de manifiesto cada vez con más claridad que Pedro Sánchez constituye un peligro para el PSOE, para Cataluña y para España: iguala al PP y a Bildu en su rechazo a pactar con ambos; asume la pervertida idea del PSC sobre federalismo, que no es más que la aceptación del privilegio político, económico y étnico reivindicado por los nacionalistas a favor de su territorio y en contra de los demás, y que daría lugar a un confederalismo privilegiado, consistente en que Cataluña podría participar en el Gobierno español con rango desigualitario, mientras que el Estado y el resto de las Comunidades Autónomas quedarían vacíos de competencias sobre Cataluña; acusa a Rajoy de “atacar al catalán” por introducir en la legislación un porcentaje mínimo del 25% de castellano en la enseñanza en Cataluña, cuando la Constitución establece taxativamente que ambas lenguas son cooficiales en Cataluña; no entiende que quien ataca al castellano son los nacionalistas, por no “considerarlo una riqueza cultural para Cataluña”, usando sus propias palabras…etc., etc., etc.

En síntesis, Sánchez está haciendo más daño al PSOE, a Cataluña y a España, incluso, que Zapatero: dejar el PSOE en sus manos, o que el PSOE ganara las elecciones, locales, autonómicas o generales, bajo su dirección, sería un desastre más a añadir a su balance de resultados.
Por eso, comentando de pasada la noticia que estos días aparecía en “República”, sobre que se está preparando su sustitución por Susana Díaz, me interesa señalar que pocas alternativas más tiene el PSOE para salir del atolladero en que se encuentra: si Susana Díaz se desenreda de la corrupción andaluza y consigue formar gobierno en Andalucía, sería interesante que más adelante —ya en Julio— pudiera presentarse a las primarias y optar al liderazgo del PSOE. Por lo que se ha visto hasta ahora, no es partidaria de un nuevo Pacto del Tinell contra el PP, no es partidaria de privilegios etnicistas ni de traicionar las ideas socialistas con mandangas reaccionarias nacionalistas, parece propensa a grandes acuerdos de Estado para regenerar el país, y parece mucho más consistente que Sánchez.
Algo tiene que influir Ciudadanos sobre la regeneración del PSOE, a fin de evitarnos otro período de zapatetismo a todos los españoles.

La noticia de “República” a que he hecho referencia anteriormente se puede ver en este enlace:

Operación para investir a Susana Díaz y preparar su traslado a Madrid como líder del PSOE

 

Luis Bouza-Brey

Zarzalejos describe hoy en un artículo este fenómeno. Pero lo mismo sucede con UPyD, con el PP, y con el PSOE, caladeros desde donde afluyen intenciones de voto hacia Ciudadanos, según las encuestas.
Por ello, ya se va viendo como se desata una tormenta de rayos y truenos desde todas las direcciones, a fin de frenar este aumento constante de las intenciones de voto a Ciudadanos.
Lo que cabe preguntarse es si la tormenta tendrá un efecto relevante sobre este flujo actual y futuro. Y tambièn, sobre las consecuencias de un menor o mayor decrecimiento del aluvión hacia Ciudadanos.
Pero para detectar una respuesta es preciso indagar sobre las causas de este proceso:
La principal de ellas es que el régimen del 78 degeneró y agoniza, y a sus actores principales y secundarios se les considera responsables de la degeneración e incapaces de regenerarlo.
Veamos por qué:
En primer lugar, PSOE y PP llevan varios años enzarzados en luchas partidistas por alcanzar el poder a costa del sentido de Estado y del interés general, incapaces para alcanzar consensos en políticas de Estado y entregados a centrifugar éste para obtener apoyos del nacionalismo etnicista. Produciendo desgobierno y traicionando con ello los principios respublicanos y democráticos de libertad e igualdad, pervirtiendo y violando la Constitución y fomentando el fundamentalismo nacionalista y las propensiones a la desarticulación y balcanización del paìs.
En segundo lugar, IU-IC han jugado el papel de actores subordinados a estas políticas de PSOE, PP y nacionalistas, dejándose llevar por ellos a cambio de silencios y/o protestas retóricas intercambiables por pequeñas migajas de poder.
En tercer lugar, UPyD, que surgió como alternativa regeneracionista y tercerista ante este proceso degenerativo, se transformó en un engendro despótico y falsario, depurador de discrepancias internas y esterilizado para dar cabida e impulso a las fuerzas regeneracionistas existentes en el país. Su destino es la implosión e irrelevancia por arterioesclerosis y selección negativa de cuadros y afiliados.

El desarrollo de esta dinámica degenerativa del régimen del 78, bloqueado por efecto de mecanismos disfuncionales como un sistema electoral pseudorepresantativo, un modelo de Estado autonómico pervertido y destructivo, y una jurisdicción lenta, ineficaz y dependiente, ha llevado a la deslegitimación y desautorización del régimen y sus actores, y a la aparición de fuerzas emergentes como Podemos y Ciudadanos, para responder a la degeneración y el caos.
El movimiento del 15M, del que deriva Podemos, se desarrolló hace ya varios años, siendo dirigido por un sector de IU, descontento con su partido e influido por el socialismo bolivariano de Chávez y el castrismo. La orientación inicial de este movimiento fue revolucionaria, dirigida a acabar con el régimen del 78, y a modificar sus parámetros constitutivos, como el modelo económico, las alianzas internacionales de España, las relaciones con la Iglesia, y la Constitución.

Ciudadanos existe también desde hace años en el ámbito catalán, pero diversas contradicciones y conflictos internos le impidieron hasta 2014 adquirir el convencimiento de la necesidad de transformarse en un partido de ámbito nacional español y de difundir a este nivel su orientación reformista, laica, progresista y opuesta al etnicismo, por consiguiente. Por ello, su ascenso al àmbito político del conjunto del Estado se ha producido con un cierto retraso, ocasionando este desfase procesal de recién llegado que bebe de todos los actores, creciendo lenta pero inexorablemente, hasta límites todavía indeterminados, y causando graves preocupaciones a los demás.

Habrá que ver como evoluciona este proceso, pero no es descartable que la crisis del régimen y la desautorización de los demás actores lleve a Ciudadanos a transformarse en la Alternativa Democrática y Reformista al derrumbe del régimen y la desarticulación del Estado.
Si esto fuera así, como parece probable, Ciudadanos y España necesitan el máximo apoyo popular, para conseguir evitar los múltiples peligros que nos acechan.

Lean a Zarzalejos:

http://blogs.elconfidencial.com/espana/notebook/2015-04-28/podemos-se-desinfla-ante-ciudadanos_783614/

Es un poco hartante oír a todos los listillos y jetillas hablando de la discusión de los trenes de Alta Velocidad, que han sacado Ciudadanos y Garicano a la palestra. Lo peor es la falta de contexto, y que hablan (básicamente de oídas) sobre cosas que no tienen comparación. Desde el típico periodista que larga que el metro tampoco es rentable, como si Garicano hablara de rentabilidad financiera, hasta los que nos dicen que España es el segundo país con más AV, después de China. Como si España y China fueran comparables en las demás medidas.

Lo de la rentabilidad se lo dejaré a los economistas. Igual que lo de las circunstancias distintas de desarrollo ferroviario se lo dejaré a los trenólogos. Pero hay un contexto básico de población y de riqueza, que está al alcance de cualquiera, y es una comparación que tampoco suelen dar.

Hay 18 países que tengan en operación Alta Velocidad ferroviaria. Desde los 5 Km. de Dinamarca, hasta los 18.369 de China. Son, de más a menos kilómetros: China, España, Japón, Francia, Turquía, Alemania, Italia, Corea Sur, Taiwan, Uzbekistán, Austria, Bélgica, Holanda, Reino Unido, Polonia, Suiza, Noruega yDinamarca.

Si comparamos kilómetros por millón de habitantes, queda así:

alta-velocidad-por-habitante

Así que España es,, de lejos, el primer país del mundo en kilómetros de AV por habitante. El doble que el segundo. Y casi seis veces más que China.

La otra comparación evidente es los kilómetros de AV por la riqueza del país. Este gráfico representa los kilómetros de AV en operación, por cada millón de dólares de PIB anual de cada país. He tenido que quitar Uzbekistán porque se sañía del mapa y no dejaba ver a los demás. Algo raro pasa allí. Pero quitando esa anormalidad, España sigue siendo el primer país en AV, esta vez comparado con la riqueza total del país. No quedan muy lejos China y Turquía. Pero los países -digamos- normales gastan muchísimo menos en AV. Y eso, los que gastan algo, que sólo son 18.

alta-velocidad-por-pibAhora ya podemos atender la discusión con un mínimo de contexto. Y preguntarles a los que están a favor de tanta AV si piensan que en España somos mucho mas listos, y hemos visto lo que nadie más ve. O si tenemos una circunstancia que nadie más tiene.

Datos, simple Wikipedia:

 

Luis Bouza-Brey

 

La agonía del régimen del 78 hace tiempo que se veía venir. Lo preocupante, ahora, es la descomposición del PP, que parece como si pudiera explotar lo mismo que un globo. Y eso no es nada bueno: si los dos grandes partidos del régimen constitucional revientan, el futuro del país puede caer en manos de locos y demagogos de uno y otro signo, al estilo de lo sucedido en Italia, lo que abriría una etapa larga de fragmentación e inestabilidad o propensión a la dictadura.

Y eso es lo que hay que evitar, el hundimiento del sistema político hacia la anarquía o la dictadura, a causa de que nadie sea capaz de coger el timón con liderazgo, fortaleza y seguridad.

Uno cree que Rivera y Ciudadanos podrían desempeñar el papel de pivote en el que asentar el cambio, abriendo una etapa de transición y catarsis del país que pemitiera hacer limpieza, regenerar los órganos gangrenados y refundar el consenso para realizar las reformas constitucionales, económicosociales y culturales que posibilitaran a España enderezar el rumbo.

Pero para poder seguir este camino no traumático es preciso evitar que la pérdida del poder que va a afligir al PP lo lleve a la autodestrucción.

Hay que poner la vista en el PP y estar alerta ante el peligro.

Lean como ven en “Vozpópuli” la situación, aunque, en mi esquema, intento ir algo más allá.

Agonía del régimen de 1978 y descomposición del Partido Popular

 

 

 

Luis Bouza-Brey

 

La que se nos viene encima: no me extrañaría que Ciudadanos resultara ser el partido más votado, después de las próximas elecciones generales, visto lo que estamos viendo y lo que veremos.

 

El régimen del 78 huele a podrido, con los Pujol, los Chaves-Griñán, y los Bárcenas-Rato como aromas emergentes del pastel de la corrupción: a un pastel de rica miel, diez mil moscas acudieron…”

 

Pero lo ominoso resulta de que el régimen del 78 no tiene alternativa, salvo la de la reforma de algunos de sus elementos esenciales, como la fórmula electoral, el modelo de Estado autonómico, y el poder jurisdiccional.

 

Porque, ¿alguien cree que una República, un sistema de gobierno Presidencial, o un Estado centralizado servirían para superar el derrumbe político del país?

 

Yo creo que no, creo que la única opción viable es el reformismo, y me preocupa que tenga que ser Ciudadanos, que de hecho acaba de nacer, quien tenga que dirigir la refundación del régimen, pues también él mismo está refundándose.

 

Pero no hay otro actor posible, dadas la corrupción y deslegitimación de los fundadores del régimen en el 78, y la orientación destructiva de Podemos.

 

Por eso creo que Rivera y Ciudadanos deben ir con pies de plomo, y reclamar la ayuda de las élites y cuadros técnicos no contaminados que queden en el país: estamos comenzando una nueva era, un nuevo proceso de transición en un contexto de libertad que va a ser muy complicado.

 

Vean: Los españoles y el síndrome de la mujer de Lot, de José Antonio Zarzalejos.

 

 

 

Luis Bouza-Brey

Si se diagnostican correctamente los problemas que asolan al régimen constitucional español —el sistema electoral pseudorepresentativo, el modelo pervertido de Estado autonómico y el funcionamiento dependiente e ineficaz del poder jurisdiccional— la conclusión evidente es que es vitalmente necesaria una reforma constitucional para evitar su derrumbe.
Y si es inevitable una reforma constitucional que ha de ser urgente, ese objetivo ha de predeterminar las posibles alianzas de gobierno de un sistema de partidos fragmentado.
Por eso, suceda lo que suceda con los resultados de las elecciones a Cortes de finales de año, es preciso que programas y posibles alianzas políticas se orienten en la perspectiva de la reforma constitucional. El partido que desatienda esta orientación y se mueva predominantemente por el objetivo de consecución del poder en sí, estará atentando contra el interés general y malogrando una oportunidad histórica, como ya ha hecho el PP con su ceguera ante la necesidad de Regeneración y Reforma constitucional.
Hoy, Camacho roza de pasada esta cuestión, centrándose en el anàlisis de los movimientos internos en el PSOE.

VED: El “Círculo Podemos” del PSOE

 

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 758 seguidores