nazionalismo


Nota previa: Esta entrada no es para personas normales. Los lectores habituales de la plaza se la pueden saltar, sin perderse nada.

Los hijos de Arana han decidido convertirse en lavandería de terrorismo. Y están en plena fase de las gimnasias y contorsiones necesarias para ese ejercicio. Que, como hablamos de la mierda de ETA, no es ninguna broma.

Pero sí es peligroso en un país tan especial como España. Venimos de Franco, y estamos acostumbrados a la mono-opinión, y a la ausencia de todo argumento. Por ejemplo, si a un gobierno central -imaginariamente no simpatizante de ETA- se le ocurre una ley de educación para que las taifas incluyan en sus libros el punto de vista general, del país completo, el primer acto después de parir la ley será pactar que se exceptúan de su aplicacion aquellas taifas para las que estaba pensada la ley. El chiste se llama Partido Popular, y es una payasada muy graciosa.

La consecuencia es que todas las criaturas de Vasquilandia van a estudiar ahora un inconveniente que hemos tenido la mala suerte de sufrir — como quien tuvo que pasar una enermedad contagiosa, llegada del cielo no se sabe cómo:

Es una lata tener que escribir sobre lo obvio, y habrá que pedir disculpas al lector asombrado. Pero es casi obligado poner lo obvio en internet, porque es la única forma de que el cachorro de vascopiteko tenga alguna oportunidad de exposición a lo que piensa el resto de la humanidad. Al menos tiene la suerte de que el vascuence no está precisamente entre los idiomas más influyentes del mundo, ni más usados en internet. Así que usa el fundamentalmente español en la web, y se puede encontrar con sorpresas de las que hacen pensar. Como esta:

La violencia, y la gimansia del vascopiteko:

  • «La violencia económica menor: el carterista y la policía»
  • «La violencia económica mayor: Madoff y la fiscalía»
  • «La violencia sexual I: el violador  y la cárcel»
  • «La violencia sexual II: el pedófilo y la Interpol»
  • «La violencia organizada en Italia: la mafia y los carabinieri»
  • «La violencia organizada en USA: the mob and the FBI»
  • «Lo anterior, con ejemplos: Al Capone y Eliot Ness»
  • «La violencia doméstica: la mujer hostiada y el juzgado de violencia sobre la mujer»
  • «La violencia política: el terrorista y el estado»

Esquema muy sorprendente que se podría resumir de esta forma, posiblemente al alcance incluso para un descerebrado por la educación de Vasquilandia:

  • «La violencia terrorista: el terrorista asesina para imponerles a los demás sus ideas políticas; la justicia lo combate para impedir sus asesinatos»

Y el siguiente paso. Apenas un pequeño salto para la humanidad, pero todo un océano para los hijos (legítimos o bastardos) de Arana:

  • El paso del paleolítico al neolítico consiste en convenir que el “estado” tiene la exclusiva de la violencia. Y el paso del neolítico a la civilización, en que esa violencia está controlada por leyes (iguales para todos) y por jueces que la aplican.

¿Se entiende fácil, no? Pues que se lo expliquen a la encargada de la lavandería, Cristina Uriarte. La imagen es de El Mundo, que da más detalles del asunto (clic).

violencia-explicada-a-cristina-uriarte

Agradecimientos. Esta se la debemos a @omonsalvo.

omonsalvo-violencia-de-estado

Ya sabéis que una vez que consigo vencer mi pereza, me pongo a escribir en plan avalancha. Así que vomito esto después de un tiempo de darle vueltas.

Se trata de la noticia http://www.abc.es/espana/20140423/abci-arraiz-terrorismo-absuelto-sortu-201404231315.html (pongo el enlace de ABC para evitar cualquier suspicacia)

Digo que le he dado vueltas, porque es un tema muy hablado en este sitio y nada más lejos de mi intención que ser plomo, pero es que me parece un buen ejemplo de las tremenda dificultad que tiene la vertiente penal y censora de estos aspectos.

A pesar de que he buscado el auto de su señoría Iriarte, no he podido hallarlo por ningún rincón virtual. Pero bueno, con los fragmentos me hago una idea.

Y la dificultad se muestra en todo su esplendor con unas declaraciones tan escandalosas como las que en su día hizo Hasier acerca de que no se arrepentían de haber tomado el camino que tomaron hace 35 años. En clara alusión a la posición que adoptó HB en contra de la CE y a favor de mantener la lucha armada.

Dice su señoría en el auto de sobreseimiento (cabe recurso, no está todo el pescado vendido) que son ambiguas y desafortunadas. Y nos ha jodido que son desafortunadas… a lo mejor no tan ambiguas. Cierto es que el tal Hasier matizó sus afirmaciones diciendo que eran una valoración política del conjunto de la izquierda abertzale acerca de su decisión de mantenerse fuera del sistema y seguir reclamando los derechos del pueblo vasco (se le olvida a Hasier la forma que decidieron emprender para defenderlos).

Sin embargo, digo, a pesar de todo ello hay elementos suficientes para aplicar un in dubio pro reo. Y es esa matización alegando expresamente que en ningún momento pretendió hacer ensalzamiento del terrorismo etarra (recordemos que no había propaganda etarra en el acto donde realizó tales declaraciones) y que fueron respuestas espontáneas a dos preguntas realizadas en turno de intervenciones tras el acto. No parece pues, haber el necesario proceso de preparación de tales afirmaciones (también da que pensar lo que opina el muchacho cuando no lo asesoran sus abogados).

Dice su señoría que no podemos entrar en la psique del individuo, y que el delito de enaltecimiento es “especialmente doloso” (o sea que tiene que haber una intención clarísima del sujeto de cometer el hecho típico). Y tiene razón su señoría, porque hablamos de un derecho fundamental (ísimo) que no es otro que el de la libertad de pensamiento y expresión. Recuerda el juez que la ideología no está perseguida, y a veces – añado – es demasiado fácil confundir o fusionar ideología y asesinatos (aunque vayan tan de la mano, en ocasiones).

Cuando amenazamos con la coacción del Estado a emitir una opinión, debemos ser muy cautos, extremadamente cautos a la hora de limitar ese derecho (de concederle al Estado un gran poder).

Es muy complejo, porque a pesar de que tenga razón su señoría, también es cierto que se le olvida que el hecho de alegar que era una valoración política, no resta verdad al hecho de que hace 35 años, “aquella política” era fundamentalmente pegarle tiros en la nuca y poner coches bomba. Es difícil disociarlo.

¿Qué prefiero personalmente? ¿Que el poder judicial – actuando como contrapeso – haga una interpretación muy restrictiva de esa facultad legal, o que un fulano tenga la posibilidad de hacer una velada exaltación del pasado terrorista de un espectro político y después desdecirse?

Pues personalmente prefiero que el poder judicial actúe como contrapeso – aunque a veces pueda pecar por exceso de celo (como este caso) – a que tengamos unos jueces timoratos a la hora de defender las libertades públicas

Jodidos abogados ;-)

El desprecio hacio lo vasco es la expresion de vuestro sentimiento de inmigrante reciente. [–>]

Este pobre subni se quedó enganchado la primera vez que pasó por aquí — bajo el nombre, creo, de Kresala. Al final fue expulsado por su nivel excesivamente bajo, y sus comentarios pasaron a eliminación inmediata. Pero como estaba colgado, le dio por insistir. Cambiando de apodo y de email, para pasar el filtro. Así que tuve que poner un filtro más amplio, que puede pillar a gente que no sea él. Y por eso es solo moderación previa. Para poder liberar a quien haya sido filtrado sin ser el subni este. Pero hasta ahora no ha pasado nunca; solo le filtra él.

Así la cosa, no tiene más problema. Me llega el aviso, miro el comentario, y es muy fácil. El monstruito nunca deja lugar a la menor duda. Pero de vez en cuando dejo pasar alguno, como ejemplo de lo que hay en el submundo.

El desprecio hacio lo vasco es la expresion de vuestro sentimiento de inmigrante reciente.

¡Qué divertido! ¿Y qué pensará; que hemos formado un Club de Inmigrantes Recientes? ¿Y quién seríamos los miembros de ese club? Por ejemplo, Juan Nadie sería un Inmigrante Reciente en Escocia. Porque su “odio” (si la verdad histórica es odio) ha sido con los mitos escoceses. Yo debo de ser un Inmigrante Reciente  en Vasquilandia. Y los demás deben de ser Inmigrantes Recientes en el alcoholismo, porque sólo hablan de whisky y de whiskey.

Pero tenemos un pequeño problema. Que es el problema de siempre con los fantasiosos irracionales. ¿Qué quiere decir Inmigrante Reciente? Para el monstruito Kresala no significa nada que tenga que ver con un desplazamiento de un país a otro, con intención de domiciliación. Porque lo aplica, muy conscientemente, a gente que no viene de otro país.  Ni siquiera significa ser descendiente de los que hicieron un desplazamiento de ese tipo, por la misma razón. No; de sus vómitos anteriores queda claro que significa ser “no vasco”, en Vasquilandia. Donde “no vasco” sólo hace referencia a no tener las características de opinión que imagina que *deben* de tener los “sí vascos”.

Y aquí vemos una de las peculiaridades de la parla nazi. Vasco, y -por ejemplo- español no son dos términos similares. Español es, o adjetivo gentilicio, o definición legal. Vasco es otra cosa. Solo se puede definir, según el uso del subni,  como “comunidad de opinión”. Los que comparten un rosario concreto de majaderías.

¿Y qué nos importa lo que opine y sueñe un cafrecillo marginal como Kresala? Pues nos importa porque ese es el efecto del nacionalismo sobre los analfabetos. Que, gracias a la fantástica educación que tenemos en España, están dejando de ser marginales a una velocidad impresionante. El analfabetismo funcional generalizado parece el futuro inevitable — si no el rabioso presente.

Alguien señalaba que las crisis económicas ponen a los de derechas en contra de los inmigrantes, y a los de izquierdas en contra de las matemáticas. Y se puede imaginar que a los analfabetos en contra de ambas.

Pero si ser Inmigrante Reciente es salirse de una comunidad de opinión, por definición totalitaria (el vasco *es* tal y cual), entonces Inmigrante Reciente es la aspiración natural de cualquier librepensador. Una especie de extranjero, en el sentido de Camus. Es difícil inventar un elogio mayor. Y, con el mismo espíritu, ser “sí vasco” -en el sentido de Kresala. sería uno de los insultos más deprimentes que cabe imaginar.

Es la diferencia entre liberarse o no liberarse de la losa nacionalista (o de cualquier otra comunidad totalitaria de opinión).

http://plazamoyua.files.wordpress.com/2009/01/dolmen-pedra-gentil2.jpg?w=510

Para no analfabetos, Savater tiene un artículo reciente que habla de lo mismo. Pero en bién:

La pena es que no se puede formar el Club de Inmigrantes Recientes que imagina Kresalita. Porque club tiende a comunidad, y hemos visto que eso es de lo que se sale el Inmigrante Reciente.

Perspectiva. No pensemos en buenos (los que te gustan) y malos (los que no te gustan). Pensemos en abusones y abusados. Abusón es el que te usa sin tu permiso. Ilegalmente, en los casos graves.  Eso simplifica el problema. Y lo hace objetivo. Aunque no siempre te guste el resultado.

También evita cuentos. Como ese cuento, tan vasco hoy, del doble sufrimiento de los dos bandos. No, mira; tú has elegido asesinar, y tu asesinado no ha elegido nada. Tú podías no asesinar, y tu asesinado no ha podido evitarte. Solo hay un abusón ahí. Y ya puedes pensar en todo el dolor que quieras de tus familiares y allegados, que lo has causado tú. El asesino. No tu víctima.

Los abusones funcionan por el miedo. Y usan el miedo de ejemplo, para extenderlo. Saltemos de continente — incluso mental. La escaldalosa sentencia de Manning a 35 años en una prisión de las más putas, es dar miedo con el ejemplo. Para que no se les ocurra a otros denunciar lo que cualquier ser humano -simplemente decente- debe denunciar.

Pero hay buenas noticias. No siempre funciona, y con Snowden no está funcionando. Pero no será que no funciona por la ayuda de la prensa. Se comprende que no quiere convertirse en protagonista de la historia. El asunto es el espionaje masivo e indiscriminado. El asunto es que ese poder desmesurado en manos del ejecutivo acaba con cualquier sueño de “checks and balances”. Pero el asunto también es quitar el miedo como herramienta de ese ejecutivo abusón. Por eso hay que contar la historia de que no es cierta la imagen de un Snowden aislado en Moscú, a modo de un Kim Philby que muere prematuramente de soledad y alcoholismo.

Resulta que no sabíamos que Lindsay Mills, la novia de Snowden, está con él en Moscú. Desde junio. La imagen es de un fotograma del final de la película Citizenfour  [–>].

snowden-con-mills-en-moscu

Que se jodan los abusones y su miedo, que Snowden está de miedo en Moscú. Y no es precisamente un paria olvidado. Aquí se ve a los realizadores y algunos intervinients de Citizenfour, con la familia de Edward, en la presentación de la película en el Festival de Cine de Nueva York. Recibiendo un aplauso atronador.

citizenfour-presentacion

Así que aplaudir a Snowden, y por ejemplo ir a ver la película de Poitras, es un acto cívico. Se estrena de inmediato. Dos pájaros de un tiro.

Y volviendo a la vieja Europa -peor, a la vieja España- tenemos otra versión regional de los abusones, en pleno modo fascista. Cuando los nazis gobiernan un país independiente, soberano y eso, señalan los escaparates de los judíos.

escaparate-jude

Es muy práctico. Les dice a los arios a quién no comprar. Al menos, a los arios de tendencia nazi. Y qué escaparate romper cuando haya un poco de jolgorio en la calle.

Cuando el paisito en el que gobiernan los nazis no es independiente, tiene que soportar unas leyes de tipo democrático. Y entonces no puedes poner la marca del oprobio sin permiso de dueño judío de la tienda. Pero tiene arreglo. Visitas a los comerciantes arios, y les explicas las ventajas -sobre todo de seguridad- de pagar una moderada “voluntad” a cambio de poder ostentar la marca que dice: a este no le hagas boicot ni le jodas la luna.

nazis-en-catalunha

Los etarras lo han practicado con gran éxito en Vasquilandia. En los pueblos de mayor ambiente vascopiteko. Pero la imagen de arriba, de Libertad Digital [–>], es de Barcelona.

Lo de los escaparates nazis lo ha traído Dani (@jodi_endo). Gracias.

Ya siento repetirlo tanto.  Pero es difícil decir más, con menos palabras.

¿Todavía creéis que los podéis controlar?

Plazaeme se ha registrado con los nazis, para teneros informados.

plazaeme-registrado-con-los-nazis

Fuente de las noticias (y fotos) sobre Snowden:

Hay un vídeo corto de Poitras, muy ilustrativo. Les enseñan uno de los documentos filtrados por Snowden a dos ingenieros alemanes, de una empresa de internet por satélite. En el que se explica cómo son espiados (sale el nombre de uno de ellos), para poder entrar en sus servidores y tener acceso a sus clientes.

Otra recomendación. Revista digital que han montado, a raíz del caso Snowden, Glen Greenwald y Laura Poitras. Con muchos otros.

Y después de colocada la última placa, habría que hacerle un monumento a COVITE.

Ayer vi The Railway Man. No puede dejar de acordarme de nuestra actual situación “post-bélica” (es una manera edulcorada de mentir). Y de los amables reconciliadores y verificadores internacionales, Madinas, y otras gentes peculiares. Y como es un ejemplo de la vida real, tal vez haya por ahí algún subni o canalla al que le sea útil visualizar que solo cabe reconciliación a partir del reconocimiento de la realidad. Llamada, víctima y verdugo. Y ni siquiera el mero reconocimiento -sin contricción- es suficiente para obrar milagros. El final de The Railway Man lo muestra bien claro. Pero al menos le da una oportunidad, y a veces ocurre.

Dicen que es necesaria la “reconciliación”. Los reconciliadores, los etarras, sus amigos, y sus futuros amigos. Y parecen hablar de una reconciliación por decreto. Ya se la pueden ir metiendo por donde les quepa. Reconciliar es algo que solo puede ocurrir entre personas, y de una en una. Lo suyo recuerda a los bautismos colectivos de moros tras la reconquista. Pero no está mal mostrarles una reconciliación de la vida real, para que -como primera medida- empiecen a contemplar la posibilidad de dejar de torcer las palabras.

Por supuesto recomiendo la película entera, y no sólo su “spoiler”. Porque lo que importa es lo que conduce al final. Básicamente, desnudar la verdad. Sin eso, nunca habrá tal final.

Yo he conocido algunos hijos de los prisioneros guerra que cayeron en Singapur. Ingleses y holandeses. Sus padres ya habían muerto – mucho después de acabada la guerra. Y los hijos podían convivir con el pasado. ¡Qué remedio! Lo que no podían es sentarse a comer en una mesa con un japonés. Precisamente porque reconciliación no casa con decreto.

Este breve video tutorial apunta cómo se evita. La explicación al completo, en The Railway Man [–>].

 

Siento no haber encontrado una versión en vascuence. Por si alguien tiene problemas con las lenguas “imperialistas”. Para el que no tenga manías con esos idiomas tan poco “propios”, pero le cueste entenderlo, pongo la transcripción. Y los traductores habituales en línea lo dejan más o menos bien.

J- I am sorry.

So sorry.

I don’t want to live that day anymore.

I- Neither do I.

Dear Mr. Nagase, the war has been over for many years. I have suffered much.

But I know you have suffered too. And you have been most courageous and brave in working for reconciliation.

J- Sorry.

I- While I cannot forget what happened in Kanchanaburi, I assure you of my total forgiveness.

Sometime the hating has to stop.

Y la clave viene de una frase, anterior, que no sale en este corto:

J- They lied to us.

No es imposible, y esta peli lo demuestra. Aunque nadie espera algo así de los muy satisfechos verdugos vascos. Pero mientras tanto, aunque  cabe -más o menos- una fría y educada convivencia de vecindario , lo que no cabe es la fantasmagórica reconciliación de la que hablan sus portavoces políticos.

Marod

No siempre os puedo dar la contraria. La noticia es enervante.

Para mí que al Fiscal del TS le gusta caza menor, más concretamente los “faisanes”: http://www.lne.es/espana/2014/05/13/ts-revisa-hoy-recursos-sentencia/1584406.html

Hay un par de cuestiones que me llaman poderosamente la atención de la noticia (que puede tener una repercusión tremenda), a saber:

* El fiscal dice ahora que en la causa de la AN acusó por el título de condena del 576 CP por colaboración con terrorismo – atentos todos, que tiene guasa – por orden expresa del fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce. Esto delirante, legal, pero delirante. Me explico.

El Ministerio Fiscal tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley, de oficio o a petición de los interesados, así como velar por la independencia de los Tribunales, y procurar ante éstos la satisfacción del interés social (S/ Ley 50/1981). Tiene cojones que el tío que supuestamente debe promover la defensa de la legalidad y la independencia de los tribunales acuse de un delito “porque se lo ha ordenado su jefe”.

Digo que es legal porque “El Fiscal General del Estado ostenta la jefatura superior del Ministerio Fiscal y su representación en todo el territorio español. A él corresponde impartir las órdenes e instrucciones convenientes al servicio y al orden interno de la institución y, en general, la dirección e inspección del Ministerio Fiscal.”
Pero vamos a ver, hay una imagen equivocada (fruto de las pelis americanas) de que el fiscal es el que acusa. Y no es así, coincide en la mayoría el papel de acusación, pero realmente la función del MF es velar por la legalidad. Y tiene un papel que es esencial para el Juez, que es el de acusar.

Sin acusación no hay causa. El principio de contradicción exige que haya una acusación para que pueda haber juicio. O sea, imaginaos la importancia de un fiscal independiente. Pero no sólo eso. El título de condena vincula al juez. Me explico otra vez.

Si la acusación en una causa solicita (título de condena) que te empuren por un delito de hurto, el juez únicamente puede decidir si eres culpable o no y que graduación de condena te coloca. No puede decidir que eso no es hurto, sino robo con agresión porque le vincula el título de condena. En ausencia de acusación particular, podéis haceros una idea de lo que pinta un Fiscal en una causa (casi todo).
Bueno, pues ese tío con tanto peso es un subordinado del Fiscal General, que -tatachán- lo nombra el Gobierno. Eso sí es separación de poderes!!. De flipar en colorines.

* El argumento de que no había intención de colaborar con actividades o fines de la banda sino la de no entorpecer el proceso de paz, ergo de terminar con ETA, es de mirar a tu alrededor buscando la cámara oculta. ¿Cómo? ¿What the fuck? que diría un inglés. Vamos a ver.
A mi me parece bien que el proceso de paz, o normalización o como hostias lo quieran llamar incluya ciertas acciones que he defendido en otras ocasiones: dejar de aplicar Parot, acercamiento de presos, legalizar partidos en unas determinadas condiciones, incluso siendo generosos aceptar esos comunicados del colectivo de presos como arrepentimiento y aplicar los beneficios penitenciarios comunes. Vale.
Pero joder, dejar impune actos tipificados de extorsión me parece ya una perversión abyecta del Estado de Derecho. Es el mayor reconocimiento de un auténtico precio político por dejar matar.

Que no se olvide el TS de que, como instancia mayor, sienta jurisprudencia. Porque si aceptamos ese argumento, ¿Qué impediría a cualquier persona obstaculizar la acción de la justicia alegando que no pretendía colaborar con ETA, sino ayudar al “proceso de paz”?

Lo siento por esos dos policías, que seguramente estarían cumpliendo órdenes, pero lo justo sería condenarles por el 576 CP. Además, ellos deberían saber que ciertas órdenes no se pueden cumplir.

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 616 seguidores