mar


Willis Eschenbach acaba de publicar un artículo en WUWT con una anécdota extraordinariamente significativa. Significativa para la sección buscando la prueba del Calentamiento Global Acojonante. Porque esa es la gran pregunta que los alarmistas del clima no contestan nunca. Lo que suelen hacer es disimular soltando humo. Los modelos climáticos. Pero en este caso que proporciona Eschenbach -una comunicación entre el capo alarmista Trenberth y un científico con curiosidad- tenemos la respuesta que no es humo, sino la prueba concreta perfectamente medible. Y además, sería una prueba incuestionable -digamos la prueba definitiva- si no se tratara de una mentira. El nivel del mar.

Viene de una comunicación por email entre Kevin Trenberth y otro científico que le ha proporcionado el intercambio a Willis, pidiendo mantener el anonimato.

From: “Kevin Trenberth” <trenbert@XXXXX.edu>
To: “Dr XXXX” <xxx@xxx.xxx>
Sent: January XX, 2011 X:XX PM
Subject: Re: warming

Dear Kevin,  

Thank you for your prompt reply. I’m 62 and now semi-retired. I’d like to  bring myself up to speed on global warming, which I read is one of the great catastrophes of our time. You describe rising sea levels as being the evidence for man caused global warming. It had been my understanding that sea levels have been rising steadily for thousands of years and now at a very slow rate. I know there’s been a huge increase in man’s CO2 in the heavy industrialisation since World War 2. How has this increase in man’s CO2 effected sea levels ? 

The rates have not been steady and picked up markedly in the mid 20th century and even more since 1990 or so. CO2 has been increasing since 1750 although mainly since 1850.

Negrita y subrayado son míos.

Resumiendo, en traducido.  El interlocutor le dice a Trenberth que ve (de comunicaciones anteriores) que considera la subida del nivel del mar como *la prueba* del calentamiento producido por el hombre. Pero  que esa subida lleva ocurriendo miles de años de forma constante, y es pequeña. Y Trenberth le contesta que no es constante, y que se ha acelerado notablemente hacia mitad del siglo XX, y más aun desde 1990. Y que el CO2 aumenta desde 1750, aunque sobre todo desde 1850.

Willis Eschenbach demuestra con datos y gráficos que Trenberth está contando algo que está muy lejos la realidad. La “prueba” prueba lo contrario de lo que pretende probar. Recomiendo leerlo [–>]. Con Jevrejeva, Church y White, y Cazenave. Nivel del mar y tasa de cambio. No se puede pedir más.

Pero se puede ir un poco más allá. Para ver que Trenberth está exponiendo, no sólo una pipa, sino que refleja muy exactamente lo que debería de ser … y no es. Lo que debería de ser, si la teoría alarmista fuera correcta. Esa “notable aceleración hacia mitad del siglo XX” que no tiene el nivel del mar, es la que sí tiene el CO2.

nivel-del-mar-jevrejeva-y-trenberth

Podemos mirar  los mismos datos desde 1880, que parecen más fiables por la disminución de los subibajas. Y parecen seguir una tendencia bastante monótona, con una ligera variación cíclica.

nivel-del-mar-jevrejeva-2014-y-co2

La “prueba” de Trenberth del efecto del CO2 sobre el calentamiento global es una perfecta prueba de lo contrario, en realidad. Hay que reconocer que hablamos de 2011, y que hay estudios y mediciones nuevas desde entonces.

Nota 1: La línea de puntos del segundo gráfico, que parece una línea recta de tendencia, es una polinómica de segundo grado.

Nota 2: El nivel del mar sí debería de ser la medición incuestionable donde se podría medir el cuento del calentamiento global. Los océanos guardan el 90% del calor del sistema. Cualquier variación en la cantidad de calor del sistema climático va a parar el mar en un 90%, y hace cambiar su volumen (y el nivel del mar).  Pero lo que vemos en los datos del nivel del mar es que este puede subir (y bajar) con mucha independencia del nivel de CO2.

Puede ser que la medición no sea lo suficientemente precisa como para ver esa influencia. Puede ser que la influencia sea demasiado pequeña como para que se note en una medición así. Pero Trenberth creía (en privado) que era “la prueba”, y no es “la prueba”. Seguimos buscando la prueba.

Nota 3: La subida del nivel del mar según Jevrejeva 2014 (lo más nuevo, y presumiblemente lo mejor que hay) es muy constante desde 1880, y a una tasa como de 19 cm por siglo.

Nota 4: Más info sobre Jevrejeva 2014 y enlace al estudio:

Fuente original de la idea, Eschenbach en WUWT:

A veces hay lectores amables y silenciosos que mandan cosas. Hoy, Joaquín. Parece parte de las filminas de una charla. Y es una idea muy buena, por su simplicidad.Los efectos más visibles del “cambio climático”, son los glaciares y el nivel del mar. Siempre los citan. Especialmente ahora que hay La Pausa (en las temperaturas). Dicen: -Mira, el calentamiento sigue, porque se sigue derritiendo el hielo, y sigue subiendo el nivel del mar-.

Estupendo. ¿Y por que no miramos la relación del CO2 con los efectos más llamativos del cambio climático? Especialmente interesante ahora que no está subiendo la temperatura.

Pongo un enlace al PDF, que desglosaré más abajo en fotos.

Pero Joaquín me ha dado la idea de hacer un gráfico con lo mismo. La peña sabe que me divierte, y me lo perdonará. He pensado en un gráfico con sólo el nivel del mar y el CO2. ¿Por qué? Porque el nivel del mar tiene los dos componentes. Sube por dos motivos: El deshielo de los glaciares, y el calentamiento del agua del mar. Así que ahí lo vemos todo de un solo golpe. Y porque me parece más representativo -aunque menos espectacular- el CO2 acumulado, que el emitido.

Impresionante.  Hasta 1950, el CO2 subía poquito. Y el nivel del mar llevaba un ritmo que no le preocupaba a nadie. No hay ninguna mención a ese “problema” en esas fechas. A partir de 1950 el CO2 acumulado en la atmósfera pega un acelerón. Y el verderío acojonado. Pero …. ¡el nivel del mar sigue al mismo ritmo nada precoupante, sin enterarse de que el CO2 ha acelerado en un “sprint”!

nivel-del-mar-yco2

Nota: la linea recta de puntos es una polinómica de segundo grado sobre los datos del nivel del mar. Si tuviera una aceleración, se vería cóncava.

Añadido posterior para Antonio (aka “un físico”), pare ver si el efecto logarítmico del CO2 cambia la curva:

nivel-del-mar-jevrejeva-y-co2-en-vatios

El PDF de Joaquín, en 4 fotos. Muchas gracias.

 

joaquin-lo-que-nunca-explican-1

joaquin-lo-que-nunca-explican-2

joaquin-lo-que-nunca-explican-3

joaquin-lo-que-nunca-explican-4

Añadido posterior enviado por Joaquín para los comentarios:

 

joaquin-extra

Otro añadido enviado por Joaquín:

Hola de nuevo:
Adjunto una muestra de registros individuales de retracción de glaciares, algunos de los dados por Oerlemans, para que los utilices si lo crees conveniente.
Sigue con salud y gracias por tu dedicación
Joaquín
———————————————————————-

Algunos datos individuales de retracción de glaciares, existentes en la literatura científica.

Tal como apunta plazaeme, se utilizan cuadros y  pinturas históricas, descripciones literarias, y  registros geológicos y dendrocronológicos .

Imágenes integradas 1

Imágenes integradas 3

Imágenes integradas 4

Imágenes integradas 5

Imágenes integradas 6

Imágenes integradas 7

Imágenes integradas 8

Imágenes integradas 9

Añadido para Antonio. Nivel del mar junto a forzamiento CO2 exresado en vatios por metro cuadrado:

nivel-del-mar-jevrejeva-y-co2-en-vatios

A veces aparecen puntos de sensatez en la ciencia del calentamiento global. Pero no los vas a ver reflejados ni en la tele ni en tu periódico favorito. Una pena, porque es la única forma de tener el consuelo de comprobar que el sentido común también funciona en lo del clima, lo msimo que en cualquier parte fuera de la mecánica cuántica.

Tampoco hay que pensar mucho para darse cuenta de algo huele a podrido si te dicen que va a haber X calentamiento, el calentamiento no aparece, y luego te largan como excusa que es que el calentamiento se lo comió el mar. Puede ser, claro. Cuando no conoces un sistema, casi cualquier cosa puede ser. Pero esas disculpas “ad hoc” hay que cogerlas con pinzas, porque son exactamente lo mismo que el marido diciendo “esto no es lo que parece, querida”, para explicar la presencia de una amante desnuda en la cama del matrimonio.

 

he-sido-infiel

Era alucinante. La tempeatura del planeta se mide en condiciones más o menos aceptables en el aire -a cierta altura- desde 1979, y en el borde superficial de los océanos -desde 1981-. Ambos con satélites. Y el calentamiento que se ha medido ahí es como la mitad del calentamiento que debería de haber habido según la teoría del IPCC. Y nada en los últimos 15 años. ¿Dónde está el calor del calentamiento global? Si falta la mitad, la teoría tiene un problema. Muy serio. Y cuanto más dure “la pausa”, más serio el problema.

Es casi de libro saber la respuesta. No es lo que parece, querida. El calor está, o donde no lo medimos, o donde las mediciones son tan chungas que cualquier cosa puede valer. ¡En el mar! Y nos chupamos  el dedo.

Miden la temperatura de los océanos, más o menos decentemente, desde el año 2003. Hasta 2.000 metros de profundidad (con mayor frecuencia hasta los 700). Y el “más o menos decentemente” tiene cifra: 3.000 boyas. No es difícil hacerse una idea de la calidad que le exigen a una medición así, si se piensa que pretenden medir un calentamiento en el orden de la milésima de grado centígrado al año. Unas centésimas en unas cuantas décadas.

No es broma. Siempre dan la medida en unas unidades que no te dicen nada. Porrillones de julios. Pero si lo traduces a grados centígrados, como hizo Lucía Liljegren en este gráfico, el resultado es 0,09ºC en los últimos 50 años, para la capa de 0 a 2.000 metros.

lucia-liljegren-calor-del-mar-en-temperatura

¿Y cómo lo medían antes de 2.003, y esas 3.000 boyas? ¡Ah!, con termómetros y cables desde algunos barcos. Acojonante.

Y luego se han buscado otra disculpa más, también en el mar. ¡El calor está mas abajo, donde no se mide! Por debajo de los 2.000 metros. Ahí se ha escondido el calentamiento global. O la mitad de él.

Pero resulta que se acaba de publicar un estudio, con nuevas mediciones, que pone esas disculpas muy en cuestión. Y no tanto porque te vayas a creer esta medición más que las anteriores, sino porque tiene la decencia de señalar lo obvio. No tenemos un sistema de medición capaz de decir nada al respecto.

Viene de investigadores del MIT y de Harvard.

La figura clave (18) es esta:

wunsch-heimbach-2014-f18

- Según esto, el calentamiento global no se habría escondido en el fondo del mar. Mide un ligero enfriamiento en lugar de calentamiento. Pero yo tampoco me fiaría de esta medición más que de las anteriores.

- Respecto al calentamiento en la capa superior, sí mide un calentamiento entre 0 y 700 metros, pero dice que es mucho menos que en las mediciones anteriores.

- Sobre “la pausa” en el calentamiento, señala que las incertidumbres hacen imposible saber si la explicación es que el calor se está yendo al mar durante ese período.

Resumiendo. Que el -puedo explicarlo, querida-, son palabras. Pero no están basadas en ninguna realidad medible. Nullius in verba.

Estos resultados difieren de otras estimaciones (ni siquiera les llama “mediciones”) en detalle y en valores numéricos, pero probablemente no es posible determinar si alguna es correcta, con los datos existentes.

Citemos a la siempre sensata Judith Curry:

El fondo del asunto es este, que repito de la entrada previa sobre Ocean heat content uncertainties:

Contando todo, yo no veo un argumento muy convincente sobre el secuestro del calentamiento en el mar.

Fuentes:

 

Esta noticia es típica del problema que representa el cuento del calentamiento gobal. Que no es el calentamiento mismo, minúsculo y muy probablemente beneficioso, sino los efectos secundarios del cuento. Si toda nuestra energía -mental y económica- en pro de la limpieza y cuidado de la naturaleza, se dirige al “problema” equivocado, quiere decir que estamos dejando abiertos todos los huecos para que los problemas de verdad metan goles a placer. Por ejemplo, si le llamas “contaminación” al gas de la vida (el CO2), y dices que va a traer el fin del mundo como lo conocemos, la consecuencia inmediata es que te dejas de preocupar por la contaminación de verdad. O por la sobre-pesca, que puede ser igual de perjudicial.

Willis Eschenbach nos trae en WUWT [–>] este estudio, recién publicado, sobre la salud de los arrecifes de coral del Caribe.

Desde hace tiempo se ha considerado que el cambio climático es el principal culpable de la degradación del coral. Aunque supone una amenaza seria por poder hacer los océanos más ácidos y provocar el blanqueamiento del coral, este estudio muestra que la clave del declive del coral en esta región ha sido la disminución del pez loro y de los erizos de mar — los principales pastadores o ramoneadores (come-hierbas, vaya) del área.

Los alarmistas del clima hacen en este asunto el habitual razonamiento de bombero torero. Hay un calentamiento (minúsculo) y un aumento del CO2 (real). El CO2 produce acidificación en el agua. Es imaginable (pero no bien medido) que el CO2 y el calor sienten mal al coral. (Y también es imaginable lo contrario, con mediciones -igualmente malas- en sentido contrario). Luego la pérdida de buena parte de coral en el Caribe se debe a nuestras emisiones de CO2.

Y así, de paso, nos olvidamos de los pequeños detalles que puede observar cualquiera que pase por los arrecifes de coral del mundo, y observe. Por ejemplo, que en las zonas deshabitadas -o incluso simplemente no “turistizadas” ni industrializadas- el coral no parece tener el menor problema. A pesar de convivir con el mismo CO2, y el mismo “calentamiento global”.

Reefs protected from overfishing, as well as other threats such as excessive coastal pollution, tourism and coastal development, are more resilient to pressures from climate change, according to the authors.

Eso está dicho de una forma bastante retorcida. No es estrictamente mentira, pero sí es muy engañoso. Porque los arrecifes que no padecen sobre-pesca, ni contaminación, ni “desarrollo” costero, no es que sean “más resistentes” al cambio climático; es que ni siquiera se han enterado. No hay ningún motivo para pensar que se estén “resistiendo” al cambio climático, y no -por ejemplo- “disfrutando” de él.

Los autores del estudio, que han recopilado datos de otros expertos en 90 sitios a lo largo de todo el Caribe, lo dicen bastante rotundamente:

La fascinante del cambio climático es que resulta una excusa para no hacer nada (con el coral).

Y se podría hacer, si nos dejamos de chorradas.

Fuentes de la noticia:

jevrejeva-et-al-2014

Global and Planetary Change

Trends and acceleration in global and regional sea levels since 1807

S. Jevrejeva, J.C. Moore, A. Grinsteda, A.P. Matthews, G. Spada

 

 

Svetlana Jevrejeva es una figura curiosa en el mundillo del cambio climático. Alarmista de palabra hasta decir basta … y sin embargo definitivamente respetable como científica. Quiero decir que nadie le ha sacado ninguna guarrería en los trabajos  / datos que presenta. Al contrario, gozan de mucho crédito. Y ha hecho muchos. Con las palabras es otra cosa. Por ejemplo, te puede mencionar una aceleración -con palabras que entenderá cualquier periodista-, justo después de decirte que esa “aceleración” no tiene el menor significado porque depende enteramente del trozo que hayas elegido para mirarlo. Pero esto último no lo dice con palabras como para periodistas de los de medio ambiente.

No es broma:

Para que los periodistas lo entiendan:

We calculate an acceleration of 0.02 ± 0.01 mm·yr−2 in global sea level (1807–2009).

Y para que los periodistas no entiendan que lo anterior es irrelevante:

Fig. 15 reveals that during the past 203 years there are several time periods with positive and negative sea level accelerations, suggesting that a wide spectrum (from 10 to 100 years) of variability influences estimates of sea level acceleration, and this leads to uncertainty in the quadratic fitting of the GSL depending on the time period selected.

Parece lista, Svetlana. Luego comentamos eso con dibujitos. Pero para que quede clara la idea, la aceleración medida por Jevrejeva entre 1880 y 2009 es veinte veces menor que la citada entre 1807 – 2009. Y medida por mi (es solo aproximado), entre 1900 y 2009, sale una aceleración negativa. Desde 1930, muy negativa.

El mensaje fácil. Este era un estudio muy esperado, actualización del suyo de 2006 — y usando más estaciones. Y parece cerrar un debate que había sobre la diferencia entre las estaciones que miden las mareas en la costa, y lo que miden los satélites desde 1993. En el trazo grueso de los 20 años de los satélites dan el mismo resultado.

La medición de la subida del nivel del mar tiene mucho morbo. Aparte de que nos guste la mar. Porque a falta de calentamiento les queda la alarma de que nos vamos a ahogar; porque es muy difícil de medir (los datos son un lío de cuidado); y porque -de ser una medición de confianza- sería la medición perfecta para hacerse una idea de si el “calentamiento global ” es un problemón, o una coña marinera. Al nivel del mar le afecta tanto el calentamiento mismo del mar (donde dicen que se esconde el calentamiento que no medimos en el aire), como el deshielo de los glaciares. O sea, que le afecta el calor de todas partes. Es perfecto para mirar si se nota ese “calentamiento antropogénico”.

¿Desde cuándo se debería de notar? No es fácil encontrar un gráfico que lo represente con claridad, pero sí he encontrado uno en la web del payaso de John Cook (el del 97% del consenso). Lo sacan de Wigley y Santer 2013, A probabilistic quantification of the anthropogenic component of twentieth century global warming. Solo le he cambiado el color y el grueso a la línea (rosa) que representa el efecto antropogénico en el clima, según teoría calentóloga.

forzamiento-antropogenico-climaLa idea es clara. Hacia 1970 ocurre algo tremendo, un calentamiento espcectacular por nuestra culpa, que se debe de notar en el clima. Si se mira en el nivel del mar, se debería notar un subidón. Pero como ya venía subiendo desde mucho antes, y el efecto aumenta con el tiempo,  se debería notar un acelerón a partir de 1970 aproximadamente. ¿Se nota en los datos de Jevrejeva? ¿Tiene algo que ver con la aceleración que menciona para los periodistas de medio ambiente y los políticos, o esa aceleración mencionada es completamente irrelevante, como expone con perfecta claridad para la gente que tiene cuidado al leer?

Eso es lo que vamos a ver.

En el gráfico general del estudio se ve muy claro que después de hacia 1860 la subida del nivel del mar tiene variabilidad, fases de aceleración y de deceleración. Parecen intuirse los ciclos climáticos en los alrededores de 60 años que se ven en otras partes del sistema. Pero si no es una línea recta con vaivenes, cuando cambia la tendencia descendente acusada, se le parece un montón.

jevrejeva

Los autores proporcionan sus gráficos, pero no los datos en número. Se puede hacer algo digitalizando el gráfico, y sacando los números de ahí. Bastante trabajo en este caso. Un comentarista de WUWT -AJ- nos lo ha ahorrado [–>].  Pero contrastando las cifras que da Jevrejeva con las que salen de la digitalización, se ve que esta es muy útil.

Jevrejeva mide la aceleración con un “quadratic-fit” (una polinómica de segundo grado en Excel).

jevrejeva-desde-1880

A destacar. El 0,001 sale 0,0009. Casi lo mismo. No hay ojo-lince que pueda decir que eso no es una línea recta (sin aceleración). Normal, 0,001 es casi cero, y seguro que muy inferior que el margen de error. No da el margen para esta medida concreta, pero comparando con otras se puede deducir.

Se destaca en el gráfico, con la línea vertical, el año 1970. Ese momento especial donde los humanos empezamos a pervertir el sistema climático a modo. ¿Alguien podría señalar alguna diferencia entre antes y después en el gráfico?

Puede tener interés el resultado desde 1900. Para ver que esa “aceleración” imposible de distinguir de cero (de no-aceleración) depende enteramente de momento en que se empiece a medir.

jevrejeva-desde-1900

Una “desaceleración” igualmente imposible de distinguir de cero, pero en todo caso mayor que la “aceleración” que había midiendo desde 1880.

Hay otra fecha interesante desde la que se puede ver. 1930. Porque como llevamos cumplidos 40 años desde el tremendo efecto del hombre en el nivel del mar, puede ser curioso mirar los 40 años anteriores y los 40 posteriores juntos. Y eso es mirar desde 1930. Además, coincide que es la fecha en la que ya hay un número de estaciones de mareas suficiente por el mundo, en vez de estar concentradas en Europa y USA. Es algo más realmente global.

jevrejeva-desde-1930

Ahora la curva sí es una curva, en lugar de una recta. Pero una curva de franca desaceleración, no en aceleración. ¿Quiere eso decir que el “calentamiento global” está haciendo descender el nivel del mar? Seguro que tampoco. Seguro que se trata, una vez más, del efecto de los ciclos (naturales) entre el punto inicial y final. Pero lo que sí es seguro es que con los datos de Jevrejeva no se ve el efecto del CO2 en el clima. Ni ningún “efecto antropogénico”.

Sobre la correspondencia entre lo que miden desde estaciones de mareas y desde satélites, con estos datos en la mano, es cierto.

jevrejeva-desde-1930-y-1993

3,1 mm/año es muy compatible con lo que dan los satélites (3,2) [–>]. Lo que no es tan compatible es que los datos de Jevrejeva hablan de un parón en la subida desde 2003 (solo llega hasta 2009). Podría recordar al “parón” en el calentamiento global. Pero lo dudo.  La impresión es que los satélites han empezado a medir en un momento muy bueno para producir miedo. Y que ese momento tal vez se haya acabado. Mala suerte. Igual hay que “descubrir” alguna corrección nueva.

Son de especial interés los comentarios de “Greg” en el hilo correspondiente de WUWT

Añadido. Sobre el payaso de Cook y el 97%,  y el lío en el que se han metido, ver Rud Istvan en Jo Nova:

 

The Conversation es una publicación financiada por las universidades de Aberdeen, Birmingham, Bradford, Bristol, Cardiff, City, Durham, Glasgow Caledonian, Goldsmiths, Lancaster, Leeds, Liverpool, Nottingham, The Open University, Queen’s University Belfast, Salford, Sheffield, Surrey, UCL y Warwick.  Se podía esperar que conocieran un poco la obra de Darwin, más allá de la evolución de las especies.

Paul Kench es profesor de la School of Environment en la Universidad de Auckland.

the-conversation-atolls

Los nuevos descubrimientos sugieren que, más que tratarse de masas inertes de rocas que serán tragadas por el aumento del nivel del mar y erosionadas por las tormentas, estas islas son estructuras dinámicas que se pueden mover, o incluso crecer, en respuesta a los cambios del mar.

La negrita es mía. El resto es ecologismo posmoderno, literal, del artículo citado – del que nos enteramos por WUWT [–>].

Se refiere a los atolones coralinos. Y la idea de su formación y existencia se le ocurrió a Darwin en 1832. Antes de haber visto ninguno. El almirantazgo había establecido el estudio de los atolones como uno de los objetivos científicos del viaje del Beagle. Y Darwin imaginó la solución del misterio cuando todavía estaban en Sudamérica, antes de poderlos estudiar. Cuando tuvo oportunidad, comprobó que los datos encajaban en su idea. La publicó en 1842, dentro de uno de los tres volúmenes sobre Geología que escribió a raíz del viaje.

¿El misterio? Son islas con estas características:

  • Sólo hay en los trópicos, o muy cerca. El más septentrional está en 28ºN, y el más boreal en 29ºS.
  • Casi todos tienen forma de anillos, con una laguna en medio.
  • Casi todos están en el Pacífico o el Índico.
  • Están concentradas en algunas zonas, que coinciden en tener mucha actividad volcánica.
  • Casi todos están a ras del nivel del mar.

La solución ya tenía unos primeros pasos dados, que Darwin llevaba entre sus libros. De las órdenes del almirantazgo:

The circularly-formed Coral Islands in the Pacific occasionally afford excellent land-locked harbours, with a sufficient entrance, and would be well adapted to any nice astronomical observations which might require to be carried on in undisturbed tranquillity. While these are quietly proceeding, and the chronometers rating, a very interesting inquiry might be instituted respecting the formation of these coral reefs …. A modern and very plausible theory has been put forward, that these wonderful formations, instead of ascending from the bottom of the sea, have been raised from the summits of extinct volcanoes … [–>]

Faltaba el mecanismo. Darwin lo dibujó así:

darwin-arrecife-y-atolon-coral

Un volcán submarino crea una montaña. En aguas calientes, el coral forma un arrecife barrera en su costa. y luego, el propio peso de la montaña va haciendo que se hunda lentamente en la corteza terrestre submarina, dejando el atolón de coral de forma circular.

NOAA tiene un dibujo más fácil.

atolones-formacion-0

Y hoy es bastante fácil capturar distintas fases del proceso, que sigue ocurriendo:

Isla de Moorea:

atolones-formacion-1

Isla y atolón de Maupiti:

atolones-formacion-2

Atolón Toau:

atolones-formacion-3

Y ahora llegan los alarmistas del clima a descubrir que … ¡¡¡se trata de un proceso dinámico!!! No jodas. Y a concluir que dado que casi todos los atolones están a ras del nivel del mar, y que el nivel del mar tiene la mala costumbre de cambiar con sorprendente descaro, desde siempre, tal vez haya alguna relación y resulta que el atolón sigue el subibaja del mar. Han descubierto a Darwin, tú.

Bien, una vez que los alarmistas dejan de negar a Darwin, todo el problema sería saber a qué velocidad vertical puede crecer el coral. Según la página del NOAA [–>], hasta 10 cm. al año.  Y se sorprenden de que una subida del nivel del mar actual de 3 mm. al año, y disminuyendo, no esté haciendo que se hundan los atolones.

Con estos ecologistas bueyes aramos.

Y ya que hablamos del arrecife de coral, echemos un vistazo más cercano.

arrecife-minerva

A menudo está literalmente cuajado de cosas muy ricas.

arrecife-minerva-ostras

Como se sabe, los maníacos del calentamiento global han depositado todas sus esperanzas en que el próximo El Niño, que posiblemente ya ha empezado sus primeros pasos, tenga la fuerza suficiente como para acabar con la famosa “pausa” que padece el calentamiento global. Lo necesitan con urgencia. La teoría del achicharramiento por CO2 (la manía) dice que el calentamiento no se pudo notar hasta 1945, más o menos. No había suficientes emisiones. Y los datos, con todo lo masajeados que estén, no ven calentamiento entre 1945 y finales de los 70s. Ahí empezó el calentamiento global.

Y de repente, la pausa.

Primero, la negaron. Diez, doce años de pausa en el calentamiento, y decían que no había. El informe IPCC de 2007 no la mencionó. Y los maníacos atacaban a cualquiera que osara señalarla. Tiene guasa que le llamen “negacionista” a quien señalaba una pausa que sí había, y no le llamen “negacionista” a los que negaban una pausa como la copa de un pino. Pero ahora ya no han podico ocultar que no llega al 2% el número de modelos climáticos capaces de producir una pausa de 17 años. Y ni uno solo que la pueda producir durante 20. Señal de que los modelos no están reflejando el mundo real, por mucho que digan que están “basados en la física”.

Y eso, a pesar de que los modelos cambian. Intentan que no se distancien demasiado de la realidad, una vez que se conoce. O una vez que llega el futuro que habían predicho tan mal. Y los mejoran corrigen. Pero la realidad es muy complicada, y la mejora corrección no la puede abarcar entera. Como tienen un paradigma equivocado, si mejoran corrigen por una esquina del tablero, lo empeoran por la otra. Por eso la calentología nunca avanza. Ver [–>] y ver [–>].

Esto ya es una imaginación mía. Creo que la pausa que negaban los que nos llaman “negacionistas” era tan importante, que en la última generación de modelos climáticos se obsesionaron con ella – a pesar de negarla. Y para justificarla tuvieron que estropear otra esquina del tablero. Más importante.

La clave de la temperatura global está en la superficie del mar. Le “robo” a Bob Tisdale este gráfico, de aquí [–>]. Lo rosa es añadido mío. Representa los modelos de la generación de los que se usaron para el IPCC de 2007, y la del 2013.

modelos-climaticos-diferencia-generacional

La diferencia que yo veo es esta. Los modelos anteriores (2007, azul) apenas se separan de la línea de tendencia. Es un calentamiento monótono y sin historia. Porque no ha habido volcanes, que era la única causa de variabilidad significativa que contemplaban en el clima. En los modelos más actuales (2013, verde) han incluído cierto efecto de los ciclos oceánicos (que también negaban hasta ahora). Y eso les ha permitido que se refleje una pausa. O una “pausita”, al menos.

El problema es que al conseguir una pausita, y tener esa “chepa” en la segunda mitad de la serie, también han aumentado la tasa de calentamiento. O sea, que en ese sentido, en esa esquina del tablero, lo han estropeado. En lugar de arreglarlo.

Pongo en este gráfico la diferencia antiguos / nuevos modelos (sólo la línea de tendencia), y su comparación con la realidad. Pasando de “la pausa”.

modelos-climaticos-diferencia-generacional-y-realidad

Tratar de “encajar” una pausa en los modelos ha sido mal negocio. Les ha salido muy pequeña; 7 años en lugar de 17. Y ha hecho que el calentamiento real sólo sea el 52% del calentamiento de los modelos, en vez del 57%.

Y ya que estamos, veamos esa diferencia entre los modelos y la realidad, repartida por “los siete mares”. Es curiosa. El gráfico muestra, en cada cuenca oceánica, el porcentaje de calentamiento real respecto del calentamiento predicho para esa zona por los modelos. Llama la atención que un gas esencialmente bien repartido produzca unos errores tan mal repartidos. ¿Puede ser que el mundo de los modelos tenga muy poca relación con el mundo real?

modelos-climaticos-realidad-en-7-mares

Hay que pensar que el Atlántico Norte y el Ártico son lo mismo. Al Ártico le llega el agua (y el calor) casi exclusivamente del Atlántico Norte. Ahí, los modelos aciertan bastante. De hecho dan menos calentamiento del realmente producido. En el resto de la tierra, son un verdadero desastre.

Lo mismo, en mapa, quedaría así.

  • Rojo: algo mas de calentamiento que el previsto por modelos
  • Verde: la mitad o menos del calentaminto predicho.
  • Azul: enfriamiento, en lugar de calentamiento, y en la misma cantidad.

modelos-climaticos-realidad-en-mapa-7-mares

Y en números (de Bob Tisdale, enlace citado). CMIP5 son los modelos última generación.

Datos CMIP5 Observado Porcent
Global 0,161 0,084 52
Atl. N 0,188 0,232 123
Atl. S 0,161 0,065 40
Pac. N 0,194 0,066 34
Pac. S 0,14 0,042 30
Índico 0,169 0,097 57
Árt. 0,106 0,121 114
Ant. 0,041 -0,047 -115

 

Si este El Niño que se espera no consigue acabar con “la pausa”, tendremos que el calentamiento global ha durado unos 20 años, y el no calentamiento global (la pausa), otros 20. No podrían decir que “la pausa” es demasiado corta como para tenerla en cuenta. Que es lo que dicen ahora. Porque entonces se podría decir lo mismo del calentamiento global, si ha durado lo mismo. De ahí que todas las miradas estén puestas en El Niño.

Pero cuando arreglan una esquina del tablero, estropean otra. Porque el paradigma no funciona. Y si nos quedamos sin el icono de “la pausa”, señalaremos otro icono mejor: El calentamiento es la mitad. Y hablamos de más de 30 años, que incluyen todo el “calentamiento global”.

Judith Curry (soy fan) tiene una entrada sobre si se acaba o no se acaba el icono anterior:

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 555 seguidores