maldito vascuence


castanuelas

Un amable y nuevo comentarista insiste en la pesadilla de siempre, en una entrada de hace tiempo [–>]:

En primer lugar debo decir que comprendo las palabras de Iñigo. Expresan una idea loable y respetable; mantener una lengua viva como parte de la cultura de un pueblo no puede ser malo y por tanto debe ser bueno protegerla y apreciarla. ¡Desde luego!

Sólo es un problema de metáfora bastarda. “Lengua viva”. En cuanto digas lo-que-sea, vivo y propongas mantenerlo vivo, resulta automático concluir que hacer eso es  bueno. Añade la barbaridad de llamarle cultura a un idioma, y ya es la pera. “Mantener vivo”, y además “cultura”; ¿se puede pedir más en el departamento de bondades universales?

El nada pequeño problema es que un idioma no es un ser vivo, así que no se puede “mantener vivo”. Se puede, sí, mantener en uso. Pero es que a “mantener en uso”  no se le ha perdido nada en el departamento de bondades universales. Mira:

– En primer lugar debo decir que comprendo las palabras de Iñigo. Expresan una idea loable y respetable; mantener un instrumento musical (clavicémbalo, castañuelas) en uso como parte de la cultura de un pueblo no puede ser malo y por tanto debe ser bueno protegerla y apreciarla. ¡Desde luego!

¡Desde luego que no! Es difícil encontrar una idea más estrafalaria que pensar que fuera bueno obligar a las bandas musicales a emplear el clavicémbalo y las castañuelas, para “mantenerlas vivas”. Porque son parte de nuestra cultura. Y ya puestos, ¿por qué no inducir a la gente a tener y a usar de vez en cuando una capa española o un mantón de Manila? ¿Acaso no son también parte de nuestra cultura? No se sostiene.

Por lo demás, un idioma extraño y no “materno” es sin duda parte del bagaje cultural de una persona. Pero no todos los idiomas por igual, puesto que los hay más cultos, y más rústicos. Y el vascuence está muy cerca del último lugar en esa escala. El que no lo entienda, porque con la coña de las lenguas hemos montado un pollo de narices y nos perdemos, que piense en una biblioteca. No es igual de “cultura” tener en una estantería las obras de Virgilio en latín, que las de Francisco Ibáñez en español.

asi-que-cultura-eh

El idioma que habla una gente no es parte de su cultura, mientras no confundamos cultura con folclore. La cultura -si tiene alguna- se expresa en un idioma, pero no es el idioma. Aquello que tienen todos los grupos humanos, pero en formas diferentes, es el folclore. Viene del germánico volk, a través del inglés antiguo folc y del moderno folk, y hace referencia a lo que distingue un “pueblo” de otro.

DRAE, folclore:

Conjunto de creencias, costumbres, artesanías, etc., tradicionales de un pueblo.

Cultura viene del latín (cultus), y significa cultivar. Y cultivar es lo contrario de lo que se hereda sin esfuerzo alguno. Sólo un asno, con mucho espíritu y voluntad de ignorante, puede confundir folclore con cultura. Tu idioma es parte de tu folclore, como tu boina. Los que aprendas de extra sí son parte de tu cultura.Pero no de un modo igualitario. El griego clásico cuenta mucho más que el vascuence.

Y aun dentro del folclore, lo hay con mayor y menor gracia. Por ejemplo, este folclore es de una vulgaridad de apabullante:

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2008/04/tamborrada_arrantzale.jpg?w=510

Está feo señalar, pero hay culos mucho más sugestivos.

sevillanas

En resumen. “Salvar lenguas” no tiene nada de bueno, en general. Puede ser más o menos interesante para sus hablantes … siempre que el ejercicio no les esté distrayendo de cultivarse. Pero confundir folclore con cultura sólo le sirve al que no quiere saber nada de la cultura.

Vascuence por saco

No puede faltar la recomendación de siempre:

Luisa Delgado

Ayer presencié en pleno centro de Bilbao una conversación de lo más surrealista entre una madre y sus hijos.

La madre estaba hablando todo el rato en euskera, pero los niños (de unos 8-9 años) todo el rato en español. Se supone que las conversaciones se mantienen en el mismo idioma, aunque ambas partes conozcan los 2 idiomas. Ayer fue la primera vez que ví una conversación en 2 idiomas y cada una de las partes empleaba el mismo idioma. Es cómo si estoy con un inglés lo que es de esperar es que o bien él hable conmigo en español para entendernos o bien yo hable con en él inglés para poder entendernos, pero a nadie se le pasa por la cabeza que yo hable en español todo el rato con él y él en la misma conversación conmigo en inglés simultáneamente.

De este hecho deduzco un incansable esfuerzo en vano de la madre para que sus hijos hablen en euskera y que sea su lengua materna cuándo lo niños consideran el español su idioma materno y se negaban a hablar euskera.

El sectarismo nacionalista llega ya a a tal punto de intromisión de la esfera privada que parece ser que hay que hablar ahora a los niños en euskera para no ser señalados. Ya no vale con decir la palabra Estado para evitar España(es decir, negar una realidad que duele a los nacionalistas por mucho que se empeñen), ya no vale solamente con escribir Bizkaia y no Vizcaya, ya no es suficiente con cometer la herejía de escribir con CH y no TX(he visto palabras escritas en español cómo “txula”, “txina”, ridículo porque se supone habrá que adaptar las normas del idioma que se emplee). Ahora se ha dado un paso más en la imposición de la cosmovisión nacionalista, una forma sutil de poner la estrella de David. Este fanatismo ha llegado a una locura de manicomio que daría risa por el sufrimiento que ha causado en la sociedad vasca. Curioso que los que han causado tantísimo daño a la sociedad vasca sean quienes se les llena la boca con que la defienden. No defienden a la sociedad vasca, lo que defienden es su régimen totalitario.

Da pena ver cómo la Villa liberal se ha convertido en un pueblo estancado de provincias. Una ciudad profundamente aldeana y enferma, dónde la libertad brilla por su ausencia a favor del provincianismo. Una ciudad estancada cuya área metropolitana lleva décadas teniendo el mismo tamaño y que hace lustros que no hay una gran inversión industrial, decenas de miles de jóvenes cualificados han emigrado a Madrid por la escasez de oportunidades de la Villa, pero de eso no se dice nada porque no interesa. Y una sociedad fanatizada y totalitaria no es un lugar acogedor para emprendedores.

Es triste el sectarismo nacionalista del endiosado Iñaki Azkuna(de ésto también habría que hablar), Azkuna el Incuestionable, que cambió el nombre de calles de Bilbao a su traducción en euskera sin importarle que muchos bilbaínos no saben euskera o que eso supone una dificultad para el turista que llega a Bilbao, tanto que quieren convertir Bilbao en un centro turístico. También fue vergonzosa la hipocresía de Azkuna que prohibió una manifestación del Foro de Ermua en Bilbao cuándo jamás prohibió en vida las miles de manifestaciones convocadas por el entorno etarra. Tampoco el alcalde Azkuna en vida hizo nada para prohibir las choznas del entorno filoetarra que hay siempre en las fiestas de Bilbao. Es cómo si unos pedófilos pusieran una chozna en las fiestas de Bilbao y la gente consumiese con toda la felicidad del mundo. Sería repugnante, ¿verdad? Pues así de enferma está la sociedad vasca con los filoetarras que no se inmuta con los asesinatos que han causado esta banda de psicópatas.

Imagina un humano típico y normal del planeta tierra. De hoy, o de cualquier pasado. Y a ese tío le preguntas por un idioma, y por motivos de orgullo al respecto. Pero haces tus apuestas antes de oír su respuesta. ¿Qué apostarías? Probablemente que es un motivo de orgullo porque lo habla mucha gente; porque es muy internacional; porque tiene una literatura extensa y apasionante; ideas en esa línea. Y cuando te contesta que la gente debería sentirse orgullosa de ese idioma porque sólo se habla en un sitio muy pequeño, supongo que es inevitable pensar que estás ante un tonto del culo. Y será así, pero el caso es que estás frente a la sociedad vasca.

Sólo un 7% de la gente en Vasquilandia cree que la proposición anterior es una perfecta majadería, y la mitad de ellos con la boca pequeña.

euskera-actitudes-y-opiniones

Sí, es verdad que lo que es idiota en primer lugar es la pregunta. Pero en un sitio tan pequeño nos conocemos todos, y nadie espera una pregunta no idiota del Gobierno Vasco. No hay sorpresa. No es excusa.

Por cierto, en este nuevo dispendio de los nacionatas, un “estudio” llamado Euskera, actitudes y opiniones [–>], la respuesta idiota anterior es una de las que alcanza mayor consenso. Luego ya vienen una serie de contradicciones de órdago. Pero era de esperar, con la muestra de inteligencia que hemos visto.

Por ejemplo, el 93% está de acuerdo en que la gente debería poder elegir el idioma que prefiera, siempre que respete el de los demás. Todo el mundo es muy bueno. Sin embargo, el 87% opina que es muy importante que la gente que sabe vascuence tenga la oportunidad de usarlo donde le pete. ¿Y no se dan cuenta de la contradicción entre ambos deseos?

Pongamos Bilbao. Según el Gobierno vasco (y según cualquiera con orejas funcionales), en Bilbao ocurren un 3% de conversaciones en vascuence [–>]. Pero la población que “se considera esukaldun” (o la considera el GB) es el 24% [–>]. La única forma de que usen el vascuence, donde quieran, es que lo hablaran los que no lo hacen. Que sería, exactamente, que dejaran de elegir el idioma que prefieren. Si no, no hay manera.

No podía faltar la pregunta fascistoide.

¿Saber vascuence es imprescindible para poder considerarse totalmente de aquí?

Quieto, para el carro. Para poder. No se trata de que uno sea de aquí, o de otro sitio; como quien es gordo o flaco. Se trata de que uno pueda considerarse de aquí. Que tenga permiso. Y además, totalmente, o no tan totalmente. Es la esencia del fascismo.

Pues agárrate, que llega el fascio. Hay tantos que aplauden esa idea (45%), como los que la rechazan (45%). Pero no sólo es fascio; hay un montón de borregos. (Es sabido que lo primero no funciona si lo segundo). Porque si el 45% cree que es imprescindible saber vascuence para poder considerarse de aquí, y sólo el 24% lo sabe, resulta que hay un 21% de subnormales que no se pueden considerar totalmente de aquí. Ya es malo que sientan que no les dan permiso. Pero mucho peor es que se lo crean y lo asuman.

Clic para fuentes.

euskera-actitudes-y-opiniones-2

euskera-actitudes-y-opiniones-3

La encuesta tiene una preciosa fase como de La casa de la pradera, o de ¡Qué verde era mi valle! Con preguntas del estilo de:

– ¿Qué te viene a la cabeza al oír la palabra Euskera?

-¿A la cabeza?

– Sí, hombre; amor, alegría, esas cosas.

Por ganas de vomitar no preguntan. EL grupo más grande es la suma de aquellos a los que no les viene nada a la cabeza (7%), o no sabe no contesta (20%). Al 22% les viene mi tierra, Euskalherría (no la tuya, mamón). La alegría y el amor se queda en un 10%. Tiene trabajo por delante el Gobierno Vasco. Hay que darles más dinero.

Pero pueden estar satisfechos. La ingeniería social funciona. No en el sentido de que el vascuence se hable, que no se habla una mierda [–>]. Pero sí en el sentido de idiotizar a la sociedad, y acomplejarla … ¡con una lengua marginal y básicamente ágrafa! Enhorabuena. Misión cumplida. Tiene mérito.

Y los siguientes pasos quedan muy claros, viendo las cifras. Lo de hablarlo ya se ha visto que no sube. Pero la opinión va como la espuma. Y tiene margen para insistir y mejorar. Por ejemplo, ya hay, pero sólo hay, un 13% de fenómenos que no hablando ni papa de vascuence, se sienten más “identificados” con el vascuence que con el castellano. La cifra sale de cruzar dos estudios. 24% son euskaldunes [–>]. En esa versión optimista del GB de la “euskaldunidad”. Eso quiere decir que un 76%, ni castaña. Pero sólo un 63% se sienten más “identificados” con el castellano. 76 – 63 = 13%. No está mal para los primeros 30 años; pero hay que subirlo a mucho más del 50%. Hay que conseguir que la gente se “identifique” mayoritariamente con lo que no habla, ni hablará [es la tendencia –>].

Lo peor, tal vez, es lo de la “lengua propia”. Hay que mejorarlo con urgencia.

euskera-actitudes-y-opiniones-4

El resumen del resumen de la encuesta sería: Vascuence, ¿cuál es la actitud y opinión de la sociedad vasca? R: Que lo aprendan y lo usen; pero que sean otros.

Por cierto, la noticia del engendro sale en todos los periódicos. En ninguno encontaréis el enlace al documento.

Vascuence por saco

Ah, y se me pasaba. Con el éxito de la ingeniería, van suavizando el mensaje. Lo de Euskara; actitudes y opiniones es bastante neutro. El anterior se llamaba: Actitudes y prejuicios de los castellanohablantes hacia el euskera. Como ya opinamos que es imprescindible para poder sentirse totalmente de aquí, se sienten magnánimos, y a los prejuicios han pasado a llamarles opiniones. Es lo que tiene portarse bien.

euskera-actitudes-y-opiniones-5

En el circo de los payasos ya no nos sorprendemos de nada. Pero a veces hay que pararse a pensar lo que se lee para disfrutar de las majaderías en todo su esplendor. Habrá que sacarle partido a los payasos para hacer unas risas, ¿no?

payasos-multilinguisticos

La foto y los textos son de EFE. Clic en la imagen.

Pues resulta que hay algo o alguien que se llama multilingüismo cuyos intereses quieren defender.

– ¿Por ejemplo, menda, que está siempre molestando a los lectores de la plaza con cosas en inglés?

Nein. Creo que los payasos de refieren a otro multilingüismo. A fenómenos como el quéchua, el aymara o el náhuatl, pero en versión europea. Y lo de “multi” está un poco traído por los pelos. No piden que en las áreas donde gobiernan se hablen muchos idiomas. Al contrario, hacen esfuerzos imposibles para que se hable sólo uno. El vascuence de turno. Es hacia afuera, a los demás, a los que les quieren dar por saco con lo “multi”.

El Gobierno vasco, la Generalitat de Cataluña y la Xunta de Galicia han acordado, en el transcurso de una reunión celebrada en Bilbao, coordinar sus esfuerzos para defender los intereses del multilingüísmo en el Estado español y en Europa.

Según han explicado, su objetivo es promocionar el uso del euskera, el catalán y el gallego y “visibilizar”, de esta manera, el valor del plurilingüismo en el Estado. [–>]

No se entiende nada. ¿Los “intereses del multilinguismo” son invisibles, y lo quieren corregir? ¿O es que la gente en el resto de España no aprecia un valor imaginario, y hay que cambiar la apreciación de la peña? ¿De la peña de España? Pero si se quieren separar de España, ¿para qué cojones quieren que los españoles cambien?

Pero la gran pregunta para los entretenidos artistas del circo sería qué pasa con los “intereses del monolingüismo”, y el “valor del monolinguismo”. Valor que se puede medir perfectamente: hace que se entiendan entre sí, hablen o no hablen sus vernáculos marginales. ¿Que dirían si alguien se asocia para defender esos intereses contrarios, y ese valor — bastante más evidente?

No hace falta saber lo que dirían, porque sabemos lo que dicen. Bastarrika mismo:

Un bilingüismo real y equilibrado requiere una sociedad integrada por ciudadanos bilingües, aunque sean bilingües pasivos; no nos podemos plantear que el conjunto de la sociedad domine el euskera, pero quien lo entiende ya está permitiendo que, el que así lo desea, pueda vivir en euskera. Esta pedagogía social hay que hacerla constantemente desde las instituciones, sobre todo con respecto a la comunidad monolingüe [–>]

O sea, que los “intereses del monolinguismo” no cuentan. Y que su valor (perfectamente medible) hay que “devisualizarlo”.

Será según ellos; pero no necesariamente según los demás. Si no hubiera habido una tendencia al monolingüismo en España -y ha sido más moderada que en otros países europeos- estos idiotas no estarían defendiendo el multilingüismo. Hablaría cada uno su vascuence, y no se entenderían. Nadie habla muchas lenguas para hacer la misma función que se puede hacer con una. Y de ahí viene el batúa … ¡o el castellano!

Bastarrika tiene un libro que se llama Babel o barbarie. De donde se deduce que le llama barbarie al imperio Persa, a Grecia, Roma, Italia, Francia, Alemania, Reino Unido, España, etc. Y el colmo de la no-barbarie debe ser ¡Nueva Guinea Papúa! Esperemos que no se entere de la fuerte sospecha entre los antropólogos sobre la no erradicación completa de la antopofagia allí. Lo mismo decide importarla también. Puede llegar pensar, no sólo que es muy civilizado, sino que como ya tenemos cierto ambiente de proclividad a la violencia, un pasito más sería fácil. Y luego hacemos museos de la paz … y la gastronomía.

Vascuence por saco

La gente simple juzga a los gobiernos en función de la proximidad ideológica. Les parece bien el gobierno si es “de los míos”, y mal si es “de los otros”. Es uno de los efectos típicos de la ideología sobre la inteligencia. La anula. Y luego hay gente convencida de que la ideología no es un problema por si misma. Angelitos.

La menos simples tiran de olfato. Se fijan en el olor del gobierno. O mejor dicho; en el hedor. Porque es muy difícil que un gobierno huela bien, por aquello de la putrefacción del poder; pero sí puede tener intensidades de hedor muy muy diferentes. El problema con el olfato es que hay que acercarse demasiado. Y eso es peligroso con la podredumbre. Contagia.

Por suerte, hay otra vara de medir. La mayor o menor presencia de conejos mágicos, y el entusiasmo por cazarlos.

conejo-chisteraEl conejo es un problema artificial, pero imaginariamente gravísimo. Y la magia es una estrategia muy costosa para solucionarlo … que nunca puede funcionar. El tipo de trucos prodigiosos que producen revoluciones permanentes y guerras eternas. Y su gracia es que permiten extraer recursos de la plebe; sin plazo límite, y sin mayores protestas. Sin plazo límite, porque la estrategia no puede producir la victoria. Y sin protesta, porque la gente imagina que es un problema muy gordo que hay que combatir con el mayor entusiasmo. Estamos hablando de la piedra filosofal de la demagogia, a la que algunos le llaman política.

obama-war-climateEs cierto que 1984 tuvo una intuición acertadísima del futuro. Pero inevitablemente arcaica, porque Orwell no pudo imaginar que se podía llegar a lo mismo, de forma incruenta. Sin cadáveres, y sin combate físico. Basta con el combate mental. Pero se puede ver el acierto, quitando la sangre de esta descripción de Wikipedia [–>]:

… en un mundo de guerra perpetua, vigilancia omnipresente del gobierno y manipulación pública … bajo el control de una élite privilegiada que persigue el individualismo y el pensamiento independendiente como “crímenes de pensamiento”.

¿Alguien puede pensar a estas alturas que la Mamoncracia puede ganar la “guerra contra la droga”? Ni de broma. Y sin embargo, no se nos ocurre la simple idea de abandonar esa guerra. Mucho menos se nos ocurre pensar la cantidad de recursos que se liberarían, o de sufrimiento que se evitaría. ¿Y qué pasaría si los que se quieren drogar, se drogan? Pues que tendrían acceso a un producto mucho más barato y sin adulterar. Y que nadie se lo daría a los niños en las puertas de los colegios; por el mismo motivo que no les dan alcohol, café, o tabaco.

¿Alguien puede pensar a estas alturas que la Mamoncracia puede ganar la “guerra del vascuence”, y conseguir cambiar la lengua de Vasquilandia? No se lo creen ni los asnos que dirigen el combate. Pero parece prohibido pensar la simple idea de abandonarlo, y de liberar con ello un montón de recursos e imbecilidades. ¿Y qué pasaría si no habláramos vascuence? Pues lo mismo que ya pasa ahora. ¡¡¡Nada!!!

Del famoso cambio climático ni hablemos. ¿Tú has tenido algún problema con el clima, diferente de los que tenían -por ejemplo- tus abuelos? Por otra parte da lo mismo si te crees lo del IPCC (que no hay especial motivo). En Europa podemos empobrecernos todo lo que les apetezca a los ecolos, sin que se vaya a notar en las emisiones globales. Y los chinos e indios, inteligentemente, ya han dicho que nanai del Paraguay.

emisiones-co2-usa-europa-china-indiaResumiendo. Si no quieres acercarte demasiado para notar el hedor del gobierno, puedes mirar desde más lejos el tamaño del conejo que asoma por la chistera. La versión gráfica del hedor.

Supongo que se trata de la misma estrategia que se suele describir con la metáfora de llevar a una rana viva al hervor.

rana-hirviendo

Supone la metáfora que si metes la rana en agua hirviendo, pegará un salto y se escapará. Pero que si la metes en agua fría, y la vas calentando con la suficiente parsimonia, la rana no se dará cuenta del cambio … hasta que la palma. Lo que no explica el cuento, porque no hace falta, es que hay que partir de que la rana sea subnormal. Y la gran discusión científica versa sobre esa alegada subnormalidad de las ranas. ¿Lo son?

El primero en intentar averiguarlo fue el fisiólogo alemán Friedrich Goltz, en 1869. Descubrió que si no descerebras previamente a la rana, esta salta de la piscina cuando el agua llega a unos 25ºC. Pero que si le estropeas suficientemente el cerebro, no hay ningún reflejo que le salve del hervor [–>].

rana-hirviendo-2

Como los nacionalismos españoles son poco posteriores a Goltz, y nada aficionados a la actualización científica, se quedaron con esta idea. Descerebrar, calentar, hervir; y funciona. Y se pusieron manos a la obra.

Las ranas que piensan, y tienen los ojos abiertos, lo saben de sobra. Pero como la mayor parte no piensan, porque han sido previamente descerebradas, hay que repetirles los hechos con mucha mayor frecuencia de lo que lo hacemos. Y esta semana tenemos la suerte de dos articulistas / blogueros que se han puesto a la labor. Conviene difundir.

Clemente Polo tira de lógica.

Los políticos nacionalistas, especialmente los que se consideran a sí mismos ‘progresistas’ –y entrecomillo la palabra porque no lo son–, argumentan que el sistema de inmersión lingüística en catalán favorece, además, la cohesión social. Lo curioso es que ninguno explica por qué. Fíjense que si se concede que la inmersión lingüística en catalán favorece la cohesión social, también se tiene que admitir que la inmersión lingüística en castellano impuesta en la dictadura (de Franco) favorecía la cohesión social.

Elentir tira de historia. O de memoria más bien; y bastante reciente. 1977.

“Hoy, nuestros hijos desconocen su idioma, porque en nuestras escuelas sólo se enseña el castellano. Esto constituye un crimen: lo primero es la infracción cometida con nuestros derechos como ciudadanos. Se nos arrebata el derecho a conocer nuestro idioma, se nos niega el derecho a aprender con él (…). Pero hay aún un segundo crimen, que resulta peor por inhumano: se tortura a nuestros niños durante los primeros años de escuela aprendiendo en una lengua que no es la materna.”

Lo que podéis leer sobre estas líneas lo escribió el nacionalista catalán Josep Benet i Morell en su libro “Combat per Catalunya autónoma” (1977).

Josep Benet no era precisamente un nacionata marginal. Desde 1984 hasta el año 2000 fue el director del centro de Historia Contemporánea de Cataluña. Y cualquiera que tire de hemeroteca puede comprobar que la “lengua materna” en la educación era el ideal educativo generalmente proclamado por los nacionatas. Pongamos otro ejemplo:

Ramón Trías Fargas (CiU). Nada menos que durante el debate constitucional, 24 de mayo de 1978 [–>].

“Además de un derecho humano, me parece claro que el idioma, la lengua materna, es un requisito pedagógico importante. Los primeros pasos intelectuales, los primeros intentos de pensar, los primeros contactos con el ambiente cultural, los hace el niño en su idioma materno; y sólo a través de ese idioma materno es capaz de darse cuenta del medio cultural en que vive. Por eso es tan difícil que cierta ideas que se formulan en un idioma puedan luego expresarse en otro; por esta razón hay bastantes niños que no pueden superar esta dificultad y se encuentran con su capacidad de expresión mermada y, sobre todo, disminuidas sus capacidades de aprender. Pero, además, y sigo en el tema pedagógico, a mi me parece claro que el trauma que siempre entraña el paso de la familia a la escuela aumenta extraordinariamente cuando se complica con el paso de un idioma a otro. Esto ha frustrado distintas vocaciones intelectuales y creo, pues, que es un aspecto a tener muy en cuenta.” ….
 …” Lo que nosotros proponemos es precisamente la enseñanza en la lengua materna, bien sea catalán o castellano, y la enseñanza del catalán y del castellano  obligatoria para todos los que viven en Cataluña.”

Parece claro que las ranas tienen que estar muy descerebradas, y muy desinformadas, para no darse cuenta de que el agua no es la misma, y se está calentando camino del hervor. La idea de “lengua materna” ya no existe en el lenguaje de los nacionalistas catalanes. Usan “lengua propia”, que es algo muy distinto, y por ejemplo no tiene traducción al inglés. Ni al alemán, ni al ruso, ni a ningún idioma que no tenga la peculiaridad de convivir con el catalán. Una “dificultad” para Trías, y un “crimen inhumano” para Josep Benet.

También le llaman inmersión, pero quieren decir ahogamiento.

inmersion-linguistica

Y la pregunta del morbo sería sobre la culpa. Cuando te descerebran, ¿de quién es la culpa? ¿Del descerebrador, o del descerebrado?

Es curioso. Aunque entre las características inherentes a cualquier nacionalismo, una de las más claras, señeras, y universales, sea la pelmada, esta rara vez figura en el hit parade de agravios producidos por la sociopatía nacionalista. Cabe imaginar que las demás características llaman más la atención.

La payasada -los cantos, disfraces, identitismos- sin duda se hace notar desde lejos. Y sería hasta tierna … si no fuera tan pelma. Pero lo que vemos es la payasada.

La violencia no hace falta mencionarla. Siempre es lo más visible. Y que no se me pongan lacrimógenos los nacionatas que se quieren imaginar moderados. No existe tal cosa. Aunque haya nacionalismos que no asesinen, todos ejercen una violencia social y moral formidables. Es inevitable cuando algo se basa en un cuento de buenos y malos. Y todos los nacionalismos son cuentos de ese tipo.

Podemos dar por condiciones necesarias todas las características universales. Seguro que ningún nacionalismo puede funcionar sin payasada y sin violencia. Pero sí se observan grados muy distintos. No siempre ocurren a un nivel completamente insoportable; aunque suelen. Pero, a lo que iba. El nivel de la pelmada nacionata nunca es moderado. Ni de lejos. Siempre es desbordante; obsesiva, implacable; infatigable. Como la tortura china del gota a gota.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/b8/SingSing_torture_1860.png

La imagen es de Wikimedia [–>]

Es fácil de entender. ¿Quién puede aceptar, sin la gota china, que cuando queremos introducir el catalán en la educación resulta un derecho humano básico e imprescindible poder estudiar en la lengua materna; pero que cuando queremos erradicar el castellano, la lengua materna se convierte en lengua familiar, que ya no es ni imprescindible, ni derecho, ni leches? Sin pelmada es imposible. Y la pelmada lo hace posible no porque te lo creas, sino por agotamiento. Como el chino de la foto de arriba. La gota no le va a entrar en el cerebro, ni en mil años. Pero aun así estára de acuerdo con todo lo que le sugieras. Al 100%. Ni media duda.

¿Y quién se puede tragar, sin la gota china, que todos los organismos y estudios científicos internacionales avalan el ahogamiento lingüístico (aka “inmersión”) de la educación en Cataluña, cuando exactamente ninguno lo ha hecho? Pues eso: la pelmada. Una pelmada que empieza y no para; que ahoga tanto como la inmersión. Que es como una losa permanente que aplasta a las almas cándidas, sin dejarles respirar.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2009/01/dolmen-pedra-gentil2.jpg?w=400&h=300

Losa nacionalista

Sirva para presentar este artículo de Sonia Sierra en Crónica Global. Explica muy bien lo de la pelmada, en su versión de pelmada lingüística.

Lo que no sé es por qué le llama “hipocresía” al insuperable coñazo. Se supone que el fingimiento necesita cierta verosimilitud. Y este mecanismo opera de forma muy distinta. No cuela por verosímil, sino por plasta.

Vascuence por saco

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 808 seguidores