lbouza.net


 

 

Luis Bouza-Brey, 2-9-14

 

 

El régimen del 78 ha entrado en crisis terminal, como algunos habíamos previsto hace años, lo que obliga a buscar fórmulas políticas que hagan posible e impulsen la salvación de la libertad.

 

El destino del impulso regeneracionista está en juego en España, y esto obliga a pensar con mucha prudencia los pasos a dar en ese sentido, sin incurrir nuevamente en errores que conduzcan al fracaso y a la impotencia.

 

Por ello, lo que a mi me resulta muy penoso es el temor de que en el tema de las relaciones entre UPyD y Ciudadanos, que se debaten estos días,se vaya a dar el paso equivocado de la unión o coalición en base a argumentos pragmáticos de búsqueda de màs influencia, cuando lo que podríamos denominar tercerismo de resistencia frente a las bisagras nacionalistas ya no es tan necesario como antes, pues los equilibrios de fuerzas han cambiado y el proceso de degeneración del sistema se ha acentuado.

A ver si consigo explicarme bien, utilizando una perspectiva a largo plazo, que es la que creo necesaria para el país:

 

LOS ORÍGENES Y EVOLUCIÓN DEL REGENERACIONISMO

 

Ciudadanos primero, y UPyD después surgieron para crear una bisagra centrípeta frente al bisagrismo centrífugo de los nacionalismos —principalmente del catalàn— que estaban desarbolando el Estado, utilizando la autonomía para instaurar principios, estructuras y políticas de un etnicismo reaccionario en el núcleo del sistema político español, rompiendo la igualdad y libertad de los españoles que constituían las bases del constitucionalismo histórico de nuestro país. Se trataba de crear un tercer espacio que anulara la fuerza destructiva de los etnonacionalismos, proporcionando un apoyo centrípeto equilibrado a cualquiera de los dos grandes partidos en su necesidad de formar gobiernos estables y “constitucionalistas”.

Para ello hacía falta un partido unionista y transversal, de “centro integrador”, que frenara la descomposición y perversión del sistema y la violación de los principios constitucionales y contribuyera al mantenimiento de la cohesión e integración de España, regenerando el sistema político, que caminaba hacia la degradación.

En mi opinión —como uno de los actores principales, aunque episódicos, del intento en aquel momento—, Ciudadanos falló debido al sectarismo y desorientación de sus sectores izquierdistas, incapaces de entender las necesidades centristas de la función del partido, y obsesionados por sustituir o hacer evolucionar a un PSC ya por entonces sujeto al delirio maragalliano y a las alianzas pro nacionalistas del tripartito. En aquel momento, Ciudadanos no entendió que su papel era el de bisagra de àmbito español desde una organización catalana que impulsara un centrismo ideológicamente transversal y nacionalmente integrador frente al sectarismo de izquierdas, y el nacionalismo reaccionario y descompensado de los enemigos de una España plural e integradora. La consecuencia de esta fallo fue el haberse transformado en un partido local y mero receptáculo del naufragio de la izquierda catalana, pero sin fuerza suficiente para cumplir su función fundacional, de tercerismo integrador frente al sectarismo y el etnonacionalismo.

El fallo condujo a la ruptura y a la fundación de UPyD, que en su intento de evitar y superar el “carajal” de Ciudadanos, y a causa de deficiencias de su cúpula dirigente, se articuló en estructuras despóticas, monolíticas y jerárquicas, incapaces de integrar la transversalidad, el pluralismo y la concepción centrista y tercerista originales. La consecuencia fue un aborto “purgador”, incompatible con el pluralismo, que ha ido cerrándose en sí mismo y en sus patologías congénitas, haciéndolo inviable para el desempeño del papel integrador que exigía la lucha contra la degeneración y perversión del sistema político.

 

EL DERRUMBE DEL SISTEMA

 

El anquilosamiento y corrupción de los dos grandes partidos nacionales, junto con la corrupción sistèmica y el fundamentalismo etnonacionalistas han conducido al sistema político español a unas patologías agónicas, y a una descomposición de la que emergen nuestros demonios familiares del secesionismo, el izquierdismo populista y sectario, y el señoritismo conservador, cuya suma de impotencias abren un estadio de involución peligroso, con propensiones a la balcanización, la desintegración, el debilitamiento anárquico del país y la dictadura como alternativa frente al fallo sistèmico.

 

LA REFUNDACIÓN DEL SISTEMA: ES LA HORA DE CIUDADANOS

 

Frente a esta situación peligrosa se hace más necesario que nunca un impulso refundacional de la vida política española que articule de nuevo el país en un sistema de libertades, capaz de vencer las patologías emergentes y superar los errores sobrevenidos.

Por ello, en mi opinión, es más necesario que nunca un partido democrático, centrista e integrador de la diversidad nacional, que innove y obligue a los dos grandes partidos a evolucionar y depurarse de corrupción y oportunismo, y a abrir un proceso de revisión constitucional que refunde el país desde la autenticidad democrática, la responsabilidad política, la unión de la diversidad y el reformismo.

Y este impulso no parece posible ejercitarlo desde estructuras residuales del régimen que agoniza,como UPyD, o desde un partido localista como lo ha sido hasta ahora Ciudadanos, o desde la unión de ambas impotencias, la local y la despótica.

Es preciso un nuevo impulso refundacional que responda a las necesidades mencionadas, y ello sólo parece posible refundando el tercer espacio. Es la hora de que Ciudadanos, que a trancas y barrancas ha conservado la libertad interna, y cuenta con un liderazgo democrático, se decida a impulsar este proyecto regeneracionista y refundador, tan vitalmente necesario para el país.

Curiosamente, coincido con Rosa Díez en que Ciudadanos y UPyD no son lo mismo: el uno puede servir para resolver las necesidades del país; la otra, no. Y ambos juntos, tampoco.

Ya sé que este es mal mes para preocupaciones, entre arena y mar, bosques y brisas, pero se están cocinando cosas esenciales en las alturas del poder, y conviene despertar a la opinión pública de la modorra, aunque sea una merecida modorra.

Aquí os dejo un comentario breve que hice hoy en Facebook a una entrada de Francisco Rubiales. Por si merece vuestra atención.

Sí, de acuerdo, pero ¿qué hacer?: abstenerse o votar en blanco será la decisión de una mayoría escasa o de una minoría, lo que no tendrá la relevancia suficiente; votar a Podemos conduciría al país al corralito, si consiguieran mayoría o fuerza importante; votar a uno de los dos grandes o a los nacionalismos ya asquea y te transforma en miembro de un rebaño manipulado por ineptos y corruptos; votar a los comunistas constituye una manifestación de sadomasoquismo…quedan los pequeños: Movimiento Ciudadano, UPyD, ¿Vox? y alguno más, pero seguirán siendo pequeños —algunos más, como UPyD—, y no podrán arreglar la situación…

Uno tiene la impresión de que el sistema político se hunde en la corrupción y el inmovilismo, sin que nadie sepa o pueda tomar el timón, así que probablemente la fase siguiente de la evolución del país sea un caos amorfo sin gobierno suficiente.

Y lo peor es que la solución que parecía más viable, un pacto de Estado entre el PP y el PSOE, para revisar la Constitución e impulsar la Regeneración, se ha transformado en un acuerdo de mesa camilla para seguir la “tercera vía” en Cataluña, continuar con la penúltima cesión a los nacionalistas y balcanizar España.

Estamos en un “cul de sac” sin salida.

[PM] Añado unos enlaces que ha puesto Luis recientemente, y vienen al caso.

Añadido: Gráfico para discusión de merluzos.

kresala-subnormal

Luis Bouza-Brey

El PSC, como partido socialista, es una estafa permanente. Debería ser disuelto de una vez, y si quedan algunos socialistas en su interior, deberían abandonarlo para refundar la Federación Catalana del PSOE: Iceta es el  último estafador del PSC, proponiendo al alcalde de Lérida, Ros, como Presidente del Partido, o equiparando y calificando negativamente a Más y Rajoy por su rechazo a “negociar” lo que llaman la ” tercera vía” confederal, o planteando una política de insolidaridad fiscal catalana privilegiada, junto con “blindaje” lingüístico y cultural inconstitucionales que promuevan la separación cultural de Cataluña con respecto al resto del país, y definiendo a Cataluña como “Nación” a la altura del conjunto de España.

Una desvergüenza de tamaña categoría no se había planteado hasta ahora nunca por alguien que se denomine socialista, y constituye la manifestación de un estertor agónico del engendro PSC,  cuya muerte no debe demorarse ya más.

Antonio Robles hace hoy una crítica muy certera de la estafa Iceta en su artículo del periódico digital “Crónica Global”:

http://www.cronicaglobal.com/es/notices/2014/07/-por-que-la-pregunta-de-miquel-iceta-es-reaccionaria-9628.php

 

Luis Bouza-Brey

Javier Barraycoa escribe un artículo en “El Mundo”, EMERGE LA CATALUÑA SILENCIADA, cuya lectura es relevante.

Ejemplo:

Pero la cuerda ya se ha estirado demasiado. Las mentiras han dejado de ser dogmas indiscutibles: éxito del sistema educativo, la mejor gestión sanitaria, la región más rica de España… El oasis está emponzoñado y su hedor es insoportable. Una sociedad cansada de su casta política empieza a alzar su voz. Por primera vez en la historia reciente de la democracia asoma una verdadera Societat Civil Catalana. Es una asociación transversal, compuesta por catalanes de derechas e izquierdas, apolíticos y asociacionistas, catalano y castellanohablantes, de toda condición social y profesión. Sociológicamente el fenómeno es sorprendente pero era inevitable.

Leer en El Mundo –>

De comentarios colgados en otros hilos por …

Luis Bouza-Brey

Estos días vió la luz una web denominada Dolça Catalunya, cuya dirección es http://www.dolcacatalunya.com
Merece la pena irla visitando para conocer la Cataluña real, frente a la imagen homogènea y sediciosa creada por los nacionalistas.

Ayer se presentaba una nueva asociación denominada Societat Civil Catalana, en el Colegio de Periodistas de Barcelona, a las siete de la tarde.

Ambas constituyen intentos de rectificación de la dejadez, el miedo al nacionalismo y la subordinación a los traidores del PSC y de ICV por parte de los catalanes. Es posible que aún quede tiempo de darle la vuelta a la situación estúpida y demencial creada por unos y otros.

(Copio la noticia de la web citada por Luis [-->]).

 

No había pasado nunca: la Societat Civil Catalana ya planta cara al secesionismo.

 

Ya no hay miedo. Catalanes de todos los colores se unen para defender la Cataluña integradora, la Cataluña de siempre.

scc

Día histórico: a las 11:30 de hoy, lunes 7 de abril, se ha presentado en el Colegio de Periodistas el manifiesto de Sociedad Civil Catalana, a cargo de Josep Ramon Bosch, Susana Beltrán, Joaquim Coll, José RosiñolIsabel Porcel. En un ambiente de fiesta, los ponentes han explicado el origen de esta asociación que recoge las aspiraciones de millones de catalanes descontentos con la situación que ha provocado el nacionalismo en los últimos años.

Los catalanes hemos progresado junto al resto de españoles gracias a la unión de esfuerzos y el respeto a la pluralidad. Por eso no queremos quedarnos quietos ante la intención secesionista de desarraigarnos del resto de españoles, rompiendo los vínculos profundísimos que nos unen. Esta pretensión no sólo implicaría enormes costos económicos que irían contra el bienestar de todos los catalanes, sino también emocionales y afectivos, produciendo una fractura en la sociedad catalana, cuya esencia es y siempre ha sido integradora”.

Societat Civil Catalana apuesta por que Cataluña sea “bastión de la creatividad y la riqueza cultural que han contribuido al enriquecimiento de la cultura española y universal”. Afirman que Cataluña “no está oprimida”, y que “no hay ningún argumento político, económico o afectivo que justifique los enormes costos sociales” del separatismo.

El manifiesto llama a la sociedad civil catalana a que “despierte y se haga escuchar” para “resolver los problemas sumando y no restando”, y se movilice “por una Cataluña abierta en una España de todos”.

Los promotores invitan a todos los catalanes a unirse a la iniciativa a través del siguiente correo: sociecat@gmail.com

Nosotros ya lo hemos hecho. ¡Bienvenida, Societat Civil Catalana!

 

Luis  Bouza-Brey

El problema esencial de la supervivencia de la libertad en España, y de su misma subsistencia como país, es que el régimen de libertades del 78 se instauró en base a unos presupuestos que han demostrado ser falsos:

Se pensó que aceptando parte de los objetivos del nacionalismo éste terminaría integrándose en el conjunto y renunciando —como hicieron las demás ideologías— a sus objetivos máximos. Hoy se ve que esa esperanza era infundada: el nacionalismo es etnicismo, es decir, una ideología que pretende crear una sociedad uniforme, producida por la imposición en todo su territorio de los rasgos culturales de una etnia a las demás, eliminando el pluralismo cultural preexistente en su interior y las relaciones de convivencia con el exterior basadas en la igualdad y la solidaridad.

Ante este etnicismo autoritario o totalitario, la idea fundacional del régimen del 78 de construir una España plural y abierta, igualitaria y solidaria, ha fracasado: los etnonacionalismos “han vuelto por sus fueros” precontemporàneos, demostrando que la atenuación de sus objetivos era mera táctica transitoria para alcanzar una situación favorable final, derivada de un “proceso” de acumulación de poder que les permitiera imponer sus objetivos máximos de sociedad uniforme, monolingüe e independiente.

Este proceso, en el País Vasco se ha impuesto mediante el uso de la violencia; en Cataluña, mediante la astucia ladina el adoctrinamiento y la propaganda, pero ahora, la maduración del mismo les lleva ya a confluir a ambos nacionalismos hacia el objetivo final de derribar el Estado común y destruir la unidad nacional de España.

Lo que es necesario es que la sociedad española y sus gobernantes despierten del sueño iluso de la transición y el régimen del 78: es preciso combatir abierta y contundentemente el etnicismo y sus trampas, imponer la voluntad mayoritaria del conjunto mediante el uso de los medios constitucionales previstos para corregir la deslealtad y el golpismo nacionalista, restaurar la unidad del país y reformar una Constitución inadecuada para mantener la unidad desde la pluralidad.

Mientras la sociedad española, en todos sus territorios, no sea capaz de percibir que tiene a los enemigos de la libertad en su propia casa y resulte incapaz de obrar en consecuencia, seguirá autodestruyéndose y permitiendo la instauración de regímenes opuestos a la libertad en esta península desdichada, que terminará por no ser capaz de integrarse en Europa.

El etnonacionalismo, como sostengo hace tiempo, es una ideología que hace de la necedad virtud, llamando a la opresión liberación, al monolitismo pluralidad, y a una etnia nación.

Luis Bouza-Brey

COLLAGE: EPPUR SI MUOVE

Galileo B.-B.
Uno tiene la sensación de que algo comienza a moverse, como un balbuceo, en buena dirección, y que el país empieza a desperezarse con movimientos que emergen bajo la epidermis.
Yo lo veo así, contemplando algunos acontecimientos de estos días, de los que paso a haceros referencia mediante una selección de vínculos:

“Abascal y Ortega Lara le montan a Rajoy la primera escisión del PP en dos décadas”, noticia en “El Confidencial” del 15-1-14.

“Europa abronca a España por los casos de corrupción”, noticia en “El Imparcial” del 15-1-14.

“Adiós, Rubalcaba. Adiós”. Artículo de Olegario Ortega en “Crónica Global” del 15-1-14.

En síntesis, creo que los dos partidos mayoritarios comienzan a tambalearse, y que Europa empieza a removerse ante la crisis del sistema. El régimen “si muove”… Falta un movimiento más de la situación: que entre “Movimiento Ciudadano”, abstencionistas y Abascal (“Vox”) le hagan un buen agujero a los grandes en las europeas.

Galileo Bouza.

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 511 seguidores