Lo peor de la espantada -pero menos- de Zapatero, no es que no se vaya ya, sino lo que queda. La discusión. ¿Faisán o Karma?

El PSOE no discute los mejores remedios para la situación del país; lo que se podría hacer y lo que se debería de evitar. Y la oposición menos aun, ¡qué ocurrencia! No, en lo que está embarcada la clase política, con gran entusiasmo y apoyo de la prensa, es apostar si la carrera de la sucesión la ganará un faisán, cuyo gran mérito es la veracidad con la que miente y la gestión de las cloacas canallas, o la ganará una niña cuyo méritos brillan por su ausencia.

Y la discusión no gira en torno a la comparación de los deméritos de uno con la nada de la otra, sino en su popularidad y sus alianzas. Ya ni siquiera disimulan con un nombre que oculte una no política. Nuevo Socialismo,  Viejas Cloacas del Estado,  Socialismo de los Muchos Pueblos de Iberia, qué se yo. Al contrario; se trata, en crudo, de un asunto personal. Faisanito o Karmenceta. ¿Tú estás por Don Alfredo, El Veraz, o estás por Karma, la nada, embarazada?

De Ruby sabemos demasiado. De Karma, poco más que aquello de la defensa de la libertad de expresión, si se trata de me cago en la puta España. No consta si defendería el mismo ejercicio sobre, pongamos, la puta Catalunya. Pero para enterarnos de sus milagros siempre tenemos a mano la Wikipedia, y la entrada es larga [-->]. Hay una descripción minuciosa de la carrera de la niña, desde sus estudios hasta ayer. Se ve su ascenso, por el PSOE, y por los cargos políticos. Sin embargo, no hay ninguna mención a algún aspecto particularmente acertado de su gestión en los puestos que ha ocupado. No es broma, es literal; ningún éxito que merezca ser señalado.

Pocas cosas escriben de su hacer, aunque ni siquiera sean exitos. Y no hay duda de que su departamento de comunicación se encargará de que su entrada en la enciclopedia sea de lo más fetén. Apenas su embarazo, que viajó a Bosnia (debe ser un garn logro), y que echó a los cuatro jefes de estado mayor. No dice si eso es bueno o es malo, pero no creo que nos importe; para eso somos progres, y en absoluto “resultadistas”.

Es la persona, idiota. El buen rollito.

Capacidad de trepar aparte, sí hay algo notable. En la mitad de las referencias que ves de Chacón, incluso muy recientes [-->], figura como doctora en derecho. Una confusión sin duda provocada por ella misma.

El currículum oficial quan va ser nomenada ministra -almenys a La Vanguardia- exposava, d’altra banda que …

“completó su formación universitaria con el estudio del cuarto curso de Derecho en la Victoria University, de Manchester (Reino Unido), y entre 1994 y 1996, realizó el programa de Doctorado en Derecho de la Universidad Autónoma de Barcelona, obteniendo Matrícula de Honor Cum Laude en el trabajo de investigación “El Federalismo a través de la Carta canadiense de Derechos y Libertades de 1982″

però no especificava que no havia completat el doctorat [-->].

En castellano también hay muchas referencias al falso doctorado de Chacón, todas copiadas del mismo sitio [-->]. Y creo que nunca ha existido la calificación de “matricula de honor” en el doctorado, ni en los cursos, ni en el trabajo de investigación. En Alemania los ministros dimiten si se averigua que fusilaron la tesis. En cambio, en España es un puntazo simular un doctorado imaginario. Te empareja a El Veraz, y puedes luchar contra él por el puesto de dios.

O tal vez para la tesis no le cabía la chuleta en la mano. Y es que ella es “muy chuletera”, según confesión propia [-->], y según esta imagen de una entrevista en TV3:

Wikipedia acaba así:

Se define como “una catalana en Madrid”

Aproximadamente perfecto para suceder al irresponsable venenoso. La ha jodido El Faisán, pero ¿qué importa? Estaremos entretenidos, y votaremos “alegría”. Y lo bien que lo vamos a pasar.