ideolocracia


Ya que he hecho el trabajo argumental para (en contra de –>) Luis, lo copio aquí:

A ver si podemos ir todavía más atrás para que lo veas. Los humanos tienen una serie de “conocimientos” (cosas que creen saber) que condicionan completamente su conducta. Por ejemplo, si voy a una boda, me pongo una corbata; si tengo resaca me tomo una aspirina; si le toco el culo a esta churri, sin avisar, me va a salir mal la jugada. “Conocimientos” -> inducen acciones.

Funcionalmente todos los conocimientos son iguales; inducen la acción que corresponde. Pero su origen es muy variado. Y es importante estudiarlo, porque saber de dónde vienen te dirá qué conocimientos tendrán, y por tanto sabrás mucho sobre su previsible conducta.

Bien, pues básicamente tienes tres fuentes de conocimentos.

– Objetivos (independientes de nuestra imaginación).
– Subjetivos (dependientes de la imaginación de una sola persona).
– Intersubjetivos (dependientes de la imaginación de muchas personas). Lo que suelo llamar “cuentos chinos”.

Y si ahora te fijas un poco, y quieres MIRAR el mundo que tienes alrededor, en vez de PENSAR cómo debería ser el mundo ideal, verás que esa sociedad que crees que no es nada, es un acojonante compendio de conocimientos intersubjetivos. Los derechos humanos; la justicia; la iguladad; la fraternidad; la libertad; el individualismo; el consumismo; el turismo; Dios; Pacha Mama; la nación; la familia; el club de fútbol; el deporte; la vida sana; el calentaminto global; el chalet; el amor romántico; etc.

Es evidente que los “conocimientos” intersubjetivos son un asunto de la sociedad (familia, banda, tribu, ciudad; nación, estado). Porque sólo es sociedad (familia, banda, tribu, ciudad; nación, estado) en la medida en que tenga ese compendio operativo de “conocimientos” intersubejtivos (cuentos chinos).

Coño, pilla el ejemplo más fácil para un libertario. El dinero. Su valor está exclusivamente en la imaginación de los que lo manejan. Y si dejan de imaginar ese valor, el dinero pierde su valor. Pasa a valer lo mismo que el papel higiénico de igual superficie. Menos, porque tiene menos uso (rasca más).

Vale, pues ahora que lo vas pillando, ya puedes ver que es absurdo que el colectivo humano que está formado por una serie de valores intersubjetivos, no tenga nada que decir respecto de la programación de sus cachorros en esos valores. Es algo tan directamente absurdo que ni siquiera merece 30 segundos de pensamiento. Ni mucho menos merece la pena ponerse a leer a Mises, ni a nadie. Porque sólo pueden ocurrir dos cosas. O Mises habla de algo diferente, y leerlo sería perder el tiempo de cara a este problema; o Mises no miró bien el mundo. No necesitas a Mises cuando puedes mirar el mundo tú mismo, directamente.

Luis, esto no es algo discutible.

Vale, tú quieres encajarnos otro cuento chino. El cuento libertario del estado que no educa. Y puedes decir: ¿Cuento por cuento, por qué no va a valer el mío? ¡Pues porque estás prescindiendo de las leyes de la dinámica de los cuentos chinos! Porque los cuentos chinos son “conocimientos” intersubjetivos, y lo intersubjetivo no sale del capricho “libre” y aleatorio de los cerebros de cada fulano. Lo que no puede ser, no puede ser.

Y ya sólo quedaría darle otra vuelta de tuerca al asunto, e intentar observar cómo se instalan y evolucionan y cambian los “conocimientos” intersubjetivos.Porque es evidente que cambian, y es evidente que, en un momento dado, en una sociedad, hay unos pero no otros. ¿Cómo / quién decide eso?

Depende muchísimo del tipo de sociedad, y de su tamaño / complejidad. Lo que NUNCA ocurre es por la casualidad de que la mayor parte de parejas humanas deciden LIBREMENTE creerse unos cuentos, y no otros. Nunca. Entre otras cosas porque para que la gente se trague el cuento necesita no saber que se trata un cuento. Creer una “verdad” no es elegir entre dos mentiras.

Normalmente solía haber órganos especializados para el asunto. Desde el chamán, hasta los obispos. Con la democracia y el descabalgamiento de Dios, se jodío mucho lo del órgano especializado. Pero mientras las sociedades democráticas estuvieron divididas entre una clase bastante culta y minoritaria, y otra clase funcionalmente analfabeta y muy mayoritaria, con un colchón burguesía (o sea, seres obedientes) por medio, el asunto pudo funcionar. El órgano especializado en cuentos chinos era lo que la sociología de la época llamó la élite cultural. Pero la democracia tiende al igualitarismo a la baja, a largo plazo. Si el voto de un melón vale lo que el voto del sabio, y encima el melón aprende a leer y a creer que sabe algo, los sabios nos empiezan a estorbar. Vale, los melones (o sus representantes) podrían decidir democráticamente los cuentos chinos. Es la idea de la vida de Zapatero. E imponerlos a través de la educación controlada por el estado. Pero el problema de esa situación es que sólo los más melones entre los meloncillos pueden creerse un cuento chino con un origen así. Zapatero podría creerlo; pocos más. Hay que tener en cuenta que, hasta la democracia, los cuentos chinos venían nada menos que de Dios; del origen del universo; del origen de “nosotros”; y altares similares.

La solución llegó por otro camino. Después de la Segunda Guerra Mundial, y con la Guerra Fría, la investigación científica (con su aspecto bélico siempre a la cabeza) necesitó tal cantidad de recursos que su financiación tuvo que cambiar de básicamente particular, a básicamente pública. Pero la ciencia en aquella época era literalmente Dios. Si unos sabios melenudos te dicen con unas fórmulas matemáticas, cómo es la realidad antes de que nadie pueda observar esa realidad, y de ahí resultan prodigios inimaginables, es lo mismo que estar hablando con Dios. Pero encima, esta vez se trata de una comunicación real.

¡Pues ya tienes otra vez el órgano especializado de cuentos chinos! Suma los dioses de las fórmulas matemáticas a la finaciación del gobierno. Añade al cocktail la capacidad de mentir con la estadística y todos esos truquillos que hemos visto tan palmariamente expuestos con el cuento del cambio climático, y otros. Y  ya tienes de nuevo a un órgano especializado en cuentos chinos tan operativo como los de siempre. La Igual Da, el Hombre Pecador, Pacha Mama, Justicia Universal, y lo que usted quiera. No hay morcilla que se resista.

Y ahora viene el libertario cachondo a decirnos que el estado no debe educar. ¡Pero hombre, Luis! ¿No te das cuen? El estado tiene tantas posibilidades de no educar como las que tiene el lobo de comer lechugas. ¡Dejaría de ser estado! Para eso mejor me cuentas que el estado debería no existir. Pero eso sí, me lo explicas con una alternativa -no imaginaria- por delante. Mientras tanto, sólo cabe civilizar el estado. Que es justamente ese empeño en el que llevamos embracados unos 2.500 años, con mejor o peor fortuna según las épocas.

Pero ese empeño civilizatorio nunca ha consistido en eliminar los cuentos chinos (no se puede), ni en eliminar todo centro creador de cuentos chinos (no funciona), ni en dar libertad para que cada cual elija sus propios cuentos particulares (no es sociedad). Consiste en operar sobre los cuentos chinos, para eliminar los más perniciosos. No debería ser tan difícil; al final, son cuentos. Y para elegir cuentos que, siendo más liberales, aun así sean operativos. ¿Y cómo los podrías elegir si no eres el centro selector de cuentos chinos? ¡¡¡Pues destruyendo los cuentos perniciosos!!! Por ejemplo, los cuentos de buenos y malos que se basan en el ser y no en el hacer. Lo que hace esa figura tan molesta del “librepensador”. No hay más.

Corolario:

Un liberal que quiere acabar con la sociedad, o reducirla a un estado de “no sociedad” que no se ha visto nunca, o sea, un libertario, es como el bombero que corta el bosque  para impedir los incendios forestales. No tiene ningún sentido.

Nota: lo de “intersubjetivos”, que yo hasta ahora llamaba cuentos chinos sin más, es un tecnicismo que saco de un libro regalo veraniego de Marod, bastante recomendable.

A veces desesperante, pero más a menudo genialmente cínico, es un buen vistazo desde la paleo-antropología y la historia, de ese fenónemo que los libertarios parecen creer que “no es nada”, y llamamos sociedad.

¡Gracias, Marod!

Marod

Asisto con cierta mezcla de sorpresa y resignación a una especie de competición silenciosa y, seguramente, inconsciente a ver quien es el guapo/a capaz de dar la nota más elevada en lo que a compromiso contra la violencia de género se refiere.

De momento mi yo juzgador concedería el premio a esta: http://blogs.publico.es/dominiopublico/14393/el-terrorismo-tambien-tiene-categorias/

Antes de desbrozar y señalar los males que asolan a ciertos opinadores profesionales, me gustaría dejar claro que no soy insensible a la violencia contra las mujeres, bueno contra las mujeres ni contra nadie. Quede pues patente que me parece una salvajada infame herir, mutilar o matar a cualquier persona. Y especialmente reprochable si tal persona es más débil que su agresor y si el agresor hace abuso de una relación de confianza mutua para asegurar la perpetración de su crimen.

No debería hacer falta expresar esta consideración, muchos – la mayoría – me conocéis a groso modo y sabéis que estoy dentro de los parámetros de la normalidad. No obstante, últimamente, anda por aquí mucho personal preocupándose de intenciones y acicates personales, y no quisiera yo parecer un salvaje :-)

Ocurre que también me niego a entrar en esta espiral de “quien diga la mayor burrada sobre un parricida tiene ganado el cielo de la corrección política”

Y no se trata de no sacar las cosas de quicio. Que se saquen todo lo que se tengan que sacar.

No voy a hacer una crítica jurídica, porque no hace falta explicarle a nadie que terrorismo y homicidio (asesinato) no son la misma cosa. Son cosas distintas con resultados inmediatos iguales (personas asesinadas).

Pero es que no sirve ni como licencia periodística. El terrorismo y el asesinato no tienen vinculación ni tan siquiera a nivel social.

El terrorismo implica necesariamente una organización. Una banda que dirige a un grupo de delincuentes.

Terrorismo machista es un delirio tan ajeno a la realidad que ofende a la inteligencia. Y ofende al hombre (como género). Me refiero, si categorizamos los parricidios como terrorismo, estamos dando a entender que existe una organización que coordina de alguna manera a toda esa panda de maridos chalados y bestias, de hombres asesinos de mujeres. Tal organización no existe obviamente, la autora (y todos los que emplean la expresión) lo sabe. Sólo cabe la posibilidad entonces de que esa organización no sea expresa, consciente. Pero sí de que se identifique como el deseo de todo hombre de someter a la mujer. De repente me siento imbuido de un pecado original que me señala por el simple hecho de tener pene.

No, yo jamás he agredido a ninguna mujer, ni siquiera en grado de tentativa o de pensamiento. Pero soy un hombre. Y esa es mi naturaleza. Mi pene malvado me predispone a imponer mi voluntad a las mujeres, y si no quieren someterse a enterrarlas en cal viva. Para sembrar el terror y lanzar un mensaje a las que no se sometan.

De eso va esta mierda? Porque si no va de eso, que alguien tenga la amabilidad de explicarme la relación entre terrorismo y parricidio

“Porque del uso sistemático del terror estamos hablando.” dice la psicóloga.

Pues no. No hablamos de eso. El parricida tiene la intención y objetivo de matar a su víctima, quiere su venganza y la formaliza y culmina en el acto homicida. El terrorista tiene la intención de matar, pero su objetivo es otro. Quiere enviar un mensaje de terror que obligue al Estado a negociar unas metas políticas (autodeterminación, religión, etc)

El uso sistemático es eso. Acciones coordinadas con un significado. Burra.

Pero va a más. No se conforma con dejarlo en un uso efectista del lenguaje. En una licencia periodística.

“En 51 años ETA mató a 857 personas. Ello es terrible. Pero resulta que el terrorismo machista, en sólo 12 años ya lleva 800 víctimas. Y sin embargo, la cantidad de recursos, legales, policiales, servicios de inteligencia, etc., que se destinaron para acabar con el primer terrorismo es abismalmente superior a los que se destinan para intentar eliminar el terrorismo machista.”

En serio, los compara. Ha interiorizado tanto la idiotez que trata de darle aplicación práctica y obtener una conclusión. Es de locos, o de idiotas. O de las dos cosas (algo de vergüenza le queda, porque al final y de refilón dice que :”Ya sé que estamos hablando de situaciones distintas y de problemas distintos, no pretendo igualarlos, ni tampoco pretendo decir que sólo con más recursos policiales eliminaríamos la violencia de género”)

Vamos a hacer números. 857 asesinados por una sola organización son muchos asesinados. ETA es una sola persona (jurídica para entendernos). Una entidad organizada capaz de elegir a 857 inocentes y ejecutarlos. Pusimos pocos recursos. Son la rehostia de peligrosos. Es un mensaje alarmante. Voy a cargarme a 60 tipos este año y no vas a poder impedirlo, y otros 60 el próximo y el otro y el otro… Hasta que aceptes mis condiciones.

A la mierda la sociedad por completo.

No por la cantidad de muertos, sino por el mensaje. El Estado no puede defenderos.

Claro que asumimos que en una sociedad va a haber homicidios. Es ingenuo pensar que el Estado pueda prevenir e impedir a miles de homicidas, a millones si hablamos de homicidas en potencia. El Estado nos resarce cuando los captura y los encierra. Ese es el mensaje. Da igual que lo planees, da igual que te escondas, da igual que te vayas a Rumanía… Te vamos a pillar y te vamos a encerrar y te vamos a señalar y te vamos a estigmatizar. Tu vida va a ser una puta pesadilla.

Datos estadísticos

La tasa de homicidios en España, que se situó en 2013 en el 0,63 por cada cien mil habitantes, ha caído respecto a 2012, en el que fue del 0,76. El porcentaje de hombres asesinados es del 65,70%, mayor que el de mujeres que ha sido del 34,30%.

Si miramos una poco más allá podemos ver como una década antes, en el año 2003 se producían 587 homicidios en España y la tasa de homicidios era del 1,40.

Eso es lo que nos garantiza el Estado. Y así debe ser. No hay un enemigo corpóreo. El Estado nos protege de nosotros mismos.

No existe el terrorismo machista. Es un contradiós. No vale ni como exageración.

Y esta disertación no significa que no crea oportunas todas las medidas dirigidas a mejorar la protección de las mujeres o de los hijos.

Los delitos se agravan cuando se trata de la pareja o de los hijos, se adoptan medidas especiales de alejamiento, vigilancia, etc. Se “suspende” el principio de inocencia y se toman medidas provisionalisimas hasta que se aclaren los hechos, se destinan recursos, fiscales, unidades especiales, psicólogos, campañas institucionales… Y me parece bien.

Y luego opinadores vomitan estas cosas en prensa, sólo para parecer más comprometido que nadie. Como si tuviesen soluciones a problemas que ni siquiera comprenden…lamentable.

Puestos a decir idioteces, terrorismo columnista diría yo. No te jode.

kosher

Resulta pertinente analizar qué encaje guardan sus ideas y recomendaciones con los valores del liberalismo, tal como ya hiciéramos …

Este es un modo muy clásico de Rallo de empezar un artículo. No examinando si una propuesta es inteligente, o argumentablemente beneficiosa o perniciosa, sino aleccionando al rebaño sobre si es kosher, o pecado. Algo exactamente equivalente a lo que podría largarnos una abuelita del Opus, un dinosaurio marxista, o un vascopiteco coñazo.

  • Resulta pertinente analizar qué encaje guardan sus ideas y recomendaciones con los valores del cristianismo
  • Resulta pertinente analizar qué encaje guardan sus ideas y recomendaciones con los valores del materialismo dialéctico.
  • Resulta pertinente analizar qué encaje guardan sus ideas y recomendaciones con los valores de “ser vasco”.

Nadie dice, por supuesto, que Rallo no tenga todo el derecho a participar en reuniones de abuelitos colgados de un prodigio. Pero un tío que se proclame liberal -y por tanto acepte la circulación de todas las melonadas- debería tener un mínimo de perspectiva. Precisamente porque si aplaude esa circulación, quiere decir que puede ver el conjunto de vehículos. Y de ese conjunto se desprende de inmediato:

Ideología: melonada sacada de la gorra con la que se filtra y se pervierte la realidad. Siendo “melonada” un axioma o conjunto de asunciones simples.

A ver, es inevitable. Melonadas hay a patadas, y son contradictorias entre sí. Pero todas se tienen por ciertas; por “la verdad”. Y entonces sólo hay tres realaciones posibles con ellas:

  1. Mi melonada es cierta, y todas las demás falsas.
  2. Hay una melonada cierta, pero no sé cuál es.
  3. Ninguna melonada es cierta.

Hagamos de Rallo.

Resulta pertinente analizar qué encaje guardan las melonadas con los valores del liberalismo,

Sólo hay un encaje posible. Mientras “los valores del liberalismo” sean aceptar la libre circulación de melonadas y la competencia entre ellas, la única respuesta (“encaje”) liberal debería ser: ninguna melonada es cierta. Y entonces tampoco es cierta mi melonada. Y entonces, a nadie con dos dedos de frente le importa cómo encaja X con los valores del liberalismo, porque el liberalismo como melonada es falso.

Vamos al caso concreto. El gran problema, para Rallo, de la propuesta educativa de Ciudadanos:

Tan es así que el partido llega a proponer la inculcación obligatoria de valores cívicos y constitucionales a los estudiantes con el propósito de alterar sus convicciones morales: se parte de la base de que el actual modelo estatal, con escasas alteraciones, constituye el óptimo panglossiano del que ni podemos ni debemos movernos, motivo por el cual el monopolio educativo debe contribuir a apuntalar el régimen estatal inoculándoles a los alumnos todas aquellas ideas que ayuden a reforzarlo.

El pequeño problema es que Rallo no puede presentar, no ya un estado, sino una sola sociedad humana que no  intente formar las convicciones morales de sus cachorros, y que haya durado más de unas pocas generaciones.

Podríamos usar una metáfora que un liberal alegre debería entender. El dinero. Sólo es una magia que depende enteramente de la alteración de la visión de la peña. Si la gente viera el dinero como lo que es, un mito, automáticamente nos quedábamos sin dinero. Sí, Rallo podría pensar en el oro. De hecho, piensa. Pero el oro no es menos magia (mito) que el papel. Depende, como el papel, de que la gente se lo crea. O de que cada uno crea que la gente va a seguir creyendo en él. Y si depende de la generalización de una creencia, depende de la “formación de las convicciones morales” del rebaño. No hay rebaño sin unas “convicciones morales” compartidas. Y no serán compartidas si cada cual decide tener sus propias convicciones morales (u opiniones sobre el oro).

Toda sociedad humana que exceda el tamaño de la banda de chimpas necesita un “pegamento” que no traemos incluido en nuestro hardware. El motivo debería ser evidente. Al contrario que los chimpas, nos relacionamos todos los días con gente que no conocemos. Y sin embargo, nos comportamos como si supiéramos un montón de cosas de los desconocidos con los que tratamos. Como si supiéramos, por ejemplo, que no nos va a matar para comernos. ¡Y es que conocemos ese montón de cosas! Conocemos ese “pegamento” que permite la existencia de la sociedad en la que vivimos. Precisamente porque durante la educación se “alteraron las convicciones morales” de los cachorros de esa sociedad. Del tipo de: el vecino no es para comer.

Bueno, pues algo tan sencillo, los “liberales alegres” no lo entienden.

Claro que, ahora, el abuelito liberal preguntaría:

Resulta pertinente analizar qué encaje guarda “todas las melonadas son falsas” con los valores del liberalismo.

Respuesta: No nos importa. No nos importan “los valores del liberalismo”, lo mismo que no nos importa ninguna de las otras melonadas. Lo que nos importa es que, muy  frecuentemente, un grado alto de libertad produce mejores resultados que un grado bajo de libertad. Donde “mejores” es algo que se puede esperar medir. Por ejemplo, en capacidad de cambio rápido ante circunstancias cambiantes, a través de la prueba y el error. Cosa que implica un buen grado de libertad; porque para probar cosas diferentes (prueba y error) hace falta la libertad de hacer cosas diferentes. Que a menudo implica la libertad de “ser” diferente.

Lo que no tiene sentido es que en aras de la libertad entendida como valor moral, deshagamos los pegamentos que permiten la existencia de una sociedad — más allá de la banda de chimpas. Banda en la que -por cierto- no existe la menor libertad.

chimpas

Si Rallo quiere ser Robinson en su isla, que lo sea. Apuesto que no lo ha experimentado ni de lejos, ni tiene idea de cómo va. Pero el 99% de la gente no lo soporta más allá de dos semanas, si puede evitarlo. Y en esa circunstancia no se suelen sentir “libres”, sino opresivamente angustiados. Es de presumir (por estadística) que Rallo sea del 99%.

Origen, Vozpópuli:

La idea de “delitos de odio” es algo impulsado principalmente por la izquierda. La derecha suele tener problemas con la libertad de expresión, y con que los delitos ya son delitos por si mismos, sin necesidad de que la intención los agrave. Pero la izquierda prefiere que la intención cuente, y a través de la intención hacer que sea delito lo que no sería delito sin esa intención especialmente perniciosa. O sería mucho menos grave.

No hay mayor problema. Son dos filosofías de la vida, y hay que elegir una de las dos. Y gana la izquierda, como es costumbre. Pero, ¿qué es esa intención tan perniciosa que llamamos “delito de odio”? ¿Contra quién se dirige?

Wikipedia tiene una definición bastante limpia y neutra:

Los delitos de odio tienen lugar cuando una persona ataca a otra y la elige como víctima en función de su pertenencia a un determinado grupo social, según su edad, género, identidad de género, religión, etnia, nacionalidad, ideología o afiliación política, discapacidad u orientación sexual.

En la versión en inglés, más completa, especifica las actividades que entran en el “delito de odio”:

“Hate crime” generally refers to criminal acts that are seen to have been motivated by bias against one or more of the types above, or of their derivatives. Incidents may involve physical assault, damage to property, bullying, harassment, verbal abuse or insults, or offensive graffiti or letters (hate mail).

Pues bien, esto es un delito de odio como la copa de un pino:

delitos-de-odio-de-podemos

Y también cuando la misma angelical criatura impedía hablar a Rosa Díez en la Complutense, con la ayuda de Pablo Iglesias.

delitos-de-odio-podemos-2

¿Sería mucho pedir que esa izquierda tan sensible no tenga entre sus héroes (y cargos electos) a cafres que promueven y practican con tanto entusiasmo los delitos de odio?

Al

En su bolg (y ahora aquí):

Asistimos atónitos estos tiempos a la dramática crisis griega.

Tratando de obtener una visión de conjunto y estudiar argumentos de esa izquierda que defiende sin matices al gobierno griego, gobierno de izquierda el de syiriza que no obtiene mas que aplausos de Podemos y de los comunistas, he estado ojeando a ver que decían del tema en periódicos de izquierda sin complejos, como Publico. Aparte de insultos y descalificaciones ad hominem no he conseguido mucha mas información.

Una defensa “de los griegos” sin el mas mínimo argumento y una crítica feroz de los europeos, también sin argumentar. Los griegos son unas pobres víctimas y los europeos son una malvada banca que los vampiriza.

Pero parece por fin que los acreedores-prestamistas-cuasiusureros y verdugos (en definición de un columnista habitual del diario Publico) se han hartao de Tsipras y de que les llame terroristas y se ponen duros.

No se fían un pelo y comienza a coger fuerza la idea de que quizás sea mejor la pésima solución de sacar a Grecia del euro y considerar irrecuperable parte del dinero prestado que la peor aún de seguir pagando las pensiones griegas para que les devuelvan sólo insultos y no solucionen lo que les llevó al desastre hace ya muchos años.

O tsipras y los políticos griegos se ponen las pilas o todavía las cosas empeorarán más parece. El dracma de nuevo supondrá devaluación y perder un 50% respecto al euro y encarecerá las importaciones.

En un país con una deuda de mas de dos veces el PIB
parece un castigo bíblico. Pero esta vez ni los USA parecen capaces de impedirlo.

PM, aprovechando:

Gracias, Al. Yo tengo el mismo problema para entender a la izquierda. Y otros diferentes para entender a la derecha.

Lo de la izquierda es normal. Nunca la puedes entender a través de la realidad porque a la izquierda no le importa la realidad. Probablemente esa sea su función en el mundo. Y me refiero, claro, a la izquierda intelectual. La izquierda en el poder y con mando (o en ascenso a) entiende la realidad de cojones. Se limita a no operar con ella en su discurso, para que la plebe siga creyendo la ficción.

Y eso es lo que hay que averiguar. ¿Cuál es la ficción en este caso? Yo creo que va así:

Como no está escrito en ningún sitio que -por ejemplo- los españoles tengan que apoquinar a los griegos todo lo que a su gobierno se le ocurra pedir, debe haber otro mecanismo que produzca ese deber. Porque lo único claro es que la izquierda cree firmemente que tal deber existe. ¿De dónde lo saca?

De la imaginación, como siempre. De imaginar que la UE debe de comportarse como si la UE fuera lo que ellos creen que debiera ser, ser en lugar de comportarse como corresponde a lo que realmente es. Por ejemplo, como si se tratara de una nación o estado con todas sus consecuencias. Digamos, USA. Y aquí se ve el resultado de la imaginación:

balanzas-fiscales-usa

Quiere decir que los demás estados han transferido durante 20 años más del 225% del PIB de Puerto Rico, Nuevo Méjico, Missisipi y West Virginia, a cada uno de ellos. Del PIB del último año, así que si se tomara la media del PIB de los 20 años, sería más. Y eso supone más del 11% del PIB todos los años. Más, si tenemos en cuenta la precisión anterior.

Y no acaba ahí. Tienes a Alabama, North Dakota, Maine, Maryland y Alaska que superan el 150% de su PIB transferido en 20 años. Y a Virginia, Hawaii, Kentucky, South Carolina, South Dakota y Louisiana superando el 100%. Eso es un 5% al año.

Por comparar, España ningún año llegó a recibir tanto como el 2% del PIB en transferencias de la UE. Y aquello era algo provisional, como integración. Lo que vemos de USA es como sistema, que funciona mientras en unos estados haya más parados que en otros.  (Lo hacen por parados, no por deuda).

Yo creo que el argumento de fondo de la izquierda ese. Y tiene un punto. Pero entonces debería proponer una unión fiscal, y no un estúpido cuento de malos y buenos. Se conoce que no tienen una opinión muy positiva del intelecto de su ganado.

Lo de la derecha también tiene coña. Normalmente suelen ir razonablemente pegados a la realidad, y eso los distingue sobre todo de la izquierda. Pero en este caso no. Porque una cosa es que los tratados firmados dentro de la UE sean la realidad firmada, y otra cosa es que la realidad haya demostrado jamás que esa locura puede funcionar. No lo ha hecho. Está demostrando lo contrario; que no funca. Igual a la derecha le pasa con su ganado lo mismo que a la izquierda. No son optimistas sobre su capacidad de pensar.

Total, que el circo está garantizado. Vaya, que está garantizado que hagan lo que hagan en esta fase de la tragedia griega, la solución va a ser mala. No hay soluciones correctas con asunciones equivocadas. Y nadie está mirando (proponiendo revisar) esas asunciones.

Demagogia es una palabra griega, sí. Y todos la hemos copiado. ;)

Es como si  se me hubiera metido un “meme” en la cabeza. Ha sido ver la entrada de Potemos en los ayuntamientos, y pensar: Ha llegado la manada del odio.

la-manada-del-odio

Ahora están borrando las cuentas de Twitter como locos. Para que no cante tanto. Pero no hacen ninguna falta esos detalles tan escabrosos. Basta examinar sus dos -probablemente-principales señas de identidad. Sus dos odios más destacados. Y mirar si es lo odiado lo que produce el odio, o si la cosa va al revés.

la-manada-del-odio-2

Se llaman antif-ranquistas. Nuestros héroes modernos. Y no sé si produce más estupefacción, o descojono. Porque hace ya mucho tiempo que no hay franquistas. Piensa en toda la gente de la que conoces sus aficiones políticas -probablemente varios cientos- y suma los que añoran a Franco. O, por modernizar un poco, los que votarían a un Le Pen. Padre, que ni siquiera la hija vale. Yo concretamente conozco uno. Y eso, comparado con los muchos cientos, está más cerca del cero por ciento que del uno. Pero la muchachada del odio es … ¡anti-franquista! Y eso muestra que no es el Franco -que no hay- lo que les hace odiar, sino el odio lo que les hace ver imaginaciones.

Pero tal vez sea mucho más claro todavía el odio a los ricos. Tiene guasa. Porque todo el grueso de sus propuestas políticas -digamos- positivas se basa en extraer pasta de los ricos. Para unos propósitos todos ellos muy loables. Y aquí podemos prescindir de la experiencia de que los propósitos no suelen cumplirse, pero los bienintencionados siempre se forran. No importa. No es esa la cuestión. Lo que importa es que el cazador suele ser el más ecologista. Por la cuenta que le tiene. Si quiere cazar ciervos, lo que necesita es cuantos más ciervos mejor. Y se preocupa de crear las condiciones para que los ciervos vivan lo mejor posible. y no cazan a las hembras, y organizan vedas, etc. Eso es lo que les permite cazarlos, en lugar de acabar con ellos. Y, por mucho que a los no cazadores nos sorprenda, en realidad aman a los ciervos. Probablemente más que yo, que no los mato. Porque a mi no me importan, y al cazador sí.

Pues bien, que levante la mano alguien que haya visto algún indicio de preocupación por la “extracción sostenible” en la manada del odio. Deberían de ser los primeros, ya que han puesto lo “sostenible” de moda. Pero no. Ellos quieren extraer a mansalva a los ricos, a base de odiarlos y de acabar con ellos. Que es la definición de una extracción no sostenible. ¿Será por subnormales? Imposible. Son ellos los que han inventado la “sostenibilidad”. No pueden no ver el problema. Es como lo anterior. La disculpa es falsa. La extracción no es el objetivo, si la hacen no sostenible. Se trata de dar rienda suelta al odio.

Puede haber quien proponga que todos somos “manadas del odio”; que España es así, etc. Una propuesta justa y que merece examen. Pero ahora no tengo tiempo de seguir, y ya vamos por 500 palabras. Continuará.

La candidata popular fue al grano y preguntó directamente a Carmena sobre unas declaraciones de ésta donde, al parecer, decía que “los etarras habían sufrido mucho”:

Esperanza Aguirre: ¿Por qué dice usted que los etarras han sufrido mucho?

Manuela Carmena: Es de poco rigor intelectual y sé que tú eres inteligente y, me da pena que te veas obligada a decir cosas que no son serias.

Si el diálogo es cierto, Carmena no niega haber manifestado su preocupación por el sufrimiento de los etarras. Sólo dice que no es riguroso o serio traerlo a colación así. Pero el caso es que Carmena produjo un informe para el gobierno de Patxi López, que ya nace con una gimnasia espectacular para poderse preocupar en la misma medida por los etarras que por los asesinados por los etarras. Arranca así.

1. Principio rector del Informe.(Informe-base de vulneraciones de derechos humanos en el caso vasco 1960-2013)

Ninguna idea, ningún proyecto político, ningún amor patrio, ninguna razón de Estado pueden anteponerse al núcleo intangible de los derechos humanos: la vida, la integridad física y psíquica, la dignidad moral de la persona humana. Asesinar, mutilar, torturar, secuestrar, envilecer, corromper a un ser humano no tiene justificación moral en ninguna circunstancia.

Según Carmena, en el “caso vasco” ha habido tres orígenes de vulneraciones de DDHH. ETA, Estado y ultraderecha. Y no tienen justificación porque ninguna idea, ningún proyecto político, ningún amor patrio, ninguna razón de Estado, justifican violaciones de lod DDHH. Afirmación estrictamente cierta como propuesta general, y asombrosamente falsa aplicada al caso particular. Porque la violencia típica de la que se acusa al Estado -torturas policiales- no nace de “ideas”, o “proyectos políticos”, o “amores patrios”, o “razones de Estado”. Surge, en el mejor de los casos, del intento de salvar vidas. Y en el peor, de la venganza. Pero incuso en el caso más inaceptable de la venganza el desequilibrio es obvio. Para que haya venganza tiene que haber habido un asesinato previo que la genere. Y eso no la justifica, pero definitivamente sí la explica. La gente en general no suele tener impulsos de asesinato por un amor patrio. Y en cambio sí por el asesinato de un compañero. Y es imprescindible que Carmena esconda ese detalle para poder parir un informe sobre el “caso vasco” de vulneración de DDHH en el que se limita a intentar cuantificar las vulneraciones. Esquivando con un cuidado primoroso cualquier detalle que nos pudiera hacer pensar en una ideología criminal que, tal vez, acaso, originara el “caso”.

Y, una vez reducido todo a números (porque si ninguna violación de DDHH tiene justificación, entonces todas ellas son exactamente iguales), le sale un informe donde hay ciertas diferencias cuantitativas, pero no cualitativas. El gráfico no es suyo, pero los números sí.

informe-carmena

Lo de poner “muertes” en lugar de asesinatos viene del Informe Carmena. Y está justificado, porque por ejemplo de las 94 adjudicadas a las FFSS del Estado, sólo 11 parecen muertes voluntarias. Dos penas de muerte, y 9 “en custodia policial”. Lo demás son en tiroteos, errores, altercados y similares. Donde puede haber culpa de homicidio, pero no se puede suponer la voluntad previa de asesinar.

Si en vez de “muertes”, o además de “muertes”, Carmena contara asesinatos, el gráfico quedaría así:

informe-carmena-asesinatos-no-cuenta

El número de heridos también tiene guasa. Los de ETA son todos voluntarios y con evidente responsabilidad. En atentados (2179); secuestrados y tiros en la pierna (62); en robo de vehículo (97); kale borrika (27). En los de las FF de SS del Estado no hay forma de saber quién es el responsable, ni siquiera el autor. ¿Quién ha sacado primero la pistola en un control policial (47)?  ¿Y en un altercado (18)? Y en los “errores y confusiones” (40)? ¿Y en las manifestaciones (641) no hay heridos por los mismos manifestantes?

Y acaba con una serie de recomendaciones. Con mucha empatía.

Piénsese en el ámbito familiar. El padecimiento de cada miembro de la familia de alguien que se ha visto amenazado, extorsionado o difamado por ETA. El padecimiento añadido de las familias de los presos …

Lo que no dice en ningún momento, por ejemplo en sus recomendaciones de revisar las políticas públicas de educación en derechos humanos, es que si no empiezas por contemplar el asesinato como herramienta de hacer política, y de hacer naciones, la consecuencia es que te ahorras todo el sufrimiento minuciosamente contabilizado por Carmena. Incluido el que llama “sufrimiento añadido”. Incluido el sufrimiento causado “los otros”. El informe parece diseñado a propósito para no informar de ese pequeño detalle.

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 807 seguidores