identititis


 Es inevitable con los nazionatas. Siempre hay algún tonto que no se puede contener.

RT @plazaeme: Tele Gaita, totalitarismo lingüísitico y analfabetismo. @crtvg @GaliciaBilingue http://wp.me/p2VUV-92Y

BRAIS@BraisPrieto18

@GaliciaBilingue @plazaeme o de telegaita é da esquerda, inventade vós um nome #NomTeFode

  1. @plazaeme despois queixaras-te de que somos nós os que faltamos ao respeito… #nivelaço

  2. @BraisPrieto18 ¿Alguna cita, o falas por non estar calado?

  3. @plazaeme em galego normativo é “algunha”. Cita? Queres quedar conmigo? :)

  4. @BraisPrieto18 Cita: ¿Cuando me has oído hablar de respeto, subnormal? Acepción 2: http://lema.rae.es/drae/?val=cita 

  5. @plazaeme sem insultar, ou polo menos se insultas, faino dende um perfil real.

  6. @BraisPrieto18 Lo sé. No estoy hablando en gallego; solo uso una frase aprendida en gallego.¿Alguna imbecilidad más?

  7. @BraisPrieto18 No digas imbecilidades cuando no te han preguntado, y no sufrirás las consecuencias.

  8. @plazaeme se pos algo no Twitter é porque pode ser comentado nom? se nom queres que o vejam pom o twitter privado...

  9. @BraisPrieto18 ¿Y quién ha dicho que no quiero que lo vean? Es fácil: Brais hace el subni, irrumpiendo, y recibe respuestas. Ajo y agua

Así que, Brais Prieto, deja de dar la lata en Twitter, y sigue por aquí si no puedes evitarlo. Tú y yo, como buenos amigos, y sin molestar a nadie. Y con argumentos y tal. Ya verás cómo aprendes.

brais-prieto

Una pareja de viandantes fue abordada hace unos días en La Coruña por un equipo de Tele Gaita. Para una encuesta / entrevista callejera sobre el apasionante tema de los platos que prepara cada cual el día de Nochevieja. O Navidad, no recuerdo. Y ante la terquedad de los atónitos ciudadanos en responder en castellano -alegaban que les resultaba más cómodo-, la periodista optó por suspender la grabación, y buscarse otros paisas más amoldables.

Tenemos la orden grabar solo en gallego -explicó-.

A los díscolos les pareció mal, y enviaron una queja por escrito a TVG. Y de paso se pusieron en contacto con Galicia Bilingüe, para reducir las posibilidades de ser ignorados.

Recibieron respuesta. En gallego. Y volvieron a protestar, que ya es afición. Querían que les contestaran en castellano. La dirección de comunicación de TVG hizo una excepción, y les tradujo la respuesta.

Ola de novo, A verdade é que desde este departamento respostamos centos de comunicacións do público e esta é a primeira vez que alguén pide repetir a nosa mensaxe en castelán ou español.

O galego é a nosa lingua e así o sinala a lei que rexe a CRTVG aprobada polo Parlamento hai dous anos e que substituiu á lei de creación. Nós obviamente aplicámola a todas as comunicacións que facemos en Galicia e coa diáspora galega por todo o mundo. Sen prexuízo disto e tendo en conta as circunstancias non temos inconveniente en atender a súa petición. Hoxe hai ferramentas sinxelas, como a galega Opentrad, que fan decontado esta conversión. Velaquí vai, daquela, a nosa resposta:

Nota previa. El mencionado Opentrad [-->], muy gallego,  ignora el significado en gallego de “respostamos” y de “substituiu”.  Y el traductor de la Junta [-->], esas dos, y además “decontado”.

Y tampoco es que en la dirección de Tele Gaita manejen el castellano mucho mejor. Porponemos como juego navideño encontrar las diez faltas -de ortografía y gramaticales- que los analfabetos de TVG han perpetrado en estas veinte líneas de traducción:

Agradecemos antes que nada su interés por la Televisión de Galicia y especialmente la buena disposición mostrada por usted para atender nuestros micrófonos.

En cuanto al motivo de su comunicación, queríamos comentarle que la TVG tiene entre sus objetivos fundacionales a promoción del gallego. De este modo sucede a veces que al hablármelos con la grande parte de los gallegos que son *bilingües se haga una simple sugerencia para que se expresen en esta lengua, respetando siempre la voluntad final del interlocutor. Así sucede desde la creación de la CRTVG en 1985 y el cierto es que delante de nuestras cámaras todo el mundo puede expresarse en cualquiera de nuestras lenguas oficiales, como se puede ver fácilmente nos nuestros espacios informativos, programas de entretenimiento, tertulias, concursos, etcétera.

ES obvio que las circunstancias que usted relata, sin embargo, no encajan en esta forma de actuar. Una vez recibida su comunicación fijemos la correspondiente indagación y pudimos saber que el equipo que lo entrevistó, que trabajaba para un programa especial que se va a emitir esta Navidad, pertenece a una empresa externa y cayó en un defecto de interpretación de la línea de trabajo establecida en este aspecto, lo cual debemos atribuir a la inexperiencia en trabajar para Televisión de Galicia. Esta misma mañana a Dirección de TVG se puso en contacto con la dicha productora para advertirle del error cometido y solicitarle que no se produzca de nuevo.

Le rogamos por tanto disculpas por las molestias ocasionadas y deseamos que mantenga su buena disposición y el interés por nuestras canales, desde las que en cada jornada nos esforzamos por mejorar la calidad de los contenidos y nuestra labor como servicio público.

Atentamente,

Original en PDF

Tengo que decir que por una vez estoy de acuerdo con los lingo-maníacos. Por supuesto no en que “el gallego sea nuestra lengua”. Lo será de quien lo sea, y “nosotros” no se puede establecer por decreto, en plan Franco. Nosotros va a ser su puta madre. Pero es un poco pasote que ahora queramos tener unos “derechos televisivos”, que es lo que parece subyacer en la protesta de los paseantes de La Coruña. Si una gente -pongamos los gallegos- quieren tener una televisión -pongamos Tele Gaita- analfabeta en una sola lengua, ¿por qué va a tener que serlo en dos? Lo único importante es que se lo paguen ellos, y que sepan lo que cuesta. Podemos pensar que es estúpido ponerse a “salvar” lenguas. Pero mientras a ti no te obliguen a usarla (ni a aprenderla), allá cada cual con sus manías. O jugamos a libertad, o jugamos a imposición. Y libertad quiere decir que podemos llegar a no entendernos. Pero si jugamos a imposición, por ejemplo la imposición del bilingüismo en Tele Gaita, entonces tienes que acabar aceptando la imposición que no te gusta – si resulta mayoritaria. La de Franco, la de Carpetovetonio, la que sea.

tele-gaita tele-gaita-2

Al

Anoche Savater explicó tan razonada como contundente el abismo al que nos quieren arrojar los independentistas con su secuestro de la democracia y el robo de nacionalidad que quieren perpetrar. Somos ciudadanos de un país que unos pocos quieren cambiar (eliminar) y el único camino es que aquí opinemos todos, no sólo los que quieran amputarlo.

Clic.

savater-y-etnocracia

Esta mañana Ribera de UPyD se apoyaba en las consideraciones del filósofo en otra entrevista matutina de tv1.

Si algo bueno tiene la ofensiva separatista es que por narices hay que abrir los ojos que todo quisqui se ha empeñado en tener cerrados a nivel de medios todos estos años, y que por fin la gente se entere de que demonios está pasando y que este proceso/melón que quieren abrir es cualquier cosa menos gratuíto, como al parecer aquí piensa demasiada gente.

Mas presume de que los que le hacen frente estimulan que se creen nuevos nacionalistas, pero mas bien va a ser al contrario, que se creen mas unionistas ante la agresión cada vez mas clara que ellos suponen.

Dejo el enlace a la entrevista de Savater, son 14 minutos que desquitan de tantísimas horas de tertulianos infectos proponiendo el “derecho a decidir” de unos pocos en asuntos de todos como paradigma de la democracia.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-debate-de-la-1/debate-1-19-12-13/2251847/

Octavio

El termino nacionalidad es polisémico y en el sentido que le dio la constitución del 78,  una mera estafa pues los constituyentes nacionalistas (Roca, Arzalluz) lo asimilaron al término nación sin Estado para vendérselo a su grey y el resto de los páter estatales, lo que buscaron es un término para soslayar otro, el de región,  al que consideraban vergonzante o como cesión para contento de aquellos o ambas cosas a la vez.

Seamos claros, si Cataluña es una nación, tiene poder constituyente y legitimidad para secesionarse ; si Cataluña es una región con unas características muy acusadas, lo único que la diferencia del resto de las regiones es la cualidad de esas diferencias no su existencia, pues caracteres propio los tienen todas las regiones.

Si en Cataluña existe una lengua propia (termino que no le gusta a Plaza pero que sirve de manera genérica) la tienen también  en Valencia o en Asturias.

Si en Cataluña dispone de instituciones propias, no lo son menos las de Madrid o Extremadura y si las tuvieron relevantes en tiempos remotos,  no menos relevantes fueron las de Navarra y más relevantes y remotas…las de León.

Desde un punto de vista estatal  se prima en el discurso la defensa de  lo que nos une y desde uno nacionalista se incide en las diferencias, cuando lo verdaderamente cierto es que es la suma de rasgos comunes y de diferencias los que nos hace ser un único pueblo, el Español.

Original en ca’n Octavio:

http://octaviofreee.blogspot.com.es/2013/12/sobre-nacionalidades.html

Era inevitable. No soy psicólogo ni psyco-cosa alguna, pero esta estaba a huevo. No puedes pasarte el día yendo de ser superior y mirando al resto por encima del hombro, pero al mismo tiempo no parar de llorar … ¡porque los inferiores te dominan y putean! Cualquier esquema cognitivo marca: superior = puteador; inferior = puteado. Vaya, que es la definición de superior. Y de un disonancia cognitiva mantenida con tal furor solo puede salir una psiocopatía. Con la paranoia de candidato nº1.

Dentro de los diferentes tipos de enfermos mentales a los que en el lenguaje coloquial se denomina «locos», existe un grupo caracterizado por presentar como único trastorno importante ideas delirantes (ideas falsas, sobrevenidas patológicamente e irreductibles por la argumentación lógica). En la historia de la psiquiatría se ha ido llamando de diferente modo a estos enfermos, desde las anacrónicas denominaciones de «locos razonadores», «monomaniacos», etc., hasta la de paranoicos, actualmente en uso. En los viejos tratados se solía poner como ejemplo a Don Quijote, que, fuera de su delirio de caballería andante, razonaba con gran discreción.

Esta alteración psíquica puede tener distintos niveles de gravedad; si es leve se habla de trastornos paranoides, o síndrome paranoide, y si es grave y crónico de paranoia.

La paranoia típica es de comienzo lento, insidioso sobre una personalidad paranoide (que luego describiremos) y forma un delirio crónico, sistematizado, no modificable por la argumentación lógica y que se relaciona con las vivencias del sujeto, conservando éste íntegras la inteligencia, la memoria, la lucidez y la capacidad de juicio y raciocinio; siempre que no se trate de su tema delirante.

Las ideas delirantes del paranoico tienen la característica de ser «sistematizadas»; su delirio forma un todo coherente, compacto, intentando el enfermo, que conserva su capacidad de argumentación y aspecto normal, dar una apariencia lógica y una explicación racional de sus ideas delirantes más injustificadas. Como las ideas (de celos, grandeza o persecución) «pudieran ser verdad», si el observador no está informado, puede creer que lo que el paciente afirma corresponde a la realidad. [-->]

Atención. Directe.cat. (Como siempre, clic para original).

catalanitos-infiltrados

Creo que, además, lloran mucho porque dicen que los “españoles” les hacen boicot a sus productos. Porque son malos, malos, malos. Véase:

catalanitos-contra-freixenet

Me temo que una paranoia que desarrolla una “teoría de la infiltración” solo puede acabar en una persecución inacabable de “infiltrados”. Porque cada fracaso o disfunción del nuevo juguete será achacado a “infiltrados”. Ese es el objetivo de la teoría. Pero como siempre hay fracasos y disfunciones, y más en los juguetes nuevos, la persecución de “infiltrados” no acabará nunca. Apuesto a que los del oasis  van a inventar un paraíso. Como de Dante, o así.

Bueno, siempre hemos sabido que por lo menos va a ser entretenido. Hay que ir reservando asiento, y palomitas.

Me ha dejado impresionado una frase de Jesús Cacho. Sostiene que hay que buscar …

soluciones para las justas reivindicaciones de una tierra que reclama el reconocimiento de su hecho diferencial, porque nadie en su sano juicio puede hoy mantener que la comunidad autónoma de Cataluña es un sujeto de derechos similar a la de La Rioja.

Me ha dejado impactado porque parece un axioma, pero no entiendo de donde sale. Los axiomas son verdades evidentes por si mismas. Pero yo no soy capaz de ver esa (auto) evidencia por ningún sitio. Sin embargo, creo que buena parte del cristo territorial que tenemos montado viene precisamente de que unos creen firmemente en ese axioma, y a otros les parece una perfecta majadería. Y así no hay forma de entenderse.

Es lo malo de los axiomas. Al  ser auto-evidentes, no hay que explicarlos. No se pueden racionalizar, ni discutir, ni generalizar. Es algo de lo que se parte, no es algo a lo que se llega. No se puede acordar, ni negociar, ni consensuar. O es, o no es.

El problema es que se trata de un axioma diabólico. Si A es diferente de B, entonces B es diferente de A, y en exactamente la misma medida. Pero estos proponen algo un poco distinto. Proponen que A, B y C son diferentes entre sí, y los tres diferentes de D, E, F, G, H, etc. Que a su vez, entre sí son menos diferentes que con respecto de A, B, y C. De tal forma que D, E, F, G, H, etc, son “no diferentes, o “poco diferentes”, mientras que A, B, C, tienen un “fet diferencial” que los hacen sujetos de unos derechos especiales.

¿Y cuáles pueden ser estos derechos?

- A veces hablan de “derechos históricos”. Por ejemplo, haber sido reinos independientes alguna vez. Perfecta majadería, puesto que entre D, E, F, G, H, etc, muchos lo han sido en la misma medida.

- A veces hablan de “derechos lingüísticos” y / o étnicos. Lo cual, en todo caso, les daría unos derechos relativos a lo de esa lengua, y a lo del folclore relacionado con la tal etnia imaginaria. Digamos, derecho al auto gobierno lingüístico y folclórico. Derecho a imponer una lengua y unas sardanas entre la población de ese territorio. Pero no es eso lo que reclaman. No solo eso. Reclaman, por ejemplo, una “financiación singular”(o sea, más pasta) – cuando no reclaman deshacer el conjunto.

¿Cómo puede defenderse entonces el axioma de Cacho (y tantos y tantos otros)? Muy fácil. No necesita defensa alguna, porque es un axioma. Y hemos fabricado un problema que, por definición, no tiene solución.

Sin embargo, Jesús Cacho, pide solucionarlo con …

él diálogo, el talento y, sobre todo, la razón.

Ciertamente es lo que se llamó el “espíritu de la transición”. Y yo creo que ese es el motivo de que estemos donde estamos.

Fuente:

Enferma, sin duda. La cuestión es si no se trata de una enfermedad imaginaria producida por la supuesta cura.

En todo caso, es evidente que si Cacho piensa que nadie en su sano juicio puede hoy mantener que la comunidad autónoma de Cataluña es un sujeto de derechos similar a la de La Rioja, y yo pienso que nadie en su sano juicio puede mantener esa chorrada, es imposible que el diálogo, el talento, o la razón nos vayan a solucionar el problema.

Sale de una chorrada demasiado obvia.

Donde se resalta la diferencia entre ver y descubrir. Un australopiteco puede ver una rama perfectamente derecha, de un tamaño muy adecuado, sin descubrir en ella una lanza.

Ane protesta []:

y acaso Cristóbal Colón y todas las personas que lo acompañaron sí eran conscientes de haber encontrado un nuevo continente? Porque si llamaron indios a los habitantes de aquellas tierras es simple y llanamente porque creyeron haber llegado a la India. En aquel final del siglo XV se creía que nuestro planeta era más pequeño que lo que en realidad es. Y si el continente americano no hubiese estado en medio del viaje hacia la India que querían hacer Colón y todos sus acompañantes, muy probablemente hubiesen muerto porque sólo hubiese habido un océano entre Europa e India. Un tremendo océano de una anchura igual a la mitad de la circunferencia terrestre como mínimo

Hola, Ane.

Colón creía que nuestro planeta era más pequeño que la realidad. No lo creía ninguno de los sabios de Salamanca que consultaron los reyes. Ni ninguno del resto de Europa, por supuesto. Desde Eratóstenes, y después Marco Polo, tenían la medida bastante bien tomada.

Y Colón nunca confesó ser consciente de que se trataba de un nuevo continente. Por terquedad. Pero los que le acompañaron se dieron cuenta bastante rápido. Por eso uno es descubrimiento, y el otro una anécdota de remoto interés académico. Salvo para “etno maníacos”.

Te contaré un secreto. Lo que distingue lo “etnico” (por ejemplo un arrantzale), de lo no étnico (por ejemplo un marino o aventurero vasco entre los descubridores españoles), es que lo del primero ni es parte ni  pasa a la corriente general de la cultura, y lo del segundo, sí. Más fácil: el violín no tiene nada de “etnico”; la chalaparta, lo tiene todo. Marginalidad, localidad, identitismo, rareza, y nula utilidad o interés para los demás.

Por ejemplo, la espatadantza o la sardana son completamente étnicas. El flamenco, o la rumba, ni de broma:

Yo creo que esta escena de la película Zindagi Na Milegi Dobara te puede dar una idea del asunto. Si el flamenco fuera un baile / música muy identitario, o sea propio y exclusivo de una “”etnia” apartada de la corriente general de la cultura, difícilmente se integraría con tanta suavidad en una producción de Bollywood.  Ni les interesaría a tantos musicólogos japoneses, o USA.  Ni a tantos colgados del jazz. Etc.

También te puede dar otra pista. En la escena tienes gente que proviene de mundos diferentes, que tienen idiomas diferentes (español, hindi), y un idioma común llamado música y baile. ¿Cuál de los dos sistemas de comunicación crees que es el más relevante, y en el que se fija y nota el espectador? ¿El que los distingue, o el que los une? ¿Crees que a alguien le importa, o siquiera se fija, en qué coño de idioma habla el instrumento musical llamado voz?

Pues ese es justamente el problema para entenderse con etno maníacos. Que hablamos idiomas diferentes. Pero idiomas mentales diferentes. Al etno maníaco, la cualidad “étnica” de, por ejemplo, la espatadantza, la sardana, o un idioma que no entiende ni Dios, le produce un subidón. A los que no tenemos esa manía, nos produce entre desinterés, pereza, y depresión.

Eso no debería de convertirse necesariamente en un “conflicto”. Y los asesinatos, mejor dejar aparte. No debería pasar de ser uno más entre los innumerables incordios que tiene la vida en sociedad. Un desacuerdo, y cada loco con su tablón. Pero si el etno maníaco cree que puede imponer su manía a los demás, entonces sí es un conflicto. Incluso antes de que empieze a asesinar.

Confieso que como vuestra manía me produce depre, no espero que lo entiendas. Solo  espero -o intento conseguir- que dejes de dar por saco. Que se traduce así: tus manías, te las quedas para ti.

JN es lector y amigo de la plaza, aparte de bloguero.  Y acaba de hacer una entrada muy ilustrativa sobre un país siempre cercano, con cuya gente solemos entendemos como si estuviéramos en casa. Más sorprendente es que ellos nos entiendan a nosotros. O tal vez sea un arte suyo lo de entender al subnormal.

Os dejo con JN:

Catalonia y Padania

Para aquellos que consideran que España es un Estado artificial superpuesto a una serie de nacionalidades históricas cuyos hechos diferenciales, antecedentes soberanos y singularidades políticas, culturales o lingüísticas justifican sentimientos independentistas y legitiman el siempre incierto derecho a la autodeterminación, convendría echar un vistazo a otros lugares, lo suficientemente apartados para desapasionar la visión de los hechos históricos, sus implicaciones y consecuencias y, desde esa cordura, volver a autoexaminarnos.

Italia es un buen candidato. Pese a que la ancestral tradición romana constituye el núcleo de toda la Historia común europea y, en general, de la civilización occidental, apenas existe como Estado desde 1861, fecha de la Unificación Italiana en torno a la monarquía de Victor Manuel II. Hasta entonces su territorio no era  sino un mosaico de Estados, Reinos, Repúblicas y colonias, con sinuosas fronteras deslizadas, solapadas o desmanteladas durante mil años. Desde la Lombardía y el Véneto hasta Nápoles y Sicilia, los orígenes étnicos y culturales pendulan entre galos, germánicos, eslavos hasta griegos y otomanos. En consecuencia, no es de extrañar que la diversidad lingüística del país sea incomparable. El idioma oficial, el italiano estándar, deriva de la lengua romance toscana, en particular del dialecto florentino en el que Dante escribió su Divina Comedia. Es llamativo que en el momento de la Unificación, cuando se adoptó como lengua oficial del Estado, su uso era absolutamente minoritario. Fue su imposición en la educación obligatoria y en el lenguaje administrativo lo que propició su extensión paulatina. Si algo consolidó y popularizó definitivamente el italiano, aunque en la actualidad sea solo la lengua materna de menos de la mitad de la población, fue la llegada de la televisión.

A su lado conviven más de veinte idiomas (sin contar sus dialectos), todos ellos de raigambre más antigua y profunda que el oficial. Cinco de ellos son hablados por más de un millón de personas: Napolitano (11 millones),siciliano (8), lombardo (7 ), véneto (3,3) y sardo (1,3). Otros cinco cuentan con entre cien mil y seiscientos mil hablantes (friulano, tirolés, occitano, sassarés y gallurés). Y, en menor medida, se hablan francoprovenzal, albanés, ladino, esloveno, alguerés, francese, grecocalabrés, bávaro, croata, carintio y alemán.

Todas estas lenguas están debidamente protegidas, sin que exista especial conflicto lingüístico. El italiano oficial es generalmente apreciado como instrumento que ha permitido la vertebración del país y los intercambios migratorios y sociales. A ello han contribuido en buena medida los sindicatos, correctamente inscritos en la izquierda, que hicieron una exitosa campaña contra el uso de los idiomas regionales y de los dialectos, en aras de alcanzar cierta unidad de la clase trabajadora.

Sigue en el blog de Juan Nadie –>

En España -básicamente un circo de payasos con una pintura de estado por encima- es frecuente que los cuentos chinos tengan mucho más peso que lo que existe realmente. Imaginamos una majadería, una idea que suena bonita -mientras no la analicemos-, y a base de repetirla una y otra vez acaba adquiriendo más presencia y más peso que siglos y toneladas de realidad.  Por ejemplo, el “derecho a decidir”.

Mira la chorrada. Has perdido la chaveta por Fuencisla, mágica mocita que ha aparecido por tu vecindario. Y te pones a hablar del “derecho a follar”. ¿Perdón? O te pones a hablar del “derecho a transitar” cada vez que encuentras un “prohibido el paso”. ¿Y qué tal el “derecho a cantar”, por ejemplo en un bar? ¿O el “derecho a comer”, si estás en un palco en la ópera?

Yo creía que el padre de la majadería había sido el vascopiteco. Pero puede que fuera el fet diferencial. Así lo saca García Domínguez en Libertad Digital:

“Eso del derecho a decidir es una chorrada que nos inventamos para no mentar la autodeterminación, que es de lo que se trata. Y punto pelota”.  La confesión se le escapó ayer a Agustí Colomines, presidente de la fundación de Convergencia Democrática de Cataluña cuando el saqueo del Palau de la Música e ideólogo de cabecera de Artur Mas.

No hacía falta que se le escapara. Está por escrito, y es bastante sencillo. El derecho de autodeterminación tiene una circunstancias y ámbitos de aplicación muy definidos en los precedentes de la práctica internacional, y no le afectarían a Diferentuña ni a Vascopitecolandia ni de broma. Hace falta un problema de colonización, de conflicto internacional reconocido, etc, que no se dan. Primero intentaron hacerse pasar por una colonia de Castilla, en un ataque de humildad verdaderamente digno de admiración. O al menos de sorpresa. Pero se encontraron que en vez de despertar entusiasmo, esa idea provocaba carcajadas. Así que se inventaron un nuevo derecho.

estem parlant d’un nou concepte, d’un neologisme, però podem omplir-lo de contingut …

Ojo, que tiene una características bastante particulares este derecho recién imaginado. Dicen que se trata de un principio de “radicalismo democrático”. En realidad consiste en dos pasos. Inventarse un “demos” con la disculpa de la existencia de un parlamento, y establecer la dictadura de la mayoría, sin derechos inalienables ni de las minorías ni de los individuos.  Estrictamente, negar tanto el federalismo como la democracia liberal, con la disculpa de una pesadilla que llaman “radicalismo democrático” (*). Lo explica el profesor de Ciencia Política de la Universidad Pompeu Fabra Jaume López Hernández -un conocido activista independentista- sin necesidad de que se le “escape” nada en un plató de TV:

En resumen. El “derecho a decidir” no figura en parte alguna. Es, literalmente, la chorrada que dice Colomines. Y es chorrada por lo que expresa la famosa Clarity Act del Tribunal Supremo de Canadá. Si hablamos de un “derecho democrático”, no pueden saltarse los derechos de las nuevas minorías que generen, por muy “radical” que le llamen a ese derecho. La “democracia radical” es una no-democracia.

Tiene otra particularidad. Tal y como lo presentan los politólogos separatas catalanes, el “derecho a decidir” supondría el derecho a separarse de Vasquilandia, en su caso, a las provincias que la forman. Tienen parlamentos. Que es la “situación de facto” -no interpretativa- que alegan para llenar de contenido ese derecho imaginario.

Otro día intentaremos estudiar cómo lo plantea el politólogo vascopiteco.

Notas:

(*) El dret de decidir, per tant, se centra en un principi de radicalisme democràtic. Si abans un dels problemes fonamentals als quals s’havia de fer front era l’existència, o no existència, de conflicte internacionalment reconegut entre dues comunitats nacionals, ara el problema fonamental és un altre: qui ha de votar, qui conforma el col·lectiu sobre el qual s’estableix la decisió. Qui pot votar per prendre aquesta decisió no restringida? És a dir, qui conforma el que en ciència política anomenem el demos. D’acord amb el principi del dret a decidir, un demos (una comunitat sobre la qual s’aplica alguna versió d’una regla de la majoria per prendre decisions col·lectives) ha de poder decidir sobre qualsevol cosa, sense restriccions d’entrada o preexistents.

Cal remarcar que aquí no s’està parlant necessàriament de nació (ni tampoc de poble): s’està parlant de ciutadans que tenen dret a decidir perquè la decisió els afecta i que, a través d’altre tipus de decisions democràtiques ja formen una comunitat de decisió, el que dota d’unes certes bases objectives la definició del demos. El reconeixement d’un àmbit de sobirania col·lectiva a través de la celebració d’eleccions no és una entelèquia, és una realitat. Per exemple, en el cas català, és una realitat que existeix un Parlament de la comunitat autònoma de Catalunya que és escollit pels catalans democràticament i, per tant, no es pot negar l’existència d’un demos català. Hi ha una comunitat objectiva sobre la qual s’aplica la regla de la majoria per prendre decisions (i que es posa de manifest, com a mínim, cada vegada que hi ha una convocatòria d’eleccions autonòmiques). Algú podria argumentar que també hi ha bases objectives per parlar de drets històrics. Deixant de banda la llarga discussió al respecte no sembla gens agosarat concloure que, en tot cas, els drets històrics deriven del reconeixement d’un passat que sempre pot tenir di verses lectures, i no d’una situació de facto i en el present, com és l’existència d’un Parlament, amb seu al parc de la Ciutadella de Barcelona, que representa a un demos. Aquesta no és una qüestió interpretativa.

 

 

Conversaciones que quitan el tiempo de hacer una entrada `[-->] .

Me alegra saber que tienes mucho nivel … de asno redomado. Te he planteado el asunto del “vascuence”, que solo a un maqueto puede sorprender, de una forma muy clara. Con ejemplos medibles. Sostienes una imbecilidad que reparten los nacionalistas, y que solo gente sin historia en la tierra puede no saber que es mentira.

El término “vascuence” aún siendo aceptable, actualmente tiene una connotación peyorativa que es la que os mueve a ti y a tus cuates a usarla, Eso lo sabes tu perféctamente, cabroncete, por eso lo haces. De todas formas, tu mismo, te retratas.

Si no fueras un perfecto cretino sin el menor nivel, Maribel, hubieras hecho la prueba que te he propuesto:

- Te sugiero que escribas en un buscador Lakarra o Gorrochategui seguido de vascuence, después mires en Google quién son, y después me expliques que intentan “ofender a esa lengua” al llamarla vascuence.

Y hubieras encontrado entre los primeros resultados esta interesante obra. Un ejemplo de muchos:

En él, si no fueras un asno, hubieras podido contar 98 veces el término vascuence. Y ahora dime que  2003 no es “actualmente”, y que Lakarra lo usa peyorativamente, porque odia el vascuence.

¿Qué tal, listilllo?

Verás, era muy simpe. Si no fueras maqueto, hubieras oído a tus abuelos decir “vascuence” cuando hablaban en castellano, fueran o no fueran vasco-parlantes. Bueno, cabe la posibilidad de que seas inenarrablemente idiota, y pienses que una palabra que se ha usado durante siglos y siglos aquí para referirse al vernáculo, por arte de magia se convierte en peyorativa. Y cabe la posibilidad de que sepas tan poco de los vascos, como para no darte cuenta de que en general no nos caracterizamos por cambiar de expresiones a toque de corneta.

Perdón; hay un error. Falta precisar, en …

Y cabe la posibilidad de que sepas tan poco de los vascos, como para no darte cuenta de que en general no nos caracterizamos por cambiar de expresiones a toque de corneta.

Quiero decir … sepas tan poco de los vascos en su estado natural. No me refiero, obviamente, a los vascos politizados. En muchos casos, gente culturalmente foránea que trata de ser aceptada por los salvajes locales, para lo que intentan ser más salvajes aun. Estos vascos politizados sí se caracterizan precisamente por cambiar de de expresiones a toque de corneta. Y para probarlo basta observar cómo lo hacen al unísono, por tribus políticas.

¿Ejemplos? Hay a patadas. Cualquiera puede recordar cómo los nazis partidarios indisimulados del asesinato como herramienta política, se distinguían de sus correligionarios a los que les queda alguna vergüenza, mediante ciertas expresiones. Y así, hacia 1976, todo consistía en que el objeto de su obsesión era Euskadi para los más desinhibidos partidarios de  los asesinatos, y el Euzkadi araniano original para los más disimulados. Como en todo grupo cerrado e irracional siempre se acaba imponiendo el más extremo, los disimulados se acaban corriendo hacia las expresiones de los sin vergüenza. Y estos tienen que cambiar de nuevo, para que se note que son más extremistas. De forma que Euskadi empezó a ser Euscalherria, que yo traduzco por Vasquilandia. Y todos a una. O a toque de corneta. Borregos que siguen disciplinados al pastor, en las diversas expresiones marca. Lo cuenta muy bien Santiago González en Palabra de vasco. La parla imprecisa del nacionalismo.

http://www.amazon.es/Palabra-de-vasco-ebook/dp/B0085E8T88/ref=pd_ecc_rvi_3

Y ya solo emplean Euskadi los no nacionatas desubicados, a los que no se les ocurre algo tan sencillo como sería seguir hablando tal cual han hablado toda la puta vida de Dios. Y sus abuelos, etc.

Recuerdo que en Chile me “retaban” (vacilaban, chinchaban) usando un dicho local: vasco porfiado. Si pasaran hoy por aquí, y vieran el paisanaje politizado (es lo que más se ve), lo cambiarían por: vasco borrego y veleta, atento a no desobedecer al pastor.

Supongo que con el viejo “vascuence” pasó algo similar. Y que por eso a mi vuelta, tras un buen puñado de años, lo usa muy poca gente. Cuando antes era la expresión común para todo el mundo. Claro, si el salvaje de turno te recrimina que es “peyorativo”, no tienes memoria familiar para saber que eso es una majadería, y además eres un poco pusilánime, cambiarás de palabra. Pero como no padezco esas circunstancias, lo siento: ajo y agua.

Nota. Es un misterio de la irracionalidad humana que los nacionatas vascos parezcan incapaces de apreciar la paradoja que supone la idea de una nación que anhela serlo durante siete mil años, pero que en menos de cien le llama a su cosa por nombres tan distintos como Vizcaya, Euzkadi, Vasconia, Euskadi, Euskalherría, y lo que te rondaré. Y claro, si uno no baila, y dice País Vasco, o Vascongadas, eso es peyorativo. Hay que joderse con los aprendices de pastores, o perros lobo.

Un clic abre una ventana o pestaña nueva con el avance del documental.

1980-el-documentalEs lo más imprescindible en el País vasco. Estamos en pleno proceso, no de “normalizar” nada, sino de hacer como si fuéramos normales. Esto es, como si no hubiéramos estado silbando -cuando no aplaudiendo- mientras asesinaban a mansalva para llevar al rebaño a su sitio. Como si no nos hubiéramos estado encogiendo de hombros -¡Algo habrá hecho-. Como si no tuviéramos las calles de todos los pueblos y ciudades manchadas de sangre inocente, y como si no estuviéramos intentando disimularlo. O disculparlo y olvidarlo, todo al mismo tiempo.

Es que hubo Franco, ya sabes. Dice Laurita Mintegi, sin parar. Es que son los nuevos tiempos, dicen los nacionatas que se creen no violentos. Con el aplauso apenas disimulado del peperío. Pero que los tiempos sean nuevos (todo tiempo lo es, por definición), no hace que nosotros seamos nuevos. Podríamos serlo, si rompiéramos con aquello. Horrorizados. Pero si nos empeñamos en mentir, imaginando que éramos normales, solo conseguiremos ser miserables para siempre. Monstruitos con un pecado original enterrado en el fondo del alma.

El plan perfecto para la bestia etarra. No hay nada como el pecado compartido y oculto para unir a la tribu … bajo la dirección del que lleva las manos con más sangre. El sacerdote y sus frailes. Y la conjura para creernos normales hará el resto. Una sociedad dominada por el peso del oprobio de origen.

Pero a veces salen granos. Hinchapelotas, por así decir. Arteta. Granos que son los únicos que pueden, eventualmente, impedir que la losa del espanto se cierre sobre nosotros.

¿Antropólogo? ¿Sociólogo? ¿Aficionado con curiosidades? Esta es tu oportunidad, si quieres saber de qué va el pueblo que lleva siete mil años suspirando por su independencia, secuestrada por una raza inferior. No te va a gustar lo que veas, por mucho que sea un pueblo elegido. Y por mucho que tenga un vernáculo sagrado y un volkgeist que hay que salvar pese las vidas que pese, pese los inocentes que pese, pese al sufrimiento que pese. Pese al fanatismo que pese. Pero a falta de disfrute, puedo prometerte un baño de realidad. Cruda. Solo tienes que estar atento a las pantallas. Avisaremos.

Clic.

1980-el-documental

 

 

Imprescindible. No se puede decir más, ni más claro, con menos palabras. Parece vasca, la Pagaza. ;)

Desde ParaLaLibertad.org y El Correo:

Jaiak eta borroka

EL CORREO 26/08/13
MAITE PAGAZAURTUNDÚA

Hace treinta años, en los bares donde socializábamos durante las fiestas patronales, se quitaba la música y se bajaba la persiana mientras duraba la manifestación de los que gritaban a favor de los asesinos. Era así, cada año. Como cosa especial, la manifestación se celebraba después de medianoche. Si gobernaba el brazo político de ETA, la manifestación aparecía en el programa de fiestas oficial, junto al anuncio de chocolatadas para niños, del concurso de baile a lo suelto o de las verbenas en el quiosco de la plaza de los Tilos. Durante el resto del año las manifestaciones eran por la tarde y paseaban pidiendo a gritos a ETA más asesinatos. Al coreador oficial le pagaban en B, pero ésa es otra historia. El lema ‘jaiak bai, borroka ere bai’ servía al entorno social juvenil de ese mundo como feliz antídoto a cualquier pensamiento. Muchos no pensaban implicarse tanto, pero el mantra aquél les convertía en partícipes de la madera y el polvo de los héroes, como aquellos a los que idealizaban porque se atrevían a vivir vidas peligrosas y buscaban asesinar a otros.

Las manifestaciones de las fiestas locales –nocturnas– y las de navidades –al anochecer– tenían un rasgo especial de recuerdo a los encarcelados. Habían sustituido, es curioso, en el trayecto, a las últimas procesiones religiosas por el casco viejo de villa noble y leal de Hernani. Salvo un pequeño grupo de valientes pacifistas que surgió después y alguno de cuyos líderes sufrió ataques en sus negocios y comercios, no se osó jamás afear la conducta a los que se reconocían como patriotas vascos para matar o para defender el asesinato o persecución de sus vecinos. Nadie preguntó a los familiares de los asesinos locales por qué defendían a sus seres queridos como héroes por asesinar o perseguir a otros. El humanismo saduceo y tramposo de la mayoría de los familiares de etarras encarcelados sigue siendo un tabú. En la almendra de la legitimación del mundo de ETA están los familiares que aman a sus seres queridos, cosa comprensible, pero que no se han enfrentado a la cuestión fundamental de la falta de legitimidad de sus seres queridos para matar a aquellos que les sobraban para ir construyendo la gran comunidad abertzale.

El delegado del Gobierno ha puesto en evidencia este verano el gran tabú y nuestra debilidad comunitaria. Algunos de los políticos que enterraron compañeros se han puesto tan de perfil como han podido: las fiestas en paz. Ni con uno ni con otros. No deben politizarse. Ya. Pero chapoteamos en el fango del gran tabú: afear socialmente al entorno de ETA y a los familiares de los etarras en la justificación de tanto horror.

He descubierto que los separatas catalanes, a diferencia de los vascos, discuten. Estoy emocionado. Niño con juguete nuevo. En la última [-->], hemos aprendido a definir ese concepto tan estrafalario de “lengua propia”. Conclusión: Es la lengua endémica politizada. Extraigo:

Plazaeme:

¿No lees lo que pongo? ¿No te has enterado que “lengua propia” es una expresión que no existe en más idiomas que en aquellos que también son hablados por catalanes? Esto es, francés, español, y catalán. ¿Y qué deducimos de eso? ¡Pues que se lo han inventado los separatas catalanes, joé!

Te explico. En Venecia no dicen que su “lengua propia” es el véneto. En Escocia no dicen que su “lengua propia” es ni el gaélico, ni el scots. En Baviera no dicen que su “lengua propia” sea el austro-bávaro. Sencillamente, a nadie se le había ocurrido jamás la majadería de que la “lengua propia” de alguien no sea su idioma materno.

Joan:

El terme llengua pròpia al·ludeix, en distints Estatuts d’autonomia de comunitats autònomes d’Espanya , a llengües que han estat declarades oficials de dita comunitat autònoma juntament amb el castellà, d’acord amb l’establert en l’article tercer de la Constitució espanyola.

Plazaeme:

Que no entiendas el problema que supone un término “ad hoc” para describir un problema, solo indica tu falta de preparación, y de capacidad de pensar. Puedo ayudarte, aunque sepa que es inútil (es solo para fastidiar). Define “lengua propia”.

Joan:

Collons, encara t’he d’explicar què és llengua pròpia? Avui m’estàs donant més feina del compte… Llengua pròpia, com el seu nom indica, és la llengua pròpia d’un estat, una nació, una comunitat cultural.

Plazaeme:

Joan, muchacho, las definiciones, como el resto de la lógica, tienen unas normas. Entre ellas, está que lo definido no puede entrar en la definición. Resalto con asteriscos, para que pilles.

Llengua *pròpia*, com el seu nom indica, és la llengua *pròpia* d’un estat, una nació, una comunitat cultural.

Realmente necesitas pasar de nuevo por el “kindergarten”. Espero que aun enseñen esas cosas. Por ejemplo, en este enlace, regla número 4:

Plazaeme:

A ver, demos un pasito más, en ayuda de Joan. Imaginamos lo que quiere decir con “lengua propia”. Él, o los cenutrios que se sacaron el término de la gorra. Lo podemos deducir del uso que le acaban dando. Lengua en proceso de marginalización, que algunos fanáticos quieren “salvar” a base de hacerla artificialmente necesaria, u obligatoria. (Si te fijas, Joan, cumple las reglas que hemos señalado). Pero claro, los fenómenos no la pueden definir así, porque muestra demasiado a las claras sus intenciones y métodos inaceptables. Hay que intentar definirla de una forma que no cante tanto.

No queda más remedio que eliminar la parte que denota intención, que es lo que chirría en la definición anterior. ¿Podría ser “lengua en proceso de marginalización”? No, existen excepciones demasiado notables. Por ejemplo, y en su momento de desuso, el latín o el hebreo, marginalizados en un ámbito de formalismo religioso, pero de ningún modo encajables en la idea de los cenutrios de una “lengua propia”. Le falta el matiz localista, tan imprescindible. Y si sumamos el factor localista al factor marginalización, vemos que ya existe un término para referirse a esas dos circunstancias. Endémico. Tendríamos lengua endémica.

Sin embargo, al quitar la intencionalidad del término, hemos perdido el foco. Una lengua marginal, y local, que nadie se empeña en salvar, difícilmente entraría en lo que Joan llama “lengua propia”. Y podemos ver el ejemplo en Wikipedia, siempre tan politizada. Si se mira la entrada para “idioma catalán”, encontramos el termino “lengua propia” reflejado 10 veces. En cambio, en la entrada para “Escocés (lengua germánica)”, no necesitan usar “lengua propia” ni una sola vez. No se les ocurre decir que es la “lengua propia” de las Lowlands Escocesas. Como tampoco al Gaélico Escocés le llaman “lengua propia” de las Highlands Occidentales.

Así que ya tenemos todo lo que necesitamos para definir “lengua propia”, más allá de que sea una payasada inventada en España para dar satisfacción a los separatas. Lengua propia es una lengua endémica politizada.

¿Estamos de acuerdo, Joan? ¿Hemos aprendido algo? De nada.

Si alguien entre el respetable tiene una definición mejor, que la ponga.

Añadido:

Me pasan por Twitter este interesante artículo / estudio:

MLC

Empiezo por lo del chovinismo. Al hablar de los argumentos, aparte de las citas, es que tal como igual que tu dices “No todo el mundo entiende lo mismo por ser vasco”, yo te digo que no todo el mundo entiende lo mismo con la palabra CHOVINISTA (ni nacionalista tampoco).

Mi definición de chovinismo se basa de forma libre en la sentencia que el franquista Josep Plà, furubundo anticatalanista, hizo acerca del nacionalismo y que supongo que conoces y compartes: ““El nacionalismo es como un pedo, que a todo el mundo le huele mal, menos al que se lo tira”

Para mí un chovinista es aquel que piensa que sus pedos huelen mejor que los demás.

En el País Vasco coexisten dos lenguas principales y dos identidades diferentes que pueden coexistir o no en un mismo individuo (aquello de más vasco que español o sólo espñol, etc, que suele aparecer en todas las encuestas).

Lo que yo afirmo es que toda tu página es un canto y una defensa a ultranza de las virtudes de sentirse español y usar el castellano, y de los horrores y ceguera de sentirse vasco y hablar esukera. En otras palabras pretendes que tu pedo español huele mejor que los pedos vascos.

Por eso digo que no hacen falta las citas porque la exaltación de uno y la denigración del otro es tan evidente y extendido que huelgan las citas. Pero si las quieres aquí las tienes:

SOBRE EL EUSKERA ESTÁNDAR:

- “maldito vascuence”.

- “Y ese vascuence es … cómo decir … como si fuera castellano con palabras mayormente incomprensibles. Un lunfardo”.

- “la puta neo-lengua-”

- “el porsaco”

-”Pero dejaron de hablar en vascuence por interés. Tenían cosas mejores que hacer.”

O sea, los que tienen padres inteligentes (los que no quieren que su hijo sepa euskera) (o no obcecados por el identitismo), que son los que van a estar mejor preparados.

- “Y todo para imponer una lengua marginal y ágrafa.”

- “el oprobio” para referirse al hecho de que ciertas maquinitas tengan el euskera como opción preferente.

“la lengua de los montes”

“salvar una lengua que maldita la falta que hace.”

“el vascuence. Debe ser anormalito, el pobre, pero todavía “vivo”

“Aunque no vaya a establecer ninguna capacidad extra de comunicación para ni una sola persona. Aunque cueste mucho dinero (que sale del bolsillo de todos). Aunque sea perjudicial para la salud pública”

“aceptemos que Rodríguez tiene por lengua “propia” el vascuence. Manda narices, pero cierto espíritu liberal induce a respetar las chifladuras.”

“el chiste del vascuence”

“O no contenerla en absoluto, (SUPONGO QUE CULTURA) como el vascuence.

“si el vascuence hubiera desaparecido cuando tenía que desaparecer -más o menos por la época del carpetovetónico y del íbero-, ahora la compra te saldría más barata.”

AL FINAL VA RESULTAR TÚ EL QUE DICE QUE LENGUAS SE TIENEN QUE HABLAR O NO!!!!

SOBRE LOS CIUDADANOS VASCOS QUE PREFIEREN LA IDENTIDAD VASCA Y EL EUSKERA :

- “vascopitecos”

- “este pueblo de borregos”

- “los acomplejados / acojonados les han seguido el juego”

- “Diez antropoides escogidos aleatoriamente en el Boluevard de Sanse.”

No creo que valga la pena segui, pero termino con otra cita resumen de todo tu pensamiento (me parece casi una obsesión, la verdad):

“. Que se metan su patética lengua por donde les quepa. Sí, patética: Marginal, aislada, ágrafa, innecesaria e irrelevante.”

Sin entrar en otras consideraciones (supongo que conoces perfectamente que el euskera se usa en textos literarios desde el siglo XVI).

Esta página es un canto a la peregrina idea de que los pedos españoles huelen mejor que los euskericos, luego es una página chovinista, Justo lo que se quería demostrar.

PD

Una razón por la que estudiar enl euskera es más útil que hacerlo en castellano. En la selectividad un 65% de los alumnos optan por el euskera y obtienen un 98,42% de aprobados. Entre los que optaron por el castellano sólo hubo un 93,35%.

O estudiar en castellano atrofia el cerebro, o los castellanoparlantes son peores estudiantes o….

Sólo por eso, la calidad educativa, vale más soptar por aquellos sistemas académicos más eficientes (un 5% más de aprobados no es ninguna tontería).

Aquí está el mensaje. Si quieres lo puedes copiarlo en tú página y responderlo. Yo no tengo ni idea de como hacerlo (tampoc sé como canviar el tamaño de las letras como haces tú ni colgar videos que he visto que hacen otros), Mi nivel informático es bastante básico.

Luego contestaré los otros temas.

Nota (pm): Viene de esta locura (los comentarios, los dos últimos tercios)

http://www.vozbcn.com/2013/07/15/141874/evolucion-linguistica-iberica-uno/

Ninguna dificultad. Activas lo de “recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada”, y cuando te llega el email, clicas en “contestar”.

Te sigo insistiendo en que tus consejos, para tu abuela. Se ve que es una costumbre inveterada, y casi inconsciente. El totalitarismo; ya sabes que no puede parar de decirle a la gente lo que tiene que hacer, y cómo. Rídículo, porque el motivo que sugieres para seguir tu último consejo, se basa en una opinón, no en un criterio. Y encima, una opinión especialmente prescindible. Todas lo son, pero algunas, más.

Tú tienes una ideología. Un sistema de prejuicio organizado, del que salen establecidas todas tus categorías morales principales. Un caso, además muy conocido, y por tanto previsible. Y yo, con ese conocimiento, puedo predecir lo que piensas sobre la mayor parte de la discusión pública habitual. Y acierto. Invariablemente. Hablar con un nacionalista (o cualquier otro descerebrado por una ideología -desde trsoskos hasta fascistas-), puede producir, como mucho, la sorpresa de un argumento nuevo. Jamás la sorpresa de una conclusión nueva. Porque las traéis de fábrica.

Si hago, (1) una observación, (2) con ella, una hipótesis, (3) con ella hago predicciones, y (4) compruebo si las predicciones se cumplen, ¿sabes lo que estoy haciendo? ¡Bingo!; se llama ciencia. Y en tu caso la hipótesis (tiene tal ideología) se cumple. Ahora gira el microscopio, y examina el otro escarabajo. Quien afirma no tener ideología, siempre tiene tal ideología. De ser así, sabrías lo que pienso antes de que lo exprese. Y no es así. No es que no sepas lo que pienso, es que ni siquiera entiendes lo que pienso cuando lo expreso.

A mi no me parece mal que el batúa suene a español atascado usando palabras de swahili. Porque no amo el vascuence, ni ninguna lengua. Me limito a usarlas, o no.  Y las juzgo solo en función de su capacidad de comunicación.  Pero sí puedo ponerme en el lugar del que las ama, y entender sus sentimientos. Y tirar de lógica, y proponer que, desde el amor a una lengua (el vascuence), no tiene sentido propiciar la imposición del batúa (que mata los vascuences de verdad, los naturales). Los que aman el vascuence, sin ser nacionatas, no sienten ningún rechazo por ninguna de sus variedades. Las entienden mejor o peor, sus palabras, pero todas les parecen vascuences. Porque todas ellas “suenan” a vascuence. El batúa de los que llaman “euskaldunberris” no es reconocible como vascuence.

Para que lo entiendas. No es difícil, si tienes oído lingüístico, reconocer una lengua eslava. Pero puedes no distinguir entre dos de ellas, si no las conoces. Sin embargo, lo más probable es que si no conoces el polaco, no distingues sus palabras (pero sí su sonido), no reconocerás esa lengua si la habla un francés con mal “sonido” (es algo que va más allá de la mera pronunciación). Probablemente dirás: es un idioma relacionado con el francés, que usa otras palabras.

Lo primero que aprende un niño (antes de seis meses) son los sonidos de su idioma. Aprende a reconocer los sonidos “propios”, con los que va a jugar cuando se lance a hablar, y aprende a descartar todos los sonidos que no son los propios, y son los que no va a usar. Nuestros ingenieros lingüísticos vascopitecos se han dado cuenta del problema, y por eso están metidos en campañas para que a las pobres criaturas les metan ya en la cuna juguetes que hablen batúa con los sonidos de un vascuence “de verdad”. O sea, batúa que “suene” a vascuence. Y discos con canciones, etc. Pero no funciona. Resulta que los niños, cuando hacen su selección de los sonidos “propios”, no se fijan en ningún sonido que no venga de un humano que interacciona con el. Vaya, que le mira a los ojos, le toca, se ríe si tuerce el gesto, esas cosas. O sea, son indiferentes a, y no guardan los sonidos que vienen de juguetes, tocadiscos, televisiones, gatos, perros, etc. Por lo que no guardan los sonidos propios del vascuence, y acaban hablando el batúa con los sonidos propios del español. Y por eso, cuando lo oyes, no lo reconoces como un vascuence. No “suena” a vascuence.

Aquí te lo explican bastante bien:

Y no, perdón, eso no es lo que les pasa a todas las lenguas. Por lo que te he dicho. Cuando una variedad de una lengua se acaba usando de puente entre las demás, si es un proceso natural, conserva los sonidos de esa lengua. Sí le pasa al hebreo, pero no era una lengua en uso (solo liturgia), y nadie sabe cuáles eran sus sonidos.

No, no sabes lo que pienso, hasta que no lo digo. Y a veces, ni siquiera entonces. Porque no lo puedes predecir. Y ese es el síntoma clave de ausencia de ideología.

- Has dicho un par de veces que el aprendizaje del euskera era “obligado”. Y que te piensas que es el castellano? Es obligatorio según la constitución. Es obligatorio según las leyes de educación y es obligatorio en cientos de reglas y leyes de todo tipo.

No solo no pienso que el castellano no sea obligado, sino que protesto por ello. No quiero que sea obligado. Entiendo las razones que llevan a hacerlo así. Entiendo las razones de los que hacen lo mismo con lenguas marginales. Y las razones de unos me parecen más razonables (prácticas) que las razones de otros. Pero no estoy con ninguno de los dos.

Todos los ideologizados piensan que todo el mundo tiene que tener una ideología, como todos los nacionatas piensan que todo el mundo tiene que ser nacionalista de algo. Sencillamente, están equivocados.

« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 455 seguidores