Ferran P Vilar


El nivel de morro que gastan es impresionante. Nos avisa, alborozado, nuestro amigo Jonathan. Un clic sobre la imagen lleva a la presentación del curso.

jonathan-gomez-cantero-curso-cambio-climaticoLo primero siempre es saber quién paga la fiesta. En principio, los fenómenos que acudan a aprender “sobre cambio climático”. 350 euros por barba. Y si no llega, hay colaboradores. Cuatro multinacionales dedicadas al activismo ecologista.

  • Greenpeace
  • WWF
  • Seo BirdLife
  • Fuhem

Lo de que sólo hay un ponente, entre los 43 [–>], especializado en clima, no era broma. Si los clasificas por lo que han estudiado o su especialidad, quedan así.

  • Ecología    8
  • Biología    7
  • Economía     5
  • Políticas    4
  • ¿?    4
  • Derecho    3
  • Químicas    2
  • Filosofía    1
  • Físicas    1
  • Geografía    1
  • Sociólogía    1
  • Teleco    1
  • Urbanismo    1
  • Indigenismo    1
  • Interculturalidad    1
  • Periodismo    1

Y el único entre todos ellos especializado en clima, Jonathan Gómez Cantero, el de geografía, es experto en riesgos naturales. Es evidente que hay una cosa que nunca va a decir un experto en riesgos naturales. Que no pasa nada, ni tiene pinta de ir a pasar.

Si los dividimos por tipo de actividad, quedan así:

  • Ecologismo  (activismo)  17
  • Universidad (estudio) 13
  • Lobby Energía (activismo) 2
  • Ecología (estudio) 2
  • Política (activismo) 2
  • Clima riesgos (estudio) 1
  • Coop-Des (activismo) 1
  • DDHH – Igualdad (activismo) 1
  • Divulgación Calentóloga (activismo) 1
  • Justicia Climática (activismo) 1

El que figura en “divulgación calentóloga” es nuestro viejo amigo Ferry Puig [–>]. La gallina que no se atreve a debatir con la opinión contraria. Porque, dice, somos “profesionales”. Nada menos que pagados por -agárrate- el Neoliberalismo Internacional. Y se puede entender que el pobre amateur no estaría en igualdad de condiciones jugando en la liga de los pros. El pequeño dato de que le vemos constantemente en sitios en los que le pagan por soltar sus rollos sobre “el negacionismo”, sumado a la obviedad de que él no puede mostrar ninguna palabra -sobre clima- pagada a aquellos a los que acusa de pros, no le va impedir afirmar ese desequilibrio que le permite escaquearse de la vergüenza que sufriría en un debate abierto.

Parece una paradoja que un curso sobre cambio climático lo den, sobre todo, ecologistas y economistas. Tal vez podría salvarse diciendo que es el IPCC el que informa sobre lo que va a pasar con el clima. Y que ecolojetas y economistas son muy adecuados para explicarnos las consecuencias de lo que anuncia el IPCC. El problema es que el IPCC, aunque parezca que dice mucho, no dice gran cosa. Exactamente, que por doblar la cantidad de CO2 (lo que pasará hacia final de siglo si no hacemos nada), el clima se calentará probablemente entre 1,5ºC y 4,5ºC. Que es lo mismo que decir que podemos imaginarnos un problema, o podemos imaginarnos una bendición.

Pero estos artistas del curso sólo pueden imaginar una de las dos opciones. En concreto, la que les da de comer. Por eso el bueno de Ferry va a criticar el “sesgo conservador” (no alarmista, ¡juas!) del IPCC.

Que nadie se pregunte por qué son necesarios precisamente los cambios que ya querían antes de que hubiera el cuento del clima. No tendría sentido preguntarlo. Lo mismo que no merece la pena preguntar si el director de la tenida es muy adecuado para la materia del clima.

Samuel Martín-Sosa. Doctor en biología por la Universidad de Salamanca. Responsable de Internacional de Ecologistas en Acción. Coordinador del libro “Resistencia Global al Fracking”. Promotor de redes europeas como la Resource Cap Coalition o la Red Euro-Magrebí contra el Fracking.

Todo el mundo sabe que el clima, el “fracking”, y la “sostenibilidad”, son la misma cosa. Antiguamente llamada Santísima Trinidad. De ahí que …

La actual crisis climática es en realidad una crisis sistémica que no puede ser abordada de forma aislada ni sectorial. Nos hallamos ante todo un desafío civilizatorio que requiere un enfoque complejo y multidisciplinar. Se trata de un reto sin precedentes para la humanidad al que tiene que responder la sociedad actual. Afrontar este reto va a requerir una reestructuración a todos los niveles, desde el económico, hasta el político y social.

Avisando a Jonathan …

avisando-a-jonathan

Es un poco deprimente tratar con trogloditas, cuando los trogloditas pertenecen a la parte supuestamente educada de la sociedad. O al menos, formada. Quiero decir que la educación está, precisamente, para civilizar al troglo que todos llevamos dentro. Y la depre viene de la confirmación de que la educación que usamos no está consiguiendo ese objetivo. Ni de lejos.

Ahora tenemos el caso de una gente muy ecologista y muy concienciada en la salvación del planeta, que ha parido un manifiesto que titulan Última Llamada. Lo de siempre. Estamos a dos minutos de la catástrofe, y la solución es il poverello d’Assisi. En este caso el tiempo es un lustro, y la pobreza no se consigue por el ejemplo del que la propone, sino por su imposición -a los demás- mediante leyes.  Pero aunque haya algunas diferencias menores, la idea es esencialmente la misma.

No es que sea una idea mala. Tiene sus virtudes, y resulta muy sugestiva. Digamos un contrapunto de perspectiva que nos puede hacer valorar mejor lo superfluo de muchos de nuestros anhelos. Y es muy bueno que haya poverelli d’Assisi para recordar esa perspectiva. Pero una cosa es recordarlo, participando en el siempre necesario debate público, y otra muy distinta es lo que hacen los fanáticos trogloditas (expresión redundante). Tratar de imponerlo, y tratar de eliminar el debate público.

Usan una técnica que ya hemos viso en muchos sitios ecolos, y en diversos blogs de los firmantes del manifiesto. Incluso en el blog mismo del manifiesto [–>]. Es -digamos- todo un estilo de marca de la casa. Casa Troglodita. Empiezan con moderación previa, lo que les permite seleccionar la crítica que aceptan. Pero seleccionar a escondidas, no les cuentan  a sus lectores que están seleccionando. Y así, el lector desavisado cree que hay una crítica abierta y decente, y cree que el crítico se ha quedado sin argumentos. Cuando lo que suele pasar es que el autor del blog contesta la crítica con algo especialmente farragoso y críptico -para que no se note mucho el “manzanas traigo”- y después de eso impide cualquier explicación ulterior del crítico. Pero sin avisar a sus lectores de lo que están haciendo. Trogloditismo en estado puro. En este caso, Antonio Turiel.

Vuestro humilde corresponsal trataba de entender cómo se conjugan dos alarmas de signo contrario. La alarma del calentamiento global a la IPCC, con la alarma de la imposibilidad del crecimiento económico. La primera la causa el exceso de quema de combustibles fósiles; y la segunda, la falta de combustibles fósiles. No es que sea totalmente imposible dejarse llevar por ambas alarmas al mismo tiempo. Pero necesita cierta gimnasia. Cierto punto intermedio en el que ambos contrarios consigan seguir siendo alarmantes.

La discusión(¿?) se puede ver en este enlace [–>]. Pero solo hasta que el troglodita de turno ejerce definitivamente de tal. Tan torpemente, que suprime el comentario en el que se analizan sus números, pero se olvida de suprimir también una corrección posterior a uno de esos números. Con lo que queda una corrección a un comentario que no existe. Geniales, los troglos.

Pongo la captura de pantalla al final, para no distraer el relato. Tampoco es lo más interesante este caso de censura especialmente tonta, donde el engaño a los lectores queda tan a la vista. Allá ellos. Lo interesante es hacer el ejercicio que Antonio Turiel impide que se lleve a cabo en el sitio de su artículo.  Ver cómo se compaginan la alarma IPCC con la alarma Turiel. Un ejercicio que debería de haber hecho él mismo, si firma dos alarmas en principio contradictorias. ¿No le preocupa la posible contradicción? ¿No siente la obligación de explicarlo? ¿Censura cualquier intento de análisis del asunto? Pues lo analizamos aquí.

El IPCC plantea el futuro en base a distintos escenarios. Cada escenario representa unas emisiones futuras diferentes. Los nombres son fáciles aunque suenen raro. RCP (Representative Concentration Pathways – Desarrollos de Concentraciones Representativas), y un número que indica el calentamiento expresado en vatios por metro cuadrado.

  • RCP 8.5: Emisiones altas, probablemente exageradas, sin políticas climáticas (sin reducción voluntaria de emisiones).
  • RCP 6: Emisiones altas no exageradas, sin políticas climáticas (sin reducción voluntaria de emisiones).
  • RCP 4.5: Emisiones bajas, con políticas climáticas.
  • RCP 2.6: Emisiones más bajas, con políticas climáticas severas. También le llaman “de pico y declive”.

Y conviene recordar que todos estos escenarios del IPCC tienen lugar con crecimiento económico.

ipcc-rcps-crecimiento

Antonio Turiel proporciona unas cifras — cuando se le pide que compare su escenario apocalíptico de falta de combustibles con los escenarios del IPCC. Para hacernos una idea de cuánto calentamiento se puede esperar con su “peak oil”. No lo pone precisamente fácil. Usa unidades distintas que el IPCC, y da emisiones acumuladas, en vez de dar o bien concentración de CO2, o directamente temperatura. Pero se puede traducir. Y queda así, usando unidades iguales:

  • RCP 2.6: 660 GtC (Escenario más bajo del IPCC)
  • RCP 4.5: 1.100 GtC (Segundo escenario más bajo del IPCC)
  • Turiel (bajo): 450 GtC
  • Turiel (alto): 1.078 GtC
  • Turiel (medio) 764 GtC

La primera sorpresa es el margen que usa. Contempla unas reservas que varían en un factor de casi 2,5. La cifra baja de Turiel supone solo el 67% de las emisiones más bajas del IPCC. La más alta es casi igual a la del siguiente escenario del IPCC. Abarca más que dos escenarios IPCC.

Si usamos la cifra media de Turiel (que supone un 25% del camino que hay de RCP 2.6 a RCP 4.5) y la ponemos en el gráfico típico [viene de Nature –>], queda así:

antonio-turiel-y-escenarios-rcp

 

Que significa que el IPCC contempla escenarios entre 1ºC y 4,2ºC de calentamiento sobre la temperatura actual (usando los márgenes, sería de 0ºC a 5ºC). Con crecimiento económico. Y el “escenario no crecimiento” de Antonio Turiel sería un calentamiento de 1,3ºC, aplicando la teoría del IPCC. (Usando márgenes como los del IPCC, sería de 0,2ºC a 2,2ºC).

¿Nos está planteando Turiel un problema de temperatura tipo genocidio? Muy dudosamente. 1,3ºC por encima de la temperatura actual son 2ºC por encima de la temperatura que llaman “preindustrial”. Como si solo hubiera una “temperatura preindustrial”. Y esa es justamente la frontera que han establecido arbitrariamente como objetivo a no pasar. Con la diferencia de que en los escenarios IPCC, para lograr no pasar de ese calentamiento hacen falta una serie de “políticas climáticas” basadas en unos impuestos terroríficos, y en el escenario Turiel eso lo produce amablemente la naturaleza. Sin necesidad de intervención de ningún gobierno. Y con la diferencia de que las mismas emisiones ocurren con crecimiento (X3 en los próximos 90 años) para el IPCC, y con “imposibilidad” de crecimiento, según la Última Llamada del genocidio al que no se le conocen cadáveres.

Y este es el asunto del que Antonio Turiel se niega rotundamente a hablar, con la disculpa de un prodigioso ejercicio, según el cual vuestro humilde corresponsal está lleno de malas intenciones, y se dedica a “marear la perdiz”. Pues vale; tal vez me gusten las perdices mareadas. Solo que quería saber cuánto calentamiento puede producir (según tesis IPCC) el consumo sin restricciones políticas de los combustibles fósiles que nos quedan. Según Turiel y los de Última Llamada.

1,3ºC. Salvo que me corrijan. Que es una opción que siempre hay que contemplar. Pero es muy difícil en el caso de que los proponentes de la alarma sean perfectos troglos que impiden las conversaciones. Sin conversación, no hay corrección posible. Hay locos aullando a la luna.

En resumen. Como era perfectamente lógico desde el principio, cuantos menos combustibles fósiles queden a nuestra disposición, menos calentamiento global se puede esperar con la tesis carbono-fóbica del IPCC. Y no tiene mucho sentido vender el fin de la civilización basándose en dos problemas contrapuestos entre sí. Lo contrario, en cambio, sí puede ser cierto. Los dos problemas imaginarios pueden ser no-problemas al mismo tiempo. El IPCC puede estar equivocado, como cada vez tiene más pinta, y la escasez de combustibles puede no ser ni tan inminente, ni tan insuperable como quiere soñar Turiel.

Captura de pantalla de la “censura a la carta” especialmente idiota. El comentario completo que Turiel no deja vean sus lectores está copiado [aquí –>]. Es lo mismo que se dice en esta entrada.

antonio-turiel-censura

Y para ver otros ejemplos de censuras turolianas, puede servir esta a Ecléctikus:

Ni caso. A partir de aquí son gráficos para enlazar desde otras conversaciones.

rcps-energia-cercimiento

Vaya por delante que Sánchez Rabat es un raro ejemplo de ecolo no cafre. Con decir que deja comentar en su blog a opiniones discrepantes ya está dicho todo. Bueno, justo hoy me he encontrado que que ha puesto moderación previa, que nunca había tenido. Espero que no indique un cambio. Siempre ha sido buena gente.

Pero un ecolo sin anteojeras no sería un ecolo.

anteojeras

 

Y nada mejor que esta entrada para hablar de hielo del Ártico, ahora que se ha sobrepasado el máximo de hielo del año. La versión con anteojeras, y la versión sin.

1. Con.

Desde http://cambioclimaticoenergia.blogspot.com.es/:

La extensión del hielo ártico alcanzó su máximo el pasado 22 de marzo, con una extensión de 13,49 millones de kilómetros cuadrados, la quinta menor desde que se tienen datos fiables, es decir, desde el año 1979.

Se observa una tendencia decreciente en la extensión máxima anual, con una disminución media anual de casi 38.000 km2.

hielo-artico-segun-sanchez-rabat

Datos diarios de laextensión del hielo ártico

2. Sin:

Si le ponemos lupa, la pérdida de hielo ha de parecer falsamente preocupante. Lo mismo que una hormiga parece un monstruo horrible si le metes los suficientes aumentos. ¿Por qué no la miramos con la barra completa, empezando en el cero? Mismos datos, otra película:

hielo-artico-segun-plazaeme

Pero no es la lupa la única anteojera. ¿Qué significa esa línea de tendencia recta? ¿Suele funcionar la narturaleza por líneas rectas? Sabemos que en la primera mitad del siglo XX el hielo del Ártico estaba disminuyendo alarmantemente (para los aficionados a las alarmas), y que luego cambió de tendencia. Décadas después, volvió a cambiar. No es más irreal representarlo con otra forma de línea de tendencia. Pero no es la misma peli, claro.

hielo-artico-con-polinomica

Para ser sensatos, habría que decir que esta curva polinómica en absoluto puede pretender ninguna capacidad predictiva. Pero es que habría que decir exactamente lo mismo para la recta de Sánchez Rabat.

Si queremos disminuir la variabilidad subibaja, para ver lo que hace el hielo en períodos algo más largos, nada como añadirle un filtro. Por ejemplo, una media móvil de 5 años.

hielo-artico-media-movil-5-anos

¿Se parece más a la recta de descenso infinito, o a la polinómica en la que el descenso podría haber llegado a su fin?

El problema de las rectas es que si sabemos que en la naturaleza (y en el hielo del Ártico) suele haber ciclos y fases, y que se pueden hacer tantas rectas como puntos dividido entre dos, habría que tratar de ver si hay un cambio de tendencia, en lugar de calzarse las anteojeras.

hielo-artico-diez-anos-sin-descenso

O sea que las anteojeras nos habían impedido ver que el hielo del Ártico lleva diez años sin descender, si medimos los máximos del año, y usamos esas rectas prodigiosas. ¿Quiere decir que va a seguir sin descender? De ningún modo. Lo mismo que la otra recta tampoco quería decir que va a seguir descendiendo. Solo quiere decir que en diez años no ha habido descenso. Otra peli.

Pero es una película distinta que coincide con lo que nos cuentan otras partes del sistema. Como “la pausa” en el calentamiento global.

Añadido.

Por cierto, veo a través del blog de Sánchez Rabat que los alarmistas cafres (los alarmistas “normales”) están empezando a criticar … ¡al IPCC!

ferran-p-vilar-anti-ipcc

Acojonante. Hasta ahora el IPCC estaba extento de crítica, so pecado de anticiencia. Hasta que el IPCC se ve obligado a empezar a reconocer la realidad – así sea con amortiguadores y marcha atrás.

PVL nos enlaza a El Mundo [–>], que supongo que no es más que un ejemplo típico de carroñero del clima. Uno más, quiero decir. Lo normal o así.

Lo sucedido este fin de semana en Filipinas ha reabierto la polémica sobre el cambio climático, ya que los expertos del panel de la ONU ya advirtieron en octubre pasado que la elevación de la temperatura de los océanos iba a provocar un aumento en la intensidad de los tifones y los huracanes en las zonas tropicales. Según los científicos, el cambio climático nada tiene que ver con el origen de estos fenómenos pero sí que multiplica sus consecuencias. [–>]

Por octubre pasado, se refiere al informe del IPCC. Que dice, literalmente:

There is low confidence in basin-scale projections of changes in intensity and frequency of tropical cyclones in all basins to the mid-21st century

Current datasets indicate no significant
observed trends in global tropical cyclone frequency over the past century and it remains uncertain whether any reported long-term increases in tropical cyclone frequency are robust, after accounting for past changes in observing capabilities (Knutson et al., 2010).

En el Pacífico Occidental no han aumentado los tifones, ni en general (azul), ni los más fuertes (rojo).

Tampoco en el hemisferio entero

cyclones-global-mauePero tal vez el dato más fácil de comprobar para cualquier periodista no carroñero sea el de la temperatura del mar. Si el argumento es que el problema viene de “la elevación de la temperatura de los océanos”, nada como mirar el dato, para saber si se ha debido a eso.

Miremos la zona, para acotar latitud y longitud, y comprobar después si ese agua estaba particularmente caliente durante la semana que ocurrió el tifón que ha asolado Filipinas.

zona-tifon-filipinasY la temperatura en esa zona, sacada del sitio más fácil [–>]. Cada punto es una semana. El último, el de la que acaba el 6 de noviembre. Lo marco con círculo y  raya roja.

temperatura-mar-tifon-folipinas

Pero Al nos cuenta:

A la noche en el telediario nos contaban el tifón de Filipinas, y sin despeinarse explicaban que no está encuadrado en la escala de huracanes y habría que crear otra categoría, la 6, porque la quinta no le es aplicable, (huracanes de mas de 250 kmtrs/h y depresión inferior a 920 mbares.). Añadía sin ninguna duda que es consecuencia del cambio climático y ahora son mas grandes porque el mar está mas caliente explican, sin acordarse de Noe ni demostrar lo uno ni lo otro con dato alguno. ¿para qué?, si cuando aportan alguno como la escala de huracanes lo entienden al revés?.

Imagen

El representante filipino en la cumbre del clima aseveraba  que no sólo el tifón, también el terremoto que padecieron hace poco   son causados por el cambio climático. Al final nos caerá un meteorito, que es lo mas probable, y con estos especialistas de la comunicación también será debido al cambio calentamiento global.

Leer completo:

Añadido (13-nov-2013):

Y mientras tanto, los frailes, excitadísimos:

ferran-p-vilar-con-hijo-de-puta

 

Pero fraile y sinceridad, o fraile y juego limpio, no pueden ser. Y borran sus propias palabras, los frailes. Para cambiarlas.

ferran-p-vilar-sin-hijo-de-puta

No leer; es un recado solo para una persona. O dos.

Después de la discusión con Carlos de Castro sobre el último informe del IPCC,

… Pedro Antonio Prieto acabó cerrando el hilo. Yo creo que para que no se notara demasiado que de Castro no tiene respuestas en defensa del alarmismo. A pesar de ser un físico que da conferencias sobre el cambio  climático. Da igual, porque se nota de narices.

Lo que me fastidia es que Prieto ejerce de mega guay. El no es ni pro ni anti IPCC, y cierra el hilo aunque él jamás estará por la censura de opinión, faltaría más. Y bla bla bla. Pero, pasados unos días, deja pasar un comentario, de alguien que firma como Anónimo (lleva todo el estilo de Ferrán P. Vilar), a modo de última palabra, y tratando de desactivar la falta de respuesta de de Castro. Y atacando a menda. Pero la respuesta al ataque no la deja pasar, y de la misma me banea.

El comentario de Anónimo es este:

Pedro Antonio lo va a ver por el pingback, así que si quiere responder, aquí sí se puede.

Respuesta:

Hola, Anómimo. Lástima que lo que dices no se corresponde con la verdad.

1. Encontré este artículo precisamente buscando cosas sobre el último informe del IPCC. Para contrastar opiniones sobre el mismo. Creo que he puesto un buen puñado de datos y argumentos, y creo que me han respondido con autoridad y número. Normalmente eso no se considera un argumento científico, sino político o sociológico. El autor no es precisamente un turista desinformado. El sitio parece acostumbrado a examinar cosas del mismo tipo, y parece un sitio adecuado. ¿Cuál es el problema? Ah, sí lo siguiente que pones.

2. Jamás los verás intentar debatir sobre el cambio climático en páginas “calentólogas” de nivel

¿De Castro no es de nivel? ¿Y da conferencias? A ver si se enfada. Pero me encantaría que me señales esas páginas. En la versión de no censura de opinión, si la hay. Yo no conozco. Tu (presunto) amigo Ferrán P. Vilar no me deja intervenir. ¿La consideras una página de nivel? Él asegura que sí. Antes lo intenté en la de un tal José Rodríguez, que no sé si existe todavía. joserodriguez.info. Él también se tenía como de mucho nivel. También me impidió participar. ¿Dónde crees que podría hacerlo?

Modestamente, soy (casi) el único participante del blog de Sánchez Rabat.  http://cambioclimaticoenergia.blogspot.com.es/ . No sé si lo consideras de nivel. Él no es fantasma, y no lo afirma. Yo creo que va bien encaminado, lee mucho, y mantiene muy al día a sus lectores de la versión IPCC de la discusión. Pero es decente, y deja opinar. Cosa muy rara de encontrar en el mundillo ecolo.

También participo ocasionalmente en el Foro Tiempo, en la sección de cambio climático:  http://cambioclimaticoenergia.blogspot.com.es/ Pero no mucho, porque los calentólogos de nivel han desaparecido, y así no tiene interés.

En resumen, difícilmente me puedes achacar que no participo en sitios de nivel. Si me los dices, lo intento. Pero si no me dejan, la culpa no puede ser mía.

– Resulta gracioso que alguien en una entrada diga textualmente “Para saber si alguien sabe de lo que habla, basta ver si sabe explicarlo en dos o tres párrafos, no muy largos.” y luego necesite párrafos y párrafos para justificar sus teorías y sobre todo tirar por tierra las teorías de los demás

Es sencillo. Muchos argumentos necesitan muchas palabras. Pero lo que sostenía es así. Te pongo un ejemplo.

Vacilan cuando dicen que la alarma se basa en ciencia básica y contrastada. Están mezclando una teoría contrastada (el efecto invernadero), con una teoría especulativa (las amplificaciones del sistema climático a ese efecto). Con la parte contrastada no se produce alarma alguna. 1,2ºC por doblar el CO2. Y la parte especulativa, ni se ha medido, ni se va a poder medir decentemente en mucho tiempo. Así que lo de ciencia contrastada es una mentira.

Un párrafo, y no largo. ¿Se entiende? ¿Quieres dos?

El problema, además, es que las mediciones más recientes (son de coger con pinzas, pero es lo que hay) apuntan a un calentamiento que no produce alarma. A que no hay esa amplificación fuerte por parte del sistema.

Dos párrafos. Cortitos. Así que se comprueba que si se sabe de lo que se habla, con un par de párrafos se puede plantear de cojones.

Me temo, anónimo Ferrán P. Vilar, que de tres propuestas, has fallado las tres.

Y me temo, Pedro Antonio Prieto, que parece que todo ese “fair play” que pretendes es un fraude total. Puedes contestar, porque no hay duda de que has visto el pingback. O no, tu verás. Pero aquí consta lo que has hecho. Para ayudar a Ferry, la gallina más cobarde del universo. Salió por piernas de la plaza. No me deja entrar en su sitio. Pero tiene la cobardía de acusarme de no participar en sitios de nivel, porque se ha asegurado de que mi respuesta se va a censurar. ¿Cómo lo ves?

Añadido. Otro participante de la plaza y de la discusión me manda otro comentario de réplica por ser aludido, que presuntamente los cobardes censurarán. (El mío ha desaparecido incluso de moderación previa)

haddock

Y como el agradecimiento es de buena educación, me he pasado por lo de Ferry Gallina, a dar las gracias.

ferry-cobardica

Calros Chordá es un nuevo amigo. Es un conocido autor de libros y conferencias de divulgación científica, y uno de los carbonófobos calentólogos más arriesgados que conozco. Al contrario de la figura al uso, es educado – salvo cuando te llama “negacionista”- e inteligente -salvo cuando te llama negacionista-. Y muy al contrario que la figura al uso, deja participar al discrepante en su blog, como si fuera un “negacionista” cualquiera.

Probablemente sea la figura más contraria de Ferran P. Vilar como pueda darse dentro de la tropa alarmista. Solo por eso hay que cuidarlo. No es que de pie a la existencia del necesario y sano debate público -en España inexistente-, porque no contesta. pero al no se cafre, y no censurar opinión, al menos permite que las preguntas queden sin respuesta. Y el silencio es una forma de respuesta. A menudo, la más indicativa.

¿Y quien sabe? Al final puede que se mosquee de lo mal que queda no contestando, se anime a intentarlo, busque los argumentos de apoyo, y cuando vea lo que hay, se caiga del guindo. Que no sería lo que importa, sino el debate del medio. Podría ser instructivo para otros.

Tuvo la mala suerte de tropezarse en vivo con los “negacionistas”, gracias a un “fan” en Desde El Exilio [–>]. Y eso llevó a un intento de intercambio en su blog. En los comentarios de esta entrada.

 Intento, ya digo. No responde. Cosa que no ha dicho en su blog (es obvio) pero sí en Twitter:

  1. @CarlosChNav Amable autor, ¿lo tratamos? La “certeza” del #IPCC http://plazamoyua.com/2013/09/27/la-certeza-del-ipcc/ … Pero contestando a los puntos, uno a uno, ¿vale?

  2. @plazaeme No, gracias. No tengo tanto tiempo como el que me requiere, disculpe. Tómeselo como guste. Corto y cuelgo.

  3. @CarlosChNav Entiendo. Sí hay tiempo para impartir opinión, pero no para contrastarla. No me lo tomo como “me guste”, sino como “”es”.

  4. @CarlosChNav Quiero decir, no pretendo que sea conmigo, pero, ¿La ha contrastado una sola vez con alguien que opine lo contrario? ¿Enlace?

Por eso la gente pro IPCC se comporta, normalmente, como perfectos cafres. Es obligado.  La tesis, las afirmaciones del IPCC, entre gente civilizada y en un debate civilizado duran cinco minutos. No tiene chicha. Cuando Judith Curry empezó a comunicar con “negacionistas”, le cayeron todos los insultos del mundo. Y todavía no había criticado al IPCC, ni puesto en cuestión ninguno de los ladrillos del edificio. Se había limitado a considerar que el debate es bueno, que los “malos” podían tener ideas que merecieran consideración, y que las quería conocer. No sé si entonces era consciente de que esa pequeña apertura al debate, y al contraste de argumentos, es exactamente la mayor herejía para una doctrina cerrada que se basa en “group think“. Y como a tal la trataron, con toda la dureza. Por hablar con el maligno.

judith-curry-climate-heretic

Y no es que el amigo Carlos Chordá hable con el maligno. Hablar, lo que se dice hablar, en dos direcciones, no. Pero no basta con no contestar. De ningún modo. Es imprescindible callarlos a toda costa. ¿Qué es eso de que puedan poner cosas en su blog, como si fueran creyentes en lugar de herejes? Como se entere P Vilar, Ferrán, don Ciencia, le va a caer una buena a Chordá.

Pues eso, que me lo cuidéis. No le llaméis tonto. No lo es. Que no tenga respuestas no indica falta de inteligencia. Los tontos contestan con tonterías. Como Ferry. Hasta que se piran, te atacan desde su blog, y no te dejan contestar. Chordá es lo contrario. Luego no es tonto. Solo que todavía no se ha dado cuenta de que no se puede ser calentólogo, o carbonófobo, y civilizado. Le faltaba experiencia. Nunca se había tropezado con negacionistas, y hablaba de ellos con teoría. Necesita tiempo tiempo. La parte interesante viene cuando se da cuenta de que tiene que elegir entre civilización y fe.

¿Apuestas?

Todo el mundo es algo cafre y algo civilizado. Lo cafre es innato, y lo civilizado viene de fuera – con eso que llaman educación. Pero la educación tiene grados muy distintos de aplicación, y su aplicación tiene éxito muy diverso. Y luego el ambiente en que se desenvuelve el sujeto es clave. Hay ambientes que resultan sumamente cafrógenos, o civilófobos. Todos conocemos unos cuántos, y sin necesidad de recurrir a San Mamés. Cualquier tribu afectada por “group think” es de esos ambientes. Grupos terroristas, partidos políticos gobernados por una cúpula, IPCC, etc.  Se necesita para mantener el orden. Y si alguien, dentro de esa tribu, dentro de ese ambiente cafrógeno, no ha desarrollado la tendencia, es una indicación muy ilustrativa para la apuesta. La esperanza …, ya se sabe.

Genial nuestro amigo Ferry. No hay cobardía ni perrería en la que no sea capaz de caer. Se me ocurre mirar a ver si hemos avanzado posiciones entre los horribles “negacionistas ibéricos”. ¡Quiero la medalla de plata! Ya hablamos de ello (clic para lo de entonces).

negacionistas-celtibericos-ferran-p-vilar

Y veo que sigue sin corregir los errores absurdos que ha cometido con Luis. Le aviso:

donciencia1

¿Cuál apostaríamos que es la reacción de don Ferrán P. Vilar, gran alarmista de la alarmería mundial?

Os dejo pensar.

Podría haber agradecido las correcciones, decir que las corrige, y contestar al argumento sobre qué es exactamente lo que denuncia con la fantasmada del Listado de Negacionistas Ibéricos. Estilo persona.

Podría haberse hecho el longuis, estilo Rajoy, sin dejar pasar mi comentario, manteniéndolo eternamente en el limbo de la moderación. Y quedarse con los errores. ¿Total, quién lo va a leer?

Podría haber corregido los errores sin dar crédito (y sin contestar al argumento), pero señalando que los corrige. Porque se ha enterado, se lo “han” comunicado, lo que sea. Eliminando mi comentario, como siempre.  Sería cobarde, pero no se enteraría nadie. Nadie más que él mismo (y yo). Y eso no es problema porque el activista nunca juzga sus actos. Cualquier cosa vale para la causa. De ahí que sean peligros sociales, aparte de maleducados.

Sería ligeramente incómodo hacer notar que a Uriarte le encaloma la presidencia  de la Liga por la Libertad de Vacunación, porque coincide en el Uriarte, Y a Luis le adjudica los artículos de un Gómez de El País, porque también se llama Gómez y una vez habló del clima.  Y que le había inventado la “I” al Luis (sin I) Gómez de El País. Pero es mucho peor lo que ha hecho.

Porque Ferry siempre da con la peor solución. En rojo lo que ha quitado, sin decir que edita los artículos a conveniencia. Y que estos cambian con el tiempo. Al hablar de un artículo del gran P. Vilar, habrá que empezar a mencionar la fecha. Tipo: En el Listado Ferrán de Negacionistas Celtibéricos, en su versión de enero 2013, etc. Porque en la versión de febrero ya no figura lo que he marcado en rojo de la toma de pantalla. Debe ser que también hace artículos cuánticos, como los papeles de Bárcenas. ;)

donciencia22Pobre Ferry. No da una. Pero él está tranquilo, porque nosotros somos criminales contra la humanidad. Y celtibéricos, joder.

La versión de febrero (de momento):

donciencia3

Actualización / añadido (7 de febrero):

Pero Ferrán no es una flor extravagante del jardín, cuya semilla no se sabe de dónde ha venido. Se sabe de sobra. Es toda una estrategia de comunicación de un mundillo de cafres que dicen que quieren salvar el mundo. Vilar solo es un grano irrelevante de esa aberración.

Esta otra tiene guasa:

Y tiene relación con nuestra gallina. Ferry me acusa, en público y por escrito, de ser “community manager profesional del neoliberalismo”. Y ese prodigio lleva, según él, a dos conclusiones automáticas. Por una parte le libera de contestar a mis argumentos, por lo de “profesional”. Sería injusto que el pobre “amateur” se las viera con un “pro”. Eso dice. Y por otra parte el hecho de cobrar significa que todo lo que digas es mentira (por interés), y por tanto no hay que escucharte, mucho menos rebatirte, y lo obligado es censurarte. Y claro, como lo obligado es censurarte, no tienes ninguna oportunidad de explicarle a su público que la historia de la profesionalidad (incluso la de “community manager”, y la de “neoliberalismo”) es (a) falsa y (b) imbécil.

El segundo golpe de Lewandowsky viene a cuento porque la mamarrachada -llena de falsas citas hechas conscientemente- está firmada (como coautor) por la fuente de argumentos principal de Ferry. John Cook, que precisamente sí es un “community manager profesional” pagado por organizaciones ecolo-calentólogas. Inventan lo que dicen los críticos del IPCC. El editor de la publicación científica se lo hace quitar, una vez advertido. Y los angelitos lo vuelven a incluir en una segunda publicación, con la mentira aumentada. Y todo ello para “demostrar”, desde la psicología (y la burda mentira), que los críticos del IPCC somos enfermos mentales enganchados al conspiracionismo.

El pobre Ferry no es más que una triste copia de una manera de hacer. Que se podría describir, resumiendo, como la mierda política invadiendo campos que antes le estaban sensatamente vedados por una costumbre cultural. Menos en la URSS, Cuba, y sitios así.

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 758 seguidores