ecolobestias


No hay ninguna duda de que se trata de un movimiento político revolucionario, que ataca al poder establecido. Se nota en que está perfectamente organizado por las autoridades, y apoyado por gente como -por ejemplo- Al Gore, el alcalde de Nueva York, Ban Ki-Moon, la ministra francesa de Ecología, y la embajadora de las Naciones Unidas para la paz. Leonardo di Caprio todavía no había llegado al sitio de la foto, pero también andaba por ahí.

peoplesclimate-gore-blasio-goodall-kimoon

Pero, ¿qué es lo que quieren, o piden? Cosas muy sencillas, y por otra parte muy obvias.

1. Energías “limpias”. Que son aquellas que no usan combustibles fósiles. Como las velas, que antiguamente se hacían con cera de abeja, pero que hoy en día se hacen con cera de parafina. Un hidrocarburo que se saca, o del petróleo, o del carbón. ;)

peoplesclimate-energias-limpias

2. El fin del capitalismo, que perjudica mucho a los cinco notas de la primera foto. Y a di Caprio, que faltaba.

peoplesclimate-anticapitalism

peoplesclimate-end-capitalism

3. El sistema público de salud, que cualquiera puede reconocer como origen del cambio climático. O al revés (es un poco lío).

peoplesclimate-health-care

4. El fin del colonialismo. Que quiere decir que China y la India etc, tengan tanta energía como los países desarrollados. Que quiere decir que emitan tanto CO2 como ellos por habitante, y mucho más en medición absoluta. -Oh, wait!-

peoplesclimate-co2lonialism

5. El respeto a la etno-manía y a la diversidad. Que quiere decir que los miembros de la tribu tienen que seguir siendo etnia, quieran o no quieran. Como las imágenes que estamos sacando son de Nueva York, no hemos encontrado vascos étnicos o catalanes étnicos para poner de ejemplo. Pero algún amable lector podría enviar las fotos correspondientes del acto revolucionario en su zona.

peoplesclimate-indios

6. La religión -por fin- universal.

peoplesclimate-religiones-unidas

7. La eterna infancia … mental.

peoplesclimate-peterpans

8. Una adecuada moral alimentaria.

peoplesclimate-vegan

9. Un reequilibrio de las relaciones internacionales. Por ejemplo, que la capital espiritual del mundo sea … ¡Nueva York!

peoplesclimate-new-york

10. Un mundo … ¡para el futuro! La más cristiana de las virtudes.

peoplesclimate-tierna-ninha

Y todavía habrá quien piense que el cuento del clima era una chorrada.

peoplesclimate-and-the-idiots

 

Añadido (11:00) que saco de Bob Tisdale [-->]:

Y a pesar de toda la fanfarria, cuando la ONU hace una encuesta mundial sobre qué haría falta para mejorar el mundo, al elegir entre 16 mejoras posibles la gente del globo pone la “acción contra el cambio climático” en el último lugar. Clic para fuente.

onu-encuesta-mejorar-el-mundo

Es posible que este problema sea demasiado sutil para un cerebro ecologista. La “ultima oportunidad” es una idea ciertamente impactante, pero también es una pistola de un solo disparo. Porque si la “última oportunidad” -por ejemplo de salvar el planeta- fue en 2009, eso quiere decir que en 2009 nos podían acojonar a unos niveles más o menos insoportables. Y que a la vista del acojono tomamos la decisión que tomamos, que marcó nuestro futuro. Pero también quiere decir que en 2014 ya no tenemos que pensar más en aquella decisión, tomara la forma que tomara. Porque si en 2009 era la “última oportunidad”, en 2014 ya no queda oportunidad ninguna, ni hay que darle mas vueltas al asunto. ¿Es fácil de entender, no?

Pues no. O depende de quién. Para los ecolos es imposible de entender. Donna Laframboise, que siempre tiene un ojo crítico mirando ese mundo tan estrafalario, nos hace un buen relato de esa “última oportunidad” que nunca es última — porque siempre renace de sus propias cenizas:

Es mucho mejor verlo en su blog. Pero para hacer boca, le “robo” la parte de los titulares de las muchas imágenes que pone de ejemplo. De ejemplo de que 2009 era la “última oportunidad”.  Lo que debería de habernos dado la esperanza de que dejaran de dar el coñazo, una vez pasada la “última oportunidad”. Pero ya veremos que no.

la-ultima-oportunidad-de-salvar-el-planeta-2009

Pero seis años después de pasada la última oportunidad, y ante un evento igual -una de esas “cumbres del clima”-, resulta que reúnen a lo que parece la flor y nata de movimiento ecologista, para decirnos que 2015 puede ser la “última oportunidad” de salvar la civilización. Entonces, ¿están confesando que lo de 2009 era mentira? ¿No va a haber ningún periodista que les pregunte cuántas veces ocurre la “última oportunidad”?

En 2014 hay una nueva aparición de la ultima oportunidad de salvar el planeta, la civilización, la repanocha, y viene en una página entera de publicidad en el New York Times. Merece la pena reproducirla. La imagen es incómoda de leer, pero un clic lleva al PDF guardado por Donna.

la-ultima-oportunidad-de-salvar-el-planeta-2015

Dicen que llevamos “camino” de un calentamiento global de 4 a 6 grados centígrados. Lo que no dicen es que se trata de un camino imaginario, que de momento, y por lo que se conoce, no coincide con el camino que realmente llevamos.

Elijo un gráfico de Ed Hawkins, para que sea uno realizado por un alarmista del consenso y la caraba. Recogido de la página de Roger Pielke Jr. Clic para fuente.

camino-de-4-6-grados-calentamiento

Y luego podemos ver que el IPCC plantea muchos “caminos”. El que produce más calentamiento (imaginario) -que llaman RCP 8.5- no se lo creen ni los mismos alarmistas. Necesita seguir acelerando las emisiones de CO2 al menos durante 50 años más, a la misma tasa que hasta ahora. Y seguir creciendo con alegría después durante mucho tiempo. Y no contempla ningún avance tecnológico, ni ningún cambio energético — sea de combustible o sea de ahorro y eficiencia. Pero nadie cree que haya petróleo para tanto, ni ausencia total de mejoras.

Pongamos números. Camino | Calentamiento:

  • RCP 8.5 | 4º/siglo
  • RCP 6.0 | 2º/siglo
  • Realidad durante el “calentamiento global” | 1,5º/siglo

Pero en realidad sí hay una forma de entender esa frase mantra de “la última oportunidad”. Imaginemos que el “calentamiento global” sigue hasta -por ejemplo- 2025, igual de sifilítico que hasta ahora. Sin siquiera necesidad de prolongar “La Pausa” hasta entonces. Ed Hawkins nos lo dibujaría así, en comparación con los modelos del miedo:

ed-hawkins-en-2025-por-ejemplo

No es que un gráfico así sea posible en 2025; es que resulta extraordinariamente verosímil. Posiblemente la mejor apuesta, dentro de un juego en el que apostar es muy difícil. ¿Se entiende así por qué 2015 puede representar realmente una “última oportunidad”? Bien pudiera ser la “última oportunidad” de meter miedo con el clima, por decirlo con alguna crudeza.

Añadido posterior.

¿Alguien quiere verlo aun más allá? La misma idea, repitiendo el calentamiento de los últimos 32 años (lo que llaman “calentamiento global”) una y otra vez, hasta 2100.

calentamiento-global-camino-que-llevamos

Me salgo de la conversación de ayer [-->], porque en parte me salgo del tema. Aprovechando Marga. No había dado por supuesto que la coincidencia Marga – Margarita [del estudio que cita -->] implicara la misma identidad. Pero, es verdad, la frase “nuestros estudios”, y un poco de “googlear”, apuntan en esa dirección.

Bien, le podríamos intentar sacar partido,  mirando lo que “quiere decir”, y olvidando lo que “ha dicho” realmente en el manifiesto. Una campaña para salvar el mundo se puede permitir ciertas “alegrías”. O eso suelen pensar los salvadores del mundo. Y, afortunadamente, no es difícil encontrar lo que quiere decir. Yo le llamaría comunismo místico-pastoril.

Comunismo, porque es una propuesta de economía socialista centralizada fuerte. Muy fuerte. Místico, porque se desmarca de la justicia social de lo que llama la “izquierda clásica”, y busca una justicia de “límites planetarios”. Que supongo que decide ella misma. Y pastoril, porque nos quiere poner a todos a andar el bicicleta quieras que no (no es broma), y a comer lechugas de una huerta local, fertilizada con caca de vaca. Sagrada, imagino. Nada de chuletón de Ávila. Y supongo que siempre podrá llegar el momento en que la bicicleta, o los carriles para usarla, atenten contra algún límite planetario de nuevo establecimiento. Y ya, el calco de la Edad Media será mucho más perfecto.

Los argumentos son impecables. Un ejemplo. Como el petróleo se acaba, el transporte va a ser imposible o carísimo. Eso dice. Y por ejemplo, no tiene sentido traer alimentos de lejos; hay que producirlos localmente. Nada de transportar. (Dice que no “tiene” sentido, no que no lo  “tendrá” cuando llegue el problema). Así que antes de que llegue el problema del transporte, y supongo que como entrenamiento, o tal vez como penitencia, nos creamos el problema nosotros mismos, y consumimos productos locales. A tomar por saco la producción especializada, y en el sitio de mayor rendimiento, con el sistema más eficaz. Ni hablar, ¡todo en local! Y consiguientemente carísimo.

Además, el comercio estará muy muy limitado. Solo el “comercio justo”. Supongo que en definición de Marga, basada especialmente en los “limites planetarios” también definidos por ella. Y para redondear, se acabó el préstamo. Creo. Lo deduzco; no lo he visto expresado. La deducción va así:

  • Riqueza = energía disponible.
  • Energía no crece = riqueza no crece.
  • Riqueza no crece = economías antiguas (limitadas) préstamo prohibido
  • Economía del crecimiento = riqueza crece préstamo permitido.
  • La teoría de Marga se llama “teoría del decrecimiento”  saquen conclusiones.

marga-1

marga-2

El primer problema que tenemos es el más clásico con los místicos: No hay ejemplos. Siempre se pueden desmarcar de los comunismos existentes realmente, y sus desastres ecológicos, porque estos creían en el crecimiento y en la industria, aunque fuera con poblaciones esclavas. Así que no hay forma de preguntarle a Marga por un ejemplo de sistema que le guste. No existe. Es un ideal perfecto. Tiene un Ser Supremo, ante el que nos inclinamos todos (el planeta y eso); tiene obispos y sacerdotes (Marga sin ir más lejos), ante los que nos también nos inclinamos y obedecemos; tiene buenos (como Marga) y malos (como un servidor); tiene pecados (el consumo y tal); tiene penitencia (el decrecimiento); y tiene salvación … pero es en otro mundo.

El segundo problema es también un clásico entre los agoreros y futuristas. (Los agoreros siempre son futuristas, porque el fin del mundo siempre está en el futuro). Parte de una asunción de futuro que no está en absoluto garantizada. La imposibilidad del crecimiento de la energía.

Que el petróleo se agote parece más que verosímil. Ya veremos la fecha, y la curva. Pero que eso signifique el fin del transporte, o el fin del aumento de la energía en general, es un doble salto mortal, y sin red. Y en todo caso, lo que no parece muy de recibo es adelantarse a un problema hipotético, aunque verosímil, pero de fecha y forma completamente desconocidas, a base de traladar al presente el problema del futuro. Yo creo que no se le ocurre ni a Canicón, y que Marga me perdone. Por no hablar de prescindir de la herramienta del precio y el mercado, para ir sabiendo hasta qué punto el problema sa va presentando, o no tanto. Y para mover los recursos correspondientemente. Claro que si todo es por Gaia y sus límites planetarios, al humano que le den; y se acabó el problema. Lo que pasa es que no conocemos ninguna economía planificada que haya sido respetuosa con la naturaleza, sino formidable, inenarrablemente guarras. Y sí conocemos economías de mercado que son respetuosas con el medio ambiente en un grado bastante aceptable. Salvo que quitarle el petróleo al planeta sea un pecado de religión, o así. Pero en religiones no puedo entrar, ni comprender. Solo tengo fe en mi perro.

Resumiendo mucho. Como la energía no va a crecer, es imposible técnicamente (palabrita del Niño Jesús), la economía no va a crecer. ¿Solución? ¡Hagamos que la economía no crezca! Como la propuesta parece insuperablemente poco inteligente, resulta inevitable la sospecha de que la solución estuviera antes que el “descubrimiento” del problema, y este solo sea una disculpa. Porque el caso es que este tipo de propuestas franciscanas siempre surgen, renovadas, cada pocas generaciones. Otro clásico, por así decir. Es, tal vez, la novedad menos novedosa que quepa imaginar.

Marga,  ¿crees que al fin lo hemos comprendido? Se acepta con sumo gusto si entras y das caña. Tú, o cualquiera. Sin restricciones, mientras haya una línea argumental. Aquí no nos cortamos. Es más, yo estoy convencido de que tenemos problemas bastante gordos. Incluido, posiblemente, el petróleo. Y le doy valor teórico a tus elucubraciones sobre un mundo de decrecimiento. Por aprender, y por estímulo para esforzarnos en evitarlo. ;)

Fuentes:

Viene de Smithsonian magazine [1-->], Keith Kloor [2-->], y Judith Curry [3-->]. En una especie de curiosa escalera que va desde la ciencia como cuento chino (1), al cuento chino medio racionalizado (2), y a un escepticismo sano pero diplomático (3). Intentaremos quitarle la diplomacia.

antropobsceno

El antropoceno es, en primer lugar, un robo científico. A los geólogos.

escala-temporal-geologica

Ese como “calendario de la tierra”, no se lo han sacado de la gorra los geólogos. Lo ven en los estratos de las rocas. O sea, primero estaban los estratos, que, estudiados, se ve que marcan diferencias de condiciones en la superficie del planeta, y en su vida. Y de ahí definieron los distintos nombres del calendario.

eras-geologicas

Ese tipo de sistema que antes se llamaba ciencia, en el que no tendría el menor sentido la pregunta que hacen en la revista del Smithsonian. ¿Qué es el Antropoceno, y estamos en él? Porque cuando la ciencia era ciencia, un ***ceno solo podía ser un estrato en las rocas. Y por definición, estás en el último estrato (el más reciente).

O sea, observación ⇒ hipótesis ⇒ predicción ⇒ comprobación. Donde el primer y el último paso ocurren en la realidad, y va de algo que se observa y se mide.

Ahora no es así, y el Smithsonian lo cuenta sin la menor alarma ni preocupación.

Este año, la palabra (antropoceno) ha ganado momento en los círculos científicos de élite: Aparece en casi 200 artículos “peer-reviewed”; el editor Elsevier ha lanzado una nueva revista académica titulada Anthropocene; y la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS) ha convocado a un grupo de académicos para que decidan, en 2016,  si se declara que el Holoceno ha acabado, y ha empezado el Antropoceno. [-->]

Obsérvese, con gran estupefacción, que ha desaparecido por completo cualquier idea de medir algo. De lo que se trata es de “decidir” y “declarar”. Ejercicio tan contrario a “medir y comparar” como se pueda imaginar.

¿Y qué diablos es el “Antropoceno”, si no es un estrato? ¡Ciencia posmoderna! Una mezcla de filosofía y de moralina, normalmente llamada ideología. El imperio de las ideas favoritas sobre la realidad. En este caso, la idea de que una extinción masiva de especies (cuyos cadáveres no pueden mostrar [-->]) se debería de notar en los estratos de las rocas. Aunque no se note.

Y después pasamos a la fase de rizar la payasada. Una discusión alucinógena entre los ecolos más ortodoxos, y algunos heterodoxos, sobre si el “Antropoceno” -que no existe- es necesariamente malo, o no tiene por qué ser pecado, obligatoriamente. Ideológicamente, vaya. Y no es broma:

También parece que van a “decidir” y “establecer” (a falta de observar) el momento exacto de inicio del estrato que no existe. Tienen varios momentos clave como candidatos. Para unos, con el comienzo de la agricultura, o “revolución neolítica”. Para otros, con el comienzo de la “revolución industrial”. Y finalmente, un tercer grupo prefiere elegir el lanzamiento de la primera bomba atómica. Se ve que todo depende del pecado original favorito de cada cual.

A mi me gustaría aportar un granito de arena. El nombre es mejorable. Sería más correcto el Antropobsceno. Viene de un ¿error? ortográfico en la entrada de Curry (anthroposcene). Pero es perfecto, porque señala una obscenidad. En la “escena” de los estratos no hay Antropoceno. Es, literalmente, fuera de escena. Obsceno. Y es real. No como estrato, o era geológica, sino como obscenidad. Pornociencia.

¿Y cuándo empieza ese Antropobsceno? Probablemente, desde que la ciencia se hace por proclamación, en lugar de por medición.

Fuentes:

Solemos pensar en USA como en una país mucho más liberal, donde el gobierno se mete mucho menos en la vida de los ciudadanos. Pero eso solo funciona para el bolsillo de los ciudadanos. En cambio, si hablamos de moralina, las tornas cambian. Y si hablamos de salud, sencillamente hemos topado con la Inquisición.

Salud, hoy día y para la Inquisición, es un concepto muy amplio. Se refiere al cuerpo, claro; y al alma. Pero también se refiere al entorno inmediato, y hasta al planeta entero. Tanto, que ahora ya son intercambiables. Te dan consejos de alimentación para tu salud, porque creen que son buenos para “la salud del planeta”. Y no, ni son subnormales, ni creen que lo seas tú. Solo son fanáticos (Inquisición), y quieren acojonarte.

En tu mentalidad europea meridional, probablemente no creas que un país serio y normal puede tener una Guía Alimienticia del gobierno para los corintios. Y una “política alimentaria”, añadida a una “educación pública sobre alimentación”.  Te la presento. Clic.

guia-alimenticia-del-gobierno-para-los-corintiosO más probablemente, pensarás que seguro que hay algún jeta político que ha creado unos Mandamientos Alimentarios, pero que ni nadie los conoce, ni sirven para otra cosa más que para aumentar la montaña de dinero público a disposición de los predadores. Otro error.  Claro que sirve para eso, pero en USA además la gente le hace caso. Y lo que es peor, le hace caso el gobierno, para alimentar -por ejemplo- a sus soldados. Y para los bonos de comida que reparte como ayuda social a millones y millones. Quiere decir que si eres una mamá casada y con trabajo, podrás decidir qué comida te parece adecuada para la familia, pero probablemente (estadísticamente) harás caso de la educación pública sobre alimentación [-->]. Y si eres una madre soltera y sin trabajo, recibirás ayuda para alimentar a los tuyos según el criterio establecido por Dios para los corintios. Que, hasta ahora, consistía básicamente en convertirte en un intermedio entre una vaca y una chimpancé – desde el punto de vista de la comida.

Puede que sea casualidad, o puede ser solo Inquisición. Pero el caso es que coincide la aparición de noticias científicas que sugieren que las vacas-chimpas no tienen una salud mejor que las humanas, con un cambio radical en los Mandamientos Alimenntarios. Como en dos pasos:

1. Comer paisaje no te da ningún beneficio (como ya sabía cualquier observador atento).

2. Tu salud (o la de los tuyos) no es lo verdaderamente importante, porque se trata del planeta.

El segundo viene a decir, en resumen, que los mandamientos alimienticios tendrán ahora en cuenta la “sostenibidad” y el “cambio climatico” para decidir lo que es bueno para tu salud. O sea, que ya no importa la evidencia que se acumule sobre el nulo beneficio de hacerte vaca. Porque tú no eres tú, sino Gaia. Y Gaia es lechuga. Así que tu futuro sigue siendo lechuga, y no hay realidad que pueda estropear un buen fanatismo.lechugaFuentes: Viejecita [-->], WUWT [-->], y DEE [-->].

Mens sana in corpore decrepito.

van-goghO por lo menos, más interesante.

absenta

Monty de Parabere

Co-posteado en la plaza y en DesdeElExilio.com.

Uno no es de postear, más bien de arrebatos, epigramas (hola V.) y jaleamiento de los escritos que, en éste y otros blogs, escriben los auténticos especialistas. Pero me tienen, no sé si en un exceso de confianza (seguro), por buen observador y, a veces, agudo crítico; y me piden Luis y Plazaeme que les junte unos tuits de una tarde de furia y se lo cuente un poco.

Me preocupan muchos asuntos, picoteo de aquí y de allá y con el tiempo, sin ser experto en nada, he llegado a formarme como un pasable especialista en generalidades.

Uno de los temas que más me (pre)ocupa, lógico siendo padre y amo de casa, es la enseñanza de mis hijos. Como mal padre que soy y a la vista de cómo anda la enseñanza hace ya demasiado tiempo, tengo una enorme preocupación por su educación y la insana costumbre de ver qué les enseñan en el colegio. Vamos, que me miro todos sus libros y hago un poquito de homeschooling paralelo, casi subversivo. Intolerable actitud la mía, lo sé.

Me he mesado muchas veces los cabellos, por el sistema en general y por cositas en particular; he tenido discusiones y polémicas con otros padres, con profesores, con familiares, con casi todo el mundo. Alguna vez algo he contado. En comentarios sueltos en DEE, en casa de Plazaeme o en twitter. El otro día estaba especialmente cabreado y lo conté en twitter, iba de energía y niños de 9 años.

En España hemos hecho el imbécil con la energía desde hace muchísimos años, me resulta muy difícil explicarme cómo hemos podido llegar esta situación tan desastrosa sin que se hayan levantado multitudes airadas, sin que el mainstream verde/calentólogo/guay haya sido una y otra vez puesto contra las cuerdas.

Es probable que parte de la explicación tenga que ver con lo que egresamos de nuestros colegios, institutos y universidades; los tuits del otro día, que les pongo agrupados a continuación, son una pequeña muestra de las muchas barbaridades que tranversalmente (sic) inundan e impregnan los programas de enseñanza. Otro día nos preguntaremos cómo y por qué es esto no sólo posible, sino casi imposible que sea de otra manera.

Los tweets:

Monty de Parabere@esopmontaraz 14 h

Luego os cuento por qué hay que echarles de los colegios de nuestros hijos. Un aperitivo:

image002Monty de Parabere@esopmontaraz

11 h Es sólo un ejemplo, pero casi todo así. “Energía”, niños de 9 años. Asunto controvertido.

image004

Monty de Parabere@esopmontaraz 11 h Controvertido, decía, por eso este año resuelto con un trabajo en clase.

image006Que los padres no nos enteremos de nada.

 (Hace cinco años, cuando mi hijo mayor estudió esto, les mandaron hacer un postercillo sobre una fuente de energía limpia. Aleccionado por su padre, el mismísimo diablo, hizo un bonito DIN-A3 sobre la energía nuclear. Ignoro desde cuándo esconden a los padres este tema y si mi actitud disidente tuvo que ver en el asunto.)

Monty de Parabere@esopmontaraz 11 h Nada tendencioso el material, por supuesto, vean una muestra: Qué estupendo es lo renovable.

image008

Monty de Parabere@esopmontaraz 11 h Las preguntas, claro, sobre lo estupendas

image010que son las renovables, ¡qué guay!

 (El ¡qué guay! es una expresión muy usada por los docentes patrios, sólo les parafraseo, no es que se me haya ocurrido a mí usarla en este contexto, Dios me libre.)

Monty de Parabere@esopmontaraz 11 h El cuadro con los concetos fundamentales que hay que incrustar en las cabecitas, no sea que algún mal padre la líe:

 image012

(EVITAR y FAVORECER, ojocuidao. La nuclear ni está, ni se la espera. En un texto aparece de refilón. Las renovables no contaminan, pero nada de nada.)

 Monty de Parabere@esopmontaraz

11 h Y un último remache para que los ninios acaben bien acojonadicos. Se la sopla, parece, pero el subconsciente…

image014(El subconsciente de los nanos, claro. “Dejadme la enseñanza de los niños y…” La cita es inexacta y no sé de quién ni lo voy a buscar ahora, pero fijo que de algún tipo poco recomendable.)

Esto, pacientes lectores, es lo que enseñan sobre la energía a nustros hijos a los nueve años. Malos contenidos, profundamente ideologizados (no nos engañemos, es de lo que se trata) y la peor de las mentiras, medias verdades y ocultación y/o tergiversación de la otra media.

Entiendo que es un tema complejo, pero se me ocurren mil manera mejores de explicar la energía a los niños sin hacer demasidao el cafre y siendo un poquito asépticos (hasta yo soy capaz de ser bastante aséptico pese a mi inquina hacia el timo renovable) y de forma que lo entiendan; de hecho, lo hago y me entienden. Son pequeños, no imbéciles.

Se supone que hay un ejército de expertos (al menos, como tal nos cuesta) preparando el material docente en ministerios, consejerías, comisiones y editoriales, pero esto es lo que producen. Basura.

Por eso digo que hay que echarles de los colegios de nuestros hijos, es una prioridad aunque cueste verlo y cueste más aún ponerse a ello.

Vigilad lo que enseñan a vuestros hijos; como ésta, hay muchas más. Sois padres, tenéis todo el derecho del mundo a que no enseñen basura a vuestros hijos. Si alguien lo niega, miente y es uno de los ladrones que os lo quitaron.

 Dejo ya de abusar de su paciencia y la de mis anfitriones (ellos insistieron y se lo han buscado, aunque no hay que tentar a la suerte) pero… ¿se acaba ésto aquí? En absoluto, vean lo que unos años después aprenden en 1º de ESO:

image016image018De esto ya hablamos en Plazamoyua aquí, no les entretengo más.

Marod

Lo que Prometeo no nos contó cuando robó el fuego

Si es que si nos llega a contar Prometeo lo que nos iba a costar la puñetera llama que le chorizó a Zeus, yo creo que más de uno le manda de vuelta al Olimpo con un algunos recuerdos para su santa madre.

Leo en prensa que la factura eléctrica se ha incrementado algo más de un 80% desde 2004. Hay que joderse, y el maldito calentamiento global detenido desde hace más de una década. Sus muertos.

Que los economistas y especialistas en el mercado eléctrico me perdonen, porque me dispongo a hacer de trapecista sin red (qué es cómo más gustillo da) metiéndome en el jardín del mercado eléctrico. En parte, porque se lo prometí al administrador de este sitio ayer, y en otra porque últimamente está el ambiente de la Plaza muy reposado… y nada mejor que estas fechas de paz y felicidad obligadas para tirarse los trastos a la cabeza, por aquello de seguir contracorriente.

Hay que empezar diciendo que la regulación del mercado eléctrico español es más complicada que la dimisión de un político. Tiene tela entre subastas decrecientes, tarifas de último recurso y costes regulados no hay quien cojones se aclare. Y en este punto reside una crítica generalizada y bien fundamentada. La complejidad de este sistema crea inseguridad jurídica y dificultad a la hora de tener la información a la que tenemos derecho los ciudadanos, más que nada por aquello de que al final los que la pagamos somos nosotros.

Luego está el precio. Leo en:
http://www.libremercado.com/2013-12-20/la-factura-de-la-luz-bajaria-hasta-un-65-eliminando-los-costes-politicos-1276506940/

Hostias! solución fácil, nos cargamos esos costes y, ¡Marujaaaa, atiza la calefacción que nos sale regalada!

Un poco torticero el periodista, juntas dos palabrejas tan negativas como “coste” y “político”, y no hay guapo que se resista a ciscarse en el deficit de tarifa, las primas de régimen especial y la madrequelosparió.

Yo pienso que esos costes son necesarios, desde luego no en tan abultada cantidad, pero analicemos un poco. Según el artículo precitado (ignoro la fuente) de los aprox. 21.000 millones de euros del “coste político” se reparte en:

- costes de transporte, distribución, permanentes: Unos 10.000 millones. Si sumamos los costes financieros del deficit de tarifa, en total unos 12.000 millones.

O sea, que ya tenemos que más de la mitad no son costes políticos propiamente dichos, sino costes de mercado que no está liberalizado. Hombre, teniendo en cuenta que hablamos de suministro eléctrico, a mí no me parece mal que sea de gestión pública. Hablamos de un suministro estratégico, no es cualquier cosa para dejar en manos de operadores privados. En cuanto a la necesaria garantía de suministro (los mercados a veces se vuelven muy inestables).

- Los otros 9.000 millones: Primas al régimen especial. Renovables y carbón nacional fundamentalmente.

Estos sí que son más políticos. Que no significa necesariamente malos o injustificados.

Al carbón nacional. Dos razones fundamentadas: Primero la estratégica, por garantizar el suministro de la materia prima. No vaya a ser cosa que los marroquís o los polacos se enfaden con nosotros y nos corten el suministro… a ver qué hacemos. Segundo la social: los yacimientos españoles están en el norte, en zonas que se prepararon, se transformaron y condicionaron a extraer el preciado mineral cuando si era rentable y muy necesario. No se puede (o no se debe mejor dicho) decirles de un día para otro. “gracias majetes, ya no sois rentables, buscaros la vida”. Eso ya lo sabías cuando armaste todo el tinglado, luego tenías que haber previsto reconversiones industriales, ayudas, etc.

A las renovables. Principalmente una razón, incentivar la explotación de otras fuentes de energía que SÍ tenemos. Lo malo es que su explotación todavía resulta muy cara.
El tema es que nos interesa que se desarrollen muy rápido, para dejar de depender lo antes posible de recursos ESTRATÉGICOS que NO tenemos.

De esos 9.000 aprox, creo que unos 6.000 son para renovables y unos 3.000 para carbón nacional. Y de esos 6.000, la que más se lleva es la solar fotovoltáica (la que sólo produce con luz solar) con unos 1.600 millones. O lo que es lo mismo un 13% del “coste político”, y bastante menos si añadimos el 40% restante del “coste de mercado”. Que tampoco es que nos lo gastemos todo en espejitos, vamos.

Mi crítica fundamental es que hay una parte del coste de la factura de la luz que es un impuesto encubierto y es la que corresponde a las primas de régimen especial. Y la verdad, como impuesto es un puta mierda. Precisamente porque está encubierto y porque no es progresivo, vamos que yo pago el mismo porcentaje (tramo) que un Ortega o un Botín de turno. Y tal y cómo está la situación, pues no es justo que nos encalomen una subida del 80% en 9 años, y encima en plan “café para todos”. Mala redistribución de la renta.

En resumen, que si quitásemos el coste político tal y como “sugiere” el periódico liberal, tendríamos una factura más barata (no tanto), unos mineros muy cabreados en Asturias y León (y con razón) y perderíamos el tren (al que se ha subido media Europa) de explotar otras energías sin dependencia de otros países.

Por favor, el último, que apague la luz. :-)

saludos

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 527 seguidores