@D&R


¿Se puede dudar del calentamiento global?

2 Predicciones y realidad. Nullius in verba.

Ya sabemos, casi seguro, que la hipótesis no funciona. En todo caso es cuestión de esperar ya muy pocos años para comprobarlo. Lo sensato, si olvidamos a los políticos y sus intereses, es esperar esos pocos años, y descartarla, una vez se comprueba que está equivocada.

Nullius in verba es el lema con el que nació,  en Londres (1661) , la Royal Society. El mejor ejemplo histórico, e internacional, del buen hacer científico.En traducción libre, (no creas) en la palabra de nadie. Es la expresión de una ataque frontal al escolasticismo, siempre preocupado de subordinar la razón a la fe religiosa. Y esgrime la necesidad de llegar al conocimiento a través de las evidencias empíricas, en vez de recurrir al argumento medieval de autoridad.

Si todavía fuéramos capaces de pensar como lo hacíamos antes de que la política invadiera la ciencia, lo primero que nos preguntaríamos en el debate sobre el “cambio climático” sería lo mismo que ante cualquier otra cuestión científica. ¿Cuáles son las pruebas, y cuáles son las predicciones? Si funcionan, nos tomamos en serio la hipótesis. Hasta que llegue otra mejor. Y si no, da exactamente lo mismo la autoridad de quien la plantee, así sea el Papa, Ban Ki-moon, Pachauri, Zapatero, o el IPCC.

Los alarmistas del clima no tienen pruebas, hablan de “atribuciones”. Esto es, especulaciones. Que pueden ser ciertas, o no. Y el único criterio para tratar de averiguarlo es mirar las predicciones.

Aunque han tenido mucho cuidado de hacer predicciones que no se pueden comprobar hasta dentro de cien años, algunas sí se les han escapado. La principal, que en las dos primeras décadas del siglo XXI la temperatura global aumentaría a razón de 0,2ºC por década. La predicción es del año 2.000, y en esta primera década la temperatura no ha subido nada. O prácticamente nada (depende de quien lo mida). En realidad, son 15 unos años sin subir.

Lo muestra el gráfico. Las líneas verde, azul y roja son los modelos, según distintos “escenarios” de emisiones. La linea naranja es la previsión de los modelos en el caso de que las emisiones se hubieran estancado a niveles de 1998 (que no lo han hecho). Y la línea rosa es lo que ha ocurrido.

Ya sabemos, casi seguro, que la hipótesis no funciona. En todo caso es cuestión de esperar ya muy pocos años para comprobarlo. Lo sensato, si olvidamos a los políticos y sus intereses, es esperar esos pocos años, y descartarla, una vez se comprueba que está equivocada.

Enlaces:

Muy recomendable el primer enlace. Un trabajo publicado el 9 de febrero por el divulgador de ciencia Andrew Montford, y prologado por Richard Lindzen – probablemente el climatólogo más prestigioso en activo.


Direcciones URL de los enlaces:

  1. http://www.thegwpf.org/images/stories/gwpf-reports/montford-royal_society.pdf
  2. http://judithcurry.com/2012/02/07/trends-change-points-hypotheses/
  3. http://www.ipcc.ch/publications_and_data/ar4/wg1/en/spmsspm-projections-of.html
  4. http://www.drroyspencer.com/latest-global-temperatures/
  5. http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=ZsMV5-NRp2Y

Han editado el nº 5 de la revista @DyR en formato DPF, mucho más legible. Y yo he hecho una versión propia, corrigiendo el fallo de los enlaces que no salían. Y, ya de paso, edito una separata con el artículo del clima.

La revista entera:

La separata del clima:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 541 seguidores