crisis


Luis Bouza-Brey

Democracia estüpida, sí. El cretinismo de las autoridades ante un Golpe de Estado anunciado a bombo y platillo como un ejercicio exquisito de democracia, revela la bajísima calidad de nuestra cultura política y gobernantes.
Hace dos días yo le llamaba a esta situación “cachondeo bananero”; hoy, Ignacio Camacho, en uno de sus rasgos diarios de lucidez, describe igualmente la perversión de la situación política como propia de una “DEMOCRACIA TONTA”.

Una democracia estúpida, añadiría yo, en la que el “sistema representativo” no es tal cosa, sino un factor permanente de creación de oligarquía cleptocrática irresponsable.

Una democracia estúpida en la que la lentitud, ineficacia y coste de la Justicia transforma el “Estado de Derecho” español en una parodia de “El Proceso” kafkiano.

Una democracia estúpida en la que el autogobierno territorial se ha transformado en una anarquía taifal y corrupta derrochadora; en un desgobierno endémico, y en una herramienta para el separatismo sedicioso y golpista, ejecutor de una traición consentida y fomentada hacia el pueblo español.

Aunque el artículo de Ignacio Camacho aún no ha sido publicado en abierto, deseo hacerlo público excepcionalmente, como un tributo a su lucidez y una expresión de irritación y alertamiento ante la pasividad de las autoridades frente al golpismo, que está provocando que el tiempo de respuesta ante el mismo se agote estúpidamente sin que nadie responda al desafío.

Lean lo que dice Ignacio Camacho:

SON DE QUÉ

Ignacio Camacho en ‘ABC (1ª Edición)’ – 2015-07-19

La vo­lun­tad dia­lo­gan­te y el «son» pa­cí­fi­co de Ar­tur Mas con­sis­tie­ron en pre­sen­tar­se an­te el Rey sin sil­ba­to

LA penúltima vez que se vio con el Rey, el día de la pitada en la final de Copa, Artur Mas exhibió una sonrisa complaciente – incluso cómplice, puesto que se trataba de una ofensa y tal vez de un delito– ante el abucheo multitudinario a los símbolos de España. No era el mejor precedente para acudir «en son de paz» a La Zarzuela con un plan de secesión bajo el brazo; plan que por pacífico que resulte en su método no deja de constituir técnicamente un golpe de Estado civil. No un gol, como dice Oriol Junqueras, sino un gol… pe: una rebelión ilegal contra la Constitución que pretende saltar sobre el derecho vigente para imponer la ruptura de la nación española.
Hay, pues, algo que no cuadra en esa escena de supuesta normalidad democrática, tan poco normal que obligó a Felipe VI a subrayar su incomodidad institucional con un lenguaje no verbal de patente distanciamiento. El calculado gesto hierático, gélido, del monarca desmiente el son cordial de una entrevista claramente inoportuna y enojosa más allá de las cortesías del protocolo, por más que el Gobierno tratase de minimizarla encajándola en el marco rutinario de una ronda de audiencias reales con los presidentes autonómicos. La diferencia esencial de esa cita de convencional apariencia, el hecho fehaciente que la convierte en anómala, consiste en que ninguno de los restantes virreyes territoriales convocados, ni el de Extremadura, ni el de Valencia, ni la de Andalucía ni la de Madrid, han acudido a la suya con un proyecto para separarse de España en un cartapacio.
Por razones complicadas de entender y en todo caso difíciles de aceptar, el Rey tuvo que recibir con el visto bueno del Gabinete a un golpista que además ha sido imputado de desobediencia por la Fiscalía del Estado. Un golpista que, muy respetuosa y afablemente, fue a Palacio a explicarle los pormenores de su designio hostil al representante máximo de la nación a la que piensa imponérselo. Esta clase de escenas pueden explicarse desde el buenismo biempensante como delicadas muestras del talante civilizado y dialogante de nuestro sistema político, pero también existe otro modo de verlas y enjuiciarlas: como una chirriante manifestación de una suerte de democracia tonta, cuya acomplejada debilidad estructural permite a sus enemigos subvertirla con tanta deslealtad como descaro.
Por muy versallescos que fuesen sus modales, lo que hizo el representante del Estado en Cataluña fue anunciarle con mucho desahogo a la Corona su intención de perpetrar un abierto desafío a la nación, a sus leyes y a sus ciudadanos. Es decir, su decisión de plantear un conflicto de convivencia a gran escala. Y eso es cualquier cosa menos una actitud de concordia. A menos que en España ya nos conformemos con considerar una deferencia amistosa que un dirigente institucional no se presente ante el Rey con un silbato.

© 2011 Kioskoymas. Todos los derechos reservados

MARTIN BEAUMONT EN “EL SEMANAL DIGITAL”: ALBERT RIVERA PONE A CIUDADANOS COMO PRIMERA FUERZA EN CATALUÑA

http://www.elsemanaldigital.com/movil/albert-rivera-pone-a-ciudadanos-como-primera-fuerza-en-cataluna-142928.html
Es una posibilidad no descartable. Veamos el panorama político de Cataluña: los etnotarugos de Mas en delirium tremens, cercados por el golpismo genético de ERC; a lo que hay que sumar la felonía y traición de PSC e ICV hacia los trabajadores; complementado todo ello por la delicuescencia del PP, dirigido por el dúo Camacho-Rajoy, un par de plastas anodinos…

¿Qué puede votar una persona con un mínimo de sentido común? No le queda otra opción que Ciudadanos, salvo que se haya vuelto ignorante y populista, y desee hundir el país votando a la tribu bolivariana.
Y a nivel del conjunto de España, con los bolivarianos haciendo el indio, Sánchez el ZP, apoyándolos y volviendo al condón sanitario zapatético contra el PP; Rajoy haciendo el Rajoy, disuelto en sus muecas y balbuceos y envuelto en aromas de corrupción…

Tampoco tendría nada de extraño un subidón de Ciudadanos hasta la Moncloa.

“¡Pobre España, descoyuntada entre los saqueadores y los mutiladores!…” Eso Dice Savater hoy en “El País”, en su artículo “Caca“.

Yo desearía añadir algo, para intentar desentrañar cuáles son los factores y la causa de todo ello, sin que eso signifique centrar la responsabilidad en Savater, aunque alguna tiene:

Porque vemos una España descoyuntada por un sistema político agónico cuya putrefacción cultural y anquilosamiento estructural constituyen el método más efectivo de selección de los peores: los chorizos y señoritos de los aledaños y entretelas del PP; los ignorantes sectarios y oportunistas de la dirección del PSOE; los tarugos reaccionarios, anacrónicos y miopes del etnonacionalismo; los trileroleninistas de la dirección y palmeros de UPyD —¿Verdad, Savater?—; los profesionales de la protesta como palanca de poder de IU e ICV; y, ahora, la “caca” perrofláutica emergente de las alcantarillas del régimen.

¿Pues que se esperaban algunos de años de putrefacción consentida y apoyada en un “cul de sac” ebullente?

¡A ver cómo salimos ahora de este remolino de mierda, producto de élites culturales y políticas miopes y oportunistas! Tal revoltillo de estulticia produce estos efectos.

Luis Bouza-Brey
Se han quedado estancados demasiados años, engarzados en bucles camorristas recíprocos como procedimiento para alcanzar el poder, o ayudándose de los nacionalismos etnicistas a cambio de cesiones permanentes e ilimitadas.
Al fin, el tiempo se acabó:
…Para los dirigentes del PP, incapaces de liderar el país en todo lo que no sea favorecer a sus congéneres de la estirpe de los señoritos, y hacer oídos sordos a las necesidades de la mayoría del pueblo…
…Y para los dirigentes del PSOE, carentes del mínimo sentido del Estado y del interés general, desprovistos de principios democráticos de igualdad y respeto al adversario, al haberlos sustituido por la falsa conciencia ideológica de ser los buenos de la Historia, fundante de un sectarismo cerril que los incapacita para la decencia y el servicio al país.

Y como el tiempo se les agotó, a ambos y a nosotros, han destrozado el equilibrio de España, degradado el sistema político y hundido el económico, fomentando con ello el acceso al poder de populistas radicales y anacrónicos, dispuestos a derruir los cimientos de la libertad y a hundir definitivamente el país con experimentos inmaduros, obsoletos e irracionales.
Vamos a pasar una mala época, gracias a la corrupción mental y material de PP y PSOE y a la incapacidad e inepcia de sus próximos sucesores.

ISABEL SAN SEBASTIÁN hace tiempo que viene dibujando con lucidez los rasgos esenciales del proceso de degeneración que estamos viviendo.

Vedlo en:

Lento suicidio de España” y en

No podemos ser cobardes

E IGNACIO CAMACHO describe hoy, con acierto, la crisis de convivencia que estamos sufriendo:

Los pernos flojos

 

Luis Bouza-Brey

VENTOSO describe con mucho acierto el atraso y la incompetencia política de nuestro país, sumergido en una crisis profunda y grave y enredado en bucles interminables de la clase política, sin nadie capaz de coger el timón para sacarnos del “cul de sac“.

Es posible que Albert Rivera y Ciudadanos sean ese alguien potencial que algunos estamos esperando desde hace muchos años. Creo que son la última esperanza:

¿Conseguirán romper los bucles de sectarismo e incompetencia, a fin de modificar las estructuras obsoletas y la cultura política del país, regenerando a la èlite política y a los rebaños narcotizados que la siguen?

Vean a Luis Ventoso en “El Mundo ha cambiado”, en “ABC” de hoy:

“…su diagnóstico es certero: Europa se desinfla en favor de Asia. Esa pugna va a decidir si nuestros hijos y nietos viven en una zona del planeta próspera o depauperada. Para triunfar en esa liza implacable no servirá crear micro- países de regusto folclórico y xenófobo (la solución de Mas), ni reciclajes postcomunistas que penalizan la cultura del esfuerzo ( Podemos), ni pensar que España es una isla que puede contar con mayores servicios sociales del orbe sin cuadrar las cuentas ni atraer capital (Sánchez). Solo una Europa muy unida y con un enorme énfasis en la educación y el esfuerzo podría tener alguna oportunidad. Pero nuestros países se pierden en rancias ensoñaciones nacionalistas (qué ridículo error ese referéndum de Cameron sobre la UE), o abrazan populismos casi nihilistas, como el del amargo cómico Beppe Grillo en Italia.

En España, el nivel del debate político está por los suelos: que si Carmena baila con Carmona, que si Susana y Pedro se pisan los juanetes, que Pablo quiere mangonearlo todo sin haber ganado nada, María Dolores y Soraya no se tragan, a Ada no le pone cumplir las leyes, Rivera tiene más usos que una navaja suiza… Se habla de una metrópoli como Madrid, que tiene que ser la vanguardia de España, solo en el registro del chalaneo postelectoral. No existen declaraciones sobre el futuro económico y cultural de la capital del país. Entristece ver a una jueza de carrera discutible, con poco sentido de la realidad y que ni siquiera ha ganado las elecciones, pensando que la alcaldía de Madrid va de simpatías okupas y subvenciones incosteables.

«El mundo ha cambiado». Pero algunos siguen en la era del Simca 1000 y la peluca de Carrillo, haciendo el avestruz frente a una verdad insoslayable: las empresas, la iniciativa y el trabajo duro son lo que trae la prosperidad, y no catecismos añejos y tertulianismos de orinal y saco de dormir en el plató.”

Luis Bouza-Brey

Zarzalejos describe hoy en un artículo este fenómeno. Pero lo mismo sucede con UPyD, con el PP, y con el PSOE, caladeros desde donde afluyen intenciones de voto hacia Ciudadanos, según las encuestas.
Por ello, ya se va viendo como se desata una tormenta de rayos y truenos desde todas las direcciones, a fin de frenar este aumento constante de las intenciones de voto a Ciudadanos.
Lo que cabe preguntarse es si la tormenta tendrá un efecto relevante sobre este flujo actual y futuro. Y tambièn, sobre las consecuencias de un menor o mayor decrecimiento del aluvión hacia Ciudadanos.
Pero para detectar una respuesta es preciso indagar sobre las causas de este proceso:
La principal de ellas es que el régimen del 78 degeneró y agoniza, y a sus actores principales y secundarios se les considera responsables de la degeneración e incapaces de regenerarlo.
Veamos por qué:
En primer lugar, PSOE y PP llevan varios años enzarzados en luchas partidistas por alcanzar el poder a costa del sentido de Estado y del interés general, incapaces para alcanzar consensos en políticas de Estado y entregados a centrifugar éste para obtener apoyos del nacionalismo etnicista. Produciendo desgobierno y traicionando con ello los principios respublicanos y democráticos de libertad e igualdad, pervirtiendo y violando la Constitución y fomentando el fundamentalismo nacionalista y las propensiones a la desarticulación y balcanización del paìs.
En segundo lugar, IU-IC han jugado el papel de actores subordinados a estas políticas de PSOE, PP y nacionalistas, dejándose llevar por ellos a cambio de silencios y/o protestas retóricas intercambiables por pequeñas migajas de poder.
En tercer lugar, UPyD, que surgió como alternativa regeneracionista y tercerista ante este proceso degenerativo, se transformó en un engendro despótico y falsario, depurador de discrepancias internas y esterilizado para dar cabida e impulso a las fuerzas regeneracionistas existentes en el país. Su destino es la implosión e irrelevancia por arterioesclerosis y selección negativa de cuadros y afiliados.

El desarrollo de esta dinámica degenerativa del régimen del 78, bloqueado por efecto de mecanismos disfuncionales como un sistema electoral pseudorepresantativo, un modelo de Estado autonómico pervertido y destructivo, y una jurisdicción lenta, ineficaz y dependiente, ha llevado a la deslegitimación y desautorización del régimen y sus actores, y a la aparición de fuerzas emergentes como Podemos y Ciudadanos, para responder a la degeneración y el caos.
El movimiento del 15M, del que deriva Podemos, se desarrolló hace ya varios años, siendo dirigido por un sector de IU, descontento con su partido e influido por el socialismo bolivariano de Chávez y el castrismo. La orientación inicial de este movimiento fue revolucionaria, dirigida a acabar con el régimen del 78, y a modificar sus parámetros constitutivos, como el modelo económico, las alianzas internacionales de España, las relaciones con la Iglesia, y la Constitución.

Ciudadanos existe también desde hace años en el ámbito catalán, pero diversas contradicciones y conflictos internos le impidieron hasta 2014 adquirir el convencimiento de la necesidad de transformarse en un partido de ámbito nacional español y de difundir a este nivel su orientación reformista, laica, progresista y opuesta al etnicismo, por consiguiente. Por ello, su ascenso al àmbito político del conjunto del Estado se ha producido con un cierto retraso, ocasionando este desfase procesal de recién llegado que bebe de todos los actores, creciendo lenta pero inexorablemente, hasta límites todavía indeterminados, y causando graves preocupaciones a los demás.

Habrá que ver como evoluciona este proceso, pero no es descartable que la crisis del régimen y la desautorización de los demás actores lleve a Ciudadanos a transformarse en la Alternativa Democrática y Reformista al derrumbe del régimen y la desarticulación del Estado.
Si esto fuera así, como parece probable, Ciudadanos y España necesitan el máximo apoyo popular, para conseguir evitar los múltiples peligros que nos acechan.

Lean a Zarzalejos:

http://blogs.elconfidencial.com/espana/notebook/2015-04-28/podemos-se-desinfla-ante-ciudadanos_783614/

Luis Bouza-Brey.

 

Joaquín Costa detectaba “oligarquía y caciquismo” como Constitución sustancial del sistema político español; Brenan dibujaba las características esenciales de este sistema oligárquico y caciquil… Pasados dos siglos seguimos igual: esa estructura bàsica ha hundido el régimen constitucional del 78, pervirtiéndolo, transformando la Constitución en nominal, y haciéndolo inviable mientras no se le introduzcan reformas esenciales.

¿Qué es si no oligarquía y caciquismo el poder político y financiero de siempre, sustentado por un PP y PSOE corrompidos en Madrid y resto de España, complementados por los caciques nacionalistas en Cataluña y Euskadi?

¿Qué es si no oligarquía y caciquismo un régimen corrupto a todos los niveles, en el que la democracia ha sido pervertida por un régimen electoral pseudorepresentativo y un Estado autonómico centrifugado a favor de los caciques locales?

 

Ved el artículo de Javier Gallego sobre el laberinto español y su estructura esencial, duradera por los siglos de los siglos… Quizá por eso, el pueblo español se cansa cada cuarenta años y deja caer la piedra de la libertad, imitando a Sísifo, condenado por los dioses a un trabajo eternamente improductivo.

 

Javier Gallego: “El laberinto español”

 

 

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 787 seguidores