Cambio Climático


Como se sabe, los maníacos del calentamiento global han depositado todas sus esperanzas en que el próximo El Niño, que posiblemente ya ha empezado sus primeros pasos, tenga la fuerza suficiente como para acabar con la famosa “pausa” que padece el calentamiento global. Lo necesitan con urgencia. La teoría del achicharramiento por CO2 (la manía) dice que el calentamiento no se pudo notar hasta 1945, más o menos. No había suficientes emisiones. Y los datos, con todo lo masajeados que estén, no ven calentamiento entre 1945 y finales de los 70s. Ahí empezó el calentamiento global.

Y de repente, la pausa.

Primero, la negaron. Diez, doce años de pausa en el calentamiento, y decían que no había. El informe IPCC de 2007 no la mencionó. Y los maníacos atacaban a cualquiera que osara señalarla. Tiene guasa que le llamen “negacionista” a quien señalaba una pausa que sí había, y no le llamen “negacionista” a los que negaban una pausa como la copa de un pino. Pero ahora ya no han podico ocultar que no llega al 2% el número de modelos climáticos capaces de producir una pausa de 17 años. Y ni uno solo que la pueda producir durante 20. Señal de que los modelos no están reflejando el mundo real, por mucho que digan que están “basados en la física”.

Y eso, a pesar de que los modelos cambian. Intentan que no se distancien demasiado de la realidad, una vez que se conoce. O una vez que llega el futuro que habían predicho tan mal. Y los mejoran corrigen. Pero la realidad es muy complicada, y la mejora corrección no la puede abarcar entera. Como tienen un paradigma equivocado, si mejoran corrigen por una esquina del tablero, lo empeoran por la otra. Por eso la calentología nunca avanza. Ver [-->] y ver [-->].

Esto ya es una imaginación mía. Creo que la pausa que negaban los que nos llaman “negacionistas” era tan importante, que en la última generación de modelos climáticos se obsesionaron con ella – a pesar de negarla. Y para justificarla tuvieron que estropear otra esquina del tablero. Más importante.

La clave de la temperatura global está en la superficie del mar. Le “robo” a Bob Tisdale este gráfico, de aquí [-->]. Lo rosa es añadido mío. Representa los modelos de la generación de los que se usaron para el IPCC de 2007, y la del 2013.

modelos-climaticos-diferencia-generacional

La diferencia que yo veo es esta. Los modelos anteriores (2007, azul) apenas se separan de la línea de tendencia. Es un calentamiento monótono y sin historia. Porque no ha habido volcanes, que era la única causa de variabilidad significativa que contemplaban en el clima. En los modelos más actuales (2013, verde) han incluído cierto efecto de los ciclos oceánicos (que también negaban hasta ahora). Y eso les ha permitido que se refleje una pausa. O una “pausita”, al menos.

El problema es que al conseguir una pausita, y tener esa “chepa” en la segunda mitad de la serie, también han aumentado la tasa de calentamiento. O sea, que en ese sentido, en esa esquina del tablero, lo han estropeado. En lugar de arreglarlo.

Pongo en este gráfico la diferencia antiguos / nuevos modelos (sólo la línea de tendencia), y su comparación con la realidad. Pasando de “la pausa”.

modelos-climaticos-diferencia-generacional-y-realidad

Tratar de “encajar” una pausa en los modelos ha sido mal negocio. Les ha salido muy pequeña; 7 años en lugar de 17. Y ha hecho que el calentamiento real sólo sea el 52% del calentamiento de los modelos, en vez del 57%.

Y ya que estamos, veamos esa diferencia entre los modelos y la realidad, repartida por “los siete mares”. Es curiosa. El gráfico muestra, en cada cuenca oceánica, el porcentaje de calentamiento real respecto del calentamiento predicho para esa zona por los modelos. Llama la atención que un gas esencialmente bien repartido produzca unos errores tan mal repartidos. ¿Puede ser que el mundo de los modelos tenga muy poca relación con el mundo real?

modelos-climaticos-realidad-en-7-mares

Hay que pensar que el Atlántico Norte y el Ártico son lo mismo. Al Ártico le llega el agua (y el calor) casi exclusivamente del Atlántico Norte. Ahí, los modelos aciertan bastante. De hecho dan menos calentamiento del realmente producido. En el resto de la tierra, son un verdadero desastre.

Lo mismo, en mapa, quedaría así.

  • Rojo: algo mas de calentamiento que el previsto por modelos
  • Verde: la mitad o menos del calentaminto predicho.
  • Azul: enfriamiento, en lugar de calentamiento, y en la misma cantidad.

modelos-climaticos-realidad-en-mapa-7-mares

Y en números (de Bob Tisdale, enlace citado). CMIP5 son los modelos última generación.

Datos CMIP5 Observado Porcent
Global 0,161 0,084 52
Atl. N 0,188 0,232 123
Atl. S 0,161 0,065 40
Pac. N 0,194 0,066 34
Pac. S 0,14 0,042 30
Índico 0,169 0,097 57
Árt. 0,106 0,121 114
Ant. 0,041 -0,047 -115

 

Si este El Niño que se espera no consigue acabar con “la pausa”, tendremos que el calentamiento global ha durado unos 20 años, y el no calentamiento global (la pausa), otros 20. No podrían decir que “la pausa” es demasiado corta como para tenerla en cuenta. Que es lo que dicen ahora. Porque entonces se podría decir lo mismo del calentamiento global, si ha durado lo mismo. De ahí que todas las miradas estén puestas en El Niño.

Pero cuando arreglan una esquina del tablero, estropean otra. Porque el paradigma no funciona. Y si nos quedamos sin el icono de “la pausa”, señalaremos otro icono mejor: El calentamiento es la mitad. Y hablamos de más de 30 años, que incluyen todo el “calentamiento global”.

Judith Curry (soy fan) tiene una entrada sobre si se acaba o no se acaba el icono anterior:

En la ideología calentóloga, el nicho oficial de hereje está ocupado por una brava científica llamada Judith Curry. Por eso si buscas en la internet por [climate heretic], los primeros resultados hacen todos referencia a Judy.

curry-climate-heretic

En una conferencia reciente. El público al Dr. Trenberth:

- ¿Dr. Trenberth, considera que la Dra. Curry es una “negacionista”?

Kevin Trenberth:

- Hmmm, ahhh, ¿tú te consideras una negacionista, Judy?

Judith Curry:

- Soy una científica. Me considero dentro del así llamado 97%, sea eso lo que sea.

- Estoy en desacuerdo con el 85% de lo que has expuesto en tu presentación, Kevin. Lo considero básicamente propaganda. Hay pocos hechos; observaciones ambiguas e incompletas; teorías e hipótesis; y modelos que no funcionan muy bien.

Kevin Trenberth:

- Eso es una chorrada.

Lo cuenta J.C. en:

El versión nacional, tenemos un ejemplo muy reciente de cómo se puede hacer pasar la propaganda (engaño) por ciencia. A base de presentar una serie de datos francamente incompletos e interesadamente seleccionados, y de elevar una hipótesis científica, en absoluto contrastada con la realidad, a verdad incuestionable – como si de una revelación divina se tratara.

Es una muestra bastante completa de cómo se puede engañar sin decir una sola mentira. Un ejemplo es cómo el catedrático calentólogo “demuestra” que la confianza en la hipótesis del IPCC ha ido aumentando estos años. Y así, desde 2007 hasta 2013 ha aumentado del 90% de confianza, al 95%. O, en su jerga, de “muy probable”, a “extremadamente probable”.

La viñeta de su última conferencia (4 abril, 2014):

martin-vide-confianza-aumenta

Dos problemas. Gordos.

1. Está comparando peras con manzanas.

La “mayor parte” del calentamiento, con la “causa dominante”. Pero la mayor parte quiere decir más del 50%, mientras que la “causa dominante” solo quiere decir la causa mayor entre no se sabe cuántas. Puedes tiener cuatro cuasas, distribuidas así:

  1. A: 35%
  2. B: 30%
  3. C: 25%
  4. D: 10%

Y entonces A sería la “causa dominante”, sin ser “la mayor parte”.

También está comparando el incremento en los “gases de efecto invernadero”, con la “influencia humana”. Pero la “influencia humana” va mucho más allá de “los gases de efecto invernadero”. Por ejemplo, los aerosoles no son gases de efecto invernadero. Ni siquiera son gases. Lo mismo pasa con los cambios en el uso del suelo.

En resumen, el 95% no se refiere a lo mismo que el 90%. Así que de lo que dice esa diapositiva, no sebemos si ha aumentado la confianza, o qué sería aquello en lo que ha aumentado la confianza.

2. Entre 2001 y 2007, y 2013 lo que ha ocurrido es una disminución de la tasa de calentamiento. Lo que ha llevado a una mayor discrepancia entre los modelos (la hipótesis) y la realidad. Pero un aumento de la discrepancia produce un aumento de la confianza en el mundo de la propaganda.

la-confianza-del-ipcc-para-martin-vide

Si esto no es propaganda, no se me ocurre un ejemplo mejor.

El Dr. Roy Spencer, que mide la temperatura global con satélites para el equipo UAH, lo ve de otra manera. Explica que ha comprendido que debe de tratarse de un error comprensible y no mal intencionado (no propaganda):

As seen in the following above graphic, over the period of the satellite record (1979-2012), both the surface and satellite observations produce linear temperature trends which are below 87 of the 90 climate models used in the comparison.

So, about 95% (actually, 96.7%) of the climate models warm faster than the observations. While they said they were 95% certain that most of the warming since the 1950s was due to human greenhouse gas emissions, what they meant to say was that they are 95% sure their climate models are warming too much.

Honest mistake. Don’t you think? Maybe?

En:

 

 

Ayer veíamos la actualización de la evolución de temperatura global [-->]. En la serie de satélites, RSS. Que tiene la característica de ser la serie que muestra con mayor gloria “la pausa” en el calentamiento global.

la-pausa-calentamiento-global-rss

Lo de “la pausa” va entre comillas porque es un término un poco gamberro. Quiere decir que sabes que el calentamiento continuará, y que se trata tan solo de un descanso. Pero nadie sabe eso.

Hoy, a través de Lord Monckton [en WUWT -->], vamos a fijarnos en la explicación que da el mismo equipo, sobre su serie de temperatura y lo del cambio climático. Tienen un gráficos preciosos. La comparación de la realidad con los modelos climáticos de la alarma hecha por ellos mismos. Sin posibilidad de que se les vaya a acusar de hacer trampas ni de estar pagados por Big Oil, o de ser fachas. Son alarmistas, y de los de nihil obstat.

Explican [-->].

Análisis climático

…/…

Durante la última década hemos estado colaborando con Ben Santer (calentólogo über alarmista) en el LLNL (junto a numerosos investigadores) para comparar nuestros resultados de la troposfera con las predicciones de los modelos climáticos. El resultado se puede resumir como sigue. [Entre corchetes, mis anotaciones].

  • En los últimos 35 años, la troposphera se ha calentado significativamente. [Pero en los últimos 17, nada]. La temperatura global ha subido a una tasa media de unos 0,13 grados por década. [0,124, en realidad]
  • Los modelos climáticos no pueden explicar este calentamiento si no se incluye el calentamiento de los gases invernadero humanos en la simulación. [Pero tampoco pueden explicar el no calentamiento de los últimos 17 años cuando los incluyen]
  • El patrón del calentamiento es consistente con un calentamiento antropogénico. [Y con un calentamiento natural, no te jode!] Ver Santer et al 2008, 2009, 2011, and 2012 para más información sobre detección y atribución de los cambios en la temperatura atmosférica inducidos por el hombre, usando datos MSU/AMSU.

Pero ….

  • La troposfera no se ha calentado tan rápido como predecían casi todos los modelos.

calentamiento-global-modelos-realidad-rss

Luego muestran unos gráficos en los que se ve a los modelos igual de desmadrados respecto de la realidad en el ecuador (30N – 30S), y a la realidad dentro del margen de los modelos (aunque en la parta baja) en el hemisferio norte (55 – 80N). Y otros detalles con los que os podéis distraer:

Pero a este gráfico de la comparación de la realidad global con los modelos se le puede sacar más partido. Prolongándolo 30 años desde el inicio de “la pausa”. 30 años es lo que definen como “clima” (por lo que sea). Así que tienen muy difícil decir que 30 años no son una tendencia significativa. A no ser que empiecen la climatología desde el catón.

Sólo son 30 – 17 = 13 años más de prolongación.

calentamiento-global-modelos-realidad-rss-futuro

Y tenemos, dentro de 13 años, tres posibles situaciones arquetípicas (y muchas intermedias). Que reflejamos en el gráfico con las letras A, B y C.

A) Los alarmistas tienen suerte, y en 2026 la temperatura observada alcanza (o casi) a la parte baja del rango de los modelos. Total, sólo necesitan que el calentamiento de aquí a entonces sea unos 0,7 grados en 13 años y medio.  Que es el doble del mayor calentamiento observado por RSS en 13 años, en los 35 años de la serie.

Podemos epxlicarlo en términos de El Niño. Casi todo el mundo entre los que estudian El Niño están previendo un El Niño para este año. Los alarmistas sueñan con que sea un “El Niño del siglo”, como el de 1997-98. Cuando hay un El Niño tan bestia, la temperatura en 13 años sube como unos 0,34 grados.

Se muestra en gráfico, con El Niño del siglo al final de los 13 años, y al principio de la segunda mitad.

calentamiento-global-super-el-nino

calentamiento-global-super-el-nino-al-final

Así que el sueño de los alarmistas se queda corto con un “El Niño del siglo” para alcanzar a los modelos en estos 13 años. Necesitan dos El Niño del siglo … y más, en sólo 13 años.

B) La Pausa continúa otros 13 años. Cerramos el kiosco del alarmismo. Y aprendemos de una vez a no hacer caso de ninguna teoría, consenso o no consenso, mientras no demuestre capacidad de predicción.

C) Enfriamiento los próximos 13 años, así sea ligero. Y nos tomamos en serio la lección de una vez. Por ejemplo, expulsando -por ley- del dinero público, a todos los salvajes que intentan silenciar las opiniones científicas que no les gustan. Y a los que les tildan con términos denigratorios (es un intento de silenciamiento). Etc. Y no proponemos que les corten los huevos, o que les metan en la cárcel, precisamente porque no somos salvajes como ellos.

Una última utilidad de estos gráficos estupendos de los amigos de RSS. Podemos usarlos en su formato extendido para caracterizar lo que dicen las tres principales tribus del alarmismo.

calentamiento-global-modelos-realidad-rss-futuro

Calentólogos. Podríamos definrlos como ortodoxos alarmistas. La peña del IPCC, y la prensa, los políticos, la mamoncracia de las subvenciones, ecologistas, etc. O sea, los que se forran muy por encima de sus méritos. Necesitan que en 2016 la temperatura esté de (A) para arriba.

Sensatos. No necesariamente acertados; serían ortodoxos, pero razonables dentro de la ortodoxia. Saben que los modelos van mal, pero sí creen que probablemente la emisiones de CO2 sean un factor determinante. Tienen la sensación de que en 2026 la temperatura se situará a medio camino entre (A) y (B). Eso hace que sean tildados de “negacionistas” por los calentólogos. Es difícil ver un gran problema con un calentamiento así. O Incluso verlo pequeño.

Heterodoxos. Aunque aceptan que las emisiones de CO2 deberían producir algún efecto de calentamiento, creen que lo que observamos indica que el efecto es lo suficientemente pequeño como para que no se pueda notar sobre el “ruido” de fondo de la variación natural del clima. Variación natural que, por otra parte,  piensan que de ningún modo podemos predecir. Así que lo mismo creen que la temperatura puede quedar en 2026 debajo de (C) como encima de (B) — pero les sorprendería mucho que llegue a (A). No hace falta decir que también son tildados de “negacionistas”.

Moraleja. Tratan de que te creas que si no actuamos ya, pero ya, camino de una ruina energética y de mucho dinero para los mamones de las subvenciones, llegará la hecatombe climática. Pero hay que ser un cretino para pensar que de verdad 13 años de espera van a hacer alguna diferencia. Sobre todo porque en 2.000 también estaban diciendo lo mismo, con las prisas, y ya ves; llegó una “pausa”. Y en 2026 hay muchas posibilidades de que la discusión y la circunstancia sean muy distintas. Por ejemplo, que el alarmismo del calentamiento global esté científicamente muerto, y cambiado por la siguiente moda suicida.

Ejemplo.

Jo Nova nos cuenta que Australia acoge la reunión del G20 a final de año. Acaban de cambiar de gobierno, tras unas elecciones en las que los impuestos relacionados con el famoso calentamiento global han sido uno de los principales temas de discusión. Y ek nuevo primer ministro, Tony Abbott, ha decidido sacar el tema del clima fuera de la agenda de la reunión. Quiere que se ciñan a asuntos de importancia:

El sr. Abbott ha dicho que no quiere que la agenda del G20 se embarulle con temas que distraigan del foco prioritario del crecimiento económico.

Los idiotas de siempre, los europeos, se han cabreado como monos. O tal vez no sean tan idiotas los representantes de los europeos, porque realmente están representando unos intereses distintos de los que aparentan.

¿Quién crees que defiende mejor lo que necesitas; Abbott, o Rajoy? Pues conviene que le digas que no hagamos nada en 13 años. No debería de resultarle difícil, eso es lo que le sale de natural. Menos cuando cuesta un esfuerzo, porque hay que aguantar las presiones de los fuertes. O sea, Abbott.

temperatura-golbal-rss-marzo-2014

Datos:

Los alarmistas del clima tienen estos días un empeño especial. Una campaña para convencer al populacho de que los extremos climáticos han emperorado mucho, debido a ese calentamiento global que lleva más de 15 años de descanso. Los extremos del clima, dicen,  son más extremos. Ya se trate de calor, frío, sequía, diluvio, falta de nieve, nevadas, huracanes, o la plaga de la langosta. Y están desatados, escribiendo y conferenciando por todas partes. Como si les hubiera picado -no ya una avispa- sino el avispero al completo.

¿Por qué ahora? Porque han ocurrido dos cosas que no pueden soportar. Por una parte, el IPCC, esa Biblia de su religión, dice expresamente en su útimo mega informe que no hay evidencia de que los extremos climáticos hayan aumentado en la época del “calentamiento global”. Y por otra, Roger Pielke Jr ha publicado en Five Thirty Eight un artículo cuyo título lo deja muy claro:

Se trata de un blog de mucho prestigio, y ahora propiedad del New York Times, que se dedica a datos y estadística para el periodismo. En política, ciencia, economía, sociedad, y deportes. Es natural que los alarmistas se hayan cabreado como monos con el artículo de Pielke en un sitio tan relevante y ortodoxo. Especialmente por que se trata de un análisis estrictamente irrefutable.

Es todo un espectáulo la gimnasia argumental de la calentología para combatir esta insoportable realidad. Judith Curry hizo ayer un resumen excelente.

Muy recomendable la entrada de Curry. Pero se puede hacer más sencillo todavía. De Real Climate:

Es la clásica confusión entre la ausencia de evidencia, y la evidencia de la ausencia de un efecto del calentamiento global en los extremos climáticos. ¿Suena complicado? No lo es. [-->]

No suena complicado. Suena caradura. Es exactamente la misma operación que proponer que ya que nuestra ignorancia sobre el universo nos conduce a pensar que “debe” de haber Dios, entonces no es necesario tener pruebas de su existencia, sino que basta con no tener pruebas de su inexistencia. Una vez más, la vieja idea del caradura de invertir la carga de la prueba.

Lleva los tres componentes principales del pensamiento religioso y del pensamiento ideológico. El argumento de ignorancia (si no se nos ocurre otra explicación, “debe” de ser esta explicación); el desprecio” de la medida, creando absolutos ; y un axioma sacado de la gorra (el calentamiento es debido -fundamentalmente- al hombre pecador).

Aunque los estudios estadísticos sobre los extremos tienen problemas por la relación entre la señal y el ruido (datos problemáticos) … tenemos otra fuente de información, más útil. La física. Por ejemplo, la física básica nos dice que un aumento de temperatura subirá el nivel del mar. Como de hecho se observa. Y con un nivel del mar más alto del que partir, la inundación creada por un huracán llegará más lejos. Sumando 1 +1 sabemos por tanto que la subida del nivel del mar está aumentando el daño que producen las inundaciones de los huracanes – probablemente décadas antes de que eso se pueda probar estadísticamente con datos observados.

Son acojonantes los asnos del calentamiento global. El daño está aumentando … aunque no lo podamos observar. Y lo que está prohibido en religión y en ideología es preguntar cuánto está aumentando ese factor que debe aumentar el daño. Y si hay otros elementos que lo puedan contrarrestar. Porque igual no estamos sumando 1 + 1, sino 1 + 0,0001. O peor, podría ser 1 + 0,0001 – 0,0006. Por ejemplo.

1. ¿Cuánto aumento por “la física básica?

La medición que hay es probablemente exagerada. Y son muy malosa los datos antes de 2003. Pero lo que calculan -los mismos alarmistas- de subida del nivel del mar, por motivo de su calentamiento, en los últimos 44 años son 35 mm. 8 mm. por década. [-->]

nivel-del-mar-componente-termosterico

Si queremos ver toda la subida del nivel del mar (y no sólo la del calentamiento del mar), serían 75 mm. en 40 años. 18 mm. por década.

nivel-del-mar-wikipedia¿Y todavía se extrañan de que no se pueda medir (o notar) todo ese aumento del daño?

2. ¿Hay otros factores que puedan contrarrestar ese aumento espectacular del nivel del mar?

Haberlos, haylos. Por ejemplo, si hubiera menos huracanes, como es el caso, todos esos milímetros extra del nivel del mar no valdrían para nada.

huracanes-ryan-maue

Puede que se llamen científicos, por el motivo que sea. Pero una majadería difícilmente puede ser ciencia.

El colofón de Judith Curry está muy bien:

Para mi, el argumento de la “no evidencia de ausencia” es francamente fatuo, ya que el razonamiento termodinámico no es realmente útil prar dilucidar los impactos del Calntamiento Golbal Antropogénico Acojonante sobre los extremos climáticos.

Y para mi es un argumento claramente del tipo de los argumentos religiosos y / o ideológicos. No puedes demostrar que Dios no existe. Flipante, porque eso no hace que Dios sí exista, salvo con la calentología.

Luis Ignacio Gómez tiene también hoy un artículo sobre lo mismo, con otro enfoque:

Una nota previa. Siempre hay una discusión -muy tonta- entre calentólogos y escépticos. Los críticos del IPCC dicen que los modelos climáticos de los alarmistas están ajustados para reflejar la realidad conocida del pasado reciente. Fundamentalmente, para que “acierten” eso que llaman el calentamiento global, que que ocurrió entre -más o menos- 1975 y 1998. Los chicos del clima dicen que no. Que los modelos solo llevan una serie de fómulas y procesos físicos muy conocidos, de los que sale, ¡tachán!, una reproducción estupenda de la realidad climática.

¿Quién tiene razón? ¡Los escépticos, como siempre! Lo que pasa es que hay que entender cómo funciona lo de los ajustes. Son- se podría decir- ajustes “evolutivos”. Cada modelo tiene un montón de parámetros cuyo valor se puede elegir arbitrariamente. Y por eso son todos los modelos distintos, y son más de 20. El grupo de “supervivientes” tienen la gracia de que más o menos “aciertan” los índices generales del clima conocido. Los últimos 100 años. Los demás los rechazan, y no siguen produciendo “hijos”. O sea que sí, que están elegidos por poder acertar (más o menos) el pasado. Pero hacer eso no es ninguna garantía de saber lo que va a resultar el futuro. Mucho menos cuando necesitan más de 20 modelos, y no son capaces de quedarse con unos pocos. No saben cuál es mejor. Y las diferencias entre ellos en la parte que no han podido ajustar (el futuro) son muy muy grandes.

Lo que vamos a hacer es echar una mirada a ese “acierto” de los modelos. Una cosa es que te digan que el calentamiento global medio de superficie en los modelos es a un ritmo de 0,21ºC/ década. Entre enero de 1982 y febrero de 2014. Y que lo que se mide (de aquella manera), con termómetros de superficie, es entre 0,15 y 0,17. Que no está tan lejos, y que el error es por la “vairaibilidad natural”. Solo es un error del 131%. Y si hacemos un poco de gimnasia con esa “variabilidad natural”, van niquelados. Y otra cosa es mirar cómo lo llevan en las distintas partes del sistema. Por ejemplo, si en vez de en superficie medimos en el aire a media altura, el desfase ya es desde unos 0,24 en los modelos, a 0,13 en la realidad. Los modelos tienen casi el doble del calentamiento observado. Y si se trata de la superficie del mar (probablemente la madre del cordero del clima), directamente hablamos del doble. De un error del 100%.

Lo detalla muy bien Bob Tisdale en una entrada en WUWT:

El título es claro, y muy recomendable la lectura. Pero, por abreviar, voy a mencionar y hacer hincapié solo en un detalle. Los trópicos.

Tisdale presenta este gráfico de comparación. Clic para ampliar al original. He marcado el rectángulo que abarca los trópicos, para ampliarlo después:

mar-modelos-realidad

 

La diferencia es horrible. De un vistazo sabes que se trata de dos mundos diferentes. No son el mismo sistema; no trabajan igual.

En cifras, donde se ve que los modelos calientan la superficie del mar el doble, es así:

mar-modelos-realidad-gráficaPero veamos /ampliemos los trópicos. Es por donde entra la parte del león del calor al sistema:

mar-tropicos-modelos-realidad

¿Quién se atreve a decir que el mundo de arriba tiene alguna relación con el de abajo? Eso es mucho peor que los modelos equivocándose un 100%, porque se trata de algo que funciona de otra manera. Se trata de otra cosa.

Tisdale ha hecho también una comparación modelos / realidad por latitudes. Siempre referido a la superficie del mar. Le he añadido los colorines azulito y rosita para visualizar mejor no sólo dónde calientan de más, sino cuánto. Rosa es el exceso de calentamieto de los modelos. Azulín es de menos. También marco los trópicos. Clic para original, sin colorines.

mar-modelos-realidad-por-latitud

Pero este tipo de gráficos no se interpretan tan fácilmente. El rectángulo de los trópicos parace menos de un tercio del todo. Pero en realidad supone el 40% de la superficie del globo. Si ajustáramos por superficie, casi todo el exceso de calor está ahí.

Solo otro detalle, ya fuera de lo de Tisdale. Los modelos calientan el mar en los trópicos también. No parece que contemplen un máximo a partir del cual el mar ya no se calienta más. ¿Se podría mirar qué pasa en la realidad? ¿Por ejemplo, en lo que llaman la “Pacific Warm Pool”, que es la parte más caliente de los océanos abiertos?

Se ve en este cuadro de temperatura media del mar (1982 – 1995).

mar-temperatura-media-1982-1995

Esa gran mancha roja en el Pácifico ecuatorial occidental. He marcado un cuadradito en medio de la “piscina caliente”. Cinco grados de latitud por 10 de longitud. Y las temperaturas de ese cuadrado son estas:

mar-punto-caliente

La media móvil de 3 años elimina la mayor parte de los “vaivenes” de El Niño. Para más detalles de este fenómeno: Argo and the Ocean Temperature Maximum.

El “punto caliente” no se ha calentado ni papa en 30 años. En los modelos sí lo hace. Otro detalle. Se ven muchos más en el artículo de Tisdale, en los que se ve que los modelos climáticos no saben digerir el mar.

Pasen y vean (con muchos más gráficos):

 

 

Hace tiempo que no le  echamos un ojo al mar que nos invade, y va a producir millones y millones de desplazados. Si el dato fuera bueno -y los alarmistas creen que sí- sería probablemente el dato más interesante sobre el calentamiento global.

Hay dos motivos por los que la subida del nivel del mar se debería de estar acelerando.

1. Se supone que estamos “apretando el acelerador” con el CO2.

co2-en-mauna-loa2. Y se supone que “la pausa” en el calentamiento global del aire se ha producido porque en ese tiempo de “pausa”, el calor que debría de haber calentado el aire se ha ido al océano. O sea, debería de haber entrado más calor al mar en los últimos años, y por expansión térmica el nivel del mar debería de haber subido más en los últimos años.

¿Ocurre esa aceleración en los datos que hay? Naina. Si le ponemos una polinómica a loss datos, vemos una desaceleración. Minúscula, es cierto; pero desde luego no se ve una aceleración.

subida-nivel-del-mar-1También lo podemos partir en dos mitadoes aproximadas, para ver lo mismo:

subida-nivel-del-mar-2Es perfectamente posible que los datos no lo sean suficientemente buenos para contestar a lo que preguntamos. Se trata de datos de satélite. Por eso son solo desde 1992. Con los otros datos, los de mareógrafos, se hacen cálculos desde hacia 1880. Más significativos en teoría. Pero también son más peliagudos, y hay estudios que dicen ver una aceleración, y otros estudios que dicen ver una ligera desaceleración.

Yo no pondría la mano en el fuego por los satélites para esta medida. Pero con lo que hay, no hay una acelereción. Y 30 centímetros de subida de nivel del mar en un siglo, no le puede preocupar ni al hipocondríaco más exaltado.

Añadido para Daneel:

Desde 1998 no muestra aceleración, sino, si acaso, desaceleración. Lo mismo que para la serie completa.

subide-nivel-del-mar-desde-19982º Dibujito añadido para Daneel

daneel

Susan Crockford es la bióloga de la Universidad de Victoria, British Columbia, que nos tiene al día sobre la situación de los osos polares. Desde el blog Polar Bear Science [-->]. Fundamentalmente, a base de empollarse todos los estudios e informes que se producen, y limpiarlos del sesgo y las trampas habituales de la verdología.

He adaptado este mapa a partir del suyo, con lo que creo que es el resumen más rápido que le puede interesar al no especialista, para hacerse una idea de la dramática situación de los osos polares que se ahogan por la falta de hielo marino en el Ártico. A modo de vistazo inmediato. Espero.

crockford-poblacion-osos-polaresSi acaso destacaría que donde hay datos de verdad, fundamentalmente en Canadá occidental, las áreas más alejadas del polo, las más meridionales, tienen poblaciones estables. Y como son en las que más se nota la disminución de hielo en verano, quiere decir que no hay -de momento- ninguna relación entre esa disminución del hielo marino y una disminución de la población — que no está ocurriendo.

Los detalles, en el blog de Crockford:

Es difícil decidir si estos activistas del “cientificismo” son idiotas patológicos, o simplemente unos caraduras de infarto. Llevan unos cuantos años obsesionados por el problema de la “comunicación” de *la* ciencia. Montañas de artículos de prensa, conferencias, incluso de publicacicones científicas (ejem). Pero no parecen ser capaces de digerir algo tan sencillo como que la preocupación por la comunicación solo es propia de los que necesitan encajarle mentiras al público. Los partidos políticos suelen tener unos departamentos de comunicación acojonantes. La industria del automóvil también. Y es completamente lógico. ¿Cómo si no podrían convencerte de que por comprar un puto Clio vas a pasar a macho alfa irresistible?

comunicacion-cienciaHasta ahora, la ciencia se comunicaba al público general mediante divulgación. Y era una noble actividad, definitivamente nada colectiva. Algunos científicos tenían una especial facilidad para explicar lo suyo, y lo hacían. Y los interesados compraban. Una oferta (divulgación) para cubrir una demanda (curiosidad).

La “comunicación” es otra cosa. Se trata de crear una necesidad donde no hay, mediante el engaño con el siempre eficaz anzuelo de, por ejemplo, Dita von Teese. O lo que sea menester. Y los científicos hablan, aparentemente sin la menor vergüenza, de cómo encajarte el Clío. Por esto:

gallup-2014-problemas-usaEl mejor ejemplo puede que sea Australia. Están alucinados, porque en las últimas elecciones uno de los puntos fuertes de discusión ha sido lo del “cambio climático”, y los que dicen ser “la ciencia” han perdido.

Lo que necesitamos ahora es estar cómodos con la idea de que el fin justifica los medios. Necesitamos más opiniones (en vez de hechos), aparecer con más frecuencia y expresarnos más ruidosamente que nunca. [-->]

¿Y cuándo han estado incómodos con la idea de que su fin (salvar el mundo) justifica los medios? ¿Y cómo querrá que el alarmismo climático aparezca todavía con más frecuencia, o más ruidosamente? Con mejor “comunicación”, claro. El cantamañanas de la cita es el director del Australian National Centre for Public Awareness of Science (CPAS). Y lo está escribiendo en una publicación que farda de “rigor académico”.

the-conversationEl artículo [-->], que no tiene desperdicio, es una respuesta a otro fenómeno. Bernie Fraser, presidente de la Autoridad del Cambio Climático de Australia (no es broma –>), que dice que los buenos están perdiendo. Y la solución, la mencionada. Dejarse de divulgación, y dedicarse a la “comunicación”.

Vale, tienen un problema. Necesitan que la gente les crea, y no les cree. O un número suficientemente amplio no les cree. Pero hay que ser un poco raro para pensar que comportándose al modo de los políticos (estar cómodos con la idea de que el fin justifica los medios), va a conseguir que les crea más gente. ¿Si no creemos a los políticos, por qué ibamos a creer a supuestos científicos que se comportan como políticos? ¿O es que son tan subnormales de pensar que la gente se cree lo que comprando un Cío van a caer Ditas por montones? Pues en ese caso no han aprendido nada de comunicación. La gente no es tonta, y Dita no engaña a nadie. Solo es un señuelo para que te fijes. Y funciona. Miras. Funciona … mientras no haya sobredosis de señal. Y ya no pueden aparecer con más frecuencia, ni hablar más ruidosamente.

Flemming no necesitó “comunicación” para convencernos de las ventajas de la penicilina. Le bastó con divulgación. Lo mismo que a Einstein y el resto de los grandes físicos de la primera mitad del siglo XX. Pero no existe ningún esquema imaginable de “comunicación” que pueda convencernos de que Mariano Rajoy es como Putin, o que Rubalcaba es como Helmut Schmidt.

Solemos pensar en USA como en una país mucho más liberal, donde el gobierno se mete mucho menos en la vida de los ciudadanos. Pero eso solo funciona para el bolsillo de los ciudadanos. En cambio, si hablamos de moralina, las tornas cambian. Y si hablamos de salud, sencillamente hemos topado con la Inquisición.

Salud, hoy día y para la Inquisición, es un concepto muy amplio. Se refiere al cuerpo, claro; y al alma. Pero también se refiere al entorno inmediato, y hasta al planeta entero. Tanto, que ahora ya son intercambiables. Te dan consejos de alimentación para tu salud, porque creen que son buenos para “la salud del planeta”. Y no, ni son subnormales, ni creen que lo seas tú. Solo son fanáticos (Inquisición), y quieren acojonarte.

En tu mentalidad europea meridional, probablemente no creas que un país serio y normal puede tener una Guía Alimienticia del gobierno para los corintios. Y una “política alimentaria”, añadida a una “educación pública sobre alimentación”.  Te la presento. Clic.

guia-alimenticia-del-gobierno-para-los-corintiosO más probablemente, pensarás que seguro que hay algún jeta político que ha creado unos Mandamientos Alimentarios, pero que ni nadie los conoce, ni sirven para otra cosa más que para aumentar la montaña de dinero público a disposición de los predadores. Otro error.  Claro que sirve para eso, pero en USA además la gente le hace caso. Y lo que es peor, le hace caso el gobierno, para alimentar -por ejemplo- a sus soldados. Y para los bonos de comida que reparte como ayuda social a millones y millones. Quiere decir que si eres una mamá casada y con trabajo, podrás decidir qué comida te parece adecuada para la familia, pero probablemente (estadísticamente) harás caso de la educación pública sobre alimentación [-->]. Y si eres una madre soltera y sin trabajo, recibirás ayuda para alimentar a los tuyos según el criterio establecido por Dios para los corintios. Que, hasta ahora, consistía básicamente en convertirte en un intermedio entre una vaca y una chimpancé – desde el punto de vista de la comida.

Puede que sea casualidad, o puede ser solo Inquisición. Pero el caso es que coincide la aparición de noticias científicas que sugieren que las vacas-chimpas no tienen una salud mejor que las humanas, con un cambio radical en los Mandamientos Alimenntarios. Como en dos pasos:

1. Comer paisaje no te da ningún beneficio (como ya sabía cualquier observador atento).

2. Tu salud (o la de los tuyos) no es lo verdaderamente importante, porque se trata del planeta.

El segundo viene a decir, en resumen, que los mandamientos alimienticios tendrán ahora en cuenta la “sostenibidad” y el “cambio climatico” para decidir lo que es bueno para tu salud. O sea, que ya no importa la evidencia que se acumule sobre el nulo beneficio de hacerte vaca. Porque tú no eres tú, sino Gaia. Y Gaia es lechuga. Así que tu futuro sigue siendo lechuga, y no hay realidad que pueda estropear un buen fanatismo.lechugaFuentes: Viejecita [-->], WUWT [-->], y DEE [-->].

Mens sana in corpore decrepito.

van-goghO por lo menos, más interesante.

absenta

Un documento muy importante y muy claro. Clic.

ipcc-buenas-noticias-no-daExplica con gran sencillez la sucia gimnasia que ha hecho el IPCC en su informe de 2013 para ocultar los últimos avances en la “ciencia del calentamiento global”. Que son buenas noticias, y por tanto no interesan. El calentamiento que se puede esperar por el CO2, usando la propia teoría del IPCC, es menor de lo que se pensaba. Bastante menor. Por dos motivos.

1. Mediciones.

La pausa del calentamiento durante más de 15 años, y los mejores datos que hay del calor que entra en el océano, han hecho que los cálculos basados en lo que se mide del calentamiento global, den una menor sensibilidad al CO2. Hasta ahora, el IPCC se basaba fundamentalmente en los modelos. Pero ahora, con más datos, han podido usar las mediciones de lo que pasa en realidad. Y los cálculos a los que llevan las mediciones indican un calentamiento entre un 40% y un 50% menor que los modelos.

2. Los aerosoles.

Son las partículas de contaminación (no CO2) que tiramos a la atmósfera. Se supone que enfrían el clima, contarrestando el efecto del CO2. Pero el margen de incertidumbre es muy amplio. Y los últimos estudios han reducido considerablemente el margen, con la conclusión de que ese enfriamiento es menor de lo que se pensaba. Y si lo que está contrarrestando el calentamiento del CO2 es menor de lo que se pensaba, quiere decir que el efecto del CO2 es menor de lo que se pensaba.

Cualquiera pensaría que eso les llevaría a corregir los modelos, que siguen basados en un enfriamiento de los aerosoles superior de lo que ven ahora. Pero no han podido, porque si lo hacen, los modelos no representan bien las temperaturas del pasado. Y eso no quedaría muy bien. ¿Si los modelos no valen, en qué se basaría la alarma?

Es lo que hemos sabido (y dicho) siempre. Que los modelos están “tuneados” para reproducir más o menos decentemente lo que sabemos de las temperaturas del siglo XX. Pero que eso no es ninguna garantía de que los modelos sean funcionales. Tenían demasiados parámetros ajustables.

Pero todo esto, que el IPCC conoce de sobra, está perfectamente oculto por su gimnasia verbal de siempre. Y oculto bajo capas y acapas de frases gloriosas, del tipo de un 95% de confiaza – mucho mejor que el 90% que teníamos hasta ahora. Solo que todas esas fantasmadas no tienen significado alguno, si alguien se molesta en tirar de los hilos del laberinto, y los sigue hasta el final. La función del IPCC no es “comunicar la ciencia”, sino transformarla de forma que coincida con el mensaje deseado.

Era de cajón. El absurdo es absurdo. Pero hacía falta que alguien se tomara el trabajo de desentrañarlo. Lewis y Crok lo han hecho, y lo presentan en un documento de gran relevancia. Con un gran prólogo de Judith Curry. Probablemente se va a convertir en el eje de la discusión del clima en los próximos años.

Seguiremos comentando. WUWT también lo va a sacar en breve.

wuwt-announcementSe puede saber que es lo mismo por la dirección del enlace (que todavía no funciona):

Actualizo. Judith Curry ya lo ha sacado:

Watts también:

Y los enlaces al documento, en versión general (corta) y técnica (larga):

Actualizo 2.

Voy añadadiendo alguna cosa, que anoche me dormía. Por ejemplo, este gráfico. Muestra una comparación de los modelos, y de lo que se puede calcular desde las mediciones de la realidad. Los modelos son las barras azules, la raya roja las observaciones. El eje X marca el aumento de temperatura inmediato que habría al doblar el CO2 en 70 años (TCR). Luego habría más calentamiento hasta que el sistema se equilibrie  pero más lento. El eje Y el número de modelos que dan cada resultado.

lewis-tcrSe ve que hay modelos para todos los gustos, en un margen amplísimo. Asi que es una perfecta chorrada es que argumentan con tanta alegría, de que los “modelos se basan en leyes físicas muy conocidas”. Es de cajón que para tener unos resultados así, se tienen que basar en algo más que en leyes conocidas. Y al final, lo que el IPCC no ha querido contar es en la última generación de modelos, hay 3 que dan un sensibilidad climática más baja que lo observado, y 27 que la dan más alta. Muy buenas noticias para el que se crea la tesis del IPCC. Pero las buenas noticias no interesan.

Y un cuadro resumen, que necesita explicación.

lewis-modelos-realidad“Baseline” son los distintos “escenarios” de emisiones futuras. De pocas emisiones futuras (arriba) a muchas. Da los resultados de calentamiento hacia fin del siglo XXI, para la media de los modelos (CMIP5), y de las observaciones (TCR of 1.35ºC). Y los da por doble. Como aumento sobre la temperatura “preindustrial” (1850 – 1900), y como aumento sobre la temperatura de 2012 (los cuadros rojos). La última columna (dcha.), es el factor por el que hay que multiplicar las observaciones para llegar a los modelos. La exageración de los modelos, para los distintos “escenarios”.

Actualización 3. Algunos alarmistas del consenso han reaccionado bien. Al menos, entre los que a pesar de ser muy “consenso”, no se han contagiado por el ambiente cafre de la cúpula del IPCC. Por ejemplo, Richard Betts [-->], que comenta en el blog de Curry:

Me parece un paso positivo. El debate sobre el cambio climático antropogénico está por fin saliendo de las distracciones como si el calentamiento es “estadísticamente significativo”, o si el calentamiento se ha ido, o si los humanos tienen influencia en el clima, y se mueve hacia el área donde debe de estar. Esto es, ¿qué fuerza tiene exactamente la influencia humana; qué podemos esperar en el futuro; y qué tipo de impactos / riesgos podemos implica?

¿Y qué llevan diciendo los malditos “negacionistas” desde el principo? Que no se trata de calentamiento sí / no, sino de cuánto calentamiento, y de cuánto importa. Pero Betts olvida que donde puede haber impactos / riesgos, también puede haber impactos / beneficios. Y olvida otra cosa fundamental. Este estudio da por supuesto que la tesis de partida del IPCC es correcta. Un efecto lineal de los “forzamientos” en la temperatura. Y tampoco contempla ciclos de largo plazo. No podría replicar el Período Cálido Mediaval, por ejemplo. Pero hay muchos motivos para pensar que esa tesis central no es correcta. O sea, que todos estos cálculos basados en observaciones le ponen un margen máximo al efecto del CO2; pero no un mínimo.

Actualización 4. (8/4/14, 12:30)

Un cuadro que sirve para comparar el histórico del IPCC respecto a la “sensibilidad climática”, con el estudio de Nic Lewis y Marcel Crok.

lewis-crok-ipcc

Hola plazaeme:

Soy un lector activo del blog desdeelexilio y he leido varios de tus artículos sobre el cambio climático. Hace unos días tuve un debate encendido con un amigo sobre el tema y me he estado dedicando a confirmar lo que le decía. Por lo que he visto, con lo del hielo no me colé, pero si he visto que lo de que los volcanes expulsan más que la humanidad si es una milonga. Pero bueno, mientras buscaba, me encontré este artículo reciente

Básicamente es una justificación de por qué el “descanso” del cambio climático. Era pedir si podías analizarlo y redactar una entrada sobre ello, explicando para los que no estamos muy puestos qué verdades y falacias pueden haber contenidas en el raciocinio del artículo (por lo que entiendo, la causa de la “pausa” es corrientes de viento imprevistas que supuestamente al contemplarlos en los models cuadran las cifras y también se hace eco de que una vez pare el efecto, la subida será mucho más voraz).

Gracias por tu trabajo y un saludo.


Una consideración previa. Es muy diferente si los “expertos” te anuncian lo que va a pasar, y resulta que pasa; que si te explican lo que ha pasado – en contra de sus predicciones. En el primer caso tienes buenos motivos para pensar que saben de lo que hablan. Especialmente si predecían algo sorprendente.  En el segundo caso, no hay ningún indicio de un conocimiento digno de tener en cuenta. Y este procedimiento sirve exactamente igual para juzgar la “ciencia” de un médico medieval, que la de un calentólogo moderno.

Los argumentos del artículo que enlazas son dos. Pero son bastante liosos, y se refieren a cosas diferentes. Veamos.

1.  La pausa en calentamiento (del aire en superficie) se explica por un aumento en los vientos alisios del Pacífico. La zona de El Niño / La Niña.

2. No hay tal pausa en realidad, sino que el calor se va a otra parte del sistema. En vez de calentar el aire está calentando el mar, a cierta (*) profundidad. Pero es provisional, y volverá a calentar el aire – “devolviendo” todo el calor que había secuestrado en el mar.

Lo de *cierta* profundidad es importante. Porque dentro de las múltiples “explicaciones” para la pausa en el calentamiento, la de que se lo comió el mar tiene dos versiones. La versión de en el fondo del mar, y no lo podemos medir; y esta que traes de los alisios, que solo es como hasta 300 metros de profundidad, y sí se puede medir.

Las dos explicaciones son posibles. Hasta se podrían sumar. Pero sus consecuencias son muy diferentes. No hay un mecanismo verosímil para que el calor imaginario que ha ido al fondo del mar vuelva para achicharrarnos. Por ejemplo, lo que se ha medido, de aquella manera y hasta 2.000 metros de profundidad, supone un calentamiento de menos de 0,1ºC desde 1950. Claro, ellos te dan la cifra en julios. Calor / energía en vez de temperatura. Y te plantan un calentamiento como de 30 seguido de 22 ceros, que te cagas. 300.000.000.000.000.000.000.000 julios. Todos muertos. Pero no; eso es una media de 0,1ºC de temperatura extra del mar hasta 2.000 metros de profundidad. Y la transmisión de calor entre dos cuerpos depende de su diferencia de temperatura, no de su cantidad total del calor.

Respecto a lo del viento, a que haya habido alisios más fuertes durante “la pausa”, más La Niñas, es así. Pero la teoría anterior era que el “calentamieto global” iba a producir alisios más débiles, y más El Niños. Que es lo que pasó cuado sí hubo caletamiento medido en el aire de superficie. O sea, entre 1976 y 1998. ENSO es eso: El Niño Souther Oscilation.

enso-indiceVale, puedes decir que “la pausa” es por La Niña. Hay una oscilación. Y entonces lo que tienes que saber es lo que pasa en el ciclo completo, sumando la fase de predominio de El Niño y la de predominio de La Niña. Por ejemplo, desde que hay satélites y puedes usar tanto satélites como termómetros.

modelos-climaticos-realidad-roy-spencerCada punto son medias de cinco años. Hasta 1998, HadCRUT4 (termómetros) va clavado a la media de los modelos. UAH (satélites) va un pelín más bajo. Desde 1998, tanto los termómetros como los satélites se separan dramáticamente de los modelos.  Y cuanto más dure “la pausa”, más se va a separar.

¿Queremos decir que no hay pausa, porque el caletamiento va a ciclos? ¡Estupendo! Pero entonces no me digas lo que ha pasado durante los últimos años, sino durante el ciclo completo. Todavía no ha acabado. Y lo que ha pasado es poco más de la mitad del caletamiento previsto en los modelos. Porque lo modelos están creados para reflejar el calentamiento de la primera fase (1975 – 2000 aprox), tal vez acelerada por el ciclo oceánico. Y tal vez frenada ahora por la fase contraria del mismo ciclo. Pero entonces, en vez de esperar unos 3ºC de calentamieto para 2100, esperas como 1,7ºC, o menos. Que es a lo que están apuntando los estudios más recientes sobre sensibilidad climática. Y eso se parece mucho más a una bendición que a un problema.

El reso de coletillas añadidas no se sostiene.

El nivel del mar sigue subiendo. Y presenta un gráfico muy bonito, en el que se olvida de señalar que no se ve aceleración alguna, sino un poco de lo contrario. Le añado polinómica.

nivel-del-mar-colorado-2014-rel-1Eso nos llevaría a 30 cm en un siglo … si no se sigue desacelerando. El coral sobre el que está todas esas islitas del Pacífico que dicen que va a desaparecer, crece más rápido que eso. Es el motivo por el que siempre están “al nivel del mar”.

La criósfera. Glaciares y placas de hielo terrestres en los polos. Dice que hay una aceleración en su deshielo. Puede ser, si te fías de esas delicadas mediciones. Pero entonces, si la subida del nivel del mar depende de (1) deshielo y (2) calentamiento del mar, y no tiene aceleración, la aceleración del deshielo se tiene que contrarrestar con una desaceleración del calentamiento del mar.

Y no cita la otra parte de la criósfera. El hielo marino. Ahora mismo, y a nivel global, está en la media desde que se mide. (2014 está muy incompleto, por supuesto).

hielo-marino-global-febrero-2014Los extremos climáticos. El mismo IPCC dice que no se nota un aumento global. Y para disimular, el artículo cita casos concretos, y no globales.

Tampoco puede evitar la parida de siempre.

Even if we do want to look at globally averaged temperatures, the “hiatus” has given the world its hottest decade since records began in 1850.

Si empezamos con paridas, es raro que tengamos mucha razón. Estoy en un quinto piso. Es el punto más alto en el que he estado desde que empezó el día. ¿Quiere eso decir que estoy subiendo? Difícilmente, dado que estoy sentado frente a una mesa, y tengo previsto comer al nivel de la calle. ;)

La madre del cordero está aquí. Esta cerrazón mental.

England told me:

Global warming has not stopped. People should understand that the planet is a closed system. As we increase our emissions of greenhouse gases, the fundamental thermal dynamics tells us we have added heat into the system. Once it’s trapped, it can go to a myriad of places – land surface, oceans, ice shelves, ice sheets, glaciers for example.

No hemos “añadido calor” al sistema con el CO2. Hemos frenado parte de la pérdida de calor de un sistema en el que entra y sale calor constantemente. Lo que debería de darle algo más de temperatura (y de calor) … si nada más cambia. Pero, ¿cuánta temperatura más? Esa es la cuestión. “Calentamiento”, a secas, apenas tiene significado. Va desde algo que no puedes medir ni notar, hasta que te achicharres. Y seguramente un poco de calentamiento es más bueno que malo. Porque ocurre donde hace frío, y no donde hace calor. Y olvidamos que un poco de calentamiento podría producir más nubes, que devuelven calor del sol al espacio antes de que entre en el sistema, y lo que resultaría sería … nada.

Que haya algún calentamiento, y que coincida con más CO2, no quiere decir que sea por el CO2. Puede ser por otra cosa. Y, sobre todo, puede ser irrelevante. Lo que no es en absoluto irrelevante son las “soluciones” que proponen a lo que no sabes que sea un problema.

Resumiendo. Has puesto el perfecto ejemplo de alguien actuando en modo “abogado de causa”. Alguie que picotea datos sueltos, que parecen querer decir lo que no quieren decir. Pero en los juicios nunca se tiene en cuenta lo que dice una de las partes, si contradicción. Simplemente, no vale.

Claro que una fase de predominio de La Niña va a “meter” calor en la Pacific Warm Pool, “escondiéndolo de la superficie. Lo mismo que la fase anterior, con predominio de El Niño, sacó ese calor de la piscina, y lo repartió por una amplia franja en contacto con el aire. Y la suma de los dos es un pequeño caletamiento que ha hecho del mundo un lugar mejor. Que te invito a disfrutar, mientras dure.

Más resumen. Pausa, haberla hayla. Donde vivimos y notamos. Puede que sea provisional. Tiene pinta, pero no sabemos. lo que o tenemos es motivos para pensar que haya un problema. Y cuanto más dure “la pausa”, menos motivos para pesar en un problema. Porque la media del ciclo seguirá bajando. ¿Por qué no tenemos un poco de paciecia, e intentamos enterarnos? ¿Tal vez porque alguien quiere sacarle partido a las soluciones propuestas para el problema imaginario? En ese caso, sugiero que cada cual observe la circulación del dinero, y calcule si le beneficia o le perjudica. Y así sabrá si le va mejor la prudente calma, o la absurda histeria.

Lectura recomendada:

Donde se ve que, como a los economistas, no son “disculpas” o “explicaciones” lo que les falta, sino capacidad de predicción. Esto es, conocimiento del sistema. Que como es muy complejo, siempre permite sacar conejos de la chistera.

Y ya puestos, una foto de la pausa. Actualizada a febrero de 2014.

la-pausa-calentamiento-global

La administración Obama está ya en fase de atacar a científicos, personalmente. Por boca del asesor científico jefe de la Casa Blanca. John Holdren. Probablemente el asno mayor de la corte.

Un carrerón, que ya hemos citado anteriormente. Fuente de los datos –>.

  • En 1971 predijo que sufriríamos una ecocatástrofe, si no la guerra nuclear, antes del final del siglo pasado.
  • En 1986 proclamó que para 2020 morirían más de mil millones de personas debido al cambio climático.
  • En 1998 afirmó que si seguíamos como hasta ahora en política energética el futuro sería con seguridad tan problemático -económica, ambiental y políticamente- que no se podría seguir así ni aunque se quisiera.
  • En 1969 decía que si no se empezaban inmediatamente medidas de control de la población mundial, no había tecnología que nos salvara de una enorme miseria. (Ahora la miseria es menor que entonces).
  • En 1973 aseguraba que en USA se necesitaba un descenso de la natalidad muy por debajo de la tasa de reemplazo porque “280 millones en 2040 es probable que sea demasiado”. (En USA ahora hay 304 millones). Proponía una esterilización masiva obligatoria, y una policía mundial por encima de la soberanía de los estados. [-->]
  • En 1983 criticó la política de Reagan del rearme y la “guerra de las galaxias”, diciendo que no era cierto que esa política fuera a perjudicar a la economía soviética más que la de USA.
  • En 2006 afirmaba que el nivel del mal podría subir hasta 4 metros  para final de siglo. De momento sube 3,3 mm/año, la tasa está bajando, y eso solo serían 33 cm a final de siglo si la tasa no sigue bajando. (Nota: Esta lista la pusimos en 2009. El mismo dato para 2014 sería una subida de 2,9 mm/año – pero en 2011 hicieron un nuevo ajuste / corrección a los datos [-->] por el que le añaden 0,3 mm/año, y queda en 3,2 mm/año [-->].

nivel-del-mar-colorado-2014-rel-1En el mundo posmoderno, “la ciencia” es algo que debes de respetar y creer a pies juntillas – pero nunca, nunca, comprobar. Con un a peculiaridad importante. “La” ciencia -concepto inexistente hasta hace unas décadas- no tiene una definición muy clara. Pero sí es un concepto claro. Es lo que el que manda te diga que es. Y sobre todo, “la ciencia” es quien te diga que es el que manda.

No depende de ningún modo de las predicciones acertadas. En ese caso, Holdren no tendría mayor prestigio que una echadora de cartas. Y no sería “la ciencia”. Pero como depende de lo que te diga el Huffington Post, y mayormente Obama, entonces Holdren es “la ciencia”.

Y resulta que, a falta de calentamiento global que se pueda medir y sentir, “la ciencia” está empeñada en que te creas que el cambio climático es un gran problema que estás notando ahora mismo en tus carnes. Si la temperatura (global) no sube desde hace 17 años, entonces será -por ejemplo- la sequía en USA. Y si un científico declara en el parlamento, con datos del IPCC,  que esa sequía no tiene nada de especial, inmediatamente sale el gobierno USA a decir que ese científico no es “la ciencia”.

pielke-holdren-twitterAsí que anunciamos formalmente que Roger Pielke Jr. no es “la ciencia”, y la chiquillería puede prescindir de lo que diga. Por mucho que diga lo que dice el IPCC y el CCSP. Y los putos datos.

Lo cuenta Pielke mismo:

No entiendo bien por qué anda la peña tan revuelta. Los alarmistas del achicharramiento global son así desde el principio. 30 años ya. Un par más de anécdotas, por mucho que integren el asesinato y el encarcelamiento de opinión, y por mucho que ocurran la misma semana, no aportan tanta novedad. Ni aunque se trate del New York Times y de Harvard.

Pero como soy vuestro relator oficial de los dimes y diretes de la blogosfera que audita a los parásitos del clima, me siento obligado.

1) El New York times se siente gracioso.

¿Si el calentamiento global no es un cuento, cómo explicas todos esos carámbanos? ¡Ah!, un maldito negacionista. Nada como clavarle el puñal de hielo en el corazón.

new-york-times-mccarthyism2) En Harvard, una amable charla sobre … Superando la división del clima 2014: Científicos, Escépticos, y los Medios.

Es un vídeo muy largo. Tres intervinientes.

- Peter Frumhoff, ecologista del cambio climático [no es broma -->], director de Ciencia y Política de la Unión de Científicos Preocupados [tampoco es broma -->] (y los Forestales Juveniles, supongo. Nunca ha estudiado nada referente al clima (ecología, psicología, y un master en zoología). Supongo que sí le saca dinero al cuento del clima con su cargo en el Advisory Committee on Climate Change and Natural Resource Science at the US Department of Interior.

- Suzanne Goldberg. Corresponsal de Medio Ambiente en USA para el guardian.

- Naomi Oreskes. Tiene una licenciatura en geología de minas, pero se dedica a la historia de la ciencia. Y es conocida en el mundo por su libro Merchants of doubts, y por ser latigo de herjes en la discusión sobre el climma que dice que no hay – pero no piensa en otra cosa.

Hacia el minuto 1:12:30 de la charla, da con una solución para la “división climática” que cuenta con la sonriente complacencia de los otros dos contertulios. Aplicar a los críticos del IPCC leyes de las que llaman RICO en USA. Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act, pensadas para combatir el crimen organizado. Así está el patio.

3) Las pelas.

Pero no es capricho, ni locura colectiva, ni religión – como suele pensarse. O no solo. Es un pastón. En Europa, en la primera fase, y solo por parte de la Comisión (los estados miembros apoquinan sus cosas aparte), 180.000 millones de euros. Los que confiesan, vaya. El 20% del presupuesto de la UE.

El Merchants of dobut de Oreskes plantea que los críticos del IPCC -al igual que los del tabaco- se dedican a sembrar metódicamente la duda. Como si eso fuera malo. Historiadora de la ciencia, la tía. E imagina que este no es un caso normal, en el que la duda es el pivote del sistema, porque hay un “consenso”. Es de suponer que Lindzen, Pielke, Christy, Spencer, Curry, Kininmonth, Douglas, Miskolczi, Abdusamatov, Gray, Loehle, Soon, Easterbrook, Carter, Braswell, Idso, Michaels, Svensmark, Kondratyev, Balling, Akasofu, de Freitas, Morner, Koutsoiannis, Tsonis, Baliunas, Singer, Klyashtorin, Lyubushin, Courtillot, Paltridge, Shaviv, por decir la gente más conocida y respetada (y que me sale de corrido de memoria) no son científicos, sino otra cosa. Malos. O criminales. Y organizados, muy organizados.

La civilizada historiadora nunca ha oído citar el consenso como afirmación de la relatividad. Ni de Newton. Ni de la mecánica cuántica. Ni de nada en realidad. Ni siquera para la evolución usa nadie el consenso como argumento. Oreskes enseña historia de la ciencia, sin aprender nada de la historia de la ciencia. Pero quiere encarcelar a la gente por su opinión científica, porque atribuye esa opinión (y los resultados de sus estudios)  a una intención malévola — y organizada. Que quiere decir que tampoco ha aprendido nada de la historia general. Criatura.

One crucial factor in creating a cohesive group is to define who is excluded from membership. (The) propagandists contributed to the regime’s policies by publicly identifying groups for exclusion, inciting hatred or cultivating indifference, and justifying their pariah status to the populace.

La cita, en la que he cambiado el nombre de un grupo por el (the), la he sacado de WUWT [-->], sobre el mismo tema, y viene del Museo del Holocausto en USA [-->]. Con lo que no quiero decir que Oreskes sea como los nazis. Pero sí quiero decir que el método del consenso es siempre el mismo, aunque luego difieran los resultados. Que en nunca son buenos. Marcar al grupo crítico, demonizándole; quitarle la palabra; amenazarle con castigos; y prohibir la duda. Es la receta infalible al descarrilamiento. Pero no es un error para todos; algunos se forran. Y 180.000 millones solo de la UE no es ninguna broma.

Por ejemplo, para los parásitos del clima.

Un añadido que no tiene mucho que ver, pero es actualidad. Los de esa ciencia que ya ha hablado, y está muy clara, siguen buscando razones para la pausa en el calentamiento. Hay tres modas. El mar se comió el calor. No hay pausa. Y ahora … los volcanes se comieron en calor. Pongo los datos que usan estos últimos en un trabajo recién salido de Solomon, Santer y otros.

Lo verde se corresponde con “la pausa”. La medida es el porcentaje de transparencia de la atmósfera, en Mauna Loa.

volcanes-solomonWillis Eschenbach tiene una entrada muy buena en WUWT, sorprendentemente aplaudida por Roy Spencer.

Like the circles that you find in the tree-rings of your mind.

No puedo evitarlo. Hay que señalarlo. ¿Alguien ha visto nunca algo así en una respuesta a una demanda judicial? Pero tienen que darse demasiadas circunstancias improbables. La primera, prescindir de los abogados, para poder hacer el gamberro sutil a gusto. Y luego, que se trate de los cafres del cambio climático, y de la libertad de expresión.

Los “tree-rings of your mind” (anillos de árboles de tu mente) es una alusión directa a Michael E. Mann, y sus reconstrucciones fraudulentas o no fraudulentas, pero definitivamente quiméricas, de la temperatura de los últimos mil años. Y la discusión es el uso de las demandas de protección del honor como sistema de ataque a la libertad de expresión.

En USA le llaman SLAPP (strategic lawsuit against public participation). Wikipedia traduce:

Un pleito estratégico contra la participación pública es un pleito cuya intención es la intimidación y silenciamiento de los críticos ante el costo de una defensa legal hasta que abandonen su oposición o crítica.1 Ganar la demanda no es necesariamente la intención de la persona que presenta dicho pleito. Las metas del demandante se realizan si la parte demandada sucumbe al miedo, la intimidación, el total de los costes legales o simplemente se agota y abandona la crítica. Estos pleitos también pueden intimidar a otros de participar en el debate. [-->]

La historia es que el científico del calentamiento global Michael E. Mann demandó a dos periodistas y a una revista, por calificar de “fraude científico” su obra más conocida. El famoso “palo de hockey” de Mann. Y todo empezó como es costumbre dentro del sistema judicial USA. Los demandados rechazaron la acuación, e iniciaron las maniobras judiciales a través de un equipo de abogados de postín, y medio millón de dólares en un pispás. Medio millón, para fintas, contra-fintas, retrasos y zarandajas.

Y al final a Steyn se le han hinchado las narices, se ha separado del equipo de sus compañeros demandados, y ha prescindido de los abogados. Explicando que no quiere ni fintas ni retrasos. Que se trata de un caso de libertad de expresión, y que Mann, generosamente financiado por el mundo ecologista, lo que quiere es un proceso infinito sin juicio final, que arruine a los demandados y sirva de ejemplo para cortar a otros críticos. Que quiere llegar al juicio y a la prueba cuanto antes. Y que no necesita abogados para eso.

Como imprudencia, guapa. Como valentía, sin precedentes. Y como chulada, ha pasado al contraataque.  Alega que Mann es un “abusador de litigios” (¿querulante?), mostrando dos querellas anteriores de Mann por el mismo motivo, y sin resultados. Y pidiendo 10 millones de dólares a Mann. Cinco, como mínimo, por los gastos y putadas en las que va a incurrir. Y otros cinco como “acción punitiva”. Porque está atacando la libertad de expresión, con un juicio sin sentido.

La respuesta a la demanda es un escrito apasionante. La primera parte es peñazo, porque es la respuesta punto por punto a las acusaciones. Aunque tiene perlas como la que me han motivado a comentarlo:

Denies the allegations in Paragraph One-Hundred-And-Eleven of the Amended Complaint, and feels Plaintiff is going round like a circle in a spiral, like a wheel within a wheel, like the circles that you find in the tree-rings of your mind.

Alucina. Y a partir del párrafo 130 (están numerados) empieza el contraataque, y es una maravilla. Yo apuesto a que Mark Steyn nunca se lo ha pasado mejor escribiendo.

En teoría, y fuera del mundo judicial, la defensa debería de ser fácil. Todo lo que tiene que demostrar es que (1) no le consta que el “palo de hockey” no sea un fraude científico” (no hay mala fe ni ánimo de mentir); y que (2) un periodista razonable, con una diligencia razonable, puede pensar que se trata de un fraude científico.

Y el contraataque debría de ser más difícil, pero tiene unos cuántos puntos. Puede demostrar los innumerables rechazos de  Mann a entregar sus datos y métodos para que se puedan juzgar sus trabajos. Ya ha demostrado que se las da de Premio Nobel (en un escrito judicial) sin serlo. Puede demostrar que Mann mismo insulta y deshonra a sus colegas cuando no están de acuerdo con él. Por ejemplo, a Judith Curry -en Twitter- le llamaba “serial climate misinformer” y “antiscience”. Y puede demostrar que la táctica inveterada de Mann es evitar el debate, y atacar al que lo propicia. Que es justo lo que está haciendo en este caso. ¿Le servirá para sacarle 10 millones?

Hasta cita a Shakespeare, con un par:

Plaintiff has engaged in serial misrepresentation and false claims to authority, including (in his original Complaint against Defendant Steyn) purporting to be a Nobel Laureate and (in his current Complaint and elsewhere) purporting to have been exonerated by multiple investigations and by fellow scientists who have, in fact, pronounced Mann and his work “inappropriate”, “exaggerated”, “non-robust” and his defense of it “incorrect”. There is a smell to the hockey stick that, in Lady Macbeth’s words, “all the perfumes of Arabia will not sweeten” – nor all the investigations. And so Dr Mann has determined to sue it into respectability.

En resumen. Nunca se me hubiera ocurrido que un escrito judicial (una contra-demanda) pudiera ser literatura apasionante. Y por eso os lo pongo. Ah, y el asunto tiene muchas, muchas vueltas. Se puden seguir en estos enlaces:

Mark Steyn:

Bishop Hill:

WUWT:

Steve Mckintyre:

Lucia:

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 453 seguidores