Cambio Climático


El amigo dr. David Barber no es ningún turista espontáneo que sale al ruedo por afición.

Universidad de Manitoba, estudia la influencia del cambio climático en los procesos del hielo del Ártico, los impactos resultantes en los sistemas marinos y humanos, y las técnicas requeridas para mejorar nuestro conocimiento del hielo marino. Es investigador principal del proyecto IPY-CFL.

IPY-CFL: International Polar Year – Circumpolar Flaw Lead System Study

Como parte del Año Polar Internacional 2007-08, el Gobierno de Canadá financió un estudio multi-anual del cambio climático en el Ártico basado en la Universidad de Manitoba. Más de 350 científicos de 27 naciones diferentes, organizado en 10 equipos, participan en este proyecto colaborativo y multi-disciplinar. EL trabajo de campo se llevó a cabo a bordo del CCGS Amundsen en el Ártico canadiense.

ccgs-amundsen

Barber salió entusiasmado de la experiencia. Y con una sustancial mejora de nuestro conocimiento del hielo marino, que le perimitió predecir:

predicciones-fallidas-hielo-artico-4

Esto es un robo / traducción descarado. Viene de Dominic Lawson en el Daily Mail. A través de WUWT.

La nueva encíclica del Papa Francisco es de un estilo opuesto al de su predecesor. Mientras el Papa Benedicto escribía en latín, en un tono completamente espiritual, y lo redactaba él mismo (un gran académico), su sucesor argentino ha producido algo imposible de trascribir en uan lengua clásica.

Al plantear su tema -salvar el planeta del hombre predador- la encíclica es, en buena parte de su gran extensión, indistinguible de cualquier panfleto ambientalista de NNUU. Y es reconocido que se trata del trabajo de una serie de comités pontificios.

Para ahorrate la lata de leerla, te ofrezco una nueva versión del Padre Nuestro, pensado para capturar el mensaje del Santo Padre.

Gaia nuestra que estás en peligro,
Sostenible sea tu nombre,

Venga a nosotros tu energía renovable,

Hágase la voluntad del IPCC,

Así en la tierra como en la atmósfera.

Danos hoy nuestra chapata orgánica,

Perdónanos nuestras emisiones,

Aunque nosotros no perdonemos a las mutinacionales.

No nos dejes viajar en avión,

Y líbranos de los cultivos transgénicos,

Porque tuyos son la alta moral,

Los molinos de viento y los subsidios
,
tanto como se puedan subir los impuestos.

Amén.

PC_prayer_scr

La imagen, claro, es de Cartoons by Josh.

Fuente, The GWPF:

Ha tenido mucho éxito en Twitter un gráfico de Bloomberg, preparado por Kate Marvel y Gavin Schmidt de NASA – GISS, para “demostrar” que los escépticos están equivocados en achacar al calentamiento global (o buena parte) a causas naturales.

Y lo plantean así (clic lleva a la fuente):

mentiras-cientificos-sobre-clentamiento-global-1

Los escépticos del cambio climático humano ofrecen varias causas naturales para explicar por qué la tierra se ha calentado 1,4º F desde 1880. Pero, ¿pueden justificar ese calentamiento? Sigue hacia abajo para ver cuánto contribuyen al calentamiento global los diferente factores — naturales y humanos, basándose en los hallazgos del Goddard Insitute for Space Studies de la NASA.

Por “hallazgos” se refieren a los resultados de modelos. Pero lo que está en discusión son, precisamente, los modelos. O sea, descubren que la teoría es cierta … si las asunciones fueran ciertas.

El precioso gráfico sigue mostrando, una a una, las diversas causas naturales y artificiales que provocan cambios en la temperatura global. Pero parten de dos mentiras muy grandes, y de dos trampas que te dejan de piedra.

La primera mentira es que “los escépticos” no ofrecen ninguna de las causas naturales que salen en el gráfico como explicación del calentamiento global observado. Son:

  • La órbita de la tierra
  • El sol
  • Los volcanes

Y la demostración de la mentira es tan fácil como preguntarles a los autores cuáles son los científicos del clima, escépticos, que proponen alguna de esas causas como explicación del calentamiento global. No hay. No existen. Los escépticos no usan la explicación que los cafres alarmistas te están diciendo que usan. Mienten. Como bellacos.

Nota: Distintos climatólogos escépticos apuntan a distintas causas. Pero se pueden agrupar en dos.

  1. Cambios en la distribución del calor de los océanos (corrientes y tal)
  2. Cambios en la cubierta global de nubes

Están muy relacionados, y el mecanismo de fondo es siempre el mismo: Variabilidad natural no forzada. Caos para los amigos. Que al ser sin forzamientos externos, nunca podrían mostrar en unos dibujitos en los que solo hay forzamientos externos al sistema climático.

La primera trampa. En el gráfico de arriba ves que la seria va de 1880 a 2015. Lo natural, ya que estamos en 2015. Pero todos los demás gráficos acaban en 2005, cuando tienen datos de todos ellos hasta ayer mismo.

mentiras-cientificos-sobre-clentamiento-global-2

La trampa no es importante de cara a esas alegadas causas naturales que no plantea ningún científico del clima escéptico. Pero es muy importante de cara al gráfico de remate. El de la comparación (mentirosa) con los modelos. Y esta es la …

Segunda mentira:

mentiras-cientificos-sobre-clentamiento-global-3

La línea azul marca el resultado un modelo climático del GISS. La cuestión es que sólo puedes sacar la línea azul con modelos climáticos, conjugando todos los “forzamientos” que creen. Y 2005 es una fecha muy muy especial. Los modelos climáticos los van cambiando. Se supone que para mejorarlos. Y para poder comparar bien unos con otros, cada tanda de modelos la “cierran” en la misma fecha. Quiere decir que a partir de esa fecha no usan el conocimiento de temperaturas que hayan ocurrido. O sea, que antes de esa fecha son “retro-predicción” (o predecir lo que ya se conoce), y a partir de esa fecha son predicción propiamente dicha.

La fase de modelos actuales se llama CMIP 5, y se cerró en el año 2005. Eso significa que en el gráfico de arriba de estos caraduras no hay exactamente ningún año que sea de predicción. Es algo construido a temperaturas conocidas. Y es seguro que es por eso que tienen que ocultar diez años de datos.

Ni idea de lo que pasaría con al gráfico mostrando los diez años que faltan. No tengo los datos de ese modelo concreto. Pero podemos usar el gráfico para ese caso del último informe del IPCC, que usa todos los modelos y su media. Actualizado a 2013 por su autor Ed Hawkins [–>], alarmista climático de la Universidad de Reading.

La línea vertical de trazos marca 2005, que separa predicción (a su derecha) de no predicción (a la izquierda). Y se ve que mientras consiguen poner las temperaturas observadas bastante centrada en los modelos en 2005, sólo algo más bajo que el medio, a partir de 2005 la temperatura se va saliendo de la predicción, hasta colocarse un pelín fuera del margen 5-95%. Lo marca la flecha rosa que he añadido yo.

mentiras-cientificos-sobre-clentamiento-global-4

Y una ampliación para verlo mejor:

mentiras-cientificos-sobre-clentamiento-global-6

Ese es el chiste de parar en 2005. Dar la impresión de que los modelos lo clavan. Pero hasta 2005 no hay predicción. Y mostrando los diez años de predicción se ve que los modelos van fatal.

Nota: El polígono con rayas rojas, que dice “likely range”, no sale de los modelos. Sale de los expertos del IPCC, que viendo que los modelos no van a acertar, se curan en salud. Por si ocurriera que no hubiera ningún calentamiento entre 1998 y 2035, poder decir que ya lo habían previsto. Mediante un procedimiento que no son “modelos basados en la física”, sino lo que llaman “opinión experta”.

El problema es que lo que esta diciendo la “opinión experta” con ese grafico es que en los próximos 20 años calculan un calentamiento que oscila entre nada y 0,8ºC. O entre nada, y otro tanto como todo el calentamiento que ha habido desde 1850, concentrado en 20 años. Todo vale para el convento.

Nota 2. Roy Spencer, que mide la temperatura global desde satélites, lo ve así. Parece que no ha hecho gimnasia para que al menos en 2005 coincidan más o menos.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2015/01/modelos-climaticos-realidad-spencer-a-2014.png?w=510&h=459

La segunda trampa (y acabamos) es considerar esas causas de cambio de temperatura (los distintos forzamientos) como si vinieran de la madre de la ciencia. Pero son muy discutibles, y ellos mismos están cambiando con frecuencia su cuantificación. Por ejemplo, el efecto de los aerosoles (enfrían) lo han reducido últimamente casi a la mitad.

Resumimos.

Dos mentiras gordas:

  1. Las causas naturales que plantean los escépticos no son las que se muestran en el gráfico de los alarmistas. Ninguna de ellas.
  2. Aparentan que los modelos van niquelados, cuando van peor que una escopeta de feria.

Y dos trampas de infarto.

  1. Cortan los datos en 2005, cuando los tienen hasta 2015.
  2. Dan por fijos los “forzamientos”, cuando los están cambiando.

Espero que sea una muestra instructiva de cómo se vende el cuento del calentamiento global.

Añadido posterior, para V en los comentarios.

sensibilidad-climatica-e-ipcc

Un hito en la plaza. El jurista Marod como autor de cambio climático.

Marod

cambio-climatico-jueces-holanda

A petición. Relacionado con el tema, parece que los jueces holandeses no son tan resistentes

Echa un vistazo al Tweet de @DanielMarod:

marod-tweet-jueces-holanda-cambio-climatico

El caso es que una asociación de activistas holandeses interpusieron una demanda civil al Gobierno por el tema del CO2 y el cambio climático dañino que te filas.

Y van los jueces y no sólo les dan la razón, sino que obligan a cambiar la actual normativa medioambiental aumentando las reducciones del actual 16% previsto a un 25% y apelan a los DDHH como justificación de tamaño dislate.

Dos cosillas nada más para los chicos de El País:

1- Si un juez (poder judicial) OBLIGA a modificar las normas medioambientales aprobadas, no está corrigiendo al Gobierno (ejecutivo), sino legislando por su cuenta y riesgo, y pasándose por el forro el más básico principio democrático de separación de poderes.

No sé cómo será en Holanda, aquí sólo un órgano judicial puede reinterpretar o anular leyes: el TC, y sólo si vulneran la Constitución.

Cualquier otra invasión de competencias por parte de un poder sobre otro supone un atentado grave contra las garantías más básicas de un Estado de Derecho.

Los jueces no legislan, los jueces no hacen política. Porque si no el rollo democracia no funciona, se convierte en pura formalidad aparente

2- La alusión a los DDHH no puede ser mágica. No vale para nada alegar un daño potencial de DDHH, tiene que haber una lesión EFECTIVA del derecho, y tiene que haber una RELACIÓN DE CAUSALIDAD demostrable entre la conducta (norma, ley, acto) y el resultado lesivo.

El resto es una puta desvirtualización de la protección de los DDHH. Y si nos dedicamos a trampear la política que no nos gusta con jueces y DDHH, el problema es que estos pierden su condición de neutralidad y encuentro común….y la cagamos.

Luego que no digan que no avisé :-)

Reacciones.

reacciones

Es un poco broma, y un poco copia. Basarse en un modelo matemático a partir de unos datos, y confundir las predicciones con la realidad. O sea, lo mismo que hace el cuento del clima.

Quiero decir que no estoy haciendo realmente la predicción, pero que la haría si fuera como los alarmistas del clima. Lo que sí sirve es para señalar cómo va disminuyendo el cálculo del problema (imaginario) del CO2 según van saliendo nuevos estudios.

Los datos (de aquí –>) son los resultados de los estudios publicados en los últimos 15 años sobre la llamada “sensibilidad climática”. Que quiere decir lo que se calentará el clima por doblar la cantidad de CO2 en el aire. Y el modelo matemático es una simple regresión lineal.

El resultado es muy guapo:

.sensibilidad-climatica-en-el-tiempo

La predicción, prolongando la línea roja, dice que en 2030 los cálculos publicados de “sensibilidad climática” daráan cero. Y en realidad, con que den dos grados, como ya están dando ahora, el cuento pierde todo el fuste. Porque ese calentamiento no es un problema ni para la imaginación más calenturienta.

La línea azul es la “sensibilidad transitoria”. Lo que ocurriría en unos setenta años al ritmo actual.

Fuente y gráfico, Niche Modeling:

Que he visto en lo de Jo Nova:

Un pequeño añadido, que viene al caso. Según cuenta Roy Spencer, y vistas las predicciones que hay para El Niño, seguramente el año 2015 será, ¡tachán!, ¡¡¡récord de temperatura global!!! Al menos en las mediciones con termómetros de superficie. Con las mediciones de los satélites será más difícil.

Como dice Spencer, puedes tener un calentamiento ligero (y beneficioso) que establezca un nuevo récord cada pocos años, sin que eso tenga nada que ver con las predicciones catastrofistas. Al final hay el petróleo que hay. Y acabaremos usando otras cosas tarde o temprano. Si ese petróleo que hay produce un calentamiento pequeño (bueno), y mucho CO2 (muy bueno), no tienes un problema, sino una bendición.

En la Universidad de Nottingham está habiendo una serie de conferencias sobre el lugar de la ciencia en las decisiones políticas. Participan muchos científicos del cambio climático. Clic.

circling-the-sq

Judith Curry también está, y lo relata:

Pero quería destacar hoy la intervención del profesor Hans von Storch. Con el que tengo un desacuerdo enquistado respecto a la forma de juzgar un conocimiento (como el “peligro” que supone el CO2),  pero al mismo tiempo un gran respeto intelectual. Von Storch será alarmista del clima, pero cuando todo el mudo ve que los modelos climáticos no funcionan, no se pone a negarlo. Al contrario; mide el problema, y después lo comunica sin enredos ni medias palabras. Pertenece a la muy rara especie de alarmista honrado, y no cafre.

El texto de su conferencia en Nottingham es este:

Señala la provisionalidad inherente al conocimiento científico. (Y no hace esta diferencia, pero tal vez debería. Cuando el conocimiento de los científicos deja de ser provisional, se  convierte en ingeniería. Y mandamos -por ejemplo- hombres a la luna y posamos artefactos a marte). Señala también que el conocimiento científico consiste en las mejores explicaciones, a la vista del entendimiento aceptado en ese momento de las dinámicas y relaciones de un sistema. Y que se considera válido hasta que no sea falsado.

Pero relaciona esta validez con los intentos de falsarlo. O sea, con la disposición a investigar -y eventualmente aceptar- hipótesis alternativas.

La ciencia está preparada a revisar sus conclusiones cuando llegan nuevas observaciones, o si aparecen contradicciones en lo que entiende actualmente. Los intentos fallidos de falsación fortalecen la validez de las explicaciones, mientras que omitir esos esfuerzos la debilitan. Intentar la falsación es un peso necesario para añadir verosimilitud al conocimiento científico.

Esto parece muy obvio, y no lo negaría ningún alarmista. Lo interesante es que crean estar facilitando los intentos de falsación … mientras llaman “negacionistas” (y a veces criminales) a los que los intentan llevar a cabo.

El capital de la ciencia, según von Storch, es la aceptación por parte del público de que la ciencia es un tipo de conocimiento superior. También obvio y poco discutible. Lo que no parecen entender los cenutrios del IPCC es la conclusión inevitable de los dos primeros pasos que acabamos de ver. Que ese capital se pierde al renunciar a los intentos de falsación; al renunciar a implementar el método científico (a la Merton, apunta vS); y usando el conocimiento para apoyar intereses sociales (o políticos) específicos.

En las ciencias del medio ambiente se ha hecho común, en las últimas décadas, explotar el conocimiento científico como un argumento clave para decisiones (políticas) específicas. Con el efecto de que el público se está haciendo “resistente” a la cacofonía; o a la última afirmación sobre esta o aquella catástrofe inminente, si no se sigue esta o aquella política.  En efecto, este es resultado esperado de un uso no sostenible del capital de la ciencia.

Von Storch ha puesto el dedo justo en el medio de la llaga. Y muy elegantemente, como suele. Y el que quiera pensar, que piense.

No insistiré mucho en mi desacuerdo con esta propuesta. Este método de juzgar la validez de un conocimiento científico, basado exclusivamente en las formas (método científico, intentos de falsación), es necesario pero no suficiente. No nos dice nada de lo cerca o lejos que esté ese conocimiento de proporcionarnos algo utilizable. Utilizable … por ejemplo para tomar decisiones con algún fundamento. O sea, capacidad demostrada de predecir.

Es algo de lo que puedes estar casi seguro antes de medirlo. Si te encuentras con un problema imaginario que une a los progres, ecolos, y grandes capitalistas, puedes apostar porque su solución pasa por extraer dinero de los más pobres para beneficiar sobre todo a los más ricos. Por eso los sindicatos alemanes -que son sindicatos de verdad, y pagados por sus afiliados- son bastante reticentes con las “políticas climáticas”. Y por eso los sindicatos españoles, mantenidos por el estado, son tan fervientes partidarios.

No hace falta decir que los proponentes del cuento del clima no tienen ningún interés en medir quién paga la fiesta. No vaya a ser que se note. Pero al reputado economista del medio ambiente Charles Kolstad [–>] se le ha escapado un estudio que mide precisamente eso.

La medición no es tan sencilla, aunque la idea sí lo es. Todas las regulaciones a cuenta del clima de las que se oye hablar pasan cobrar las emisiones de CO2 de las actividades productivas. Y por una parte hay diferencia de emisiones en las distintas actividades por unidad de coste de producción, al tiempo que hay diferencias de consumo según el nivel económico. Por ejemplo, producir cemento, energía, o fertilizantes, emite mucho más CO2 por unidad de precio producido que la media. Y la parte más pobre de la sociedad gasta un porcentaje mucho mayor de su presupuesto en vivienda, comida, y energía que la parte más rica. Conjugando todas las actividades productivas con los hábitos de consumo por nivel económico, el estudio calcula este gráfico:

quien-paga-politica-climatica

Mensaje: La gente con menos ingresos pagará más del doble que el 10% más rico, medido en porcentaje de su presupuesto vital. Calculado para USA, y haciendo una simulación basada en un impuesto de 15 $ por tonelada de CO2 emitida.

Es una política espectacularmente regresiva, por mucho que despierte más entusiasmo entre los progres.

También hay que tener en cuenta que el estudio sólo contempla la diferencia en el gasto. Cualquier “política climática” va a hacer gastar mas a los que tienen menos ingresos. Pero no entra en la parte de los ingresos. Por ejemplo, no mide qué porcentaje de ingresos medios entre el 10% de la población que menos gana viene de inversiones en “economía verde”, comparado con el 10% que más gana. Pero se puede apostar que vas a encontrar más inversores en huertos solares (de rentabilidad garantizada por las subvenciones), por ejemplo en el Horcher, que en el Pozo del Tío Raimundo. Y para calcularlo todo bien hay que contemplar también esa parte. No sólo la diferencia en lo que se aporta a la teta pública, sino la diferencia con lo que los espabilados de siempre extraen de la misma.

No sé tú cómo lo ves, pero a mi si un político me invita a una fiesta empezaría por preguntarle quién la paga. Y le exigiría que me muestre las mediciones. Aquí las tienes.

¿Y lo del Papa y los pobres? No te podría decir; de religión no entiendo nada.

Origen, WUWT:

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 782 seguidores