calentamiento global


Andan los alarmistas muy contentos con una nueva virguería de Cowtan, que dice que tomando como se debe los datos de los modelos, reduce en un tercio la disparidad de estos con la realidad. Que no dejaría de tener su gracia. Quiere decir que en 15 años se han preocupado tanto, tanto, de contrastar los modelos con la realidad, que no habían visto la manera obvia de hacerlo — si tiene razón Cowtan. Y se ve que lo de la realidad les preocupa mucho.

Lo cuentan en WUWT:

Lo malo es que Cowtan ha hecho su gimnasia con las mediciones de termómetros, tan discutibles y problemáticas. Cuando tiene una comparación a la que no hay que hacerle gimnasia alguna, porque miden lo mismo. Los modelos comparados con las mediciones de temperatura desde satélite.

El gráfico clásico que mejor lo muestra es el de Roy Spencer y John Christie. Que no en vano se dedican a medir las temperaturas desde satélites.

modelos-climaticos-y-realidad-grafico-spencer

Lo de Cowtan nos viene bien para recordar la disparidad escandalosa. Y para actualizarla. En dos sentidos. Llevarla a 2014, y usar la nueva serie UAH de Spencer y Christie, mejorada. Tiene la ventaja de ir clavada con los cálculos del otro equipo que hace la misa medición desde satélites (RSS). No merece la pena representar las dos, porque prácticamente no se distinguen en un gráfico.

Pero también se puede aprovechar para otra cosa. Mirar las críticas que hacen los alarmistas al gráfico anterior, que les duele más que una fractura de coxis. Todas van en la misma línea. Se trata -dicen- de una “trampa” basada en la alineación. El gráfico está alineado de forma bastarda en el año 1983, para dar la impresión exagerada de lo que no es.

Un ejemplo muy bueno de la crítica, porque está más trabajado que otras, es el de Bart Verheggen. Usa datos de los modelos sacados por Jos Hagelaars de Climate Explorer, igual que el gráfico que critican.

Nota: Todos los datos son medias de 5 años. De forma que, por ejemplo, el punto de 2014 es la media de los años 2010 a 2014, ambos incluidos. Y los datos de los modelos los he tomado digitalizando el gráfico de Hagelaars.

La reproducción de los críticos del gráfico de Spencer es así:

https://ourchangingclimate.files.wordpress.com/2014/02/jos-hagelaars-spencers-graph-reconstructed-part-2.png?w=500&h=388

Y, según ellos, Spencer debería haber hecho la sobreposición de los datos realidad / modelos de esta forma:

Jos Hagelaars - spencers-graph-reconstructed-part-1

Sostiene que son muy diferentes. Curioso, porque yo veo a la realidad saliéndose ya de casi todos los modelos, en ambos casos.  Puede que parezcan muy distintos para quien se marea con los gráficos, no lo sé; pero no explica por qué su alineación es mejor. Pone el cero en la media 1986-2005. Lo que ya de antemano te dice que va a minimizar cualquier diferencia, porque la mitad quedará a un lado y la otra mitad al contrario. Lo que no va a cambiar es la tendencia.

Vamos a verlo. Simplificando; solo la media de los modelos, y la temperatura medida por UAH desde los satélites. En azul los modelos, en rojo la realidad.

La alineación de Spencer es bastante obvia. Todo alineado en el primer punto de datos. Que siendo una media de cinco años, tampoco puede ser un punto muy “loco”.

modelos-climaticos-y-realidad-1

Pero lo mismo podemos hacer lo que hacen Verheggen y Hagelaars.

modelos-climaticos-y-realidad-2

Depende cómo mires un gráfico, te pueden parecer diferentes, o exactamente iguales. Porque lo que importa es la tasa de calentamiento, la tendencia. Y es lo que hay que mirar.  Tampoco cuesta nada ponerlas en el gráfico, para que la gente no tenga que imaginarlas. Sale por el mismo precio.

Por cierto, también se puede alinear el gráfico con las dos líneas de tendencia partiendo del mismo punto; que es la mejor forma de ver si se separan o no se separan, y por cuánto.

modelos-climaticos-y-realidad-3

Y lo mismo se puede representar como a los críticos les parece “bien alineado”, pero con la inconveniente cifra de la línea de tendencia enmarcada en rosa.

modelos-climaticos-y-realidad-4

¿Que sugería visualmente el gráfico de Spencer? Pues que los modelos producen como el doble de calentamiento que la realidad. ¿Y que nos dice el gráfico de Verheggen y Hagelaars si le ponemos la oportuna línea de tendencia con su fórmula? ¡Pues que los modelos calientan el doble que la realidad! ¿Quien está haciendo trucos con las alineaciones, para tratar de ocultar lo que pasa?

Añadido. Hay otra forma de joder un poco a los alarmistas. Usar polinómicas para ver si se aceleran. Y tiene guasa lo que resulta.

modelos-climaticos-y-realidad-5

Si hay una figura a la que se pueda llamar “padre” del alarmismo climático, es James Hansen. O abuelo; depende de tu propia edad. Recién retirado, acaba de publicar un estudio que produce mucho miedo y ha despertado generosa atención de la prensa. Por ejemplo, el WaPo:

Puedes encontrar muchas referencias si buscas por [Hansen sea level rise]. O en español.

hansen-eldiario24

Para los que quieran tener un poco de perspectiva, Judith Curry siempre es una buena recomendación:

Y para los que quieran mayor velocidad y un contexto gráfico de lo que plantea Hansen, podemos juntarlo al más reciente estudio de calidad sobre le nivel del mar. Pero estudio de lo que se ve, no de lo que se imagina. El Jevrejeva 2014, que ya hemos puesto varias veces.

Jevrejeva sobre la realidad:

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2014/05/jevrejeva-desde-1900.png?w=510&h=364

Y Jevrejeva con el imaginatico añadido de Hansen. La fflecha vertical gris marca en abos casos el principio de la acelercación de las emisions de CO2 en 1950.

jevrejeva-y-hansen

El cuento del calentamiento global tiene dos grandes trucos. Hay uno del que se suele hablar, y que suele ser conocido por la gente que ha escuchado un poco la discusión. Las nubes. Pero es relativamente complicadillo. El otro es mucho más desconocido, y sin embargo es mucho más simple. Los aerosoles. Sustancias sólidas suspendidas en el aire que interaccionan con los rayos del sol que llegan a la tierra. Hacen, digamos, efecto sombrilla. Y básicamente son, la “ceniza” que tiran los volcanes, y el hollín que tira la industria por esas chimeneas tan feas.

Vamos a tratar de ver el truco de los aerosoles.

La teoría climática del IPCC es que el clima -digamos la temperatura- cambia por “forzamientos” externos. Y en una escala entre pocas décadas y unos siglos, hay dos de esos forzamientos que dominan de largo sobre los demás. El CO2, que calienta, y los aerosoles, que enfrían. Si se quiere se puede cambiar donde digo CO2 por “gases invernadero”, que el esquema va a ser el mismo.

El típico gráfico del IPCC y sus “forzamientos” es como este. Se muestra sólo como ejemplo, no hace falta profundizar. Lo vamos a simplificar en seguida. Sí conviene fijarse que la columna de la derecha, que se llama LOSU, significa Level Of Scientific Understanding. Y que ese nivel de conocimiento científico para los aerosoles, según el propio IPCC, es bajo. O sea, su nivel de confianza para la cuantificación de ese forzamiento es francamente problemática. Muy discutible.

forzamientos-clima-magia-aerosoles-0

Recapitulemos hasta ahora. La temperatura depende de los forzamientos. Para conocer el forzamiento neto necesitas conocer los forzamientos individuales, y sumarlos. Pero de uno de los dos forzamientos principales saben muy poco. Los aerosoles. Y luego queda establecer la relación exacta ente forzamiento y temperatura. Cuánto cambio de temperatura por cuánto cambio de forzamiento.

Si simplificamos a los dos forzamientos principales, tenemos esto.

Forzamiento total:

  • Forzamiento total = Forzamiento CO2 – Forzamiento aerosoles (desconocido).

Efecto sobre la temperatura:

  • Forzamiento total x S = Cambio de Temperatura

“S” es la relación entre el forzamiento y el cambio de temperatura. Digamos, “sensibilidad climática”. Y tenemos una incógnita en el forzamiento de los aerosoles, que produce una incógnita tanto en el forzamiento total como en el cambio de temperatura que se puede esperar.

Ahora imaginemos que sabemos el cambio de temperatura durante cierto tiempo, porque lo hemos medido. Y que en ese tiempo también sabemos el forzamiento del CO2. No sabemos el de los aerosoles. Y no saberlo significa que se pueden dar dos casos tan diferentes como estos dos, dependiendo de cuánto sea el forzamiento de los aerosoles.

No hay que hacer ningún caso de las cifras usadas. Solo son un ejemplo para facilitar la idea; no significan nada (ni siquiera tienen unidades).

forzamientos-clima-magia-aerosoles-3

Como 125 de forzamiento total ha producido un aumento de temperatura de 0,8ºC, 100 producirían 0,64ºC. Pero si los aerosoles fueran 25 en vez de 125, el efecto de 100 de forzamiento serían solo 0,35ºC, porque el forzamiento total sería mucho mayor. El efecto sobre la temperatura por unidad de forzamiento sería casi la mitad que el caso anterior.

forzamientos-clima-magia-aerosoles-4

Entre el primer caso y el segundo, esperas el doble de calentamiento por el CO2 que vamos a emitir. Y por el que ya hemos emitido. O sea, toda la idea del Calentamiento Global Acojonante depende del efecto de los aerosoles, ¡que no se conoce!

Con esto puedes entender mucho mejor la ultima comparecencia de Pat Michaels en el Congreso USA.

pat-michaels-congress

Se puede resumir muy fácil lo que dice. Como hay una creciente evidencia científica de que el forzamiento de los aerosoles es mucho menor de lo que se pensaba hasta hace relativamente poco, el calentamiento que se puede esperar del CO2 es mucho menor de lo que se pensaba. Y “negacionistas” son los que niegan esta evidencia científica. Y además, si el calentamiento es poco, y el CO2 tiene otros efectos francamente beneficiosos sobre la naturaleza y los cultivos [por ejemplo –>], no hay un “coste social” con las emisiones de CO2, sino un “chollo social”. ¡Es un beneficio neto!

Y aquí hay que hacer un homenaje a dos estudiosos del cuento del clima desde fuera de la especialidad.

Nick Lewis, que lleva tiempo señalando el cambio en la discusión que suponen los nuevos estudios sobre los aerosoles. Muy citado en la plaza. Su ejemplo más reciente:

Willis Eschenbach, que se ha hartado de tratar de señalar el efecto imaginario de los aerosoles en la temperatura. Mirando lo que pasa con la temperatura durante las erupciones volcánicas, en los años anteriores y posteriores. No se cansa de mostrar que no producen ¡ningún efecto observable! Si está en lo cierto, la sensibilidad se reduciría todavía más en los ejemplos imaginarios anteriores.

En este último artículo suyo sobre lo mismo hay una lista con todo lo que ha publicado:

Hay otra forma de explicar el truco de los aerosoles. Para crear unos modelos climáticos que más o menos produzcan las temperaturas del pasado conocidas (desde1880) a base sólo de “forzamientos externos”, como dice su teoría, necesitan que los aerosoles tengan un gran efecto. Si no, no pueden explicar que el clima no empezara a calentarse desde 1950, cuando empezaron a acelerase as emisiones de CO2 a lo bestia. Lo explican suponiendo que el hollín industrial contrarrestaba, enfriando, el efecto de calentamiento del CO2. Hasta que empezamos a limpiar de hollín nuestras emisiones, hacia 1980. El problema ha empezado con “la pausa”, que no tiene hollín como para justificar la falta de calentamiento reciente. Pero si ahora ves que el efecto de los aerosoles (y por tanto el hollín) es mucho menor, o incluso tal vez inexistente, entonces sus modelos no replican las temperaturas del pasado como creían. Y no pueden alegar una “abrumadora evidencia científica”, porque sus modelos no explican las temperaturas del pasado. Vaya, que ni siquiera funciona el cuento para los que piensan que los modelos climáticos son una “evidencia” (y dejamos aparte lo de “abrumadora”). Y entonces hay que volver a la teoría clásica del clima. Que los “forzamientos internos” (naturales) tienen mucho más peso que los externos, en las escalas de tiempo que estamos hablando. Las corrientes y ciclos marinos y su efecto en las nubes y los vientos, en un sistema muy complejo de caos. Que no es “casualidad”, pero tampoco es predecible.

Pero ahí estaríamos entrando en el segundo truco del cuento del clima. Las nubes y el cambio climático natural. Según Roy Spencer y Richard Lindzen, la confusión de causa y efecto. Lo dejamos para la segunda entrada sobre los trucos del cambio climático. Los que quieran avanzar un poco, tienen lo último de Roy, muy reciente:

Desde CO2 Science [–>] el dr. Idso, experto en los efectos del enriquecimiento de CO2 en la vegetación, no trae este estudio recién publicado:

Traducción del resumen:

Un aumento del CO2 puede estimular las exportaciones de carbono (C) y nitrógeno (N) en sus rutas gaseosa y disuelta. Sin embargo, las influencias consiguientes en las reservas de C y N no se conocen todavía bien. Por ese motivo hemos creado un experimento de enriquecimiento de CO2 al aire libre en un arrozal de China Oriental. Tras cinco años de fumigación de CO2  hemos estudiado el carbono y el nitrógeno en las plantas, el agua y la tierra del sistema. Los resultados muestran:

  • (1) El aumento de CO2 estimula la biomasa de arroz por encima de tierra en un 19% y la acumulación de nitrógeno en un 12,5%.
  • (2) EL aumento de CO2 ha incrementado significativamente los contenidos de carbono orgánico total y de nitrógeno total, en un 12,5% y un 15,5% respectivamente, en la capa de suelo de 0–15 cm; y en un 22.7% y 26.0% en los 15–30 cm.
  • (3) Promediado a lo largo del período de crecimiento del aloz, el aumento del CO2 incrementó notablemente el contenido total de carbono orgánico y de nitrógeno en la superficie del agua, en 7.6% y 11.4%, respectivamante.
  • (4) La ratio carbono orgánico / nitrógeno y el valor natural de δ15N en la superficie del suelo mostró una disminución con el aumento de CO2.

Estos resultados indican que el aumento del CO2 puede beneficiar la acumulación de carbono y nitrógeno en los arrozales. Dada la similitud entre los arrozales y los humedales naturales, nuestros resultados sugieren también un gran potencial para la acumulación de carbono orgánico y nitrógeno en las humedales naturales en las condiciones climáticas futuras.

El gráfico lo deja bastante claro. Donde dice FACE (Free-Air CO2 Enrichment) es el experimento con un enriquecimiento de 200 ppm de CO2 más que el ambiente. O sea, unas 600 ppm en lugar de unas 400. Teniendo en cuenta que en la época que llaman “preindustrial”, el CO2 ambiente era de unas 280 ppm, es de presumir que ya ha habido una notable mejoría en los arrozales y humedales hasta ahora. Y presumiblemente similar en su cantidad a la que describen para el futuro próximo — si no hacemos el gilipollas diminuyendo las emisiones. El enriquecimiento de CO2 producido por el hombre pecador hasta el momento es de 400 – 280 = 120 ppm. Y el del experimento ha sido de 200. Pero en condiciones de restricción de nutrientes, los primeros aumentos suelen causar más mejoría que los siguientes. Por los invernaderos industriales sabemos que en general es rentable llevar el CO2 hasta 1.200 ppm. Pero el rendimiento es mayor al llevarlo de 400 a 800, que de 800 a 1.200.

arrozales-enriquecidos-co2

Hasta ahora se había medido bastante la mejoría de las plantas con el enriquecimiento de CO2. Midiendo el aumento de biomasa de la planta. Pero aquí han medido la mejora en el sistema entero, incluyendo el suelo y el agua. El aumento de nitrogeno aprovechable en el sistema es como añadir un fertilizante, gratis … y además “ecológico”. Y por si fuera poco, es una fertilización no sólo para los cultivos, sino también para los ecosistemas naturales. La pera. Un regalo de los dioses.

Es muy difícil que creas algo, si tus garbanzos dependen de que creas lo contrario.

Lao-Tze, hacia 500 años antes de Cristo. Y le llamó a ese fenómeno el “efecto garbanzo”.

Veamos un ejemplo de “efecto garbanzo” en la actualidad.

ministros-calentar-conversaciones-clima-paris

La ecuación de Lao-Tze va así: Ministros ⇒ pasta ⇒ científicos ⇒ creencia.

Hay quien piensa que el orden de los factores cambia el resultado. Científicos ⇒ creencia ⇒ ministros ⇒ pasta. Pero da igual. Siempre que ocurra que para los científicos: creencia ⇒ pasta; tendrás que es muy difícil que creas algo, si tus garbanzos dependen de que creas lo contrario. Y no cambia nada si son los científicos los que han convencido a los ministros, o es al revés. La cuestión es: creencia ⇒ pasta. Lao-Tze sabía de lo que hablaba. Y desde entonces lo sabemos más o menos todos.

A partir de ahí todo el problema es encajar mejor o peor los datos disponibles en la creencia.

Seguimos con Yahoo News (clic en la imagen anterior):

Justo cuatro meses antes de la conferencia de las NNUU en la capital francesa, con el encargo de producir un “pacto climático” histórico, científicos USA han afirmado esta semana que 2014 fue récord para la subida del nivel del mar, temperatura global, y los gases invernadero que conducen a un Calentamiento Global Acojonante.

Veamos esos tres puntos.

1. Nivel del mar.

jevrejeva-2014-subida-nivel-del-mar-y-co2

El nivel del mar lleva subiendo al mismo ritmo, con una ligera oscilación natural de unos 60 años, desde 1880. El ritmo son unos 2 mm/año, y la aceleración de las emisiones desde 1953 (flecha vertical) no ha cambiado nada que se pueda observar.

En esas condiciones de subida bastante monótona, es inevitable que casi todos los años supongan … ¡¡¡un nuevo récord!!! Pero eso no significa ni que sea por las emisiones de CO2, ni que suponga un problema. Problema sería si empieza a descender el nivel del mar. Porque tiene un nombre muy feo: ¡Glaciación!

2. Temperatura.

Es sabido que le acaban de dar un nuevo masaje a la serie de temperatura que usan esos científicos USA citados. En el mundillo le llaman temperaturas “karlizadas”, por el autor del prodigio (Karl et al 2015). El resultado de la karlización es eliminar la molesta pausa que hay en el calentamiento global desde 1998. El proceso consiste en una nueva corrección de las temperaturas. En este caso, las del mar. El aire junto a la superficie del mar. Como el mar es el 70% de la superficie de la tierra, afectan mucho a la media global.

Ojo, hablamos de una virguería que consiste en correcciones de unos pocas ¡centésimas de grado! Si ves la serie antes y después de la corrección parece una minucia.

ersst-v3-y-v4-temperatura-mar-global

Y te pueden decir que la tendencia lineal no ha cambiado. Pero lo que ha cambiado es que han conseguido hacer desaparecer una notable y muy incómoda desaceleración:

ersst-v3-y-v4-temperatura-mar-global-con-polinom

Y con no decirte que esa desaceleración y la pausa se siguen viendo en las temperaturas medidas desde satélites, todos contentos. Tampoco hay ni récord ni nada que se le parezca.

uah-junio-2015

3. Conducen a (un Calentamiento Global Acojonante).

Calentamiento Global Acojonante es, por definición, lo que dicen los modelos. La alarma está en las predicciones de los modelos, no en nada de lo que hayamos observado. Y es fácil comparar las temperaturas recién “karlizadas” con los modelos para ver si conducen o no conducen a un Calentamiento Global Acojonante.

ersst-y-modelos-temperatura-global-mar

Conducen como a medio Calentamiento Global Acojonante. ¿Pero, es acojonante medio Calentamiento Global Acojonante? Difícilmente. El Armagedón imaginario que nos trae el IPCC tiene números. 3ºC de calentamiento por doblar la cantidad de CO2 en el aire. Y medio Armagedón es la mitad de eso. 1,5ºC por multiplicar por 2 el CO2. ¡Pero esa es la cifra por las que les llaman “negacionistas” (y otras cosas mucho peores) a climatólogos muy sensatos como Roy Spencer y Judith Curry!

Roy Spencer: Entre 1,3ºC y 1,5ºC por doblar el CO2:

Merece la pena ese reciente artículo, donde muestra de una manera mucho más académica y profunda que las temperaturas “karlizadas” conducen a medio Calentamiento Global Acojonante. Que no acojona nada. A las temperaturas “no karlizadas” les pasa lo mismo.

Judith Curry: 1,6ºC por doblar la cantidad de CO2. Por un procedimiento completamente distino e independiente del de Spencer.

Pero es que los estudios de los autores “no-negacionistas” van apuntando en la misma dirección:

Listado de los cálculos de esa “sensibilidad climática” basados en mediciones, desde 2002. Los cuatro últimos (derecha) son de 2013 (2) y 2014 (2).

ecs-tiempo-lewis

O sea, todo apunta a que los modelos exageran mucho, como por un factor de dos, y hablamos de un problema imaginario.

Nota: Los datos de los estudios de “sensibilidad climática” vienen de este trabajo de comparación de Nic Lewis:

Y hay algo peor en esta sección de “conducen a”. La NOAA tiene dos series de temperatura del mar distintas. Una la hacen con termómetros de los barcos y boyas (ERSST). La otra, desde satélites, pero contrastada con llos termómetros de barcos y boyas (OIv2). Presumiblemente mucho mejor. Pero para su cálculo de temperatura global media, la que usan es la que da más calentamiento. La de sólo barcos y boyas, y “karlizada”.

Si miramos “a dónde conduce” la serie que usa el combinado de satélites y termómetros, resulta a menos de medio Calentamiento Global Acojonante.

oiv2-y-modelos-temperatura-global-mar

Podemos resumir así el “efecto garbanzo”. Si el calentamiento es poco, decimos -¡récord!- y nos olvidamos de que es poco. Y si lo que se observa no “conduce a”, miramos los modelos (lo imaginario), que seguro que “conduce a”. Siempre se puede señalar algo que mantenga los garbanzos en su sitio. Sólo hay que tener el cuidado de no señalar todo al mismo tiempo, y así evitar la discrepancia.

El título no es una pregunta retórica. Basta abrir los ojos para ver que la prensa nos presenta, casi a diario, perfectas majaderías que llevan todos los marchamos posibles de “la ciencia”. Autores científicos pagados por muy honorables instituciones; revisión del trabajo por otros científicos; publicación en una revista científica de prestigio; comunicado de prensa con gran fanfarria; y el remate del filtro definitivo: la noticia te llega a través de los periódicos más serios de la localidad. La guinda ya suele ser un artículo entusiasta escrito por un divulgador científico miembro del círculo escéptico de turno.

¿Cómo es posible que con todos esos filtros y seguridades te tropieces en tu periódico favorito, de gran prestigio, con la noticia de que “las naciones se beneficiarán económicamente de casi todas las medidas necesarias para limitar el calentamiento” (global, blablabla)? ¿Acaso no saben todos esos filtros que las medidas de las que hablan suponen encarecer la energía, y que nunca se ha visto que encarecer la energía produzca beneficio económico alguno?

Vale, se puede alegar que el ejemplo de hoy es demasiado fácil.

beneficios-mitigacion-cambio-climatico

Lo diseccionan en Bishop Hill [–>]:

Donde la nota de prensa dice:

La mayor parte de las reducciones de emisiones para descarbonizar la economía pueden lograrse de forma que sean netamente beneficiosas para las naciones que las apliquen, incluso sin tener en cuenta los “beneficios climáticos”

El artículo decía:

Es en base a esta teoría y evidencia parcial que el estudio concluye que hay al menos un caso “prima facie” de que la mayoría de la labor de mitigación del cambio climático se puede hacer a través de acciones netamente beneficiosas.

Josh lo borda (en WUWT):

josh-quemando-papeles-clima

La clave, claro, está en “evidencia parcial”. Es de donde vienen casi todas las majaderías. Pero normalmente evitan ponerlo por escrito. Estos fenómenos estaban un poco dormidos. Imaginemos un juicio basado en evidencia parcial. O sea, o sólo se le escucha al acusado, o sólo se le escucha al acusador. ¿Qué haría una persona normal — por ejemplo que no sea periodista ni editor de revistas científicas? ¡¡¡No escuchar!!! La evidencia parcial no es evidencia; es sesgo.

Lo explica, muy en serio, el prestigioso estadístico David Speigelhalter en: A heuristic for sorting science stories in the news. La mayor parte de estos “estudios” tienen en contra una desconocida cantidad de evidencia de la que no estás oyendo nada. Así que Speigelhalter recomienda:

Para que un estudio sea publicitado, necesita:

• Que se considere que merece la pena escribirlo y publicarlo.
• Que sea aceptado para publicar por los árbitros y editores de una revista científica.
• Que sea “noticioso” como para merecer un comunicado de prensa.
• Que sea lo bastante “sexy” como para que le interese al periodista.
• Pasar el filtro de la sala de redacción de la prensa.

Cualquier cosa que supere todos estos obstáculos tiene una probabilidad enorme de ser una majadería (freak finding). De hecho, si saliera por la radio yo recomendaría taparse los oídos y cantar la-la-la bien alto.

La idea crucial es que ya que hay una cantidad desconocida de evidencia que no estoy viendo, y que refutaría esta historia, no tiene sentido prestar atención a lo que afirman.

Speigelhalter no es ningún friki [–>]. Es verdad que se refiere sobre todo a las noticias médicas. Pero el mismo planteamiento se puede aplicar mucho más allá. En realidad, en todo lo que sea “sexy” y que venga de un sistema muy complejo (medicina, ecología, economía, cambio climático, etc).

Nassim Taleb tiene una buena explicación, muy técnica, que resume Willis Eschenbach en WUWT:

Fuentes:

Básicamente unos gráficos. Y recuperar una serieque  tiene pinta de ser la más relevante y la de más calidad. Relevante, por ser la temperatura de la superficie del mar. Y de mayor calidad, porque usa satélites y termómetros, y entre los termómetros usa los mejores (las boyas) para corregir los peores (barcos).

Pongamos primero la temperatura del aire medida por satélites por el grupo UAH. Daría igual poner la del grupo RSS porque son sensiblemente iguales. “La pausa” sigue existiendo en todo su esplendor. Pero es más interesante que la tasa de calentamiento en los treinta y tantos años de datos es como la mitad de la que predicen los modelos que tanto miedo causan.

En todos los gráficos, menos el último se pone la media móvil de 12 meses. De forma que cada punto es la media de los seis meses anteriores y posteriores de la fecha.

temperatura-global-aire-uah

En cambio, en la temperatura global del mar de la serie NOAA / Reynolds OIv2 “la pausa” parece haberse acabado. Por El Niño de este año, que lleva camino de fuerte. Pero la tasa de calentamiento es igualmente como la mitad de la predicción de los modelos.

temperatura-global-mar-oiv2

Se pueden poner juntas.

temperatura-global-mar-aire

Y marcando los puntos de inflexión, donde se ve muy bien que los cambios empiezan en el agua.

temperatura-global-mar-aire-2

Y para el que tenga curiosidad, ambas series sin el filtro de la media móvil. O sea, temperaturas mensuales en vez de 12 meses.

temperatura-global-mar-aire-3

El “mensaje” sería que probablemente también en la temperatura del aire medida por satélites se acabará “la pausa” en el calentamiento global. Cosa que tiene su importancia publicitaria y psicológica. Pero que no evita que los modelos vayan fatal.

Imaginemos que los modelos vayan sobrecalentados x2, como parecen indicar las temperaturas de medición fiable y de calidad. Eso haría la “sensibilidad climática” la mitad de la del IPCC. En vez de ser 3,2ºC de calentamiento por doblar la cantidad de CO2, sería 1,6. Justo el resultado de Nick Lewis y Judith Curry.

También podemos recuperar el listado de los cálculos de esa “sensibilidad climática” basados en mediciones, desde 2002. Los cuatro últimos (derecha) son de 2013 (2) y 2014 (2).

ecs-tiempo-lewis

O sea, todo apunta a que los modelos exageran mucho y hablamos de un problema imaginario.

Nota: Los datos de los estudios de “sensibilidad climática” vienen de este trabajo de comparación de Nic Lewis:

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 784 seguidores