artículos de interés


El vídeo ha salido hasta en la BBC. ¿Pretenden convencernos con humor? ¿Que nos riamos de la autoridad, pero que no nos olvidemos de pensar que si hace mucho frío eso es síntoma de calentamiento global, o que tal vez lo hay en otro sitio?

From the Wilderness necesita colaboración para traducir la transctipción un vídeo [-->] y subtitularlo en castellano. Son 1.700 palabras, a repartir entre los que seamos.

Trata sobre el escándalo del Climategate, del que se cumple un año, y explica que todo sigue pendiente. Es muy instructivo, y parece interesante traducirlo.

El texto es este, pero que nadie se lance antes de que queda claro qué parte va a hacer, para que nadie doble el trabajo. Yo podré esta noche.

This week marks the one year anniversary of the release of emails and documents
from the Climatic Research Unit at the University of East Anglia
that we now know as Climategate. 

Sitting here now, one year later, it’s becoming difficult to remember the importance
of that release of information, or even what information was actually released.

Many were only introduced to the scandal through commentary in the blogosphere
and many more came to know about it only weeks later, after the establishment media
had a chance to assess the damage and fine tune the spin that would help allay
their audience’s concern that something important had just happened.
Very few have actually bothered to read the emails and documents for themselves.

Few have browsed the “Harry Read Me” file, the electronic notes of a harried programmer
trying to make sense of the CRU’s databases.
They have never read for themselves how temperatures in the database were
“artificially adjusted to look closer to the real temperatures”
or the “hundreds if not thousands of dummy stations” which somehow ended up in the database,
or how the exasperated programmer resorts to expletives before admitting he made up key data
on weather stations because it was impossible to tell what data was coming from what sources.

Few have read the 2005 email from Climategate ringleader and CRU head Phil Jones
to John Christy where he states
“The scientific community would come down on me in no uncertain terms if I said the world
had cooled from 1998. OK it has but it is only 7 years of data and it isn’t statistically significant.”
Or where he concludes: “As you know, I’m not political. If anything, I would like to see
the climate change happen, so the science could be proved right, regardless of the consequences.
This isn’t being political, it is being selfish.”

Or the email where he broke the law by asking Michael Mann of “hockey stick” fame to delete
a series of emails related to a Freedom of Information request he had just received.

Or the email where he wrote:
“If they ever hear there is a Freedom of Information Act now in the UK,
I think I’ll delete the file rather than send to anyone.
We also have a data protection act, which I will hide behind.

Or the other emails where these men of science say they will re-define
the peer review process itself in order to keep differing view points out
of the scientific literature, or where they discuss ousting a suspected skeptic out
of his editorial position in a key scientific journal, or where they fret about
how to hide the divergence in temperature proxy records from observed temperatures,
or where they openly discuss the complete lack of warming over the last decade
or any of the thousands of other emails and documents exposing a laundry list
of gross scientific and academic abuses.

Of course, the alarmists continue to argue—as they have ever since they first began
to acknowledge the scandal—that climategate is insignificant.
Without addressing any of the issues or specific emails, they simply point to the
“independent investigations” that they say have vindicated the climategate scientists.

Like the UK parliamentary committee, which issued a report claiming that Phil Jones
and the CRU’s scientific credibility remained intact after a rigorous one day hearing
which featured no testimony from any skeptic or dissenting voice.
After the release of the report, the committee stressed that the report did not address
all of the issues raised by climategate and Phil Willis, the committee chairman admitted
that the committee had rushed to put out a report before the British election.

Or the Oxburgh inquiry, chaired by Lord Ron Oxburgh, the UK Vice Chair of Globe International,
an NGO-funded climate change legislation lobby group.
The Oxburgh inquiry released a five page report after having reviewed 11 scientific papers
unrelated to the climategate scandal that had been hand-picked by Phil Jones himself.
It heard no testimony or evidence from anyone critical of the CRU.
Unsurprisingly, it found the climategaters not guilty of academic misconduct.

Regardless of what one thinks of the veracity or independence of these so-called investigations
into the climategate scandal itself, what has followed has been a catastrophic meltdown
of the supposedly united front of scientific opinion
that manmade CO2 is causing catastrophic global warming.

In late November of 2009, just days after the initial release of the climategate emails,
the University of East Anglia was in the hotseat again.
The CRU was forced to admit they had thrown away most of the raw data that
their global temperature calculations were based upon, meaning their work
was not reproducible by any outside scientists.

In December of that year, the UN’s Copenhagen climate talks broke down
when a negotiating document was leaked showing that–contrary to all prÑit would be
the third world nations bearing the brunt of a new international climate treaty,
with punishing restrictions on carbon emissions that would prevent them from ever industrializing.
The document, written by industrialized nations, allowed the first world
to emit twice as much carbon per person as the third world, and was widely seen
as an implementation of a eugenical austerity program under a “green” cover.
This agenda was further exposed by the influential Optimum Population Trust in the UK,
which began arguing that same month that rich westerners offset their carbon footprints
by funding programs to stop black people from breeding.

In January 2010, the United Nations’ much-lauded Intergovernmental Panel on Climate Change
began to fall apart as error after error began to emerge in this supposedly unassailable
peer-reviewed, scientific document asserting human causation of catastrophic climate change.
That month it was revealed that a passing comment to a journalist from an Indian climatologist
that the Himalayan glaciers could melt within 40 years found its way into the
much-touted Intergovernmental Panel on Climate Change’s fourth report on climate change
via a World Wildlife Fund fundraising pamphlet.
When IPCC defenders tried to pass the universally derided prediction off as a legitimate mistake,
the coordinating lead author of that section of the report admitted that the IPCC knew that
the report was based on baseless speculation in a non-peer reviewed work, but included it
because “We thought that if we can highlight it, it will impact policy-makers and politicians
and encourage them to take some concrete action.”

Later that month, doubt was cast on another claim in the IPCC report, this one that 40%
of the Amazon rainforest was in danger of disappearing due to manmade global warming.
These doubts were confirmed in July when the claim was sourced back to pure,
unverified speculation on the now-defunct website of a Brazilian environmental advocacy group.
Just this month, the exact opposite of the original claim was shown to be the case
when a new study appeared in Science demonstrating that forests in past warming periods
were not decimated but in fact blooming with life,
experiencing a “rapid and distinct increase in plant diversity and origination rates.”

Also in January, the UK Information Commissioner ruled that researchers at the CRU
had broken the law by refusing to comply with Freedom of Information requests,
but that no criminal prosecution would follow because of a statute of limitations
on prosecuting the illegal activity.

In February, the UK Guardian revealed that a key study co-authored by Phil Jones
that purported to show there was no such thing as the well-researched Urban Heat Island effect
was found to have relied on seriously flawed data.
This, according to the Guardian,
led to “apparent attempts to cover up problems with the temperature data.”

In September, John Holdren, the man who had previously advocated adding sterilizing agents
to the water supply to combat the overpopulation problem which he thought would ravage
the Earth by the year 2000, and who currently is the Science czar in the Obama White House,
advocated a name change for global warming to “climate disruption,” further affirming
the theory’s non-scientific status as an unfalsifiable prediction that anything that ever
is due to manmade carbon dioxide.

Later that month, Britain’s prestigious Royal Society rewrote its climate change summary to admit
that the science was infused with uncertainties and that “It is not possible to determine exactly
how much the Earth will warm or exactly how the climate will change in the future…”

In October, a carbon reduction advocacy group called 10:10 released a video to promote its campaign
in which those skeptical about participating in the program are literally blown up.

And just this month, Scientific American, a publication that has been noted for publishing
increasingly alarmist reports about the reality and the dangers of manmade-2 induced global warming,
a poll of its own readers that found over 77 believe natural processes to be the cause
of climate change and almost 80 responded that they would not be willing to pay a single penny
on schemes to “forestall” the supposed effects of supposedly-manmade global warming
(warming that even climategate scientist Phil Jones now admits is no longer taking place).

And this is only the briefest of overviews of the range of information that Climategate.tv
has been tracking over the past year.
The reports undermine the data, its sources, the scientific processes used,
the scientists themselves, and their conclusions.
It shows that the main temperature records that are used to determine the highly-problematic
concept of the global mean temperature are in fact in the hands of scientists like Phil Jones
and James Hansen with a direct stake in the continuation of the alarmist scare.
When these scientists are questioned on the sources of their data they advocate deleting emails
and even deleting data itself.
They admit that key data underlying their calculations has already been deleted.

And yet, with all of this, they have the audacity to continue to suggest
that there is overwhelming concensus on the “science” of global warming.
They call for public debates with skeptics who they invariably accuse of being funded by Big Oil,
and then, when those debates are actually organized, they then back out of those debates.
They then continue to call for the imprisonment of anyone who dares to question this supposed iron-clad .

And now, they are preparing to meet once again.

Next month, the United Nations Framework Convention on Climate Change will descend on Cancun, Mexico,
to once again try to hammer out a globally-binding agreement on the restriction of carbon emissions.
They will once again act as if carbon dioxide is a vile poison and not one of the
essential ingredients of life on this planet.
They will once again pretend that a causal link between carbon dioxide and catastrophic
or unprecedented warming has been established.
They will once again pretend that inflicting severe austerity on the third world
in the name of greening the earth is anything other than eugenics by another name.

This year, though, there will be a difference.
The public at large is another year older, another year wiser,
and less prepared than ever to accept unquestioned the dire assertions of grandstanding politicians
and the scientists they fund that the world is on the brink of imminent destruction.
When they say the science is certain and settled, we will know better.
When they say that this is humanity’s last chance,
we will see them for the Chicken Little’s they have always been.

This is not a call for complacency.
In fact, now that the public is more skeptical than ever about the climategaters
and others of their ilk, the danger of binding international agreements enacted
by unelected institutions and empowering global taxation is at an all-time high.
They are hoping to ram through an agreement that will put the final nail
in the coffin of climate realism before the corpse of the global warming hoax
even has the chance to rot.

We have to speak out against this fraud now, and more loudly than ever.
We must make our voices heard when we assert that science is about honesty,
about openness, about the search for the truth, and that those who reject those principles
will no longer be heeded by a public that has been stretched long past the point of credulity.

Once again the UN-funded scientists and politicians are telling us that the hour is nigh,
and perhaps, for once, they are right.
The end is almost here for those who are trying to establish their global governance
in the name of a scientific fraud.
If we continue to speak out on this issue,
perhaps there will be no UNFCCC conference next year after all.

For if climategate has taught us anything,
it is that just one year can make all the difference.

 

Hoy son las elecciones de media legislatura. Justo en  mitad de los cuatro años de mandato de Obama.  Se renuevan los 435 escaños de Congreso, y 33 de los 100 del senado.

Todo el mundo está de acuerdo en que son unas elecciones especialmente críticas, mucho más importantes que lo normal. Según la izquierda, porque van a decidir si Obama puede llevar adelante los buques insignia de su política: la socialización de la medicina, y la “legislación climática”. O el bienestar de todos y la salvación del mundo. Y porque supondrán el éxito o fracaso de un peligroso movimiento de extrema derecha al que hay que pararle los pies. El “Tea Party” [-->].

Según la derecha, porque se discute la esencia de la Constitución de los Estados Unidos, y la esencia de la creación misma de la nación al separarse de la monarquía británica: la defensa de la libertad y los derechos del ciudadano frente a la interveción del estado en su vida. Y porque se discute si el pueblo sigue teniendo intervención en los asuntos de la nación, o delega definitivamente en una élite intelectual que piensa y decide por él.

Son dos enfoques diferentes, pero no son en ningún modo incompatibles. Si la izquierda quiere considerar las propuestas del Tea Party como de extrema derecha, y como terriblemente peligrosas, está en su derecho. Es una forma, a su vez, de situarse políticamente ella misma. Y si ambos coinciden que son las mid term elections más decisivas de varias generaciones, puede que sea verdad. En todo caso no es del todo cierto que la legislación del clima dependa enteramente de estas elecciones. Ya ha sido capada en un porcentaje abrumador, porque gran parte de los candidatos demócratas han tenido que dar marcha atrás vista, la impopularidad de las medidas. Allí, al contrario que aquí, no son Zapatero y Rajoy los que deciden las propuestas políticas de los candidatos, sino cada candidato por su cuenta, a la vista de cómo respira el personal en su circunscripción.

Según la portada de La Vanguardia de ayer, el elemento clave de esta batalla electoral, su factor decisivo, es la financiación de los lobbies energéticos a los “negacionistas”. Con eso, según explica Andy Robinson en  LV, se trata de restar apoyos a las políticas de Obama para salvar el mundo:

Es de suponer que alguno de esos “negacionistas” opine que el asunto es al revés; que Obama usa el injustificado miedo climático para conseguir colar una legislación una legislación socialista, y una práctica política elitista. Sin ir más lejos, Roy Spencer:

Curiosamente, para Andy Robinson, “van a llegar a Washington cientos de candidatos que niegan la ciencia”.  Así que nos encontramos en unas elecciones donde el corresponsal del la Vanguardia en Nueva York habla en nombre de la ciencia, en contra del jefe científico del equipo que mide la temperatura global con los satélites de la NASA. Sí, si la Vanguardia llega a eso, debe tratarse de una votación clave.

Se dicen muchas mentiras sobre el Tea Party, y La Vanguardia no es la única. Más bien desde El Mundo hasta Público, pasando por El País, la mentira es lo que cuenta. Pero no es tan difícil hay en día enterarse; para eso está la web. Y la idea, según parece, consiste en votar al candidato del partido que sea, que se comprometa con diez puntos. Lo que da la impresión de gente decidida a tomar las riendas de su país, por encima de los políticos. Los puntos:

  1. Protect the Constitution
  2. Reject Cap & Trade
  3. Demand a Balanced Budget
  4. Enact Fundamental Tax Reform
  5. Restore Fiscal Responsibility & Constitutionally Limited Government
  6. End Runaway Government Spending
  7. Defund, Repeal, & Replace Government-run Health Care
  8. Pass an ‘All-of-the-Above” Energy Policy
  9. Stop the Pork
  10. Stop the Tax Hikes

Mientras, en California …

y (pinchar para entender) …

Vamos; como aquí. Por referéndum. Lo que les gusta a Zapatero, Rajoy, Ruby “el veraz”, o a los tampoco elitistas del partido de Rosa Díez – la voz de la gente.

Del blog de Luboš Motl

Está todo el mundo hablando del último libro de Hawking, y parece que ha levantado ciertas ronchas entre los religiosos. Como el libro va de las conclusiones que saca Hawking de la Teoría de Cuerdas / Teoría M acerca del origen del universo, y no es un asunto trivial, creo que merece la pena traducir este artículo de Luboš Motl, que une su capacidad de comunicación para todos los públicos, con su notable trabajo como físico teórico en la teoría de cuerdas.

Luboš nos da su versión sobre la polémica, explica el motivo de que haya surgido, y nos proporciona una perspectiva del efecto de la Teoría M sobre la teoría de Dios. Y además, es gamberrete. Pero se entiende que hay que echarle humor al ver a la gente escuchando en serio, y a los periódicos poniendo en serio, las lecciones sobre los límites de la ciencia que le dan nada menos que a Hawking, unos fulanos que afirman ser portavoces de Dios.

Hawking: Churches hit back at the heretic

A menudo tenemos razones para pensar que la humandidad e incluso la Iglesia han progresado mucho desde la época de Galileo Galilei.  Por otra parte, a veces nos muestran que nada esencial ha cambiedo desde entonces.

Stephen Hawking y Leonard Mlodinow han escrito un nuevo libro, The Grand Design, en el que despden a Dios del trabajo de Creador.

Ya no hace falta: la Teoría M ha ocupado Su sitio. Ahora, cualquier físico verá que esto es una metáfora o eslogan publicitario, o chiste: la física y la religión no han interactuado directamente durante siglos. La física no opera con el término”Dios” y Su existencia. Y si habla de la creación, quiere decir algo sustancialmente que lo que dice la gente religiosa. Los sistemas lógicos de ciencia y religión no son comatibles.

Sin embargo los físicos que de hecho entienden el contenido del nuevo libro a nivel técnico, también saben que hay una justificación genuina escondida detrás de los pronunciamientos “heréticos” de Hawking.

Las afirmaciones provocadoras han catapultado el libro de  Hawking y Mlodinow’s al primer lugar de las listas de amazon.com – y me refiero a todos los títulos, no solo a los de ciencia. Y en este caso pienso que Hawking merece el éxito, a pasar del márketing superficialmente barato. Tiene mucho de lo que vengarse del dios inexistente ;)

Sin embargo, las reacciones negativas han empezado a llegar, también. En primer lugar Dios mismo ha escrito una op-ed para el Times:

God: Hawking has “ruined it for everyone”

Desgraciadamente el artículo original es de pago, así que los creyentes tendrén que fiarse del testimonio de segunda mano de Michael Brooks (enlace de arriba)  – que dice que ha visto el artículo original ;-) . En Su artículo, Dios muestra que existe, y explica, entre otras cosas,  por qué sus “escuchas cerebrales” (de la mente) son compatibles con la constitución y otras leyes (dice que Google también hace estas cosas).

De cuaquier forma también puedes encontrar versiones del mismo artículo que no hay que pagar. Esto es lo que dice la unión de portavoces de Dios en el Reino Unido – incluido el arzobispo de Canterbury:

Mid-Day: Religious leaders hit back at Hawking

Arguyen que “la física por sí misma no va a dilucidar la cuestión de por qué hay algo en lugar de nada”. ¿Sabes?, la ciencia da explicaciones, mientras la religión hace interpretaciones. ¿Estoy yo de acuerdo con estos métodos propuestoa para separar ciencia y religión?

Pues no. Al la segunda afirmación, nunca puedes separar estrictamente “explicación” de “interpretación”, siempre que estés tratando de de encontrar explicaciones correctas e interpretaciones correctas.  Si la ciencia encuentra una explicación de por qué algo tiene el aspecto que tiene, eso también elimina otras explicaciones y otras interpretaciones de lo que eso significa. Nop puedes hacer cualquier cosa con ello.

Puedes ver también muchas reacciones a las opiniones de Dios y sus portavoces en el Telegraph.

¿Puede la ciencia por sí misma “resolver la cuestión de por qué hay algo en lugar de nada”? Bueno, tal vez no pueda. Pero es una cuestión sin significado físico porque la respuesta obviamente correcta es, casi tautolicamente, que “debe haber algo en lugar de nada; de otra forma nada, y ni siquiera esta pregunta, existiría”.

Si la física (y la ciencia) pueden fallar en ofrecer una “causa profunda” para proposiciones similarmente tautológicas (como que existe algo) lo que si puede hacer es exactamente falsar algunas interpretaciones de la implicacion de la existencia de algo.

I ciertamente ha falsado una cuantas de ellas. La existencia de algo no implica que un rezo vaya a aumentar tus posibilidades de ganar la lotería. Es precisamente en la investigación de estas y otras (más realistas) implicaciones hipotéticas en lo que la ciencia es tan buena. La buena ciencia a menudo no es sobre respuestas Si / NO a cuestiones estrictamente aisladas.  Es sobre observaciones y métodos que nos permiten derivar respuestas de preguntas distintas entre sí.

El poder creador de la Teoría M.

No hace falta decir que estpy de acuerdo con Hawking y Mlodinow en que la teoría de cuerdas / Teoría M es la teoría unificada que Einstein buscaba, y que tiene también la capacidad de responder todas todas las preguntas dinámicas sobre las posibles y probables apariciones y desapariciones de la materia, e incluso el espacio, desde otra cosa, desde la nada, o lo contrario. Y sobre muchas preguntas detalladas que surgen en cuanto te pones a estudiar estos asuntos en serio.

Otra cuestión es si entendemos completamente lo que dice la teoría sobre estas cosas, pero sencillamente no es cierto que esas cuestiones tengan la garantía de nadie de permanecer fuera del campo de la ciencia. La investigación de cuerdas/ Teoría-M y la gravedad cuántica ha demostrado que la topología  -y posiblemente, también el número de componentes del espacio- puede cambiar. Y conocemos muchas leyes que gobiernan fenómenos estrechamente relacionados, en detalle.  No entendemos otros, pero claramente no hay una valla con  “garantía eterna” que vaya a prevenir a la ciencia de hacer futuros progresos.

Hace siglos, Napoleón -cuya relación con la religión era de alguna manera ambigua- preguntó a Pierre Laplace de una forma deliberadamente intimidante:: “¿Donde queda Dios en sus modelos?” Y Laplace le contestó la descarada y famosa respuesta: “No he neceitado esa hipótesis”.

Por supuesto, la autoconfianca de Laplace era un poco ingenua porque no sabía nada del Big Bang -el momento en el que el universo empezó a existir, aparentementa a partirr de la nada. Cuando se descubrió el Big Bang como una consecuencia de la relatividad general de Einstein, la filosofía de la creación se alteró durante décadas. Se podría decir que el descubrimiento del Big Bang devolvió parcialmente a Dios al juego.

Bueno, un Dios modernizado al que le gusta producir semillas planckianas de los universos más que mujeres a partir de la costilla de Adán – pero se pudieron preservar algunas de las características de la lógica religiosa. Durante algún tiempo.

Sin embargo, parte de este cambio era por un nuevo misterio -y nueva ignorancia- sobre los detalles de la diminuta siembra planckiana del Universo. Los modelos cosmológicos basados en la relatividad general implicaban que el universo era tan pequeño que las mismas leyes la relatividad general clásica se venían abajo. Solo son creíbles si la curvatura es relativamente pequeña.

Aquí es donde la gravedad cuántica entra en juego. Las cuerdas/Teoría M -la única y defendiblemente inevitable teoría correcta de la gravedad cuántica, como confirman  Hawking y Mlodinow- tiene su propio rango de validez y es literalmente todo. En particular, los eventos que ocurrieron cuando el universo estaba recién creado son los sucesos en los que las leyes dinámicas de la Teoría M / cuerdas se pueden aplicar más directamente.

Es en la predicción de su comportamiento en lo que es tan buena la Teoría M.

Queridos arzobispos, realmente no podéis impedir a la ciencia la extensión de su rango de validez. Y, ciertamente, Hawking está en lo cierto de que la creación de la materia, pero también del espacio y el tiempo, a partir de la nada, es una cuestión científica legítima, que se estudia por el mismo método científico. Y probablemente hemos encontrado  el marco de trabajo adecuado en el que estas cuestiones se podrán tratar en algún momento -por decirlo suavemente.  Los apparatchiks religiosos no pueden hacer nada al respecto.

Bien, podrías admitir que las leyes de la Teoría M pueden crear la materia, el espacio y el tiempo. Pero podrías preguntar: “¿Quien creó a la Teoría M”?

Desde un punto de vista científico, esta por supuesto que es una pregunta sin sentido. A priori, la Teoría M es una estructura matemática que existe “siempre” en el mundo platónico de las ideas. Ocurre que es relvante para el mundo físico que obedece sus leyes -como el nuestro. Pero la Teoría M misma no es un objeto físico en un espacio y en un tiempo. Así que no podemos hablar de su “llegar a existir”.

Cuando hablamos de “llegar a existir” queremos decir que una entidad “E” no existía antes de llegar a existir, pero sí después. Claramente esta lógica presupone la existencia del tiempo, y no puede ser aplicada a estructuras matemáticas  como la Teoría M que existen “fuera del espacio y el tiempo”.  Así que la cuestión de “Quien creo la Teoría M” es un equívoco y falaz ejercicio retórico designado para confundir a los crédulos  que están dispuestos, o deseando, ser engañados.

Más aun, cuando alguien pregunta “¿Quien creo la Teoría M?”, normalmente no pregunta la cuestión completamente análoga de “¿Quien creó a Dios?”. Claramente, si estamos comparando dos posibles entidades que podrían haber creado el universo, Dios y la Teoría M,  tenemos que tratarlas  con imparcialidad. Así que si es legal preguntar “¿Quien creo la Teoría M”?, también tiene que ser legal preguntar “¿Quién cró a Dios”?

En realidad, es más probable que los creyentes te asen en una estaca si haces la ulterior pregunta blasfema. Solo se permite preguntar la irritante pregunta sobre la Teoría M, como un truco de tirarle barro, mientras Dios permanece protegido de preguntas así. ;)

Pero si no te queman en una estaca, y si incluso te intentan contestar algo sobre el pedigree de Dios, está bien claro que cualquier cosa (sin sentido) que digan para responder, también se puede usar para la Teoría M. Te limitas a usar la explicación completa y cambias el término “Dios” por “Teoría M” a lo largo de todo el relato. Y tendrás una respuesta igual de  válida -o, más exactamente, igual de absurda- a la pregunta de “¿Quien creó la Teoría M?”
Total que toda esta discusión acerca del “creador de la Terío M” no es más que un método bastardo para oscurecer el hecho de que la Teoría M está ciertamente empezando a reemplazar a Dios incluso cuando se  trata del momento de la creación. Comprendo que esto es una pildora amarga de tragar para los creyentes. Pero así es como funciona el mundo.

Como dijo Feynman  en el libro de Davies y Brown, Superstrings, Dios se esconde en los lugares que todavía no hemos entendido. Una vez que entendemos algo, el espacio que le queda a Dios se reduce. Y este es actualmente el caso para el nacimiento del universo.

Original en Casa Luboš:




Vía: Bishop Hill.

Álvaro Vázquez-Dodero nos manda


Os remito este, para mí, interesante artículo de Hernán Casiari donde especula sobre la pérdida del encanto y del misterio en tanta y tanta literatura clásica con la presencia del móvil, del “celular”. Un paso más en la eliminación de factores de fantasía, de aventura, de riesgo y de suspenso. Todo un fenómeno sociológico que nos está marcando día a día. Como dice el autor, ¿nos convertiremos en héroes perezosos? Yo creo que más bien miedosos y carentes de imaginación. Cada vez hay más miedo en el mundo.

El celular de Hansel y Gretel

por Hernán Casciari

Anoche le contaba a mi hijita Nina un cuento infantil muy famoso, el de Hansel y Gretel de los hermanos Grimm.

En el momento más tenebroso de la aventura, los niños descubren que unos pájaros se han comido las estratégicas bolitas de pan, un sistema muy simple que los hermanitos habían ideado para regresar a casa. Hansel y Gretel se descubren solos en el bosque, perdidos, y comienza a anochecer.

Mi hija me dice, justo en ese punto de clímax narrativo: ‘No importa, que llamen al papá por el celular’.

Yo entonces pensé, por primera vez, que mi hija no tiene una noción de la vida ajena a la telefonía inalámbrica. Y al mismo tiempo descubrí qué espantosa resultaría la literatura -toda ella, en general- si el teléfono móvil hubiera existido siempre, como cree mi hija de cuatro años.

Cuántos clásicos habrían perdido su nudo dramático, cuántas tramas hubieran muerto antes de nacer, y sobre todo qué fácil se habrían solucionado los intríngulis más célebres de las grandes historias de ficción.

Piense el lector, ahora mismo, en una historia clásica, en cualquiera que se le ocurra. Desde la Odisea hasta Pinocho, pasando por El viejo y el mar, Macbeth, El hombre de la esquina rosada o La familia de Pascual Duarte. No importa si el argumento es elevado o popular, no importa la época ni la geografía.

Piense el lector, ahora mismo, en una historia clásica que conozca al dedillo, con introducción, con nudo y con desenlace.

¿Ya está?

Muy bien. Ahora ponga un celular en el bolsillo del protagonista. No un viejo aparato negro empotrado en una pared, sino un teléfono como los que existen hoy: con cobertura, con conexión a correo electrónico y chat, con saldo para enviar mensajes de texto y con la posibilidad de realizar llamadas internacionales cuatribanda.

¿Qué pasa con la historia elegida? ¿Funciona la trama como una seda, ahora que los personajes pueden llamarse desde cualquier sitio, ahora que tienen la opción de chatear, generar videoconferencias y enviarse mensajes de texto? ¿Verdad que no funciona un carajo?.

La Nina, sin darse cuenta, me abrió anoche la puerta a una teoría espeluznante: la telefonía inalámbrica va a hacer añicos las viejas historias que narremos, las convertirá en anécdotas tecnológicas de calidad menor.

Con un teléfono en las manos, por ejemplo, Penélope ya no espera con incertidumbre a que el guerrero Ulises regrese del combate.

Con un móvil en la canasta, Caperucita alerta a la abuela a tiempo y la llegada del leñador no es necesaria.

Con telefonito, el Coronel sí tiene quién le escriba algún mensaje, aunque fuese spam.

Y Tom Sawyer no se pierde en el Mississippi, gracias al servicio de localización de personas de Telefónica.

Y el chanchito de la casa de madera le avisa a su hermano que el lobo está yendo para allí.

Y Gepetto recibe una alerta de la escuela, avisando que Pinocho no llegó por la mañana.

Un enorme porcentaje de las historias escritas (o cantadas, o representadas) en los veinte siglos que anteceden al actual, han tenido como principal fuente de conflicto la distancia, el desencuentro y la incomunicación. Han podido existir gracias a la ausencia de telefonía móvil.

Ninguna historia de amor, por ejemplo, habría sido trágica o complicada, si los amantes esquivos hubieran tenido un teléfono en el bolsillo de la camisa.

La historia romántica por excelencia (Romeo y Julieta, de Shakespeare) basa toda su tensión dramática final en una incomunicación fortuita: la amante finge un suicidio, el enamorado la cree muerta y se mata, y entonces ella, al despertar, se suicida de verdad. (Perdón por el espoiler).

Si Julieta hubiese tenido teléfono móvil, le habría escrito un mensajito de texto a Romeo en el capítulo seis:

M HGO LA MUERTA,

PERO NO TOY MUERTA.

NO T PRCUPES NI

HGAS IDIOTCS. BSO.

Y todo el grandísimo problemón dramático de los capítulos siguientes se habría evaporado. Las últimas cuarenta páginas de la obra no tendrían gollete, no se hubieran escrito nunca, si en la Verona del siglo catorce hubiera existido la promoción ‘Banda ancha móvil’ de Movistar.

Muchas obras importantes, además, habrían tenido que cambiar su nombre por otros más adecuados.

La tecnología, por ejemplo, habría desterrado por completo la soledad en Aracataca y entonces la novela de García Márquez se llamaría ‘Cien años sin conexión': narraría las aventuras de una familia en donde todos tienen el mismo nick (buendia23, a.buendia, aureliano_goodmornig) pero a nadie le funciona el Messenger.

La famosa novela de James M. Cain -‘El cartero llama dos veces’- escrita en 1934 y llevada más tarde al cine, se llamaría ‘El gmail me duplica los correos entrantes’ y versaría sobre un marido cornudo que descubre (leyendo el historial de chat de su esposa) el romance de la joven adúltera con un forastero de malvivir.

Samuel Beckett habría tenido que cambiar el nombre de su famosa tragicomedia en dos actos por un título más acorde a los avances técnicos. Por ejemplo, ‘Godot tiene el teléfono apagado o está fuera del área de cobertura’, la historia de dos hombres que esperan, en un páramo, la llegada de un tercero que no aparece nunca o que se quedó sin saldo.

En la obra ‘El jotapegé de Dorian Grey’, Oscar Wilde contaría la historia de un joven que se mantiene siempre lozano y sin arrugas, en virtud a un pacto con Adobe Photoshop, mientras que en la carpeta Images de su teléfono una foto de su rostro se pixela sin remedio, paulatinamente, hasta perder definición.

La bruja del clásico Blancanieves no consultaría todas las noches al espejo sobre ‘quién es la mujer más bella del mundo’, porque el coste por llamada del oráculo sería de 1,90 la conexión y 0,60 el minuto; se contentaría con preguntarlo una o dos veces al mes. Y al final se cansaría.

También nosotros nos cansaríamos, nos aburriríamos, con estas historias de solución automática. Todas las intrigas, los secretos y los destiempos de la literatura (los grandes obstáculos que siempre generaron las grandes tramas) fracasarían en la era de la telefonía móvil y del wifi.

Todo ese maravilloso cine romántico en el que, al final, el muchacho corre como loco por la ciudad, a contra reloj, porque su amada está a punto de tomar un avión, se soluciona hoy con un SMS de cuatro líneas.

Ya no hay ese apuro cursi, ese remordimiento, aquella explicación que nunca llega; no hay que detener a los aviones ni cruzar los mares. No hay que dejar bolitas de pan en el bosque para recordar el camino de regreso a casa. La telefonía inalámbrica -vino a decirme anoche la Nina, sin querer- nos va a entorpecer las historias que contemos de ahora en adelante. Las hará más tristes, menos sosegadas, mucho más predecibles.

Y me pregunto, ¿no estará acaso ocurriendo lo mismo con la vida real, no estaremos privándonos de aventuras novelescas por culpa de la conexión permanente? ¿Alguno de nosotros, alguna vez, correrá desesperado al aeropuerto para decirle a la mujer que ama que no suba a ese avión, que la vida es aquí y ahora?

No. Le enviaremos un mensaje de texto lastimoso, un mensaje breve desde el sofá.

Cuatro líneas con mayúsculas. Quizá le haremos una llamada perdida, y cruzaremos los dedos para que ella, la mujer amada, no tenga su telefonito en modo vibrador.

¿Para qué hacer el esfuerzo de vivir al borde de la aventura, si algo siempre nos va a interrumpir la incertidumbre? Una llamada a tiempo, un mensaje binario, una alarma.

Nuestro cielo ya está infectado de señales y secretos: cuidado que el duque está yendo allí para matarte, ojo que la manzana está envenenada, no vuelvo esta noche a casa porque he bebido, si le das un beso a la muchacha se despierta y te ama. Papá, ven a buscarnos que unos pájaros se han comido las migas de pan.

Nuestras tramas están perdiendo el brillo -las escritas, las vividas, incluso las imaginadas- porque nos hemos convertido en héroes perezosos.

Este es el escudo de la Royal Society, donde se lee el lema nullius in verba: (no creas) en la palabra de nadie. Compárese con la reciente  noticia de los 43 miembros de la sociedad que se han visto obligados a pedir una revisión de sus muy sesgadas declaraciones públicas sobre el “consenso” climático” [-->]. Supone la mejor demostración del peligroso cambio que estamos dando en uno de los pilares que hacían especial a la cultura occidental. La ciencia. La ciencia como método, el respeto por el método, y la libertad de la que gozaba.

En efecto, esa misma Royal Society que ha sido la admiración y luz de la inteligencia y raciocinio occidental hasta hace poco, cambia su “en la palabra de nadie“, por pretender que creamos en la charlatanería del “consenso” auspiciado por los que mandan. Y por si no bastara el lema, ya muy claro, hay más.  Philosofical Transactions [-->] es la revista científica más antigua y sigue publicando. Durante más de dos siglos, la Royal Society ha inscrito en todas las ediciones el siguiente aviso:

… es una regla establecida de la Sociedad, a la que siempre se adherirá, no dar nunca una opinión como cuerpo, en ningún asunto que se le presente, tanto sea de la naturaleza como del arte.

No es nada extraño. El nombre completo de la institución es Royal Society of London for the Improvement of Natural Knowledge. Real Sociedad de Londres para el perfeccionamiento de las Ciencias Naturales. Ninguna mención  al salvamento del mundo, a la instrucción de los gobiernos, ni a decirle a la gente cómo se tiene que comportar. Al contrario, la regla prohíbe (o prohibía) expresarse a la Royal Society como tal, abominando el consenso. Y dejaba esa función a sus miembros individuales. Fulanito, de la RS, dice tal cosa. Pero tal vez Menganita, también de la RS, diga lo contrario. Y entre ambos, y los demás, tú estudia, compara, y elige. Nullius in verba.

El aviso duró hasta la década de 1960, cuando un presidente políticamente ambicioso, Patrick Blackett., consiguió eliminarla. Y ahora, la práctica de la antaño noble institución es justo la contraria. Cree en el consenso, nos dice, mientras emite tantas declaraciones formales y charlatanería como la élite político cultural del momento pueda desear.

Muy parecido caso al de la BBC, antes ejemplo de independencia e imparcialidad informativa, y hoy punta de lanza del “hooliganismo”periodístico.

Y ya que estamos con los latines …

Sic transit gloria scientiae

Paso a paso, estos progres nos meten de cabeza en la nueva Edad Media.

Adaptado de Nigel Calder:

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 510 seguidores