algoreros


Y es mucho peor que una lección sobre psicología social. Es una lección sobre ciencia … ¡y sobre simplemente civilización! Y José Duarte lo clava.  No se puede preteder hacer ciencia con una conducta que resulta impresentable incluso fuera de ella.

Si vamos a tener una civilización, si vamos a tener ciencia, algunas cosas tienen que ser no-politizadas, hay que aplicar a todo el mundo algunas reglas básicas.

La entrada, y un párrafo de ejemplo:

Dios. Esto es una broma. Una broma triste y ridícula. Y es exactamente lo que esperarías de calificadores (raters) que son activistas políticos en el asunto en cuestión. ¿Quién en su sano juicio usaría a activistas políticos del clima como juzgadores en un informe serio sobre el consenso? Es tal chifladura que todavía me cuesta creer que ha pasado; que el famoso estudio del 97% sea una pandilla de activistas clasificando estudios científicos. He llamado a la revista – Environmental Research Letters – para que lo retracten. Estoy profundamente confundido por cómo ha pasado. Si esto es lo que estamos haciendo, debríamos parar e irnos a casa — no podemos fiernos de revistas y organizaciones científicas en esta materia si van a hacer trampas como esta.

Duarte declara que no se siente ni remotamente cercano a la posición de los escépticos del IPCC. Ni a los más moderados entre ellos. Pero tiene la decencia intelectual de llamarle payasada a la payasada.

En realidad el estudio es una payasada por muchos más motivos. El principal, que la mayor parte de los resultados daban lo que llaman en el estudio “implicit endorsement”. Algo en si mismo falso. No puede existir un “apoyo implicito” (a la tesis principal del IPCC); eso se llama “asunción”. Algo de lo que partes o das por supuesto, sin estudiarlo directamente. De una asunción no puedes crear un “acuerdo”, o un “coincidir en”. Pero si le llamas “apoyo implícito”, entonces ya les das pie a los políticos para que digan lo que no es cierto:

 

Los estudios que tratan de la “atribución”, los que miran directamente la cuestión de cuánto del calentamiento observado puede deberse al hombre, son unas pocas docenas. Y no el millar de docenas que usa el estudio-payasada del 97%. No tengo ni dea de qué porcentaje de ellos apoyan o rechazan la idea del IPCC de que al menos la mitad del calentamiento por causa del hombre. Y a menudo son contradictorios entre sí. Pero ni siquiera es importante el porcentaje de apoyo, porque si la mitad, o incluso todo el calentamiento observado se debiera a nuestra actividad, eso no demostraría que tengamos un problema. Hacen falta más elementos, que nadie sabe si se dan.

Pero esa es otra cuestión. Lo importante es la claridad de Duarte, cuya lectura recomiendo. Y los comentarios que cuelgan de la entrada, con la gimnasia habitual de los activistas de siempre.

Manda cojones que las ciencias sociales le den lecciones de ciencia a una rama de conocimientos -imaginariamente- sobre física. Y sobre credibilidad. Porque mientras la élite de la carbono-manía siga apoyando payasadas como el 97% de consenso, o los palos de hockey, o los innumerables sin precedentes (no hay ni uno), o los tricks to hide the decline, no pueden esperar ninguna confianza de alguien que no esté politizado en su misma línea, o no tenga el cerebro atascado. Que vienen a ser lo mismo, politización y atasco cerebral.

Mi impresión, mi apuesta casi, es que si José (Joe para los amigos) sigue indagando, sufrirá un proceso similar al de Judith Curry. Que también partía de los mismos presupuestos, y la misma decencia intelectual, y desde 2008 ha ido derivando hacia lo que Joe considera una posición “escéptica”.

Ah, me olvidaba. Duarte también tiene unos repasos al chiflado de Lewandowsky. El que dice que los críticos del IPCC se creen todas las conspiraciones más estrafalarias. No los he leído todavía, pero prometen.

Los niños deben de tener dificultades para cuantificar. Algo así como los patos, que solo saben contar hasta tres. Uno, dos, y muchos. Por eso a los niños se les explica las cosas en términos absolutos. Sí / No. Por ejemplo, limpio / sucio; kosher / no-kosher; etc. Si no saben cuantificar, que es lo mismo que no tener perspectiva, no se les puede explicar el mundo al modo que lo hacía la ciencia antes de hacerse posmoderna. Con aquellas máximas tan prudentes, del tipo de -no hay venenos; hay dosis- o de -no existe “limpio”, solo hay nivel tolerable de mierda-. Todos hemos tenido que recurrir al -niño, caca-.

Pero esa visión del mundo para niños tiene dos versiones completamente funcionales en el mundo de los (supuestos) adultos. La religión, y la ideología. Pecado, facha, etc. Donde a los niños supuestamente adultos no se les explica que hay prácticas de riesgo estadístico, que generalizadas conducirían al desastre, sino algo llamado “el mal”, que es absoluto e independiente de dosis o circunstancia. Cosa de no tener que pensar, ni medir.

Hasta hace unas décadas, cuando una versión de la ciencia (la ciencia posmoderna) ingresó en la categoría de los cuentos para niños. Y es por eso por lo que solemos cometer el error de llamar religión, por ejemplo a la carbono-manía. Los calentólogos del fin del mundo por achicharramiento global.

El esquema es claro, y es igual de cuento para niños que la religión o la ideología. Pero es otra cosa.

- El CO2 contribuye a hacer la tierra más caliente.

- Estamos aumentando el CO2.

- Luego producimos calentamiento.

Sí, querido carbono-maníaco. Pero, ¿cuanto calentamiento?

Y no lo entienden. No entienden la relevancia vital de la pregunta. O es pecado, o no es — en el mundo de los niños. Y ahí se produce una desconexión insuperable. El adulto no entiende que haya que explicar una pregunta así. Y no la explica. Y el niño no entiende la pregunta, puesto que calentamiento es pecado. La “metáfora del pedo” está pensada para evitar esa desconexión. Para que lo entienda hasta un niño.

- Tirarse pedos es muy malo. Niño, caca.

Depende. Es muy distinto tirarse un pedo en el aula, durante la clase de matemáticas, que hacerlo cuando estás dando un paseo, sólo, por el monte. Dosis, contexto, etc. Hacer del asunto algo absoluto puede conducir a serios problemas físicos.

Queda en manos del sorprendido lector buscar otros casos de utilidad para la metáfora del pedo. Los hay a patadas. Pero, siguiendo la misma línea de pensamiento, se sugiere que ni siquiera esta meáfora conviene tomarla en grado absoluto, sin contemplar la cantidad de enemigos que es capaz de producir. Porque los niños suelen decir que quieren hacerse mayores, pero casi nunca es verdad.

metafora-del-pedo

A veces le echamos un ojo a la cuestión de lo poco global que es este “calentamiento global” que no nos deja dormir. Hace tiempo habíamos visto estos dos gráficos que creo que lo ilustran bien. Tanto estos dos ya vistos, como los nuevos, están basados en datos UAH de satélites NASA [-->]. En los nuevos se han excluido las regiones polares, porque el hielo puede complicar las cosas — y tampoco son una superficie muy grande.

calentamiento-no-global-latitudes

calentamiento-no-global-reparto

 

Puesto así mismo, da la impresión de un gradiente norte / sur. Y eso se puede (y se suele) explicar con la proporción tierra / mar, mucho mayor en el norte.  Con una disminución muy regular entre 60N y 60S.

calentamiento-no-tan-global-fraccion-continental-oceano-por-latitud

La idea sería que el calentamiento (por el CO2,) es  bastante similar en todas partes, pero donde hay más mar se ve disminuido porque el mar es un regulador térmico. Puede acumular mucho calor sin subir tanto su temperatura.

Lo que pasa es que en los datos no se ve esa relación tan lineal entre proporción mar / tierra y calentamiento.

calentamiento-no-tan-global-uah-entre-latitudes-medias

Puede que haya relación, sin duda. Pero también tiene que haber algo más.

Se puede poner en un mapamundi, pero no sé si se verá gran cosa:

calentamiento-no-tan-global-latitudes-tierra-mar

Una curiosidad puede ser ver la relación, en cada parte, del calentamiento del mar y de la tierra (ambos medidos por la temperatura del aire que está bastante por encima de ellos -UAH tlt-). O sea, calentamiento del mar partido por calentamiento de tierra. Por ver si varía, y cómo.

calentamiento-no-tan-global-deltas-mar-tierra-por-latitudes

Curioso, misma proporción en el norte y en el sur fuera de los trópicos, y muy distinta en los trópicos. (Nota, se excluyen las regiones polares, para evitar gracias con el hielo). Fuera de los trópicos el mar se calienta el 90% de lo que se calienta la tierra. Y da la mismo que haya mucha proporción de mar, o poca. En los trópicos, sólo el 45%.

Lo que parece apuntar a algo que suele decir Graeme Stephens (el mayor experto en nubes). Que esa idea obsesiva de una “sensibilidad climática”, expresada en una cifra global, no tiene sentido. Que tiene que ser muy distinta en los trópicos que fuera.

Otro dato que puede ser interesante, de una serie diferente. La superficie del mar (no el aire por encima a cierta altura). NOAA (Reynolds OIv2) [-->]. Calentamiento por franjas de 20º de latitud, entre 60N y 60S. La raya horizontal representa la media global.

calentamiento-no-tan-global-mar-por-latitudes

El típico modelo climático carbono-maníaco sí parece seguir una relación más o menos lineal con la proporción de superficie  mar / tierra, según latitudes.

calentamiento-no-tan-global-modelo-noaa

¿Y cuál es la idea?

Ninguna; solo es curioso. O tal vez un sistema auto-regulado en los trópicos. O auto-regulado a partir de cierta temperatura, que (ahora) sólo se da en los trópicos. Y unos océanos que reparten calor desde los trópicos, pero sobre todo hacia el norte. Que no es una idea nada nueva [-->].

Pillo de WUWT [-->], con mucha rabia. Porque lo tenía en el buzón desde hace nueve horas, y no había mirado todavía el contenido de la última de Science.

ciencia-calentamiento-global-descubre-a-darwin

En 1842, Darwin propuso el único modelo funcional que ha habido sobre la formación y dinámica de las islas coralinas. Todas esas “naciones islas” del Pacífico que dicen que se van a hundir por el calentamiento global y la subida del nivel del mar. Que dicen … los que no han leído a Darwin. Ni siquiera han mirado sus dibujitos.

http://atolones.loiscareaga.net/darwins_reef.jpg

 

El coral es sobre lo que están las palmeras en “barrier reef” y en “atoll”, dentro de ese grabado de Darwin. Y están exactamente en el nivel del mar. ¿Por qué? Miremos los hechos que conocía Darwin, y que confirmó en su viaje con el Beagle.

- Todos los arrecifes de coral están a ras del nivel del mar. No están ni a cinco metros por debajo, ni a cinco por encima. Están en el nivel medio exacto del mar.

- Las islas coralinas no son más que coral, al que se le ha acumulado arena y alguna vegetación por encima.

- El nivel del mar varía más de 100 metros entre el período de glaciación y el período interglacial.

¿Conclusión? Es un sistema dinámico, donde el nivel del mar marca la altura de las islas sobre el fondo marino. Si el nivel del mar gana altura sobre el fondo, las islas también. Presumiblemente lo contrario -en la fase de descenso- será cierto también. Pero eso no lo hemos observado, porque nos ha tocado vivir en la de ascenso. Creo que la imagen es de Wikipedia. En todo caso es la “clásica”.

holocene-sea-level-rise-graph

En 1952 se llevaron a cabo perforaciones en Bikini y en Eniwetok, y se reconoció la validez del modelo de Darwin. El coral había ido creciendo, y la isla ascendiendo, según subía el nivel del mar tras la glaciación, y según se hundía el volcán (por su propio peso) sobre el que se aguanta.

Atoll-Diagram-Eniwetok

Conocido teóricamente (Darwin 1842) y experimentalmente (Dana 1952) cómo funciona el sistema dinámico, al los chicos del calentamiento global solo les podía quedar una duda. ¿Se puede esperar una subida del nivel del mar más veloz de lo que es capaz de seguir el coral? Sería la única forma de hundir esas islas del Pacífico que quieren hundir. Y medir eso no es algo muy difícil.

Pero la ciencia del calentamiento global no es muy proclive a las mediciones. Sobre todo, no es nada partidaria de darle mayor importancia a las mediciones que a las ideas. Y llevan 30 años machacando con los “refugiados climáticos” de las islas del Pacífico en un futuro imaginario. A pesar de los estudios que decían exactamente lo contrario:

For years, people have warned that the smallest nations on the planet – island states that barely rise out of the ocean – face being wiped off the map by rising sea levels. Now the first analysis of the data broadly suggests the opposite: most have remained stable over the last 60 years, while some have even grown. [New Scientist -->]

Y ahora, ¡tachán!, descubren a Darwin.

… recent geologic studies suggest that the coral reefs supporting sandy atoll islands will grow and rise in tandem with the sea.

Kench notes that reefs can grow 10 to 15 mill imeters a year—faster than the sea-level rise expected to occur later this century. “As long as the reef is healthy and generates an abundant supply of sand, there’s no reason a reef island can’t grow and keep up,” he argues.

Supongo que la velocidad de crecimiento del coral la puede medir cualquier fulano en un acuario casero. Y creo recordar que se ha hecho mil veces, pero no lo voy a buscar. En todo caso, lo importante aquí es que los carbonofóbicos ya saben -ahora- lo que sabía Darwin en 1842, y comprobó Dana en 1952.

¿Cuánto tiempo os lo lleva diciendo vuestro humilde corresponsal?

¿Cuántas veces os lo han contado El Mundo o El País? ¿Y el IPCC? Pues seguiremos insistiendo, hasta que se enteren. Igual dentro de unos cuantos lustros más …

Fuente noticia, WUWT:

Le telebasura debería de estar prohibida antes de los 16. O al menos, digamos “mal vista” — para no prohibir. No sé, como quien mira mal a un padre maltratador.

- ¿Cómo, que el padre de tu amigo Jaimito le enchufa a la telebasura? ¡Uuuuj!

Claro que se podría alegar que, por el mismo camino, también debería de estar “mal vista” la educación proporcionada por el estado. Sin embargo, no deja de ser más fácil sugerirle a un niño que los profesores son mayormente asnos, y están engañados, que hacer lo mismo con los dibujos animados. Son mucho menos sutiles los profes. No hay color. Y además, al estar delante se les puede hacer la pregunta que provoca el carraspeo nervioso automático. Ningún niño pierde esa señal. Sólo hace falta proporcionarle las pistas que conducen a la pregunta maldita.

Así que ojo. Viene Weather Boy!

weather-boy

Un tebeo telebasura dirigido a ayudar a los niños a “ver” los efectos del cambio climático (calentamiento global), de una forma nueva y excitante. ¿Será, por ejemplo, preguntando a la abuelita si en su juventud no hacía calor en verano? ¿Alguna incursión en literatura medieval que relate la colonización de Groenlandia, cuando hace calentamiento global, y la peste negra cuando hay enfriamiento global? ¡No, joé, que hablamos de la telebasura!

“En realidad todos somos responsables, todos nosotros que vivimos en Taiwan o en las otras naciones. Con la tasa a la que la tierra se está calentando, lenta pero sin pausa, década tras década, la gente sabe vagamente que está ocurriendo algo. Y por supuesto, todos se sienten tristes por los osos polares y la pérdida de los glaciares del Himalaya y Groenlandia. Sin embargo, esas situaciones no impactan nuestra vida diaria, así que la gente no siente que es urgente. Pero es urgente. Es por eso por lo que he decidido encontrar la manera de influir en la generación más joven de una forma que les permita ver la situación que van a encontrar las generaciones futuras, y la urgencia del asunto.”

¡Cómo han cambiado las cosas! Cuando yo iba a primaria (y no me dejaban ver dibujos animados) el término “urgente” era estrictamente incompatible con un tiempo que se mide en “generaciones futuras”. El futuro se tenía básicamente como algo que no se conoce. Especialmente en esa escala. Y nos enseñaban a intentar guiarnos por los datos, y no por la propaganda.

Datos:

* Los osos polares no están sufriendo. Ni mucho, ni poco, ni dada. Clic.

poblacion-osos-polares

* Himalaya:

* Y Groenlandia, ayer mismo. Por satélite. Clic.

groenlandia-satelite-julio-2014

Que yo sepa, todavía no se pueden cultivar todas las tierras que cultivavan los vikingos. Tienen “permafrost”.

Así que, querido lector -y padre irresponsable- ya te puedes ir haciendo una idea  de en qué manos dejas el descerebramiento de tu cachorro. A los profes asnos les puedes acojonar con noticias de la felicidad y bienestar de los osos polares en el presente, pero a Weather Boy!, ni de coña.

Antes se medía la cultura según la asimilación de los clásicos, en literatura, arte, filosofía e historia; y la asimilación de lo más señalado del conocimiento científico. Y saber razonar, y exponerlo. Esas cosas. Pero nadie había pensado en la posibilidad de valores negativos para medirlo. Se podía ser culto, o no culto, y todos sus intermedios. Ahora se puede ser, más abajo, anti-culto. Culto, medido en cifras negativas. Que básicamente deben de medir la exposición indefensa a la LOGSE y a la telebasura.

Tiene su paradoja la cosa. El ideal absoluto e incondicionado de la igualdad como el principal objetivo de la educación puede haber conseguido ampliar las diferencias, en lugar de reducirlas. Quien llegaba a la educación sin mucho aporte de casa, podía aprovechar más o menos del sistema educativo, y ese aprovechamiento sería su resultado. Pero no podía salir con menos de lo que había entrado. El mismo paciente, hoy, sin apenas defensas heredadas, es carne de cañón para alcanzar una medida cultural negativa. O sea, para salir peor de lo que entró. Los más privilegiados, con sus defensas, sacarán una cifra positiva. Y la diferencia entre cinco y cero es menor que -por ejemplo- entre cinco y menos dos.

Igual tenemos la generación más preparada de la historia de España … si no nos fijamos en el pequeño simbolito (llamado signo) que precede a la cifra que lo mide.

signoEl desinterés completo de los políticos españoles por los resultados medibles en educación es sencillamente acojonante. Basta ver lo que discuten cuando discuten de educación. Pero es peor cuando discuten los educadores:

Una investigación del Centro de Estudios Andaluces denuncia referencias incompletas a las mujeres y la diversidad de los pueblos y ibéricos en manuales de bachillerato que revelan un “predominio absoluto de la perspectiva político-institucional”. [-->] [-->]

La perspectiva política es  lo que les preocupa. También llamada descerebramiento de criaturas inermes. Y luego pasa lo que pasa.

el-mundo-suiza-ens-roba

Con agradecimiento a Avinareta, por la viñeta.

A menudo me mandan enlaces a artículos de José Mª de la Viña que tocan lo del “calentamiento global”. No sé muy bien si es para que lo conozca, o para que le discuta. Conocer, ya lo conocía, gracias. Y discutirle no tiene sentido en El Confidencial. Viñas se queda en el pdestal, sin bajar a la arena. Y si has puesto datos que refutan lo que dice en un comentario, nunca acusa recibo en los siguientes artículos. O no lee los comentarios, o le da igual ocho que ochenta; el sigue con su mantra. Así que el ejercicio no tiene sentido.

jm-de-la-vina-tiene-un-clima

Pero la gente insiste, y me sigue mandando las cosa de Viña. Como lo de arriba (clic). Algo habrá que hacer. Hacemos.

Nota: Prescindo del problema del ultraliberalismo y otros tontos – para Viña. No es mi problema, ni me importa. Me limitaré a señalar algún mantra manifiestamente falso, y alguna “talentada” de inteligencia manifiestamente sub-óptima.

Niegan cualquier responsabilidad humana por mucho que la ciencia demuestre, por activa y por pasiva, el origen antropogénico del aumento del CO2, que continúa acelerando de manera despiadada la velocidad de cambio del cambio climático, lo cual no es ninguna redundancia.

De hecho no niegan la posibilidad de alguna “responsabilidad humana”, no cuantificable, en algún porcentaje del minúsculo calentamiento de la segunda mitad del siglo XX (en el XXI no hay, de momento). El aumento antropogénico del CO2, bastante demostrado, no demuestra una despiadada aceleración del cambio climático, que simplemente no existe.

El dato más claro, por ser el más largo, es el de Central England Temperature (HadCet –>). Como lo que le interesa a Viña es el cambio, representamos el cambio en las temperaturas en vez de las temperaturas mismas. Cada punto es la regresión lineal (tendencia lineal) de los 30 años anteriores a ese punto.

cet-tendencia-30-anos-hasta-junio-2014

No solo es a serie de temperatura más larga y presumbiblemente de mayor calidad que tenemos. Como refleja básicamente los cambios de temperatura del Atlántico Norte, nos está diciendo lo que ha pasado en la España afectada por el Atlántico. Más o menos toda España. ¿Dónde está la “aceleración despiadada”? En la imaginación de Viñas, porque en la realidad no existe.

¿Quiere mirarlo Viñas con el nivel del mar? Jevrejeva et al 2014 [-->]. Ninguna aceleración (no digamos ya “despiadada”):

jevrejeva-desde-1900

 

¿Se refiere a los “extremos climáticos” que usan ahora – a falta de calentamiento? Es el IPCC el que dice que no hay evidencia de tal cosa:

Pero quien expone esto, o le pregunta a Viña (que nunca contesta) por la evidencia de la que saca una “aceleración despiadada”, o aun siquiera una aceleración del tipo que sea, resulta que es porque padece “la debilidad intelectual de quienes se resisten cerrilmente a pensar”.

Queridos lectores; ¿podéis hacer el favor de intentar empezar a comprender por qué no me molesto nunca en mencionar a un asno de tal calibre? ¿Qué es lo interesante de lo que pueda decir Viña? Mandadme vídeos de Viña bailando la conga. Seguro que es más instructivo.

Para llevar a cabo su política suicida de laissez-faire descerebrado, cuenta tal ideología con un exitoso grupo de lobbies arropados por un potentísimo grupo de comunicación a su servicio, hegemónico en el mundo anglosajón.

Seguramente Viña está queriendo decir, de una manera sutil e indirecta, que los salvaplanetas no tienen lobbies. Que la industria de las renovables no tiene lobbies. Que lo de “la tierra es del viento” es una frase que se le ocurrió al genio por casualidad. Algo así. Pero podía intentar ser mas claro. Los débiles mentales pillamos mal las sutilezas.

Colectivos que en su inconsciencia interesada se niegan a aceptar el abrumador consenso que existe entre los científicos de verdad ante tales hechos. Más de un 97% de los artículos científicos, procedentes de los más prestigiosos organismos de investigación y universidades de todo el mundo, certifican la autenticidad del acuciante problema climático con todos sus efectos secundarios, tantas veces narrados,

Habrá que suponer que es la “fortaleza intelectual” de Viña la que le permite llegar a conclusiones, sin necesidad de leer los estudios de los que viene el dato que proporciona. Lo que pasa es que la “fortaleza” le ha jugado una mala pasada. El estudio no dice, ni de lejos, lo que Viñas dice que dice. Por ejemplo, Scientific American cree que en ese estudio del 97% …

Los científicos examinaron 4,014 resumenes de estudios sobre cambio climático, y hallaron que el 97,2% asumen (assumed) que los humanos juegan un papel en el calentamiento global.

Humilde pregunta, desde la debilidad intelectual, a la fortaleza intelectual de Viñas. ¿Asumir es lo mismo que “certificar”? ¿”Un papel en el calentamiento” demuesta la existencia de un “acuciante problema”? ¿O acaso efectos secundarios?

Nota: El estudio de Cook asegura literalmente haber encontrado un 97% de apoyo (endorsement) a la idea IPCC de que los humanos son responsables de al menos la mitad del calentamiento global. Ojo, apoyo explícito … o implícito. Que se las trae. Pero Scientific American, sin duda intelectualment débil, sí ha leído el estudio. Al contrario que Viñas, cuya fortaleza intelectual le ahorra el trabajo. Por eso la revista no usa el “endorsed” del blablabla de Cook, sino el “assumed” que se desprende de los datos de Cook. Pero ni siquiera importa mucho, porque apoyar (endorse) no tiene que ver nada con “certificar”. Menos en el mundo de los superman intelectuales, claro.

Nota 2: Los climatólogos llamados “negacionistas” también asumen lo mismo.

El resumen es el de siempre. Llega el fenómeno de turno, observa un creciento acelerado del CO2, y como hay una teoría que dice que eso debería de provocar un crecimiento acelerado de la temperaura (y del nivel del mar, huracanes, etc), concluye que hay efectivamente un crecimiento acelerado de la temperatura (y del nivel del mar, huracanes, etc). Otros miran la temperatura (y el nivel del mar, huracanes, etc), en vez de mirar a la teoría. Y llegan a conclusiones contrarias. Para saber a cuál hay que llamarle “débil intelectual”, y a cuál “superman”, nada como preguntarle a Viña. Lo borda, el tío.

Fuente, El Confidencial.

Añadido: Avisado queda Supermán, por si quiere participar.

jm-de-la-vina-aviso

Steve McKintyre remata así su última entrada sobre las mentiras -documentalmente demostradas- de los autores de la payasada del 97% de consenso climático y la universidad que lo publicó.

Mientras escribía esta entrada, chateé un poco con Lucía acerca de la aparente ceguera de aquellos (p.e. Dan Kahan) que pontifican sobre la comunicación del clima (calentamiento global) para ver el efecto corrosivo que tiene la mentira sobre la confianza. Lucía contestaba en su estilo siempre contundente:

No entiendo que no vean que si la Universidad de Queensland miente (sobre el 97% de consenso), y los científicos del clima parecen pensar que eso está bien, el publico creerá que es probable que los científicos del clima mientan sobre otras cosas. Estamos viendo toneladas y toneladas y toneladas de documentos sobre “cómo comunicar”, pero ninguno señala lo evidente: Necesitamos que dejen de pillarnos mintiendo. Oh … hay una estrategia para que dejen de pillarnos: ¡Empecemos por no mentir!

Es curioso que haya gente (p.e. Dan Kahan) que parece convencida de que a los científicos hay que medirlos por un rasero diferente que a otros grupos humanos. Y no creo que sea sólo porque él mismo es científico (social –>). Lo cree mucha gente fuera de la academia. Por ejemplo, si Pepiño Blanco o Ángel Acebes (o Philip Morris, Coca-Cola, o Iberdrola) dicen que “tenemos un problema de comunicación”, la gente tiene una reacción  automática. Piensa: El problema al que se refiere es que sus mentiras no están colando. Ni siquiera necesitan conocer esas mentiras. El automatismo es más sencillo.

problema-de-comunicacion

La respuesta imposible de los de los “problemas de comunicación”, cuando no pueden negar la evidencia, suele ser del tipo de: Una mentira de unos pocos del grupo, sobre una sola cosa, no quiere decir que todo el grupo mienta todo el rato. Y eso es verdad, pero no es lo que importa. Lo que importa es que una sola mentira muy visible que ese grupo no solo no corrige, sino que la aplaude -hasta que desde fuera se les obliga a “corregir los problemas de comunicación”- le quita cualquier credibilidad a ese grupo.

Y cuando ya no hablamos de un caso concreto (97% de consenso), sino de un rosario constante en el tiempo (palo de hockey; trick to hide the decline; redefinir “peer-review; “la pausa” en el calentamiento; el sobrecalentamiento de los modelos climáticos; la inexistencia del “punto caliente” tropical; Peter Gleick “fabricando” documentos ajenos) la cosa no es que mejore precisamente.

Pero como hemos quedado que los científicos son mundo aparte, entonces hacemos gimnasia prodigiosa. ¡Con “ciencia”, sin ir más lejos!

Con una metáfora nada menos que de mecánica cuántica.

La estrategia es muy resultona. Si los científicos son un mundo aparte, en el que no son necesarias las reglas con las que nos regimos el resto de los humanos, quien quiera que se ligue a los científicos es también un mundo aparte. ¿Quién paga a los científicos?

- ¡Oiga, pero la ciencia se mueve mediante prueba experimental y método científico! Eso que describe no es posible.

- ¿Y dónde figura exactamente el “consenso” (de opinión) dentro de la prueba experimental y el método científico?

Seamos serios. Si el “conocimiento” de los científicos se basa en el consenso y en la autoridad (credibilidad), entonces son como el resto de los humanos, y:

problema-de-comunicacion

Es automático.

Los buenos profesores, antiguamente, solían decir: Si no sabes explicarlo bien es que no lo has entendido bien. ¿Y cuantás veces has leído estos años que la “ciencia del cambio climático” tiene “un problema de comunicación”? Los grandes físicos de la primera mitad del siglo XX (y los grandes físicos en general) tenían un solo problema. Demostrarlo, o no demostrarlo. Nadie les conoció nunca “problemas de comunicación”. No sé si me explico. ;)

Añadido: Un ejemplo de ayer del problema del ocultamiento / mentira en la “ciencia del calentamiento global”. Scientific American borrando comentarios del “Director de Impactos Climáticos” de la Universidad de Exeter (Richard Betts), en medio de una eliminación masiva de cometarios críticos (pero perfectamente legítimos).

Añadido 2. Nota: Que nadie confunda “problema de comunicación” con “problema de audiencia”. Los australianos que decubrieron el problema de la gastritis y de la úlcera, y tardaron más de 15 años en que “la ciencia” se diera cuenta de sus obvios resultados, no tenían un “problema de comunicación”. Tenían los congresos vetados por la industria farmaceutica, que es otra cosa muy distinta. Pero a los carbonófobos no son altavoces lo que les falta.

« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 530 seguidores