algoreros


Tiene gracia la cosa. Como dicen que hablan en nombre de “la ciencia”, parece que hubiera que escucharles con cara seria cuando te explican que las grandes nevadas de estos últimos años, en USA y Europa, son culpa del calentamiento global. Después de que te habían dicho que la nieve era una cosa del pasado — cuando no había esas grandes nevadas. Y no lo entienden. No entienden que te rías si te dicen -cuando nieva poco- que el calentamiento global hace desaparecer la nieve, y sin vergüenza alguna te dicen después -cuando nieva mucho- que el calentamiento global produce grandes nevadas.

- ¡Pero si somos “la ciencia”, hombre! ¿Cómo te vas a reír de nosotros? ¡Eres un anti-ciencia!

Bueno, yo diría que no puede haber nada más anti-ciencia que hacer pasar una payasada semejante por “ciencia”. Pero ya que estamos con la nieve, y con El Bocho rodeado de montes blancos durante muchos días, vamos a ver de dónde salen esas dos ideas. Calentamiento produce más nieve, y calentamiento produce menos nieve. De la mano de Chip Knappenberger.

Curiosamente, las dos son ciertas. Pero, como era de esperar, no son ciertas al mismo tiempo, ni en el mismo sitio. Que es lo que pretenden nuestros amigos alarmistas para poder elegir, a la carta, el susto que te pueden meter. El susto a la nieve, cuando nieva; y el susto a la no-nieve, cuando no nieva. ¡Pillines!

Viene de este artículo:

Y habla de Boston porque ahora está habiendo unas nevadas un tanto espectaculares allí. Y los alarmistas, claro, aseguran que “la ciencia dice” que las nevadas de Boston son por el calentamiento global. Y no, el conocimiento climatológico actual no dice eso — ni de broma.

La idea es que, en teoría, un calentamiento puede producir más vapor de agua (debería), y con ello más precipitación. Si es en un sitio frío, esa precipitación será de nieve. Luego calentamiento ⇒ más nieve. Pero un sitio que era frío como para que nieve, si lo calientas puede dejar de ser tan frío como para que nieve, y lloverá en cambio. Luego calentamiento ⇒ menos nieve. Obviamente todo depende del sitio. Depende de la temperatura de invierno del sitio. Y Boston está en el sitio donde calentamiento ⇒ menos nieve. Según los datos de cincuenta años que ha examinado Knappenberger. Y seguro que pasa lo mismo con la mayor parte de Europa, por comparación. Pero el estudio es para Canadá. Y muestra esto:

Es un mapa de Canadá, con la frontera que divide la zona donde nieva más si hace mas calor en enero, de la zona donde nieva menos. La frontera es la linea negra gruesa que dice cero. Las flechas y colorines son de vuestro humilde servidor, para que no perdáis el tiempo. Y las líneas punteadas son contornos de temperatura media de enero.

calentamiento-global-menos-mas-nieve

Boston no se ve en el mapa, pero queda como siguiendo la flecha azul de la derecha más allá del mapa. O sea, más hacia donde más calor = menos nieve. Pero los alarmistas juegan a que como en algunas partes (en general muy al norte) nieva más si se calientan, ¡¡¡la culpa de las grandes nevadas de Boston es por el calentamiento global!!! Salvo cuando miras la realidad en lugar de la fantasía, y es al revés.

A mayor abundamiento, Knappenberger presenta estos datos del National Weather Service and National Climatic Data Center.

nieve-boston-y-calentamiento-global

Donde se ve con claridad que la relación entre la temperatura de enero y la nieve en enero, en Boston, es negatifa. Señala Chip:

A no ser que el calentamiento global causado por los humanos conduzca a unas temperaturas de invierno más bajas en Nueva Inglaterra (pista: no lo hace), entonces menos nieve es lo que resulta “consistente” con el calentamiento global.

Ya siento que hablemos de Boston, y no de España. Pero aquí no medimos ni pensamos; aquí Podemos. En todo caso, puedes apostar a que estamos en la zona de calentamiento ⇒ menos nieve. O de mucha nieve ⇒ no calentamiento, que es lo mismo.

En el Canadá influido por el Atlántico hacen falta temperaturas medias inferiores a -10ºC para que más calor suponga más nieve. Si el esquema es el mismo en Europa, sólo la zona más oscura tendría más nieve de invierno con un calentamiento.

nieve-y-calentamiento-global-europa

Si el esquema se parece más al lado del Pacífico en Canadá, la zona prodigio sería todavía mucho menor.

Ya tienes otro argumento para cuando te cuenten que te estás pelando de frío por culpa del calentamiento global. O para cuando te dicen eso de que … “la ciencia dice”. Menos ciencia, Caperucita.

Creyente 1

Es la primera vez en la historia de la humanidad que nos hemos impuesto la tarea de cambiar el modelo de crecimiento que ha reinado durante los últimos 150 años, intencionadamente, en un período de tiempo definido. No ocurrirá de repente y no ocurrirá en una sola conferencia del cambio climático, seal el COP 15, 21, 40 – elige el número. No ocurre así. Es un proceso, por la profundidad de la transformación. [–>]

Pensarás que se trata de un majoki que no sabe de lo que habla. Que así no se puede examinar en serio el asunto del cambio climático. Pero no. Es la máxima jefa de la ONU para la cosa del calentamiento global (UN Framework Convention on Climate Change – UNFCCC) desde mayo de 2010. No estoy dispuesto a manchar la entrada con el nombre del horrible ser, pero se puede llegar a él con el enlace de la cita anterior.

Horrible ser

Y aquí tenemos una curiosa paradoja. Uno de los argumentos principales de los alarmistas del clima es que los escépticos de la alarma lo son por interés. Les paga Big Oil y tal. Es mentira, pero ahora voy a otra cosa. Los carbonófobos alegan que por ese conflicto de intereses no valen lo que digan sus estudios científicos. Y hacen como si no existieran. Pero ahora vamos a ver el mayor conflicto de interés que ha conocido la historia de la humanidad.

Principios que gobiernan el trabajo del IPCC [–>].

Introducción.

El IPCC concentrará sus actividades en las tareas que le designe el Consejo Ejecutivo relevante de la OMM  y el Consejo de Gobierno del UNEP, así como en acciones en apoyo del UN Framework Convention on Climate Change process.

¿Alguien sabe sumar uno más uno en la sala? La jefa del UNFCCC dice, con todas sus palabras, que su tarea es diseñar el modelo de crecimiento económico del mundo. A través de multitud de planes quinquenales. Y las normas de IPCC dicen que el motivo de su existencia es apoyar a la cretina del UNFCCC. ¿Y alguien puede decir ahora que eso es un cuerpo científico preocupado por averiguar cómo funciona el clima, o pensará que es un cuerpo político con la misión de apoyar la creación de gobierno centralizado de la economía mundial?

Bueno, pero, ¿en qué consiste el plan multi-quinquenal? Lo explica el siguiente clip.

Creyente 2

Nota: Copio descaradamente y traduzco la entrada del blog de Luis Aramburu (@luisbaram)

Sí, soy un creyente del cambio climático. Pero me voy a juntar a los negacionistas.
Por qué?
Porque muchas de las acciones propuestas por los creyentes activistas son peores que no hacer nada.

Unos ejemplos:

  • Objetivos de energías renovables. ¿Por que tomar este camino indirecto y probablemente contraproducente? ¿Quién dice que las renovables reduzcan las emisiones en conjunto? Muéstrame un sólo país con emisiones por debajo de 100 gramos por kWh que lo haya conseguido principalmente con eólica y solar. El silencio es atronador.
  • Subsidios (al la vista o encubiertos) para las renovables. No olvidemos que el acceso prioritario a la red es un tipo de subsidio. ¿Por qué penalizar a los productores fiables para acomodar las entregas aleatorias de las renovables? No es decente.
  • Llamar a la madera “renovable” y quemarla sin rubor. Y como Europa no tiene suficiente, ¡quemamos los bosques de Norteamérica!
  • Impide el acceso de los pobres a la energía.  Especialmente en los países pobres. Oh, sí, la India no tiene el “derecho” de quemar carbón. Block energy access to the poor (particularly in poor countries). Oh, yes, India doesn’t have the “right” to burn coal. Hagámosles tragar las nuevas tecnologías. No importa que no sean fiables y que sean muy caras. No importa que el Energiewende haya sido un fracaso. Nosotros sabemos más que esa panda de indios.
  • Combatamos la nuclear. Esto casi parece una mala broma. ¡Atacar a la principal energía baja en carbono! ¿Están de broma? ¿te puedes considerar un ambientalista y no ser pro-nuclear?
  • Incentiva con impuestos los vehículos eléctricos (para que los pobres tengan que pagar los juguetes de los ricos, ¡guau!). Sí, deriva más dinero público para el úlltimo juguete guay de los ricos: ¡Un Tesla!
  • Impuestos al carbono: cuando bajas a su esencia, solo son otro impuesto. Así que, no gracias.
  • Ah, y para acabar. Acojona a muerte a la población. Sí, no hay duda de que el mejor sistema de que se suban al carro es crear el pánico. Y nadie es demasiado joven para escaparse: empecemos plantando el miedo en los corazones de los niños a la edad más tierna posible.

Así que, sí; aunque soy un creyente en el cambio climático, “oficialmente” me voy a alinear con los negacionistas.

Últimamente parecen tener más sentido respecto del bienestar de la humanidad.

Si una “solución” implica un gran sufrimiento de miles de millones de humanos, no es una solución.

Sigue atento. Una entrada futura tratará del mismo tema: El creyente sensato

Saliendo ya de la entrada de Aramburu. En realidad se podría resumir en una sola frase el objetivo del plan multi-quinquenal. Que pase mucho dinero del bolsillo de todos, al bolsillo de unos pocos. Básicamente, los de siempre.

Es muy típico, pero aquí tenemos un ejemplo demasiado bueno para desperdiciarlo. Esa perversión del pensamiento, clásica en el ambiente ecologista, por el que visto que los humanos y su industria han causado destrozos en el medio ambiente, entonces cualquier actividad humana de un nivel superior al paleolítico es condenable y peligrosa. Por ejemplo, esta [–>] preciosidad de José Salver en Desde El Exilio.

En cuanto a lo que dices, insisto en que éste no es un problema de dos dimensiones, que es como os gusta presentarlo, sino de muchas. Quiero decir que no es un problema de “clima frío, clima caliente”, sino de “realidad nueva que lo altera todo”. Altera la atmósfera, la corteza terrestre, las corrientes, los vientos, la composición del suelo, los ecosistemas, el campo electromagnético, y mil detalles más: todo, todo y a la vez.

No entiendo qué es lo que necesitas para darte cuenta que decir “realidad nueva que lo altera todo”, sin medir ninguna de las alteraciones, y si medir ninguno de los efectos imaginarios sobre el clima, es decir una nadería colosal.

No entiendo qué es lo que necesitas para darte cuenta de que todos los estropicios (reales) que se te ocurran en el medio ambiente no tienen nada que ver con la película del clima. Bueno, tienen que ver en el sentido de recursos. En el sentido que los recursos que desperdiciemos a cuenta del clima son recursos de los que no disponemos para el medio ambiente.

No entiendo qué es lo que necesitas para darte cuenta de que sí se trata de calor o frío. Si llegan unos que aseguran que las emisiones de CO2 van a producir un “calentamiento global”, puede que tengan razón, puede que estén diciendo una majadería, y caben muchos intermedios. Y la única fomra que tienes para saberlo es mirando, precisamente, si se produce calor o no se produce el calentamiento anunciado. Y comparándolo con lo que ocurría en otros momentos en los que no existía ese “factor nuevo que lo altera todo”. Normalmente a esto se le llama lógica, y es la base del pensamiento crítico (pensar, vaya), de la ciencia, e incluso del derecho.

No entiendo qué es lo que necesitas para darte cuenta de que si te preocupa el medio ambiente, y la biodiversidad, y eres aficionado a los animales, y tal vez especialmte a los grandes mamíferos y a nuestros primos antopomorfos, lo primero que observas es que el principal factor relacionado con su supervivencia es la pobreza o riqueza de la humanidad que tengan cerca. Por poner ejemplos fáciles, si quieres que sobrevivan los gorilas de montaña de Ruanda, o los bisontes de Montana, sólo conocemos un sistema que funcione. Y podemos imaginar otro. El sistema que funciona es que los humanos que viven cerca superen cierto nivel económico. El sistema que se puede imaginar es eliminar a los humanos en un radio suficiente. Pero ningún régimen político – económico conocido ha sido capaz de aplicar el sistema imaginario, mientras que algún régimen político – económico conocido sí ha sido capaz de crear el nivel suficiente de riqueza. Y es por eso que los bisontes de Montana tienen su continuidad bastante asegurada, y que los gorilas de Ruanda penden del hilo del dinero que les llega de fuera. Al final se llama recursos, y es lo que hace que en unos países la masa forestal aumente, Y en otros disminuya. Y en los que aumenta, no lo ha hecho precisamente por tu filosofía de la “prudencia paleolítica”.

No entiendo qué es lo que necesitas para darte cuenta de que si es cierta la teoría de que el hombre anatómicamente moderno acabó con la megafauna de Eurasia y América, provocando el cambio de la vegetación [–> ], entonces el impacto de eso en el medio ambiente -y en el clima- es muchísimo mayor que nada de lo que estemos haciendo ahora en la misma zona.

En resumen. Estás discutiendo con humo — al estilo de la religión. Sin mediciones y sin pruebas. Creando de la nada, absolutos. Como el pecado, el diablo, o el mal.

Regalo extra. Cuando los ecolos no razonan con el culo, juegan a hacer ciencia con datos torcidos. Aprovechando, siempre, el calentamiento global imaginario. Y “miden” cómo el habitat de las especies se traslada hacia mayor altitud para evitar ese terrible calor que dicen que hay. Solo que lo miden mal, y resulta que la especie que según sus muy científicos estudios se ha trasladado monte arriba, en realidad ahora vive en cotas más bajas que hace cien años.

Yo suelo hacer esfuerzos para convencerme de que los periódicos no son tebeos para adultos imaginarios. Pero no lo consigo. Ni aunque me vaya a buscar a las antípodas.

las-cifras-calentologas-y-la-prensa

Nota / actualización: Corregido el cálculo, tras haber pensado en billones donde pone trillones.

Veamos. Una clara señal de calentamiento, por causa de dos mil millones de bombillas de 100 vatios repartidas por el océano global. ¿Parece mucho? De eso se trata. De que lo parezca, sin serlo. De acojonar con una bruja Pirula de mentiras, como a los niños.

Pongamos.

- Superficie de la tierra: 510 000 000 Km2.

- Superficie del mar (72%): 367.200.000 Km2.

2.000.000.000 2.000.000.000.000 bombillas / superficie mar (367.200.000 Km2): 5.450 bombillas/Km2.

Ahora lo podemos traducir a lenguaje humano:

Una clara señal de calentamiento, producida por cinco cinco mil bombillas de cien vatios … ¡¡¡en un kilómetro cuadrado de mar!!!

¿Mande? ¿Cuánto dicen que pueden calentar 5,5 5.000 bombillas de 100 vatios, un kilómetro cuadrado del mar? En honor del Sydney Morning Herald hay que decir que han puesto la medida en grados. En general, nunca lo hacen.

The research, published on Tuesday in the journal Nature Climate Change, used data collected from the array of about 3500 Argo buoys from 2006-13 to show temperatures were warming at about 0.005 degrees a year down to a depth of 500 metres and 0.002 degrees between 500-2000 metres.

O sea, 0,005º por año, durante siete años, en la capa superior. O tres centésimas y media de grado (o,035ºC) en los siete años.

¿Y qué margen de confianza tiene la medición? Del estudio citado sacamos este dibujito, donde sale el margen. Lo representamos (en rosa) en la zona de 500 metros que menciona el periódico

cifras-alarmistas-margen

O sea que hablamos de 0,005º +/- 0,04º al año. O entre 0,045º de calentamiento, y 0.035º de enfriamiento. Al año. Lo que sin la menor duda es el más claro síntoma de calentamiento que nadie podría soñar. U calentamiento que puede ser calentamiento … o enfriamiento.

- Pero bueno, y los científicos, qué es lo que venden?

Pues básicamente que como el mar se está calentando (si olvidamos el margen de error y les creemos capaces de medir milésimas de grado), de La Pausa … nanay.

calentamiento-sin-pasusa

Estupendo. Acojonados estamos. Según el gráfico que representa la misma medición, y que ya hemos puesto mil veces, vemos un calentamiento del mar en profundidad de 0,1ºC en 45 años.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2015/01/horrible-calentamiento-del-mar-20141.png?w=510

Que es la misma cifra que dan en este estudio. 0,002º que dicen al año en profundidad, x 45 años = 0,09º. Dentro de cien años serán dos décimas de grado más que ahora. Si lo han medido bien, y si nada cambia. ¿Y bien? ¿Cuál es exactamente el problema?

Pero hay que decir que no se les puede echar toda la culpa a los periodistas. Es cierto que no se molestan en buscar ningún contexto a los datos, para que la gente pueda hacerse una idea de su significado. Pero es que los científicos se las traen. “Calentamiento sin descanso”. La pera de jetajulios. Vale. Pero, ¿cuánto calentamiento, monada, y qué importa esa nada? La jugada, de alucinar, va así:

Escépticos:

- Llevamos casi 20 años sin calentamiento. En el aire, que es de lo que hablábais hasta ahora.

Calentólogos:

- ¡Mentira, mentira, que el mar se está calentando “sin descanso”!

Escépticos.

- No me digas. ¿Y ese calentamiento es más o menos que el margen de confianza real de la medición? Y peor, ¿a quién le importan dos décimas de grado al siglo? Con seguridad que eso ha ocurrido muchas veces antes, y por causas enteramente naturales. Ni siquiera lo puede notar nadie — incluyendo a los habitantes de las profundidades abisales.

A lo tonto, a lo tonto, aquí tienes un buen resumen del cuento del calentamiento global. Disfruta del calorcillo, mientras dure. Se llama interglacial, y es un chollo.

Fuente, Jo Nova:

Desde ca’n Curry:

Apasionante. Alexander Bakker es un joven investigador que en 2006 entró en un proyecto del KNMI llamado Adaptación de la información climática para las evaluaciones de impacto. O sea, usar la ciencia en el mundo de la realidad. Que es probablemente la mejor situación posible para observar la correspondencia entre la ciencia y la realidad. Y en el proyecto usaban como herramienta básica, por supuesto, el paradigma de los chicos del calentamiento global. Los modelos climáticos de los que sale la alarma que tanto parece angustiarnos. Pero después de ocho años, a Bakker no le quedó más remedio que reconocer que esos modelos son una herramienta rota.

In most of my projects, I explicitly or implicitly relied on General Circulation Models (GCM) as the most credible tool to assess climate change for impact assessments. Yet, in the course of time, I became concerned about the dominant role of GCMs. During my almost eight year employment, I have been regularly confronted with large model biases. Virtually in all cases, the model bias appeared larger than the projected climate change, even for mean daily temperature. It was my job to make something ’useful’ and ’usable’ from those biased data. More and more, I started to doubt that the ’climate modelling paradigm’ can provide ’useful’ and ’usable’ quantitative estimates of climate change.

Entre otros, describe muy bien un problema que los “escépticos” se han hartado de señalar, y que Feynman describe como uno de los puntos clave del auto engaño de los “expertos”. Los modelos nuevos están “tuneados” (ajustados) a los modelos anteriores. Aunque sea implícitamente. Y se consideran más “fiables” o “robustos” cuando dan los resultados que se esperan de los modelos que ya había. Y al final todo nace de los informes Charney et al. (1979) y Bolin et al. (1986), con su “sensibilidad climática” entre 1,5º y 4,5º de calentamiento por doblar la cantidad de CO2. Pero esos informes venían de una “opinión experta”, y de una comprensión muy limitada del sistema climático.

Es un razonamiento perfectamente circular. Afirmamos algo, más o menos a huevo, y especificamos que se trata de algo provisional, a la espera de que más datos y una mejora en la capacidad de los ordenadores permitan crear unos modelos climáticos para resolver el problema. Pero según van llegando más datos (toneladas de ellos), y mejora la capacidad de computación (espectacularmente), resulta que tuneamos los modelos para que su resultado coincida con la estimación habían hecho a huevo. Y de ahí resulta que la “sensibilidad climática” que calcula (ejem) el IPCC en 2013 es milimétricamente calcada que la del cálculo a ojo de Charney. Entre 1,5º y 4,5º por doblar la cantidad de CO2 en la atmósfera. 35 años tirados a la basura por obsesionarse con un paradigma que no funciona.

Enlaces:

 

Y la versión práctica del asunto:

El asno posmoderno se corrre con Kuhn:

 

vale, y tú repasa a Luego me dices si un paradigma depende de un %. Un paradigmilla, quizá :P

 

 

El problema es que Kuhn no se corría con el asno posmoderno:

“A few years ago I happened to meet Kuhn at a scientific meeting and complained to him about the nonsense that had been attached to his name. He reacted angrily. In a voice loud enough to be heard by everyone in the hall, he shouted, ‘One thing you have to understand. I am not a Kuhnian.’” – Freeman Dyson, The Sun, The Genome, and The Internet: Tools of Scientific Revolutions

La tesis de Bakker parece pensada como para darle a los asnos posmodernos en el morro. Porque habla en lenguaje Kuhn. Y porque los asnos se quedan con la parte de la película que les interesa, y olvidan el resto. Toda esa vaina del consenso viene de la idea kuhniana de que un científico no puede trabajar fuera del paradigma central si quiere ser operativo. Pero se olvidan de la parte en la que al paradigma empiezan a estallarle las costuras, por las evidentes contradicciones con los datos. Ya tantas, que no se puede disimular más. O sea, la crisis del paradigma. Que eventualmente será sustituido por otro — probablemente el superviviente de la lucha de varios. Pero antes de la sustitución hay que darle leña al mono, para que no impida -con su poder- el nacimiento del monito que reinará después.

paradigm-shift

Habrá que recordar a Feynman una vez más, cuando explica que lo más difícil -pero de mayor valor- es darse cuenta cuándo no sabes.

Es muy sabido que el principal efecto del cambio climático no tiene nada que ver con ningún calentamiento; extremos climáticos; huracanes; sequías; inundaciones; ni vainas. Pero eso no quiere decir que no exista. ¡Vaya que si existe! Hace imbécil a la gente. O a un número suficiente de gente como para suponer un problema muy gordo.

Por ejemplo, si preguntas qué porcentaje de científicos cree en el Calentamiento Global Acojonante, los imbéciles responden sin pestañear: ¡97%! Los inteligentes (queda alguno) contestarían: ¿Qué quieres decir con “científicos” (¿todos, una especialidad?) y qué quieres decir con Calentamiento Global Acojonante? Y es que debe ser duro eso de ser inteligente. Con lo fácil que resulta decir: ¡97%! Chúpate esa.

El problema es que lo del 97% es mentira. Sale de un estudio que no se sostiene, llevado a cabo (mal) por gente activista y no preparada para hacerlo. Ya hemos hablado demasiado de ello [–>]. Pero podemos aprovechar ejemplos más recientes -y más normales- para hacernos una idea. Pew acaba de hacer una encuesta que lo toca indirectamente. Quiere ver la distancia entre la opinión de los científicos y el público en diferentes temas. Para la opinión de los científicos encarga esa parte de la encuesta a la American Association for the Advancement of Science (AAAS).  Clic.

pew-public-scientists

Y aquí empiezan los problemas de la idiotización producida por el “cambio climático” (será “cambio cerebral”).

1. Sale un 87% de científicos que opinan que el cambio climático es “mayormente” causado por las actividades humanas. No es un 97%. Pero es que la “mayor parte” de un cambio muy pequeño, e indistinguible de cambios similares del pasado, de ningún modo implica Cambio Climático Acojonante. De ese 87%, unos pensaran que sí es acojonante, otros que no, y otros que ni sí ni no.

2. Habla de “actividades humanas”. Pero es que hay muchas actividades humanas que tienen influencia en el clima. Por ejemplo construir pantanos, poner regadíos, talar los bosques, hacer ciudades, tirar hollín al aire; en fin, un montón. Y una vez más, de ese 87% una parte estará pensando en el CO2. Pero otra parte estará pensando en otras cosas; o en un mix.

Y ninguno de ellos sabe nada sobre el futuro. Ese es el motivo de recurrir a la “opinión” de los científicos, en lugar de a las “pruebas” de los científicos — que no hay. Normalmente no dices que la evolución de las especies o la relatividad son fiables porque los científicos tienen un consenso de opinión, sino porque crees que tienen pruebas suficientes, y demostrada capacidad de predicción.

Otra encuesta a científicos posterior a la payasada del 97%, y algo más seria, es la de Verheggen et al [–>]. Pretende ser un apoyo cerrado al llamado “consenso”, pero los números no tienen nada de cerrados.

verheggen-2014-fig2

Los más expertos (estudian directamente el problema de la atribución del calentamiento a sus causas). 175 de 1868 (verde en el cuadro):

  • Con “el consenso”: 74%
  • Con “el disenso”: 26%

Contando todos los consultados (los 1868):

  • Con “el consenso”: 66%
  • Con “el disenso”: 34%

Pero seguimos con el mismo problema. O la mitad del mismo. Porque opinar (no saber) que la mitad del calentamiento global reciente, o más, es causado por los gases de efecto invernadero, no quiere decir automáticamente que el calentamiento global sea acojonante. En realidad del estudio se deduce que solo el 63% piensa que es de preocupar (o fuerte) [–>].

verheggen-fig-1

Bueno, y siempre hay que contar que lo de Verheggen, siendo más serio que la payasada del 97%, también tiene sus cosas [–>]

Resumiendo. ¿Cuantos científicos creen en el Calentamiento Global Acojonante? Si no precisas más, la pregunta no tiene respuesta, ni sentido. Aunque sirve para engañar a la gente, con humo. Y si precisas más -y correctamente- no va a salir la respuesta que prefieren los idiotizados por el cambio climático (ejem, el cambio mental).

Es que alucinas. Si tienen una “ciencia establecida”, una idea científica archi-corroborada por múltiples líneas de evidencia, y algo que si lo dudas te conviertes nada menos que en un “negacionista”, ¿se puede saber por qué cojones nos intentan engañar como si fuéramos niños de baba?

Ya hemos visto [–>] el intento de timo del récord imaginario de temperatura del año 2014, cuando sus propios números dicen que es más probable que no lo haya hecho. Organismos científicos como el instituto GISS, de la NASA, o la NOAA. Nada menos. Pero los divulgadores científicos se adornan todavía más. Porque los científicos les dan pie. Habréis visto muchas veces ya, lineas del tipo de “los diez años más calientes” o similar. Como si fuera algo para llevarse las manos a la cabeza. ¡Los diez años más calientes del registro están todos al final, #nosvamosamorir!

Por ejemplo, Seth Borenstein es un granado periodista de ciencia y verderío. Y dice [ABC News –>] [Wasington Post –>] :

Nueve de los diez años más calientes en el registro de la NOAA han ocurrido desde 2.000. La probabilidad de que eso ocurra aleatoriamente es como de una en 650 millones, de acuerdo con el estadístico de la Universidad de Carolina del Sur John Grego. Otros dos estadísticos lo han confirmado sus cálculos.

Ya está claro, y no hay ninguna duda, ¿no? ¡Joé, una probabilidad entre 650 millones! Nos vamos a morir todos. Salvo que prestes atención, y te des cuenta de un par de detalles. El primero, que si no fuera aleatorio no quiere decir que sí sea culpa de hombre. Los ciclos, tan característicos del clima, no son aleatorios -aunque podrían ser caóticos- y sí son naturales. Y segundo, que para que salga un cálculo así hay que partir de una idea estupefaciente. Concretamente, de la idea de que el clima juega a los dados cada año, y que cada tirada es independiente de la anterior. Por ejemplo, que si un año es muy caliente (o frío), el 31 de diciembre empieza un año nuevo sin calor (o frío) ninguno. La tierra se olvida de la temperatura que tiene el 31 de diciembre, y rompe la baraja cada año. Y todos somos subnormales.

Y aunque es posible (pero muy raro) que Borenstein no sepa que hay otros tipos de procesos aleatorios, no es posible que los estadísticos que dice haber consultado no lo sepan. Pongamos un “camino aleatorio” [–>], donde el valor de temperatura de un año parte del valor del año anterior, y se le suma o resta una cantidad, aleatoriamente. Por ejemplo, cada año la temperatura varía -arriba o abajo- un poco, digamos 0,1ºC en promedio, y cada año en promedio tiene un valor de 0,1ºC más o menos que el anterior, aleatoriamente. Lo difícil es encontrar años muy calientes y muy fríos juntos; no años calientes seguidos, o años fríos seguidos.

Una muestra muy lustrativa. En Wikipedia en inglés [–>], un tal Morn ha usado una fórmula para crear un gráfico con ocho ejemplos de “caminos aleatorios”. Y pone uno de los gráficos que le han salido:

random-walk-wikipediaVale, pues de los ocho ejemplos, cinco le han salido con una probabilidad imposible — según Borenstein. En realidad, peor. En vez de ser nueve de los diez años más calientes entre los 15 últimos de una serie de 130 años, aquí vemos que salen *todos* los X años como los más calientes (o fríos), en una serie de cien años, donde X está entre 40 y 20 años seguidos como “los más calientes” de esa serie.

random-walk-wikipedia-con-marcas

En la Wiki en español hay otro gráfico similar, hecho por otro autor, y de las ocho series son dos las que cumplen esas condiciones que para Borenstein y sus estadísticos son imposibles.

Pero pollo insiste [–>] con majaderías similares:

Texas A&M University climate scientist Andrew Dessler and other experts said the latest statistics should end claims by non-scientists that warming has stopped. It didn’t, as climate denial sites still touted claims that the world has not warmed in 18 years.

Pues no. Desde 1998 todos los años están en el margen de error — o más abajo. Que por otra parte sólo es de una décima de grado (0,09º) arriba o abajo.

giss-record-con-margenFuente, y más completo y técnico, WUWT:

 

« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 721 seguidores