algoreros


De la sección Parlamentos que sí sirven para algo.

Obama está empeñado en sacar su acción política fuera del control de las cámaras. A base de darle cada vez más atribuciones y capacidad legislativa a la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Y los republicanos contraatacan con el presupuesto para la agencia. Por ejemplo, ahora mismo los burócratas ecolojetas están pidiendo un aumento de presupuesto del 6%, y el asunto se discute en el senado. Incluyendo la comparecencia de la directora de la EPA, Gina McCarthy.

En este vídeo de seis rápidos minutos se puede ver gráficamente el cuento del Calentamiento Global Acojonante. El senador Jeff Sessions quiere que McCarthy le muestre, con mediciones, el supuesto deterioro del clima. Pero lo que muestra la burócrata es una jeta de cemento armado. Del tipo de (condensando) …

-JF: Dices que hay una crisis (con el clima), pero los datos de Lomborg y Pielke dicen que ahora hay menos sequías, no más sequías de las que había antes (sin cambio climático). ¿Está en desacuerdo?

-GM: No sé de qué contexto saca esos datos, pero yo le puedo hablar de la sequía que hay ahora.

-JF: Tiene que conocer esos datos para hacer su trabajo, y para pedirle a la gente más dinero. ¿Y qué pasa con los huracanes? ¿Hay más o hay menos huracanes en esta década que en la anterior?

– GM: Yo sé que los huracanes que han llegado a tierra han sido más frecuentes y más intensos (no dice fechas) pero esa es una cuestión muy complicada …

-JF: No es nada complicada. Los huracanes han sido mucho menos frecuentes esta década. En USA no ha habido ni un sólo huracán de categoría tres o superior en toda la década.

– GM Lo que sé es que los científicos no consideran significativa esa cifra. Es un tiempo muy breve, sacado de contexto.

Los cojones fuera de contexto. O más calor -como esta década- produce más huracanes, o no los produce.

– JM: ¿Está asegurando que los huracanes han sido más frecuentes esta década?

– GM: Lo que le estoy diciendo es que la evidencia fáctica presentada por los científicos significa que el cambio climático está ocurriendo ahora ….

– JM: ¡Por supuesto que está ocurriendo el cambio climático! Lo que usted ha dicho es que hay más temporales. ¿No va a proporcionar los datos de donde sale eso?

– GM: Hay muchos datos detrás de la ciencia del clima …

– JM (le corta): ¿Está de acuerdo en que los modelos ambientales predecían mucho más calentamiento del que ha ocurrido?

– GM: No, no estoy de acuerdo. 1º centígrado de temperatura es muy significativo …

– JM: Le estoy preguntando si por encima de los modelos, o por debajo de los modelos.

– GM: No sé a qué predicción de los modelos se refiere en concreto. Hay muchos modelos. Y de hecho a veces (el calentamiento) va más rápido y a veces más lento de lo que predicen los modelos. Pero en total no hace diferencia respecto a la validez de la ciencia del clima, que nos dice que estamos ante un gran problema.

La jeta ha metido dos trampas. Ha cambiado “validez de los modelos” por “validez de la ciencia del clima”. Pero si los modelos están mal, no es la “ciencia del clima” lo que está mal, sino la “alarma del clima”. Y es mentira lo de que a veces van por encima y a veces por debajo. El calentamiento achacable al CO2 empieza en 1975. De 1975 a 1998 los modelos van como la realidad -no es muy raro, puesto que la conocían-, y desde 1998 van mucho más calientes. Como el doble.

modelos-climaticos-realidad-spencer-a-2014

-JS: Vamos a intentarlo de nuevo. Si coge la media de los modelos que predicen un aumento de la temperatura, ¿me puede decir si la temperatura real se ha calentado más o se ha calentado menos que lo que dicen los modelos?

– GM: No puedo contestar específicamente a esa pregunta.

-JS: ¡Esto es asombroso! La directora de la Agencia de Protección Ambiental, que nos pide un pastón, y que debería saber mejor que nadie en el mundo si las proyecciones de temperatura en las que se basan son correctas o no, dice que no puede contestar a eso.

Pasen y vean la facilidad con la que un senador profano muestra que el cuento del Calentamiento Global Acojonante es fundamentalmente humo, y un juego de manos.

Fuente: Eric Worral, en WUWT:

Del blog de la climatóloga Judith Curry.

Donde señala un trabajo recién publicado de dos economistas, ajenos a la discusión del cambio climático, en el que examinan la ciencia y la actividad de los científicos como mercado, y el “boom” de la ciencia del calentamiento global como “capitalismo de amigotes” pastoreado por un notorio “big player“.

Causes and consequences of the climate science boom. William Butos y Thomas McQuade.

Las disciplinas científicas, como las economías, tienen “booms” y descalabros. Documentamos un “boom” en la ciencia del clima, mantenido por niveles masivos de financiación por entidades gubernamentales, cuya dirección científica está guiada por una organización extra científica, el IPCC, que ha surgido como un “Big Player” en la arena científica, promoviendo la hipótesis del Calentamiento Global Antropogénico. Señalamos las dificultades en conseguir una claridad empírica definitiva debido a la compleja naturaleza del clima, las retroalimentaciones entre los efectos del activismo del IPCC y la financiación gubernamental de la ciencia, las agendas políticas e ideológicas en juego, los peligros para la integridad de los procedimientos científicos en el contexto de sesgo ideológico, y  el pobre rendimiento de las empresas de  “capitalismo de amigotes” que ha crecido a la sombra de una ciencia politizada.

Están describiendo lo que bien pudiera ser el mayor conflicto de interés de la historia de la ciencia. Pero al hacerlo desde el punto de vista de un mercado, y de la perversión de un mercado por incentivos completamente naturales (y herramientas perfectamente artificiales), resulta una explicación muy cabal y como de sentido común. Y muy alejada de una “teoría conspirativa”.

Y el caso es que se trata del mecanismo del que llevan hablando desde hace décadas gente como Lindzen y Spencer, y en general todos los llamados “negacionistas”. Algo por otra parte obvio para quien mire ese tinglado montado entre gobiernos, ONU, IPCC, multinacionales ecologistas, y el mundo de las finanzas de “amigotes”. Pero, en este trabajo, con una explicación estructurada y sostenida en un esquema de teoría económica muy desarrollado.

Por ejemplo, el cambio que produce la existencia de un “Big Player” como el IPCC en los incentivos de un científico joven para interesarse por alternativas a la ortodoxia. Estudiar alternativas es una inversión que conlleva un riesgo. Si se equivoca siguiendo la ortodoxia, se equivoca en compañía de muchos, y no hay penalización. Si se equivoca con una versión alternativa, sufre un gran descrédito. Y para juzgar el riesgo, la herramienta es examinar el peso de las pruebas que sostienen la ortodoxia. Pero la presencia de un Big Player del tamaño  del IPCC produce un “efecto rebaño” que asegura la continua aportación de evidencias sesgadas a favor de la ortodoxia. Y con ello, su supervivencia artificial como teoría dominante. Lo que hace que la apuesta por la investigación de alternativas tenga un incentivo inexistente — con independencia del peso real que tenga la evidencia que soporta la ortodoxia.

La mecánica la conocíamos y la veíamos desde hace mucho tiempo. Hasta novelistas como Michael Crichton, en su State of Fear. Pero Butos y McQuade han diseccionado todos sus elementos y las interacciones entre ellos, explicando cómo surge un fenómeno emergente a través de un “mercado” completamente pervertido.

Incluye muchas cifras para tener una perspectiva en dólares. Y para que se te escape un carcajada ante la idea de la financiación perversa de los “negacionistas”.

Pielke Sr. está de acuerdo:

pielke-sr-mercado-alarmista

Aunque creo que ya lo hemos comentado, esto es algo en lo que hay que hacer hincapié. Y aprovechamos una entrada y un dibujo de WUWT.

A cuenta de La Pausa en el “calentamiento global”, el primer argumento alarmista -y el más extendido- es que no hay Pausa, sino que el calor se está yendo a otro sitio diferente. En concreto, al fondo del mar [–>]. ¿Y por qué al fondo? Pues porque en la superficie lo medimos bastante bien, y no ahí no se ve un calentamiento como el que le falta a la teoría de los calentólogos. Lo divertido es que ese calor que se habría escondido en el fondo del mar no podría ser un problema ni siquiera para la imaginación más calenturienta.

El dibujo de Werner Brozek que explica muy gráficamente en WUWT es este, y representa una bola de acero de 4 kilogramos junto a un perdigón de 4 gramos, del mismo acero.

bola-y-perdigon-calor-en-el-fondo-del-mar

Imagina que las dos esferas están a la misma temperatura, y que calientas una de ellas en 1ºC y después las pones en contacto. Es muy distinto lo que pasa, según cuál elijas para calentar antes de juntarlas.

bola-y-perdigon-calor-en-el-fondo-del-mar-1

Si calientas el perdigón, tendrá 1º mas de temperatura que la bola, y al untarlos le va a pasar calor a la bola. Hasta que se pongan a la misma temperatura. ¿Qué temperatura va a ser esa, cuando se igualen las temperaturas de las dos esferas? Como  la capacidad calorífica de la bola es mil veces mayor que la del perdigón (pesa mil veces más), la temperatura va a ser la misma que tenían antes de empezar. El perdigón pasará todo su calentamiento a la bola, y el conjunto de las dos no aumentará de temperatura. Bueno, aumentará 0,001ºC, que es lo mismo que nada. No se puede notar.

bola-y-perdigon-calor-en-el-fondo-del-mar-2

Si en vez de calentar el perdigón 1ºC, lo calientas 10ºC, y después juntas las dos esferas, lo que conseguirás al final es que ambas se queden a una temperatura 0,01ºC superior a la que empezaron. Otra vez nada.

Si haces lo contrario, si subes de temperatura la bola de 4 kilogramos en 1º, y después las juntas, lo que ocurrirá al final es que ambas acaban con un grado más de temperatura. La diferencia está en que has necesitado mil veces mas calor para aumentar en 1ºC la temperatura de la bola que la del perdigón.

bola-y-perdigon-calor-en-el-fondo-del-mar-5

bola-y-perdigon-calor-en-el-fondo-del-mar-3

Toda la chorrada de que ese calor que imaginan “escondido en el mar” es que, para que fuera un problema, el calor tendría que tener un sistema para volver al aire. Y no lo tiene. Una vez igualadas las temperaturas (en +0,001ºC), el calor no se mueve. O tendría que calentar el mar para que al menos fuera un problema para el mar. Pero como el mar tiene mil veces más capacidad calorífica que la atmósfera, la situación es la misma que la de la bola y el perdigón de los que hablamos.

Es verdad que el calor que no está calentando la atmósfera durante La Pausa del “calentamiento global” podría estar calentando el mar. Pero de tal forma que si el calor que no se ve en el aire, fuera una cantidad de calor que lo hubiera calentado 3,2ºC en un siglo (esa es la teoría) en caso de no haber habido La Pausa; ese mismo calor, llevado al mar, supondría un aumento de temperatura del mar de  0,003ºC. Y no lo podrías ni siquiera medir — no hablemos ya de notar.

En resumen. Si dicen que La Pausa no es cierta porque el calor se ha “escondido en el fondo del mar”, están diciendo una chorrada. Porque ese calor se ha perdido para siempre — a todos los efectos que nos pueden interesar.

Nota técnica. En realidad el mar se está calentando mucho más que esos 0,003ºC / siglo. En lo que se puede medir (bastante mal), parece que como unos 0,2ºC / siglo en la mitad superior del mar, y -aparentemente- nada en la mitad inferior. La media sería 0,1ºC / siglo.

El gráfico de la mitad superior:

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2015/01/horrible-calentamiento-del-mar-20141.png?w=510

Lo que pasa es que la teoría de los calentólogos ya cuenta con calor que va al mar. Y la diferencia, a cuenta de La Pausa, es que en vez de ir al mar (sólo) la mayor parte del calentamiento, se estaría yendo el 100%. Pero ese calor de diferencia entre “la mayor parte se va al mar” y “el 100% se va al mar”, que en temperatura del aire representa 3,2ºC, en temperatura del mar supone mil veces menos. O 0,003ºC. O, literalmente, nada.

 

EL titulo está robado de Judith Curry. Que señala en su última entrada la paradoja de explicar la causa de algo que dices que no existe (La Pausa).

JC question to Michael Mann:  How can the pause be both ‘false’ and caused by something?

Ya hemos hablado antes del gran problema que les supone a los alarmistas del clima que la temperatura lleve unos 15 años sin subir. Algo más o algo menos, dependiendo de quién / dónde lo mida. Hicieron sus modelos y su teoría basados en que el calentamiento que ocurrió entre 1975 y 1998 (aprox.) era todo debido al CO2. La naturaleza no intervino en ese calentamiento, que era todo culpa del humano pecador.

Pero esa teoría implica que el calentamiento iba a seguir imparable, mientras siguiéramos produciendo las mismas emisiones , y no hubiera algo en la naturaleza que frenara o anulara ese calentamiento que producimos.

IPCC: Para las próximas dos décadas [2.000 – 2.020], se proyecta un calentamiento de unos 0,2°C por decenio

Sorpresa: Hemos producido más emisiones, no hay nada en la naturaleza que justifique una Pausa en el calentamiento, y sin embargo la temperatura no ha subido nada en los 15 primeros años de esas dos décadas.

 

Ese problema tiene muy pocas soluciones.  O “descubrimos” (ejem., nos inventamos) algo en la naturaleza que contrarreste el calentamiento humano que debería haber pero no hay, o admitimos que  la teoría estaba mal parida. Y hay que pensar que esta gente tenía una idea muy simplista del clima. Según ellos, la temperatura global sólo puede variar por unos “forzamientos” que dicen que conocen:

  • Cambios en la cantidad de gases invernadero. Más gases = más temperatura.
  • Cambios en la actividad del sol. Aproximadamente una variación de 0,1ºC durante el ciclo solar de once años.
  • Volcanes fuertes, que disminuyen la temperatura durante unos tres años.
  • Aerosoles de contaminación humana, que disminuyen la temperatura — pero duran poco tiempo en el aire.

Y además de eso, aceptaban que cambios en las corrientes marinas producían variaciones de temperatura, a más y a menos, pero que se promediaban en menos de diez años. Sobre todo el fenómeno de El Niño / La Niña.

Por simplificar, sólo aceptaban estos mecanismos actuando más allá de diez años:

  • Calentamiento: O el sol (muy muy poco), o gases invernadero.
  • Enfriamiento: Aerosoles (hacen más opaco el aire), o bien naturales (volcanes), o bien humanos (hollín).

Y se entiende muy fácil. Si tienes un notable aumento de los gases invernadero (CO2) produciendo calentamiento, y no tienes suficientes aerosoles (volcanes, hollín) para contrarrestarlo, y sin embargo no hay el calentamiento que debería haber, tienes un problema de los gordos. ¡Houston, hay que pensar algo!

Y lo pensaron. Si las variaciones de temperatura que produce el mar no se promedian en diez años, sino que pueden durar más tiempo en un sentido o en otro, entonces se puede explicar una Pausa en el calentamiento diciendo que esas variaciones del mar lo están contrarrestando. Pero que como son cíclicas, cuando cambie el ciclo el calentamiento volverá a notarse, y aumentado por el ciclo.

Problema. Si el ciclo marino anula ahora el calentamiento del CO2, quiere decir que en la fase anterior del ciclo (hasta 1998) el calentamiento del CO2 estaba reforzado por la naturaleza. Y entonces, no todo el calentamiento que hubo entre 1.975 y 1.998 fue por culpa del CO2. Y entonces el CO2 no tiene tanto efecto como el que decían los modelos y su teoría.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2013/01/hadcrut4-con-ciclos-y-co2.png?w=510

 

La corrección que habría que hacerle a la teoría y a los modelos con este cambio producido por La Pausa es, aproximadamente, como reducir a la mitad el efecto del CO2. Y eso es como reducirlo a un no-problema.

Hay varias entradas recientes en blogs muy recomendables que profundizan en el dilema de los alarmistas. Las pongo por orden de publicación.

Roy Spencer:

Clive Best:

Judith Curry:

Desde el campo alarmista el último grito viene de la mano del afamado Michael Mann. El mismo del “Palo de Hockey”, y del “truco para ocultar el declive”. Ha inventado un sistema para redefinir los ciclos oceánicos, y conseguir imaginar que ahora están frenando el calentamiento sin que antes lo estuvieran aumentando.

Michael Mann:

No es nada mas que la vertiginosa gimnasia de siempre. En vez de medir los ciclos oceánicos (por ejemplo con termómetros), los “calcula” a base de la diferencia entre los modelos y la realidad. Y que esa diferencia deben ser los ciclos oceánicos. O sea, usa los modelos (asumiendo que están bien), ¡para decir que los modelos están bien! Y para más INRI, aplica la gimnasia sólo al hemisferio norte, olvidando la mitad inconveniente del planeta. Pero el CO2 es un gas muy bien repartido por todo el globo (pista: calentamiento “global”) y no un asunto del hemisferio norte.

Lo que están haciendo es huir hacia el precipicio. Olvidemos La Pausa y la gimnasia.

  • Tienes un calentamiento 1.975 – 1.998 como de a 0,2ºC / década, y dices que eso era todo por el CO2.
  • Ahora tienes una Pausa que dices que es por los océanos, pero que se acabará pronto, y luego el calentamiento volverá aumentado para compensar lo que se ha perdido en La Pausa.

Solución: Necesitas que en pocos años vuelva el calentamiento, y a una tasa como de 0,4ºC / década, durante tanto tiempo como ha durado La Pausa. No se lo creen ni ellos, pero esa es la única forma de que el efecto del CO2 no sea como la mitad de lo que decían. Y eso, si La Pausa se acaba ya mismo. Si dura más, el efecto será menos de la mitad.

No es broma. Siempre han sido muy de Inquisición. Muy de atacar al hombre. Pero ahora parecen haber dado un salto cualitativo. En dos campos. Uno político, dirigido contra congresistas y senadores. Inspirado por Obama. Y otro contra los científicos que no se suman al baile. Este está dirigido por un congresista demócrata, Raúl Grijalva.

¿Atacan a los que llaman “negacionistas”? No es fácil de decir. Como nunca contestan cuando se les pregunta qué niega un “negacionista”, no hay manera de saber qué entienden por eso. Pero si juzgamos por los científicos que persigue el tipo de la foto de arriba, se trata tanto de ir contra los que ponen dudas a las afirmaciones del IPCC, como a los que -aceptándolas- indican que las políticas propuestas no tienen mucho sentido. Por ejemplo, que la adaptación al clima es una política de mucho mejor resultado, y menos riesgo, que la “prevención” del clima.

Un email mandado por la oficina de Obama:

Organizing for Action

Friend —
It’s tough out there for climate change deniers.

One by one, literally every argument and excuse they’ve been using for years is being proven false.
They’re still grasping at myths and conspiracy theories, but deniers are on the run.
Let’s keep them there — join the team that’s calling out climate change deniers.

En imagen (el texto le he puesto para que funcione el enlace):

https://stevengoddard.files.wordpress.com/2015/02/screenhunter_1119-feb-20-15-5311.gif?w=510

Debe de ser como una especie de “escrache”, pero por vía medios de comunicación y redes sociales. En el caso de los científicos, lo que hace el Grijalva ese de la foto es reclamar a las universidades donde trabajan  el historial de las financiaciones de sus estudios. Para encontrar alguna en la que algún estudio lo haya pagado alguna empresa “mala”. Donde mala quiere decir relacionada con la energía. O relacionada con algo que a su vez esté relacionado con el petróleo. Ya se entiende; lo de siempre.

Al principio decían que no había estudios que pusieran en cuestión las afirmaciones del IPCC. Pero llegaron. Luego aseguraban que no eran estudios en revistas “peer-review” suficientemente guay. También llegaron. Y ahora, ya de los nervios, pretenden atacar al hombre. Y desacreditar sus resultados, porque una vez una prima suya subió en el mismo ascensor que un hermano de la secretaria de los hermanos Koch.

Poco después del anuncio del “escrache” a políticos no alarmados por el clima, desde la web de Obama, se avisó del ataque a los científicos. En una lista de distribución de email, en la que se metieron “hackeando” la cuenta de Willie Soon. Lo cuenta Steven Goddard, que es de donde he sacado la imagen del email de Obama.

Pocas horas después de la campanada …

ScreenHunter_7357 Feb. 22 08.24

Y al día siguiente (clic):

newy-york-times-willie-soon

El artículo dice que algunos estudios de Soon estaban financiados por empresas relacionadas con el petróleo. Y dice que en algunos estudios no ha mencionado esta circunstancia. Lo que no dice es que los estudios en donde no explicita esa circunstancia estuvieran financiados por ese pecado. O no está claro, porque usan un lenguaje que parece oscuro a posta. En ningún momento dicen -este estudio X fue financiado por el malo Z, y no llevaba un aviso de la circunstancia-. Parecen haber inventado la “financiación contagiosa”. Si algo relacionado con una petrolera te financia alguna vez un estudio, quiere decir que todo lo que estudies está contaminado, ¡porque tú ya estás contaminado! Lo que no dicen es que la mayoría de los alarmistas han sido financiados alguna vez por alguna petrolera — o por la prima de una petrolera. Pero esos no están contaminados, porque son de los buenos.

Pero es peor lo del New York Times. Dice que es Soon el que ha cobrado. Pero los contratos que muestra [–>] el periódico son con el Smithsonian Institute y llevan su firma, no la de Soon. Y meten una morcilla de juzgado de guardia:

The documents show that Dr. Soon, in correspondence with his corporate funders, described many of his scientific papers as “deliverables” that he completed in exchange for their money.

Traducido: El documento muestra que el Dr. Soon, en correspondencia con sus  financiadores, describe muchos de sus estudios científicos como “meta” (deliverables) que completaba a cambio del dinero.

En realidad el documento dice que el Smithsonian debe entregar informes del progreso del trabajo. O sea, lo “deliverable” no es el resultado del trabajo, sino un detalle de lo que se está haciendo durante el año que dura la financiación para ese estudio.

Acojonante la mentira del New York Times. Pero el “escrache” lo han conseguido. Con lo que pretenden silenciar la boca a los discrepantes. Actuales, y futuros. Y tienen nuevos objetivos, anunciados por el mismo procedimiento que usaron con Soon. La misma lista de distribución “hackeada”. De nuevo imagen de Goddard, que o está en la lista, o tiene un corresponsal que lo está.

ScreenHunter_7393 Feb. 24 07.55

Una muestra de la “financiación contagiosa”. La información que le exige Grijalva a lla universidad donde trabaja Pielke jr.

pielke-inquisicion

Lo dicho. Ha comenzado la Inquisición en plan industrial. Y como no te pueden mostrar que pase nada raro (ni malo) con el clima, y te estás pelando de frío, ahora te van a contar que una prima de Curry ligó una vez con un fulano que tenía las manos sucias de petróleo. Y que todos los que niegan el calentamiento acojonante -que no hay- son unos vendidos a Big Oil. Con lo que han creado otro concepto nuevo. La ciencia de “confianza”, o de fe, que ha de llevar el nihil obstat de la autoridad de opinión. Por contra de la ciencia contrastable y reproducible.

Lo que se olvidarán contarte es que la AGU tiene mucho mas que una prima sucia de petróleo, sin que eso les preocupe.

La foto es de Anthony Watts:

agu-big-oil

Y quien dice la AGU, dice aproximadamente todos y cada uno de los científicos alarmistas.

Como sigan por este camino -y seguirán- cuando te llamen “anticiencia” te vas a sentir orgulloso. Como un Galileo de la Nueva Edad Oscura.

Hablando de Curry, un resumen de un panel de discusión a dos, ayer mismo, en la Asociación Nacional de Agencias Reguladoras (NARUC). AL parecer despertó gran interés entre los asistentes. Que no son público general, sino comisionados por agencias reguladoras USA.

Y puede ser muy oportuna la comparación.

Del email de la oficina de Obama:

– En realidad el debate sobre lo fundamental está acabado. No sólo el 97% de los científicos está de acuerdo en que el cambio climático es real y producido por el hombre, sino que los nuevos informes están mostrando que los extremos climáticos nos están afectando ahora mismo.

Lo del 97% no sólo es mentira, sino que es una mentrira carcajeante. Pero Curry explica muy bien lo del acuerdo y el desacuerdo en el panel del NARUC.

Los científicos estamos de acuerdo en:

  • La temperatura ha aumentado desde 1880.
  • Los humanos añaden CO2 a la atmósfera,
  • El CO2 y otros gases invernadero tiene un efecto de calentamiento en el planeta.

Hay considerable desacuerdo en estos aspectos que tienen consecuencias:

  • Si el calentamiento desde 1950 está dominado por causas humanas.
  • Cuánto se calentará el planeta en el siglo XXI.
  • Si el calentamiento es “peligroso”.
  • Y si podemos realmente hacer algo para prevenir el cambio climático.

O sea, hay una considerable discusión exactamente en lo que el caradura de Obama dice que no se discute. Y por eso está lanzando ahora, ya masivamente, una Inquisición. Para conseguir que no se discuta lo que no quiere que se discuta. Pero su Inquisición es, precisamente, la demostración de que sí se discute. En caso contrario no le haría falta. Listos.

Documentación. La carta que manda el Inquisidor Grijalva a las universidades. En esta caso la de John Christy, pero son todas iguales.

Espero que los republicanos copien la carta, y la manden a las universidades de los alarmistas.

Enlaces: Para seguir el asunto en directo, nada como el Twitter de Pielke jr.

Actualización. Roger Pielke jr. escribe sobre la caza de brujas. Y cuenta que el Gran Inquisidor Grijalva sabe de sobra, de sus comparecencias en el Congreso, que no tiene ninguna prima ni amiga que ligara jamás con ningún petrolero.

La metáfora es preciosa. Son los que llaman “negacionistas” a los que se atreven a señalar las inconsistencias del alarmismo climático. Los que piden que expulsen de su trabajo a los científicos cuyos resultados son ingratos para su cuento. Los que llaman “anticiencia” a los pocos que se siguen adhiriendo el núcleo de la idea de ciencia con la que ahora quieren acabar. Los que tienen “trucos para esconder el declive”, y “redefinen el peer-review” para que los estudios críticos no lleguen hasta los informes del IPCC. Los que llevan ante los tribunales a los periodistas, si osan llamar fraudes a sus evidentes fraudes. Los que te explican que “la ciencia dice”, y que “está establecida”, cuando se basan en unos modelos que fallan más que una escopeta de feria.

Debe de ser una psicopatología, o algo. Se juntan todos los abusones y acosadores, los que organizan linchamientos y escraches, los que agreden al que no osa seguir el baile del poder, y se ponen a gritar: ¡Calentamiento Global! Luego ya, sin tanto grito y con más disimulo, pero no menos imperativamente, te muestran cómo se pasa por caja para que engordes  sus sucios bolsillos. ¿O será mala suerte, y que siempre coincide?

Del artículo de Donna Laframboise sobre la segunda mujer / empleada que acusa a Rajendra Pachauri:

La declaración de esta segunda mujer es altamente inconveniente para las explicaciones de Pachauri, porque describe su comportamiento hace diez años. Es de presumir que su teléfono no fue “hackeado” durante toda una década. Y aunque fuera así, el grueso de sus alegaciones no tienen nadaque ver con artilugios elctrónicos.

AL contrario, pintan un lugar de trabajo en el que el jefe mira a sus subordinadas como su parque personal de ligue. La norma parece ser el acoso, el contacto físico no bienvenido, y el tratamiento degradante.

La noticia es que Pachauri ha dimitido como capo del IPCC, tras estas acusaciones. Lo que es sin duda un consuelo para las que sufrieron sus acosos. A los demás no nos va a servir de nada. Sólo puede haber un objetivo aceptable. Que desmantelen el IPCC. Esa banda maligna.

Más info de Donna:

Empecemos por una imagen – meme. Los niños las adoran, y los alarmistas del clima son como niños. Y luego ya, explicamos.

cambio-climatico-malo-bueno

La explicación viene con una noticia arqueológica un tanto macabra. Desde Terraeantiqvae [–>], donde la han traducido:

Además, el período en el cual perecieron de forma tan violenta fue uno de gran competencia por los recursos, dado que parecen haber sido asesinados durante una grave crisis climática en la que muchas fuentes de agua se secaron, especialmente en verano.

Dicha crisis climática, conocida como Younger Dryas, habría estado precedida por unas condiciones húmedas y cálidas muy exuberantes que permitieron que las poblaciones se expandieran. Pero cuando dichas condiciones climáticas empeoraron temporalmente durante el Younger Dryas, los pozos de agua se secaron, la vegetación se marchitó y los animales o murieron o se trasladaron a la única fuente importante de agua que estaba disponible durante todo el año: el Nilo.

Todos los grupos étnicos de la zona se vieron obligados a hacer lo mismo y emigraron a las orillas (especialmente la orilla oriental) del gran río. Al competir por los escasos recursos, los grupos humanos se habrían enfrentado inevitablemente, y la investigación actual está demostrando la aparente magnitud de este sustancial y antiguo conflicto humano. [–>]

Leyendo rápido, no te das cuenta. Hay que mirar con atención:

– Dicha crisis climática, conocida como Younger Dryas, habría estado precedida por unas condiciones húmedas y cálidas muy exuberantes que permitieron que las poblaciones se expandieran.

¡Ajá! Precedida por unas condiciones excelentes, que en vez de producir matanzas espectaculares, permitieron que las poblaciones se expandieran — sin necesidad de guerras de exterminio. Así que si un cambio climático (enfriamiento) produjo un deterioro, ¿la situación anterior de clima generoso y feliz no sería también producida por un cambio climático?

Tachán …

cambio-climatico-malo-malo

¡En efecto! Se ve cómo las matanzas vinieron precedidas por un cambio climático. Enfriamiento, concretamente. Pero se ve que también la situación muy buena anterior venía precedida de su correspondiente cambio climático. En este caso, calentamiento.

Repetición para alarmistas del clima:

Enfriamiento ⇒ malo

Calentamiento ⇒ bueno

Eso es lo que quería decir el gráfico ahora sí explicado.

cambio-climatico-malo-bueno

Un cambio climático puede perfectamente ser estupendo. Incluso si es calentamiento global (los que ves ahí lo fueron). Especialmente si es calentamiento global.

El gráfico representa la temperatura en el centro de Groenlandia (encima del tocho de hielo). Con dos técnicas distintas la parte azul (Alley) y la pare roja (Kobashi). Pero ambas son en grados centígrados, y en la misma zona, y se pueden comparar razonablemente. La última subidita de la parte de la derecha es lo que llamamos, muy pomposamente, el Calentamiento Global Acojonante. Pero lo que se ve es que, acojonante, acojonante, sería embarcarse en una broma como la de la flecha azulina que va hacia abajo. Donde pone: cambio climático malo. Y nadie sabe cuándo puede pasar eso. Se sabe que pasa, pero no se puede predecir.

Nota. Puede haber quien haya oído con frecuencia referirse a nuestro calentamiento global, que en ese gráfico se ve tan sifilítico, como “abrupto”. Pongamos perspectiva. Lo que llaman Calentamiento Global Acojonante está ocurriendo -lo que se ha visto- a una tasa como de 0,5ºC – 0,75ºC por siglo. El Dryas Reciente tenía tasas de cambio de temperatura del orden de varios grados en una década. O sea, unas cien veces más abrupto. ¿Puede ser “abrupto” algo cien veces menor que lo abrupto de verdad? Eso sólo ocurre en la religión. El pecado no se mide, y sólo es “pecado”.

En resumen. Hoy hemos aprendido que hay cambios climáticos cojonudos — y normalmente son calentamientos. Para proponer que todo cambio climático es malo, hoy,  hay que asumir que el clima de hoy sea exactamente el óptimo. El inmejorable. O sea, Dios. Y también hemos aprendido que abrupto no siempre quiere decir abrupto. Todo depende del cenizo que lo use.

 

« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 750 seguidores