algoreros


Orel

El hecho de que soy un buen padre nadie lo pone en duda en mi casa y en ello no influye el que viva solo, es algo tan de Perogrullo que no vale la pena discutirlo.

Establecida la premisa anterior, paso al asunto de que trata este tema, cómo ayudar a mi hija a buscarse las habichuelas. Ella está a solo unas pocas semanas de terminar su doctorado en Economía y dada su trayectoria, es buena en investigación en ese campo, y no porque sea muy lista, algo heredado, no de mí sino de su abuela paterna, pues bien, va a terminar su doctorado y se encontrará sin oficio ni beneficio.

Esa probable cruda realidad es lo que me ha llevado a sugerirle una nueva línea de investigación, que seguro no es novedosa, pero en la que se admiten cuantos más científicos stajanovistas mejor, la cosa del calentamiento global y más en concreto la determinación de los males malísimos que está originando en el concierto planetario.

Por ejemplo, está muy estudiada la influencia del cambio climático con calentamiento global en el tamaño de las bragas de las mujeres, pero hablo de este ejemplo como ejemplo que resulta ejemplarizante en el objetivo que le planteo a mi hija.

Se me han ocurrido unas cuantas líneas de investigación, a saber:

1.- Esta es histórica y aunque no tengo ni repajolera idea de economía, se trataría de analizar la influencia del cambio climático con calentamiento imperial y sus ciclos en las fluctuaciones de la divisa imperial romana y en las tasas de crecimiento de las distintas provincias romanas. Los datos dendrocronológicos los tiene accesibles a través del Dr. Mann.

2.- Correlacionar los resultados de los modelos climáticos computarizados con los futuros vaivenes económicos sectorizando el análisis podría predecir desde la evolución de las bolsas al mercado de futuros de Chicago y al consumo de cerveza.

3.- Correlacionar el pasado del mercado del sexo con la evolución climática desde tiempos de la Roma republicana y predecir el futuro del mercado del sexo en base a las predicciones que el IPPC ha dado el nihil obstat.

4.- Demostrar científicamente la influencia del calentamiento global sobre los vaivenes de la política mundial, incluyendo la caída del muro de Berlín, la desaparición de la Unión Soviética la desaparición y surgimiento de partidos (Podemos incluído) y con un par predecir la caída del imperio yanqui cuando la concentración de CO2 alcance el triple de la actual,  yo estoy seguro de esto.

5.- Es un hecho avalado por el 97,6% de la ciencia que el calentamiento global ha llevado a la extinción de miles de especies animales y vegetales. Mi hija podría estudiar la influencia de dicho factor climático en la desaparición de marcas de consumo habitual en tiendas, supermercados y grandes superficies y demostrar la correlación entre concentración de CO2 en la atmosfera y el creciente predominio de las marcas blancas en los lineales.

Evidentemente, y dada la riqueza de datos de los que dispone con los modelos climáticos, podría estudiar el impacto del calentamiento que predicen sobre todo eso prestando especial atención a Coca Cola y su extinción sin no detenemos el calentamiento.

6.- Estudiar la influencia pasada y futura de esta cosa climática sobre el tamaño de las bolsas de pipas, presiento que hay una relación directa
.
7.- La relación entre la cosa climática y el tamaño de la pechuga de los pollos, algo sobre lo que hasta yo podría afirmar que a finales de siglo, con la subida predicha de 4,6ºC la pechuga de pollo alcanzará un peso de 3,4 Kg de media.

8.- Esto sería seguro digno de subvención por los cuatro costados, la influencia del calentamiento global sobre el ateísmo creciente, por lo que nada mejor que para luchar contra él evitar el calentamiento.

Hay muchas más posibilidades, y espero de vosotros que me sugiráis algunas ya que seguro que se os ocurre algo, todo sea por las habichuelas de mi hija, pero sé que estaréis conmigo en que si mi hija propone una investigación de este tipo recibirá fondos a punta pala y es de lo que se trata.

Orel, alias Antonio Javier Vicente Gil

Un saludo

Es sabido que los alarmistas del clima han tenido que aceptar al final que la “temperatura global” lleva entre 15 y 20 años sin subir. O sin subir apreciablemente (de forma estadísticamente significativa), que aquí hay que ponerse muy fino. Y a esta fase le llaman La Pausa, porque creen que conocen el futuro del clima.

La Pausa hace que el calentamiento acumulado desde que empezó el calentamiento global sea mucho menor de lo previsto.  Pero acumulado en el aire, si estamos hablando del aire. Así que quedaban dos posibilidades. O bien el CO2 calienta el sistema climático mucho menos de lo que pensaban, o bien el calor que no está en el aire -donde se produce-; se ha ido a otra parte.

Los carbono-maníacos habían decidido que se estaba escondiendo en el fondo del mar, matarilerileró. Por debajo de los 2.000 metros de profundidad, porque por encima de esa cota se mide bastante decentemente lo que está pasando, desde 2005, y ahí no hay calentamiento bastante para justificar el poco calor acumulado que se mide en el aire. Esa cota de profundidad representa como la mitad del volumen de los océanos. Y es una teoría muy cómoda, porque es decir que el calor se ha ido justo a donde no lo pueden medir.

La NASA está buscando ese “calor perdido” en el fondo del mar y, sorpresa:

No hay calentamiento en el fondo del mar desde 2005, que es desde cuando pueden aplicar el método que se les ha ocurrido. La idea es usar la subida del nivel del mar. Suponen que saben cuánto sube el nivel del maro por el deshielo de los glaciares, cuánto por la expansión del agua debida al calentamiento  que se mide por encima de 2000 metros. Lo que falta sería por el calentamiento de la parte profunda del mar. Y lo que han encontrado es que no falta nada. De lo que se deduce que la mitad inferior del mar no se está calentando, porque si lo hiciera el nivel del mar tendría que subir más rápido. Así que el calor escondido no se ha escondido en el fondo del mar.

¿Dónde estará? Los escépticos de la teoría del IPCC -que los cafres llaman “negacionistas”- dicen que no está en el sistema climático, porque es un calor calor que nunca ha llegado. Y por eso no se encuentra. Para que tengan razón basta con que las “retroalimentaciones” fuertes que los alarmistas imaginan al pequeño efecto del CO2,sean, eso, imaginarias. Nadie las ha medido tampoco. Así que les llaman “negacionistas” por poner en duda dos cosas puramente especulativas que nadie ha medido. El “calor perdido”, y esas retroalimentaciones, de momento igualmente perdidas.

Los alarmistas dirán que esas mediciones en los océanos, tanto la temperatura hasta 2.000 metros como la subida del nivel del mar, no tienen la resolución suficiente para asegurar nada. Y seguro que tienen razón. El problema es que esa incertidumbre solo la ven con los datos que no favorecen su teoría. Pero cuaquier dato cogido con pinzas y con olor a podrido que les favorezca, lo toman como palabra de Dios.

Y así se cuenta el cuento del calentamieto global.

Judith Curry tiene una entrada interesante sobre esto:

Y una nota importante sobre la cuestión del calor imaginario escondido en el fondo del mar. No es algo que nos importe demasiado:

Bonus extra (sólo para enganchados):

Así se cuenta el cuento de calentamiento global, y además negándose en rotundo a debatir. Por ejemplo el amigo @aberron, Antonio Rodríguez Ron. Conocido “divulgador” de ciencia y destacado miembro de esa industria. Ayer mismo:

 

Situar a los escépticos del alarmismo al nivel de los antivacunas es una jugada bastante sucia cc

 

Lubos Motl tiene una entrada en su blog sobre algunas supersticiones de la religión del calentamiento global.

Entre ellas hay una superstición que me gustaría señalar. Por dos motivos. Es muy repetida, y es muy fácil de entender. La de que no hay tanto calentamiento como dicen los modelos (la teoría), porque el calor se ha escondido en el mar. Pero que eso no es un consuelo, porque ese calor volverá para achicharrarnos.

Tiene dos versiones. Una dice que el calor volverá súbitamente. Digamos que es una versión como de períodicos. Y la otra dice que ese calentamiento que retorna del mar lo hará  durante siglos y siglos. Y estaremos jodidos durante siglos y siglos. La versión del científico caradura, que sugiere que “calor = malo”, sin ninguna necesidad de medir la temperatura que representa. Lo que nunca recuerdan es que las dos versiones son incompatibles. O el calor sale del mar de repente, o sale durante siglos y siglos. Si sale del mar de repente, podría salir mucho calor. Pero si el mismo calor sale durante siglos y siglos, entonces saldrá tan poco cada vez que nadie lo podría notar. Es de lógica de Perogrullo, y no creo que nadie pueda discutirlo.

Démosle una vuelta. Si el calor se esconde en el mar, no lo hace en forma de una bola de mucho calor escondida debajo de una roca, a la espera de salir. El calor, en al agua, tiende a repartirse. Bueno, en el agua, y en cualquier sitio. Como recuerda Motl:

La segunda ley de la termodinámica permite que el calor se diluya; pero no permite que el calor que se ha diluido, se concentre espontáneamente de nuevo.

Y la diferencia entre la capacidad de guardar calor de los océanos y del aire es tan grande que, en números de Motl, si el calor correspondiente a 1ºC de temperatura del aire hubiera decidido esconderse en el mar, ese calor calentaría la masa de agua en 0,01ºC.

Para hacerse una idea: Al calentamiento que se debería de haber producido en la época que llamamos de “calentamiento global” (unos 35 años) le falta, de lo que miden los satélites, como la mitad. Ese calentamiento ha sido a 0,13ºC / década, y entonces falta como la misma cantidad. Como son 35 años (tres décadas y media), eso representa -tirando por lo alto con alegría- como medio grado. Y en un siglo sería grado y medio. Que, con esos números de Motl, subirían la temperatura del agua del mar en 0,015ºC.

Y es cierto que ese aumento de temperatura puede pasarse “calentándonos” durante siglos y siglos. Pero calentándonos 0,015ºC al principio, y de ahí cada vez un poquito menos cada siglo, hasta que desaparezca ese calor.

¿Que queremos imaginar dos siglos de “calentamiento global” escondido en el mar, aunque no haya petróleo para tanto? Podemos imaginarlos perfectamente. Serían 0,03ºC de calentamiento del mar. Que calentarían el aire durante siglos y siglos, empezando desde 0,03ºC, y bajando muy poquito de siglo en siglo. ¡¡¡Tres centésimas de grado!!!

Eso es lo que da de sí el problema del calor escondido en el mar. Pero cuentan con que los periodistas nunca les van a preguntar: Sí, me está hablanto de chorrecientos jetajulios, pero, ¿cuánta temperatura sería eso? Porque cualquier efecto que pueda causar el calor del agua sobre cualquier cosa, lo hace a través de su temperatura. Si el agua es muy grande, como los océanos, hará el efecto que haga esa temperatura, durante mucho tiempo. Pero si la temperatura es inapreciable, el efecto es inapreciable.

Llego tarde a esta. Había leído a nuestra biólogo corresponsal del Ártico, Susan Crockford, sobre no sé qué majadería que dicen a cuenta de unas morsas en el Ártico. Pero es que no se puede estar a cada majadería, y de esta había pasado. Pero luego resulta que parece estar dando un bombazo en las teles.

35000-morsas-falta-de-hielo

¡Joé! No hace falta saber gran cosa para saber que las morsas no se pueden “quedar varadas”. En eso son como los perros -o lo humanos-. A veces nadan, a veces salen del agua. Pero no  se “quedan varados”.

Vale, ¿cual es el problema?

Que las 35.000 morsas se han reunido en el norte de Alaska porque el calentamiento global ha reducido el hielo. ¿Y cómo sabemos que no es una especie de “congreso de morsas”, y completamente natural?

Si los periodistas usaran Wikipedia antes de redactar, les meterían menos goles, y nosotros tal vez leeríamos algún periódico de vez en cuando.

Migration

The rest of the year (late summer and fall), walruses tend to form massive aggregations of tens of thousands of individuals on rocky beaches or outcrops. The migration between the ice and the beach can be long-distance and dramatic. In late spring and summer, for example, several hundred thousand Pacific walruses migrate from the Bering Sea into the Chukchi Sea through the relatively narrow Bering Strait.

http://en.wikipedia.org/wiki/Walrus#Migration

¡Coño! Resulta que los congresos de morsas es una tendencia natural suya, que lo hacen siempre en esta época, y lo hacen justo donde lo han hecho esta vez. ¿Será que esta vez el número es algo “sin precedentes”, y que de ahí viene la tontería de varadas?

Para eso necesitamos a la especialista de la biología del Ártico:

Y vemos que por ejemplo Fay y Kelly (1980) describen exactamente lo mismo, ocurrido en 1972, y 1978, cuando no había ni poco hielo, ni calentamientoo global. En 2014 hablan de 35000, y de eso mismo hablaban Fay y Kelly.

35000-morsas-articoNo tengo más tiempo hoy para majaderías. El que quiera enterarse de algo, y quiera superar el nivel Wikipedia que los periodistas no tienen, que lea a Crockford.

Por cierto. Como es de esperar, estos eventos son una fiesta gastronómica para los osos polares. Pero los periodistas tampoco parecen capaces de pensar eso.

Añadido posterior, como curiosidad.

35000-morsas-artico-pm

Añadido 2:

Ahora los periódicos no les preguntan a los científicos, sino que el CSIC da las noticias científicas de … ¡¡¡El Mundo!!! Lo ha descubierto @Sefuelix.

el-csic-y-las-35000-morsas-de-alaska-el-mundo

Si sólo lees los períodicos o ves la tele, es imposible que te enteres de que en el último informe del IPCC había apuntada una sustancial rebaja en el efecto que el CO2 causa en el clima. Porque lo ocultan discretamente entre las frases rimbombantes que saben que van a recoger los periodistas. ¡Nuestra seguridad ha aumentado del 90 al 95%! ¿La seguridad de qué? ¿La seguridad de que el efecto del CO2 es menor de lo que pensábais antes?

En ese último informe del IPCC no dieron un cálculo del calentamiento “más probable” por el CO2. Se limitaron a un rango más probable. De 1,5ºC a 4,5ºC por doblar la cantidad de CO2. Más o menos a final de siglo (algo antes). Y luego ya no mucho más — porque tampoco piensan que hay tanto petróleo, las renovables serán por fin eficientes, saldrán otras cosas, etc. Ese rango, por supuesto, es ridículamente amplio. Y encima es el mismo desde hace más de 30 años, a pesar de haber muchos más datos. Normalmente, señal inequívoca de un problema de planteamiento.

Según el mismo informe de IPCC, no han dado esta vez una cifra “mas probable” para el calentamiento que se puede esperar del CO2, porque las distintas “lineas de evidencia” daban resultados incompatibles. Esas líneas de evidencia son básicamente dos. Los modelos climáticos y las observaciones — desde 1850. Los modelos ya sabemos que van de culo, marcando demasiado calentamiento. Pero se niegan a aceptar tal idea.

Bien, pues se acaba de publicar hoy el primer estudio sobre el problema de cuánto calentamiento producen las emisiones de CO2, después de ese último informe del IPCC. Usando exclusivamente los datos del IPCC — y dándolos por buenos, sin más. Esto es, los forzamientos externos del IPCC (CO2, aerosoles), los márgenes de incertidumbre del IPCC, el calor que absorben los océanos según el IPCC, y los datos de temperatura del IPCC. Han mejorado estudios anteriores. Incluso han intentado -en lo posible- tener en cuenta las nuevas ideas sobre el efecto del Atlántico en las temperaturas. Eligiendo períodos de comparación que anularan esos ciclos. Y de paso, que no estuvieran perturbados por los volcanes. En fin, algo muy muy cuidadoso, y sin duda lo mejor que hay de momento.

Uno de los revisores aplaudió “el muy completo análisis que se ha llevado a cabo, y el intento de contar con claridad y cuidado con las incertidumbres”. Y el otro señaló que el estudio supone “la actualización más avanzada del cálculo del balance energético, incluyendo un tratamiento comprensivo de los datos y conclusiones del último informe del IPCC”. O sea, ni media broma.

Pero como han evitado en los posible los modelos climáticos, y se han basado en los datos de la realidad hasta donde se puede, su margen de incertidumbre es mucho menor que el del IPCC. A pesar de todo el cuidado que han tenido en contar con todas las incertidumbres. En números:

  • Estudio …………..     … Calentamiento más probable ……… rango
  • Lewis y Curry: ………………………………………. 1,65ºC ……… 1,25ºC – 2,45ºC
  • IPCC (modelos): ……………………………………. 3,20ºC …….. 2,00ºC – 4,50ºC
  • IPCC (modelos y realidad) ……………………… NS/NC …….. 1,50ºC – 4,50ºC

El estudio, que en contra de la costumbre de la gente del clima incluye todos los datos y la programación necesarios para reproducirlo:

El asunto y las discusiones se pueden seguir en:

En realidad es lo que tratamos de decir hace mucho tiempo. Dejémonos de que si el mes tal tiene el récord tal de temperatura. Olvidemos las cien mil excusas para La Pausa. El calor “escondido en el mar” ya lo contempla el IPCC. Nada de eso importa. Lo que importa es que el calentamiento real es del orden de la mitad de las predicciones de los modelos climáticos. Y de ese calentamiento, ni siquiera se puede saber bien qué parte es “natural”.

Planteo los números de Lewis y Curry en un gráfico que hemos estado usando estos días para distinguir a “creyentes” de “herejes” (“negacionistas”, dicen).  Pero contando con que cuanto más dure La Pausa, más bajará el cálculo de Lewis y Curry. El punto “Lewis & Curry” sitúa la temperatura según estos cálculos -repito, con datos y esquemas IPCC- si las emisiones son las del escenario más alto de emisiones del IPCC. Considerando doblar la cantidad de CO2 entre 1.900 (280 ppm)  y 2.060 (560 ppm). Y los ecologistas dicen que no hay petróleo para conseguir eso.

Lewis-y-Curry-en perspectiva-ipcc

También podemos representar esos rangos visualmente. Nos puede dar una idea de por qué el IPCC no ha mejorado la incertidumbre en más de 30 años. ¿Puede ser la única estrategia para provocar miedo?

futuro-calentamiento-global-modelos-realidad

Añadido (26/09):

Recopilación de Pat Michaels de los estudios con baja sensibilidad climática desde 2010. Son 14 “papers” con 20 resultados. Baja quiere decir menor que la del IPCC. De los 20, 14 la tienen menor o igual a 2ºC. Clic para fuente.

estudios-baja-sensibilidad-clima

- ¿Creo que deberían de estar en la cárcel? Yo creo que deberían de estar en la cárcel con todos los demás criminales de guerra.

- ¿Y de los políticos que venden …?

- Yo creo que están traicionando la confianza pública. Yo creo que esos tíos que están siguiendo a los hermanos Koch, en contra de todas las evidencias, y diciendo que el calentamiento global no existe, yo creo que se les debería de poder castigar también. Yo no creo que haya una ley con las que se les podría castigar a esos políticos, pero creo que a los hermanos Koch se les debería de poder meter en la cárcel. Es una ofensa criminal y deberían de pasar un tiempo en la cárcel por ello.

La sintaxis de JFK junior no destaca por su claridad. ¿Resaca? Y no entiendo muy bien la diferencia entre los hermanos Koch y vuestro humilde corresponsal. Dinero aparte. Es más, no conozco ni una sola línea escrita “negacionista” (hereje, vaya) de los famosos hermanos. Tal vez hayan escrito algo, pero si lo han hecho, eso no está en el debate público, ni lo usa ni cita nadie. Así que reclamo mi derecho de cárcel, que no es más que el derecho a expiar mis pecados de herejía criminal.

¿Por cierto, cuál es la diferencia entre creyentes y herejes? Pues más o menos consiste en lo que piensan del futuro a partir del llamado “calentamiento global” (hacia 1980).

cambio-climatico-calentamiento-global-creyentes-y-herejes

Y ya sin más, el gran JFK moderno:

Alarmismo climático para los hijos de V.

Viejecita debe de tener unos hijos muy tercos, que nadie comprende a quién han salido. ;)

Pues a mí lo que me desespera, es que por más artículos de Lomborg , más conferencias de científicos ” no del 97 % alarmista “, y más vídeos que les mande, mis hijos siguen considerando que soy conspiranoica, y que los Krugman y los Gore, están diciendo las verdades, y nosotros nos hemos cerrado en banda y no nos queremos enterar…

Supongo que se acabarán cayendo del guindo, pero yo para entonces estaré “criando malvas ” y no podré triunfar con el “te lo dije, te lo dije “.
Eso de criar hijos independientes de una, es lo que tiene…

Y ahora deben de encontrarse muy en su salsa, porque estamos en pleno calentamiento de ambiente para  el rotundo fracaso de la próxima Cumbre del Clima, en Nueva York. Donde quiera que vivan, supongo que habrán participado en el muy revolucionario acto climático de su ciudad. Algo como esto:

peoplesclimate-gore-blasio-goodall-kimoon

Veamos lo que deben de estar recibiendo. Como todos los periódicos son muy iguales en este tema, elijo uno al azar. El Mundo, muy en su línea de no dar pistas sobre si están largando un drama, o una payasada, lo plantea así:

segun-el-mundo-estamos-perdidos

Lo dice con una ingenuidad asombrosamente enternecedora. Según tres estudios publicados a pocos días de la Cumbre sobre el Clima de la ONU. Y al parecer, no espera que sus -aparentemente subnormales- lectores conecten los puntos. Cumbre del Clima ⇒ estudios “casualmente” en la fecha ⇒ calentando el ambiente. Tampoco dice el nombre de los “estudios”. No vayamos a tratar de enterarnos de lo que dicen de verdad, o si son una payasada. Pero rastreando un poco se puede acabar dando con el origen de la idea, a pesar de El Mundo. Por ejemplo en el New Scientist. ¡¡¡Estamos en el camino del peor caso posible!!! Como siempre, clic para fuente.

on-track-worst-case-warming-scenario

Figura 1

Hay que explicar el gráfico. Es fácil. La última generación de modelos del IPCC es de 2005. Quiere decir que usan datos hasta 2005. Se tienen que poner de acuerdo en cuándo “cerrar” los datos, porque como hay muchos modelos, es mejor que modelen lo mismo y poder comparar peras con peras. Y con esos modelos de última generación hicieron una serie de predicciones, dependiendo de la cantidad y evolución de la emisiones que haya en el futuro. Tantas emisiones, tanto calentamiento. Le llaman “escenarios”, o “caminos”; y en unos hay más emisiones, en otros el petróleo se acaba antes, o se toman decisiones políticas, etc. La líneas de colorines de arriba son los principales de esos “caminos”. Y el mensaje que están lanzando es que -¡horror!- vamos por el peor de los caminos. Se ve que la línea negra (emisiones reales) va por el camino de mayores emisiones. Y a la derecha se ve el calentamiento que puedes esperar a fin de siglo. Y en realidad luego ya no se calienta mucho más, porque se han gastado casi todo el petróleo haciendo eso. Y el caso es que los ecologistas dicen que la línea superior (la roja) es imposible de seguir mucho tiempo, porque no hay petróleo para tanto. Pero bueno, no vamos a pretender que los ecolos sean consecuentes en sus dispares teorías, ¿no?

Este es el mismo, menos esquemático. Con muchas “realizaciones” de los distintos “escenarios”.

calentamiento-camino-del-peor-escenario

Figura 2

¿Y cuál es el problema? Pues que todo eso es fantasía. O si quieres, teoría. No solo no contrastada, sin que en la pequeña medida en que sí está contrastada, la realidad la refuta. Elijo un gráfico de Ed Hawkins, para que sea uno realizado por un alarmista del consenso y la caraba. Recogido de la página de Roger Pielke Jr. Clic para fuente.

camino-de-4-6-grados-calentamiento

Figura 3

El espacio blanco vertical (2005) separa los datos reales (conocidos) usados en los modelos, del “modo predicción”.

Pero ahora vamos a juntar las dos cosas. Ese camino que llevamos, ¡el peor de los posibles! desde el punto de vista del CO2, con el camino que llevan las temparaturas. Cosa de saber si la realidad le hace caso a la fantasía, o no tanto. El gráfico es del último informe del IPCC (AR5, septiembre 2013), al que solo le he añadido el punto para 2014 del camino que llevan las emisiones, marcando la disparidad. Esta vez, el comienzo del “modo predicción” en 2005 lo marca la línea vertical de puntos.

peor-camino-posible-y-puta-realidad

Figura 4

O sea, sí, acojonante; llevamos el “peor camino posible”. Lo malo es que la temperatura no le hace repajolero caso al peor camino posible. Y esa disparidad enorme se ha producido en un “modo predicción” de sólo nueve años.

Hay otra forma de ver lo que están diciendo. Lo que tiene que hacer la temperatura, comparado con lo que ha hecho hasta ahora, para seguir ese “peor camino posible”. Y con números.

cambio-climatico-el-peor-escenario-posible

Figura 5

 

Los números significan las regresiones lineales entre distintas fechas.

  • 1850 – 2014: 0,47ºC / siglo
  • 1980 – 2014: 1,5ºC / siglo (en la fase ascendente del ciclo)
  • 2015 – 2100: 4,5ºC / siglo (el camino que dicen que llevamos)

Significado: Pretenden que la tierra se caliente de aquí a fin de siglo a una velocidad media ¡¡¡tres veces superior!!! a lo que lo ha hecho los últimos 35 años, desde que con los satélites se pueden contrastar un poco las mediciones de temperatura. Y esos 35 años son en su mayor parte la fase ascenendente del ciclo natural. Si “La Pausa” dura otros 15 años, como tantos climatólogos están planteando ya, va a ser una risa el “peor camino posible” de marras. Más risa todavía de lo que se ve en la figura 5, quiero decir.

Me encantaría saber la opinión de algún hijo de Viejecita. Los tercos.

 

« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 555 seguidores