algoreros


jevrejeva-et-al-2014

Global and Planetary Change

Trends and acceleration in global and regional sea levels since 1807

S. Jevrejeva, J.C. Moore, A. Grinsteda, A.P. Matthews, G. Spada

 

 

Svetlana Jevrejeva es una figura curiosa en el mundillo del cambio climático. Alarmista de palabra hasta decir basta … y sin embargo definitivamente respetable como científica. Quiero decir que nadie le ha sacado ninguna guarrería en los trabajos  / datos que presenta. Al contrario, gozan de mucho crédito. Y ha hecho muchos. Con las palabras es otra cosa. Por ejemplo, te puede mencionar una aceleración -con palabras que entenderá cualquier periodista-, justo después de decirte que esa “aceleración” no tiene el menor significado porque depende enteramente del trozo que hayas elegido para mirarlo. Pero esto último no lo dice con palabras como para periodistas de los de medio ambiente.

No es broma:

Para que los periodistas lo entiendan:

We calculate an acceleration of 0.02 ± 0.01 mm·yr−2 in global sea level (1807–2009).

Y para que los periodistas no entiendan que lo anterior es irrelevante:

Fig. 15 reveals that during the past 203 years there are several time periods with positive and negative sea level accelerations, suggesting that a wide spectrum (from 10 to 100 years) of variability influences estimates of sea level acceleration, and this leads to uncertainty in the quadratic fitting of the GSL depending on the time period selected.

Parece lista, Svetlana. Luego comentamos eso con dibujitos. Pero para que quede clara la idea, la aceleración medida por Jevrejeva entre 1880 y 2009 es veinte veces menor que la citada entre 1807 – 2009. Y medida por mi (es solo aproximado), entre 1900 y 2009, sale una aceleración negativa. Desde 1930, muy negativa.

El mensaje fácil. Este era un estudio muy esperado, actualización del suyo de 2006 — y usando más estaciones. Y parece cerrar un debate que había sobre la diferencia entre las estaciones que miden las mareas en la costa, y lo que miden los satélites desde 1993. En el trazo grueso de los 20 años de los satélites dan el mismo resultado.

La medición de la subida del nivel del mar tiene mucho morbo. Aparte de que nos guste la mar. Porque a falta de calentamiento les queda la alarma de que nos vamos a ahogar; porque es muy difícil de medir (los datos son un lío de cuidado); y porque -de ser una medición de confianza- sería la medición perfecta para hacerse una idea de si el “calentamiento global ” es un problemón, o una coña marinera. Al nivel del mar le afecta tanto el calentamiento mismo del mar (donde dicen que se esconde el calentamiento que no medimos en el aire), como el deshielo de los glaciares. O sea, que le afecta el calor de todas partes. Es perfecto para mirar si se nota ese “calentamiento antropogénico”.

¿Desde cuándo se debería de notar? No es fácil encontrar un gráfico que lo represente con claridad, pero sí he encontrado uno en la web del payaso de John Cook (el del 97% del consenso). Lo sacan de Wigley y Santer 2013, A probabilistic quantification of the anthropogenic component of twentieth century global warming. Solo le he cambiado el color y el grueso a la línea (rosa) que representa el efecto antropogénico en el clima, según teoría calentóloga.

forzamiento-antropogenico-climaLa idea es clara. Hacia 1970 ocurre algo tremendo, un calentamiento espcectacular por nuestra culpa, que se debe de notar en el clima. Si se mira en el nivel del mar, se debería notar un subidón. Pero como ya venía subiendo desde mucho antes, y el efecto aumenta con el tiempo,  se debería notar un acelerón a partir de 1970 aproximadamente. ¿Se nota en los datos de Jevrejeva? ¿Tiene algo que ver con la aceleración que menciona para los periodistas de medio ambiente y los políticos, o esa aceleración mencionada es completamente irrelevante, como expone con perfecta claridad para la gente que tiene cuidado al leer?

Eso es lo que vamos a ver.

En el gráfico general del estudio se ve muy claro que después de hacia 1860 la subida del nivel del mar tiene variabilidad, fases de aceleración y de deceleración. Parecen intuirse los ciclos climáticos en los alrededores de 60 años que se ven en otras partes del sistema. Pero si no es una línea recta con vaivenes, cuando cambia la tendencia descendente acusada, se le parece un montón.

jevrejeva

Los autores proporcionan sus gráficos, pero no los datos en número. Se puede hacer algo digitalizando el gráfico, y sacando los números de ahí. Bastante trabajo en este caso. Un comentarista de WUWT -AJ- nos lo ha ahorrado [-->].  Pero contrastando las cifras que da Jevrejeva con las que salen de la digitalización, se ve que esta es muy útil.

Jevrejeva mide la aceleración con un “quadratic-fit” (una polinómica de segundo grado en Excel).

jevrejeva-desde-1880

A destacar. El 0,001 sale 0,0009. Casi lo mismo. No hay ojo-lince que pueda decir que eso no es una línea recta (sin aceleración). Normal, 0,001 es casi cero, y seguro que muy inferior que el margen de error. No da el margen para esta medida concreta, pero comparando con otras se puede deducir.

Se destaca en el gráfico, con la línea vertical, el año 1970. Ese momento especial donde los humanos empezamos a pervertir el sistema climático a modo. ¿Alguien podría señalar alguna diferencia entre antes y después en el gráfico?

Puede tener interés el resultado desde 1900. Para ver que esa “aceleración” imposible de distinguir de cero (de no-aceleración) depende enteramente de momento en que se empiece a medir.

jevrejeva-desde-1900

Una “desaceleración” igualmente imposible de distinguir de cero, pero en todo caso mayor que la “aceleración” que había midiendo desde 1880.

Hay otra fecha interesante desde la que se puede ver. 1930. Porque como llevamos cumplidos 40 años desde el tremendo efecto del hombre en el nivel del mar, puede ser curioso mirar los 40 años anteriores y los 40 posteriores juntos. Y eso es mirar desde 1930. Además, coincide que es la fecha en la que ya hay un número de estaciones de mareas suficiente por el mundo, en vez de estar concentradas en Europa y USA. Es algo más realmente global.

jevrejeva-desde-1930

Ahora la curva sí es una curva, en lugar de una recta. Pero una curva de franca desaceleración, no en aceleración. ¿Quiere eso decir que el “calentamiento global” está haciendo descender el nivel del mar? Seguro que tampoco. Seguro que se trata, una vez más, del efecto de los ciclos (naturales) entre el punto inicial y final. Pero lo que sí es seguro es que con los datos de Jevrejeva no se ve el efecto del CO2 en el clima. Ni ningún “efecto antropogénico”.

Sobre la correspondencia entre lo que miden desde estaciones de mareas y desde satélites, con estos datos en la mano, es cierto.

jevrejeva-desde-1930-y-1993

3,1 mm/año es muy compatible con lo que dan los satélites (3,2) [-->]. Lo que no es tan compatible es que los datos de Jevrejeva hablan de un parón en la subida desde 2003 (solo llega hasta 2009). Podría recordar al “parón” en el calentamiento global. Pero lo dudo.  La impresión es que los satélites han empezado a medir en un momento muy bueno para producir miedo. Y que ese momento tal vez se haya acabado. Mala suerte. Igual hay que “descubrir” alguna corrección nueva.

Son de especial interés los comentarios de “Greg” en el hilo correspondiente de WUWT

Añadido. Sobre el payaso de Cook y el 97%,  y el lío en el que se han metido, ver Rud Istvan en Jo Nova:

 

Son dos entradas en una (1200 palabras). La propuesta de Marod, que yo llamo “Ciencia Democrática”, y la crítica de la misma.


 

Marod

Ciencia Democrática

Yo sí veo una diferencia cualitativa en el origen de la financiación de la investigación científica.

Bueno, yo y cualquiera, que voy a soltar una perogrullada. Porque la diferencia es que una es pública y otra es privada. Desarrollemos esta “perogrullada” y veamos las vueltas a las que me refiero.

Desde una perspectiva puramente teórica hay una diferencia fundamental. La financiación pública responde a un interés general exento de presiones por obtener un resultado. Porque el único resultado que pretende es adquirir un conocimiento que permita un bien común (aplicar políticas correctas, desarrollar tecnología nueva, etc). El Estado (o los Estados) al financiar investigaciones para entender el cambio climático (si es humano o no, y si es peligroso o no) simplemente buscan el conocimiento correcto para poder aplicar las mejores políticas al respecto.

En cambio, la financiación privada no responde a ese interés general, sino a un interés particular (de un corporación, de un lobby, de un think-tank, vamos del que paga). Así las cosas, insisto teóricamente, la entidad privada que financia tal investigación sí busca un resultado que favorezca sus intereses (económicos, de influencia, o acordes a su ideología) y por lo tanto, estará sesgada buscando un resultado a priori. Tenemos multitud de ejemplos: desde las investigaciones dirigidas a minusvalorar los impactos del tabaquismo, o del plomo en la gasolina… hasta las que financian esta cosa del “diseño inteligente” en detrimento de la Evolución Darwiniana.

Claro, esto está muy bien para la teoría, pero debemos reconocer que la aplicación práctica no está exenta de problemas (graves, a juzgar como está el patio). Lamentablemente, la investigación pública también se ve sometida a mucha presión con altas dosis de injerencia. A fin de cuentas, la política también está sometida a las presiones que ejercen un montón de lobbys y asociaciones de diferentes ideologías e intereses. PERO, tiene una ventaja. Las convocatorias son públicas y están sometidas a unos criterios objetivos, dónde no cabe la arbitrariedad en la decisión de a quien se le conceden. Puede haber corruptelas, desde luego, pero son denunciables, enjuiciables y amparables ante los tribunales. Una investigación privada nada tendría que justificar a la hora de motivar un rechazo.

Si bien es cierto que da igual quien pague la investigación sino si las conclusiones científicas obtenidas son correctas (falsables, reproducibles, etc), no es menos cierto que también es importante determinar si lo que investigamos nos interesa o no. Aquí hay otra diferencia importante, a saber:

- Las investigaciones públicas responden al interés social, y las privadas responden al interés de quien las paga (que para eso las paga). Es decir, qué se investiga lo deciden los políticos que representan a esa comunidad (local, autonómica, estatal o supraestatal… cada una en su ámbito). Así que rige un principio democrático. Claro ejemplo el que nos trae Plaza con Australia. En España no parece que ni PSOE ni PP consideren que el cambio climático no sea un problema de primer orden (ahora ya si es porque nos realmente nos preocupa el medioambiente, o porque favorezca plegarse a ese viejo deseo alemán de la independencia energética europea que tan falta de hidrocarburo barato anda), y por tanto el hecho de que paguemos su investigación responde a un mandato popular.

Así por ejemplo, sabemos (o creemos saber) que el PSOE destinará más fondos a la investigación con células madre y embriones que el PP (que mantiene una posición más católica). Porque los fondos se aprueban en partidas presupuestarias que aprueba el parlamento, que como Hacienda, somos todos.
Bueno, cada uno investiga lo que quiere mientras lo pague él y no nos lo haga pagar a los demás. Depende. A lo mejor que Google (como ejemplo que no sé si lo hace o no) pagase una investigación para desarrollar tecnologías que “rebusquen” en nuestros datos privados más y mejor pues no nos interesa mucho, aunque no nos cueste un euro. O investigaciones para mejorar publicidad subliminal (que se han hecho) pues tampoco (y esas al final sí que las pagamos :-) )

El problema raíz, por tanto, hay que buscarlo en la propia sociedad. En el fondo nos importa muy poco a que se destinan nuestros dineros (digo así en general) porque donde realmente los “alarmistas” ganan la batalla es en la política (y no en la ciencia). Y esa – la política – depende de nosotros mismos, de a quien votamos, y porque votamos (o si sabemos lo que votamos)

Perdón por la extensión, a lo mejor no eran dos vueltas y eran cuatro… bueno fin


 

Plazaeme

Ciencia Anteojeras

 

Gracias. Era interesante. No por desconocido, pero nunca lo había vista expresado con tal crudeza, y tan bien resumido.

No he debido de hacer hincapié suficiente en un detalle importante, porque ya lo he repetido muchas veces — y no quería cansar.

Y olvidas que no se ha sugerido eliminar la financiación pública de la ciencia. Se ha sugerido que es muy mala la idea de no escuchar a la financiada por otro procedimiento, o escucharla con sordina.

Si el sistema ciencia funciona bien, (por ejemplo, no está secuestrado por un grupo de interés), el interes del que financia el trabajo es irrelevante de cara a los resultados. Precisamente porque funciona el sistema, y corrige lo que está mal. El interés no tuerce los resultados. Si el sistema funciona, ya digo. Puede torcer las preguntas.

Con las preguntas, el único problema que puede haber es estar haciendo pocas, y saltarte la pregunta clave. Así que el interés que aquí es importante, que no es el de la sociedad, ni el de la democracia, ni su puta madre, sino el interés del conocimiento, es no saltarse las preguntas que importan.Porque sin la pregunta que importa, te quedas sin la respuesta que importa.

-estará sesgada buscando un resultado a priori.

Toda ciencia lo hace. El resultado de la intuición que te lleva a preguntar. La intuición te hace apuntar la linterna hacia una zona del desván. Si encuentras algo, ¡bingo! Así que lo que te interesa son tantas linternas (guiadas necesariamente por “resultados a priori”) que acaben barriendo el desván entero con su luz. Es la única manera de saber lo que hay en ese desván, porque no tenemos una bombilla cenital.

La idea que propones (y los alarmistas), es no mirar lo que se va encontrando en el desván, sino preguntar la cuadra de la linterna que lo encuentra, y quedarse solo con lo que encuentra la cuadra angelical.

Son matemáticas. Estás proponiendo tener menos conocimientos. Menos luz para buscarlos. Encontrar menos cosas en el desván. Y no discuto que eso no sea “muy democrático” (dependiendo de tu idea de democracia), solo sostengo que no es muy inteligente de cara a aumentar el conocimiento.

Esa idea de democracia solo puede reducir el conocimiento de la sociedad que la alberga.

También puede ser interesante mirar cómo podría gestionarse la ciencia pública para que no sea una linterna con una sola dirección. Pero es otro tema, no hay tiempo, y sería una solución teórica. De momento ya tenemos una solución práctica para el problema del conocimiento. Conocemos sus resultados. Básicamente, y en lo que a ti te afecta, todo lo que llamas ciencia. Lo que va desde Galileo hasta la bomba atómica.

Los alarmistas del clima suelen usar como uno de sus grandes “argumentos” la mentira de que los que plantean preguntas inconvenientes lo hacen movidos por un interés bastardo. Dinero, que según ese argumento proporciona “Big Oil”; los hermanos Koch; y otras maldades del universo. No es mal argumento. Si no de lógica, al menos publicitario. Después de todo es prácticamente imposible demostrar que alguien no te paga. Y como en publicidad se puede invertir la carga de la prueba …

pasta

Los críticos del IPCC suelen contrarrestar con dos ideas que, siendo obvias, no son fáciles. Que no es ni remotamente comparable lo que puedan gastar los hermanos Koch con lo que gastan los gobiernos, precisamente por la existencia de una alarma. Vaya, que el dinero, muchísimo, depende de que haya alarma. También es evidente que el interés material (si lo hubiera) de quien plantea preguntas, es irrelevante. En ciencia, y en conocimiento en general, es clave que se hagan todas las preguntas. Solo así puedes estar (más o menos) seguro de que estás mirando todas las esquinas del tablero. Y si hubiera que pagar para que se hagan todas las preguntas, bienvenido sea el dinero. Cuanto más, mejor.  Pero los creyentes poseen “verdades”, y no necesitan mirar nada más que la esquina verdadera. Cualquier astrólogo o creacionista te lo puede explicar.

La novedad, hoy, es una visualización patente que ha ocurrido del dinero alarmista. Espectacular. En Australia la discusión del “calentamiento global” está muy viva. Especialmente en política, muy al contrario que en Europa. El gobierno anterior, socialistas + verdes, hizo gran hincapié en poner impuestos para combatir el calentamiento global. Y la derecha se atrevió a plantear combate. Preguntando qué beneficio se podía esperar de todo ese gasto. Política con mayúsculas, vaya. Política en el sentido no peyorativo del término. Ganó la derecha.

Y el nuevo gobierno está cambiando las cosas. Debe ser que relaciona las promesas electorales con la posterior acción política. Y entre los cambios, está el gasto en la cosa del “calentamiento global”. Si no creemos que haya una alarma, y no creemos que el gasto produzca nada que lo justifique, reducimos el gasto. De cajón.

The funding for all government programs related to climate change is set to shrink at an alarming rate, going from $5.75 billion this year to a scant $500 million in the next four years. [-->]

De 5.750 millones en un año, a 500 millones. La cuenta es muy fácil. La alarma les produce a los investigadores australianos 5.250 millones al año. Sin alarma, no hay pasteles. ¿Qué tal queda eso en el argumento del “interés bastardo”? ¿Cómo funciona la gimnasia de que no hay que escuchar a los “escépticos”, porque tienen un interés monetario, pero sí hay que hacer caso a los alarmistas, porque son puros como los ángeles (y viven del aire)?

A mi no me funciona muy bien. Y sí, ya sé; lo sabíamos. Era evidente. Era inevitable. Pero hay gente un poco cerrada que no puede pensar sin ejemplos. Aquí tienen uno.

pasta

Vía WUWT:

El otro día hablamos del dr. Bengtsson. Sin duda alguna uno de los muy principales [-->]meteorólogos / climatólogos de Europa.

La noticia es que se acaba de unir a la Global Warming Policy Foundation. Un “think tank” nacido en Inglaterra en 2009, cuya idea es proporcionar al público, prensa y gobiernos, una información sobre la discusión del clima con mayor perspectiva que la que emite el IPCC. Tanto sobre la ciencia del clima como sobre la economía de la “lucha contra el calentamiento global”. Y ciertamente la GWPF ha conseguido ocupar un lugar muy destacado, provocando el inevitable odio y ataque de nervios entre el rebaño alarmista. [-->]

El problema es que un cafre salvaje con un ataque de nervios es un fenómeno un poco especial. La idea exactamente opuesta que el vulgo (y la gente sensata, en general) tiene de un científico. Pero nadie mejor que Bengtsson mismo para explicarlo. Traduzco. La carta viene del blog del dr. von Storch [-->], y Bengtsson le ha dado permiso para publicarla. Intervienen Richard Tol, Roger Pielke jr., Hans von Storch, Eduardo Zorita, Pat Michaels, entre otros,

Me han puesto estos días ante tan enorme presión de grupo, de todas partes del mundo, que se hace virtualmente insufrible. Si esto continua, no voy a poder seguir haciendo mi trabajo normal, e incluso tendré que preocuparme por mi salud y seguridad. Así que no veo otra salida que renunciar a seguir en el GWPF. No esperaba esta tremenda presión global desde una comunidad con la que he sido próximo durante toda mi vida productiva. Los colegas me quitan su apoyo, otros renuncian a la coautoría, etc.

No veo límite ni final a lo que puede ocurrir. Esta situación me recuerda a los tiempos de  McCarthy. Jamás hubiera esperado algo similar en una comunidad tan pacífica como la de la meteorología. Aparentemente, ha cambiado en losúltimos años.

En esta circunstancia, no seré capaz de contribuir positivamente al trabajo de la GWPF, y consecuentemente creo que es mejor cambiar mi decisión de unirme a su Junta a la mayor brevedad posible.

¿Cuál sería el proceso mental para imaginar que una “ciencia establecida” necesita llevar a cabo un McCarthismo feroz para que la gente y otros científicos se la crean? ¿Y cuál sería la gimnasia intelectual necesaria para soñar que el que se mueve con los parámetros de un vándalo islámico -y sus “fatwas”- es en realidad un “científico”?

El Climategate demostró que mienten y manipulan (y conspiran) sin el menor rubor. Bengtsson -y tantos otros- demuestran que son bestias salvajes indignas de participar en una sociedad civilizada. El asunto (el cuento) del “cambio climático” puede tener más o menos chicha detrás. Nadie ha demostrado que tenga importancia, si entendemos “demostrado” a la antigua usanza. O sea, a la usanza que produjo la ciencia que va de Galileo a Feynman. A efectos prácticos, la ciencia entera. Pero podría no ser irrelevante; no lo sabemos. Lo que sí sabemos que ha producido es que lo que llaman “científicos”, en los periódicos y en la política, se comportan como perfectos cafres McCarthianos. Que viene a querer decir que hemos perdido el oremus.

Ustedes verán. Les están planteando creer un cuento tan viejo como el mundo. El apocalipsis por culpa del hombre pecador. Sin prueba alguna, y sobre la base de un argumento de autoridad. Pero resulta que esa autoridad es una banda de cabras locas y asilvestradas, a las que nadie en su sano juicio permitiría entrar en un club de gente con educación. Yo no lo veo muy normal, la verdad. Mucha autoridad, y ninguna auctoritas.

cabra-loca

Desde WUWT [-->] y GWPF [-->].

Los resultados del presente estudio indican que la mayor parte (86%) de los 2.018 glaciares estudiados se encuentran en un estado estable, comparado con los resultados de otros estudios para el período anterior a   2.001. Este período del estudio actual (2.00o – 2.011) se corresponde casi con la pausa en el calentamiento global de la última década.

glaciares-himalaya-estables

Hacen la salvedad de que el período podría ser corto, de que sería interesante tener una resolución aun mayor, etc. Lo de siempre. Pero sin embargo es un resultado y un mensaje muy distinto del habitual:

glaciares-himalaya-se-derriten

Mensaje que se corresponde con el del hielo marino.

hielo-marino-global-artico-antartico

Y con el de la temperatura del mar:

temperatura-global-mar-abril-2014

 

Y con el de la temperatura del aire:

 

Dos enlaces. Para quien le interese saber algo sobre qué son y cómo funcionan los modelos climáticos.

La mayor parte de la gente que cree en el cuento del Calentamiento Global Acojonante, no sabe la función de los modelos climáticos en el esquema. Piensan que -como el resto de lo que imaginan “la ciencia”- la teoría trata de la aplicación más o menos inmediata de problemas físicos muy comprobados en el laboratorio. Y que por eso es algo ya probado y resuelto; sin discusión.

Otros, más informados, sí saben de los modelos. Creen que “están basados en leyes conocidas de la física“. Eso es lo que les repiten una y otra vez los científicos y las academias. Y saben que la parte “acojonante” de la teoría viene de que si en los modelos climáticos meten el efecto del CO2, los modelos reproducen el clima conocido (unos 100 – 150 años), y si no, no. Y que esos modelos predicen el achicharramiento del mundo. Luego … saca el talonario, que tenemos un problema muy grave y muy inminente.

Los críticos del IPCC suelen decir que esa idea de que los modelos se basan en leyes conocidas de la física es una broma grotesca. Que a esas leyes les añaden unos “ajustes” sacados de la gorra, y solo con los ajustes ocurre el achicharramiento. Y que, además, es mentira que reproducen bien el clima conocido. Mentira, tanto con, como sin el efecto del CO2.

Para el lego la cuestión es difícil. No puede coger el código de un modelo y ponerse a ver lo que hace. Hay que saber de demasiadas cosas. Aunque sí puede ver los resultados, y juzgar por sí mismo.

En el mar:

temperatura-global-mar-abril-2014

 

Y en el aire:

spencer-modelos-realidad

 

Nótese que en estos gráficos, la parte predictiva (no conocida por los modelistas) solo empieza hacia el año 2.000.

Para ver que van muy mal basta un vistazo. Pero entender que son conceptualmente aberrantes (como herramientas de predicción) es más complicado. Lo que traigo hoy son dos perlas que ayudan mucho en ese aspecto. El más rápido es un vídeo de un modelista y matemático. Chris Essex. Además es muy bueno como conferenciante.

 

Lleva más tiempo digerir esta entrada en WUWT, pero es excelente. Un comentario de Robert Brown elevado a entrada por Watts. Y Brown está tocado con la capacidad de escribir muy bien. Merece la pena leer, además, los comentarios siguientes del propio Brown en la conversación. Y, al menos, los de Roy Spencer y Willis Eschenbach. Dice justamente las mismas cosas que Essex en el vídeo, pero con más detalle y profundidad. Y Brown no conocía el vídeo de Essex – ni a la persona.

Y aunque es un poco repetición, conviene recordar esto. Hay muchos matemáticos entre los más escépticos del cuento del Calentamiento Global Acojonante. Fundamentalmente de tres campos:

  1. Econometras (análisis de series temporales), que dicen que estadísticamente no se ve el CO2 en los datos que hay del clima.
  2. Modelistas computacionales, que dicen que el cuento (de los modelos) no está basado en “leyes físicas” ni de broma. Ni pueden predecir nada.
  3. Estudiosos del caos, que dicen que ni siquiera existe la herramienta matemática teorica para digerir el problema del clima. (Essex también lo apunta en su conferencia).

Las dos perlas de hoy afectan al punto 2. Un buen ejemplo del 3 sería esta entrada, ya clásica, en el blog de Judith Curry:

Y un ejemplo del punto 1, muy reciente, este:

Roy Spencer, que mide la temperatura global con satélites en el equipo UAH, hizo hace unos días una lista de los argumentos escépticos (anti teoría IPCC) que no se sostienen. Una forma de quitarle el barro al campo.

Y, a petición del respetable, añadió los argumentos que cree buenos. Siempre en su línea de gran capacidad de hablar claro, y para todo el mundo.

En realidad pone once.

1) Falta de calentamiento reciente. Si la ciencia del calentamiento global está tan “establecida”, por qué paró el calentamiento global hace más de 15 años (en la mayor parte de los registros), en contra de todas las predicciones del “consenso”.

2) ¿Natural, o de origen humano? Si no sabemos cuánto del calentamiento de plazo largo (digamos 50 años) es natural, cómo podemos saber cuánto es no-natural?

3) Política y creencias del IPCC. ¿Por qué hace falta una organización política (el IPCC) para que nos digan lo que “creen” los científicos? ¿Y desde cuándo las creencias se convierten en pruebas? ¿Y desde cuándo se determina la verdad científica con votaciones … especialmente si a los que se les permite votar son del Partido de Creyentes del Calentamiento Global?

4) Los modelos climáticos no aciertan ni siquiera el pasado.  Cómo pueden fallar los modelistas del clima, que ya saben la respuesta, equivocarse al explicar la falta significativa de calentamiento en los últimos más de 30 años. En otras palabras, ¿cómo se puede meter la pata con el pasado?

5) … Pero deberíamos creer en los modelos climáticos? ¿Por qué debemos de creer en las predicciones de los modelos, si son incapaces de explicar el pasado?

6) Los modelistas mienten sobre su “fisica”. ¿Por qué insisten los modelistas en que sus modelos se basan en física establecida, pero ocultan el hecho de que el fuerte calentamiento que producen sus modelos se basan realmente en muy inciertos ajustes amañados?

7) ¿Es siquiera malo el calentamiento? ¿Quién ha decidido que una pequeño calentamiento es necesariamente algo malo?

8) ¿Es malo el CO2? ¿Cómo ha acabado el CO2, un gas necesario para la vida y solo 4 partes por 10.000 de nuestra atmósfera, siendo etiquetado como un gas peligroso?

9) ¿Parecemos tan estúpidos? ¿Como esperan los científicos que les tomen en serio, cuando su “teoría” se sostiene tanto en inundaciones como en sequías, o falta como exceso de nieve?

10) Pseudo-explicaciones selectivas. ¿Cómo pueden sostener que el Período Cálido Medieval (que duró cientos de años) solo fue un accidente local … y asegurar que una sola ola de calor en el verano europeo (2003) tiene significación global?

11) (de regalo) ¿Cuánto es de verdad el calentamiento? ¿Cómo es que  cada modificación / ajuste de los datos globales de los termómetros conduce sienpre a mayor calentamiento? ¿Cuál es la probabilidad de eso? O siempre una mayor temperatura presente, o una menor temperatura pasada, ambos conducen a un mayor calentamiento. Y ninguno de los ajustes quitan el efecto gradual del calentamiento urbano alrededor de los termómetros, que probablemente existe en virtualmente todos ellos, porque nadie sabe un sistema bueno para hacerlo.

Yo añadiría otra:

¿Por qué no avanza la calentología, a pesar de tener una cantidad ingente de datos nuevos? El rango de incertidumbre sigue exactamente igual que cuando nació el alarmismo climático, hace 34 años. Dijeron que necesitaban más datos, y mejores, y mayor capacidad de computación. Y los han recibido en cantidades industriales. Muchísimo más de lo que esperaban. Pero siguen exactamente igual que al principio.

El gráfico, de Nir Shaviv [-->], expresa el rango del calentamiento que predice la teoría por doblar la cantidad de CO2 en la atmósfera.

nir-shaviv-first-impressions

En palabras de Shaviv:

I think the real reason why there is no improvement in the understanding of climate sensitivity is the following. If you have a theory which is correct, then as progressively more data comes in, the agreement becomes better. Sure, occasionally some tweaks have to be made, but overall there is an improved agreement.  However, if the basic premises of a theory are wrong, then there is no improved agreement as more data is collected. In fact, it is usually the opposite that takes place, the disagreement increases. In other words, the above behavior reflects the fact that the IPCC and alike are captives of a wrong conception.

En otras palabras. No es que sean incompetentes. No pueden serlo todos. Se trata de un error de partida.

Nota:

Todas las preguntas / pegas de Spencer tienen respuesta por parte de los alarmistas. Pero es fácil observar que la pregunta es muy clara, y la respuesta muy muy oscura. Porque siempre es gimnasia verbal hecha con humo.

Insisto. Todo es mucho más fácil. Cuando seas capaz de predecir el comportamiento del sistema, será muy probable que comprendas cómo funciona. Mientras tanto, no. Y la medida de la capacidad de predicción es la medida del conocimiento.

spencer-modelos-realidad

lennart-bengtsson

Ya le hemos mencionado antes, ocasionalmente. Con el tiempo ha ido haciendo su postura más crítica, y más pública. Lennart Bengtsson. Se le ve preocupado por la movida de los alarmistas del clima, y el consiguiente deterioro de la ciencia.

De Wikipedia [-->]:

Lennart Bengtsson, nacido en 1935, es un meteorólogo interesado actualmente en los modelos climáticos, y la medición mediante GPS de la distribución global del vapor de agua.

Participó en el desarrollo del Centro Europeo de Predicción Meteorológica a Medio Plazo, del que fue jefe de investigación desde 1975 hasta 1981, y después director hasta 1990. Después fue director del Max Planck Institute for Meteorology en Hamburgo. Actualmente es investigador “senior” en el Environmental Systems Science Centre de la Universidad de Reading.

La noticia es que se acaba de unir a la Global Warming Policy Foundation. Un “think tank” nacido en Inglaterra en 2009, cuya idea es proporcionar al público, prensa y gobiernos, una información sobre la discusión del clima con mayor perspectiva que la que emite el IPCC. Tanto sobre la ciencia del clima como sobre la economía de la “lucha contra el calentamiento global”. Y ciertamente ha conseguido ocupar un lugar muy destacado, provocando el inevitable odio y ataque de nervios entre el rebaño alarmista.

gwpf-twitter

La lista del resto de sus miembros es muy significativa:

  • Professor David Henderson (Presidente GWPF) [-->]
  • Adrian Berry [-->]
  • Sir Samuel Brittan [-->]
  • Sir Ian Byatt [-->]
  • Professor Robert Carter (geólogo marino) [-->]
  • Professor Vincent Courtillot  (geofísico) [-->]
  • Professor Freeman Dyson, físico teórico y matemático [-->]
  • Christian Gerondeau [-->]
  • Dr Indur Goklany (analista político de ciencia y tecnología para el Departamento de Interior USA) [-->]
  • Professor William Happer (Cyrus Fogg Brackett Professor of Physics, Princeton)  [-->]
  • Professor Terence Kealey (Vicecanciller Universidad de Buckingham) [-->]
  • Professor Anthony Kelly [-->]
  • Professor Deepak Lal (economista -development-) [-->]
  • Professor Richard Lindzen, (climatólogo, MIT) [-->]
  • Professor Ross McKitrick (economista -medio ambiente y política pública-) [-->]
  • Professor Robert Mendelsohn (econimista, Yale, -medio ambiente y cambio climático) [-->]
  • Professor Sir Alan Peacock (economista) [-->]
  • Professor Ian Plimer (geólogo) [-->]
  • Professor Paul Reiter (epidemiólogo, Inst. Pasteur) [-->]
  • Dr Matt Ridley (autor -divulgador ciencia-, House of Lords) [-->]
  • Sir Alan Rudge (ex presidente Engineering and Physical Sciences Research Council) [-->]
  • Professor Nir Shaviv (astrofísico y cambio climático, Universidad Hebrea) [-->]
  • Professor Philip Stott (biogeografía) [-->]
  • Professor Henrik Svensmark (físico, Instituto Danés del Espacio) [-->]
  • Professor Richard Tol (economista -cambio climático) [-->]
  • Dr David Whitehouse (astrofísica, autor – divulgador) [-->]

Bengtsson ha concedido dos entrevistas a cuenta de su ingreso en la GWPF. A Marcel Crock y al climatólogo Hans von Storch.

Con Crock (el título lo dice todo):

Yo creo que todo el debate del consenso climático es tonto. No hay un solo científico bien educado que cuestione que los gases invernadero afectan al clima. Pero esta no es la cuestión, sino cuánto, y a qué velocidad. Aquí no hay consenso, como se puede ver en el informe del IPCC, donde la sensibilidad climática varía ¡en un factor de tres! Basándose en los datos observacionales la sensibilidad climática es muy pequeña, y mucho menor que la de la mayoría de los modelos climáticos. Intento seguir a Popper y destacar la necesidad de una validación adecuada.

Con von Storch:

… la evidencia empírica es absolutamente esencial. El calentamiento del clima desde el final del siglo XIX ha sido muy modesto, unos ¾°C, a pesar del incremento simultáneo del forzamiento de los gases invernadero en 2.5-3 W/m2.

Me preocupa que esto, así como la falta de calentamiento en la superficie del océano desde hace unos 17 años, no ha sido adecuadamente reconocido por el IPCC. Tampoco el enfriamiento y el aumento de hielo alrededor de la Antártida. La ciencia del clima debe centrarse en entender esas cosas mucho mejor, y por esa razón hay que tener una mente abierta y no seguir al IPCC como creyentes de una fe religiosa.

No hay una visión común entre los miembros del la GWPF, y bien pudiera ser que yo tuviera una opinión diferente que algunos de ellos.  No voy a ocultar mi opinión. Pero yo creo que alguien como Lindzen, que es un meteorólogo e primera clase, ve las cosas de una manera similar a la mía.

La climatóloga Judith Curry tiene una enrada en su blog con la noticia.

Considero este evento muy interesante y significativo, que va en contra de la casi universal tendencia en los círculos académicos de intentar marginalizar e ignorar a las organizaciones e individuos que son escépticos de la ciencia del calentamiento global y las soluciones del IPCC.

No estoy en dasacuerdo con nada de lo que dice BengtssonI en las entrevistas, y aplaudo que haga pública su postura de esta forma. No me he formado una opinión sobre la GWPF; seguiré de cerca cómo se desarrolla esto.

También destaca Curry el comentario de Bengtsson acerca de que por una parte la sabiduría llega con la edad, y que por otra también se hace uno más independiente y libre de las presiones políticas y de grupo que sufren tantos científicos en el campo del clima.

Tal vez quepa señalar que el Centro Europeo de Predicción a Medio Plazo, en el que LB estuvo en un puesto clave desde el principio, produce las mejores predicciones en ese rango que existen. Mucho mejores que las de los centros americanos. Curry suele comentar que son los que usa principalmente en su empresa de predicción “a medida”. Y todo el mundo. De ahí que se note su gran respeto por Lennart Bengsston.

Todos ellos deben de ser malvados conspiradores a sueldo del Dr. No. Supongo. ;)

dr-no

Y ya que a Bengsston le parece muy relevante la temperatura de la superficie del mar, actualizamos:

temperatura-global-mar-abril-2014

Y el hielo marino global, actualizado a hoy. La cifra correspondiente a 2014 son en realidad los últimos 365 días.

hielo-marino-global-abril-2014

 –

Añadido para Rawandi:

hadcrut4-desde-1850-y-mm11a

hadcrut4-desde-1850-y-mm11m

The Conversation es una publicación financiada por las universidades de Aberdeen, Birmingham, Bradford, Bristol, Cardiff, City, Durham, Glasgow Caledonian, Goldsmiths, Lancaster, Leeds, Liverpool, Nottingham, The Open University, Queen’s University Belfast, Salford, Sheffield, Surrey, UCL y Warwick.  Se podía esperar que conocieran un poco la obra de Darwin, más allá de la evolución de las especies.

Paul Kench es profesor de la School of Environment en la Universidad de Auckland.

the-conversation-atolls

Los nuevos descubrimientos sugieren que, más que tratarse de masas inertes de rocas que serán tragadas por el aumento del nivel del mar y erosionadas por las tormentas, estas islas son estructuras dinámicas que se pueden mover, o incluso crecer, en respuesta a los cambios del mar.

La negrita es mía. El resto es ecologismo posmoderno, literal, del artículo citado – del que nos enteramos por WUWT [-->].

Se refiere a los atolones coralinos. Y la idea de su formación y existencia se le ocurrió a Darwin en 1832. Antes de haber visto ninguno. El almirantazgo había establecido el estudio de los atolones como uno de los objetivos científicos del viaje del Beagle. Y Darwin imaginó la solución del misterio cuando todavía estaban en Sudamérica, antes de poderlos estudiar. Cuando tuvo oportunidad, comprobó que los datos encajaban en su idea. La publicó en 1842, dentro de uno de los tres volúmenes sobre Geología que escribió a raíz del viaje.

¿El misterio? Son islas con estas características:

  • Sólo hay en los trópicos, o muy cerca. El más septentrional está en 28ºN, y el más boreal en 29ºS.
  • Casi todos tienen forma de anillos, con una laguna en medio.
  • Casi todos están en el Pacífico o el Índico.
  • Están concentradas en algunas zonas, que coinciden en tener mucha actividad volcánica.
  • Casi todos están a ras del nivel del mar.

La solución ya tenía unos primeros pasos dados, que Darwin llevaba entre sus libros. De las órdenes del almirantazgo:

The circularly-formed Coral Islands in the Pacific occasionally afford excellent land-locked harbours, with a sufficient entrance, and would be well adapted to any nice astronomical observations which might require to be carried on in undisturbed tranquillity. While these are quietly proceeding, and the chronometers rating, a very interesting inquiry might be instituted respecting the formation of these coral reefs …. A modern and very plausible theory has been put forward, that these wonderful formations, instead of ascending from the bottom of the sea, have been raised from the summits of extinct volcanoes … [-->]

Faltaba el mecanismo. Darwin lo dibujó así:

darwin-arrecife-y-atolon-coral

Un volcán submarino crea una montaña. En aguas calientes, el coral forma un arrecife barrera en su costa. y luego, el propio peso de la montaña va haciendo que se hunda lentamente en la corteza terrestre submarina, dejando el atolón de coral de forma circular.

NOAA tiene un dibujo más fácil.

atolones-formacion-0

Y hoy es bastante fácil capturar distintas fases del proceso, que sigue ocurriendo:

Isla de Moorea:

atolones-formacion-1

Isla y atolón de Maupiti:

atolones-formacion-2

Atolón Toau:

atolones-formacion-3

Y ahora llegan los alarmistas del clima a descubrir que … ¡¡¡se trata de un proceso dinámico!!! No jodas. Y a concluir que dado que casi todos los atolones están a ras del nivel del mar, y que el nivel del mar tiene la mala costumbre de cambiar con sorprendente descaro, desde siempre, tal vez haya alguna relación y resulta que el atolón sigue el subibaja del mar. Han descubierto a Darwin, tú.

Bien, una vez que los alarmistas dejan de negar a Darwin, todo el problema sería saber a qué velocidad vertical puede crecer el coral. Según la página del NOAA [-->], hasta 10 cm. al año.  Y se sorprenden de que una subida del nivel del mar actual de 3 mm. al año, y disminuyendo, no esté haciendo que se hundan los atolones.

Con estos ecologistas bueyes aramos.

Y ya que hablamos del arrecife de coral, echemos un vistazo más cercano.

arrecife-minerva

A menudo está literalmente cuajado de cosas muy ricas.

arrecife-minerva-ostras

Vaya por delante que Sánchez Rabat es un raro ejemplo de ecolo no cafre. Con decir que deja comentar en su blog a opiniones discrepantes ya está dicho todo. Bueno, justo hoy me he encontrado que que ha puesto moderación previa, que nunca había tenido. Espero que no indique un cambio. Siempre ha sido buena gente.

Pero un ecolo sin anteojeras no sería un ecolo.

anteojeras

 

Y nada mejor que esta entrada para hablar de hielo del Ártico, ahora que se ha sobrepasado el máximo de hielo del año. La versión con anteojeras, y la versión sin.

1. Con.

Desde http://cambioclimaticoenergia.blogspot.com.es/:

La extensión del hielo ártico alcanzó su máximo el pasado 22 de marzo, con una extensión de 13,49 millones de kilómetros cuadrados, la quinta menor desde que se tienen datos fiables, es decir, desde el año 1979.

Se observa una tendencia decreciente en la extensión máxima anual, con una disminución media anual de casi 38.000 km2.

hielo-artico-segun-sanchez-rabat

Datos diarios de laextensión del hielo ártico

2. Sin:

Si le ponemos lupa, la pérdida de hielo ha de parecer falsamente preocupante. Lo mismo que una hormiga parece un monstruo horrible si le metes los suficientes aumentos. ¿Por qué no la miramos con la barra completa, empezando en el cero? Mismos datos, otra película:

hielo-artico-segun-plazaeme

Pero no es la lupa la única anteojera. ¿Qué significa esa línea de tendencia recta? ¿Suele funcionar la narturaleza por líneas rectas? Sabemos que en la primera mitad del siglo XX el hielo del Ártico estaba disminuyendo alarmantemente (para los aficionados a las alarmas), y que luego cambió de tendencia. Décadas después, volvió a cambiar. No es más irreal representarlo con otra forma de línea de tendencia. Pero no es la misma peli, claro.

hielo-artico-con-polinomica

Para ser sensatos, habría que decir que esta curva polinómica en absoluto puede pretender ninguna capacidad predictiva. Pero es que habría que decir exactamente lo mismo para la recta de Sánchez Rabat.

Si queremos disminuir la variabilidad subibaja, para ver lo que hace el hielo en períodos algo más largos, nada como añadirle un filtro. Por ejemplo, una media móvil de 5 años.

hielo-artico-media-movil-5-anos

¿Se parece más a la recta de descenso infinito, o a la polinómica en la que el descenso podría haber llegado a su fin?

El problema de las rectas es que si sabemos que en la naturaleza (y en el hielo del Ártico) suele haber ciclos y fases, y que se pueden hacer tantas rectas como puntos dividido entre dos, habría que tratar de ver si hay un cambio de tendencia, en lugar de calzarse las anteojeras.

hielo-artico-diez-anos-sin-descenso

O sea que las anteojeras nos habían impedido ver que el hielo del Ártico lleva diez años sin descender, si medimos los máximos del año, y usamos esas rectas prodigiosas. ¿Quiere decir que va a seguir sin descender? De ningún modo. Lo mismo que la otra recta tampoco quería decir que va a seguir descendiendo. Solo quiere decir que en diez años no ha habido descenso. Otra peli.

Pero es una película distinta que coincide con lo que nos cuentan otras partes del sistema. Como “la pausa” en el calentamiento global.

Añadido.

Por cierto, veo a través del blog de Sánchez Rabat que los alarmistas cafres (los alarmistas “normales”) están empezando a criticar … ¡al IPCC!

ferran-p-vilar-anti-ipcc

Acojonante. Hasta ahora el IPCC estaba extento de crítica, so pecado de anticiencia. Hasta que el IPCC se ve obligado a empezar a reconocer la realidad – así sea con amortiguadores y marcha atrás.

De Wikipedia [-->]:

Lennart Bengtsson, nacido en 1935, es un meteorólogo interesado actualmente en los modelos climáticos, y la medición mediante GOPS de la distribución global del vapor de agua.

Ha sido jefe de investigación del European Centre for Medium-Range Weather Forecasts de 1975 hasta 1981, y después director del mismo hasta 1990. Después fue director del Max Planck Institute for Meteorology en Hamburgo. Actualmente es investigador “senior” en el Environmental Systems Science Centre de la Universidad de Reading.

La climatóloga dra. Judith Curry nos invita [-->] a esta reflexión de Bengtsson:

La ciencia no está resuelta, y todavía no sabemos cómo resolver mejor los problemas energéticos de nuestro planeta.

Más CO2 en la atmósfera conduce indudablemente a un calentamiento de la superficie. Sin embargo, la extensión y velocidad de este calentamiento son todavía desconocidos, porque no podemos separar suficientemente el efecto invernadero de otras influencias climáticas. Aunque el efecto radiativo de los gases invernadero (incluyendo el metano, óxidos de nitrógeno, y fluocarbonados) se ha incrementado en 2,5 w/m2 desde 1850, las observaciones sólo muestran un calentamiento modesto de 0,8 grados centígrados. Esto es, el calentamiento es significativamente menor que el predicho por los modelos. Además, el calentamiento del siglo pasado no ha sido uniforme. Ha habido fases de claro calentamiento, seguidas por otras de no calentamiento, o incluos enfriamiento.

La compleja y solo parcialmente comprendida relación entre los gases invernadero y el calentamiento global conduce a un dilema político. No sabemos cuándo podemos esperar un calentamiento de 2ºC. En otras palabras: el calentamiento global no ha sido un problema serio si nos fiamos solo de las observaciones. Solamente es un problema cuando nos referimos a las simulaciones climáticas de los modelos.

No hay alternativa a esas simulaciones de computadora si uno quiere predecir el estado futuro. Sin embargo, como no hay forma de validarlas, las predicciones son más cosa de fe que de datos. EL IPCC ha publicado su opinión experta hace unos meses, y la presenta en forma de probabilidades. En la medida en que los resultados no pueden tener el soporte de modelos validados, producen una falsa impresión de seguridad.

No es una sorpresa que haya otras fuerzas produciendo un cambio rápido. Porque una vez que empiezan los subsidios gubernamentales, hay enormes beneficios disponibles. Pero antes de cambiar radicalmente nuestro sistema energético, debería de haber una evidencia robusta de que el cambio climático es significativamente perjudicial.  Todavía estamos muy lejos de tal evidencia. Sería un error concluir de los informes del IPCC, y otros similares, que la ciencia está clara.

Sí, amigo José Luis Gallego. Le puedes llamar a esto “ateísmo climático”, si eres dado a las metáforas retorcidas … y a los goles en propia puerta.

jose-luis-gallego-ecogallego

Lo que no puedes hacer es pensar que vas a combatir ese ateísmo “con la ciencia y la razón”. Ni ese, ni ningún otro. Porque lo contrario del ateísmo es la fe, que consiste -precisamente- en creer en algo al margen de la ciencia y de la razón. Sí, lo tuyo. Gracias.

También es de recomendar esta charla, de la misma entrada de Curry en su blog. Clic (28 min).

iai-tv-what-we-dont-know-co2

 

Eclectikus sugería en DEE [-->] que rescatáramos los Premios  Ruiz de Elvira [-->] para asnos del clima.

Hay gente de fe. Hay gente de fe con complejo de pastor que ha de guiar el rebaño. Y más allá, suele haber fanáticos que se dedican a buscar y cazar a los infieles. Hay gente “pa tó”, como suele decirse.

jose-luis-gallego-ecogallego

 

Y además, los hay cortitos. Claro. Porque hacen falta ideas ideas de torero bombero para llamar “ateos” a los críticos del IPCC, cuando el mejor argumento de estos es que los alarmistas del clima están haciendo una religión – en vez de ciencia.

El ateísmo climático es un concepto con el que propongo identificar al movimiento ideológico basado en la negación del fenómeno de calentamiento global que sufre el planeta.

R: Fe climática es la denominación que propongo para el curioso genio que ataca a los infieles, sin saber por qué les ataca.

- la negación del fenómeno de calentamiento global que sufre el planeta

R: ¿Es la negación de que el planeta se ha calentado entre dos fechas concretas? No hay nadie que lo haga, aunque sea un calentamiento tan pequeño que no es precisamente baladí medirlo. Las mediciones más precisas (satélites) señalan como unas tres décimas de grado en 30 años.

- En paralelo (al calentamiento), otro conjunto de observatorios certifica que la causa del aumento es el incremento no natural de los denominados gases con efecto invernadero en la atmósfera. Un aumento que, expresado en partes por millón (ppm) de CO2, no ha dejado de producirse desde la revolución industrial y que está asociado en buena parte a la quema de combustibles fósiles.

Mérito impecable para el Premio Ruiz de Elvira. La misión de un observatorio es observar, y una observación no puede “certificar” una causa. Por ejemplo, la manzana que le cae a Newton en la cabeza no certifica nada. Ocurre que antes de ese momento feliz, ya habían caído miles de manzanas sobre miles de cabezas, sin producir ninguna “certificación” ni ley de la gravedad. Hace falta, además de la observación, una teoría. También se le puede llamar modelo. Y hace falta que las observaciones cumplan el modelo a rajatabla. Hasta que dejen de cumplirlo en algún detalle menor. Momento en el que las observaciones seguirán sin certificar la causa, en ese detalle menor, mientras no llegue Einstein con una nueva teoría que complemente la anterior.

Resumen para creyentes:

Observaciones ≠  certificación de causa. Observaciones + teoría + predicciones cumplidas = certificación de causa.

modelos-climaticos-2007-2013-y-realidad

R: ¿Es ateísmo climático afirmar que las observaciones jamás “certifican causas”? Pues entonces, ese ateísmo es exactamente igual de loable y digno de aplauso que todos los demás ateísmos.

– Las consecuencias de ambas certezas científicas sí que están por establecer, pero de lo que no cabe duda es que van a ser desestabilizadoras, pues están alterando las condiciones climáticas de las que ha disfrutado nuestra especie a lo largo de su historia en el planeta y a las que nos hemos logrado adaptar a lo largo de nuestra evolución.

No sabemos que el planeta esté más caliente ahora que hace mil años, pero la pinta es que no. Sí sabemos que el planeta está más frío ahora que durante el Óptimo Climático del Holoceno (hace unos siete mil años). Sí sabemos que el planeta está más frío ahora que durante el Óptimo Climático del Eemiense (hace unos 120.000 años). Mientras no sepamos predecir el comportamiento del sistema, no podemos saber lo que va a hacer el sistema.

modelos-climaticos-cmip5-y-realidad

- (El “ateo climático” ….) No quiere oír hablar de reconvertir procesos industriales o buscar alternativas de transporte que nos permitan reducir emisiones, ni de abandonar los combustibles fósiles para impulsar las energías limpias y renovables. Por eso es, a mi juicio, un movimiento ideológico involucionista que debe ser contestado con dos de nuestras principales herramientas: la ciencia y la razón.

¡Caramba! Este ateo nunca hubiera sospechado estar de acuerdo con un creyente en la estrategia a seguir. “Debe ser contestado con la ciencia y la razón”. Quedo, por tanto, esperando esa contestación con “la ciencia y la razón”. Por ejemplo, una explicación cabal (científica, racional) de que las observaciones “certifiquen causas” ellas solas.

ecogallego

ecogallego-por-email

Pero si la explicación no llega, o no es científica y racional, habrá que considerar que estamos ante una gran candidatura a los Premios Ruiz de Elvira.

Añadido: Justo me encuentro con esta sensata explicación y disculpa por parte de Lovelock, el “padre” de Gaia.

… we were all so taken in by the perfect correlation between temperature and CO2 in the ice-core analyses [from the ice-sheets of Greenland and Antarctica, studied since the 1980s]. You could draw a straight line relating temperature and CO2, and it was such a temptation for everyone to say, “Well, with CO2 rising we can say in such and such a year it will be this hot.” It was a mistake we all made. [-->]

- Tenían unas observaciones. El CO2 y la temparatura subiendo de la mano entre 1975 t 2000.

- Tenían un modelo:  La temperatura del futuro es igual a la temperatura de hoy, más el efecto de los “forzamientos”, más el efecto de una “demora”. Y creían que conocían bien todos los “forzamientos”.

- Las predicciones se cumplían a rajatabla … entre 1975 y 2000

- Para antes de 1975, que no se cumplían las predicciones, tenían una explicación. Los aerosoloes de contaminación (hollín, etc).

Se ve en este cuadro:

calentamiento-global-y-co2-desde-1950

Pero desde 2000 no se cumple la predicción. Y puedes pensar dos cosas.

1. Estábamos equivocados. Habíamos simplificado demasiado, y el tiempo en que se cumplían las predicciones era demasiado corto. Lo que hace James Lovelock,

2. No importa; buscamos nuevas explicaciones. (Las explicaciones para el desfase anterior no les valen, no hay tantos aerosoles). Es lo que hacen los creyentes.

Las dos posturas son válidas. Solo que la (2) tiene que esperar a ver si las nuevas predicciones se llegan a cumplir. Lo sensato es esperar a verlo. No es mucho. Es muy probable que con entre cinco y quince años más sea suficiente para descartar la teoría. Salvo que se trate de una teoría que nunca se puede llegar a comprobar, porque siempre tiene nuevas explicaciones para los fallos. O sea, astrología. O fe.

Como se sabe, los maníacos del calentamiento global han depositado todas sus esperanzas en que el próximo El Niño, que posiblemente ya ha empezado sus primeros pasos, tenga la fuerza suficiente como para acabar con la famosa “pausa” que padece el calentamiento global. Lo necesitan con urgencia. La teoría del achicharramiento por CO2 (la manía) dice que el calentamiento no se pudo notar hasta 1945, más o menos. No había suficientes emisiones. Y los datos, con todo lo masajeados que estén, no ven calentamiento entre 1945 y finales de los 70s. Ahí empezó el calentamiento global.

Y de repente, la pausa.

Primero, la negaron. Diez, doce años de pausa en el calentamiento, y decían que no había. El informe IPCC de 2007 no la mencionó. Y los maníacos atacaban a cualquiera que osara señalarla. Tiene guasa que le llamen “negacionista” a quien señalaba una pausa que sí había, y no le llamen “negacionista” a los que negaban una pausa como la copa de un pino. Pero ahora ya no han podico ocultar que no llega al 2% el número de modelos climáticos capaces de producir una pausa de 17 años. Y ni uno solo que la pueda producir durante 20. Señal de que los modelos no están reflejando el mundo real, por mucho que digan que están “basados en la física”.

Y eso, a pesar de que los modelos cambian. Intentan que no se distancien demasiado de la realidad, una vez que se conoce. O una vez que llega el futuro que habían predicho tan mal. Y los mejoran corrigen. Pero la realidad es muy complicada, y la mejora corrección no la puede abarcar entera. Como tienen un paradigma equivocado, si mejoran corrigen por una esquina del tablero, lo empeoran por la otra. Por eso la calentología nunca avanza. Ver [-->] y ver [-->].

Esto ya es una imaginación mía. Creo que la pausa que negaban los que nos llaman “negacionistas” era tan importante, que en la última generación de modelos climáticos se obsesionaron con ella – a pesar de negarla. Y para justificarla tuvieron que estropear otra esquina del tablero. Más importante.

La clave de la temperatura global está en la superficie del mar. Le “robo” a Bob Tisdale este gráfico, de aquí [-->]. Lo rosa es añadido mío. Representa los modelos de la generación de los que se usaron para el IPCC de 2007, y la del 2013.

modelos-climaticos-diferencia-generacional

La diferencia que yo veo es esta. Los modelos anteriores (2007, azul) apenas se separan de la línea de tendencia. Es un calentamiento monótono y sin historia. Porque no ha habido volcanes, que era la única causa de variabilidad significativa que contemplaban en el clima. En los modelos más actuales (2013, verde) han incluído cierto efecto de los ciclos oceánicos (que también negaban hasta ahora). Y eso les ha permitido que se refleje una pausa. O una “pausita”, al menos.

El problema es que al conseguir una pausita, y tener esa “chepa” en la segunda mitad de la serie, también han aumentado la tasa de calentamiento. O sea, que en ese sentido, en esa esquina del tablero, lo han estropeado. En lugar de arreglarlo.

Pongo en este gráfico la diferencia antiguos / nuevos modelos (sólo la línea de tendencia), y su comparación con la realidad. Pasando de “la pausa”.

modelos-climaticos-diferencia-generacional-y-realidad

Tratar de “encajar” una pausa en los modelos ha sido mal negocio. Les ha salido muy pequeña; 7 años en lugar de 17. Y ha hecho que el calentamiento real sólo sea el 52% del calentamiento de los modelos, en vez del 57%.

Y ya que estamos, veamos esa diferencia entre los modelos y la realidad, repartida por “los siete mares”. Es curiosa. El gráfico muestra, en cada cuenca oceánica, el porcentaje de calentamiento real respecto del calentamiento predicho para esa zona por los modelos. Llama la atención que un gas esencialmente bien repartido produzca unos errores tan mal repartidos. ¿Puede ser que el mundo de los modelos tenga muy poca relación con el mundo real?

modelos-climaticos-realidad-en-7-mares

Hay que pensar que el Atlántico Norte y el Ártico son lo mismo. Al Ártico le llega el agua (y el calor) casi exclusivamente del Atlántico Norte. Ahí, los modelos aciertan bastante. De hecho dan menos calentamiento del realmente producido. En el resto de la tierra, son un verdadero desastre.

Lo mismo, en mapa, quedaría así.

  • Rojo: algo mas de calentamiento que el previsto por modelos
  • Verde: la mitad o menos del calentaminto predicho.
  • Azul: enfriamiento, en lugar de calentamiento, y en la misma cantidad.

modelos-climaticos-realidad-en-mapa-7-mares

Y en números (de Bob Tisdale, enlace citado). CMIP5 son los modelos última generación.

Datos CMIP5 Observado Porcent
Global 0,161 0,084 52
Atl. N 0,188 0,232 123
Atl. S 0,161 0,065 40
Pac. N 0,194 0,066 34
Pac. S 0,14 0,042 30
Índico 0,169 0,097 57
Árt. 0,106 0,121 114
Ant. 0,041 -0,047 -115

 

Si este El Niño que se espera no consigue acabar con “la pausa”, tendremos que el calentamiento global ha durado unos 20 años, y el no calentamiento global (la pausa), otros 20. No podrían decir que “la pausa” es demasiado corta como para tenerla en cuenta. Que es lo que dicen ahora. Porque entonces se podría decir lo mismo del calentamiento global, si ha durado lo mismo. De ahí que todas las miradas estén puestas en El Niño.

Pero cuando arreglan una esquina del tablero, estropean otra. Porque el paradigma no funciona. Y si nos quedamos sin el icono de “la pausa”, señalaremos otro icono mejor: El calentamiento es la mitad. Y hablamos de más de 30 años, que incluyen todo el “calentamiento global”.

Judith Curry (soy fan) tiene una entrada sobre si se acaba o no se acaba el icono anterior:

En la ideología calentóloga, el nicho oficial de hereje está ocupado por una brava científica llamada Judith Curry. Por eso si buscas en la internet por [climate heretic], los primeros resultados hacen todos referencia a Judy.

curry-climate-heretic

En una conferencia reciente. El público al Dr. Trenberth:

- ¿Dr. Trenberth, considera que la Dra. Curry es una “negacionista”?

Kevin Trenberth:

- Hmmm, ahhh, ¿tú te consideras una negacionista, Judy?

Judith Curry:

- Soy una científica. Me considero dentro del así llamado 97%, sea eso lo que sea.

- Estoy en desacuerdo con el 85% de lo que has expuesto en tu presentación, Kevin. Lo considero básicamente propaganda. Hay pocos hechos; observaciones ambiguas e incompletas; teorías e hipótesis; y modelos que no funcionan muy bien.

Kevin Trenberth:

- Eso es una chorrada.

Lo cuenta J.C. en:

El versión nacional, tenemos un ejemplo muy reciente de cómo se puede hacer pasar la propaganda (engaño) por ciencia. A base de presentar una serie de datos francamente incompletos e interesadamente seleccionados, y de elevar una hipótesis científica, en absoluto contrastada con la realidad, a verdad incuestionable – como si de una revelación divina se tratara.

Es una muestra bastante completa de cómo se puede engañar sin decir una sola mentira. Un ejemplo es cómo el catedrático calentólogo “demuestra” que la confianza en la hipótesis del IPCC ha ido aumentando estos años. Y así, desde 2007 hasta 2013 ha aumentado del 90% de confianza, al 95%. O, en su jerga, de “muy probable”, a “extremadamente probable”.

La viñeta de su última conferencia (4 abril, 2014):

martin-vide-confianza-aumenta

Dos problemas. Gordos.

1. Está comparando peras con manzanas.

La “mayor parte” del calentamiento, con la “causa dominante”. Pero la mayor parte quiere decir más del 50%, mientras que la “causa dominante” solo quiere decir la causa mayor entre no se sabe cuántas. Puedes tiener cuatro cuasas, distribuidas así:

  1. A: 35%
  2. B: 30%
  3. C: 25%
  4. D: 10%

Y entonces A sería la “causa dominante”, sin ser “la mayor parte”.

También está comparando el incremento en los “gases de efecto invernadero”, con la “influencia humana”. Pero la “influencia humana” va mucho más allá de “los gases de efecto invernadero”. Por ejemplo, los aerosoles no son gases de efecto invernadero. Ni siquiera son gases. Lo mismo pasa con los cambios en el uso del suelo.

En resumen, el 95% no se refiere a lo mismo que el 90%. Así que de lo que dice esa diapositiva, no sebemos si ha aumentado la confianza, o qué sería aquello en lo que ha aumentado la confianza.

2. Entre 2001 y 2007, y 2013 lo que ha ocurrido es una disminución de la tasa de calentamiento. Lo que ha llevado a una mayor discrepancia entre los modelos (la hipótesis) y la realidad. Pero un aumento de la discrepancia produce un aumento de la confianza en el mundo de la propaganda.

la-confianza-del-ipcc-para-martin-vide

Si esto no es propaganda, no se me ocurre un ejemplo mejor.

El Dr. Roy Spencer, que mide la temperatura global con satélites para el equipo UAH, lo ve de otra manera. Explica que ha comprendido que debe de tratarse de un error comprensible y no mal intencionado (no propaganda):

As seen in the following above graphic, over the period of the satellite record (1979-2012), both the surface and satellite observations produce linear temperature trends which are below 87 of the 90 climate models used in the comparison.

So, about 95% (actually, 96.7%) of the climate models warm faster than the observations. While they said they were 95% certain that most of the warming since the 1950s was due to human greenhouse gas emissions, what they meant to say was that they are 95% sure their climate models are warming too much.

Honest mistake. Don’t you think? Maybe?

En:

Añadido para Resigon:

rss-abril-2014

 

 

Ayer veíamos la actualización de la evolución de temperatura global [-->]. En la serie de satélites, RSS. Que tiene la característica de ser la serie que muestra con mayor gloria “la pausa” en el calentamiento global.

la-pausa-calentamiento-global-rss

Lo de “la pausa” va entre comillas porque es un término un poco gamberro. Quiere decir que sabes que el calentamiento continuará, y que se trata tan solo de un descanso. Pero nadie sabe eso.

Hoy, a través de Lord Monckton [en WUWT -->], vamos a fijarnos en la explicación que da el mismo equipo, sobre su serie de temperatura y lo del cambio climático. Tienen un gráficos preciosos. La comparación de la realidad con los modelos climáticos de la alarma hecha por ellos mismos. Sin posibilidad de que se les vaya a acusar de hacer trampas ni de estar pagados por Big Oil, o de ser fachas. Son alarmistas, y de los de nihil obstat.

Explican [-->].

Análisis climático

…/…

Durante la última década hemos estado colaborando con Ben Santer (calentólogo über alarmista) en el LLNL (junto a numerosos investigadores) para comparar nuestros resultados de la troposfera con las predicciones de los modelos climáticos. El resultado se puede resumir como sigue. [Entre corchetes, mis anotaciones].

  • En los últimos 35 años, la troposphera se ha calentado significativamente. [Pero en los últimos 17, nada]. La temperatura global ha subido a una tasa media de unos 0,13 grados por década. [0,124, en realidad]
  • Los modelos climáticos no pueden explicar este calentamiento si no se incluye el calentamiento de los gases invernadero humanos en la simulación. [Pero tampoco pueden explicar el no calentamiento de los últimos 17 años cuando los incluyen]
  • El patrón del calentamiento es consistente con un calentamiento antropogénico. [Y con un calentamiento natural, no te jode!] Ver Santer et al 2008, 2009, 2011, and 2012 para más información sobre detección y atribución de los cambios en la temperatura atmosférica inducidos por el hombre, usando datos MSU/AMSU.

Pero ….

  • La troposfera no se ha calentado tan rápido como predecían casi todos los modelos.

calentamiento-global-modelos-realidad-rss

Luego muestran unos gráficos en los que se ve a los modelos igual de desmadrados respecto de la realidad en el ecuador (30N – 30S), y a la realidad dentro del margen de los modelos (aunque en la parta baja) en el hemisferio norte (55 – 80N). Y otros detalles con los que os podéis distraer:

Pero a este gráfico de la comparación de la realidad global con los modelos se le puede sacar más partido. Prolongándolo 30 años desde el inicio de “la pausa”. 30 años es lo que definen como “clima” (por lo que sea). Así que tienen muy difícil decir que 30 años no son una tendencia significativa. A no ser que empiecen la climatología desde el catón.

Sólo son 30 – 17 = 13 años más de prolongación.

calentamiento-global-modelos-realidad-rss-futuro

Y tenemos, dentro de 13 años, tres posibles situaciones arquetípicas (y muchas intermedias). Que reflejamos en el gráfico con las letras A, B y C.

A) Los alarmistas tienen suerte, y en 2026 la temperatura observada alcanza (o casi) a la parte baja del rango de los modelos. Total, sólo necesitan que el calentamiento de aquí a entonces sea unos 0,7 grados en 13 años y medio.  Que es el doble del mayor calentamiento observado por RSS en 13 años, en los 35 años de la serie.

Podemos epxlicarlo en términos de El Niño. Casi todo el mundo entre los que estudian El Niño están previendo un El Niño para este año. Los alarmistas sueñan con que sea un “El Niño del siglo”, como el de 1997-98. Cuando hay un El Niño tan bestia, la temperatura en 13 años sube como unos 0,34 grados.

Se muestra en gráfico, con El Niño del siglo al final de los 13 años, y al principio de la segunda mitad.

calentamiento-global-super-el-nino

calentamiento-global-super-el-nino-al-final

Así que el sueño de los alarmistas se queda corto con un “El Niño del siglo” para alcanzar a los modelos en estos 13 años. Necesitan dos El Niño del siglo … y más, en sólo 13 años.

B) La Pausa continúa otros 13 años. Cerramos el kiosco del alarmismo. Y aprendemos de una vez a no hacer caso de ninguna teoría, consenso o no consenso, mientras no demuestre capacidad de predicción.

C) Enfriamiento los próximos 13 años, así sea ligero. Y nos tomamos en serio la lección de una vez. Por ejemplo, expulsando -por ley- del dinero público, a todos los salvajes que intentan silenciar las opiniones científicas que no les gustan. Y a los que les tildan con términos denigratorios (es un intento de silenciamiento). Etc. Y no proponemos que les corten los huevos, o que les metan en la cárcel, precisamente porque no somos salvajes como ellos.

Una última utilidad de estos gráficos estupendos de los amigos de RSS. Podemos usarlos en su formato extendido para caracterizar lo que dicen las tres principales tribus del alarmismo.

calentamiento-global-modelos-realidad-rss-futuro

Calentólogos. Podríamos definrlos como ortodoxos alarmistas. La peña del IPCC, y la prensa, los políticos, la mamoncracia de las subvenciones, ecologistas, etc. O sea, los que se forran muy por encima de sus méritos. Necesitan que en 2016 la temperatura esté de (A) para arriba.

Sensatos. No necesariamente acertados; serían ortodoxos, pero razonables dentro de la ortodoxia. Saben que los modelos van mal, pero sí creen que probablemente la emisiones de CO2 sean un factor determinante. Tienen la sensación de que en 2026 la temperatura se situará a medio camino entre (A) y (B). Eso hace que sean tildados de “negacionistas” por los calentólogos. Es difícil ver un gran problema con un calentamiento así. O Incluso verlo pequeño.

Heterodoxos. Aunque aceptan que las emisiones de CO2 deberían producir algún efecto de calentamiento, creen que lo que observamos indica que el efecto es lo suficientemente pequeño como para que no se pueda notar sobre el “ruido” de fondo de la variación natural del clima. Variación natural que, por otra parte,  piensan que de ningún modo podemos predecir. Así que lo mismo creen que la temperatura puede quedar en 2026 debajo de (C) como encima de (B) — pero les sorprendería mucho que llegue a (A). No hace falta decir que también son tildados de “negacionistas”.

Moraleja. Tratan de que te creas que si no actuamos ya, pero ya, camino de una ruina energética y de mucho dinero para los mamones de las subvenciones, llegará la hecatombe climática. Pero hay que ser un cretino para pensar que de verdad 13 años de espera van a hacer alguna diferencia. Sobre todo porque en 2.000 también estaban diciendo lo mismo, con las prisas, y ya ves; llegó una “pausa”. Y en 2026 hay muchas posibilidades de que la discusión y la circunstancia sean muy distintas. Por ejemplo, que el alarmismo del calentamiento global esté científicamente muerto, y cambiado por la siguiente moda suicida.

Ejemplo.

Jo Nova nos cuenta que Australia acoge la reunión del G20 a final de año. Acaban de cambiar de gobierno, tras unas elecciones en las que los impuestos relacionados con el famoso calentamiento global han sido uno de los principales temas de discusión. Y ek nuevo primer ministro, Tony Abbott, ha decidido sacar el tema del clima fuera de la agenda de la reunión. Quiere que se ciñan a asuntos de importancia:

El sr. Abbott ha dicho que no quiere que la agenda del G20 se embarulle con temas que distraigan del foco prioritario del crecimiento económico.

Los idiotas de siempre, los europeos, se han cabreado como monos. O tal vez no sean tan idiotas los representantes de los europeos, porque realmente están representando unos intereses distintos de los que aparentan.

¿Quién crees que defiende mejor lo que necesitas; Abbott, o Rajoy? Pues conviene que le digas que no hagamos nada en 13 años. No debería de resultarle difícil, eso es lo que le sale de natural. Menos cuando cuesta un esfuerzo, porque hay que aguantar las presiones de los fuertes. O sea, Abbott.

« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 482 seguidores