algoreros


El consabido gráfico de Roy Spencer, jefe del equipo que hace la medición UAH desde satélites. Clic para fuente.

spencer-temperatura-global-diciembre-2014Respecto a eso de los récords, que gusta tanto a los calentólogos, si dejamos de hacer el gilipollas y conseguimos prescindir de virguerías como las centésimas de grado (y no ¡s conformamos con décimas), la carrera va así:

1. 1998 0.4
2. 2010 0.4
3. 2014 0.3
4. 2005 0.3
5. 2013 0.2
6. 2002 0.2
7. 2009 0.2
8. 2007 0.2
9. 2003 0.2
10. 2006 0.2
11. 2012 0.2

Otro gráfico, para ilustrar nuestra situación respecto a otra gran preocupación insuperable que tenemos. El que muestra la distancia a una barrera imaginaria, que sería una temperatura de 2º por encima de lo que llaman “preindustrial”. Preindustrial es una temperatura asquerosamente baja, que queda perfectamente reflejada en el frío que pasaban lo niños pobres en las novelas de Dickens. Pero al parecer es la que les gusta a los calentólogos carbono-maníacos.

uah-2014-y-preindustrial

Y no es que lo de dos grados “por encima de la temperatura preindustrial” tenga el menor significado. No existe una “temperatura preindustrial“. Antes de la máquina de vapor el clima variaba igual que ahora. Los 2º son una frontera imaginaria, que sacan de lo que creen que fue la mayor temperatura global que ha experimentado homo sapiens. Pero ojo; no es una media anual, sino probablemente de siglos. A ver quién es el guapo que saca una media anual hace cien mil años.

Y por otra parte, lo que sí sabemos es que ni los osos polares, tan lindos, ni la tierra en general, tuvieron el menor problema con aquella temperatura. ¿Hay que ponerse a pensar que, por ejemplo, pasar de +2,0º a +2,1ºC por encima de preindustrial es un gran problema? Cualquier persona con dos dedos de frente piensa que se está mucho mejor en esa frontera imaginaria, incluso más allá, que cuando Dickens y sus niños medio muertos de frío.

Vamos a abrir una nueva sección que espero que tenga utilidad. Tuits de calentamiento global.

Suelo “retuitear” las novedades que me parecen interesantes sobre la discusión del “cambio climático”. Algunas las convierto luego en una entrada, pero la mayoría no. Así que puede ser práctico juntarlas un par de veces por semana, sin plazo fijo, a modo de documentación. O para el que se las haya perdido. Luego, clicando en la etiqueta correspondiente [–>] se podrá consultar el histórico.

Sirve a modo de filtro, claro. De lo que voy viendo, lo que creo que os puede interesar más. La mayoría serán en inglés, ya siento.

Si alguien quiere que siga alguna cuenta que no sigo, para la misma función, se puede negociar. Pero aviso que hay algunos críticos del IPCC que no me gusta nada cómo lo plantean. Por eso digo lo de “negociar”.

 

Imagina que ves un problema. Por ejemplo que los osos polares están disminuyendo de número escandalosamente. Y se te ocurre montar una gran comisión internacional para solucionar el problema. Por ejemplo, el IUCN/SSC Polar Bear Specialist Group [–>]. Sólo por hacerlo acabas de introducir una nueva dinámica en el sistema. Y tienes que contar con ese nuevo factor.

No es nada nuevo. Lo sabemos más o menos desde siempre. Spinoza, entre muchos otros, lo formalizaba así:

De su Ética, proposición VI:

- Cada cosa se esfuerza, cuanto está a su alcance, por perseverar en su ser.

Y proposición VII:

- El esfuerzo con que cada cosa intenta perseverar en su ser no es nada distinto de la esencia actual de la cosa misma.

De esas dos ideas, perfectamente establecidas en el acerbo de conocimientos de la humanidad, sabes que el Polar Bear Specialist Group va a considerar como misión número 1 el seguir existiendo. Que será una misión “no oficial”, pero no por ello va a dejar de ser el impulso primordial que guíe todos sus actos. Así que sabes va a hacer fundamentalmente dos cosas.

  1. Ejerecer presión sobre la causa que hacía disminuir la población de osos — que era la caza descontrolada.
  2. Inventar lo que sea para que la población de osos siga en peligro, así se trate de pura imaginación, y que el Polar Bear Specialist Group siga teniendo razón de existir.

Y eso, que es justamente lo que se puede prever, es lo que ha ocurrido. Consiguieron que todos los países que lindan con el Ártico prohibieran o regularan mucho la caza del oso polar. Y fue un grán éxito, y las poblaciones de osos aumentaron con rapidez. Y luego aprovecharon que el hielo estaba disminuyendo, para imaginar que eso *debería* ser un problema muy grande para los osos. O para venderlo, más que imaginarlo. Lo que daba plena justificación para dotar una vida eterna al Polar Bear Specialist Group.

Es imposible que los especialistas no sepan que los osos necesitan hielo, sobre todo, en invierno y primavera. Y que la disminución del hielo es, sobre todo, la del de final de verano. Y sobre todo, que hay poblaciones de osos que viven muy contentas en zonas donde no hay ningún hielo de verano, y desde antes de que diminuyera el hielo.

Repitiendo de otra [–>] entrada: Por ejemplo, la costa de Labrador y en la Bahía de Hudson hay poblaciones de osos a las que les va muy bien, y que *jamás* tienen hielo en agosto ni en spetiembre. Les da igual lo que haya disminuido el hielo de verano en otras partes del Ártico, porque ellos tampoco tenían hielo en verano en 1980. En ese sentido, no han notado diferencia en estos 30 años de “espiral de muerte” de hielo en el ártico.

oso-polar-negacionista-hielo-agosto

Pero,

- Cada cosa se esfuerza, cuanto está a su alcance, por perseverar en su ser.

- El esfuerzo con que cada cosa intenta perseverar en su ser no es nada distinto de la esencia actual de la cosa misma.

Y consiguientemente, el Polar Bear Specialist Group tiene que inventarse el problema que le permita sobrevivir como grupo, o, en jerga técnica de Spinoza, perseverar en su ser.

Esero que sirva esta idea básica, que los políticos se empeñan en olvidar cuando establecen grupos dedicados a un problema, para enfocar mejor este artículo de Susan Crockford, que muestra muy claramente cómo el Polar Bear Specialist Group tenía que haber sido desmontado hace 20 años. Muy recomendable:

Récords de frío, sobre todo en las tres penínsulas mediterráneas. O sea, nos toca. Sirva para recordar esta curiosa web de Robert Hart y Ryan Maue, donde actualizan todos los días los récords de calor o frío de las distintas localidades del globo. Clic.

coolwx

Y ya que estamos con el frío, que es lo que toca en invierno, hagamos la última actualización del hielo marino al acabar el año.

fin-2014-hilo-marino-global-anual

 

Desde 1979 hay:

  • 7 años con más hielo
  • 4 años con el mismo hielo (1980, 1989, 1992, 1996)
  • 24 años con menos hielo

La versión con el hielo mensual en vez de anual:

fin-2014-hielo-marino-global-mensual

Contexto. Durante 300 años (1660 – 1960 aprox) la Royal Society de Londres se guió por esta norma, que aparecía como aviso en su revista Philosophical Transactions.

It is neither necessary nor desirable for the Society to give an official ruling on scientific issues, for these are settled far more conclusively in the laboratory than in the committee room [–>]

No es necesario ni deseable para la Sociedad dar una postura oficial en asuntos científicos, porque estos se resuelven mejor en el laboratorio que en la sala de un comité. Parece que no se puede dejar más claro que no contemplaban la idea del “consenso” como estrategia de resolver las cuestiones de la ciencia. A veces daban una versión más larga, por ejemplo la de 1753.

… it is an established rule of the Society, to which they will always adhere, never to give their opinion as a Body upon any subject either of Nature or Art, that comes before them

… es una regla establecida de la Sociedad, a la que siempre se adherirá, no dar nunca una opinión como cuerpo, en ningún asunto que se le presente, tanto sea de la naturaleza como del arte. Lo que vemos hoy es justo lo contrario. Visto desde fuera, parece que la principal misión de las academias científicas sea establecer la “verdad científica” de turno. Y la Royal Society, a tenor de los tiempos, abandonó esa norma a la que siempre siempre iba a adherir. Hacia 1960.

Afortunadamente se puede medir este cambio sobre dónde se resuelven las cuestiones científicas, usando la excelente herramienta de Google, “Ngram Viewer”:

ngram-scientific-consensus

El “consenso” solo era el primer paso. Indicar al ganado lo que tiene que pensar. Para reforzarlo, nada como (1) vilipendiar al que ose discutirlo, y (2) usar una terminología que evite todo pensamiento y debate, porque el término piensa por ti. Si estás recordando “negacionista” o “negacionismo”, has acertado. Y también se puede medir.

ngram-denialism

 

De la sección asnus hispánicus, y gracias a Vózpopuli, nos llega Antonio Martínez Ron, en:

aberron-divulga

Un cachondo, Antonio. En el título se pregunta -¿por qué no “podemos”?-, pero el artículo se refiere a por qué no “pueden”. Ellos. Los demás. Los tontos. No Antonio. Los malos.

Varios estudios demuestran que intentar convencer con pruebas a colectivos como negacionistas climáticos o antivacunas refuerza su posición y sus creencias erróneas.

Y cita en efecto varios estudios.

Uno de Michael J Wood sobre las personas propensas a las conspiraciones. La verdad es que no tengo ni idea sobre los “antivacunas”, pero los críticos de la teoría carbonofóbica del IPCC no tienen la menor relación con los propensos a las conspiraciones. Es verdad que señalan cuando los chicos del IPCC fardan -por escrito- de haber desarrollado un “truco para ocultar el declive”; de “redefinir el peer review” para no tener que incluir los estudios críticos en los informes del IPCC; o de buscar revisores bien aleccionados para que los “papers” inconvenientes no pasen el corte de una revista. Pero eso son hechos. Constan por escrito. Los autores no niegan su autoría. No hace falta ser una persona propensa a las conspiraciones para pensar que un trick to hide the decline es, efectivamente, un truco para ocultar el declive.

Cita otros estudios, generales, que lo mismo servirían para ejemplificar un problema cognitivo de los críticos del IPCC, que un problema cognitivo del IPCC. Salvo que pongas encima de la mesa que uno de los dos grupos no está viendo “hechos” claros.  Y de eso, el genial divulgador no trae nada.

Pero realmente Antonio Martínez Ron se gana un puesto en el olimpo de la divulgación científica internacional al sacar a relucir a Lewandowsky. Hasta aquí no había relación posible entre lo que cita y la discusión del clima. Pero hay un fenómeno que se aburría con la psicología cognitiva, y decidió aplicarla al “negacionismo”. Ganando mucho espacio mediático con ello.

Da vergüenza tener que hablar de Lewandowsky. Que es hablar de algunas de las payasadas que se hacen pasar por “ciencia”. Pero debería de bastar leer el título del primero de los “estudios” de Lew para saber que uno no puede citar eso si uno pretende que no se le rían en las barbas. Bueno, leer el título, más tener dos dedos de frente, más no ser un caradura de infarto.

Lewandowsky, S., Oberauer, K., & Gignac, G. E. (2013). NASA faked the moon landing—therefore, (climate) science is a hoax: an anatomy of the motivated rejection of science. Psychological Science, 24(5), 622–633.

Es literal. Repito: NASA faked the moon landing—therefore, (climate) science is a hoax: an anatomy of the motivated rejection of science. Sin embargo, vamos a ver que en este “estudio”, los que creían que el alunizaje de la NASA era un engaño, eran los que creían que el cuento del clima no era un timo. O sea, justo al revés.

Otro académico de psicología, social en este caso, se ha tomado el asunto en serio. No por ser “negacionista” (es lo contrario), sino porque cree en la psicología como actividad científica y seria, y hay un límite a las payasadas que puede aguantar. Está pidiendo oficialmente la retractación del trabajo. Y no “negando los hechos”, sino exponiendo los hechos.

No vamos a dedicarle mucho tiempo. Merece la pena leer las dos entradas, pero baste como cata el arranque de José Duarte. Demuestra que es falso el trabajo entero, y empieza por el título.

First, the title. It’s not metaphorical or anything. It plainly describes a relationship between believing the moon landing was a hoax and believing climate science is a hoax, even specifying a causal direction. These are variables that were measured in this study – again the title is not a metaphor, is quite specific and descriptive. What do the data say? Well, out of 1145 participants, only 10 believed the moon landing was a hoax (likely including fakes.) We’ll pause here to note that 10 in this context is essentially zero, and we couldn’t validly infer links between moon hoaxism and anything else from that number. But it’s worse – a majority of these 10 reject the idea that climate science is a hoax – 7 out of the 10. Only 3 participants out of 1145 endorsed the moon hoax and the climate science hoax.

Therefore, the title is false.

Pues esta payasada es lo único que nos ha traído Antonio Martínez Ron para relacionar los problemas cognitivos de sesgo previo con la discusión del cambio climático.

Y sin embargo lo tiene a huevo.  Si el problema, según afirma, es que el sujeto pasará por alto todas las evidencias, por más contundentes que sean, no tiene más que mostrar las evidencias que los negacionistas pasamos por alto. O, con mayor precisión, decir qué coño es lo que negamos los “negacionistas”, señalando la “evidencia contundente” que nos demuestra equivocados. El mismo trabajo que nos tomamos los demás, vaya. Por ejemplo, al señalar por qué lo que pone Aberrón son payasadas. El título del estudio de Lewandowsky dice lo contrario de lo que dicen los datos que aporta Lewandowsky. Le parecerá poco. Y encima los datos son falsos. Ver Duarte -citado arriba- para una versión completa. O McIntyre [–>]. Pero eso es para mayores; no vayamos a sobrepasar la capacidad de Antonio Martínez Ron.

Avisando, que es gerundio:

para-aberron

Menos mal que esto está entre #lomejordeNext. ¡Joder, con Vozpópuli!

De la sección argumentalismo asimétrico. Que es como el federalismo asimétrico ese de los jetas de ya se sabe dónde, pero en calentamiento global.

De la web de la NOAA:

One of the most remarkable aspects of the paleoclimate record is the strong correspondence between temperature and the concentration of carbon dioxide in the atmosphere observed during the glacial cycles of the past several hundred thousand years. When the carbon dioxide concentration goes up, temperature goes up. When the carbon dioxide concentration goes down, temperature goes down. A small part of the correspondence is due to the relationship between temperature and the solubility of carbon dioxide in the surface ocean, but the majority of the correspondence is consistent with a feedback between carbon dioxide and climate. [–>]

Están queriendo decir: Parte de la correlación es porque al subir la temperatura (por la causa que sea) sube el CO2. Lo que se corresponde con que la temperatura sube antes del CO2, como se ve (mal) en el gráfico. Unos 800 años antes es la cifra que más se ve calcular. Pero como necesitamos meter miedo con el CO2, nos imaginamos que puede ser (es “consistente” con) que haya unas realimentaciones entre el CO2 y el clima, que aumenten notablemente la subida de temperatura causada por otro factor.

Vale, seguro que puede ser. Y lo representan así (azul es temperatura; rojo es CO2).

correlacion-co2-temperatura-3

Y la correlación está niquelada. El problema es que ahora no hay el CO2 que marca, ni de coña. Si marcaran el CO2 real del presente, tendrían que haber hecho así el gráfico, y nos faltarían unos ¡16 grados! de calentamiento para mantener la misma correlación.

correlacion-co2-temperatura-4

Bueno, eso es en la Antártida, donde los calentamientos y enfriamientos globales son más pronunciados.

En plan global también hay un estudio donde se ve la misma jugada de ocultar los datos del CO2 según conviene. Los carbonófobos le pusieron mucha fanfarria, porque pretendía demostrar que el CO2 en realidad subía antes de la temperatura, y no después. Yo creo que ya no se cita, porque era bastante de chufla. Pero Willis Eschenbach señaló [–>] otra repetición de la estrategia de ocultación de datos, tan frecuente en el ramo, que va también sobre la muy conflictiva correlación que tratamos.

Shakun presentó estos datos. Verde son temperaturas de proxies, y negro CO2.

correlacion-co2-temperatura-5

Y Eschenbach se preguntó de inmediato por qué se cortaban los datos del CO2 antes de los de temperatura. Así que buscó todos los datos que hay y los añadió, en colorines.

correlacion-co2-temperatura-6

¡Que cucos! Intentaban ocultar la correlación inversa entre CO2 y temperatura durante la mayor parte del Holoceno. Que, si se mira con atención, también se ve en el gráfico del NOAA.

En resumen. Se puede pensar lo que la NOAA quiere que pienses. Que el CO2 es la llave mágica del clima. Es “consistente con” (puede ser) con los pobrísimos paleo-datos que hay. Pero se puede pensar lo contrario: que el CO2 ha subido y bajado por la temperatura en el pasado, con retardo, y que no tiene un influencia sobre ella que se pueda notar en un gráfico como estos. Es igualmente “consistente con”. Pero está prohibido.

También se puede ver la correlacion CO2 temperatura en la época moderna, donde se miden ambos directamente, en lugar de a través de “proxies”.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2014/11/2-grados-sobre-preindustrial-y-co2.png?w=510

 

Y la versión para marinos y otras gentes de mal vivir, en general muy preocupadas porque se van a quedar sin arena en la playa:

correlacion-nivel-del-mar-jevrejeva-y-co2

« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 678 seguidores