algoreros


Aprovechando la actualización de la serie de temperatura global por satélite UAH, quería ver cómo va lo del calentamiento y La Pausa en las distintas partes en las distintas zonas deel globo en las que dividen su serie. Spencer y Christy proporcionan directamente la “línea de tendencia”, pero para los 36 años que dura la serie. Desde que hay satélites capaces de medirlo.

http://vortex.nsstc.uah.edu/data/msu/v6.0beta/tlt/uahncdc_lt_6.0beta1.txt

Pero puede darle visual facilidad ponerlo en un gráfico. Y sacar las tendencias para  La Pausa.

Una nota previa. Hablamos, por acortar de “tierra” y “mar”. Pero se trata de la temperatura en una capa de aire encima de la tierra y el mar. Más o menos, la mitad inferior de la troposfera.

Las tendencias de la serie completa, por zonas de la tierra. 36 años:

tendencia-calentamiento-global-por-zonas-36-anhos

La explicación de las zonas:

Zona
Global Toda la tierra
N.Polar-T Tierra al Norte de 60º Norte
N.Polar-M Mar al Norte de 60º Norte
N.Extr-T Tierra entre 20º y 60º Norte
N.Extr-M Mar entre 20º y 60º Norte
Trópicos-T Tierra Trópicos (20N – 20º S)
Trópicos-M Mar Trópicos (20N – 20º S)
S.Extr-T Tierra entre 20º y 60º Sur
S.Extr-M Mar entre 20º y 60º Sur
S.Polar-T Tierra al Sur de 60º Sur
S.Polar-M Mar al Sur de 60º Sur

Para facilitar se representa en rojo la tierra y en azul el mar. De Norte a Sur.

Curiosidades:

– En cada banda de latitud, la tierra se ha calentado más que el mar. Es lo normal, por la “inercia térmica” de mar. Pero hay una excepción. El agua de cerca del polo norte, que se ha calentado sustancialmente más que a tierra de esa zona. No es de extrañar, entonces, el bajón que ha habido en el hielo marino del polo norte.

– En el mar se ve un efecto más o menos continuo, de menor calentamiento de norte a sur. (En el agua de más al sur el calentamiento es cero, y por eso no se ve una barra).

– Este efecto norte – sur es mucho menor en tierra, y está más desplazado al sur. En las tres primeras bandas no existe.

Ahora se trata de mirar lo mismo, pero desde que estamos en La Pausa. Ver qué diferencias hay por zonas.

la-pausa-en-el-calentamiento-global-uah

Podíamos haber elegido los últimos 18 años y medio, que sería La Pausa estricta en esta serie. Pero los alarmistas siempre protestan porque dicen que es uno tramo interesadamente seleccionado. Usando justo el momento de “El Niño del siglo” en 1998. Así que he elegido el tramo de los últimos 21 años.

Ya no pueden alegar “selección interesada”, y coincide que es el tramo de La Pausa, pero mirando solo el aire de encima del mar. En principio, más significativo climáticamente.

la-pausa-en-el-calentamiento-global-mar-uah

Bien, sabiendo la duración de La Pausa que queremos mirar, 21 años, ponemos las tendencias por zonas en esta época tan peliaguda para los alarmistas.

tendencia-calentamiento-global-por-zonas-21-anos

Se puede decir que ha habido calentamiento global en los últimos 21 años. Pero no es “estadísiticamente significativo” ni de lejos. Para los amigos de los números, la “tendencia” en estos 21 años, global, es 0,036ºC por década. Menos de cuatro centésimas de grado por década. A comparar con una décima entera por década para el período completo de 36 años. Es tres veces menos.

Han cambiado mucho las “curiosidades”

– En el mar solo ha habido calentamiento en la zona más al norte, junto al polo, en estos 21 años. Ya lo sabíamos, porque hemos elegido los 21 años  de La Pasua en el mar. La “zona” más al norte ocupa mucha menos superficie, y por eso se compensa con el ligero enfriamiento del conjunto de las demás, que es mucho mayor.

– En tierra ha seguido habiendo calentamiento estos 21 años. Y muy por igual en las distintas bandas de latitud de norte a sur. Pero notablemete menor que  en el período entero de 36 años (0,13 contra 0,19 por década).

– El mayor calentamiento ha seguido siendo en el mar de la zona más al norte.

¿Bueno, y qué pasa con ese mar en los alrededores del polo norte? ¿Se va seguir calentando a toda pastilla para siempre? No parece. De momento, también tiene una “La Pausa”. De 14 años y medio.

la-pausa-en-el-calentamiento-global-mar-norte-uah

De la sección curiosidades y anécdotas.

Es conocido que estamos en una fase del calentamiento global que los alarmistas llaman La Pausa. En inglés, The Hiatus. Tiene guasa el nombre, porque implica que después volverá el calentamiento. O sea, dan por supuesto lo que habría que demostrar. Pero valga.

Se suele definir La Pausa como el tramo de años hacia atrás en los que no se mide una tendencia de calentamiento. Lo de “tendencia” sale de una fórmula estadística que puedes sacar en cualquier hoja de cálculo, eligiendo “añadir una tendencia lineal”. No merece la pena profundizar. Tampoco tiene ningún significado especial en un sistema que destaca por su falta de linealidad, pero la ciencia del calentamiento global tiene sus manías y cosas. Y le dan una gran importancia a esa “tendencia lineal” … cuando favorece su mensaje. Así que nosotros vamos a hacer lo mismo, en sentido contrario. Tómese como un juego.

Cuando miden el famoso calentamiento en la temperatura del aire, La Pausa en el calentamiento varía según dónde se tome la medida, y con qué instrumento se tome. Con satélites, y el aire a cierta altura (lejos de los efectos humanos no climáticos), La Pausa tiene 18 años y unos meses.

Los alarmistas suelen contestar que sigue habiendo calentamiento. Y que se nota por ejemplo en el hielo marino, que sigue disminuyendo. O decían, porque ha dejado de ser cierto. Vamos a verlo.

El truco es representar la serie de hielo marino global …

la-pausa-en-el-hielo-marino-0

… y mirar la longitud del trozo final en el que sale una línea de tendencia no negativa (no descendente). En este caso del hielo marino global, ahora, es justo desde abril de 2001. 14 años.

la-pausa-en-el-hielo-marino-global

Datos:

http://arctic.atmos.uiuc.edu/cryosphere/timeseries.global.anom.1979-2008

Es un poco incordio que las series de temperatura global las van cambiando. Se supone que para mejorarlas. Corrigiendo defectos y tal. Lo hacen todas. Y ahora le ha tocado a la serie UAH de mediciones con satélites. La de Christy y Spencer. Da todavía menos calentamiento global de lo que daba.

Queda así:

uah-v6-temperatura-global

Es tal virguería esto del calentamiento global, que un cambio minúsculo, de risa, puede cambiar la impresión de lo que ocurre. La disminución de la medición del calentamiento en UAH ha supuesto disminuir la tendencia en 0,026ºC por década. No es broma: un cuarto de décima de grado cada diez años. Por supuesto, muy dentro del margen de error que daban. Pero esa pequeñez ha cambiado bastante la película.

Como sabemos, hay mediciones con termómetros (miden en superficie – 1,5m.), y con satélites (miden a media altura – 4 Km.). Los termómetros marcan distinto calentamiento entre sí (entre 0,188º y 0,153º). Los satélites también tenían diferencias (entre 0,138º y 0,122º).  Pero la gente tendía a despreciar la serie desde satélites que marcaba menos, porque parecía un poco alejada del paquete. Como rarita. Pero ahora, con la nueva versión de UAH, resulta que las dos series desde satélites marcan clavado. Y se ha hecho como un hueco claro que separa el “mundo de los termómetros” del “mundo de los satélites”. ¿Quién estará midiendo bien? Gran intriga.

Un gráfico con el que intento plasmarlo de manera fácil. Advertencia: Como termómetros y satélites miden a alturas diferentes, miden cosas diferentes. Se supone que a más altura debe de haber más calentamiento. por eso se pone (en gris) lo que se debería de calentar el aire en superficie según los modelos (izquierda), y lo que se debería de calentar a media altura (derecha) según los mismos modelos.

tendencias-calentamiento-global-segun-series

Se ve muy bien lo de los dos mundos. En superficie, las mediciones van claramente más bajas que los modelos. Pero a media altura, no es sólo que vayan más bajas, es que se mide la mitad de calentamiento de lo que sueña el IPCC.

Como nota relevante, señalar que el calentamiento del agua del mar en su superficie, que curiosamente miden con satélites y termómetros, va complemente en la línea de las mediciones de media altura. También marca como la mitad de lo que dicen los modelos.

Otras anécdotas. Los dos equipos que miden desde satélites son independientes entre sí como lo más que se pueda pedir. Desde ideológicamente opuestos, unos alarmistas y los otros escépticos integrales, hasta la tecnología. No usan siempre los mismos satélites, y los cálculos son completamente diferentes. Es muy impresionante que proporcionen unos resultados tan clavados como estos que recojo en un gráfico de Bob Tisdale (clic para fuente):

tendencias-calentamiento-global-satelites

Por otra parte, la independencia de los que miden con termómetros deja bastante que desear. Son todos alarmistas, y mucho. Y parten de los mismos datos. Luego sí los tratan de forma diferente. Básicamente, unos se “inventan” muchos más datos que otros en las zonas donde no tienen, “rellenando”.

¡Ah!, y respecto a La Pausa, lo que llevamos sin calentamiento global, ahora los dos equipos de los satélites dicen lo mismo: 18 años y algunos meses. Casi nada.

Fuentes / enlaces de interés:

Roy Spencer, con todas las explicaciones técnicas:

Bob Tisdale, siempre con muchos gráficos:

WUWT refleja al artículo de Tisdale, pero siempre merece la pena por el ambiente:

Flipa:

hielo-artico-reversible

Se han pasado 30 años hablando de una “espiral de muerte” en el Ártico (como si hielo fuera sinónimo de vida). Y asegurando que estamos al borde de un “punto de no retorno”. Y diciendo que la desaparición del hielo del Ártico es inminente e inevitable.

Pues ahora vienen dicendo que naina la vaina. Que han investigado unos modelos más complejos, y llegan a la opinión contraria. Con un par:

Encontramos que hay dos procesos físicos clave, que a menudo son ignorados en los modelos sencillos, que en realidad son esenciales para saber si la pérdida de hielo es irreversible. Uno se relaciona con el movimiento de calor de los trópicos al polo y el otro con los ciclos estacionales. Ninguno de los modelos simples incluía ambos factores, lo que les llevaba a identificar erróneamente un punto de no retorno que no se corresponde con el mundo real.

La pera. ¿Y si no tenían en cuenta, o bien las estaciones, o bien el transporte de calor desde el trópico, o bien ambos, se puede saber qué diablos tenían en cuenta? ¿¿¿El CO2???

Fuente, WUWT:

Mirar la realidad en lugar de los modelos de la feria de los gitanos tampoco está tan mal.

espiral-de-muerte-hielo-artico-1

espiral-de-muerte-hielo-artico-2

A primera vista, sin leer el texto, apostarías a que se trata de un cartel de publicidad de British Petroleum o de Iberdrola. Verde que te quiero verde, y todos somos muy buenos. Menos los malos, que son muy malos.

academia-pontificia-ciencias-iberdrola

Ah, no. Ese no era. Perdón. Se han mezclado. El del Vaticano Científico es así:

academia-pontificia-ciencias-calentamiento-global

La Iglesia se ha hecho confuciana. Si no los puedes combatir, únete a ellos. Y suena normal en una institución capaz de sobrevivir 2.000 años, sin despeinarse al saltar de Francisco de Asís a la Inquisición, o de la Inquisición a Francis Pope. ¿Galileo, Darwin? ¡Minucias!

Nada que objetar si la Iglesia piensa que sus fieles tienen mucho interés en un seminario vaticano sobre Las dimensiones morales del cambio climático y el desarrollo sostenible. Es un asunto interno de una fe reiligiosa el decidir si se apuntan, además, a una fe laica de moda. Más difícil es entender que los críticos de la fe del IPCC, que se supone que son críticos por la ciencia, quieran participar en la movida.

tell-francis-global-warming-not-crisis

Por una parte parece bastante ingenuo pensar que Francis se vaya a sentir muy impresionado por lo que le digan sus fieles — o algunos entre sus fieles. Después de todo, se supone que tiene comunicación directa con Dios, ¿no? Si hablas con Dios, la opinión de los turistas como que se queda sin ningún peso. De los turistas; de los científicos; de la razón; de la realidad; y de cualquier cosa que no sea Dios. O somos, o no somos. O somos voceros de Dios, y poseemos la razón de la moral de Dios; o somos unos pringados como cualquier vecino, y tenemos que hacer cartelitos publicitarios copiando el sugerente diseño de Iberdrola.

Pues con los críticos de la alarma del clima pasa lo mismo. O argumentan desde la ciencia, y entonces hablan como la ciencia; o hacen campañas para que le escriban a Francis, y entonces están politiqueando. Pero si hacen lo segundo, le están dando cancha al Vaticano Científico en la discusión. Que es exactamente igual que darle cancha a Al Gore o a Obama. Pero el Heartland nunca ha hecho campañas para que los seguidores del partido demócrata les escriban a Gore o a Obama. Lo que hacen -y con razón- es descojonarse de las burradas que largan esos dos políticos. Y otros. Y eso es lo que deberían de hacer con Francis Pope y con la “ciencia vaticana”.

Por ejemplo, los objetivos del seminario en cuestión, son:

Concienciar y crear un consenso de que los valores del desarrollo sostenible se corresponden con los valores de las principales tradiciones religiosas, con un foco especial en los más vulnerables. Elevar el debate en las dimensiones morales de proteger el medio ambiente, antes de la encíclica papal (*) [–>]. Y ayudar a crear un movimiento global a través de todas las religiones, para el desarrollo sostenible y el cambio climático, en 2015 y más allá. [–>]

Fuera de la religión (y del IPCC) debate y consenso son incompatibles. Debate [DRAE –>] es controversia; contienda, lucha, combate. La idea de que gente distinta presente los contradictorios aspectos de una teoría, y de la realidad conocida, para que los asistentes puedan alcanzar un contexto completo de la cuestión. “Concienciar” y crear un “movimiento” es el proceso exactamente contrario. Por ejemplo, el consenso que le encalomaron a Galileo.

galileo-iglesia

Que Francis confunda debatir y concienciar es completamente natural. Para eso es el guía de -justamente- un “movimiento”. Una fe. Pero los demás, o vamos a setas, o vamos a Rolex.

Nota: Seguimos proponiendo que la esperada encíclica se llame Calefactio Mundi.

Calefactio mundi utroque concludaturque mel, sed ne soleat verear instructior, putent virtute eleifend eos at. Eu latine laoreet fabellas sea, nusquam tibique omittam mea in. Sit ea persius similique conceptam, affert assentior mea ad. Ferri debitis mentitum ei qui. Ne pri patrioque scribentur, vis simul dicam ex. Sed atqui dicta offendit ex, mea ut salutandi percipitur, an has timeam utroque.

Nota 2. No por obvio hay que dejar de recordarlo. La iglesia (y la sociedad, economía, etc) de cuando la Inquisición era completamente “sostenible”. Su energía procedía, o del músculo (renovable), o de la leña (renovable). Y quemaban herejes, igualmente renovables. Y también debía de ser del todo coherente con las “principales tradiciones religiosas”. ¿Y eso es bueno? Porque lo que resulta más delicado es que tal coherencia nos vaya a llevar a aplaudir a Francis, en su idea de volver a aquella época.

Judith Curry lleva casi un lustro tratando de cazar al monstruo de la incertidumbre. Su última presentación sobre el asunto es muy buena.

Los alarmistas del calentamiento global llevan 36 años en el “negacionismo” de la incertidumbre. Josh lo dibuja así:

negacionistas-de-la-incertidumbre-climaPor eso la calentología no puede avanzar. Tiene dentro un monstruo que no puede digerir, y está en la exacta misma posición que cuando nació [–>].

Curry explica la causa del atasco de la “ciencia del calentamiento global”. La causa de su “negacionismo” de la incertidumbre. La institucionalización de la sobre-confianza por parte del IPCC.

  • El proceso de “creación de consenso” introduce sesgos.
  • No tiene en cuenta la ignorancia ni la ambiguedad.
  • La politización margina las perspectivas escépticas.
  • Conduce a conclusiones con exceso de confianza.

Cuenta:

Hace unos cinco años, tras el “Climategate”, llegué a la aguda certidumbre de que los científicos del clima estaban centrados en ocultar la incertidumbre y en simplificar. Que describí como un estado muy poco saludable de la ciencia del clima.

Los informes del IPCC dan cuenta de la incertidumbre en un formato estadístico aparentemente impecable. A cada afirmación o conocimiento le establece un grado de certidumbre, cuantificada. Del tipo de: Es extremadamente seguro (>95%) que tal y tal. Pero ese porcentaje sale de una “opinión experta”, en el contexto de un análisis bayesiano subjetivo. Pongo un ejemplo, no de Curry sino de una entrada anterior en la plaza [–>]

Overall, given that the anthropogenic increase in greenhouse gases likely caused 0.5°C–1.3°C warming over 1951–2010, with other anthropogenic forcings probably contributing counter-acting cooling, that the effects of natural forcings and natural internal variability are estimated to be small, and that well-constrained and robust estimates of net anthropogenic warming are substantially more than half the observed warming (Figure 10.4) we conclude that it is extremely likely that human activities caused more than half of the observed increase in GMST from 1951–2010. [Página 24, párrrafo 3]

Se puede reumir así:

likely + probably + estimated + robust estimates = 95% possibility

Donde cada uno de los “likely”, etc, son completamente subjetivos.

O, más a la pata la llana:

Si nuestras asunciones son correctas, entonces es altamente probable que tengamos razón.

¡Torero! Nos ha jodido; eso ya lo sabíamos.

Explica Curry:

La politización del cambio climático ha introducido un sesgo enorme en la ciencia. Cuando un asunto científico se politiza, y los cietíficos tratan de presentar un consenso al poder, la discusión de las incertidumbres se conisdera un acto político. Hay una ideología a la que se adhieren muchos científicos del clima, que llamo la ideología del IPCC/UNFCC:

  • El cambio climático antropogénico es real.
  • El cambio climático antropogénico es peligroso.
  • Es necesaria una acción para prevenir el cambo climático peligroso.
  • Los “negacionistas” atacan la ciencia y a los científicos.
  • Los “negacionistas”  y la industria de los combustibles fósiles están retrasando las políticas de estabilización del CO2 del UNFCCC.

Para los alarmistas es fácil presentar las incertidumbres como mariconadas. Pijadas que sólo retrasan la solución necesaria. En la línea de Merchants of doubts, de la singular Oreskes. Pero las incertidumbres, su nivel y calidad, son exactamente lo que define un conocimiento entre sus dos extremos. Entre el saber, y la ignorancia total. O entre saber y especular.

Curry estudia la literatura científica sobre el análisis de incertidumbre para caracterizar el estado de la calentología.

curry-incertidumbre-calentamiento-globalLo analiza así:

La barra de abajo proporciona una buena ilustración de los diferentes niveles de incertidumbre, empezando por la izquierda con determinismo (implicando no incertidumbre). Incertidumbre estadística es cuando hemos formulado una Función de Densidad de Probabilidad (PDF) robusta. El siguiente nivel es cuando no sabes el PDF completo, pero tienes unos percentiles bien definidos. La incertidumbre de escenario es cuando tienes confianza en el signo o la tendencia. Con mayor incertidumbre que esa entramos en el territorio de la ignorancia. Personalmente, yo valoraría la atribución (al CO2) del clima del siglo XX y las proyecciones climáticas del siglo XXI en el nivel 4,2 (abarcando elementos de incertidumbre de escenario y reconocida ignorancia).

Traducido para humanos, quiere decir que aunque hay una razonable expectativa de calentamiento por las emisiones de CO2, y de que parte del calentamiento observado debe de ser por su causa, no hay elementos para cuantificar — ni un calentamiento futuro, ni cuánto del calentamiento observado se debe al hombre.

O todavía más simple. Las incertidumbres no son mariconadas. Si las mides, resulta que no permiten hacer ninguna de las afirmaciones de la ideología del IPCC. Salvo la primera, que es irrelevante.

  • El cambio climático antropogénico es real. (Muy probable, pero no dice nada)
  • El cambio climático antropogénico es peligroso. (No tienen ni idea)
  • Es necesaria una acción para prevenir el cambo climático peligroso. (No)
  • Los “negacionistas” atacan la ciencia y a los científicos. (Chorradas)
  • Los “negacionistas”  y la industria de los combustibles fósiles están retrasando las políticas de estabilización del CO2 del UNFCCC. (Irreal)

Enlaces:

Artículo sobre su presentación, de Judith Curry:

El Power Point:

El otro día aceptábamos el reto que recogía Roy Spencer:

Es una pregunta típica de un alarmista listillo. La respuesta de Spencer era que no es muy relevante si el hombre cambia algo el clima, que bien puede ser beneficioso, sino cuánto lo cambia. La pregunta tendría que ser: ¿Qué evidencia te convencería de que los humanos causamos un problema con el clima? Y respondíamos con un conveniente dibujito:

evidencia-de-cambio-climatico-antropogenico

Respuesta: Que las temperaturas que miden (no que imaginan) pasen por alguna de esas puertas que vienen de los modelos climáticos.

Pero la misma pregunta se le puede hacer a los alarmistas. ¿Qué te puede convencer de que tenéis un paradigma no funcional? En realidad ya se la han hecho varias veces, y normalmente se escaquean. Porque cuando estaban más seguros, y respondían, la respuesta quedaba falsada en poco tiempo. Por ejemplo Gavin Schmidt en el año 2007 [–>].

Pero se puede responder por ellos. Y nos permite situarnos. Tratar de entender lo que se le puede exigir a su teoría, si no nos dedicamos a la gimasia de torturar los datos y los razonamientos para mantener la alarma deseada.

El primer paso es saber qué dice su teoría. Imagina:

La mayor parte del calentamiento observado desde mitad del siglo XX es “antropogénico”

Parece que eso lo dice todo: tenemos un problema horrible. Pero en realidad no dice nada. Ese calentamianto que llaman “antropogénico” tiene dos componentes principales que lo suponen casi todo. Y son de signo contrario. EL CO2 y los aerosoles (hollín de cntaminación). Pongamos ejemplos con cifras imaginarias para hacerlo fácil.

1) Calentamiento observado = +10 = +16 (de CO2) -10 (de aerosoles) +4 (de otros).

Como el CO2 sigue subiendo (y seguirá) y los aerosoles bajando, porque somos más limpios, esas cantidades te dan un calentamiento acojonante en el futuro.

2) Calentamiento observado = +10 = +8 (de CO2) -2 (de aerosoloes) +4 (de otros).

Esta opción da la mitad de calentamiento futuro por el CO2 que emitimos, y explica exactamente igual de bien la temperatura que hemos observado. También sería la mayor parte del calentamiento observado debido a “efecto antropogénico”. Por eso la repetida afirmación del IPCC, que parecía tan dramática, no es decir gran cosa.

Hay una tercera opción, si tenemos en cuenta que en el apartado de “otros” hay que meter lo que el clima varía por si mismo, como sistema caótico. Y no tiene por qué ser una cifra tan pequeña la de ese apartado.

3) Calentamiento observado = +10 = +4 (de CO2) -2 (de aerosoloes) +8 (de otros).

En este caso la mayor parte del calentamiento sería natural, no antropogénico. Y lo que esperas de las emisiones de CO2 se queda en la cuarta parte. Una bendición, se mire como se mire.

Pero esas cifras no están ni en la teoría; ni en la “física básica” en la que dicen que se basan; ni en las mediciones. El efecto de los aerosoloes lo ponen más o menos “a capón” en los modelos. Ya dicen, sin rubor, que tienen “poca confianza” en esa cuantificación. Pero sólo se produce la alarma si imaginan un efecto negativo muy fuerte de los aerosoles. Como en la versión (1) de arriba. En la lista del IPCC figuran con un margen de efecto que abarca como un orden de magnitud (x10) [–>]. Y la parte caótica de la variación del clima se limitan a negarla, porque no se les ocurre cómo funciona.

Bueno, hasta hace poco negaban la variación caótica por encima de unos diez años. Luego llegó La Pausa, y aceptaron “ciclos oceánicos” de algunas décadas. Pero no más. Y sin embargo, no hay razón para que no pueda haber ciclos más largos.

Falsar la teoría es difícil, porque aunque la teoría dice que el CO2 calienta el clima, no dice cuánto lo calienta. Y puede ser poco.

Vamos a tratar de representar en un gráfico las tres ideas. Para intentar ver cuándo y cómo se podría falsar la idea de la alarma. Ya que no la teoría, que no dice gran cosa, y cualquier resultado le vale.

Lo azul esta basado en la realidad:

  • Temperaturas obsevadas.
  • Proyección recta hasta 2060 de la tendencia de los últimos 30 años (flecha).
  • Cálculos de calentamiento al doblar el CO2 (sin esperar al equilibrio) basados en las temperaturas observadas y los forzamiento del IPCC. Doblar el CO2 desde la época que llaman “preindustrial”. (Rectángulo transparente)

Lo rosa viene de los modelos climáticos:

  • Predicción de temperaturas (flecha).
  • Cálculos de calentamiento al doblar el CO2 (sin esperar al equilibrio) basados en los puros modelos (sin mirar la realidad) y los forzamiento del IPCC. Doblar el CO2 desde la época que llaman “preindustrial”. (Rectángulo transparente)

El cero de las “anomalías” se ha puesto en la media de los 30 primeros años de la serie (1850 – 1880). Lo que llaman “temperatura preindustrial” (como si sólo hubiera una).

tres-ideas-de-cambio-climatico

La flecha negra sería la negación de que el CO2 influye en la temperatura. Sobre la base (especulativa) de que si el clima se lleva calentando desde 1.700 (sin emisiones de CO2) a una tasa como de medio grado por siglo, lo que se puede esperar es que lo siga haciendo (Akasofu). Sería el ciclo largo que niegan los negacionistas del cambio climático natural.

Yo creo que se ve con claridad la putada que representa La Pausa para los alarmistas. No sólo les ha desquiciado la predicción, desde el principio mismo de la predicción (año 2.000). Es que cuanto más dure, mayor “salto” tiene que pegar la temperatura para pasar por la puerta rosa. Y ni siquiera vale si pasa por la parte baja; no produce alarma.

Abreviando. ¿Falsar la alarma? Si las temperaturas se mantienen entre las fechas azul y negra, no puede alarmarse ni la imaginación más calenturienta.

Aquí una ampliación:

tres-ideas-de-calentamiento-global

Añadido (18-5). Rescato esto, muy oportuno y de cajón, de Hans von Storch. Sobre La Pausa:

SPIEGEL: What could be wrong with the models?

Storch: There are two conceivable explanations — and neither is very pleasant for us. The first possibility is that less global warming is occurring than expected because greenhouse gases, especially CO2, have less of an effect than we have assumed. This wouldn’t mean that there is no man-made greenhouse effect, but simply that our effect on climate events is not as great as we have believed. The other possibility is that, in our simulations, we have underestimated how much the climate fluctuates owing to natural causes. [Spiegel online –>]

« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 758 seguidores