algoreros


Básicamente unos gráficos. Y recuperar una serieque  tiene pinta de ser la más relevante y la de más calidad. Relevante, por ser la temperatura de la superficie del mar. Y de mayor calidad, porque usa satélites y termómetros, y entre los termómetros usa los mejores (las boyas) para corregir los peores (barcos).

Pongamos primero la temperatura del aire medida por satélites por el grupo UAH. Daría igual poner la del grupo RSS porque son sensiblemente iguales. “La pausa” sigue existiendo en todo su esplendor. Pero es más interesante que la tasa de calentamiento en los treinta y tantos años de datos es como la mitad de la que predicen los modelos que tanto miedo causan.

En todos los gráficos, menos el último se pone la media móvil de 12 meses. De forma que cada punto es la media de los seis meses anteriores y posteriores de la fecha.

temperatura-global-aire-uah

En cambio, en la temperatura global del mar de la serie NOAA / Reynolds OIv2 “la pausa” parece haberse acabado. Por El Niño de este año, que lleva camino de fuerte. Pero la tasa de calentamiento es igualmente como la mitad de la predicción de los modelos.

temperatura-global-mar-oiv2

Se pueden poner juntas.

temperatura-global-mar-aire

Y marcando los puntos de inflexión, donde se ve muy bien que los cambios empiezan en el agua.

temperatura-global-mar-aire-2

Y para el que tenga curiosidad, ambas series sin el filtro de la media móvil. O sea, temperaturas mensuales en vez de 12 meses.

temperatura-global-mar-aire-3

El “mensaje” sería que probablemente también en la temperatura del aire medida por satélites se acabará “la pausa” en el calentamiento global. Cosa que tiene su importancia publicitaria y psicológica. Pero que no evita que los modelos vayan fatal.

Imaginemos que los modelos vayan sobrecalentados x2, como parecen indicar las temperaturas de medición fiable y de calidad. Eso haría la “sensibilidad climática” la mitad de la del IPCC. En vez de ser 3,2ºC de calentamiento por doblar la cantidad de CO2, sería 1,6. Justo el resultado de Nick Lewis y Judith Curry.

También podemos recuperar el listado de los cálculos de esa “sensibilidad climática” basados en mediciones, desde 2002. Los cuatro últimos (derecha) son de 2013 (2) y 2014 (2).

ecs-tiempo-lewis

O sea, todo apunta a que los modelos exageran mucho y hablamos de un problema imaginario.

Nota: Los datos de los estudios de “sensibilidad climática” vienen de este trabajo de comparación de Nic Lewis:

Nos cuenta la dra. Crockford que la situación del hielo ártico a principios de julio es muy buena para los osos polares.

Y es cuando se va acabando la temporada de caza de los osos polares. Porque las focas abandonan el hielo a partir de ahora. La crías ya son capaces de nadar y cazar por su cuenta, y ha pasado la muda de pelo. Durante la primavera los osos polares comen la mayor parte del total de lo que comen en el año, y el resto en noviembre y diciembre.

Como añadido al artículo de Crockford pongo la media de la extensión del hielo de primavera (abril, mayo, junio) en el Ártico, desde que se mide con satélites.

hielo-artico-primavera-hasta-2015

Los datos:

Pongamos que piensas que la única forma de juzgar una idea científica es atender la opinión de las academias científicas, y su unanimidad. Es una asunción. Mucha gente lo hace. Y entonces estás convencido de que las emisiones de CO2 van a provocar un problema de los gordos. Incluso ya lo están provocando. Aunque no puedas verlo por ningún sitio, y sí puedas ver que en la tierra hay más cantidad de vida y comida, ahora, que antes de las emisiones citadas.

Y como hay un problema, hay que pensar en una solución. Hace un par de semanas le hacían una entrevista a Bill Gates, en la que deja muy clara su opinión. Y se ve que ha pensado (e invertido) mucho en el asunto. Que su conclusión no coincida en nada con la solución que aplica tu político favorito debería, tal vez, hacerte pensar.

Lo recojo del Financial Times:

Es más que evidente. No hay nadie que haya presentado unos números que hagan creíble la sustitución de las energías fósiles con las renovables que conocemos. Ni de muy muy lejos.

Dice Gates que usar las tecnologías renovables que tenemos para producir la energía que necesitamos supondría un coste “más allá de astronómico”. Y que subsidiamos los negocios  de las renovables en unos cien mil millones al año, mientras que sólo se invierten unos seis mil en investigación.

Gates urge a los gobiernos a cambiar los recursos, de subsidiar a las renovables a la investigación básica.

Los incentivos actuales, dice, no son los correctos para que se tomen los riesgos necesarios para conseguir una nueva tecnología. Les subsidian a base de garantizarles un precio por la energía. ¿Tendrían recompensa si encuentran una tecnología rompedora? No mucha.

Lo dice con mucha suavidad y elegancia, pero el significado no parece nada alejado de decir que estamos haciendo el idiota.

Él mismo pone un montón de dinero en el problema. Cree que es un problema. E invertirá unos 400 millones al año durante los próximos cinco. Probablemente más después. Pero, por lo que dice, no lo pone en la producción subvencionada de energía renovable, sino en investigación y desarrollo. Sin olvidar, por supuesto, la nuclear.

Y no hay que olvidar que está proponiendo una política que, es muy presuntamente, ganadora sea el que sea el resultado de la discusión del “cambio climático”. Porque si las emisiones de CO2 no resultan ser ni peligrosas ni preocupantes, en cualquier caso necesitamos alternativas a los combustibles fósiles para producir de energía barata.

El riesgo es que las inversiones no tengan éxito. ¿Pero cuál sería la diferencia entre poner ese dinero en I&D, o ponerlo en producción de renovables ineficaces? Pues que lo estás poniendo en investigación (y siempre se aprende algo, aunque no sea lo que buscas) en vez de en el negociete de los espabilados y otros amigos del gobierno. No supondría perder dinero respecto de lo que ya estamos haciendo ahora.

Si te fijas, los que ofrecen soluciones a la crisis imaginaria del clima se dividen en tres esquemas.

1. Encarecer la energía para hacer rentable las tecnologías ineficaces. Su otro nombre es: empobrecer a la gente.

2. Muy de ecologistas radicales es la idea de diezmar la población mundial, y así diezmar la necesidad de energía. Alternativamente, contemplan que andes en bicicleta, no te duches, y enciendas una hoguera por la noche. Su otro nombre es: paleolítico.

3. La de Bill Gates que vemos hoy.

Sólo te queda preguntarle a tu político favorito por qué elige la que elige. Pero es mucho mejor si le preguntas en qué invierten sus amigotes, y qué puesto le espera al otro lado de la puerta giratoria.

Una nota sobre la nuclear. En el estado actual es la única tecnología verosímil como solución. Pero sólo hasta cierto punto. La cantidad de centrales que habría que construir, y la inversión, son también astronómicas.

Sigue siendo la gran cuestión en la discusión del calentamiento global. ¿Del calentamiento que se ha visto, cuánto -si algo- se puede achacar a las actividades humanas? Luego ya vendría la siguiente pregunta de interés. ¿De las actividades humanas, cuánto representa el CO2? El problema es que de la primera pregunta no tienen ni idea. Por mucho que aseguren lo contrario. No se dedican a estudiar el cambio climático natural. No les interesa. No da dinero. Se tropiezan con él, y cuando el golpe es muy fuerte incorporan -a duras penas- la parte que no pueden barrer bajo la alfombra. Como “la pausa” (18 años, ya). Que primero negaban,  luego “explicaban” a toro pasado, y ahora intentan volver a negar. Pero llaman “negacionistas” a los demás. ;)

Judith Curry nos presenta un artículo científico recién publicado. Sobre las temperaturas USA, y la parte que se puede achacar al CO2 — o más bien a las “actividades humanas. Y entre las referencias de ese trabajo hay un estudio similar para las temperaturas del Mediterráneo.

En realidad esto podría ser una continuación de la entrada en la que …

Sencillo. Los artistas del “calentamiento global” presentaban su idea del cambio climático natural, y su idea del calentamiento por CO2. Con la conclusión de que sólo el CO2 explica el calentamiento. Problema: Si no miran el cambio climático natural es muy difícil que se hagan una idea de cómo funciona. Mucho menos van a saber cuánto es. Y no incluían los ciclos naturales en sus cuentas de “lo natural”.

Estos dos estudios intentan encararlo, todavía de una forma bastante primitiva. Pero al menos desde un enfoque regional. Que por una parte es necesario. El clima no funciona globalmente. Intervienen muchos elementos a nivel regional, que se afectan unos a otros. Y luego podrás hacer una media global de algún dato (temperatura, lluvia, viento, lo que sea). Pero eso no explica nada, porque de la media nunca verás la causa. Ni siquiera la dinámica.

Al asunto:

Resultado: Desde 1980 (lo que se llama Calentamiento Global Acojonante), el 68% del calentamiento que se ha medido en USA continental se debe a ciclos oceánicos naturales. El resto (32%) debería de ser la suma de todo lo demás. Aunque el autor le llama CO2.

Curry tiene una observación de cajón. Y ella hace predicción meteorológica con su empresa privada (cobra por acertar). Dice que los planificadores -al menos en esa zona- harían mucho mejor su trabajo si contaran más con esos ciclos naturales, que obsesionándose con el CO2. Los ciclos van a tener mucha más influencia en cualquier futuro que nos interese planificar. Esto es, en décadas.

La referencia sobre el Mediterráneo:

Tiene narices el título. Si traducimos, queda: ¿Cuánto cambio climático se puede atribuir al cambio climático? Porque “calentamiento” y “cambio climático” son lo mismo. Pero sólo le llaman “cambio climático” a lo que (creen que) se puede achacar al hombre pecador. Que es una confesión directa de la acusación que les hacen “los escépticos”:  Sólo están mirando lo antropogénico. Con lo que no pueden desentrañar ni lo natural ni lo antropogénico ¡Porque lo segundo sólo puede salir de restar lo primero al total!

Resultado: El 58% del calentamiento se debe a los mismos ciclos oceánicos naturales.

Nota: Que existan esos ciclos de períodos de décadas, que se ven muy bien, no quiere decir que no existan ciclos más largos. Estos últimos no se podrían ver en las series de temperatura que tenemos porque son demasiado cortas. O sea, sólo es una primera aproximación.

El amigo dr. David Barber no es ningún turista espontáneo que sale al ruedo por afición.

Universidad de Manitoba, estudia la influencia del cambio climático en los procesos del hielo del Ártico, los impactos resultantes en los sistemas marinos y humanos, y las técnicas requeridas para mejorar nuestro conocimiento del hielo marino. Es investigador principal del proyecto IPY-CFL.

IPY-CFL: International Polar Year – Circumpolar Flaw Lead System Study

Como parte del Año Polar Internacional 2007-08, el Gobierno de Canadá financió un estudio multi-anual del cambio climático en el Ártico basado en la Universidad de Manitoba. Más de 350 científicos de 27 naciones diferentes, organizado en 10 equipos, participan en este proyecto colaborativo y multi-disciplinar. EL trabajo de campo se llevó a cabo a bordo del CCGS Amundsen en el Ártico canadiense.

ccgs-amundsen

Barber salió entusiasmado de la experiencia. Y con una sustancial mejora de nuestro conocimiento del hielo marino, que le perimitió predecir:

predicciones-fallidas-hielo-artico-4

Esto es un robo / traducción descarado. Viene de Dominic Lawson en el Daily Mail. A través de WUWT.

La nueva encíclica del Papa Francisco es de un estilo opuesto al de su predecesor. Mientras el Papa Benedicto escribía en latín, en un tono completamente espiritual, y lo redactaba él mismo (un gran académico), su sucesor argentino ha producido algo imposible de trascribir en uan lengua clásica.

Al plantear su tema -salvar el planeta del hombre predador- la encíclica es, en buena parte de su gran extensión, indistinguible de cualquier panfleto ambientalista de NNUU. Y es reconocido que se trata del trabajo de una serie de comités pontificios.

Para ahorrate la lata de leerla, te ofrezco una nueva versión del Padre Nuestro, pensado para capturar el mensaje del Santo Padre.

Gaia nuestra que estás en peligro,
Sostenible sea tu nombre,

Venga a nosotros tu energía renovable,

Hágase la voluntad del IPCC,

Así en la tierra como en la atmósfera.

Danos hoy nuestra chapata orgánica,

Perdónanos nuestras emisiones,

Aunque nosotros no perdonemos a las mutinacionales.

No nos dejes viajar en avión,

Y líbranos de los cultivos transgénicos,

Porque tuyos son la alta moral,

Los molinos de viento y los subsidios
,
tanto como se puedan subir los impuestos.

Amén.

PC_prayer_scr

La imagen, claro, es de Cartoons by Josh.

Fuente, The GWPF:

Ha tenido mucho éxito en Twitter un gráfico de Bloomberg, preparado por Kate Marvel y Gavin Schmidt de NASA – GISS, para “demostrar” que los escépticos están equivocados en achacar al calentamiento global (o buena parte) a causas naturales.

Y lo plantean así (clic lleva a la fuente):

mentiras-cientificos-sobre-clentamiento-global-1

Los escépticos del cambio climático humano ofrecen varias causas naturales para explicar por qué la tierra se ha calentado 1,4º F desde 1880. Pero, ¿pueden justificar ese calentamiento? Sigue hacia abajo para ver cuánto contribuyen al calentamiento global los diferente factores — naturales y humanos, basándose en los hallazgos del Goddard Insitute for Space Studies de la NASA.

Por “hallazgos” se refieren a los resultados de modelos. Pero lo que está en discusión son, precisamente, los modelos. O sea, descubren que la teoría es cierta … si las asunciones fueran ciertas.

El precioso gráfico sigue mostrando, una a una, las diversas causas naturales y artificiales que provocan cambios en la temperatura global. Pero parten de dos mentiras muy grandes, y de dos trampas que te dejan de piedra.

La primera mentira es que “los escépticos” no ofrecen ninguna de las causas naturales que salen en el gráfico como explicación del calentamiento global observado. Son:

  • La órbita de la tierra
  • El sol
  • Los volcanes

Y la demostración de la mentira es tan fácil como preguntarles a los autores cuáles son los científicos del clima, escépticos, que proponen alguna de esas causas como explicación del calentamiento global. No hay. No existen. Los escépticos no usan la explicación que los cafres alarmistas te están diciendo que usan. Mienten. Como bellacos.

Nota: Distintos climatólogos escépticos apuntan a distintas causas. Pero se pueden agrupar en dos.

  1. Cambios en la distribución del calor de los océanos (corrientes y tal)
  2. Cambios en la cubierta global de nubes

Están muy relacionados, y el mecanismo de fondo es siempre el mismo: Variabilidad natural no forzada. Caos para los amigos. Que al ser sin forzamientos externos, nunca podrían mostrar en unos dibujitos en los que solo hay forzamientos externos al sistema climático.

La primera trampa. En el gráfico de arriba ves que la seria va de 1880 a 2015. Lo natural, ya que estamos en 2015. Pero todos los demás gráficos acaban en 2005, cuando tienen datos de todos ellos hasta ayer mismo.

mentiras-cientificos-sobre-clentamiento-global-2

La trampa no es importante de cara a esas alegadas causas naturales que no plantea ningún científico del clima escéptico. Pero es muy importante de cara al gráfico de remate. El de la comparación (mentirosa) con los modelos. Y esta es la …

Segunda mentira:

mentiras-cientificos-sobre-clentamiento-global-3

La línea azul marca el resultado un modelo climático del GISS. La cuestión es que sólo puedes sacar la línea azul con modelos climáticos, conjugando todos los “forzamientos” que creen. Y 2005 es una fecha muy muy especial. Los modelos climáticos los van cambiando. Se supone que para mejorarlos. Y para poder comparar bien unos con otros, cada tanda de modelos la “cierran” en la misma fecha. Quiere decir que a partir de esa fecha no usan el conocimiento de temperaturas que hayan ocurrido. O sea, que antes de esa fecha son “retro-predicción” (o predecir lo que ya se conoce), y a partir de esa fecha son predicción propiamente dicha.

La fase de modelos actuales se llama CMIP 5, y se cerró en el año 2005. Eso significa que en el gráfico de arriba de estos caraduras no hay exactamente ningún año que sea de predicción. Es algo construido a temperaturas conocidas. Y es seguro que es por eso que tienen que ocultar diez años de datos.

Ni idea de lo que pasaría con al gráfico mostrando los diez años que faltan. No tengo los datos de ese modelo concreto. Pero podemos usar el gráfico para ese caso del último informe del IPCC, que usa todos los modelos y su media. Actualizado a 2013 por su autor Ed Hawkins [–>], alarmista climático de la Universidad de Reading.

La línea vertical de trazos marca 2005, que separa predicción (a su derecha) de no predicción (a la izquierda). Y se ve que mientras consiguen poner las temperaturas observadas bastante centrada en los modelos en 2005, sólo algo más bajo que el medio, a partir de 2005 la temperatura se va saliendo de la predicción, hasta colocarse un pelín fuera del margen 5-95%. Lo marca la flecha rosa que he añadido yo.

mentiras-cientificos-sobre-clentamiento-global-4

Y una ampliación para verlo mejor:

mentiras-cientificos-sobre-clentamiento-global-6

Ese es el chiste de parar en 2005. Dar la impresión de que los modelos lo clavan. Pero hasta 2005 no hay predicción. Y mostrando los diez años de predicción se ve que los modelos van fatal.

Nota: El polígono con rayas rojas, que dice “likely range”, no sale de los modelos. Sale de los expertos del IPCC, que viendo que los modelos no van a acertar, se curan en salud. Por si ocurriera que no hubiera ningún calentamiento entre 1998 y 2035, poder decir que ya lo habían previsto. Mediante un procedimiento que no son “modelos basados en la física”, sino lo que llaman “opinión experta”.

El problema es que lo que esta diciendo la “opinión experta” con ese grafico es que en los próximos 20 años calculan un calentamiento que oscila entre nada y 0,8ºC. O entre nada, y otro tanto como todo el calentamiento que ha habido desde 1850, concentrado en 20 años. Todo vale para el convento.

Nota 2. Roy Spencer, que mide la temperatura global desde satélites, lo ve así. Parece que no ha hecho gimnasia para que al menos en 2005 coincidan más o menos.

https://plazamoyua.files.wordpress.com/2015/01/modelos-climaticos-realidad-spencer-a-2014.png?w=510&h=459

La segunda trampa (y acabamos) es considerar esas causas de cambio de temperatura (los distintos forzamientos) como si vinieran de la madre de la ciencia. Pero son muy discutibles, y ellos mismos están cambiando con frecuencia su cuantificación. Por ejemplo, el efecto de los aerosoles (enfrían) lo han reducido últimamente casi a la mitad.

Resumimos.

Dos mentiras gordas:

  1. Las causas naturales que plantean los escépticos no son las que se muestran en el gráfico de los alarmistas. Ninguna de ellas.
  2. Aparentan que los modelos van niquelados, cuando van peor que una escopeta de feria.

Y dos trampas de infarto.

  1. Cortan los datos en 2005, cuando los tienen hasta 2015.
  2. Dan por fijos los “forzamientos”, cuando los están cambiando.

Espero que sea una muestra instructiva de cómo se vende el cuento del calentamiento global.

Añadido posterior, para V en los comentarios.

sensibilidad-climatica-e-ipcc

« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 783 seguidores