algoreros


En imagen rápida. Temperatura global medida desde satélites por el grupo UAH (Christy/Spencer)

 

2014-ano-mas-caliente-no

En la línea roja, cada punto representa la media de los doce meses anteriores. Se marcan en azul los meses de diciembre, que representan las medias de cada año natural (1979, 1980, etc). Se ve claro que 2014 no tiene ninguna posibilidad de alcanzar el récord de 1998 con los tres meses que le quedan.

Si en vez de usar las medidas del grupo de UAH -porque son “escépticos”- usamos los del grupo RSS -porque son “alarmistas”-, el resultado queda más lejos del récord todavía.

2014-ano-mas-caliente-no-rss

¿Y de dónde salen todas esas noticias que se están viendo, sobre que 2014 va a ser el año más caliente del registro? Lo explica muy bien Roy Spencer en esta entrada de su blog:

Copio y traduzco algunas partes (con permiso):

… si no por otra razón, porque los termómetros no pueden medir medias globales — sólo los satélites pueden. Los intrumentos de los satélites miden casi cada kilómetro cúbico -vaya, cada pulgada cúbica- de la baja atmósfera, diariamente. Y puedes viajar cientos -si no miles- de kilómetros sin encontrar ningún termómetro cercano.

Los dos grupos principales que miden la temperatura global desde satélites (nuestro grupo UAH, y el grupo Remote Sensing Systems [RSS]) muestran 2014 significativamente por detrás de 2010, y especialmente 1998:

2014-no-record-calentamiento-global-rss-y-uah

En mi opinión, un problema mayor que la irregularidad de los datos de los termómetros es el juego inacabable de ajustes que les aplican a sus datos. La red de termómetros está basada en un retal de instrumentos que no tienen calidad de investigación, que nunca fueron pensados para medir cambios de temperatura de largo plazo de décimas o centésimas de grado, y las zonas enormes del mundo sin ningún dato son, o ignoradas, o rellenadas con datos ficticios.

Además, los termómetros se ubican donde vive la gente, y la gente contruye cosas y cambia el entorno, a menudo sustituyendo una vegetación refrescante con estructuras artificiales que causan calentamiento (la isla de calentamiento urbano) alrededor del termómetro. Los ajustes no pueden quitar ese efecto urbano fiablemente, porque no se puede distinguir del calentamiento natural.

…/…

Mientras tanto, los alarmistas seguirán usando unos datos obsoletos, muy incompletos, y fuertemente masajeados, para promover su causa.

Pero imaginemos que sí hubiera un récord real:

Lo que me trae a mi segundo punto. Si la temperatura global estuviera subiendo suavemente -digamos una centésima de grado por año- y no hubiera enfriamiento por La Niña ni calentamiento por El Niño, entonces *cada* año habría un nuevo récord de “el año más caliente del registro”.

¿Y qué?

Es la *cantidad* de calentamiento lo que importa. Y para un planeta donde todas las formas de vida ven cambios mucho más amplios de temperatura que lo que produce el “calentamiento global”, que podría ser de momento 1ºC, a esas formas de vida -incluyendo las que votan- no les importa realmente gran cosa.  Estamos discutiendo sobre el significado de centésimas de grado, que nadie puede sentir.

No es sopresa que los efectos en los extremos climáticos tampoco se puedan medir … a pesar de lo que te intentan hacer creer algunos “periodistas” creativos. Los extremos climáticos varían tremendamente, especialmente a un nivel local, y preocuparse porque la media (sea eso lo que sea) pueda variar marginalmente es un desplazamiento total del foco.

Roy Spencer tiene la virtud de la claridad. Y es una gran ventaja. Porque cuando alguien te cuenta una película que no hay forma de entender, y que va cambiando cada vez que te la cuenta, son muy grandes las posibilidades de que, o bien no sepa de lo que habla, o bien te esté intentando meter un gol. La apuesta razonable es que el cuento del calentamiento global padece los dos problemas.

Añadido para los comentarios en el hilo:

siberia-y-artico-temperaturas

Nos entretenemos mucho discutiendo si somos catalanes o podencos; vascos o galgos. Y sobre soberanías y prodigios. O si Pablemos tiene la chorrada más larga. Pero no le haremos ni caso a la próxima Cumbre de la UE, donde entre otras cosas quieren decidir:

  • Cortar las emisiones de CO2 en un 40% respecto de los niveles de 1990, para 2030.
  • Mejorar la eficiencia energética en un 30%.
  • Incrementar las energías renovables en el “mix” hasta el 27%.

La traducción al idioma de la calle no podría ser más fácil. Todo te va a resultar más caro, empezando por la factura de la luz, hasta cada cosa que compres; y muchos puestos  de trabajo van a salir de Europa para instalarse en otros continentes. Aunque igual es más importante que los niños aprendan algunas palabras de vascuence, para no usarlas jamás. En España todo es posible.

¿Puede ocurrir el horror que planean en ese encuentro de la UE, que tan poco nos interesa? Ellos dicen que sí:

Pero hay cierta esperanza. Que no va a venir de ningún imaginario “derecho a decidir”. Puede producirse por los polacos, que parecen tener muy claro que si su energía es de las más baratas de Europa, es porque usan carbón, y no subvencionan fantasías eólicas ni solares. Y el gobierno, con apoyo de la oposición, ha dicho que si las propuestas de la cumbre siguen como están, a Polonia no le quedará más remedio que vetar el acuerdo.

Esperemos que los polacos se porten. Entre otras cosas, van todos unidos. Es buen síntoma. Porque si esperamos que nuestros gobernantes o nuestros periodistas se ocupen de las cosas de comer, lo llevamos claro. O tal vez sería mejor decir que ni nosotros mismos nos interesamos por las cosas del comer. Como si fuéramos ricos, tú.

Tal vez la diferencia más notable entre el pensamiento mágico y el pensamiento racional sea la ausencia / presencia de mediciones. El pensamiento mágico funciona con absolutos.  Tal cosa es “mala”, o “buena”, y no hay mucho más que hablar. Y de medir, ya ni pensarlo.

Dentro del pensamiento mágico moderno, el producto más prodigioso es el “cambio”. Que, como mágico, es independiente de medición; pero tiene signo opuesto depende de dónde se trate. Las mismas personas suelen estar absoutamente convencidas que cuando de cuestiones sociales se trata, el bien es “el cambio”.  Hay que cambiar la sociedad, la política, la economía. Hacia dónde, no se sabe muy bien; la cuestión es “el cambio”. Pero en la naturaleza el principio es el contrario. El cambio es el mal. Por ejemplo, el cambio climático. Y nunca aceptarán la idea de que las mediciones pueden confirmar o desmentir lo que creemos. Porque lo que creemos, en el pensamiento mágico, es axiomático. Es una verdad evidente por sí misma.

La faena es que hay desaprensivos que insisten en tomar medidas. Por ejemplo esta en California.

Nota previa: California es posiblemente el sitio de la tierra con mayor obsesión por cambiar la sociedad y la economía (bueno) para evitar el cambio climático (malo). Y ahora unos desaprensivos han medido el efecto de un cambio climático real y observado en California. Con el estupefaciente resultado de que es muy difícil sostener que haya sido malo.

Vista rápida:

De nueve especies o conjuntos examinados, ocho han aumentado en densidad. Lo que quiere decir que hay más árboles en la Sierra Nevada de California. O un reverdecimiento. ¿Eso es malo? Pues es “cambio climático”.

Bueno, no todo ello. Los autores señalan que en las cotas más bajas de la sierra el principal motivo del reverdecimiento es un mejor control de los incendios forestales. Pero en el resto no. La mejoría viene del cambio climático (malo), o del aumento del CO2 (malísimo). O más probablemente de ambos. Lo explican Craig Idso y Pat Michaels en:

También hay otro estudio recién horneado que habla, no de árboles, sino de pajaritos; y no de California, sino del este en general de USA. El pensamiento mágico dice que el calentamiento global produce un traumático despazamiento de las especies hacia el norte. Las malditas mediciones indican que no ha ocurrido un desplazamiento, sino una colonización. Las especies han aumentado las áreas que habitan, extendiendo en promedio cada una su área unos 93 Km. hacia el norte. Pero sin abandonar la zona que ya usaban antes del “cambio climático”. Eso produce un mayor número de pájaros, al tiempo que una mayor variedad.

El “cambio climático” es malo (axioma) … siempre que no midas la maldad.  Cuando mides, te puede salir una “maldad negativa”.  Y es por eso que en el pensamiento mágico las mediciones están prohibidas. Imagina que te da por medir las exportaciones e importaciones de petróleo en Venezuela, y descubres que “el cambio” ha conseguido que un país con unas reservas de petróleo de las mayores del mundo se ha convertido en un importador neto. ¡Ay, los axiomas!

pitufilandia

A veces hay lectores amables y silenciosos que mandan cosas. Hoy, Joaquín. Parece parte de las filminas de una charla. Y es una idea muy buena, por su simplicidad.Los efectos más visibles del “cambio climático”, son los glaciares y el nivel del mar. Siempre los citan. Especialmente ahora que hay La Pausa (en las temperaturas). Dicen: -Mira, el calentamiento sigue, porque se sigue derritiendo el hielo, y sigue subiendo el nivel del mar-.

Estupendo. ¿Y por que no miramos la relación del CO2 con los efectos más llamativos del cambio climático? Especialmente interesante ahora que no está subiendo la temperatura.

Pongo un enlace al PDF, que desglosaré más abajo en fotos.

Pero Joaquín me ha dado la idea de hacer un gráfico con lo mismo. La peña sabe que me divierte, y me lo perdonará. He pensado en un gráfico con sólo el nivel del mar y el CO2. ¿Por qué? Porque el nivel del mar tiene los dos componentes. Sube por dos motivos: El deshielo de los glaciares, y el calentamiento del agua del mar. Así que ahí lo vemos todo de un solo golpe. Y porque me parece más representativo -aunque menos espectacular- el CO2 acumulado, que el emitido.

Impresionante.  Hasta 1950, el CO2 subía poquito. Y el nivel del mar llevaba un ritmo que no le preocupaba a nadie. No hay ninguna mención a ese “problema” en esas fechas. A partir de 1950 el CO2 acumulado en la atmósfera pega un acelerón. Y el verderío acojonado. Pero …. ¡el nivel del mar sigue al mismo ritmo nada precoupante, sin enterarse de que el CO2 ha acelerado en un “sprint”!

nivel-del-mar-yco2

Nota: la linea recta de puntos es una polinómica de segundo grado sobre los datos del nivel del mar. Si tuviera una aceleración, se vería cóncava.

Añadido posterior para Antonio (aka “un físico”), pare ver si el efecto logarítmico del CO2 cambia la curva:

nivel-del-mar-jevrejeva-y-co2-en-vatios

El PDF de Joaquín, en 4 fotos. Muchas gracias.

 

joaquin-lo-que-nunca-explican-1

joaquin-lo-que-nunca-explican-2

joaquin-lo-que-nunca-explican-3

joaquin-lo-que-nunca-explican-4

Añadido posterior enviado por Joaquín para los comentarios:

 

joaquin-extra

Otro añadido enviado por Joaquín:

Hola de nuevo:
Adjunto una muestra de registros individuales de retracción de glaciares, algunos de los dados por Oerlemans, para que los utilices si lo crees conveniente.
Sigue con salud y gracias por tu dedicación
Joaquín
———————————————————————-

Algunos datos individuales de retracción de glaciares, existentes en la literatura científica.

Tal como apunta plazaeme, se utilizan cuadros y  pinturas históricas, descripciones literarias, y  registros geológicos y dendrocronológicos .

Imágenes integradas 1

Imágenes integradas 3

Imágenes integradas 4

Imágenes integradas 5

Imágenes integradas 6

Imágenes integradas 7

Imágenes integradas 8

Imágenes integradas 9

Añadido para Antonio. Nivel del mar junto a forzamiento CO2 exresado en vatios por metro cuadrado:

nivel-del-mar-jevrejeva-y-co2-en-vatios

Judith Curry en el WSJ. Es sobre su estudio [-->] con Nic Lewis, recién publicado.

Curry-Wall-Street-Journal

El colapso estadístico del calentamiento global. Una evidencia creciente sugiere que las asunciones básicas sobre el calentamiento global están equivocadas. Los números no cuadran.

Eso, como entradilla antes de pasar por caja. Luego ya explica, de una forma muy llevadera, que:

- Los modelos dan demasiado calentamiento.

- La urgencia para “descarbonizar la economía”, de la que tanto hablan el IPCC y los políticos, viene de los modelos. Pero la realidad dice otra cosa: no hay tal urgencia. No se va a cerrar ninguna “ventana de oportunidad” en los próximos años. Al contrario de lo que dice Ban Ki Moon, puede permanecer abierta un buen tiempo — y darnos la oportunidad de prepararnos y de aprender más.

- Este trabajo no es un resultado extravagante. Ya hay más de una docena de estudios, basados en observaciones por contra de modelos, que muestran un calentamiento por el CO2 muy inferior que el que asume el IPCC.

- La evidencia creciente sobre la relativa suavidad del calentamiento por el CO2 está corroborada por la muy discutida “Pausa” en el calentamiento global. El período desde 1998 en el que no ha habido un aumento significativo de la temperatura.

- La cuestión del calentamiento que se puede esperar por el CO2, es un asunto central en el debate de la política adecuada para la respuesta al incremento de la concentración de CO2 en la atmósfera.

- Cualquier estimación de costes y beneficios de las “políticas contra el cambio climático”, o de los daños presumibles del CO2, está sesgada si se basa en unos modelos que producen demasiado calentamiento. Y todas las estimaciones de las que has oído hablar están basadas en esos modelos. Por ejemplo, las de Stern.

Se puede apostar a que va a producir un revuelo, y no pocos ataques de histeria colectiva dentro de la tropa de alarmistas del clima. Como dice la misma Judith Curry en el final de su entrada:

En cualquier caso, veo que se empieza a abrir el diálogo sobre a política climática, con la discusión del límite de los 2ºC, la menor sensibilidad que muestra el clima, y La Pausa.

Y va a ser un espectáculo la cara que se les va a ir poniendo a todos esos listos, como Jordi Sevilla, que decían que poner en cuestión las conclusiones del IPCC es como afirmar que la tierra es plana. Porque estudios como este, que están hechos con la misma ciencia del IPCC, pero basados en lo que se puede observar en vez de en lo que se puede imaginar, están diciendo con toda claridad que el IPCC se ha pasado veinte pueblos.

Un resumen de vuestro humilde corresponsal en forma gráfica (el eje “Y” son grados centígrados):

lewis-y-curry-vs-ipcc

Curry lo explica en su blog:

Y seguimos tentando a los alarmistas a charlar. Muy partidarios no son:

curry-para-jordi-sevilla

Orel

El hecho de que soy un buen padre nadie lo pone en duda en mi casa y en ello no influye el que viva solo, es algo tan de Perogrullo que no vale la pena discutirlo.

Establecida la premisa anterior, paso al asunto de que trata este tema, cómo ayudar a mi hija a buscarse las habichuelas. Ella está a solo unas pocas semanas de terminar su doctorado en Economía y dada su trayectoria, es buena en investigación en ese campo, y no porque sea muy lista, algo heredado, no de mí sino de su abuela paterna, pues bien, va a terminar su doctorado y se encontrará sin oficio ni beneficio.

Esa probable cruda realidad es lo que me ha llevado a sugerirle una nueva línea de investigación, que seguro no es novedosa, pero en la que se admiten cuantos más científicos stajanovistas mejor, la cosa del calentamiento global y más en concreto la determinación de los males malísimos que está originando en el concierto planetario.

Por ejemplo, está muy estudiada la influencia del cambio climático con calentamiento global en el tamaño de las bragas de las mujeres, pero hablo de este ejemplo como ejemplo que resulta ejemplarizante en el objetivo que le planteo a mi hija.

Se me han ocurrido unas cuantas líneas de investigación, a saber:

1.- Esta es histórica y aunque no tengo ni repajolera idea de economía, se trataría de analizar la influencia del cambio climático con calentamiento imperial y sus ciclos en las fluctuaciones de la divisa imperial romana y en las tasas de crecimiento de las distintas provincias romanas. Los datos dendrocronológicos los tiene accesibles a través del Dr. Mann.

2.- Correlacionar los resultados de los modelos climáticos computarizados con los futuros vaivenes económicos sectorizando el análisis podría predecir desde la evolución de las bolsas al mercado de futuros de Chicago y al consumo de cerveza.

3.- Correlacionar el pasado del mercado del sexo con la evolución climática desde tiempos de la Roma republicana y predecir el futuro del mercado del sexo en base a las predicciones que el IPPC ha dado el nihil obstat.

4.- Demostrar científicamente la influencia del calentamiento global sobre los vaivenes de la política mundial, incluyendo la caída del muro de Berlín, la desaparición de la Unión Soviética la desaparición y surgimiento de partidos (Podemos incluído) y con un par predecir la caída del imperio yanqui cuando la concentración de CO2 alcance el triple de la actual,  yo estoy seguro de esto.

5.- Es un hecho avalado por el 97,6% de la ciencia que el calentamiento global ha llevado a la extinción de miles de especies animales y vegetales. Mi hija podría estudiar la influencia de dicho factor climático en la desaparición de marcas de consumo habitual en tiendas, supermercados y grandes superficies y demostrar la correlación entre concentración de CO2 en la atmosfera y el creciente predominio de las marcas blancas en los lineales.

Evidentemente, y dada la riqueza de datos de los que dispone con los modelos climáticos, podría estudiar el impacto del calentamiento que predicen sobre todo eso prestando especial atención a Coca Cola y su extinción sin no detenemos el calentamiento.

6.- Estudiar la influencia pasada y futura de esta cosa climática sobre el tamaño de las bolsas de pipas, presiento que hay una relación directa
.
7.- La relación entre la cosa climática y el tamaño de la pechuga de los pollos, algo sobre lo que hasta yo podría afirmar que a finales de siglo, con la subida predicha de 4,6ºC la pechuga de pollo alcanzará un peso de 3,4 Kg de media.

8.- Esto sería seguro digno de subvención por los cuatro costados, la influencia del calentamiento global sobre el ateísmo creciente, por lo que nada mejor que para luchar contra él evitar el calentamiento.

Hay muchas más posibilidades, y espero de vosotros que me sugiráis algunas ya que seguro que se os ocurre algo, todo sea por las habichuelas de mi hija, pero sé que estaréis conmigo en que si mi hija propone una investigación de este tipo recibirá fondos a punta pala y es de lo que se trata.

Orel, alias Antonio Javier Vicente Gil

Un saludo

Es sabido que los alarmistas del clima han tenido que aceptar al final que la “temperatura global” lleva entre 15 y 20 años sin subir. O sin subir apreciablemente (de forma estadísticamente significativa), que aquí hay que ponerse muy fino. Y a esta fase le llaman La Pausa, porque creen que conocen el futuro del clima.

La Pausa hace que el calentamiento acumulado desde que empezó el calentamiento global sea mucho menor de lo previsto.  Pero acumulado en el aire, si estamos hablando del aire. Así que quedaban dos posibilidades. O bien el CO2 calienta el sistema climático mucho menos de lo que pensaban, o bien el calor que no está en el aire -donde se produce-; se ha ido a otra parte.

Los carbono-maníacos habían decidido que se estaba escondiendo en el fondo del mar, matarilerileró. Por debajo de los 2.000 metros de profundidad, porque por encima de esa cota se mide bastante decentemente lo que está pasando, desde 2005, y ahí no hay calentamiento bastante para justificar el poco calor acumulado que se mide en el aire. Esa cota de profundidad representa como la mitad del volumen de los océanos. Y es una teoría muy cómoda, porque es decir que el calor se ha ido justo a donde no lo pueden medir.

La NASA está buscando ese “calor perdido” en el fondo del mar y, sorpresa:

No hay calentamiento en el fondo del mar desde 2005, que es desde cuando pueden aplicar el método que se les ha ocurrido. La idea es usar la subida del nivel del mar. Suponen que saben cuánto sube el nivel del maro por el deshielo de los glaciares, cuánto por la expansión del agua debida al calentamiento  que se mide por encima de 2000 metros. Lo que falta sería por el calentamiento de la parte profunda del mar. Y lo que han encontrado es que no falta nada. De lo que se deduce que la mitad inferior del mar no se está calentando, porque si lo hiciera el nivel del mar tendría que subir más rápido. Así que el calor escondido no se ha escondido en el fondo del mar.

¿Dónde estará? Los escépticos de la teoría del IPCC -que los cafres llaman “negacionistas”- dicen que no está en el sistema climático, porque es un calor calor que nunca ha llegado. Y por eso no se encuentra. Para que tengan razón basta con que las “retroalimentaciones” fuertes que los alarmistas imaginan al pequeño efecto del CO2,sean, eso, imaginarias. Nadie las ha medido tampoco. Así que les llaman “negacionistas” por poner en duda dos cosas puramente especulativas que nadie ha medido. El “calor perdido”, y esas retroalimentaciones, de momento igualmente perdidas.

Los alarmistas dirán que esas mediciones en los océanos, tanto la temperatura hasta 2.000 metros como la subida del nivel del mar, no tienen la resolución suficiente para asegurar nada. Y seguro que tienen razón. El problema es que esa incertidumbre solo la ven con los datos que no favorecen su teoría. Pero cuaquier dato cogido con pinzas y con olor a podrido que les favorezca, lo toman como palabra de Dios.

Y así se cuenta el cuento del calentamieto global.

Judith Curry tiene una entrada interesante sobre esto:

Y una nota importante sobre la cuestión del calor imaginario escondido en el fondo del mar. No es algo que nos importe demasiado:

Bonus extra (sólo para enganchados):

Así se cuenta el cuento de calentamiento global, y además negándose en rotundo a debatir. Por ejemplo el amigo @aberron, Antonio Rodríguez Ron. Conocido “divulgador” de ciencia y destacado miembro de esa industria. Ayer mismo:

 

Situar a los escépticos del alarmismo al nivel de los antivacunas es una jugada bastante sucia cc

 

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 541 seguidores