algoreros


Willis Eschenbach acaba de publicar un artículo en WUWT con una anécdota extraordinariamente significativa. Significativa para la sección buscando la prueba del Calentamiento Global Acojonante. Porque esa es la gran pregunta que los alarmistas del clima no contestan nunca. Lo que suelen hacer es disimular soltando humo. Los modelos climáticos. Pero en este caso que proporciona Eschenbach -una comunicación entre el capo alarmista Trenberth y un científico con curiosidad- tenemos la respuesta que no es humo, sino la prueba concreta perfectamente medible. Y además, sería una prueba incuestionable -digamos la prueba definitiva- si no se tratara de una mentira. El nivel del mar.

Viene de una comunicación por email entre Kevin Trenberth y otro científico que le ha proporcionado el intercambio a Willis, pidiendo mantener el anonimato.

From: “Kevin Trenberth” <trenbert@XXXXX.edu>
To: “Dr XXXX” <xxx@xxx.xxx>
Sent: January XX, 2011 X:XX PM
Subject: Re: warming

Dear Kevin,  

Thank you for your prompt reply. I’m 62 and now semi-retired. I’d like to  bring myself up to speed on global warming, which I read is one of the great catastrophes of our time. You describe rising sea levels as being the evidence for man caused global warming. It had been my understanding that sea levels have been rising steadily for thousands of years and now at a very slow rate. I know there’s been a huge increase in man’s CO2 in the heavy industrialisation since World War 2. How has this increase in man’s CO2 effected sea levels ? 

The rates have not been steady and picked up markedly in the mid 20th century and even more since 1990 or so. CO2 has been increasing since 1750 although mainly since 1850.

Negrita y subrayado son míos.

Resumiendo, en traducido.  El interlocutor le dice a Trenberth que ve (de comunicaciones anteriores) que considera la subida del nivel del mar como *la prueba* del calentamiento producido por el hombre. Pero  que esa subida lleva ocurriendo miles de años de forma constante, y es pequeña. Y Trenberth le contesta que no es constante, y que se ha acelerado notablemente hacia mitad del siglo XX, y más aun desde 1990. Y que el CO2 aumenta desde 1750, aunque sobre todo desde 1850.

Willis Eschenbach demuestra con datos y gráficos que Trenberth está contando algo que está muy lejos la realidad. La “prueba” prueba lo contrario de lo que pretende probar. Recomiendo leerlo [–>]. Con Jevrejeva, Church y White, y Cazenave. Nivel del mar y tasa de cambio. No se puede pedir más.

Pero se puede ir un poco más allá. Para ver que Trenberth está exponiendo, no sólo una pipa, sino que refleja muy exactamente lo que debería de ser … y no es. Lo que debería de ser, si la teoría alarmista fuera correcta. Esa “notable aceleración hacia mitad del siglo XX” que no tiene el nivel del mar, es la que sí tiene el CO2.

nivel-del-mar-jevrejeva-y-trenberth

Podemos mirar  los mismos datos desde 1880, que parecen más fiables por la disminución de los subibajas. Y parecen seguir una tendencia bastante monótona, con una ligera variación cíclica.

nivel-del-mar-jevrejeva-2014-y-co2

La “prueba” de Trenberth del efecto del CO2 sobre el calentamiento global es una perfecta prueba de lo contrario, en realidad. Hay que reconocer que hablamos de 2011, y que hay estudios y mediciones nuevas desde entonces.

Nota 1: La línea de puntos del segundo gráfico, que parece una línea recta de tendencia, es una polinómica de segundo grado.

Nota 2: El nivel del mar sí debería de ser la medición incuestionable donde se podría medir el cuento del calentamiento global. Los océanos guardan el 90% del calor del sistema. Cualquier variación en la cantidad de calor del sistema climático va a parar el mar en un 90%, y hace cambiar su volumen (y el nivel del mar).  Pero lo que vemos en los datos del nivel del mar es que este puede subir (y bajar) con mucha independencia del nivel de CO2.

Puede ser que la medición no sea lo suficientemente precisa como para ver esa influencia. Puede ser que la influencia sea demasiado pequeña como para que se note en una medición así. Pero Trenberth creía (en privado) que era “la prueba”, y no es “la prueba”. Seguimos buscando la prueba.

Nota 3: La subida del nivel del mar según Jevrejeva 2014 (lo más nuevo, y presumiblemente lo mejor que hay) es muy constante desde 1880, y a una tasa como de 19 cm por siglo.

Nota 4: Más info sobre Jevrejeva 2014 y enlace al estudio:

Fuente original de la idea, Eschenbach en WUWT:

Desde WUWT:

William Happer cuenta lo que opina en unas frases. No entiende qué le ven de malo al CO2. Propaganda, opina. Un poco de calor, alimento  para las plantas, y energía barata al producirlo. ¿Qué puede tener de malo?

Contexto: Wikipedia sobre William Happer:

http://en.wikipedia.org/wiki/William_Happer

para-loco

El enlace de Loco es:

Se trata de una petición un tanto imprecisa por parte de Loco. Supongo que se refiere a cuatro gráficos que para José M. de la Viña “concluyen” cuál es la cuasa del “calentamiento global”.

jmvina1

jmvina2

jmvina3

jmvina4

El resto de argumentos son del tipo de que el IPCC “representa a la comunidad internacional”, que no sé si para el alegre ingeniero quiere decir que por eso tiene razón, o algo. Vamos a los gráficos. El primero demuestra que el la temperatura global ha subido como 0,75 grados en 110 años. Lo que no demuestra es por qué. Ni siquiera demuestra que haya que buscarle una explicación al asunto. Por ejemplo, un “random walk” puede producir lo mismo:

En esta gráfica (De wikipedia –>) hay ocho realizaciones de series con números aleatorios. La amarilla es calcada del primer gráfico de J.M. de la Viña. En jerga, eso quiere decir que dependiendo del “modelo estadístico” que use, ha habido un calentamiento “estadísiticamente significativo”, o “no significativo”. Y de la Viña se las vería putas para demostrar que su modelo estadístico es mejor que otro modelo que concluye lo contrario. Por ejemplo, el Met Office no ha sido capaz [–>].

El gráfico dos es muy indicativo, pero de lo contrario de lo que supone de la Viña. El crecimiento de las causas supuestas, durante ese tiempo, es exponencial. Pero el efecto causado no tiene nada de exponencial (acelerado). Pongamos un gráfico más claro (y reciente) del mismo dato. La subida del nivel del mar.

Para mayor claridad, pongamos juntos la causa imaginaria (rojo, calentamiento del CO2 según el IPCC), y el efecto que de la Viña cree que produce (azul, nivel del mar):

 

nivel-del-mar-jevrejeva-y-co2-en-vatios

Y así hemos incluido también los gráficos 3 y 4, al meter los gases invernadero.

En resumen. Es cierto que al mismo tiempo (más o menos) ha habido un calentamiento y un aumento del CO2. Es cierto que el aumento del CO2 es por causa del hombre pecador. Pero de ahí no se desprende que la causa del calentamiento sea el CO2. Lo mismo se podría decir que la causa del calentamiento es el precio de los sellos en USA:

 

Supongo que todo el mundo lo ha oído muchas veces. Tenemos que hacer tal y cual (básicamente, empobrecernos) si queremos no sobrepasar el límite de dos grados de calentamiento. Nos quedan X años (siempre muy pocos) para reaccionar y evitar un calentamiento de dos grados. Etcétera.

Lo que no sabe casi nadie es de dónde salen esos dos grados. ¿Cómo se ha medido? ¿Cuál es la diferencia entre llegar a dos grados, o a dos y medio? ¿Algún motivo especial para esperar una catástrofe por medio grado más? Bueno, por no saber, ni siquiera sabemos con alguna precisión qué temperatura es esa de dos grados de calentamiento. Y eso es de lo que nos vamos a enterar. Culturilla.

Hacia final del siglo pasado los alarmistas del clima estaban buscando ideas para simplificar su mensaje de fin del mundo. Fue, por ejemplo, cuando subieron el termostato del aire acondicionado en la Cámara de Representantes USA, el día en que Hansen les anunció el achicharramiento global. Y literalmente achicharraron a los congresistas en sus asientos, en pleno julio de Washington, para que el mensaje les entrara en el cerebro.

Pero había que buscar algo mejor; algo con lo que los políticos puedan trabajar, y que sea fácil de vender. Y triunfó la idea de un científico alemán, director del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto del Clima. Schellnhuber. Lo explica así:

“Miramos la historia del clima desde la aparición de homo sapiens. Esto nos mostró que la temperatura media global en los últimos 130.000 años nunca había sido más de dos grados superior a la que había antes del principio de la revolución industrial. Para estar en el lado seguro, sacamos la regla de tres de que sería mejor no superar el margen conocido en la evolución humana. De otra forma nos estaríamos metiendo en terra incognita.” [–>]

 Y sorprendentemente, la parida tuvo un éxito rotundo. Schellnhuber se convirtió en el asesor científico principal de Merkel. Y es el alarmista climático favorito en Alemania.

¿Y qué temperatura es con respecto de la que tenemos esta década? Porque los dos grados se refieren a “por encima de la temperatura preindustrial“. Pero la temperatura preindustrial no es *una* temperatura, sino muchas. Por ejemplo:

ljungqvist-2010-solo-proxies

Pero esas temperaturas de Ljungqvist no están sacadas con termómentros, sino con lo que llaman “proxys”. Anilos de los árboles, estalactitas, isótopos en las burbujas de aire del hielo antiguo, etc. No es algo muy preciso. Así que eligen la temperatura de hacia 1850, que ya empieza a haber cierta cantidad de termómetros repartida por el mundo – y creen que les permite calcular una temperatura global media con cierta precisión. Y en esta década estamos unos 0,8ºC por encima de esa temperatura de hacia 1850. Lo que significa que el límite de dos grados queda 1,2ºC por encima de la temperatura de esta década.

Para verlo gráficamente:

2-grados-sobre-preindustrial

Pero aquí hay un pequeño problema. Si pensamos en la temperatura que marca la línea azul, hablamos de la media mensual de la temperatura global media. La roja es la media de un año. Y cuando miran con proxys las temperaturas de hace 130.000 años, y hacen una media global, la resolución de esa medida es escandalosamente inferior.

Por ejemplo, el último estudio de temperatura global del pasado lejano es el de Marcott et al. Y solo llega poco más de 10.000 años atrás.

Y explica:

We combined published proxy temperature records from across the globe to develop regional and global temperature reconstructions spanning the past ~11,300 years with a resolution >300 yr; previous reconstructions of global and hemispheric temperatures primarily spanned the last one to two thousand years. To our knowledge, our work is the first attempt to quantify global temperature for the entire Holocene.

O sea, una resolución mejor que 3 siglos, pero menor que 2. Que quiere decir que si hacemos la misma operación de Marcott dentro de cinco mil años, tendríamos -si acaso- un solo punto de temperatura entre 1850 y 2014. La media de ese siglo y medio. Solo se vería el punto negro que añadimos al gráfico anterior:

2-grados-sobre-preindustrial-media-siglo

Resumiendo. La temperatura actual, si la miraran con el mismo procedimiento que miran las temperaturas del pasado remoto del que salen los famosos dos grados, sería como dos décimas por encima de lo que llaman “temperatura preindustrial”. Nada.

O a la inversa; si hace 130.000 años hubiera habido termómetros, ese límite de “por encima de preindustrial” sería con seguridad de muchos más de dos grados.

Porque, ¡ojo!, esa resolucion de entre dos y tres siglos de Marcott es para el Holoceno (unos 10.000 años); pero, ¿cuanto sería para hace 130.000 años?

eemiense-y-holoceno

Y ahora que hemos adquirido cierta culturilla, ¿te parece serio ese limite de dos grados en el que se basan todos los tratados internacionales sobre el “cambio climático”? Que le llamen “ciencia” a eso, si les da la gana. Pero serio, no es.

Añadido: El gráfico de la temperatura desde 1850 con el CO2 del aire. Por si alguien tiene curiosidad.

2-grados-sobre-preindustrial-y-co2

Supongo que se nota que la industria de la alarma del clima está de campaña. ¿O ya nadie les hace caso? Porque es posible que tengamos ocupada toda nuestra atención entre “mangamos”, y “podemos” llegar a mangar.

La alarma del clima es una industria que vende un producto. Se podría apostar que si los alarmistas del clima fueran un grupo de expertos sensatos, y el problema fuera el calentamiento global, te dirían qué cosas de las que van pasando empeoran el problema, y cuáles lo hacen menos grave. Especialmente si su conocmiento es tan poco preciso como que dicen que por doblar el CO2 esperan un calentamiento probable entre 1,5º y 4,5º. Y si se observa que el calentamiento va siendo en la parte baja del margen (en realidad menos), entonces es probable que el problema sea menos grave de lo que parecía. O menos urgente, y hay más tiempo para buscar la mejor solución y tener la mejor información.

Bueno, pues es una mala apuesta. Resulta que el problema es igualmente gravísimo con independencia de lo que vaya ocurriendo en la realidad. Y la solución siempre es la misma -danos dinero- y tiene la misma urgencia.

La climatóloga Judith Curry se pregunta, ¿cuan urgente es “urgente”?

Y se pregunta lo lógico. ¿Cómo es posible que las buenas noticias no afecten a la urgencia? ¿Cómo es posible que una falta de calentamiento -respecto de lo que predecían- no reduzca el problema, o al menos alargue el plazo de tomar decisiones graves? Porque además, el plazo es importante. Si La Pausa continúa hasta 2030 o 2040, y cada vez hay más estudios que están prediciendo eso, entonces no habrá forma de que nadie pueda creer en los modelos climáticos de los que nace la alarma.

Esto es clave. Si lees con atención la nueva campaña publicitaria alarmista, no dice en ningún momento que haya pasado nada malo de momento, sino que va a pasar. Y el “va a pasar” solo se basa en esos modelos. En el momento en que los modelos dejen de valer -incluso para el más entusiasta de los alarmistas- se acabó el “va a pasar”.

Por ejemplo [de El Mundo –>]:

La influencia del ser humano sobre los sistemas climáticos es clara y está creciendo, y sus impactos pueden notarse ya en todos los continentes. Si no se hace nada al respecto, “el cambio climático aumentará las probabilidades de sufrir impactos severos, generalizados e irreversibles para la gente y para los ecosistemas”, según el trabajo.

Suena terrible. Pero hay un volatín interesante. Lo que está claro y está creciendo (observado) es una “influencia”. Por ejemplo que la tierra se está haciendo más verde, y que los cultivos aumentan. Lo que es imaginario (modelos) es “impactos severos”. En cuanto los modelos se demuestren equivocados, se mantiene la influencia observada (bueno), y desaparecen los impactos severos imaginarios (malo).

En la misma línea, y sobre la misma campaña, este artículo del The Economist que nos manda Sefuela (@Sefuelix) no tiene precio. Clic:

alarmismo-climatico

Si lees el artículo no encuentras lo que esperas. No dice por qué los científicos están (casi) seguros de que el calentamiento es por culpa del hombre pecador. Solo hace mención a que ha ido aumentando la seguridad (probabilidad) en los distintos informes del IPCC. Hasta el 95% que dice el último (2013). Pero no dice cómo aumenta la seguridad.

Es uno de los secretos mejor guardados. Muchos científicos se han preguntado cómo puede ser que un menor calentamiento del previsto produce una mayor seguridad, pasando del 90 al 95% entre los dos últimos informes. Lindzen y Curry señalaban esa paradoja. Y la gracia, aunque no te la puedas creer, es que la seguridad aumenta … ¡¡¡precisamente por la falta de calentamiento!!!

¿Que no? Mira: Si la teoría (los modelos) dicen que el humano produce por ejemplo entre 0,1 y 0,2 grados por década en el mar, y solo observamos 0,08 grados por década (la mitad), entonces estamos todavía más seguros de que ese calentamiento observado es culpa del hombre. ¡Porque no tenemos otra forma de cuadrar las cuentas, hombre!

O sea, si hay mucho calentamiento, malo; y si hay poco, también. Te pilla el toro pase lo que pase. Y tú pon la pasta, porque tenemos una alarma.

 

Con cada década sucesiva siendo más caliente que la anterior globalmente, y este año tomando forma de ser el más caliente del registro, la realidad del cambio climático es indiscutible, y los políticos que no tienen el coraje de enfrentarse a la evidencia científica no pueden simplemente borrarlo.  [The Guardian –>]

La frase es de Nicholas Stern, economista jefe del alarmismo climático. Y ex economista jefe del Banco Mundial. Y es muy impresionante que precisamente un economista tenga la caradura de usar ese argumento en 2014. Porque todavía no hemos salido de la crisis producida por el “crack” financiero que fue creado con el mismo argumento. Vaya, calcado. Un montón de productos financieros mágicos que no podían perder valor “porque nunca han bajado”, y unos modelos matemáticos que demostraban detalladamente que era imposible la crisis … que llegó inmediatamente.

Stern está enfadado, y ha usado su “argumento” de subnormal contra Tony Abbott, primer ministro de Australia. Porque a Australia le toca hospedar la próxima reunión del G20; las reglas de la institución establecen que el anfitrión elige el orden del día; y Abbott ha decidido marginalizar el cuento del cambio climático. Normal;  porque no se lo acaba de creer y los australianos le han elegido con esa duda como una de sus banderas.

Repitamos la imbecilidad, porque no ha sido una ocurrencia desafortunada de Stern en un día malo. La usan los chicos del clima; políticos y periodistas. La has oído mil veces, como mil veces oíste que los productos financieros tóxicos eran prodigiosos y no podían bajar. ¡Porque nunca habían bajado!

Con cada década sucesiva siendo más caliente que la anterior globalmente, y este año tomando forma de ser el más caliente del registro, la realidad del cambio climático es indiscutible, y los políticos que no tienen el coraje de enfrentarse a la evidencia científica no pueden simplemente borrarlo.

Parece que está diciendo algo tremendo. Pero, o no está diciendo nada, o está diciendo una mentira (la ignorancia queda descartada en su caso).

Si década es cualquier período de diez años, está diciendo una mentira. Esta es la media de diez años (120 meses) de la temperatura global más “oficial” para el IPCC. Sacada de la aplicación web WoodForTrees [–>]

hadcrut4-media-10-anos

 

Stern sólo puede decir lo que dice si considera como década la que acaba en números “redondos”. O sea, de 2001 a 2010, 2011 a 2010, y así. Pero al clima le da igual nuestro calendario, o en qué año nació Cristo. Cristo no marca el clima.

Y la mentira es peor. ¿Desde cuándo ocurre eso de que “cada década sucesiva es más caliente que la anterior”? Desde la década que empieza en 1981. O sea, tres décadas. Las que acaban en 1990, 2000, y 2010. Pero exactamente lo mismo se podía decir en 1940, como se ve en ese gráfico. Y las siguientes décadas ya no se podía decir la frase esa tan sonora.

¿Y en un plazo más largo? En un plazo más largo se ve la mentira / payasada con mucha más claridad.

Ljungqvist 2010 es una reconstrucción de temperatura de los últimos 2.000 años de las más recientes, y de las más aceptadas. Del hemisferio norte fuera de los trópicos, pero es lo que nos interesa y donde está realmente el “calentamiento global” actual. Se representa el resultado de los proxies de Ljungqvist, añadiendo unos puntos rojos en los picos de temperatura. Para ver que al menos 18 veces en los últimos 2.000 años se ha podido decir la majadería de que “cada década es más caliente que la anterior”. Y usando más de tres décadas. Si usáramos sólo tres décadas como hace Stern, serían muchos más de 18 casos.

Las líneas grises representan un margen de error de dos desviaciones estándar.

ljungqvist-2010

Resumiendo, el listillo de Stern considera que lo normal es la demostración de que “el cambio climático está ocurriendo”. ¿Es mentira? ¡No, claro que no! Porque lo normal es que el clima cambie. Pero sí es mentira, y rotunda, lo que está sugiriendo — sin decirlo explícitamente. Que la causa de ese calentamiento sea tu coche, y que el fenómeno sea tan alarmante como para que los políticos (por ejemplo Abbott) tengan que ocuparse de él.

Sugerencias para idiotas:

- La temperatura, medida por décadas redondas, puede haber subido en las trés últimas décadas, y sin embargo no haber subido nada en los últimos 16 años.

- Calentamiento, si no te dicen la cantidad de calentamiento, no quiere decir problema.

- El clima siempre está cambiando. O para calor, o para frío. Y lo malo siempre ha sido para frío.

ljungqvist-2010-solo-proxies

Los datos del gráfico.

¡Ah!, y quedaba lo de que … “este año está tomando forma de ser el más caliente del registro”. Ya hemos hablado antes de ello:

¿Miente Stern? Si no es ni tonto, ni ignorante, sí. Elige tú.

La Casa Blanca se niega a proporcionar información sobre cómo su asesor científico jefe llegó a la conclusión de que el invierno feroz de 2014 fue causado por el “clentamiento global”, y obliga a tomar acciones legales a un “think tank” liberal.

Antes de que la política en España fuera una cueva de ladrones a la vista de todos -esto es, antes de que la gente quisiera darse cuenta-, había quien pensaba que este era un país medio presentable. No se dan cuenta de la cantidad de detalles que hacen diferente una democracia que pretende ser seria, y una que se siente encantada como circo de los payasos. Encantada … mientras los payasos puedan robar, y los payasos sean “de los míos”. Y así, jamás verán que la solución no es cambiar de payasos, sino cambiar de detalles.

Detalles que también explican por qué el cuento del Calentamiento Global Acojonante produce una gran discusión en USA, Canadá y Australia (en el Reiuno Unido solo parcialmente), mientras que en Europa tragamos cuento hasta que nos lo resuelvan desde fuera.

En Enero de 2014 el asesor científico jefe de la Casa Blanca, James Holdren, produjo in vídeo en el que afirmaba que el calentamiento global era la causa del invierno super nevoso y frío que estaban padeciendo.

Una creciente masa de evidencia sugiere que este tipo de frío extremo que está sufriendo buena parte de Estados Unidos, mientras hablamos, es una pauta que esperamos ver con creciente frecuencia según aumenta el calentamiento global.

A un español no se le pasa por la cabeza que un particular pueda exigirle a su gobierno que presente esa “masa creciente de evidencia” que menciona como base de su afirmación. Prefiere creer que la solución es buscarse un Pablemos.  No se sabe si es porque piensa que no mentirá, -no, no-; o porque piensa que dirá la mentira que le gusta oir. En los países donde los Bárcenas suelen acabar en la cárcel antes de llegar a ser Bárcenas, se lo hacen distinto. Los detalles.

Por ejemplo, en el caso que nos ocupa, El Instituto CEI, a la vista de las críticas en la comunidad científica [–>] que había despertado la afirmación de Holdren, llamó a la casa Blanca pidiendo una rectificación. Mencionando la Information Quality Act, que prohíbe a las agencias gubernamentales largar información falsa. El gobierno se negó, alegando que Holdren había expresado una opinión personal. Una opinión no es información. Y el CEI se mosqueó, claro. ¿Cómo va a ser una “opinión” decir que existe un cuerpo creciente de evidencias? O existe, y lo puedes presentar, o no existe. Pero no se puede asegura que existe, en “modo opinión”.

Así que la CEI usó otro de los detalles que pueden hacer que la solución no sea Pablemos. En este caso, la Freedon of Information Act. FOIA, que suena muy bien — para follarse al gobierno. Le permite exigir la documentación que tenga el gobierno sobre la producción del vídeo, y las pruebas que suponen esa “creciente masa de evidencia”.

Total, que el gobierno se sigue negando. Ahora con la disculpa de que esa doccumentacion es parte de un proceso deliberativo para la implementación de leyes — que estaría exento. Y entonces, demanda que te crió [–>].

Una vez más, gracias a Haddock.

haddock-holdren

Fuente (y todo), The Blaze:

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 555 seguidores