algoreros


Es lo que pasa cuando conviertes la ciencia (ejem) en activismo de una causa política. Que las payasadas están tan garantizadas como en la política. Supongo que el lector recuerda que los científicos del Calentamiento Global Acojonante afirmaban que las nevadas eran ya una cosa del pasado. Por ejemplo hacia el año 2.000.

snow-thing-of-the-past

Y lo sostenían hasta que llegaron una serie de años con grandes cantidades de nieve. Momento en el que fabricaron la teoría de que el calentamiento global producía, lógicamente, inviernos con frío más extremo y más nieve. Una gimnasia muy espectacular a cuenta del “jet sream” haciéndose más recurvado, y produciendo bloqueos atmosféricos.

calentamiento-global-produce-nieve

Las dos noticias científicas, perfectamente contrarias, contaron con gran entusiasmo unánime del periodismo. Unido a una muy conveniente desmemoria, que facilita olvidar la contradicción. Y la novedad que no va a ser noticia son los estudios recientes que indican exactamente lo contrario de la última fantasía de moda. O sea, que no; que el calentamiento no produce más nieve.

Que es la teoría clásica del clima. Cuanto más calor, menos variabilidad de temperaturas. Menor desvío de la media.

el-calentamiento-global-no produce-mas-nieve

Y otro estudio más diciendo lo mismo, e igualmente ignorado por tu periódico o tele favorita.

el-calentamiento-global-no-produce-mas-nieve-2A cada noticia se llega con su clic.

Falta por llegar el estudio que confirme que tampoco es culpa del Calentamiento Global Acojonante la falta de cuidado de la gran prensa internacional. Casi se puede apostar con confianza que el motivo es otro.

Es de cajón. El medio ambiente es cosa de ricos. Si tienes problemas económicos primarios, los arbolitos te importan lo que te importan. Nada. Y cuando se llega al nivel de los caprichos, adoramos incluso a los pajaritos y pececitos que no vemos. La URSS o la China maoista eran los mayores desastres ecológicos que se hayan conocido. Inevitable, puesto que no consiguieron sacar a sus poblaciones de los problemas económicos más básicos. USA, o los países europeos ricos, han mejorado sus bosques y ecología en relación muy directa a su bienestar económico.  Pero los listos de los ecolojetas lo que quieren es sistemas económicos dirigidos y quinquenales, al modo comunista. Que es, demostradamente, la receta ideal para ensuciar la naturaleza con la mayor eficacia.

Por ejemplo, en esta última encuesta Gallup respecto a la preocupación de la población USA por el medio ambiente se ve lo que cualquiera con dos dedos de frente podría saber sin necesidad de medirlo:

The health of the economy may also be a factor in reduced worry about environmental problems. Americans tend to give environmental concerns higher priority when the economy is healthy than when it is ailing, and in recent decades the U.S. economy was arguably its strongest in late 1999 and early 2000.
In U.S., Concern About Environmental Threats Eases

gallup-calentamiento-global

Lo del Calentamiento Global Acojonante tiene guasa. El esfuerzo e inversión impresionantes que han hecho tanto los gobiernos como las multinacionales de la opinión y la religión laica, no tienen el menor reflejo en la opinión pública. La billonada que se han gastado, desde 1989, en meter miedo al personal con el “calentamiento global”, ha sido tirar el dinero. La preocupación que se refleja en la encuesta es exactamente igual que el primer año en el que preguntaron. 26 años de la mayor jamada de tarro que se ha visto en la historia, y todo lo que han conseguido es que la preocupación por el calentamiento global baje tres puntos porcentuales. Y es, de los problemas respecto al medio ambiente, el que preocupa menos. Podrían haber usado todo ese dinero inútil a problemas ambientales de verdad.

Y luego está el aspecto político. Tanto republicanos como demócratas han bajado su nivel de preocupación sobre todos los problemas del medio ambiente, excepto con el calentamiento global. En ese caso, entre republicanos el agobio ha bajado 16 puntos, mientras que entre los demócratas ha subido 4 puntos.

gallup-calentamiento-global-2

En resumen, los ecolojetas deben preocuparnos sólo hasta cierto punto. Sus políticas nos empobrecen. Pero según tienen éxito en la ruina, les vamos haciendo menos caso. O sea que el fenómeno tiene una retroalimentación negativa que le pone límite -o al menos freno- al mal que puede causar. Pero también tiene un punto límite -o de no retorno- en el que ocurre una transición de fase. Si consiguen llegar el nivel Cuba, o incluso posiblemente baste con el nivel Venezuela, la opinión de la gente ya no cuenta. Y se acaba el sensato freno de la retroalimentación negativa.

Fuentes:

WUWT: Climate FAIL: Gallup poll shows global warming concerns dead last

Gallup: In U.S., Concern About Environmental Threats Eases

 

Viene, cómo no, de nuestra especialista preferida en osos polares. Dra. Susan Crockford. Viene de un estudio que señala en su blog. No sé si es el único estudio sobre la natación de larga distancia de los osos polares, pero seguro que sí es el último (2012)

Pagano, A.M., Durner, G.M., Amstrup, S.C., Simac, K.S. and York, G.S. 2012. Long-distance swimming by polar bears (Ursus maritimus) of the southern Beaufort Sea during years of extensive open water. Canadian Journal of Zoology 90: 663-676.

Crockford lo señala en su blog. No como novedad, sino por la curiosidad de la visita de uno o dos osos polares a una plataforma petrolífera que está muy lejos del hielo.

Original CBC caption: "This polar bear was photographed from the Atlantic Merlin offshore supply vessel early Monday morning. It later attempted to climb onto the Hibernia gravity base structure. "

 

Destaco:

Pagano et al. concluyen: “Mostramos que tanto las hembras adultas como sus cachorros dependientes poseen la habilidad de nadar largas distancias.” También establecen que “la mayor parte de los recorridos de larga distancia nadando que identificamos supusieron osos nadando de hielo sin consolidar al paquete compacto, o a tierra.”  En otras palabras, pocos casos fueron de la tierra al hielo, indicando que durante la sesión de agua abierta, la mayor parte de los osos polares de los mares de Beaufort y Chukchi están en el hielo, no en tierra — un punto también señalado por Durner et al. (2011). Además, los resultados de este estudio sugieren que a pesar de que hay poco o nada para comer par alas hembras y cachorros de oso polar en la costa a final del verano en el mar de Beaufort, los pocos osos que premanecen en tierra aparentemente no están tan hambrientos como para emprender nataciones de larga distancia para quitarse el hambre, a pesar de que parecen capaces de hacerlo. Aunque ha habido un declive en el hielo de septiembre entre 1979 y 2010, este estudio no ha encontrado una correlación significativa entre un incremento del agua abierta (sin hielo) y un incremento de las distancias que nadan en ese tiempo.

Entre las distancias que midieron a los osos, las del orden de 350 kilómetros eran muy normales. Y destaca una de más de 700 kilómetros llevada a cabo por una hembra y su cachorro de un año. Pero la imagen favorita de los caraduras del cambio climático es aquella en la que un oso parece colgado del último trozo de hielo de la Ártico, a la espera de ahogarse cuando lo derrita el calentamiento global.

oso-polar-colgado

Como contexto del último trozo del hielo del Ártico podemos poner este gráfico, dedicado al gran cazador de heterodoxos del Calentamiento Global Acojonante.

luis-alfonso-gamez-se-queda-sin-hielo-2

 

 

Nuestro participante Avinareta tiene mucha moral. Lee la prensa. ¡El Correo, nada menos! Y nos manda noticias, no sé si para ilustrarnos o para partirse de la risa. No lo explica.

Los de ánimo más templado pueden clicar para acceder a la noticia. Los que tengan problemas de risa floja, mejor no.

el-correo-y-el-hielo-del-artico

Dentro, en el texto, hay florituras realmente espectaculares.

“Esto es mayor evidencia de que el calentamiento global y sus efectos no han frenado a pesar de los reclamos inadecuados y engañosos de los ‘escépticos’ sobre el cambio climático”, dijo Bob Ward del instituto de investigación Grantham sobre cambio climático y medio ambiente, de la London School of Economics and Political Science.

Bob Ward no es más que un periodista contratado para hacer relaciones públicas de la alarma del clima, que tanto dinero le proporciona al instituto de marras. No muy lejos de lo que hace Gámez para El Correo. Y un alma cándida podría pensar que son un poco jetillas, como suele ser el caso con los relaciones públicas. Por esto.

Veamos:

  1. La pérdida de hielo entre 1980 y 2010 …
  2. … es la mayor evidencia de que el calentamiento global no ha parado, a pesar de los engañosos “escépticos del cambio climático”.

Estupendo, Luis, Bob. ¿Acaso no medimos ese “calentamiento global” directamente, para saber si ha parado o no ha parado? ¿Necesitamos el hielo si tenemos termómetros y satélites para medir a temperatura?

Pero es peor. El alama cándida recuerda que estamos en 2015. ¿Qué retorcida mente puede quedarse en 2010 cuando estamos en 2015?

El hielo del Ártico, mes a mes desde que se mide. Actualizado al 20 de marzo de 2015.

luis-a-gamez-y-el-hielo-artico

¡Vaya por Dios! Podemos usar los mismos argumentos, pero actualizados.

 

  • Si desde 2010 no hay pérdida de hielo en el Ártico …
  • … es la mayor evidencia de que el calentamiento global SÍ ha parado, como dicen los veraces “escépticos del cambio climático”.

Por otra parte, los ciclos en el clima están perfectamente documentados, tanto en la literatura científica como en la histórica. Y si Luis Alfonso Gámez o Bob Ward tuvieran alguna curiosidad intelectual, en lugar de hacer relaciones públicas, verían que la idea de un retardo entre diferentes índices climáticos (como temperatura global / hielo del Ártico) goza de muy buena salud:

Y para finalizar, un pequeño detalle. Luis Alfonso Gámez y Bob Ward hablan de “calentamiento global“. Y para medirlo usan el hielo marino parcial del hemisferio norte. ¿A alguien se le ocurre por qué puede ser? ¿Sospechará el alma cándida que tal vez existe el inconveniente dato de que el hielo marino global está en cifras positivas respecto de la media de los primeros 30 años de mediciones? ¡No puede ser!

luis-a-gamez-no-quiere-hielo-global

Repitamos el argumentario estilo relaciones públicas, pero con el hielo *global*.

  • Si el hielo marino (global) está por encima de la media 1979 – 2008 …
  • … es la mayor evidencia de que el calentamiento *global* SÍ ha parado, como dicen los veraces “escépticos del cambio climático”.

Nota: No nos adherimos al argumentario estilo relaciones públicas. Pensamos que el calentamiento se mide con temperatura, y no con hielo. Pero es interesante mostrar cómo queda el mismo argumento, usando los datos hasta el final, y usando el globo entero. En vez quedarse con la parte de los datos que les dan la razón (imaginaria), como hacen nuestros egregios periodistas — reconvertidos en activistas de causa.

Nota / añadido:

Leyendo el chiste entero, veo que mezclan “la pérdida entre 1981 y 2010″, y la diferencia entre el 25 de febrero de este año y “la media 1981 – 2010″. Son dos cosas diferentes, y las dos son irrelevantes. Cuando se refieren  a la segunda, se refieren a esta tontería:

luis-a-gamez-pierde-hielo

Tontería que queda contextualizada por el primer gráfico. Los datos son iguales, representados de forma diferente:

luis-a-gamez-y-el-hielo-artico

Nota / añadido 2. Me he quedado preocupado de que el amigo Gámez se quedara sin entender los gráficos anteriores, que son en anomalías — menos el último. Le he preparado lo mismo, en números absolutos. Millones de kilómetros cuadrados.

luis-alfonso-gamez-se-queda-sin-hielo

O si lo prefiere, en gráfico de barras, que se ve muy bien la superficie del hielo, en azul.

luis-alfonso-gamez-se-queda-sin-hielo-2

Los modelos climáticos en los que se basa la alarma del Calentamiento Global Acojonante llevan la asunción de que el efecto de calentamiento del CO2 es muy grande. Es una asunción muy sutil. No está incorporada en las fórmulas de los modelos. Lo hacen de forma indirecta. Y como grupo; lo que llaman la “media de los modelos”.

Hay muchos modelos. Unas docenas. Y dicen cosas muy diferentes. Por ejemplo, unos predicen un calentamiento de 1,5ºC por doblar la cantidad de CO2 en el aire, y otros llegan a 4,5ºC o más. En unos el CO2 calienta mucho más que en otros. Y como algunos dan un calentamiento muy alto del CO2, la media sale “preocupante”. Unos 3,2ºC por doblar el CO2. Pero el CO2, según la teoría, calienta lo que caliente. No tiene por qué ser la media de los modelos. Eso depende de lo que metas en la mezcla.

La gracia es que todos los modelos reproducen (mas o menos) las temperaturas conocidas del pasado. Digamos de 1.900 a 2.000. ¿Cómo pueden dar el mismo resultado con calentamientos tan diferentes del CO2? Porque tienen un comodín. Los aerosoles (el hollín industrial en el aire). Se supone que enfría, y contrarresta el efecto del CO2. Y como hay muchísima incertidumbre de cuánto enfría el hollín, los modelistas tienen mucho margen para jugar. Y no es “trampa”, porque no se sabe cuánto enfría el hollín.

El enfriamiento del hollín es muy conveniente, si fuera fuerte, porque el calentamiento observado del siglo pasado es muy pequeño para producir miedo. Desde 1950, que es cuando se “dispara” el CO2, sólo hay un calentamiento como de medio grado, con un aumento del CO2 del 40%. Eso no le asusta a nadie.

Veamos lo que pasa con esos dos elementos de gran incertidumbre. Pongamos que con distinto calentamiento de CO2 y distinto enfriamiento del hollín, te pueden salir cuatro tipos de modelos.

  1. Calentamiento fuerte CO2, enfriamiento fuerte hollín.
  2. Calentamiento suave CO2, enfriamiento suave hollín.
  3. Calentamiento fuerte CO2, enfriamiento suave hollín.
  4. Calentamiento suave CO2, enfriamiento fuerte hollín.

1 y 2 reproducen más o menos el calentamiento observado. Un calentamiento producido por el CO2, pero que ha sido contrarrestado en parte por el hollín, y queda un calentamiento moderado. 3 produciría demasiado calentamiento para lo que se ha visto, y esos modelos no pasan el corte. Se tiran a la basura. Lo mismo con 4, pero al revés: mucho menos calentamiento del observado.

Así que hay dos tipos de modelos más o menos consistentes con las observaciones. Al menos, hasta antes de La Pausa en la que estamos desde 1998. Los modelos en los que el CO2 calienta mucho, pero ha tenido un contrapeso fuerte del hollín; o aquellos en los que el efecto de ambos es suave. Y la media da un calentamiento “preocupante”, supongo que porque hay más modelos del tipo 1 que del tipo 2; o tienen más peso o exageración. Pero, insisto, la realidad no es la media de los modelos. Pueden estar acertados los modelos del tipo 1, y el CO2 calienta mucho. Pueden estar en lo cierto los modelos del tipo 2, y el CO2 calienta poco. O están equivocados ambos tipos, y nos encontramos ante un paradigma fallido.

(Nota. Lectura, al paso, recomendada: Anatomy of a Collapsing Climate Paradigm)

En el último macro informe del IPCC (2014) tuvieron que rebajar un poco el efecto calculado de calentamiento del CO2. De un rango de 2 – 4,5ºC por doblar el CO2 (unos 100 años), a un rango de 1,5 – 4,5ºC. No es algo de lo que te hayas enterado por la prensa, pero si sigues esta plaza ya lo sabes. Uno de los motivo de esa rebaja era porque estaban viendo, estudio tras estudio, que el efecto de enfriamiento del hollín no podía ser demasiado alto. Así que los modelos más exagerados del tipo 1 no pueden estar bien. El otro motivo es La Pausa.

Y ahora ya estamos preparados para digerir la importancia de esta noticia y cálculos de Nic Lewis en el blog de la climatóloga Judith Curry. Estudios recientes, y muy completos, sobre el efecto del hollín rebajan aun más sus posibilidades de enfriar. Y muy significativamente.

Nic Lewis ha revisado los últimos cálculos de diversos equipos en función del cambio del efecto del hollín. Los suyos, y los de otros. Todos los más recientes. Y la bomba, en dibujito, es esta:

nic-lewis-nuevo-forzamiento-hollin-ecs

Descuida, que tampoco te lo va a decir la prensa. Pero lo que significa el dibujo es que lo que se espera ahora, usando la teoría del IPCC, es un calentamiento por debajo de 1,5ºC por doblar el CO2. O sea, por debajo del rango inferior que daba el IPCC el año pasado. O sea, un no problema.

Aquí:

Si el hollín enfría tan poco como se está empezando a ver, entonces el calentamiento del CO2 no puede ser preocupantemente fuerte. Por la sencilla razón de que el calentamiento que llevamos desde que empezaron las emisiones de CO2 a lo bestia no es para tanto.

Es sólo una curiosidad para el que le interese. El último cálculo de temperatura de los últimos 2.000 años es el de Ljungqvist. Creo. En realidad no es temperatura global, sino hemisferio norte fuera de los trópicos (30ºN – 81ºN). Es la serie de sólo “proxies”.

temperatura-2000-anos-ljungqvist

Que describen así:

DESCRIPTION:
Multi-proxy temperature reconstruction for the extra-tropical Northern Hemisphere (90-30ºN) during the last two millennia based on 30 palaeotemperature proxy records with annual to multi-decadal resolution. Proxy types include historical documentary records, seafloor sediment records, lake sediment records, speleothem records, ice-core records, varved thickness sediment records, tree-ring width and maximum latewood density records. The reconstruction is presented as decadal anomalies in degrees C relative to the 1961-1990 reference period and provided with quantitative error bars.

Y la gracia es añadirle el CO2 durante ese tiempo, para tener alguna perspectiva. Queda tal que …

temperatura-y-co2-2000-anos

Hay quien pone las medidas de termómetros junto a las de proxies. Asunto delicado, porque no hay manera de saber qué pasaría si en los calentamientos anteriores hubiera habido termómetros. En el calentamiento actual, los termómetros se disparan en el pico respecto a los proxis, marcando algo muy diferente. Lo que llaman el problema de la divergencia.

He añadido a la serie de Ljungqvist una década más de termómetros (2000 – 2009)

temperatura-2000-años-ljungqvist-y-hadgrut3

No me atrevo a hacer muchas apuestas con las cosas de la Iglesia, porque no es un tema que siga con atención. No le veo interés. Salvo el respeto que sí me producen dos mil años de historia, y lo que se puede aprender de esa capacidad de supervivencia — siempre en los aledaños del poder. Cuando no es el corazón mismo del poder.

El último papa ha salido completamente Zapatero. Y tiene morbo la cosa. Porque dentro de poco vamos a saber si Zapatero ha acabado con el PSOE. Pinta tiene. Y aunque se puede alegar que acabar con el PSOE no tiene tanto mérito como acabar con la Iglesia, es difícil negar que el mérito de Francisco es órdenes de magnitud mayor que el de Zapatero. Por ejemplo mirando los hitos de ambos. Zapatero no es el primer incompetente integral que ha accedido al gobierno de España. Ni de lejos.  Y tampoco es el último. Mientras que Francisco sí es el primer papa jesuita, y el primero de fuera del área del Imperio (romano). Pero, sobre todo, parece tan partidario del “Diálogo de Religiones” como Zapatero de la “Alianza de Civilizaciones”. Que es lo mismo.

Y es en este último aspecto donde parece que prepara el bombazo mediático del que nos avisa Sefuela.

Apuntarse a la carbonofobia es la guinda del diálogo de religiones. Porque no sólo es *la* religión de moda y dominante, sino que además es la religión laica por excelencia. Y aquí viene el morbo. La apuesta peliaguda. ¿Estamos ante la rendición de la Iglesia al pensamiento único, con buenas posibilidades de lenta desaparición;  o estamos ante la alianza y posterior dominio del unicornio laico por parte de la Iglesia?

La encíclica, que espero que se llame Calefactio mundi, es más indicativa todavía que la “explicación Bergoglio” de lo de Charlie Hebdo.

calefactio-mundi

Para el cristiano, la preservación de la actual obra de la creación de Dios es un deber, sin importar cuáles sean las causas del cambio climático“, afirmó Turkson en su discurso del jueves en la Pontificia Universidad St. Patrick en Maynooth, Irlanda. “Cuidar la creación, desarrollar y vivir una ecología integral como base para el desarrollo y la paz en el mundo es un deber cristiano fundamental“.

La esperada encíclica será difundida en junio o julio, y sólo el Papa decidirá el contenido del documento definitivo. Sin embargo, muchos observadores consideran las palabras de Turkson como un adelanto de la encíclica debido al papel central que tuvo en la elaboración del documento. [–>]

Hasta ahora la Iglesia -y especialmente los jesuitas- no destacaban por faltosos en el departamento de argumentos. Pero pretender preservar algo, sin preocuparse de las causas que lo ponen supuestamente en peligro, es un prodigio de irracionalidad que podría sugerir que la Iglesia Católica se va a convertir en otra cosa. Tal vez en una “ecología integral”, si hemos de hacer caso de Calefactio mundi.

Se admiten apuestas. ¿Estamos ante los albores de una nueva Iglesia Franciscana (o de Asís), guía y luz del ecolojetismo multinacional,

http://www.siberianhuskies.net/april_francis.jpg

o estamos ante el fin de una organización social que -al menos- tenía la virtud de ser un freno al pensamiento único?

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 723 seguidores