Obama ha dado un “speech” post eleciones, y ha hablado del clima. Lo destaca El Mundo en su sección de ciencia. Un poco raro lo de la sección, porque Obama no es un científico, y ponen lo que dice sin mayor examen. Corregiremos el error de El Mundo. Con un clic, se llega.

La frase de Obama elegida para el título es especialmente idiota. El clima siempre cambia, y el cambio siempre es real. Lo de conllevar “duras políticas” se supone que depende de que el cambio sea inconveniente, y de que podamos hacer algo al respecto que resulte menos inconveniente que el propio cambio del clima. ¿De cajón, no?

La sustancia de la idea de Obama la sacamos del mismo artículo. Solo son tres datos.

1. El calentamiento global está ocurriendo de un modo más rápido de lo esperado” y “se debe al comportamiento humano. (…) + no se puede obviar que el calentamiento se está acelerando.

2. Sabemos que el hielo del Ártico se está derritiendo más rápido de lo que se predijo hace cinco años.

3. Sabemos que ha habido un número extraordinariamente alto de fenómenos meteorológicos severos, aquí en Estados Unidos, pero también en todo el mundo.

Eso es lo que pone Obama encima de la mesa para explicar la necesidad de “duras políticas”. Expresión que ya indica que para paliar un mal de momento imaginario, propone una solución que considera reconocidamente (y no imaginariamente) dolorosa.

1. La frase completa sobre el calentamiento que ocurre más rápidamente, es:

What we do know is the temperature around the globe is increasing faster than was predicted even 10 years ago.

Predicciones ha habido muchas, y de muchos majaras. Pero de las de tomar en serio para un político, solo se pueden considerar los informes del IPCC. El más cercano a la cifra de diez años de Obama es el tercero, de 2001 (hace 11 años).

El tercer informe del IPCC predecía (aunque le llaman “proyectar”) un calentamiento para las siguientes décadas de + 0,15ºC a + 0,30ºC. O, como ellos lo ponen en plan científico: 0.225ºC +/- 0.075ºC.  La realidad medida según la oficina favorita del IPCC (HadCrut) dice que desde esa predicción el mundo se ha enfriado a razón de 0,02ºC / década, en vez de calentarse.

Solo tienen el dato hasta septiembre, pero octubre no puede cambiar nada:

Respecto a que “se está acelerando”, el mismo gráfico nos sirve para ver que no.

Se puede pensar que once años son muy pocos para resultar representativos. Ni para juzgar la previsión, ni para juzgar el aceleramiento. Puede ser; es algo discutible. Pero lo que no se puede decir con los datos que tiene Obama es que el calentamiento es superior al predicho, ni que se esté acelerando. Es pura y llanamente mentira. Pero la sección de ciencia de El Mundo no se siente en la obligación de contrastar lo que dice Obama con los datos científicos que hay. ¿Y para eso, por qué no lo ponen en la sección “folclore”, “cultura”, “política”, “gastronomía”, o cualquier otra que no sea “ciencia”?

Tampoco es un problema que surja de los datos que se elijan. Por ejemplo, desde satélites, por RSS:

Pero da lo mismo la medición que elijas:

  • UAH: +0,05ºC en vez de +0,22ºC [–>]
  • HadCrut3: -0,05ºC en vez de +0,22ºC [–>]
  • GISS: -0,00ºC en vez de +0,22ºC [–>]
  • BEST (no vale, porque es solo tierra; pero ni con esas): +0,00ºC en vez de +0,22ºC [–>]

Así son Obama y El Mundo. Ni más calentamiento del predicho (ni siquiera hay calentamiento), ni aceleración, ni leches. ¿Está claro?

Respecto al hielo del Ártico, es cierto que esta década ha disminuido más de lo que predecía el IPCC. ¿Y bien? Eso solo quiere decir que no saben cómo funciona el sistema. Pero no quiere decir que haya más calentamiento, dado que ya se toman la molestia de medir el calentamiento directamente, y no hay. ¿Es un problema en sí mismo el hielo del Ártico? Te pueden contar misa, pero no. El problema sería más hielo (más al sur), no menos.

Ah, y llegamos al clima “extremo”, tan de moda. Sobre las sequías, recién salido del horno:

Newsscientist.com:

THE world has been suffering more droughts in recent decades, and climate change will bring many more, according to received wisdom. Now it is being challenged by an analysis that questions a key index on which it is based.

Sheffield’s findings raise important questions, says Steve Running at the University of Montana in Missoula. “If global drought is not increasing, if warmer temperatures are accompanied by more rainfall and lower evaporation rates, then a warmer wetter world would [mean] a more benign climate.”

¡Pues claro! ¿Por qué no íbamos a pensar que un mundo más cálido no pueda ser más húmedo, y definitivamente más benigno? Es lo que parece que era hace unos siete mil años, con el Sáhara lleno de agua y vida. Solo una mentalidad de tipo religioso y catastrofista -en la que cualquier cambio y progreso es malo por definición- puede descartar tan alegremente lo obvio.

¿Y los huracanes? Esto no tiene nada de nuevo, y no hay nada de nada:

¿Y la lluvia? Nada raro que ver. Si acaso algo más. ¿Mejor, no? NOAA [–>]precipitación global 1900 – 2010:

En resumen, lo que decimos siempre. Disfruta del calorcillo, mientras dure. Y menos lobos, Caperucita. Mejor no comprar El Mundo para enterarse de lo del clima. Ni escuchar a Obama.

Añadido: Lucia tiene una entrada muy técnica y completa en la que estudia el asunto hasta sus últimos detalles estadísticos – dentro de ser un artículo de blog. Compara predicciones y modelos con la realidad, incluso empezando en fechas de comienzo en las que aun no había predicciones. Esto es, para que no pueda existir la acusación de que pasa algo especial con el año 2.000, también hace el mismo estudio para los años 1.990 y 1.980. Siempre con el mismo resultado: Para todas las series de datos, y haciendo la cuenta con el más amplio abanico de años de años de inicio, las mediciones están como mucho en el más bajo de los rangos de los modelos. La realidad todavía no es inconsistente con los modelos, pero está muy cerca de la frontera de ser inconsistente. Y de ningún modo se puede afirmar que el calentamiento está ocurriendo “más rápido de lo esperado”.