Antes no me lo parecía, pero yo creo que no hay duda de que Almunia (también) es un pájaro. No tiene mayor interés. Lo curioso sería saber tras qué bambalinas ha pasado Almunia de sostener X, a sostener anti-X. O sea, qué intereses sostenía cuando relativizó la salida de la UE de una Cataluña separada, y qué intereses sostiene cuando afirma lo contrario. ¿Bambalinas PSOE? ¿Bambalinas europeas?

Si un batacazo de la economía española es un problema para la economía europea (y mundial), no sería de extrañar que alguien haya decidido parar los chistes. Y le haya dado un capón a Almunia. Pero, ¿quién sabe?

Rafa Brancas envía: