La chiquillería está muy entretenida en el circo. Pero se está perdiendo un poco, y ya no sabe bien qué payasada es real, y cuál es inventada. No me extraña, a mi me pasa lo mismo.