Puede parecer una cuestión filosófica: ¿Tras una hipotética secesión de Cataluña, lo que queda es España, o es otra cosa? Pero aparte de filosofías sin respuesta, también es algo que hay que decidir, y que tiene consecuencias importantes. Y la manera más clara de verlas tal vez sea mirar a la deuda pública. ¿Quién se queda con la deuda de España?

¿Pensamos en ideas / posibilidades?

  • A. La deuda es de España, pero tiene un 20% menos de PIB para pagarla.
  • B. Se reparte proporcionalmente la deuda entre una España reducida y la Cataluña secesionada.
  • C. La España no Cataluña saca un dedo, y concluye razonablemente que tras la secesión de Cataluña, lo que queda ya no es España, sino una cosa nueva.

A. Es el suicidio de la España no Cataluña, y un regalo para esta, que incita a la secesión.

B. Supongo que sería difícilmente aceptado por los acreedores a los que les toque cambiar de deudor.

C. No consigo imaginar las consecuencias de C.

¿Alguien se atreve a especular? En todo caso, visto el planteamiento secesionista, y sus nada despreciables posibilidades, parece irresponsable no empezar a pensar en estas cosas.