Es un experimento. Explicar la discusión del calentamiento global a alguien que parte de cero. Viene del foro de los cafres que quieren mi linchamiento (es literal). Y como he empleado en ello el tiempo que tenía para poner algo en la plaza, pues lo uso aquí. Puede valeros, o ser un tostón. Si es lo último, lo siento. Y es peligroso, son 2.000 palabras.

Cashcarry:

La verdad es que yo estoy un poco liado por todo lo que dicen por aqui. Por una parte el señor jpkin y monty acusan al señor plazaeme de que esta intentando engañarnos a todos y que no dice mas que mentiras. Por otro lado el señor plazaeme dice sus cosas sin que le importe demasiado lo que le dicen. No se si seran mentiras pero a veces parecen que tienen sentido y cuando miro los sitios que pone puede que tenga razon en algunas cosas. A mi me parece todo esto muy complicado y me gustaria que me lo contaran de forma sencillas como si es verdad que muere tanta gente por el calentamiento global, si el gas co2 es tan venenoso porque no se deja de producir, si sigue habiendo o no calentamiento y cuanto podemos aguantar la humanidad si sigue así…

Me gustaría que me contestaran unos y otros sin insultos por favor y leere con la misma atencion todas las respuestas.

Plazaeme:

1) Cashcarry, lo malo es que hay que empezar desde muy abajo. Tienes unas confusiones tremendas. No son culpa tuya, por supuesto, sino de la propaganda.

No te lo puedo poner todo de golpe.

Empecemos por la base. El CO2 no es ningún veneno. Verás, la vida se puede definir como la química del carbono. Y ese carbono de la vida viene del CO2. Y así, al CO2 se le puede llamar el gas de la vida, como al agua el líquido de la vida. Esos dos elementos, más la luz del sol, son el 99 por ciento de la vida.

El CO2 es incoloro, inodoro, e insípiodo. Quiere decir que todas esas chimeneas con humos que te muestran como ejemplo del CO2, no es CO2 lo que ves, porque el CO2 no se ve.

Literalmente es lo que comen las plantas. Mediante la fotosíntesis:

6CO2 + 6 H2O → C6H12O6 + 6 O2

Parece difícil, pero solo quiere decir que CO2 y agua (mediante fotosíntesis en las plantas) producen un tipo de azúcar y oxígeno. Y con ese azucar (más minúsculas cantidades de otras cosas que pillan en el agua de la tierra) fabrican toda la planta, que luego permite vivir a los animales que se la comen.

Muy sencillo. Sin CO2, todas las plantas se mueren, y no hay vida en la tierra.

A ver si luego se me ocurre una forma de simplificar el resto.

2) Dejar de producir el gas significa una cosa muy  muy clara. Pagarás más por todo lo que compres. Porque todo lo que compras se produce con energía, y la energía más barata (aparte de la nuclear) son los combustibles fósiles. Y si pagas más por todo lo que compras, quiere decir que tienes menos dinero. Si ganas mucho, no lo notarás demasiado. Para los muy pobres puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Y, definitivamente, la diferencia entre una vida muy corta y brutal, y una vida mucho más decente. Yo apostaría a que la mayoría de estos activistas que están en contra de todo lo que produce riqueza, nunca han vivido sin tener más energía que la leña o la los residuos de porquería, y no tienen ni idea de lo que hablan.

En resumen, están proponiendo empobrecimiento. Siempre lo han hecho. Suelen ser los mismos que proponen disminuir la población, disminuir la producción, y disminuir la libertad. O sea, siempre proponen más pobreza y más esclavitud. En especial para los más pobres. No me preguntes por qué. También lo hacían los frailes medievales, y tampoco lo entiendo.

Seguirá …

3) Cashcarry.

Lo que llaman la teoría invernadero es muy probablemente cierta. Vamos, casi seguro, seguro. Es una teoría muy consolidada, con una base teórica muy fuerte, y con una comprobación en laboratorio muy buena, y en la naturaleza bastante buena. Lo que pasa es que toda esta alarma que meten no viene de esa teoría. Lo que calienta el muy poco CO2 que tiramos a la atmósfera no es suficiente para asustar a nadie. Los cálculos, muy aceptados por (casi) todos, quiero decir alarmistas y escépticos, dicen que por poner en el aire el doble de CO2 que hay en un momento dado (por ejemplo ahora), la temperatura subiría entre 1ºC y 1,2ºC. Eso, al ritmo que vamos, ocurrirá más o menos en 2.100.

Y respecto a ese calentamiento, pongamos 1,2ºC, aunque hay algunos que proponen que puede causar muchos problemas, en realidad son una minoría, y siempre de los activistas del empobrecimiento. Yo creo que hay más que defienden que eso sería un regalo de los dioses, y yo desde luego apuesto por ello. En primer lugar porque ya hemos conocido probablemente una temperatura así, durante una época que antes se llamaba Óptimo Climático del Holoceno. Hace unos siete mil años. Ahora, con la propaganda, nunca la llaman “óptimo” a nada que se relacione con más calor. Una estupidez, porque si le llamaban “óptimo” antes es porque sabían que las condiciones para la vida en general, y para el hombre en particular, eran mejores que ahora. Las fases de “calentamiento global”, que ha habido varias, siempre son las buenas de la historia. Buenas, en el sentido de menos hambrunas, más población, y más riqueza.

Durante el óptimo Climático del Holoceno, por ejemplo, no había hielo en verano en el Ártico, o en todo caso mucho menos que ahora. Y no desapareció el oso polar.

Sigo con la segunda parte de la teoría (que es de la que no les gusta tanto hablar)

4) Cashcarry:

Ahora la cosa se complica un poco. Tenemos la “teoría invernadero”, que dice que si seguimos como hasta ahora, sin dejar de emitir CO2, calentaremos la “temperatura global” en 1ºC – 1,2ºC para aproximadamente 2.100. Aunque hay algunos marginales que defienden lo contrario, en general nadie ve un problema con eso. Al contrario, más comida para las plantas, y, según la teoría más calor en los sitios donde hace frío, y en los momentos que hace más frío, y apenas diferencia en los sitios donde hace calor. Básicamente un chollo.

Sí, lo sé, te cuesta creerlo. Nunca hablan de eso. Pero si seguimos con esta conversación, te traeré los documentos (del “consenso”, del IPCC), donde se puede ver.

Lo que pasa es que aparte de la “teoría invernadero”, muy consolidada y aceptada, tienen otra teoría. Nunca te dicen que son dos; pero sí, son dos. Y la segunda solo es especulación. Se trata de decir: vale, pero si el CO2 calienta el sistema un poco, ¿cómo reaccionará este? ¿Se quedará sin más con ese pequeño calentamiento del CO2, u ocurrirá que el sistema climático lo amplifica – o lo disminuye?

Y han desarrollado una idea que en principio suena verosímil. Y es que con más calor en el aire, aunque se poco, habrá más evaporación del agua del mar. Y ocurre que agua del mar hay mucha (mucho más que CO2 en los combustibles fósiles), y que el vapor de agua es en realidad el gran gas invernadero del la tierra. La parte del león del efecto invernadero.

La idea que proponen es, muy simplificada así:

  • CO2 => pequeño calentamiento => más evaporación => tres veces más calor (o más) del que había producido el CO2. Por ejemplo, ponle +3,5ºC, o +4,5ºC, o más.

¿Es posible? Sí, es perfectamente posible. Casi todo es “posible” con lo poco que sabemos. Pero no todo lo posible es verosímil.

Y los escépticos dicen: ¿Y como sabéis que esa evaporación no producirán más nubes, que reflejan la luz del sol, y producen enfriamiento. Sería un sistema de disminuir el pequeño calentamiento producido por el CO2. Algo así:

  • CO2 => pequeño calentamiento => más evaporación => más nubes => la mitad del calor (o menos) del que había producido el CO2. Por ejemplo, ponle +0,5ºC, ó +0,3ºC, o menos.

Y aquí se lía la cosa, en una discusión formidable. Con muchos estudios y elucubraciones por todas partes, pero nada que se pueda considerar serio, ni mucho menos definitivo, por ninguna de las partes. Sí, algunos científicos alarmistas afirman que está muy claro, y los algunos científicos críticos también, pero en sentido contrario. El problema es que la “claridad” de los alarmistas se basa en unos modelos teóricos que no sabemos si funcionan, y de momento tiene pinta de que no. Los escépticos se basan en unos pocos estudios de la realidad, que pueden indicar que tienen razón, pero, la verdad, yo no pondría la mano en el fuego por ellos.

Yo creo que esto es un resumen medio decente de la cosa. Lo jodido es que para enterarse hay que hacer un esfuerzo.

¿Mi postura? Les creo más a los escépticos; pero “creer” no es saber. Los alarmistas se han hinchado a hacer trampas y a saltarse todas las sanas normas y prácticas comunes en la ciencia. Y las explicaciones de los escépticos me parecen mucho más verosímiles. Así como esa impresión que sacas en un debate, de ver quien hace más gimnasia y trampas, y quién parece más normal. De hecho los alarmistas, en general, huyen del debate como de la peste. Ya has visto lo de Ferrán.

Espero que te sirva, más o menos, para hacerte una idea.

5) ¡Ah!, Cashcarry, añado una cosa a “mi postura”. Y esta sí es mía (en lo anterior he intentado resumir / simplificar lo que dicen otros). Si todo se basa en los modelos, en mi criterio el esfuerzo se debería centrar en validar o en falsar esos modelos. Que digan qué resultados de qué métrica del “calentamiento global” son inconsistentes con los modelos. Y cuánto hay que esperar para hacerse una idea.

De momento la temperatura que vemos es inconsistente con los modelos (mucho menor). Pero ha pasado poco tiempo (12 años). ¿Cuánto hay que esperar? ¿Cinco, diez, quince? Pues se espera, que no va a pasar nada con el CO2 de esos años.

Pero siempre están inventando caralladas (de risa) para tratar de convencer a la gente que es imperativo actuar de inmediato. También lo decían en 1998, no se ha hecho nada, y la temperatura no ha subido (y debería, según la teoría).

Esa es mi idea: calma, y veremos. A los activistas del empobrecimiento les pone de los nervios. Y mientras tanto, mirando el CO2 y gastando fortunas en él, nos olvidamos de los problemas ecológicos de verdad, que los hay – y muy graves.

6) Ah, perdón, otro remate. Es sencillamente absurdo, ridículo, pensar que se haya muerto nadie por el “calentamiento global”. Y basta leer con un poco de atención cualquiera de los “informes” que proponen esa idea. Si queréis, lo hacemos. A mi no me apetece, porque es perder el tiempo en una completa gansada (que yo creo que no se cree nadie). Pero se podría.

7)

Aprovecho una paradiña para recalcar un detalle. Lo de las dos teorías diferentes. Es muy importante, y no se suele saber.

La primera, la del “efecto invernadero”, es una teoría bastante simple, basada en hechos que se conocen hace mucho tiempo, y en leyes físicas que también son conocidas hace mucho. Y trata de algo tan sencillo como el diferente efecto de la luz de diferentes longitudes de onda sobre las moléculas de algunos gases (los gases invernadero). Es algo fácil de estudiar, de medir, y de reproducir en un laboratorio. Fácil para la física normal, vaya. No hace falta física de frontera.

La segunda, la “teoría de la amplificación”, no tiene nada que ver con la primera. Son independientes. Se basa en las propiedades (desconocidas) de un sistema físico de una complejidad tremenda: el sistema climático. Y no tiene que ver con el efecto invernadero; esa amplificación la produciría cualquier calentamiento o cualquier enfriamiento de la causa que sea, no solo el CO2.

Pero los alarmistas (sobre todo los activistas) dicen que los escépticos son “negacionistas”, porque niegan la obviedad del efecto invernadero. Que es claramente una mentira. Pero como solo los alarmistas tienen voz, la cosa cuela para el público general.