Tucidides

No sé si se habra puesto esto por aquí, pero a mi entender este experimento refleja muy bien las realidades de una sociedad a la que como Pavlov a sus perros, se le ha enseñado  a “desear” solo aquello que se le presenta bajo el conveniente envoltorio publicitario y la correspondiente etiqueta “de calidad” por parte de unas elites que monopolizan y para su exclusivo beneficio los medios para crearla . La manida “libertad de elegir” propia del capitalismo, no es pues mas que otro fraude,mas sutil que alternativas mas pedestres, pero fraude al fin y al cabo . El grueso de los seres humano no ha tenido nunca, bajo ningun regimen, ni bajo ninguna ideologia, libertad para elegir ni donde caerse muerto

Nota: el título no es de Tuci, sin del cabrito que imagináis.