Sefuela nos trae paridas de Jopep Borrell. Con un clic se llega al original.

Pero esa publicación virtual de Pablo Sebastián no permite comentarios, ni interacción alguna con el autor. Y así, diosecillos menores, sin apenas lectores – pero sin crítica, pueden decir literalmente cualquier burrada sin la menor necesidad de justificarla.

Decía en mi anterior articulo que este caluroso verano estaba dispuesto a confirmar las peores previsiones del cambio climático …

Los hechos parecen confirmar ambas impresiones. El calor aprieta y no solo en Europa. En EE.UU. están pasando el verano mas caliente desde que hay estadísticas y la sequia desbasta las llanuras centrales del país. En realidad las sequías en muchos países amenazan con crear una segunda crisis alimentaria como la del 2007.

Si Borrell cree que el calor aprieta en Europa, debería de mirar el registro termométrico más largo que existe en Europa [-->](y en el mundo). El mes de julio ocupa la posición 227 entre los 354 meses de julio que tiene registrados ( desde 1659). Sí, se trata de Inglaterra central, y se puede pensar que siendo una temperatura regional no sea muy indicativa a nivel global. Pero entonces también se debe pensar si la temperatura de los “Great Plains” USA ha sido muy indicativa globalmente. Y no, julio global no está batiendo ningún récord. Pero Borrell confirma sus impresiones a base de elegir los hechos que coinciden con su prejuicio, borrando los que no coinciden. Cuando se aplica en ciencia, se llama “ciencia basura”.

Por otra parte el mayor exportador de grano del mundo es USA, y son sus precios los que marcan los del mercado mundial. La ONU ha pedido que suspenda la ley impuesta por los amigos ecologistas de Borrell, que obliga al uso de bio-etanol, porque hace subir los precios del maíz. Hay una sequía en USA, efectivamente.  No diferente que las de los años 30. Pero es la presión de las políticas ecologistas absurdas lo que hace que los precios se desmadren.

Tienen una filosofía curiosa los Burrelles:

La “revolución verde” lanzada por Obama en el 2009 no ha resistido al desarrollo espectacular del gas de esquisto que ha convertido a los EE.UU. en el primer productor mundial de gas.

Una bajada espectacular de los precios del gas en USA es un gran problema, porque fastidia la “revolución verde”. Hace bajar los precios de la energía, y los precios de la energía influyen en los precios de todo. O sea, más dinero para todos. Y eso es muy malo, porque lo que importa es nuestra bendita revolución, que aunque suba los precios y nos arruine a todos, supone nada menos que “ganar el futuro”. Los ecologistas conocen el futuro, y te guían a él. Y te sugieren que olvides la pobreza que eso produce, porque en algún momento impreciso del mañana será para bien. Literalmente como alguna religión que por aquí nos suena mucho.

¿Predicciones del futuro? El dr. John Christy, que precisamente mide la temperatura global desde satélites, acaba de hacer una comparación entre previsiones alarmistas y la realidad.

Un modelo es la representación de una hipótesis. Comparar un modelo con la realidad es la comprobación de esa hipótesis, mediante los hechos. Y a la vista de como van las cosas, la comprobación es francamente negativa. Menos para Burrell, que anda caliente.