Una pincelada. La gente puede perderse con las acojonantes frases lapidarias. Y como no suele saber dónde mirar los hechos crudos, sin interpretación, no es fácil situarse y hacerse una idea de qué diablos hablan. Así que quiero proponer un enlace a un gráfico muy fácil y nada sospechoso.

También sugiero que se acuda a este gráfico cuando se oyen afirmaciones como que “de los diez años más calientes de todo el registro, ocho son de la última década”; “la década más caliente de la historia”; “un calentamiento sin precedentes en la para la humanidad”; “estamos llevando al clima a un punto de no retorno”; etc, etc.

Clic, y explico:

Explico. Los colores no son muy indicativos al primer vistazo, porque el gris sugiere frío, pero aquí marca ligeramente caliente. Pero lo que importa es la cifra, subrayada en rojo. Es el último dato disponible esta mañana, la “anomalía” de la temperatura media entre el 1 y el 23 de julio. Eso quiere decir que comparan la media de los días que llevamos de julio en 2012 con la media de todos los meses de julio entre 1981 y 2010. Y la diferencia es que este julio, de momento, es, ¡tachán! 0,04ºC más caliente. Cuatro centésimas de grado más caliente que la media de los meses de julio de los últimos 30 años.

El enlace para ver actualizado y en directo el “calentamiento global” es:

Como se trata del globo, no hablamos ni de verano ni de invierno.

Si queremos pensar en lo que va de año, en vez de el mes de julio, este año de momento no es ni particularmente frío ni caliente, comparado con la última década. De media, 2012 lleva una “anomalía” de como 0,15ºC respecto a esa media entre 1.981 y 2.010, en la medición de satélites – que miden a más altura.