Cuando la realidad es peor de lo que se puede aguantar, la solución clásica es evadirse. Y el que pueda aguantar la España de Rajoy, el aguerrido, que levante el dedo. Podría ser llevadero con solo tener un jefe del ejecutivo que supiera hablar con un tono como el que usan las personas para hablar, en vez de con entonación de curita leyendo un sermón. Bueno, con tono de persona hablando, y palabras de persona hablando. Aunque sea mentira.

Pero no. Esa breva no caerá. Y hay que soportar el patético sermón como música de fondo que acompaña al espectáculo de la casta tratando de salvar sus privilegios mientras todo se hunde; a los nazis explicándonos que son corderitos; a los bienpensantes llorando por la llegada de los nazis; a la prima de riesgo con plato en la mesa; y a Anasagasti, el cerebro, llamándole “facha” al resto de la galaxia.

¿Cómo lo hacemos para no verlo? ¿Alcohol? ¿Drogas? ¿Curiosity?

- ¿Mande?

¡¡Curiosity!! Nada te puede llevar más lejos de la insoportable marianidad. Faltan justo 20 días para que el rover Curiosity aterrice en el cráter Gale, en Marte.  Y la NASA ha decidido proporcionarte droga dura en forma de un juego simulador, con el que puedes vivir en directo algo parecido a una experiencia real del aterrizaje y exploración de Curiosity. No  me preguntéis los detalles. Ni idea.  Acabo de verlo, y se me ha ocurrido que le puede ser útil a más se uno. Yo lo usaré, seguro. Lo explican así:

Esta experiencia interactiva en tres dimensiones usa el motor de juego Unity. Permite el uso de un mapa del terreno 3D del cráter Gale, donde aterrizará Curiosity, y un modelo 3D del rover. De esta forma podrás participar como si estuvieras allí mismo.

No suena nada mal. La alternativa de convertirse, literalmente, en un marciano. Y olvidar a Mariano. Aunque sea de forma virtual. Clic.

Otros se dedican al “cambio climático”,y es peor. ;)