Nunca se me había ocurrido ir a la calle a celebrar un resultado de fútbol. Pero como aquí, si se trata de celebrar el triunfo de España, es pecado, el morbo está asegurado. Y si la que te invita a pecar es Maleni, ¿se puede resistir? Nein.

Partidazo. ¡Vaya lujo! Y lujo de recepción de Rafa en su casa. Otro pecador. La putada es que, muy listo, me he dejado el móvil en casa, y no podía hacer fotos. Las ha hecho Rafa, con su cámara, pero no me las puede pasar hasta mañana, desde la oficina. Así que aquí queda la entrada, a la espera de la foto de vuestra amiga Maleni, guapísima, con su bandera española, llegando de la celebración multitudinaria en Plaza Moyúa.

Y mientras Rafa manda la foto de Maleni abanderada, pongo otra que habla del pecado.