Vaya, previamente, mi agradecimiento a UPyD. Con toda la inutilidad que me ha parecido su existencia hasta ahora, esta iniciativa de su parlamentario Maneiro me hace pensar que ha merecido la pena que consiguieran un escaño en Vitoria.

Cierto es que no hacía ninguna falta desnudar el PSE, que llora todo el rato de emoción porque los asesinos dicen (¿otra vez?) que no van a matar. Pero podría haber gente que pensara que al PP le queda un rastro de decencia. UPyD ha conseguido que ya nadie pueda engañarse. Nadie que no quiera ser engañado. Y eso es un servicio público.

No, no me vengáis hablando de las intenciones y de la demagogia. Un servicio público lo es por la función que hace, y no porque el conductor del autobús trabaje gratis o por un sueldo. Si alguien hace algo por ti – y más si es un servicio a la cosa pública – se agradece. Se llama educación.

Podrían, eso sí, haberle echado un poco más de arte y de picante.

La iniciativa de UPyD, que no ha conseguido el apoyo de ningún grupo parlamentario, instaba al Gobierno de Rajoy a que se condicionara el acceso a planes de reinserción o la obtención de beneficios penitenciarios para los presos condenados por terrorismo, a requisitos como la desvinculación definitiva de la banda, la petición de perdón público a las víctimas, la asunción de responsabilidad civil y la colaboración con las autoridades y la Justicia para la resolución de los delitos terroristas no resueltos.

¿Y por qué los presos terroristas? Es que no se puede hacer entrar en la cabeza de los cabestros que las leyes, cuanto más universales, más civilizadas? La sutil diferencia que no han pillado:

… a que se condicionara el acceso a planes de reinserción o la obtención de beneficios penitenciarios para los delincuentes condenados, a requisitos como la desvinculación definitiva de la banda, si fuera el caso, la petición de perdón público a las víctimas, la asunción de responsabilidad civil y la colaboración con las autoridades y la Justicia para la resolución de los delitos no resueltos.

Ya tienes resuelto el problema cuando los curas te vengan con la monserga de la reinserción. ¿Qué, que queréis reinsertar terroristas, pero no violadores, atracadores, asesinos normales, estafadores, yonkis, y toda esa fauna que produce muchísimo menor daño social que los terroristas?

En todo caso, de traca. Todas las vergüenzas a la vista. En la respuesta / iniciativa alternativa de PP y PSOE se  …

 insta al Gobierno central a la asunción de una política penitenciaria que “permita la recuperación para la democracia de los penados, sobre la base de la decisión individual de cada preso de proclamar la ilegitimidad de uso de la violencia, asumiendo su responsabilidad personal, dentro del marco legal”.

Vale. Pongamos Luis Roldán. Proclama, en base a una decisión individual,  la ilegitimidad del robo, y asume su responsabilidad individual dentro del marco legal. No hace falta que devuelva la pasta, y a podemos empezar por “acercarle”, para en breve reinsertarle. ¿Esa es la idea, peperos? O pongamos Tejero, el golpista. Supongo que cuando se dice que asume su responsabilidad personal quiere decir que no hace falta que diga nada de la responsabilidad colectiva del golpe de estado. No, es que pasaba por delante del congreso, y ya se sabe, se le ocurrió. ¿Teníais gran preocupación por reinsertalo para la democracia, psoeros? Porque resulta que no mató  nadie, si recuerdo bien. O igual lo de matar no cuenta tanto, sino que hablamos de cordones sanitarios o guarradas similares.

Pues nada, Maneiro, que gracias. Y a Sefuela por avisar. Y ya que estamos con esa tropa, Savater: