24 junio 2012


Para entrar a comentar en el hilo de esta semana, aquí mismo.

La sección “hilo abierto”, en general, pinchando en el cartelito del tomate de Maleni, en la columna de la derecha de la portada.

Entradas anteriores (en orden inverso):

Hubo mucha gente sorprendida – y deprimida- cuando salió la noticia de que Consuelo Ordóñez se iba a reunir con el asesino de su hermano, dentro ese macabro programa que apoya el gobierno Rajoy de “encuentros entre víctimas y asesinos”. Bueno, no les llaman “asesinos”, ni mucho menos especifican que se trata de asesinos de inocentes mediante un tiro por la espalda. Ahora les llaman “presos”, que se supone que tiene que dar pena, y “victimarios”, que no se sabe lo que quiere decir.

victimario, ria.

(Del lat. victimarĭus).

1. m. y f. homicida.

2. m. Sirviente de los antiguos sacerdotes gentiles, que encendía el fuego, ataba las víctimas al ara y las sujetaba en el acto del sacrificio.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados –>

Homicida no es lo mismo que asesino. Se puede causar la muerte de alguien sin voluntad de hacerlo, y sin mucha culpa. Por ejemplo por una imprudencia o error no culpable. Y ese no es precisamente el caso. Y sobre los sacrificios religiosos, mejor no hablamos. Seguro que esa es la idea que quieren sugerir.

Pero la protesta de los promotores de las reuniones macabras a cuenta de esa visita de Ordóñez, daba una pista de que tal vez la hermana del asesinado no andaba nada despistada, ni “estocolmizada”.

Lamentablemente, la celebración de ese encuentro no va a tener un resultado inocuo. Las condiciones que acompañan a la cita son las menos propicias para que nada se restaure o repare. [-->]

Como no nos han explicado qué diablos se puede restaurar o reparar de un asesinato, parece que Consuelo trató de averiguarlo.

Ordóñez ha confesado que sí vio a Lasarte arrepentido de su crimen pero ha recordado que no podrá perdonarle “jamás” porque el que tiene que hacerlo, Gregorio Ordóñez, está muerto. Le ha reprochado al terrorista que no le contestara a sus preguntas sobre la identificación de terroristas que cometieron atentados y que están sin esclarecer, y que tampoco diera ningún dato sobre quién ordenó o inspiró el asesinato de su hermano.

La víctima de ETA ha censurado el programa de reinserción de Interior al haber suprimido el Gobierno porque lo ha puesto en marcha haciendo caso omiso a las peticiones de Covite de fijar como requisito indispensable para acceder a beneficios penitenciarios la colaboración con la Justicia. Según ha aclarado, con su visita ha demostrado que “se puede y se debe pedir” al preso que colabore en el esclarecimiento de los casi 300 atentados de ETA sin resolver. “Si el Gobierno tiene libertad para establecer los requisitos de acceso a la vía Nanclares debería exigir la citada colaboración a aquellos terroristas que en estos momentos gozan de privilegios por todos conocidos”. [-->]

¡Ajá! Ahora sí está claro. “Restaurar o reparar” no se refiere a hacerlo con la justicia. No se trata de esclarecer responsabilidades. Mucho menos con las víctimas, para las que toda esta fiesta no supone ver aumentadas las posibilidades de que los culpables de su pérdida cumplan la pena que merecen. Se trata de los asesinos, que llaman “victimarios”. Se trata de que vean reducida su pena, y mejoradas sus condiciones, a cambio de un pedir perdón en privado y sin colaboración con la justicia. O sea, gratis. Y Ordoñez ha pasado por el trago de la reunión para contárnoslo:

También ha lanzado duros reproches a la Oficina de Atención de Víctimas del Gobierno Vasco por criticar su encuentro. “Más que Oficina de Atención se debería llamar Oficina de desatención de víctimas u Oficina de Atención al victimario y dedicarse a organizar estos encuentros que no sirven para nada” [-->]

Asesinos, Consuelo, asesinos. Asesinos que deciden sobra la vida de inocentes, se les acercan por la espalda, y … bien lo sabes tú. Por lo demás, me quito el sombrero.

Y sobre Rajoy, casi prefiero no hablar. Me está empezando a parecer tan innombrable como el innombrable.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 541 seguidores