El resultado menos malo de los posibles, en teoría parece muy bueno. No seré yo quien discuta eso. Pero si el fin del mundo depende del resultado de las elecciones de un país de 10 millones de habitantes, y no precisamente puntero, quiere decir que al apuntalamiento del mundo es manifiestamente deficiente. Y además, sabemos que las maniobras de todos los que influyen en el asunto van a ir en el sentido de salvar su propio culo electoral y / o financiero, sin que nadie se ocupe de los cimientos. Así que la pregunta sería: ¿cuánto dura el respiro?