junio 2012


Al.

Esquizoidland.

8/29/2005

Vivo en una región del planeta desconocida para la inmensa mayoría. Es una región donde han ido copando el poder a todos los niveles una casta sacerdotal cuyo proyecto declarado es, eliminar a los que no les secunden en todo.

Se autodenominan MLNV, Movimiento de Leninización Neuro Vegetativo es una traducción aproximada bastante correcta para ente “movimiento” que si por algo se caracteriza es por su inmovilidad petrificada y por una esquizofrenia intrínseca a la ideología en sí, consistente en negar lo que se es para querer ser otra cosa diferente que, en el fondo no es sino la sublimación, la tierra prometida, el maná brotando por doquier y un bien absoluto para la eternidad. La entelequia del paraíso y la raza elegida.

Durante generaciones las ejecuciones de los disidentes han sido la norma, bombas y más bombas en sus coches, en sus casas, las quemas de las mismas es habitual, las amenazas en la calle, las dianas con nombres, en el trabajo, en las escuelas… un éxodo masivo de aquellos que lo tenían más fácil ha tenido lugar a regiones limítrofes o lejanas.

Pero la mayoría resiste en silencio, imposibilitados de hacer lo mismo o sencillamente por que no les da la gana que, tras haberles robado la historia, la lengua, su identidad, sus derechos, y convertido en una subcasta, facilitarles el camino y ceder en la lucha por la existencia.

Esto de que durante toda una vida tengas que convivir con la gente que te quiere asesinar, es una cosa muy peculiar.

Una gente que regularmente te secuestra, te pega tiros en la cabeza, y te saca encima el dinero para seguir matándote…

Y cada vez que lo hacen, cada vez que una bomba explota en alguna parte, siempre la misma letanía de parte de las autoridades de este gulag…”Sois unos chicos muy traviesos, está muy mal matar a los demás, no debeís volver a hacerlo, espero que no lo volvaís a hacer, estoy seguro de ello…(esto último cada vez menos).

Los gobernantes, claro, nunca han admitido que eran responsables de sus paramilitares, (“no tiene nada que ver con nosotros, por supuesto”), aunque sus pactos y acuerdos, sus negociaciones y convenios, son no ya conocidos, sino publicitados en algunas ocasiones. Y los hechos, testarudos y materiales, están ahí, aclarando a los caminantes el panorama. Los muertos, las víctimas, siempre en el mismo lado.

Y su dominio de los medios y de las conciencias les permite, como en todo buen sistema dictatorial, presentarse los verdugos como víctimas y a las víctimas como verdugos o al menos responsables de su muerte.

Esquizoidland.

El exterminio ideológico de quienes no se pliegan al lavado cerebral, los programas de inmersión linguística a la fuerza, eliminando el idioma materno principal de la población para suplantarlo por un idioma de laboratorio profundamente ideologizado, un pastiche goebbelsiano.

Armas de exterminio masivas, dicen…¿cómo el uso del idioma en Esquizoidland?
Todos los esfuerzos, todos los dineros, encauzados en un único fin, homogeneizar ideológicamente a la población, crear un nuevo orden. Cientos de libros salen cada año inundando las estanterías, simpre el mismo tema, reescribir lo que sea pero en clave “propia”. Todo ha de llevar el marchamo, la impronta made in esquizoidland. Llueven novelas “históricas” destinadas a borrarla, libros de texto ensalzando a los asesinos…ahora son “los patriotas”.

Tras años y años de muerte y destrucción, parece que al fin se salen con la suya, el gobierno del país al que esa región pertenece, hace tiempo que canta la misma letanía de los gobernantes de esquizoidlan, “Sois unos chicos muy traviesos, está muy mal matar a los demás, no debeís volver a hacerlo, espero que no lo volvaís a hacer, estoy seguro de ello…” (e insisten en esto último).

¿Es la esquizofrenia contenida una enfermedad contagiosa?

Como siempre, nuestro especialista multidisciplinar está al quite:

-Por supuesto, muy contagiosa, diría yo. De hecho basta que los vecinos te miren a través de los cristales de tu ventana desde el otro lado de las suyas con cara de esquizoide, para que poco a poco, por mimetismo y mera supervivencia, pongas en tu balcón la pancarta de los presos y te sumes al “movimiento”

El ex etarra Txelis (José Luis Álvarez Santacristina) ha escrito una carta a cuenta de los juegos florales que nos traemos con lo del perdón a pedir – o no pedir – por los terroristas. Seguro que no les gusta mucho a los etarras, ni a sus múltiples amigos. Puede gustarle a alguna víctima directa. Y no les va a molestar a las diversas lavanderías de ETA, que tanto empeño están poniendo en que triunfe la idea de que el asesinato puede tener cierta disculpa, siempre que se haga por motivos políticos.  Prostitucional, Pachi, Oyarzábal, PSOE, PP, y toda esa gentecilla. Yo diría que encantados.

Se puede leer entera en este enlace:

Muy filosófica, y muy de empatía, sería bastante aceptable si un asesinato terrorista fuera exclusivamente un problema entre el asesinado y sus allegados, y el etarra de turno – a título individual. La malo, lo políticamente aberrante, es que el terrorismo no es eso. Por definición. Y es muy posible que ese sea el motivo por el que Santacristina no emplea la palabra terrorismo ni una sola vez en su texto. De asesinato, ni hablemos. ¿Se puede creer que alguien haya comprendido el mal causado por el terrorismo y el asesinato, cuando no le llama de ninguna de las dos formas? Si uno se empeña, se pueden creer tantas cosas …

Curioso enfoque, cuando comienza por decir que …

conviene ir paso  por paso y aclarar bien los conceptos y su alcance

Txelis se define como victimario. Una cursilada de moda, muy conveniente. Arcadi Espada lo clava:

Lo primero que tiene que hacer un asesino, aun corporativo, cuando pide perdón es evitar llamarse a sí mismo el victimario. Un eufemismo repulsivo y miserable donde los haya, que deslíe desde la pura grafía, es decir desde el auténtico grado cero de la escritura, el imprescriptible abismo entre criminales y víctimas. [Txelis, el victimario -->]

Emplea “victimario” 10 veces. A veces lo acompaña de “infractor”. Por ejemplo:

  • - ¿Qué significado tiene o debería tener dicha petición (de perdón)? ¿Qué significado le da o debería dar el infractor o victimario?
  • -  la petición de perdón expresa un acercamiento emocional y  vital por parte del victimario hacia la víctima y sus familiares, es decir, un  gesto de empatía real para con ellos.
  • -  Pedir perdón  es un gesto que dignifica al infractor o victimario.
  • - Ahora, cuando el victimario pide perdón …

Sin embargo “victimario” no implica terrorista, por mucho que Txelis diga que pretende aclarar conceptos. Así que no aclara nada. Más bien oscurece. Y con su olvido del aspecto terrorista de la cuestión, olvida que la víctima a la que va dirigida el terrorismo es la sociedad. Cuando Txelis pensó en una actividad después llamada kale borrika, no estaba pensando en la quema de un cajero automático concreto, o en el ataque a un autobús determinado con sus pasajeros dentro. Estaba pensando en actos que sirvieran de acompañamiento a la estrategia de amedrentar a la sociedad. Lo mismo que, en general, no le importaba que se asesinara a una persona u otra, sino que trataba de conseguir un efecto en la sociedad a través de las bombas y los asesinatos. De los que fueron, o de los que fuera, tanto da. Y no hay ni una sola mención en su carta al daño producido a la sociedad. Siempre habla, y exclusivamente, de “la víctima y sus familiares”.

Que pida todo el perdón que quiera a los familiares de los asesinados, y a los heridos. Y con toda la empatía que quiera. Puede que a alguno le consuele. Y humaniza a Txelis, que demuestra sentimientos decentes. Pero eso no evita que siga siendo, a juzgar por su carta, un perfecto salvaje en lo político.

Y a pesar de tanta filosofía como gasta, no parece que la haya cundido mucho desde el punto de vista del rigor.

Pedir perdón es un gesto que dignifica al infractor o victimario, es decir, un gesto que le reconcilia consigo mismo, con lo más genuino y profundo de su dignidad  humana, a la vez que inicia un proceso de reparación del daño causado.

¿Reparación? Si hasta él mismo comprende que habla de iniciar una reparación que no es posible. Por ejemplo:

  • y tengo siempre presente que es un mal irreparable
  • desde la conciencia siempre creciente del dolor irreparable generado
  • el reconocimiento explícito del dolor irreparable causado y el sentimiento sincero de pena y amargura por el daño

En resumen. Alguien muy probablemente atormentado y apesadumbrado, y eso le honra, que parece seguir manteniendo el mismo espíritu de delincuente social que cuando empezó su carrera en ETA. Y este es de los buenos. Apartado de la disciplina de ETA  desde 1992, y muy crítico con ella. Vamos, que ni siquiera el Prostitucional lo va a poner de concejal en ningún sitio. Como para imaginar cómo son los que Pachi et al quieren “recuperar para la democracia”.

Tal vez Txelis tenga internet. Capacidad de argumentar le sobra, al contrario de lo habitual en su mundo. Si alguien sabe su email, que le invite a participar en la entrada, y que me corrija (y riña) si piensa que estoy equivocado. Siempre puede ser. Pero le voy a dar una idea desde el otro lado de la barrera. Uno podía pensar, por ejemplo, que la “salvación” del vascuence es una solemne majadería y un maldito incordio. Pero antes de expresarlo en público, es imposible que no sopesara la posibilidad de que hacerlo le pudiera suponer un tiro por la espalda. O una paliza en cualquier sitio. Y es muy dudoso que aun hoy deje de pensarlo. Pero a juzgar por la carta de Santacristina, ese no es víctima de nada. Ni hay que pedirle ninguna disculpa.

Añadido / actualización:

Tampoco parece muy justo afearle a Txelis el olvido de las características que hacen del terrorismo, terrorismo. Después de todo, uno mismo siempre tiende a disculparse. Si tú no te buscas disculpas, ¿quién lo va a hacer por tí? ¿El PSOE? ¡Pues claro, el PSOE! No es que haya comprado la idea de un “conflicto secular”, en el que los pobrecitos etarras no son más que el último coletazo, tal vez un poco pasado de tiempos. Es que es el principal vendedor de la idea.

Claro, claro. La culpa de que el 20 de marzo de 2001 un “victimario” (nada terrorista) asesinara al socialista Froilán Elespe con un tiro por la espalda, mientras tomaba café en un bar, es en parte porque algunos policías de cuando Franco cometieron abusos en su función. 40 años antes.

- ¿Asesinaron a alguien, sin juicio y sin leyes?

- No, pero lo mismo es “violencia” y “conflicto”, esos prodigios.

Por eso ahora nos dedicamos a buscar compensaciones y equidistancias, todo sea por la paz. Reconocerlo así es una de las mejores contribuciones para ese idílico futuro. Salvo que alguien lo reconozca en toda su extensión, y piense, con toda razón, que ese mismo argumento justifica en parte el asesinato de algún sortutarra en el futuro, porque en 2001 un “victimario”, etc. Después de todo el ayuntamiento de Lasarte acaba de homenajear a la payasa (es literal [-->]) que se negó en rotundo a decir nada en contra del asesinato de su compañero de consitorio. Etc.

No parece que se le pueda exigir al Txelis lo que no se le puede pedir al Pachi. Y así vamos.

Dedicado a Pascual Sala, y cinco más.

Imagina que te dicen que tenemos un problema con XXX, que se está desmadrando. Que algo ha cambiado, y el valor de XXX está subiendo, como predice una teoría que tienen. Y que esa teoría explica que XXX va a llegar en no demasiado tiempo a unos niveles insoportables.

XXX puede ser cualquier cosa. El precio del trigo, del petróleo, o el número de casos de una enfermedad incurable. No importa, se trata de cómo llegamos a la conclusión de que hay un problema. Por ejemplo, si el valor de XXX en el tiempo toma una forma así, dirás de inmediato que ahí no se ve ningún problema:

Pero te pueden poner otro gráfico diferente, y explicarte: Mira cómo está evolucionando el valor de XXX en el tiempo. En la última parte del gráfico (imagina los últimos 30 años) XXX está subiendo, y con valores anormales, que sin el problema no se darían. Y seguirá aumentando, hasta que nos coma. Clic.

Fuente, Met Office: http://www.metoffice.gov.uk/hadobs/hadcet/

Pues sí, en ese dibujo da la impresión de que la historia puede ser cierta. La línea roja es una media móvil de cinco años, y permite verlo mejor.

- ¿Son todos los datos que hay, la serie completa?

- No, la serie completa es esta, algo más larga:

Da menos miedo. Comparemos la fase alta actual con la más alta del pasado conocido.

Como ya sabemos que hablamos de temperaturas, podemos decir que el pico de la media de cinco años actual está 0,5ºC más alto que el de 1.735, hace 276 años. Y que el calentamiento que llevó a aquel pico fue espectacularmente más fuerte. Aun así, es cierto que las temperaturas de ahora son las más altas de ese registro. Pero, es un “problema” de ahora, o es el mismo “problema” a lo largo de todo ese tiempo? Porque si es lo segundo, la causa no puede ser una causa moderna (por ej. el CO2).

¿Cuál es la línea de tendencia en todo ese tiempo? ¿Nos hemos separado de ella ahora más que antes?

La línea de tendencia es la del medio, cortesía de Excel. La de arriba y abajo son marcadores arbitrarios, equidistantes, a modo de perspectiva.

Si queremos saber si en esos datos hay algo “raro”, algún “problema” referente a los tiempos más modernos (por ej. el CO2), lo más fácil es eliminar esa tendencia de la serie completa, dejándola en cero, aislar la media de cinco años, y ver el resultado.

¿Dónde está el problema? No se ve ninguno. O ninguno que sea propio de la industrialización.

La serie es la Central England Temperature, y es el registro mejor y más largo de temperatura que existe en todo el mundo. No es una “temperatura global”, claro. Pero en contra de esta, sí es la temperatura que sentimos, y es muy representativa del Atlántico Norte, que a su vez lo es de la media del hemisferio norte.

Todos los gráficos son los mismos datos. Pero mientras el segundo (el del Met Office)  parece apoyar la tesis de la alarma y el fin del mundo, si se mira bien, se ve que no hay nada de eso en la mejor información de temperatura que existe. Ya sabíamos que hacia 1.600 se alcanzaron temperaturas muy bajas, dentro de lo que dio en llamarse “Pequeña Edad de Hielo”. La gente moría porque las cosechas se estropeaban, y los lobos atacaban las aldeas. Desde entonces las temperaturas se han estado recuperando. A Dios gracias, y a un ritmo medio de 0,26ºC / siglo. Un cuarto de grado centígrado por siglo.  Nadie sabe por qué. Pero no saber es no saber, no es un “problema”. Ni un buen motivo para embarcarse en la ruina del mundo.

Y si alguien tiene ganas de un poco más de contexto, por ejemplo por estaciones, lo que resulta es que se han calentado todas en una cantidad comparable, muy reducida. Menos el verano, al que no se le nota calentamiento. Menos de una décima por siglo en verano.

¿Cuál es el problema exactamente? ¿Dónde se nota? ¡Ah, ya, en los modelos! Lo que pasa es que la temperatura que sentimos es la que marcan los termómetros, no la que marcan los modelos.

En resumen, que el gráfico que no dice nada que se ajuste a la realidad es justo el que te muestran (clic):

Añadido:

De repente me ha entrado una curiosidad. Definen el clima como la meteorología media de 30 años. Cómo quedaría lo mismo con una media móvil de 30 años. Cada punto de la línea roja representa aquí la media de ese año, y los 29 anteriores. Realmente no veo ningún efecto del CO2 en el clima. Lo mismo estoy ciego.

La teoría de los alarmistas dice que empezamos a tirar CO2 a lo bestia, como para afectar al clima, en 1.945.  Pero que no se notó hasta 1.975, porque hasta entonces también tirábamos mucha contaminación (de la de verdad), y lo contrarrestó. No tienen ninguna capacidad para cuantificar ese efecto de la contaminación de verdad, ni siquiera como teoría. Pero eso es parte de la gracia del cuento.

Vaya, previamente, mi agradecimiento a UPyD. Con toda la inutilidad que me ha parecido su existencia hasta ahora, esta iniciativa de su parlamentario Maneiro me hace pensar que ha merecido la pena que consiguieran un escaño en Vitoria.

Cierto es que no hacía ninguna falta desnudar el PSE, que llora todo el rato de emoción porque los asesinos dicen (¿otra vez?) que no van a matar. Pero podría haber gente que pensara que al PP le queda un rastro de decencia. UPyD ha conseguido que ya nadie pueda engañarse. Nadie que no quiera ser engañado. Y eso es un servicio público.

No, no me vengáis hablando de las intenciones y de la demagogia. Un servicio público lo es por la función que hace, y no porque el conductor del autobús trabaje gratis o por un sueldo. Si alguien hace algo por ti – y más si es un servicio a la cosa pública – se agradece. Se llama educación.

Podrían, eso sí, haberle echado un poco más de arte y de picante.

La iniciativa de UPyD, que no ha conseguido el apoyo de ningún grupo parlamentario, instaba al Gobierno de Rajoy a que se condicionara el acceso a planes de reinserción o la obtención de beneficios penitenciarios para los presos condenados por terrorismo, a requisitos como la desvinculación definitiva de la banda, la petición de perdón público a las víctimas, la asunción de responsabilidad civil y la colaboración con las autoridades y la Justicia para la resolución de los delitos terroristas no resueltos.

¿Y por qué los presos terroristas? Es que no se puede hacer entrar en la cabeza de los cabestros que las leyes, cuanto más universales, más civilizadas? La sutil diferencia que no han pillado:

… a que se condicionara el acceso a planes de reinserción o la obtención de beneficios penitenciarios para los delincuentes condenados, a requisitos como la desvinculación definitiva de la banda, si fuera el caso, la petición de perdón público a las víctimas, la asunción de responsabilidad civil y la colaboración con las autoridades y la Justicia para la resolución de los delitos no resueltos.

Ya tienes resuelto el problema cuando los curas te vengan con la monserga de la reinserción. ¿Qué, que queréis reinsertar terroristas, pero no violadores, atracadores, asesinos normales, estafadores, yonkis, y toda esa fauna que produce muchísimo menor daño social que los terroristas?

En todo caso, de traca. Todas las vergüenzas a la vista. En la respuesta / iniciativa alternativa de PP y PSOE se  …

 insta al Gobierno central a la asunción de una política penitenciaria que “permita la recuperación para la democracia de los penados, sobre la base de la decisión individual de cada preso de proclamar la ilegitimidad de uso de la violencia, asumiendo su responsabilidad personal, dentro del marco legal”.

Vale. Pongamos Luis Roldán. Proclama, en base a una decisión individual,  la ilegitimidad del robo, y asume su responsabilidad individual dentro del marco legal. No hace falta que devuelva la pasta, y a podemos empezar por “acercarle”, para en breve reinsertarle. ¿Esa es la idea, peperos? O pongamos Tejero, el golpista. Supongo que cuando se dice que asume su responsabilidad personal quiere decir que no hace falta que diga nada de la responsabilidad colectiva del golpe de estado. No, es que pasaba por delante del congreso, y ya se sabe, se le ocurrió. ¿Teníais gran preocupación por reinsertalo para la democracia, psoeros? Porque resulta que no mató  nadie, si recuerdo bien. O igual lo de matar no cuenta tanto, sino que hablamos de cordones sanitarios o guarradas similares.

Pues nada, Maneiro, que gracias. Y a Sefuela por avisar. Y ya que estamos con esa tropa, Savater:

El precedente de lo de Sergio Ramos:

La diferencia es que hoy todos los porteros conocen “el penalty de Panenka”, y es menos sorpresa. O más difícil.

Mientras tanto …

Sefuela

Le debía una explicación a Plaza sobre un comentario que puse hace días sobre esto. Y aprovechando que ayer se han dedicado a decir estupideces diversas en el Congreso sobre el tema, voy a intentar contaros de dónde viene todo este lío, por qué sería injusto que pagasen todo el daño los suscriptores, por qué no deberían (hoy lo han hecho) reconocer que se comercializaron de manera deficiente, y por qué no deben recuperar los suscriptores (conscientes o engañados) el 100% de su inversión.

Comenzamos por el origen del lío. Hace como un par de años comenzó a entrar el ahogo en las entidades financieras. La crisis les alejaba de cumplir con los requerimientos de capital que se les exigían por diversas circunstancias (Basilea, stress test, etc..). En los casos de las Cajas de Ahorro, que no podían emitir acciones,  se les aparecieron los santos cuando se dieron cuenta que podían recurrir a algo que contaba como si fuera capital emitido, pero que podían vender como si fuera un producto de renta fija. Hablamos de las hoy famosas participaciones preferentes y obligaciones subordinadas. Como la diferencia es relativamente pequeña, hablaré sólo de preferentes.

Se puso en marcha la poderosa máquina de las sucursales para colocar estos productos entre sus habituales compradores (órdenes religiosas, obispados, ongs, asociaciones, etc…) pero no conseguían cumplir los objetivos marcados. Así que, al grito de : “su Caja siempre ha estado con usted, y la ha visto, mientras que el Tesoro puede no pagarle porque nadie sabe lo que és” (esto lo he escuchado yo mismo) se pusieron a vender un producto a los clientes que definieron como “preferentes” (bonito juego de palabras)  y que consistían básicamente en pensionistas, con ahorros, pero sin cultura financiera.

Se saltaron en muchos casos todas las barreras que separan la venta del puro engaño. Y se ignoró de forma consciente o inconsciente (me inclino por lo primero) la directiva europea MIFID de servicios de inversión. Esta norma especifica claramente que la entidad financiera comercializadora de un producto debe realizar un test a quien lo contrata para determinar si sus conocimientos financieros son adecuados a ese producto y le permiten conocer sus riesgos. Esto debería evitar cosas como las que vimos hace años, cuando varios ayuntamientos ingleses de primera línea quebraron por contratar productos que no entendían. También, que un pobre señor, que cree estar dejando el dinero en depósito en el banco, se encuentre con que ha perdido la mitad en dos años.

La directiva MIFID obliga también a que la entidad financiera explique de manera comprensible, para el contratante, los riesgos del producto que le está vendiendo. No se hizo en muchos casos. Hay cierto tufo de estafa en todo esto, y por eso defiendo que no deben pagar todo el desagisado quienes contrataron estos productos. Encontrar pruebas es complicado. Basta con que la entidad financiera incluya en la página 6 (que nadie en su sano juicio se lee) de las condiciones de contratación, que el cliente ha sido sometido al test obligatorio y que entiende las condiciones del producto. Una firma y problema resuelto.

La comercialización fue claramente deficiente. El gobierno lo ha reconocido ante el Congreso, y ha errado gravemente. Admitirlo, supone reconocer que hubo dejación de funciones, o negligencia por la CNMV (encargada de vigilar el cumplimiento de la MIFID). Este organismo, probablemente se encontraba muy ocupado molestando a quienes, intentando hacer su trabajo, habían escrito una línea fuera del espacio destinado a tal fin. Esto debería provocar algunos procesamientos de responsables del organismo.

Hay otra posibilidad, que está reflejada en el informe publicado recientemente por el FMI. La normativa financiera española es claramente deficiente. Eso es responsabilidad principalmente del legislativo (Parlamento) con cierta parte afectando a la propia CNMV, al Banco de España, y al Ejecutivo saliente. claro, que ya sabemos que los políticos no son responsables de nada por hacer todo al revés, o no hacer lo que deberían.

Un claro indicio de la culpabilidad de las entidades financieras, en todo este embrollo, lo encontramos en el hecho de que, en muchas de elllas, se ha procedido a rotar a los directores de sucursal, cambiándoles de zona, y alejándoles de las airadas reclamaciones de los clientes engañados. Hay una parte de culpa de muchas entidades financieras, de muchos empleados, del Estado por negligencia de los órganos correspondientes y como responsable subsidiario. Por tanto, no deberían asumir todas las pérdidas los suscriptores de estos productos.

Ahora bien, delimitar las responsabilidades exactamente es tremendamente complicado, y podría llevar decenas de años de sentencias y recursos en una Justicia ya suficientemente colapsada, que además no entiende de estos temas. Aunque con los años llegaría a dominarlos, las primeras sentencias firmes podrían retrasarse años con tremendos costes para todos.

Tampoco parece justo hacer que tengan que recaer afectados, por este tipo de actuaciones, en numerosos gastos judiciales para recuperar sus fondos al cabo de años, cuando muchos de ellos ya ni siquiera pudieran disfrutarlos.

Sin embargo, tampoco sería justo que recuperasen los suscriptores el 100% de su inversión. Seamos serios. Creyeron tener la inversión de su vida, y ser más listos que los demás. Es una de las características comunes a numerosos timados fraudulentos.  No hay más que recordar el viejo “timo de la estampita”. ¿Habrían compartido sus ganancias si el negocio hubiera resultado bueno? No creo. Igual que no se hubieran socializado las ganancias, tampoco hay que socializar todas las pérdidas.

Además, no debemos olvidar que, casi todos o todos, firmaron lo que les pusieron delante, en un ejercicio de irresponsabilidad flagrante. Cada uno debe ser responsable de sus actos. Lo que hace tiene consecuencias. Unas veces buenas, y otras malas, paara la propia persona que toma la decisión. No se puede permitir un esquema asimétrico, en el que sólo cuenten los beneficios, porque crea una clara injusticia para el resto de la gente que meditó sus decisiones, y eligió no tomar riesgos innecesarios. Entre los que firmaron, es prácticamente imposible distinguir  los engañados de los arriesgados, por lo que no parece haber más remedio que optar por una decisión salomónica.

Así pues,  si juntamos todos estos factores, llegaremos a la conclusión de que parte del quebranto debe ser asumido por cada suscriptor, y parte por la sociedad (puesto que a nosotros nos toca pagar los errores del legislativo y el Ejecutivo). La legislación es netamente deficiente en este tipo de problemas. Prevé incluso fuertes multas a posteriori si hay pruebas de actitudes fraudulentas, pero casi nunca son resarcidos los afectados por los daños.

Si tenemos en cuenta que el valor actual medio de estos activos ronda el 50%   de lo invertido, parece una solución razonable que se devolviera a los inversoresm el 75% de lo invertido. Pero deberíamos intentar evitar que, como os explicaré en la próxima entrega, haya bancos como el Sabadell que  van a obtener cuantiosos beneficios del canje de las participaciones de la CAM por acciones propias. Todo ello, con una actitud aparentemente benevolente que esconde mucho más de lo que muestra.

Se comprende que el ejercicio de la política en España es una payasada desde hace demasiado tiempo. Y que los que se lo toman en serio pueden creer que la payasada es el estado natural del mundo, mientras que los que no, no se puede esperar que se respondan con fiabilidad a una encuesta.

De la prensa no se puede esperar que supere la fase “clown”. Vive inmersa en ella, y vive de la payasada. Solo pueden apostar por ayudar al payaso favorito, pero sin salirse del circo. Y así, un vocero de payasos titula:

Y el resto de medios lo repite, cual banda de loros atacado por el baile de San Vito.

Una alteración psicológica especialmente contagiosa en grandes concentraciones de personas y que desataba visiones y alucinaciones, provocando episodios de locura entre los afectados que se movían y retorcían de forma compulsiva.

Aunque hay teorías que explican el fenómeno por algún tipo de culto herético o por los efectos del cornezuelo (un hongo con efectos psicotrópicos que en ocasiones contaminaba el pan de la época), la mayoría de investigadores afirman que las verdaderas causas de estas plagas de baile y oleadas de posesiones, eran más psicológicas y culturales que fisiológicas ya que, “en la mayoría de los casos, las epidemias habrían sido el resultado de un trastorno psicogénico masivo, un tipo de histeria colectiva que acostumbra a aparecer después de largos periodos de angustia y tensión” como los vividos por todos estos pueblos. [-->]

Pero la información de La Vanguardia Payasa, que efectivamente da a una mayoría de encuestados que proclaman querer “la independecia”, también cita otra pregunta y su respuesta:

Los partidarios de que Cataluña sea un Estado independiente pasan también del 29 al 34%, mientras que los que consideran que ha de ser un Estado dentro de una España federal se quedan prácticamente igual: pasan del 28,9 al 28,2%. En cambio, los que apuestan por que sea una comunidad autónoma dentro de España bajan del 27,8 al 25,4%.

Así que el antes prestigioso diario, de no haberse apuntado a la moda clown, hubiera titulado:

La mayoría de los catalanes ya quieren la independencia, pero están muy lejos de querer que Cataluña sea un estado independiente.

Tenemos un problema que se puede resolver con diferentes soluciones:

- La Generalidad miente.

- La Vanguardia miente (y en cualquier caso no tiene vergüenza).

- La muestra no es representativa.

- La muestra es representativa, y los catalanes son, básicamente, una acémila descerebrada.

En realidad no importa demasiado. Tanto la Generalidad como La Vanguardia suelen hablar en nombre de la sociedad catalana (de “los catalanes”), aparentemente sin mayores protestas. Así que ya sea la culpa de una de estas dos instituciones, o sea de “los catalanes” mismos, como las tres cosas son una y trina, me atrevería a pedir: ¿No tendrían la amabilidad de pedir una independencia de verdad, cuando se dediquen a reclamar “la independencia”? Y me atrevería a pedir más: ¿Por qué no se la toman de una vez, en vez de tanta payasada? Nadie se lo va a impedir, y el aguerrido Mariano mucho menos que nadie.

Bien; perfecto. No podría se mejor carta de presentacion  a la iniciativa reconversion.es.

La lógica mamandurria a tope:

  • Me parece patético, pero no es patético, pero es fuera de lugar.
  • Opinan los que a lo mejor no son demócratas (no digo que ellos no lo sean).
  • Me parece muy fuerte que se pida un referéndum para levantar algo que se aprobó en referéndum.
  • No sé de dónde le viene la autoridad.
  • Que se ponga en una “speaker’s corner”.
  • ¿A quien representan?

Yo te lo explico, Elvirita. Pero si te dedicas a la política, y eres parlamentaria, sería estupendo que aprendieras a hablar. No digo razonar, ya sé que es mucho pedir; solo hablar.

Si no quieres llamarle patético, no emplees la palabra. Pero si la usas, para luego decir que no es, resultas una impresentable navajera de tres pares de narices. Lo mismo que cuando rebuznas … “los que a lo mejor no son demócratas”, para añadir que no dices que no lo sean. No eres digna de un parlamento. En realidad no eres ni de recibo.

Pedir un referéndum para cambiar lo que se hizo en un referéndum, no solo no es pecado, sino que es impecablemente democrático, e impecablemente lógico. ¿O acaso crees que un referéndum, si a ti gusta, ata obligatoriamente para siempre y sin posibilidad de cambio? ¿De dónde coño sacas eso?

Autoridad, “speaker’s corner”, representan. Genial. ¿Que te parece si representan la idea que proponen? ¿Y qué te parece si esa idea no tiene salida con la puta mamandurria que tan bien representas, pero resulta que engancha a mucha gente? ¿No tiene “autoridad” porque la idea no está pastoreada por un partido político y por un Mariano de las Narices? Pues resulta que esa es, exactamente, su gran virtud. Y a quién representan, lo veremos en el picadillo que van a hacer de vosotros las siguientes encuestas.Ya verás qué canguelo, y qué representatividad.

Os he votado en las últimas elecciones. Mil gracias por hacerme comprender mi error. Sigue así, tan sin disimulo. Y sé feliz … mientras dure.

Y una nota que puede decir algo sobre eso de mandarles a hablar a “speaker’s corner”, y sobre que Elvirita decida a quién tiene que dar cancha la prensa, y a quién no. Elvira Rodríguez (@ElviraRod_PP) tiene 163 seguidores en Twitter. Reconversión (@Reconversion_es) lleva 1.072 en menos de dos días.

Esopra es un enredador nato, y encuentra cada cosa que ni os cuento. Mismamente, ayer (clic):

Acojonante:

  • Los expertos calculan que en 2.100 sólo se hablará el 50% de las lenguas  que siguen vivas en la actualidad.

O sea, unas 3.000. ¿Hay algún alma cándida en la sala a quien le parezcan insuficientes? ¿Insuficientes para qué; para no entenderse suficientemente? Pero claro, metemos la metáfora por medio, el truco para que los débiles de espíritu entiendan, e inevitablemente sacamos las cosas de quicio.

de las que siguen vivas em la actualidad

¡Tate! Vivo = bueno; muerto = malo. Ser vivo = información genética = información para los científicos = información científica. Lengua muerta = gran pérdida científica.

¿Mande? Niño, que las metáforas no se pueden llevar tan lejos. La lengua no es un “ser vivo”. No es ni siquiera un “ser”, y mucho menos está viva. Y si no está viva, no puede morir. Lo mismo que el batúa no ha “asesinado” a los distintos vascuences naturales, solo los ha sustituido. Las lenguas no mueren, solo se dejan de usar. Como un martilllo o una flauta. En cuyo caso pueden perderse. O no, dependiendo que se hayan estudiado y guardado en libros. Y si se pierden, desde luego que no se pierde “información científica”. Ni siquiera cultural.

Las lenguas transmiten información, no son información. Salvo la información de sí mismas, que le interesará mucho al especialista, pero a nadie más. Si se pierde código genético se pierde información, porque no sabemos la información que estaba codificada. No pasa lo mismo con las lenguas. No hay ninguna información añadida al concepto “casa” porque se diga “home”, o se diga “etxea”. Son distintos códigos para la misma idea, y mientras haya un código para expresarla, no se puede perder la idea. Teóricamente es posible que se perdieran todas las lenguas. Pero menos la última. ¿Y cuál es el problema? No vas a perder la idea de “casa”, ni la posibilidad de expresarla, por mucho que ya nadie entienda “etxea”.

¡Ah, la cultura! La palabra casa no es cultura, lo mismo que la lengua entera. Es una forma de expresarla. Cultura son las distintas realizaciones de la idea “casa”. Cottage, caserío, etc. Pero la cultura está en esa realización concreta, no en la palabra – cottage – que la designa. Le podrías llamar egattoc al cottage, y nada cultural – ni mucho menos científico – cambiaría.

Sí, vale, en los idiomas esquimales tiene muchas palabras para “blanco”, con muchos matices. ¿Y qué? ¿Eso es interesante? ¿Nos sirve de algo? Tenían esa necesidad, y produjeron esos matices. Nosotros no, y nos pasamos sin ellos. Simplemente no los necesitamos. Es la gracia de las lenguas; que sus hablantes producen lo que necesitan.

¡Ah, la identidad! La lengua nos identifica a los que la hablamos. Frente a los que no la hablan, es de suponer. Fantástico. Puede ser un gran motivo para masturbarse (metafóricamente) con una lengua. Pero no es un motivo para ponerse a “defender” una lengua, siempre que defenderla suponga obligar a hablarla a los que no quieren masturbarse motu propio. ¿Qué coño de identidad es esa que pasa por forzar al que no quiere compartir tal identidad?

Las lenguas se han impuesto muchas veces por motivos políticos, y hay que corregirlo. ¿Cómo, haciendo lo mismo? ¿Por qué va a ser mejor un estado lingüístico que otro? Antes tenían la idea de que la gente de una unidad política hablara la misma lengua, para entenderse, y solían imponer la mayoritaria para ayudar al proceso natural. No es irracional, aunque no sea muy liberal. Pero es que ahora les ha dado por dar por culo con las lenguas minoritarias,  ocurrencia que no se había visto nunca en toda la historia de la humanidad. Es lo que pasa cuando a un niño le das una metáfora, y exceso de poder.

Vascuence por saco

Niño, ama la lengua que te dé por amar. Apréndela muy bien, si así te place. Pero el cerebro de los demás no es una herramienta para realizar tus caprichos. La gente sabe por sí misma la lengua que le conviene, y actuará naturalmente en consecuencia. No hace ninguna falta defender (imponer) nada en cuestión de lenguas. Y hoy, con las comunicaciones y la información, menos que nunca. Que les den por saco a los del proyecto de la primera imagen (clic). Y que se masturben ellos solos. ¿Qué les parecería si a mi me da por “defender” las castañuelas, y les pongo a ellos a tocarlas?

Como siempre:

Hay una cifra mágica en la “ciencia del cambio climático”. Le llaman la “sensibilidad” del clima, y la definen como cuánto se calentará la “temperatura media global” de la tierra, al multiplicar por dos la cantidad de CO2 en el aire. Cosa que ocurrirá más o menos hacia 2.100. Y toda la discusión gira sobre esa cifra mágica. ¿Será entre 1,5ºC y 4,5ºC, con un valor más probable de 3ºC, como dice el IPCC? ¿Será menos? ¿Será más?

Dejemos atrás la discusión sobre si tiene algún sentido esa cifra mágica, y sobre si tiene algún sentido el concepto de “temperatura media global”. Ambas cosas muy discutibles. Pero la discusión que tienen es la que tienen, y lo que sí se puede pedir es que sean serios con el asunto. No lo son.

Este es el cuento de esa cifra mágica, según el IPCC. Lo representan así. Que nadie se asuste. Son varios estudios sobre lo de la “sensibilidad”, cada uno una curva de un color. Y el gráfico representa las probabilidades calculadas en cada caso para que la sensibilidad sea una determinada temperatura.

Por ejemplo, la línea roja, que es la que nos interesa en este cuento, nos dice que la mayor probabilidad (el pico alto de la curva) es que la “sensibilidad” sea casi 3ºC (o sea, que hacia 2.100 haya 3ºC más de “temperatura media global”). La probabilidad media la representa el área debajo de la curva (el punto donde hay igual área a la izquierda y a la derecha), y es lo que representan en las líneas horizontales de abajo, con su punto de la probabilidad media. El resultado de todos los estudios juntos da una probabilidad media de 3ºC. Pero con un notable desplazamiento hacia la derecha, que implicaría mucha mayor posibilidad para aumentos mayores de 3ºC que menores. (Por ejemplo, mucho más probable un aumento de 5ºC que uno de 1ºC).

La línea roja es especialmente importante. En palabras de Nicholas Lweis, de quien viene esta historia:

Los resultados de Forest 2006 y su estudio predecesor Forest 2002 son particularmente importantes porque, al contrario que otros estudios que usan simulaciones con modelos, Los Foster están basadas en comparaciones directas con un amplio rango de observaciones instrumentales – cambios de temperatura de superficie, aire en altura, y océano profundo –  y proporcionan estimaciones simultáneas de la difusión oceánica vertical y del forzamiento total de los aerosoles. Esto es importante, porque evita depender de estimaciones inciertas de estos parámetros. Reflejando esta importancia, el IPCC incluyó los dos estudios de Forest en el gráfico de su figura 9.20. Forest 2006 tiene un pico fuerte que está en línea con la estimación central del IPCC de sensibilidad = 3, pero está pobremente constreñido para valores altos de la sensibilidad.

Traducido: Es lo más parecido a una prueba sobre un problema con el CO2 y el clima que tiene el IPCC. Algo basado en datos (en vez de especulaciones de modelos con parámetros tuneados). Con una gimnasia estadística que no se la cree ni el que asó la manteca, pero en cualquier caso lo más cercano a una “prueba”. Conviene señalar también que es un “paper” con más de 100 citas en la literatura científica.

Lindzen y Spencer también tienen publicados estudios sobre la sensibilidad basados en datos, de los que resulta una una cifra mágica de alrededor de 1ºC, o menos, en lugar de 3ºC, o más. Pero como esos resultados no les gustan a los alarmistas, esos sí los miran con lupa. Y todos estos estudios, equilibrios en el borde de un alambre, resultan fáciles de criticar. O no son muy convincentes para el que no quiere ser convencido. Tampoco la línea roja de Foster, pero como les gusta lo que resulta, tiene todas las bendiciones del IPCC.  Pero hoy nos acabamos de enterar que es un trabajo (uno más) imposible de replicar. Y también, otro más, en los que el perro se comió los datos, y ya no hay.

Nicholas Lewis es un matemático (con un “minor” de física) que ha desarrollado su carrera fuera del mundo académico. Hace tres años se interesó por el problema de la discusión del calentamiento global. Es coautor del trabajo de refutación de Steig et al 2009, sobre las temperaturas de la Antártida. Aquel en que Steig retaba a sus críticos de los blogs a acudir a sus clases de la universidad para aprender estadística, hasta que los críticos publicaron un trabajo de refutación en Journal of Climate, y le enseñaron a Steig a aplicar la estadística a los datos del clima:

En esta segunda aventura, Lewis lleva más de un año pidiendo a Foster los datos y los métodos de los que sale su estudio, porque con lo que dejó en la revista de publicación no se puede reconstruir su curva. Nunca los ha conseguido. También lo intentó con el editor de la revista, explicando la imposibilidad de reproducción. Y explicando que si intentaba la reproducción con los datos de otros dos estudios supuestamente basados en los datos de Foster 2006, salían resultados muy difrenetes. Tan diferentes, que uno de ellos produce una sensibilidad e 1ºC, en lugar de los 3ºC que dice Foster. Intentaba que la revista presionara al autor.

Y el caso es peor. Foster no dio los datos crudos para los dos estudios que se basan en el suyo, sino unos pre-procesados (menos bulto). Y dice que ha perdido los datos originales. Con lo cual el trabajo ya no es replicable. En la nueva carta que Lewis dirige al editor de Geophysical Research Letters, (American Geophysical Union), hay este escalofriante planteamiento:

I have still not received any data or code from Dr Forest, despite repeated promises to make data available. However, the issues I raise in this letter are more serious than simple failure to provide materials; they concern apparent alteration of data.

La carta, y la historia completa, se ha publicado en el blog de Judith Curruy:

También ha pedido a Anthony Watts que le de publicidad:

Les han vuelto a pillar con el carrito del helado. Pero esto es lo que hay. Esto es la “ciencia” del IPCC. Ya se ha visto demasiadas veces. Solo que esta es muy muy gorda. ¿Nunca va a llegar el momento en que les de vergüenza que tengan que venir desde fuera de la ciencia a hacer la labor imprescindible de corrección y control?

Josh, de Cartoons by Josh, imaginaba a Eric Steig sonrojado. Pero yo creo que eso es tomar los deseos por la realidad.

Una noble iniciativa de unos cuantos notables, entre ellos vuestro amigo y participante en la plaza Mikel Buesa.

Se trata de una carta al Presidente del Gobierno, señalando algunas cosas que urge cambiar / corregir.

Los primeros firmantes más conocidos:

Y os podéis adherir en:

Muy cómodo, muy limpio, muy fácil, muy bien.

También tenéis a mano la iniciativa Maleni – Octavio, de momento en gestación.

Para entrar a comentar en el hilo de esta semana, aquí mismo.

La sección “hilo abierto”, en general, pinchando en el cartelito del tomate de Maleni, en la columna de la derecha de la portada.

Entradas anteriores (en orden inverso):

Hubo mucha gente sorprendida – y deprimida- cuando salió la noticia de que Consuelo Ordóñez se iba a reunir con el asesino de su hermano, dentro ese macabro programa que apoya el gobierno Rajoy de “encuentros entre víctimas y asesinos”. Bueno, no les llaman “asesinos”, ni mucho menos especifican que se trata de asesinos de inocentes mediante un tiro por la espalda. Ahora les llaman “presos”, que se supone que tiene que dar pena, y “victimarios”, que no se sabe lo que quiere decir.

victimario, ria.

(Del lat. victimarĭus).

1. m. y f. homicida.

2. m. Sirviente de los antiguos sacerdotes gentiles, que encendía el fuego, ataba las víctimas al ara y las sujetaba en el acto del sacrificio.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados –>

Homicida no es lo mismo que asesino. Se puede causar la muerte de alguien sin voluntad de hacerlo, y sin mucha culpa. Por ejemplo por una imprudencia o error no culpable. Y ese no es precisamente el caso. Y sobre los sacrificios religiosos, mejor no hablamos. Seguro que esa es la idea que quieren sugerir.

Pero la protesta de los promotores de las reuniones macabras a cuenta de esa visita de Ordóñez, daba una pista de que tal vez la hermana del asesinado no andaba nada despistada, ni “estocolmizada”.

Lamentablemente, la celebración de ese encuentro no va a tener un resultado inocuo. Las condiciones que acompañan a la cita son las menos propicias para que nada se restaure o repare. [-->]

Como no nos han explicado qué diablos se puede restaurar o reparar de un asesinato, parece que Consuelo trató de averiguarlo.

Ordóñez ha confesado que sí vio a Lasarte arrepentido de su crimen pero ha recordado que no podrá perdonarle “jamás” porque el que tiene que hacerlo, Gregorio Ordóñez, está muerto. Le ha reprochado al terrorista que no le contestara a sus preguntas sobre la identificación de terroristas que cometieron atentados y que están sin esclarecer, y que tampoco diera ningún dato sobre quién ordenó o inspiró el asesinato de su hermano.

La víctima de ETA ha censurado el programa de reinserción de Interior al haber suprimido el Gobierno porque lo ha puesto en marcha haciendo caso omiso a las peticiones de Covite de fijar como requisito indispensable para acceder a beneficios penitenciarios la colaboración con la Justicia. Según ha aclarado, con su visita ha demostrado que “se puede y se debe pedir” al preso que colabore en el esclarecimiento de los casi 300 atentados de ETA sin resolver. “Si el Gobierno tiene libertad para establecer los requisitos de acceso a la vía Nanclares debería exigir la citada colaboración a aquellos terroristas que en estos momentos gozan de privilegios por todos conocidos”. [-->]

¡Ajá! Ahora sí está claro. “Restaurar o reparar” no se refiere a hacerlo con la justicia. No se trata de esclarecer responsabilidades. Mucho menos con las víctimas, para las que toda esta fiesta no supone ver aumentadas las posibilidades de que los culpables de su pérdida cumplan la pena que merecen. Se trata de los asesinos, que llaman “victimarios”. Se trata de que vean reducida su pena, y mejoradas sus condiciones, a cambio de un pedir perdón en privado y sin colaboración con la justicia. O sea, gratis. Y Ordoñez ha pasado por el trago de la reunión para contárnoslo:

También ha lanzado duros reproches a la Oficina de Atención de Víctimas del Gobierno Vasco por criticar su encuentro. “Más que Oficina de Atención se debería llamar Oficina de desatención de víctimas u Oficina de Atención al victimario y dedicarse a organizar estos encuentros que no sirven para nada” [-->]

Asesinos, Consuelo, asesinos. Asesinos que deciden sobra la vida de inocentes, se les acercan por la espalda, y … bien lo sabes tú. Por lo demás, me quito el sombrero.

Y sobre Rajoy, casi prefiero no hablar. Me está empezando a parecer tan innombrable como el innombrable.

Hay una actualización con un texto / propuesta de Octavio.

Maleni

Chicos, esto necesita nuestra colaboración. Habría que ponerse en contacto con ella y decirle que estamos dispuestos a un apoyo mediante recogida de firmas o lo que sea.

Si alguien puede hacer esta tarea de contacto, estupendo.  Plazaeme, tú puedes difundir en Plazamoyua.  Eclectikus nos transmite la noticia en su club liberal del facebook y Maganto tiene que redactarlo, claro. Y de Eurobaltic qué vamos a esperar… sin comentarios.

http://www.elcomercio.es//rc/20120621/mas-actualidad/nacional/aguirre-tacha-verguenza-sentencia-201206211750.html

Saludos.

Octavio

En su blog  [-->]:

Dedicado a Viejecita y Maleni

Esperanza Aguirre ha vuelto ha poner el dedo en la llaga (como ya lo hizo cuando denuncio la necesidad de reformular las Autonomías), cuando tras el ultimo bochorno al que nos ha sometido el Tribunal Constitucional ha  indico la necesidad de convertir el TC en una sala especifica del Tribunal Supremo (como dicen los de gomaespuma de lo bueno lo mejor).

Las reacciones airadas de toda la clase política deberían, como señala el editorial de hoy de Libertad Digital,  convencer a aquellos que no se han planteado aun la cuestión de lo acertado de la crítica de la Presidenta de la Comunidad de Madrid.

Muy interesante tambien el enlace que aporta Maleni sobre la opinión de diversas asociaciones del mundo jurídico

Las críticas que se deben hacer al TC son dos, politización y falta de rigor técnico. Lo primero es de muy difícil solución dentro del sistema monárquico parlamentario que algunos “nos hemos dado” y otro solo padecemos.  Lo segundo si relativamente fácil de conseguir.

La modificación de la Constitución para convertir el TC en  una sala de garantías constitucionales del Tribunal Supremo, solo hay que modificar los artículos 159 (2) y 165 por la vía rápida del articulo 167 (1)  de la siguiente manera.

Artículo 159. 2. Los miembros del Tribunal Constitucional deberán ser nombrados entre Magistrados y Fiscales, Profesores de Universidad, funcionarios públicos y abogados, todos ellos juristas de reconocida competencia con más de quince años de ejercicio profesional.

159. 2. Los miembros del Tribunalonstitucional deberán ser nombrados entre Magistrados con al menos quince años de ejercicio profesional, siendo obligatorio que al menos cinco de ellos se hayan realizado en el Tribunal Supremo.

Artículo 165. Una Ley orgánica regulará el funcionamiento del Tribunal Constitucional, el estatuto de sus miembros, el procedimiento ante el mismo y las condiciones para el ejercicio de las acciones.

165. La ley Orgánica del Poder Judicial regulará el funcionamiento del Tribunal Constitucional, el estatuto de sus miembros, el procedimiento ante el mismo y las condiciones para el ejercicio de las acciones.

El verdadero  problema y que convierte algo relativamente fácil en algo prácticamente imposible es que una iniciativa como esta jamás contaría con el apoyo del PSOE, salvo que no fuera el PP el proponente sino una iniciativa ciudadana masivamente apoyada.

Añadido texto que envía Octavio:

AL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Don Cayo Octavio Turino, mayor de edad, con DNI  ….Y domiciliado a efectos de notificación,  en  Travesía del Rubicón S/N , Doña Livia…..haciendo uso de su derecho de petición garantizado en el art. 29.1 CE, exponen:

El artículo 23.1 CE establece como “fundamental” el derecho a participar en los asuntos públicos, bien mediante representante bien “directamente”.

Una de las escasas formas de participación ciudadana ante las limitaciones que por razón de materia se imponen al referéndum o a la Iniciativa Legislativa Popular, es la proposición al Parlamento mediante sugerencia de la toma en consideración de actuaciones sobre determinadas normas o instituciones que profundicen en la calidad de nuestro sistema democrático, utilizando como herramienta de participación  directa, el derecho de petición.

Esta petición versa concretamente sobre la necesidad de convertir al Tribunal Constitucional en un tribunal con una menor carga política y una mayor profesionalidad, objetivos tendentes  a dar auténtico cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 117 de la CE, el que “la justicia se administre por jueces y magistrados, independientes , inamovibles, responsables y sometidos al imperio de la ley”  y  el articulo 24.1 CE a obtener una “tutela judicial efectiva” que solo , si es impartida por profesionales de la judicatura cualificados y experimentados , queda plenamente garantizada y a salvo de cualquier injerencia política.

Este objetivo puede conseguirse modificando tan solo dos artículos de la Constitución, el 159.2 y el 165,  por el mismo cauce que se ha realizado la última reforma constitucional, mediante la vía del artículo 167. Los artículos citados, podrían quedar redactados de la siguiente manera,

159. 2. Los miembros del Tribunal Constitucional deberán ser nombrados entre Magistrados con al menos quince años de ejercicio profesional, siendo obligatorio que cinco de ellos se hayan realizado en el Tribunal Supremo.

165. La ley Orgánica del Poder Judicial regulará el funcionamiento del Tribunal Constitucional, el estatuto de sus miembros, el procedimiento ante el mismo y las condiciones para el ejercicio de las acciones.

En su virtud  de todo ello y de conformidad con los arts. 29.1 CE , 3 LO 4/2001, de 12 de noviembre, y 49 del Reglamento del Congreso de los Diputados.

AL CONGRESO SOLICITA: Que por presentado este escrito, se sirva admitirlo, tengan a bien adoptar las medidas legislativas conducentes a dotar de mayor independencia y profesionalidad al Tribunal Constitucional.

En Emerita Augusta  a 25 de Junio de 2012.

Versión corregida (en Word) lista para rellenar y usar:

En Nature ha habido un artículo prodigioso que está dando mucho que hablar.

¿El muy estúpido -o muy canalla- término “negacionistas” en la literatura científica? Sí, eso parece ser hoy la “literatura científica”. Pero el tiro les ha salido por la culata, de las risotadas que está haciendo todo el mundo.

Por ejemplo, Robert Brown en WUWT (soy un físico teórico y me estás llamando “negacionista”; por la misma regla de tres yo te podría llamar “idiota”):

Lo trágigo sobre la rudeza de usar un estereotipo (negacionista) es que revela lo que realmente piensas de la gente en términos de su significado proyectado. En particular, incluso en tu respuesta pareces igualar el térmio “escéptico” con “negacionista del calentamiento global antropogénico”.

Es estúpido. En WUWT la mayoría de los escépticos no “niegan” el calentamiento global antropogénico. Ciertamente no los científicos o profesionales del clima (yo mismo soy unfísico) y, honestamente, la mayoría de los escépticos no científicos han aprendido más que eso. Lo que disputan es la parte “catastrófica” del asunto, y la supuesta magnitud del calentamiento proyectado por doblar el CO2. Lo disputan sobre una base empírica muy sólida, y con argumentos físicos y análisis de datos que son tan válidos como los que se usan para apoyar estimaciones más altas, obteniendo a menudo cifras con mejor correspondencia con las observaciones. Y a esta duda honesta y escepeticismo en que los muy complejos modelos climáticos  estén en lo cierto, tú tienes la temeridad de estigmatizarlo socialmente en una publicación científica, con un término genérico que implica que son tan moralmente rechazables que aquellos que “niegan” el Holocausto Nazi de los judíos.

Una vergüenza.

En serio, una vergüenza. Deberías de pedir disculpas en público por usar ese término en Nature, y explicar por qué es un error. Pero no lo harás, ¿no? Aunque yo voy a tratar de explicarte por qué deberías.

Seguir (en inglés) –>

También en el blog de Judith Curry:

Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 488 seguidores