Esta habiendo una discusión (y lucha) interesante sobre el “gobierno” de internet. Desde la ONU, hay potencias manifiestamente sospechosas, como China y Rusia, que están intentando que la gestión / gobierno de internet pase a la United Nations International Telecommunications Union (ITU).

Vía WUWT, pillo:

Esta semana, el Congreso (USA) va a considerar una legislación para enmendar la Regulación Internacional de Telecomunicaciones, de 1988, para dar a la ONU poderes extraordinarios sobre internet. Es septiembre, el bloque autoritario envió una propuesta titulada “El Código Internacional De Conducta para la Deguridad de la Información“. En teoría, pretende sistematizar y estandarizar la internet, y establecer normas para mantener la ciber seguridad. De hecho, daría a la International Telecommunication Union (ITU) – un organismo de la ONU para supervisar las telecomunicaciones globales – vastos poderes para regular y controlar el acceso a internet, y al flujo de información en el cyber espacio. [-->]

Y una actualización de hoy:

“Hay un fuerte consenso bipartisano en la administración (USA) y en el Congreso para resistir los esfuerzos de algunas naciones para imponer una gobernanza de arriba a abajo de internet” – según contó el congresista Henry Waxman en la audiencia.

La congresista Doris Matsui añadió que “cualquier autoridad internacional sobre internet es problemática, especialmente si el esfuerzo viene de países donde la censura es la norma”.

Un alto funcionario del Departamento de Estado reafirmó la oposición de la administración Obama al gobierno de internet por parte de la ONU.

“En todos los encuentros bilaterales y multilaterales, le Estados Unidos se han opuesto con consistencia al control intergubernamental de internet” – dijo Philip Verveer, secretario de estado asistente y coordinador de política de IT, añadiendo que eso llevaría a “resultados muy malos”.

“Inevitablemente disminuiría el dinamismo de internet”, – dijo.

Verveer explicó a los legisladores que un control por parte de la ONU probablemente añadiría censura y represión en algunas naciones.

¿Y ahora como funciona? Lo que quieren cambiar es el control de la ICANN [-->] la zona raíz de internet. Una empresa privada de California sin ánimo de lucro, contratada por el Departamento de Comercio USA. La organización y gestión de ICANN no está exenta de críticas, respecto a la transparencia y respecto a la representación de todas la partes interesadas (en particular los usuarios no comerciales).  Pero una cosa es ese tipo de problemas, y otra cosa es pensar en China, Rusia, o Irán metiendo mano en el asunto.

Lo que me lleva a preguntarme cosas que pueden ayudar a entender lo que cada uno piensa sobre la ONU y la gobernanza mundial. O sobre nuestras democracias. O sobre el nacionalismo. Cosas que le pueden ayudar a cada uno. Porque es muy fácil hablar en teoría, pero todos “tocamos” internet, y nos afecta directamente. Y las preguntas malditas, serían:

- ¿Prefieres una internet gobernada por una empresa privada contratada por el gobierno de un solo país (USA), como ahora, o que la haga el prodigio internacional que reúne a todos los países del mundo?

Vale, siempre se puede alegar que en la ONU hay muchas naciones con sistemas no democráticos, pero si todos lo fueran sería la solución ideal. En cuyo caso cambio la pregunta:

- ¿Prefieres una internet gobernada por una empresa privada contratada por el gobierno de un solo país (USA), como ahora, o que lo hiciera un organismo internacional como la Unión Europea?

Y todavía lo puedo poner peor:

- ¿Prefieres una internet gobernada por una empresa privada contratada por el gobierno de un país extranjero (USA), como ahora, o que lo hiciera tu propio gobierno (España)?

Y ya, la traca:

- ¿Prefieres una internet gobernada por una empresa privada contratada por el gobierno de un país extraño e inmoral (USA), como ahora, o que lo hiciera el gobierno de un país imaginario que, felizmente, representa las esencias de tu auténtico ser étnico / cultural / místico (por ej. Vasquilandia)?

Yo lo tengo más claro que el agua. Tengo claro cuál de todas las posibilidades daría (da) una internet más ágil y más libre. Pero la libertad no le interesa a todo el mundo, aunque lo pretendan. También tengo claro por qué apostarían Zapatero y su “Alianza de Civilizaciones”, y también Rajoy y su estatismo congénito.