enero 2012


A ver si nos tomamos las cosas con calma. Y a ver si aprendemos que no hay nada peor que dejarse guiar por la prensa “profesional”. Necesitan vender. Y necesitan ahorrar. Y la forma fácil de llegar al resultado de esa ecuación es:

impacto emotivo + baja calidad = ganancias.

Yo creo que la cosa ha salido de El Mundo, o de ahí he visto las primeras citas en Twitter (clic a la noticia):

1.350 “tiuiteos” lleva.

¿Qué pasa con El Mundo y el “calentamiento global”? Que no se quieren enterar porque vende más el alarmismo. ¿Y por qué iba a ser diferente con los demás asuntos? No lo es.

  • Sí aclara cómo determinará qué mensajes sobrepasan la libertad de expresión.

A petición de una autoridad legalmente competente.

  • El bloqueo de los “tuits” responderá a la solicitud de la autoridad legalmente establecida para ello en el pais del que se trate.

Así que lo que dice El Mundo, entrecomillando una “entidad autorizada”, quiere sugerir lo que no es.

  • Anuncian que se notificará al los usuarios cuyo contenido ha sido vetado.

Esto es lo único cierto de lo que dice El mundo. Porque el titular también es mentira. Twitter no dice que censurará los mensajes que sean ofensivos según la cultura de cada país, sino que siendo distinta la cultura de cada país, son distintas las cosas que están prohibidas en cada país. Y habla de lo legalmente prohibido; no dice nada sobre lo “ofensivo para la cultura de cada país”, que es cosecha Pedro Jota.

Bien, ¿y qué diablos piensa la peña que hace, por ejemplo, Menéame? Es obvio, pero escuchemos a Ricardo Galli:

Nada anormal, en Menéame también hacemos lo mismo, y en casos graves (apología del terrorismo, amenazas de violencia, enlaces a pornografía infantil), tomamos medidas si los vemos, o nos avisan. Otras veces nos enteramos por una carta de juzgados o de la policía.Nada anormal, en Menéame también hacemos lo mismo, y en casos graves (apología del terrorismo, amenazas de violencia, enlaces a pornografía infantil), tomamos medidas si los vemos, o nos avisan. Otras veces nos enteramos por una carta de juzgados o de la policía. …/…  Es decir, estamos a favor de la libertad de expresión, hacemos esfuerzos para no tener que modificar nada  [*] pero no nos queda otra que acatar la ley. La alternativa es que nos cierren, y terminar con juicios muy costosos.

La masa enfurecida, ahora contra Twitter

Efectivamente, ¿sería mucho pedir que se piense en la alternativa antes de ponerse a dar gritos? Porque la alternativa es que no haya Twitter. O en ningún sitio, o al menos que desaparezca de los sitios con poca libertad. Pero con la alternativa que ha desarrollado Twitter, pasa lo siguiente.

1. La autoridad legal protesta por un tuit a la compañia.

2. La compañía avisa al usuario, y cambia el contenido del tuit por una nota de que se ha borrado, a petición legal.

3. El usuario, advertido del problema, pide a sus seguidores de otros países que “retuiteen” el “tuit.” Pueden hacerlo, puesto que solo se censura en el país en cuestión.

4. Los seguidores locales (los del país de chichinabo), al ver el cartel de censurado, buscarán los “retuits” de ese usuario, y los encontrarán entre los seguidores extranjeros.

5. Todas las demandas de censura quedarán registradas en Chillngeffects.org.

Conclusión: La censura ha fracasado (porque Twitter ha buscado un sistema para facilitar que fracase), y a Twitter no le expulsan de ese país. Y para rematar, a la inutilidad se sumará el oprobio.

¿Y ahora qué? La gente ya estaba pidiendo un boycott a Twitter, no usarlo mañana. ¿Seguimos montando el follón por nada, o nos tomamos las cosas con calma y aprendemos a no seguir la flauta de Pedrito? Ni de El Mundo, ni de ninguno. Son todos iguales.

Si no te fías de mi, clic:

Cory Doctorow (novelista del que ya os he hablado a cuenta de la edición y distribución de la literatura por los propios autores a través de internet):

Menos lobos, Caperucita.

Añadido [14:04 28/01/2012]:

Hoy ha salido un artículo muy explicatico de Ricardo Galli en El Mundo (digámoslo en descargo de la flauta de Pedrito):

Donde …

En resumen, el anuncio de Twitter era una buena noticia y un ejercicio de transparencia.

Pero el mal está hecho. No hay realidad que nos pueda estropear un buen prejuicio.

__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/


Esto es una prueba. Considero que tengo la obligación de comunicaros que Plaza me ha otorgado el privilegio de poder subir mis propias entradas. A pesar de que he probado a disuadirle con argumentos de peso, como haber nacido muy en las afueras del todo de Bilbao y que no había escrito nunca en un blog hasta que comencé a escribir en este, no lo he conseguido.

Sospecho que lo ha intentado en otras ocasiones, y ninguno ha picado antes (Bueno, creo que con la excepción de Luis Bouza, que debe ser una persona extremadamente caritativa) . Ha aprovechado la ocasión de encontrar al novato, que además escribe, para poder dedicarse, de vez en cuando a ser golpeado por otro tipo de novatos mientras navega.

Por tanto, a partir de ahora, no podré echarle la bronca si se olvida de poner mi nick, o una frase que me haya dejado al final después de diez líneas en blanco. Será plena responsabilidad mía.
Lamento las molestias que os pueda ocasionar.
Sefuela

Ha cambiado el gobierno, pero hay cosas que no cambian. Sorprendente. El caso del 11-M ya no puede ser un medio para atacar al gobierno del PSOE, ni para derribar a Rubalcaba. Bien derribados están ambos. Y sin embargo El País sigue en pié de guerra contra toda suerte de lo que llama “teorías conspirativas”.

Ha emprendido una campaña personal contra la juez Coro Cillán que recuerda a la que hizo, de la mano del PSOE, cuando consiguieron llevar al juez Marino Barbero a una muerte prematura. Solo que esta vez ya no están defendiendo a un gobierno corrupto para que siga gobernando. ¿Qué diablos es lo que defienden?

Tras días y días de ataque, y ante la protesta del CJGP, largan:

La juez Coro Cillán mantiene abierta desde julio de 2009 una causa contra el jefe de los Tedax en el 11-M, Juan Jesús Sánchez Manzano, donde confluyen todas las teorías conspirativas sobre el atentado que ya fueron desechadas por la Audiencia Nacional y por el Tribunal Supremo. [–>]

Ver para creer. La juez Cillán esta viendo, precisamente, cosas que no se vieron en los juicios anteriores. Cosas que según el juez Bermúdez, el de antes de las medallas de Rubalcaba, llevarían a muchos “caminito de Jerez”. Luego se olvidó del caminito, por un motivo distinto de las medallas – es de suponer. Y Cillán ha abierto lo que el juez pecho lata cerró.

Seguimos sin saber nada. Por ejemplo, lo principal: ¿quién puso las 13 bombas? Nombres, plis. Sin que eso le preocupe a El País ni mucho ni poco. Pensar eso, recordar que no sabemos los nombres de los terroristas son “teorías conspirativas”. Lo mismo que preocuparse por averiguar por qué no sabemos lo primero que hay que saber.

Pero al menos hay algo que sí sabemos. A El País le pica, y mucho, que queramos saber. Y le pica más allá de defender a un gobierno y unos amiguetes que ya no están. Con lo que los janlis de Miguel Yuste nos están obligando a ser “conspirativos”, aunque no queramos, y preguntar: ¿Qué mosca le ha picado a El País?

¿Qué interés le mueve? Porque desde que Polanco y Cebrián se hicieron con el mando (creo que en la efemérides se han olvidado convenientemente de señalar que Manuel Fraga estaba entre los fundadores),  una característica invariable del periódico  ha sido unir información con interés personal y empresarial. Siempre se ha sabido, pero los datos que da Mario Conde en su último libro son de infarto. Así que tras esta locura de mentiras y mordiscos de perro rabioso contra una juez, hay un interés. Seguro. Si no, no habría caso.

El País sigue queriendo tapar lo que quiera que haya en el 11M. Pero, donde hasta ahora se podía imaginar un interés que se podía entender, lo de ahora ya no se entiende. Quiero decir que se puede entender, ante la necesidad de derribar a un gobierno del PP, que La SER se invente tres fuentes distintas de la lucha antiterrorista, según las que había terroristas suicidas en los trenes, con muchos calzoncillos, y rasurados. Se llama periodismo, versión Janli El Demócrata. Pero lo de ahora no hay quien lo entienda por “lo normal”. Va a haber que empezar a pensar en cosas raras. Y es que no nos dejan otro remedio.

Muy buena pinta no tiene.

Los científicos:

  • Claude Allegre, ex director del Instituto para el Estudio de la Tierra, Universidad de Paris.
  • J. Scott Armstrong, cofundador de la Journal of Forecasting ay de la International Journal of Forecasting
  • Jan Breslow, director del Laboraorio de Genética Bioquímica y Metabolismo, Universidad Rockefeller
  • Roger Cohen, miembro de la  American Physical Society
  • Edward David, miembro, National Academy of Engineering y National Academy of Sciences
  • William Happer, profesor de física, Princeton;
  • Michael Kelly, profesor de tecnología, Universidad de of Cambridge, U.K.
  • William Kininmonth, ex director de investigación del clima en la Oficina Meteorológica de Australia
  • Richard Lindzen, profesor de Ciencias Atnmosféricas, MIT
  • James McGrath, profesor de química, Virginia Technical University;
  • Rodney Nichols, ex presidente y CEO de la New York Academy of Sciences
  • Burt Rutan, ingeniero aeroespacial, diseñador del Voyager y del SpaceShipOne
  • Harrison H. Schmitt, astronauta Apollo y ex senador USA
  • Nir Shaviv, profesor de atsrofísica de la Universidad Hebrea, Jerusalén
  • Henk Tennekes, ex director del Royal Dutch Meteorological Service
  • Antonio Zichichi, presidente de la Federación Mundial de Científicos, Ginebra

La carta:

Hay una traducción en El Atril de Orador, de Heber Rizzo:

Actualización de Bob Tisdale con los nuevos datos del calor del mar, en su blog y reflejada también en WUWT. El gráfico lo dice todo:

Estos son los mejores datos que hay, completos desde que empezaron a funcionar las boyas ARGOS, bien repartidas por todos los océanos. Representa el contenido total de calor del mar en la capa superior de 700 metros, que es el sitio donde mejor se puede medir un calentamiento del sistema climático. Sencillamente no hay. No se ve; no se mide. Y si no hay más calor en el sistema climático, no hay calentamiento. Como dice el dr. Pielke (padre), aunque admitimos que son pocos años de medición con las ARGOS, ¿cuántos más años de no calentamiento necesitamos para admitir que los modelos climáticos no reflejan la realidad?

La línea marrón muestra el no calentamiento que está habiendo, según las medicones. El ritmo es de + 0,3ºC en un siglo.  La línea roja marca el achicharramiento global que dicen los modelos que ya sufrimos. Un ritmo de 1,9ºC en un siglo.

Por cierto, y para redundar, parece casi seguro que este mes la temperatura del aire se va a situar por debajo de la media de los últimos 30 años. Enfriamiento global, por así decir.

Para completar, en el original:

Ca’n Tisdale:

WUWT:

__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/


Sefuela

Hace bastantes años, mientras tomábamos unas copas, un par de pilotos de línea comercial me contaban que la mejor forma de aterrizar era hacerlo bruscamente. Era mucho más seguro que hacerlo de forma suave, aunque ligeramente más incómodo para el pasaje.

En Economía ocurre normalmente lo mismo. Los ajustes bruscos, profundos y rápidos, son dolorosos, pero permiten  recuperaciones más rápidas (conocidas como en V) que los aterrizajes suaves, que suelen ocasionar recuperaciones en U. Sin embargo, en los últimos días se han multiplicado las voces que claman porque la reducción del déficit se haga de forma más lenta de lo pactado con la UE. Piensan que esto ayudaría a no profundizar la recesión sin dañar la convergencia presupuestaria hacia el equilibrio. Y es cierto que ajustes presupuestarios, en una economía como la nuestra, que ya ha sufrido tremendos ajustes laborales y está en recesión, pueden llevar el dolor de los mismos a niveles alarmantes. Hacen bien en pensarlo, pero no en decirlo.

Lo que apuntan es rigurosamente cierto. No pasa nada si el equilibrio se alcanza en dos o tres años más de lo pactado actualmente. Salvo que hay unos señores sueltos que se llaman inversores (o especuladores para los demagogos) que tienen la extraña costumbre de que no les gusta nada que les mientan. Si son engañados, se alejan hacia otro sitio y tardan en volver.

Tanto Rajoy como De Guindos han estado impecables en sus manifestaciones sobre esto. “Cumpliremos lo pactado. En este momento es el 4,4% para 2012”. Es exactamente lo que tenían que decir. Reafirman su voluntad de cumplir los compromisos y, como a estos señores tan raros les gusta hacer negocios con gente que cumpla, no espantan a los que tienen que financiarnos.

Ahora bien, el FMI ha puesto en bandeja una oportunidad de oro, que el gobierno español ha cogido al vuelo, en lugar de quedarse mirando las nubes. Ha dicho que se debería suavizar la senda del ajuste. Lo que da pié a que se puedan acordar en Europa sendas de ajuste menos dolorosas. Soros y algún otro gran gurú han defendido en Davos la necesidad de salir de la crisis mediante crecimiento, encontrando fórmulas para facilitar financiación a los Estados que permitan compatibilizar unos ajustes algo más suaves con políticas claramente orientadas al crecimiento, como os contaba aquí http://tinyurl.com/766fq4k .  Tiene especial sentido cuando nos podemos encontrar subidas del precio del petróleo superiores al 30% como consecuencia de las tensiones en Irak. http://tinyurl.com/86gwhkh

El gobierno debe mantener, de momento, su firme voluntad de llegar al 4,4%, pero la referencia temporal al hablar del 4,4% (“en este momento”) deja claro que podría variarse el acuerdo.

¿Y qué ocurre con los malditos bastardos (perdón, mercados, que no es sinónimo aunque muchos lo crean) si se varía el acuerdo?  Pues absolutamente nada, salvo que se alargue mucho el plazo para llegar al equilibrio, y comiencen a percibir que no les van a devolver el dinero (otra extraña costumbre, se cabrean por esta tontería no democrática). Si piensan que van a cobrar, y España está dispuesta a cumplir un nuevo acuerdo un poco menos duro, ni se cabrean, ni se van a otra parte. No pasa nada.

Otra cosa muy diferente sería hacer esto de forma unilateral, como parece defenderse desde el PCHOE (Partido Chapucero Obrero  Español). Esos señores tan raros se sentirían engañados, y se irían con la música, las películas, y los billetes a otra parte. No podríamos financiar nada, y acabaríamos pidiendo a Gibraltar que extendiese la soberanía británica a toda España. Se puede negociar y cambiar los plazos. Pero para que no tenga efectos negativos, hay que hacerlo con discreción, y anunciar el resultado por sorpresa. Por eso no pueden decir lo que dicen.

Dos breves apuntes más. El primero para lamentar que a Ana Pastor (a quien considero excelente periodista) se le escapase la tendenciosidad al preguntar a De Guindos sobre el ajuste autonómico, diciendo que el PP gobernaba en casi todas las autonomías. El resto, impecable por parte de entrevistadora y entrevistado.

El segundo es que es imposible tener la seguridad a priori de que se toman las medidas correctas. Tan sólo lo sabremos con certeza dentro de 10 años.

Ya lo decía Alfred E. Neuman: “La Economía es la ciencia que dice que el mejor momento para comprar algo fue hace seis meses”

__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/


Estimadísimo representante:

Aunque en España ese asunto no suele estar nada claro, creo que en el especial caso de los congresistas al Parlamento Europeo sí te puedo llamar mi representante, por haberte votado directamente, y por ser solo uno de la lista el que salió. Por una vez no hay duda y me toca, por tanto, la parte alícuota del casi medio millón de votos que recibiste. Que no vaya a repetir el voto a UPyD – por el partido, no por ti – no debería de ser óbice. Nuestro contrato no ha finalizado.

Y sí, ya sé que en el caso de otros representantes de UPyD no tendría ningún sentido escribirles, porque como en los demás partidos, realmente representan más al partido (a su sanedrín) que a sus votantes. Pero tu caso podría ser distinto, vista tu categoría personal, académica, y profesional. No eres algo que abunde en política. Y no me sorprendería que tú, excepcionalmente, tengas la autonomía de decidir el voto en la soledad de tu libertad, y que sopeses lo que honestamente crees que pueden pensar tus votantes. Así que por todo ello, me tomo la libertad de escribirte, una vez en toda la legislatura, y contarte mis cuitas acerca de algo que estáis a punto de votar.

No dudo que sabes más que yo sobre la nueva ley conocida como ACTA, por sus siglas en inglés (Anti-Counterfeiting Trade Agreement).  Y estoy seguro de que uno se puede convencer de que es un acuerdo estupendo y muy beneficioso para todos, si le da por mirarlo con la luz más positiva que se pueda. Así que someto a tu consideración, no lo bueno, sino lo mucho malo que puede salir del ACTA.

¿Es cierto que el ACTA se ha creado en un foro ajeno a donde se discuten normalmente los acuerdos internacionales, y en secreto? ¿Y que ahora os encontráis con un “pack” completo, lo tomas o lo dejas? Pues ya solo eso parece un chantaje, y toda una patada a la soberanía de los ciudadanos europeos que representas.

¿Es cierto que el ACTA va a exigir el filtrado de contenidos por parte de los proveedores de internet, y por tanto el examen de lo que circula? En tal caso no creo que haga falta explicarte lo que puede pasar con esa  aberración, puestos a las malas. Y yo creo que hay que ponerse a la malas para saber la responsabilidad que se adquiere al votar una ley.

¿Es cierto que ACTA va a exigir a los proveedores el castigo a los usuarios? Y no por un juez, sino por el organismo que crea el ACTA? Imagina la siguiente situación. Para los bancos es muy caro guardar y proteger el dinero que trasiegan, así que se les ha ocurrido un ACTA, para abaratar. Simplemente van a dejar el dinero por las calles, sin protección ninguna, pero en paquetitos de poca cantidad. Y van a nombrar espías de la gente a todos los serenos, porteros, barrenderos y guardias, que reportaran a la SGAE esa de Teddy Bautista, y otros conocidos artistas de VISA en puticlub, y ellos decidirá a quién len quitan el derecho a circular por las calles. ¿Estaríamos todos locos, no? Pues me parece mucho más sensato contemplar el mal que puede hacer un ACTA, en vez de cerrar los ojos y pensar que de repente el mundo se ha vuelto angelical. Entre otras cosas porque no vemos muchos angelitos últimamente.

Acabo. Ya solo pedirte, formalmente, que votes en contra de esa ACTA, si sospechas que somos legión los que te habiéndote votado pensamos que se trata de una salvajada. Desgraciadamente no puedo hacerlo en tu blog, porque no es sitio para política, según dices [–>].

__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/


« Página anteriorPágina siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 555 seguidores