La movida de Megaupload es una declaración de guerra, y de susto y miedo, por todo lo alto. Contra ti. Pero siempre hay que fijarse en quién es el enemigo que quiere acabar contigo si quieres devolverle el daño. No vayamos a despistarnos con muñecos interpuestos. Y en este caso, Obama, el FBI, o el PP son los muñecos interpuestos. Son enemigos como aliados o juguetes del enemigo, pero no son el enemigo. El enemigo es una industria, que en España pretende llamarse de la cultura, pero que no es más que de pasar el rato. De asesinar el tiempo, por así decir.

¿Y qué haces cuando te declaran la guerra? Yo diría que devolver todos los golpes recibidos, y si puedes, más. Y el caso es que se puede. Se puede elegir ir al cine, o se puede ir a tomarse unas birras con los amigos en el bar de la esquina. ¿Qué mal te ha hecho el bar de la esquina? ¡Ninguno!

También puede uno fijarse en lo que consume, y a quién le paga. Si tienes autores que apoyan a las SGAEs, y Sindes, y Sopas, y otros que no, bien pudiera ser que para pasar el rato lo mismo te vale uno que otro, pero comprando a uno estás pagando al enemigo, y con el otro no. Eso es lo que producen las guerras. Bandos; buenos y malos. Y si te dejas pisar, te pisarán, y si no tal vez consigas evitarlo.  Pero si no luchas, no ganas.

Yó que sé, a mi me gustan las artículos de Arcadi Espada, pero el mundo está lleno de escritos interesantes que no son del capo de Ibercrea, y el tiempo es limitado. Elegir es inevitable, y se puede elegir pensando un poco lo que eliges. Cuando un proveedor te chulea, sueles elegir otro, si puedes. Y el primer paso es buscar alternativas. O eso, o dejarte chulear.

A ver si empezamos a poner las cosas en su sitio. Te están llamando ladrón y pirata. Te desprecian y te insultan, pero … ¿¿¿intentan venderte???  Tienen una idea un poco especial de las ventas, que tal vez venga de ese monopolio de copia que les hemos cedido  – en la medida que tengamos alguna influencia sobre las leyes que nos rigen. No tengo ni idea sobre si puedes cambiar esas leyes. No tiene buena pinta. Pero sí puedes elegir si, además de ser puta, vas a pagar la cama. Mirando lo que consumes. Mirando lo que pagas. Y a quién.

Sin pelas no hay monopolio. No tendrían por dónde metérselo. La culpa, una vez más, es nuestra.

Piensa. Es por pasar el rato.

Lo explica mejor Gómez Jurado:

__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/