Los dinosaurios no destacan por su inteligencia. En general, lo fían todo al tamaño. Por eso resulta difícil explicarles algo en abstracto, conceptualmente. Es mucho mejor tirar de ejemplo, aunque sea menos elegante. Y a eso voy; al escritor Juan Gómez Jurado como ejemplo para bestias de otros tiempos.

Yo no sabía nada de él, ni que existiera. Con la invasión de internet en nuestras vidas he pasado de lector empedernido, ficción y divulgación científica, a prácticamente no lector en formato cadáver de árbol. En internet tengo suficiente información (demasiada) como para ocupar todo mi tiempo destinado al placer de la lectura, con el añadido insuperable de que además de leer se puede discutir. Eso te hace mucho más selectivo con la obra de ficción; ya no lees simplemente por asesinar el tiempo. Alguna cosa cae de vez en cuando, pero estoy harto de empezar y no acabar. O tal vez los años te van haciendo escéptico.

Y de pronto te enteras de este autor, antes desconocido, porque es un campeón en la lucha contra la SGAE, los políticos, y esos atropellos carpetovetónicos que te roban para cobrarte por lo que no tienes intención de consumir. Y además te insultan, con dos narices. Savater, sin ir más lejos:

Hay que hablar de verdadera “imbecilidad moral” por parte de gente que no ve el mal que está haciendo a la creación artística y literaria. Si algo hay que reprocharle a la ley Sinde es su tibieza. [–>]

Dudoso caso. Siendo imbécil el escaso de razón, no sé yo muy bien si Savater …

Ya hemos visto artículos de Gómez Jurado, excelentes, sobre esta guerra:

También hemos mostrado ejemplos de autores americanos que se lo están montando igual, desde hace años. Libros electrónicos por poco más de un euro, a menudo al margen de las editoriales, en los que casi todo el dinero va para el autor. Y que están ganando mucho más dinero que cuando venden a través de una editorial. Precio bajo, margen alto, y muchas ventas, negocio seguro. ¿Que de vez en cuando les “piratean”? ¡Pues claro! Siempre va a haber algún estudiante con pocas pelas y mucho tiempo, que prefiere el trabajo -nada despreciable- de encontrar novelas en los batiburrillos de “descargas ilegales”, antes que pagar un euro y medio por tenerlo ya, haciendo un clic. El dinosaurio piensa: me están robando. El no imbécil se da cuenta: puedo estar ganando un lector, y tal vez deje algún día de ser un estudiante. Como no me ha costado nada, ¡buen negocio!

Total que Juan -amigo ya, aunque no le conozca – explica estas cosas desde su experiencia. El ejemplo que incluso Savater debería de ser capaz de asimilar. Resulta automático seguirle en Twitter para estar al día sobre su lucha. @JuanGomezJurado. Y te das cuenta de que hay muchos entusiastas de sus novelas.

Con eso ya ha despertado tu empatía. Te cae bien, es inteligente y se explica con mucho arte. ¿Por qué no investigar cómo se monta lo de las ventas? A 1,5 €, y a tiro de lapo, ¿por qué no darle una oportunidad? Imagina si hay suerte, y vuelvo a leer ficción.

No he contado el tiempo. La primera vez es más, porque hay que registrarse y poner los datos. Pero menos de dos minutos, contando con la descarga del software, porque no tengo un Kindle. No me gustan los aparatos para una sola cosa, cuando se puede evitar. Pero la próxima vez, si la hay, será en nanosegundos. Clic.

Os contaré. Queda casi un fin de semana entero por delante. Pero eso no es lo que importa. Se trata de la idea; lo que no entienden los dinosaurios. De ahí el ejemplo. A ver si así …