enero 2012


Para vivir literalmente colgado de las instrucciones de su consejero de publicidad, parece que podría tratar de disimular un poco mejor. Pero donde no hay, no hay.

- ahora viene lo más duro porque la reforma laboral me va a costar una huelga general

me han dejado una herencia muy mala [–>]

¿Y a quién diablos le importa, querido Teledeporte, lo que te cueste a ti una huelga? ¿Y crees acaso que la “herencia” es tuya, y no de los cuarenta y tantos millones que la están padeciendo?

Pues sí, eso es exactamente lo que cree, y lo que le importa. Y lo que al parecer no le importa a nadie, porque nadie señala. Vamos camino de los seis millones, pero todos aceptamos encantados que en la cabeza del que dirige el asunto, el gran problema sea el precio personal que puede tener una reforma para él. Ahora viene lo peor, porque a mi me va a costar una huelga.

Ni cien días, ni cien vainas. Este tío no solo es tonto; además es un peligro. Y si nos queremos consolar con que es menos peligro que Zapatero – o los ridículos candidatos a sucesores que le han salido, mal vamos.

Nadie sabe si Europa se va a deshacer; si España va a quebrar en medio de una ruina colosal; si Vasquilandia se va a convertir en Nazilandia; Si Cataluña se va a separar para convertirse en una nación tan fracasada como Argentina; o si triunfarán nuestras pulsiones guerracivilistas de la mano de la Hermandad de Garzón. Pero ahora viene lo más duro, porque al pobre Teledeporte le va a costar, etc.

Cuando ocurrió la transición y se formó el estado de partidos, hubo que improvisar todo el tinglado, y cada mafia acabó dirigida por un líder. Mejores o peores, pero al menos jefes natos, hechos y derechos. Pero una vez se puso a rodar el sistema, con los pequeños sanedrines de los partidos dotados de todo el poder, e invadiendo la sociedad al completo, solo podía funcionar la selección negativa por la que quien asciende a la cúpula es el apparatchik gris versado en lamer culos. Y en no dar sensación de peligro al jefe, porque dentro no hay nada.

El resultado es el único que podía ser: Me – mé. O Chacón, Rubalcaba, etc. Mucho peor que la nada; niños irresponsables, con mono de poder, y con un juguete de nitroglicerina en las manos. No funciona. Eso no puede funcionar.

Yo no sé si las teorías de los liberales, en las discusión de más estado / menos estado, son económicamente ciertas o equivocadas. Pero solo se me ocurre que o les quitamos la mayor parte de la nitroglicerina , o algo va a estallar. O hacemos algo del tipo de reducir el peligro a base de quitarles poder, o acabaremos abrazando a un líder mesiánico, a poca pinta que tenga de ser líder de verdad.

La “solución Bouza”, la extensión de la “cultura democrática”, yo creo que necesita mucho más tiempo del que hay. Y de la Gran Esperanza Blanca, Me – mé, ya hemos visto más de lo que hace falta ver, mucho antes de cien días. Me temo.

Mejor esconderse en un balneario.

__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/


Sefuela

Sin palabras me he quedado:

Sefuela

Hoy quiero hacer un post de pocas cifras, pero que plasme por escrito una reflexión sobre las consecuencias que pueden traer las lamentables políticas de gasto y de legislación deficiente (orientada a satisfacer a la masa de votantes en lugar de hacer lo realmente necesario) desarrolladas en los últimos años en España y la Unión Europea. Y las duras políticas de ajuste que se van a aplicar para tratar de arreglar la situación creada. Todo ello con consecuencias trágicas, como es el recientemente conocido dato de 5,3 millones de parados en España. Generaciones enteras perdidas. Especialmente la de los que se encuentran entre 50 y 55 años, como se relata aquí http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/25/economia/1327509030.html .  Yo soy de  los que piensa que esta crisis va mucho más allá de una crisis económica. También es una crisis de la forma de gobierno que llamamos democracia occidental. Como todas las crisis, podría salir de ella un sistema ligeramente modificado, pero reforzado y duradero, o algo terriblemente diferente.

Vayamos de lo particular a lo general. Comencemos por los desmanes autonómicos en España, que han llevado a promulgar leyes de control presupuestario de las autonomías. No se interfiere en sus poderes, pero se les obliga a cumplir con un nivel de déficit máximo cercano a cero. Y se acaba con el posible problema de la desobediencia recordando que en la Constitución está prevista la suspensión de cualquiera de ellas. Pero se pinta de color verde, diciendo que lo que se hará en caso de incumplimiento será el control del gasto sobre el terreno. No citan que, si se niega alguien al control, se suspenderán los poderes de las regiones. Aunque sí se insinuó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Esa es la única forma de evitar que España siga siendo la casa de tócameroque. La única pega es que, si gana el PSOE de nuevo en algún momento de este siglo, es muy probable que, eso, se lo carguen de un plumazo el dia 1 de su mandato.

Puede que haya sido Rajoy quien le haya dado la idea a Merkel al explicarle esto. O puede que se le haya ocurrido a ella sola. El caso es que Angela Channing, digo, Merkel, quiere que la UE controle directamente y sobre el terreno el gasto de Grecia, porque no ha habido forma de que rebajase el déficit. ¡Ha incumplido!, ¡Que le corten la cabeza! Reclama la reina de corazones europea.  http://tinyurl.com/6pbz277  (viene enlace al demoledor documento donde se refleja esta demanda).

No se da cuenta  de que (hasta donde yo conozco) en los Tratados de la Unión no está prevista esta posibilidad. Tan sólo se encuentran previstas unas sanciones para los que no alcancen los objetivos de déficit que jamás van a tener que cumplir. Es el problema de regular de forma estúpida. Si un país tiene problemas y le multas, agravas su situación y dificultas que la regularice. Incluso, si existiera esa posibilidad, tendría que aprobarlo el Parlamento del país en cuestión.

Y ningún parlamento va a aprobar una pérdida de la soberanía nacional por un problema de deuda externa, causada por unos políticos golfos, salvo que quiera enfrentarse al caos en las calles. Especialmente si hay elecciones en unos meses. De hecho, Grecia ha rechazado esta demanda con declaraciones sobre la elección, a la que se les quiere obligar, entre dinero y dignidad nacional.

El problema no es que Grecia necesite el dinero, sino que la UE ya lleva prestados a Grecia unos 90.000 millones de euros, y no puede no prestárselo. Si Grecia suspende pagos ,  la UE tiene un problema del tamaño del mundo. Si no cumple, también.

Pero, si cumple, el problema lo tiene Grecia. No sólo por la tremenda recesión en la que ya se encuentra, sino porque, en el mejor de los casos, su deuda seguirá siendo el 120% del PIB en el 2020. Eso, contando con la quita del 68% de la deuda en manos privadas de la que se siguen discutiendo los últimos flecos. O algo menos si venden unas cuantas islas y/o reliquias históricas.

Y aquí es donde se originan mis dudas. La democracia y la soberanía nacional griega puede desmembrar Europa, ahondando aún más la crisis que padecemos el resto, incrementando nuestra propia penitencia. Aquí todos hemos sido culpables, en mayor o menor medida, pero a nadie le apetece pagar lo del resto. Incluso los más generosos no tragarían por pagar mucho más del doble de su propia culpa.  Y los que nos gobernaron, culpables  en buena medida de la situación en que nos encontramos, vigilando nubes.

Si aplicamos un poco del genial concepto de psicohistoria acuñado por Asimov, no me gusta lo que se desprende de esta situación. O se producen cambios inmediatos en la forma de gobernar en toda Europa (una integración efectiva global), o vamos derechos al caos.  En cualquier caso, necesitaremos políticos honestos, antes o después de ese caos, porque estos no lo van a evitar. Habría que ir aparcando melancolías e irse preparando para los que de verdad serán nuevos tiempos. Y todo, sin dejar de pensar en positivo, y seguir trabajando en el presente.

Nota previa: Me han pedido un artículo para una revista nueva que se distribuirá por internet, con la idea de hacer algo “suavecito” y fácil sobre el calentamiento global. Y como me resulta muy difícil saber qué es suave y qué es tocho infumable, pregunto vuestra opinión sobre este primer borrador. Para recibir sugerencias, petición de devolver al corral, lo que sea. Me interesa mucho saber si se entiende, y si es muy coñazo. O cualquier otra cosa. Gracias.

Nota bis: Ya no vale, porque tengo que reducirlo en más de un 50%. Pero se admiten ideas / sugerencias.

Me han pedido que escriba un artículo que explique con sencillez, y para profanos, los problemas que hay para creerse el peligro que corremos a cuenta del “calentamiento global”. Y tal vez sea un buen enfoque recordar los motivos que hay para sí creérselo. Se reducen a uno: la fe en la autoridad. Pero parece una autoridad formidable. Un gran organismo de la ONU, el IPCC, que reúne a los mejores científicos de la especialidad. Miles de ellos, y tienen un “consenso”.

En principio es un buen argumento. Cualquier persona razonable acepta lo que diga ese panel de científicos, mientras no tenga ningún motivo muy serio en contra. Pero un sano escepticismo puede hacerle recordar que hace muy pocos años todos, pero todos los médicos del mundo afirmaban que la úlcera de estómago y la gastritis venían del estrés, de la vida irregular, y del tabaco y del alcohol, etc. No había más cura que vivir tomando pastillas antiácido a diario, al punto que ese producto era el principal ingreso de la industria farmacéutica. Y sin embargo, recientemente les concedieron el premio Nobel a dos médicos australianos que se habían pasado ¡20 años! diciendo que el problema era simplemente una bacteria.

Hablamos de una tesis científica que se puede comprobar con la mayor facilidad. Los australianos habían descubierto que, en su hospital, todos los muertos con un historial clínico de úlcera o gastritis tenían la misma bacteria en el estómago. Y empezaron a curar a la gente con antibióticos, y con resultados excelentes. Nada más sencillo que comprobar lo mismo en el resto de hospitales. ¿Por qué se tardaron 20 años en extender ese conocimiento?

Por dinero. Las revistas médicas y los congresos se financian fundamentalmente con aportaciones de la industria farmacéutica. Y con el descubrimiento se hacían inútiles las pastillas anti-ácido. Suponía cambiar de antiácidos durante toda la vida, a un antibiótico durante dos semanas.

La climatología era hace 30 años una ciencia oscura y menor, cuyo único valor – fuera de una curiosidad puramente académica – venía de lo que pudiera aportar a la meteorología. Era un auténtico “patito feo” de la ciencia. Pero anunciando el fin del mundo se ha convertido en la rama de la investigación que más recursos ha conseguido en toda la historia de la humanidad. Lao Tsé tenía un adagio: es imposible convencer a alguien si su bienestar económico depende de que no le convenzan.

No hace falta que un científico mienta, ni que se ponga a conspirar, para que se convenza de algo si tiene un interés fuerte en hacerlo. Nos pasa a todos, y a los científicos también. Y precisamente para protegernos de ese problema, exigimos que se tengan en cuenta todos los datos, todos los estudios, y todas las hipótesis. Sin ese juego limpio no hay autoridad creíble. Pero el IPCC ha incurrido en demasiadas prácticas que solo se pueden definir como juego sucio. Como siempre, con la disculpa de que tienen una “buena causa” que les exime de jugar limpio. Y, como siempre, ese es el momento en el que deben de saltar todas las alarmas.

No es nada difícil encontrar en internet la documentación necesaria para comprobar este problema que hay con el IPCC. ¿Si quisieran saber la verdad en vez de promover una tesis preconcebida, necesitarían insultar a los que tienen versiones diferentes? ¿Necesitarían “jugar sucio”?

Pero, ¿no había un consenso de “toda la ciencia”? Ni de broma. Un ejemplo, recentísimo, es esta carta  en el Wall Street Journal:

Para hacerse una idea, la lista de los firmantes. Es muy fácil encontrar datos sobre ellos en internet, porque todos son muy conocidos:

  • Claude Allegre, ex director del Instituto para el Estudio de la Tierra, Universidad de Paris.
  • J. Scott Armstrong, cofundador de la Journal of Forecasting ay de laInternational Journal of Forecasting
  • Jan Breslow, director del Laboraorio de Genética Bioquímica y Metabolismo, Universidad Rockefeller
  • Roger Cohen, miembro de la  American Physical Society
  • Edward David, miembro, National Academy of Engineering y National Academy of Sciences
  • William Happer, profesor de física, Princeton;
  • Michael Kelly, profesor de tecnología, Universidad de of Cambridge, U.K.
  • William Kininmonth, ex director de investigación del clima en la Oficina Meteorológica de Australia
  • Richard Lindzen, profesor de Ciencias Atnmosféricas, MIT
  • James McGrath, profesor de química, Virginia Technical University;
  • Rodney Nichols, ex presidente y CEO de la New York Academy of Sciences
  • Burt Rutan, ingeniero aeroespacial, diseñador del Voyager y delSpaceShipOne
  • Harrison H. Schmitt, astronauta Apollo y ex senador USA
  • Nir Shaviv, profesor de atsrofísica de la Universidad Hebrea, Jerusalén
  • Henk Tennekes, ex director del Royal Dutch Meteorological Service
  • Antonio Zichichi, presidente de la Federación Mundial de Científicos, Ginebra.

Y, por supuesto, no son todos los “escépticos” eminentes que hay. Se pueden añadir muchísimos, y dentro del campo mismo de la climatología.

Pero como se trata de un asunto muy politizado, y con muchísimos intereses por medio, los periódicos y los políticos cuentan cosas que no son. Por ejemplo, lo del “consenso”. Sí es verdad que todos los científicos están de acuerdo en que ha habido un pequeño “calentamiento global” el siglo pasado. Algo más de medio grado, y con 2/3 de los sitios de la tierra calentándose y 1/3 enfriándose. Y también están de acuerdo (casi) todos los científicos en que el CO2 produce algún calentamiento. En lo que no están ni remotamente de acuerdo es en cuánto calentamiento, ni en si es un problema.

Todo se basa en un asunto muy simple, que no se sabe. La teoría que tienen dice que el CO2 que tiramos al aire debería calentar la tierra poco más de 1 grado hacia el año 2.100. A nadie le preocuparía eso. Más bien al contrario; el CO2 es muy bueno para los cultivos y para la vegetación en general. Es lo que “comen” los vegetales. Y un calentamiento así se notaría sobre todo en los sitios fríos, y en invierno. ¡La lotería! Pero los alarmistas tienen la idea de que el sistema climático es básicamente inestable, y que reacciona a un poco de calentamiento calentándose aun más por sí mismo. Con el frío, igual. Y los escépticos aseguran que los pocos datos que hay indican lo contrario, y que de ser cierta esa idea, hace millones y millones de años que la vida hubiera desaparecido de la tierra. Y que con un sistema que tiende más a la estabilidad que a la inestabilidad, como a ellos les parece, el efecto del CO2 no es ningún problema, y muy probablemente sea una bendición.

Lo que seguramente no sabes es que no hay ninguna prueba de lo que dicen los alarmistas. Pero ninguna, ninguna. Lo que tienen es un proceso que llaman “atribución”. Básicamente se trata de que crean unos modelos matemáticos carísimos con su tesis (solo se pueden hacer con financiación de los gobiernos), y que afirman que con el CO2 se explica lo que ocurre, y sin el CO2 no. Mientras que los escépticos alegan que esos modelos, con el escaso conocimiento que hay sobre el funcionamiento del sistema climático, no sirven de nada. Y además, que los modelos tampoco dan cuenta de lo que pasa.

¿Y ahora, qué pensamos? En realidad no es tan difícil. Toda teoría tiene una “prueba del nueve”. O se cumple lo que pronostica, y entonces podría ser cierta, o no se cumple, y entonces no puede ser cierta. Los modelos que usan se “cerraron” en diciembre de 2000. Quiere decir que sabían lo que había ocurrido hasta entonces, y podían ajustar parámetros para que coincidiera con la realidad hasta esa fecha. A partir de enero de 2001 es predicción, que se cumple, o no se cumple.

Es muy fácil encontrar los datos en internet. Yo he elegido, para mostrar un ejemplo, los de temperatura del mar del NCDC. Me gusta el mar, porque la temperatura del aire depende de él, y porque oscila mucho menos que el aire, y es más fácil ver una tendencia. Y con los datos y una hoja de cálculo, lo puede hacer cualquiera. La teoría (los modelos) predicen una subida de temperatura para los dos primeras décadas del siglo XXI de a 0,21ºC por década. Y la realidad dice esto, de momento:

Si se prueba lo mismo con la temperatura del aire, el resultado es igual. Hay cinco equipos que mantienen las series, tres con termómetros y dos con satélites. Y coinciden bastante en que no está habiendo calentamiento desde hace más de una década. Y aunque no es mucho tiempo como para asegurar nada, porque no sabemos lo que ocurrirá los próximos años (una muestra de que no sabemos cómo funciona el sistema climático), cada vez va pareciendo más difícil que las temperaturas se acerquen a los modelos. Por eso cada vez hay más gente preguntándose de qué hablan los del IPCC. Y la gran pregunta, tal y como la plantea el prestigioso climatólogo Roger Pielke, es cuánto tiempo más de desacuerdo entre los modelos y la realidad hace falta para que acepten que los modelos (y por tanto la teoría) están mal.

Pongo un enlace final con un ejemplo de ese preguntarse, y mosquearse. Burt Rutan es un ingeniero aeroespacial muy prestigioso que hace unos años decidió averiguar qué había de serio en la alarma del clima. Y hace un resumen muy breve y claro.

Cuenta que un ingeniero alarmista le escribió enfadado, al ver que había firmado el artículo del Wall Street Journal que hemos puesto más arriba. Y esta es su respuesta, explicando.

Al final, la cosa probablemente quedará en esta versión reducida:

__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/


Los etasunos estaban ayer en campaña de santificación de Otegui. Nada especialmente novedoso respecto a lo que en este país se entiende por política. Repetir algunas imbecilidades sin descanso, con objeto de que queden incrustadas en los cerebros de la manada. Lo practican todos los partidos políticos, al parecer porque la causa exime la necesidad de inteligencia.

Al menos Twitter tiene una ventaja. Puedes contestar, y la peña ve si defienden la imbecilidad o dan la callada por respuesta. Un chollo con la gente que inventó las “ruedas de prensa sin preguntas”, idea rápidamente copiada por el resto de la payasada nacional. Y ayer, que también hacían campaña de santificación en las redes sociales, la callada parecía la consigna. Así que les quedaba una publicidad … digamos chunga.

Koldo Castañeda debe de ser uno de esos vascos de siete mil años, por lo menos. Y es muy conocido en el mundillo etasunoide desde los tiempos de HB. Y ahí estaba, en Twitter, con la campaña, defendiendo que asesinar es una “idea” que no se puede encarcelar.

No seré yo el que proponga que asesinen a Castañeda, precisamente porque asesinar no me parece una “idea”, y porque ni siquiera me parece una herramienta política disculpable, como defiende él. Me conformo con Twitter, y con comprobar que no tiene cojones de contestar. El valeroso “ideólogo” del asesinato.

Había más prendas. Muchos. Como este, para mi no conocido, que se apoyaba en la idea zapatera, o pachiana, de que Otegui es un campeón de “la paz”.

También sin respuesta, claro. Y de ese tenor discurrió el alegre evento.

Lo que pasa es que una cosa son las imbecilidades que no tienen respuesta, y otra es la canallada de santificar el asesinato. Canallada que no sorprende ni mucho ni poco en el mundo etasuno. Su diferencia con los nazis es que ellos han asesinado a mucha más gente antes de llegar al poder. O aplaudido a los que asesinaban. Pero sí sorprende en los Pascuales Prostitucionales, y en los que van llorando de emoción por los mítines y desde ciertos gobiernos autonómicos. Porque si partimos de la estrategia de que no hay bajeza suficientemente baja como para no usarla si se le puede sacar partido, el envilecimiento moral está asegurado.

Y así estamos, con un cuarto de la población que “comprende”, otro cuarto que santifica, otro cuarto que llora de la emoción, y el último que no sabe muy bien cómo se llama. ¿Qué otra cosa se puede esperar que Nazilandia? Ni siquiera va a ser un consuelo cuando sean (también) pasados por la piedra los “comprendedores”, que se creían recogenueces, y los llorones, tan emocionados ellos. Eso sí, no vamos a dejar de llamar asesinato al asesinato; aplaudidor de asesinos al tal; “comprendedor” al que quería recoger las nueces – y ya ves; y tonto del culo, por decirlo con mucha suavidad, al llorón que cree que puede ser muy listo y que con los nazis se puede jugar y ganar.

Yo no sé si es que pensar antes de hablar hace daño, o si la respuesta del rebaño resulta orgasmógena, pero lo del sábado en Twitter es como para dejar de preocuparse para siempre por las libertades y por el control de los abusones. Lo comentamos aquí, ayer, cuando surgió la estampida:

Un caso claro. Twitter no está aumentando la censura, sino limitándola geográficamente; haciéndola transparente y limpia; y haciéndola menos eficaz.

Imaginemos el caso. Un nazi alemán pone un tuit enlazando a un artículo que ensalza a Hitler. Y un juez alemán le ordena a la compañía que lo borre. No les queda más cáscaras que plegarse, si tienen oficinas en el país. Porque pueden embargarles, detenerles, lo que sea. Y, ante eso, que dice Twitter. Que como están poniendo oficinas por el mundo, y el caso se va a presentar, han decidido borrar el tuit solo a las IPs del país en cuestión. En vez de borrarlo para todo el mundo, como se hacía hasta ahora.

O sea, menos censura, en lugar de más. ¿Es tan difícil de entender?

He puesto el ejemplo de Alemania porque es el que puso Twitter. Un ejemplo de algo que normalmente no es ilegal (aquí por ejemplo se puede pedir la santificación de Otegui sin más problema) , pero sí lo es en un país determinado. De ahí que hablaran de que países con diferentes culturas tienen leyes diferentes (que no queda otra que cumplir). Nada que ver ponerse a hacer de guardianes de cada cultura, para no ofenderlas – como les achaca la manada.

Y lo peor es que el caso es todavía más claro. Avisan al censurado, que así puede tomar medidas. Y por si fuera poco, publican cada caso en el  Chilling Effects Project. Cosa que el usuario advertido, y todo el mundo, podrá controlar. Y de esa forma quedan a la vista del orbe las acciones de los países censuradores, que suele ser algo que les molesta mucho.

¿Qué más se puede pedir? ¿Cómo tendría que funcionar Twitter para funcionar a gusto de la manada? ¿Tal vez como Facebook, que censura todo lo que necesita, pero lo hace globalmente, sin avisar a nadie, y sin publicarlo en ningún sitio? Absurdo. Es más sencillo; lo fácil es actuar en manada, no pensar, y seguir tras el primer cabestro que lanza un grito.

Y se acaban produciendo perlas maravillosas, como la de la directora de campaña de Greenpeace España, María José Caballero, que ayer tronaba contra las medidas de Twitter [–>]. Diciendo unas chorradas de infarto sobre lo que, según ella, se propone Twitter. Que no tiene nada que ver con lo que Twitter anuncia. Pero, hablando de censura, querida Greenpeace, ¿alguien ha intentado poner un comentario crítico en alguna web de Greenpeace?  Pues yo sí, varias veces. Y nunca pasa la censura previa de Greenpeace. Nunca. Alguna vez hasta me he tomado la molestia de documentarlo:

Y hay más. Pero el caso es que tras la estampida de la manada, los caraduras de Greenpeace se ponen a dar lecciones morales … ¡¡de no censurar!!!

Tenemos un mundo nuevo y no sabemos cómo va a quedar. Por una parte hay más información que nunca. Mucha más de la que podemos digerir. Desde la calidad ínfima de la prensa profesional y la flauta de Pedrito, …

… hasta la posibilidad de acudir con facilidad a las fuentes mismas de la información. Y la conectividad increíble nos sirve tanto para depurar el pensamiento y avanzar colectivamente, como para reaccionar con el efecto manada. ¿Quién ganará? No se sabe; pero mejor haríamos mirando dónde pisamos al tratarse de un territorio completamente nuevo. Te puedes encontrar con casos como este, con la peña lanzando improperios a una decisión que solo merece aplauso.

Enlaces que hubieran servido para pensar antes de hablar, si no fuera, al parecer, tan doloroso:

Eletronic Frontier Foundation, probablemente el más de lo más de la lucha contra la censura en internet, y desde “siempre”:

Ricardo Galli, que no necesita presentación en España:

Enrique Dans, que tampoco:

Modestamente,:

Mashable:

Cuando salta la estampida, todo es inútil.

__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/


Octavio

El otro día fue el homenaje a Gregorio Ordoñez en Madrid, poco puedo decir sobre el acto en si… discursos, recuerdos y semblanzas, hemos acudido a tantos actos y manifas que nada nuevo se puede decir.

Pero si quiero contar una anécdota, estando los habituales en un lado del Jardín donde se celebró el acto, por el otro lado entró su señoría el diputado por el parlamento de Madrid  D. Ramón Marcos.

Cuando el susodicho, del que nos separaba un centenar de personas, se percató de nuestra presencia, le cambio “la color”, “demudó” el semblante, y  se le “arrugó” la faz con una mueca, entre el estupor o el pánico… alguno incluso dijo observar cierto temblor, pero tal cosa no se puede probar, es mas… creo que mas bien el comentario es producto de la maledicencia o… del frio, que lo hacia y bastante.

Dos amagos hizo el Navegante de ir a saludarle, mas por coña que otra cosa…al final no lo hizo por no hacerle pasar al diputado por el trance, bastante cariacontecido  se encontraba ya… pero especialmente significativo, y D. Soria puede confirmarlo, fue  lo que ocurrió cuando Mikel fue a saludar a sus conocidos de la AVT y demás compañeros de penas…. Desde nuestra posición se podía observar lo que los estrategas militares definen como repliegue táctico, por cada paso al frente del profesor, tres o cuatro  en dirección a la salida del susodicho. Supongo que las gonadillas apretadas al cuello no le permitieron respirar con normalidad hasta pasados quinientos metros….

 Contra eso hemos luchado y contra eso hemos…perdido,

http://weblogs.upyd.es/asambleamadrid/

Cuando nos tomamos unas cañas después, el Navegante nos comento que tras una pequeña conversación con Basagoiti para preguntarle del estado sobre el proyecto para que los exiliados vascos puedan votar que el PP apadrina y tras averiguar este ultimo de donde veníamos, le indicó a JM que las puertas de su partido estaban abiertas… en ese momento comenté , en tono entre jocoso y amargo,  que ni de coña, con nosotros dentro en dos días el PSOE recobraba el gobierno… reconozcámoslo, y este comentario lo avalan, Babia, el Congreso de UPyD, Casa de Soria, MD, DECIDO, la candidatura de Ciudadanos o las ultimas andanzas de la Sociedad Civil.

Don Ramón y su jefe directo tienen razón, no damos el perfil apto para la selección negativa de militancia.. no valemos para esto, para triunfar hay que ser como ellos .

__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/__/


Página siguiente »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 555 seguidores