Con las vueltas que hemos dado en tantos sitios sobre la posibilidad de protestar contra el estado del sistema político en España, ya hemos visto de sobra que no existe ningún método efectivo, salvo una revolución callejera. Pero el 15M nos ha mostrado que eso tampoco tiene un recorrido muy interesante.

La forma civilizada de hacerlo, el voto, está cortocircuitada. Los partidos políticos han conseguido vendernos un cuento de buenos y malos, y los que quisieran protestar no se atreven, porque piensan que es más importante evitar que ganen los malos. Y así, la protesta contra la mala calidad del sistema no tiene cauce político.

Pues bien, la idea es aprovechar precisamente una de las características del mamoneo. La inutilidad de alguna de sus instituciones. Por ejemplo, el senado. La práctica nos dice que el senado no sirve para nada – aparte de para la buena vida de unos cuantos. Nunca hemos sabido de un acto del senado que haya cambiado algo. Salvo, ocasionalmente, retrasar la aprobación de una ley un par de meses. Pero si nunca ha hecho nada relevante, se puede presumir que nunca lo hará. Y entonces, ¿qué más da qué partido tiene la mayoría en el senado?

¡Perfecto! Eso nos libera del cortocircuito del cuento de buenos y malos que se han organizado. Somos libres de votar en blanco, o mejor en nulo (rodaja de chorizo), para decirles que no nos representan. Que si votamos al congreso por aquello de que no lleguen “los malos”, por lo menos no votamos al irrelevante senado, para que sepan bien claro que tampoco estamos de acuerdo con lo que hacen “los buenos”.

Es una forma perfecta de protesta que ni siquiera estos caraduras podrían disimular, haciendo como que no va con ellos. Y es tan civilizada que nos evita tener que expresarla en la calle, con todos los inconvenientes y aprovechamientos bastardos que le hemos visto a eso. ¿Por qué no utilizar la irrelevancia del senado a nuestro favor?

Invito al profesor Bouza, si anda conectado, a que nos ilustre sobre la teoría de la irrelevancia. ¿Es correcta? ¿Qué podría pasar en la práctica si las elecciones (congreso) las gana el partido A, pero en el senado tuviera mayoría el partido B?

Nota: Mi apuesta es que si tuviera éxito acabarían haciendo una reforma paripé, en la que suprimirían el senado, con la disculpa del ahorro. Para que no se les vean las vergüenzas. Circula por ahí un email con propuestas de ahorro, entre las que sale la eliminación del senado. Aunque la idea es buena, la cifre de ahorro que da -3.500 millones- es falsa. El presupuesto del senado son 55 millones, y se le pueden achacar otros 20 de gastos comunes con el congreso. Total, unos 75 [–>]. Menos da una piedra: 261 jetas a la calle, de una sola tacada.



Fin

(Si hay algo debajo, es publicidad)