Libertad de mercado y libertad de expresión no quiere decir manga ancha y todo vale. Unas normas de higiene en el mercado de alimentos (por ejemplo las hormonas que puede y no puede tener la carne) no son un atentado a la libertad de mercado. Como no es un atentado a la libertad de expresión la prohibición de boicotear el mitin de un partido, o manifestarse en elecciones ante la sede de otro (al estilo Rubalcaba). Al contario, son regulaciones que lo que consiguen es permitir la existencia de un mercado y de un flujo de opinión.

Con la prensa el asunto siempre ha sido delicado. Y más en países como España, donde el regulador nunca es independiente, y actúa al dictado del gobierno. Una regulación desde el gobierno inevitablemente hace peligrar la libertad de prensa. ¿Y entonces?

Vamos a poner un caso porque ya hemos hablado aquí de él. Antena 3 y el catedrático bombero torero Ruiz de Elvira.

1) Ruiz de Elvira, Noticias de las 3, de Antena 3, 17 de marzo de 2011 [–> ]. Entrevistan al gran experto para saber qué va a pasar con lo de la central nuclear de Fukushima, Japón, tras el accidente del tsunami:

A 100 km a la redonda la zona quedará inhábil para la vida durante muchos siglos.

2) Japan Broadcasting Corporation, 11 de abril, 2001 [–>]:

Algunas granjas de la prefectura de Fukushima han vuelto a vender leche después que los niveles de radiación estén por debajo de los estándares de seguridad impuestos por el gobierno.

Estas partidas son las primeras desde que el gobierno japonés impusiera un embargo para la leche de siete ciudades y pueblos de la prefectura.

Las restricciones fueron impuestas después de que el ministerio de salud detctara niveles no recomendados de sustancias radiactivas en la leche el mes pasado, en áreas alrededor de la central nuclear de Fukushima.

Un granjero que posee unas cien vacas ha vendido 1,5 toneladas de leche hoy. Dice que está muy contento de no tener que seguir tirándola.

La prefectura tomará medidas subsiguientes de radiación a la leche que venga de la provincia, una vez por semana.

¿Y ahora qué se hace con Ruiz de Elvira y Antena 3?  Porque una cosa es salirse del tiesto, otra es exagerar, otra es mentir, y otra es afirmar como experto que una área de cien kilómetros a la redonda, inhábil para la vida durante siglos, cuando no ocurre tal cosa ni un kilómetro a la redonda durante un solo minuto. Para hacerse una idea: en el área descrita por el asno Ruiz de Elvira caben 10.000 trozos de 1 km de radio. Y en “muchos siglos” (pongamos que “muchos” es tres) caben 109.500 días, que multiplicado por diez mil, da un factor de 1.095.000.000 en el error. O más de mil millones de veces entre la realidad y Ruiz de Elvira. Y si quieres pensar en años en vez de en días, tampoco es gran consuelo. 300 x 10.000 = 3.000.000, con la peculiaridad de que lo predicho en años  (300) dividido entre la realidad (o), da infinito.

Cuando planteamos el Premio Ruiz de Elvira al asno sostenible [–>] solo nos atrevimos a imaginar un tío exagerando en la pizarra, y errando por 55/4, o un factor de 13,75.

La realidad supera cualquier capacidad de imaginación.

Pues eso. ¿Se puede hacer algo para que el periodismo y sus cabestros no ensucien el mundo con sus flipógenas proclamas de expertos? Aparte de avergonzarlos en los blogs, claro. Y es que al menos en los blogs cuando dices una burrada puede venir alguien y señalarlo en los comentarios. Y normalmente lo corriges (y si no quedas mal). ¿Pero qué se puede hacer con la tele y los periódicos?