Me parece un vídeo estupendo para un lento desayuno de domingo. Vincent Courtillot es un geofísico de gran relieve cuya lista de publicaciones se puede consultar aquí –>. Libros y capítulos de libros aparte, figuran 205 trabajos científicos. Y ha enseñado en el Caltech, en la Universidad de Minnesota, y trabajado para la European Geosciences Union, y desde 2004 dirije el Institut de Physique du Globe de Paris. Quiero decir que no es como nuestro adorado Ruiz de Elvira, ni puede recibir el premio que lleva su nombre.

Nos cuenta su visión del cambio climático, y su hipótesis al respecto, de una forma muy bien estructurada, y ágil. Y amena, pero nada superficial.

Como introducción, destacaría una anécdota, tangencial en la charla. Cuenta cómo él mismo era, en un principio, un creyente. Veía los gráficos de temperatura del IPCC, y su atribución al CO2, y le parecía muy convincente. Hasta que se puso a pensar en cómo promediaban los datos, medias mensuales en las grandes cuadrículas de la tierra (300 x 300 km). Cosa razonable para una proceso lineal, pero en absoluto para uno que sea no lineal. Así que le llamó a Phil Jones (era antes del Climategate, y no sabía nada de Jones), y le pidió los datos, porque le interesaba comprobar cómo salían. Y Jones, al uso, que no. Que eran confidenciales, y blablabla.

Explica que al comentarle el asunto a un amigo francés del IPCC, este le respondió que esos eran los centros de datos, y que ellos tomaban los datos sin discutirlos. Pues lo siento-, contestó Courtillot, – yo he sido educado a para discutir los datos.

Así que hizo una comprobación muy pequeña. No tenía gente / recursos para más. Y señala que ni siquiera podía usar estudiantes, porque cualquier estudiante que participara en eso estaba jugando con su futuro. Usó científicos jubilados, o a punto de, a los que no les importa mucho la opinión del “consenso”. Y vio que para las zonas que examinó, las más fáciles -USA y Europa, el resultado era bastante sorprendente.

Eligió los termómetros con mejores registros, y más largos. 44 en Europa y 150 en USA. Y salen estos 2 gráficos.

Problemas. No se parecen gran cosa a los convincentes gráficos del IPCC, y no se corresponden con los modelos en los que se basa el IPCC.

Lo demás, en vídeo.