Álvaro Ballesteros

En El Imparcial:

… / …

Claro, que los prestidigitadores y malabaristas del partido con nombre de diputada se permiten incluso salir con ejercicios de onanismo intelectual del calibre de asegurar que el federalismo que ellos proponen no es peligroso porque es un “federalismo de intensidad media cooperativo”. Y claro, dado su peso político a nivel estatal, seguro que consiguen imponer su visión no peligrosa a aquellos que piden federalismo a secas (sin intensidades medias ni cooperativismos), para sentar las bases de la secesión. También salen los de Rosa Díez con notas poéticas como lo de que “federar es unir”. Interesante, ¿verdad? Pero, oigan, que no somos todos tontos. Cuando federar se refiere a entidades independientes entre sí que deciden unirse para crear una estructura común (estilo Alemania o EE.UU.), sí, entonces federar es unir. Pero cuando se parte de un Estado unitario y se decide trocear el sistema en mini-Estados soberanos federados, en este caso, federar es desunir. Como se desunió Yugoslavia ante nuestros ojos con cada nueva propuesta para “democratizar y regenerar” el sistema desde los 80. Menuda juerga intelectual; así regenera la democracia hasta Zapatero. O quizás sea eso lo que ha hecho el hombre desde 2004, solo que muchos como yo, tan zoquetes, no hemos sabido apreciar semejante proyecto regenerador.

… / …

Empezar y seguir en: