Creo que hay que empezar a distinguir entre la climatología, que sería la ciencia que trata de averiguar el funcionamiento del sistema climatico, de la ciencia del calentamiento global, que sería la actividad para demostrar que el CO2 nos va a achicharrar. Y tenemos todo tipo de elementos para pensar que esta última no se trata de una ciencia seria, ni siquiera de una actividad no científica seria.

Hasta ahora teníamos los escándalos científicos, como el Climategate y el Palo de Hockey de Mann, y toda una serie de mentiras y disfunciones colectivas por parte del IPCC, e individuales por parte de científicos sueltos. Pero todos estos elementos están dispersos entre muchos documentos, y hay que hacer cierto esfuerzo, y gastar no poco tiempo para verlos en conjunto y extraer su significado. Hoy traigo algo más práctico, porque resulta muy ilustrativo, y lo que es mejor, de una forma mucho más rápida que las anteriores.

En 2009, un grupo de élite de esa que llamo ciencia del calentamiento global presentó un trabajo según el cual la Antártida se estaba calentando significativamente desde hace 50 años. Eran Steig, E.J., D.P. Schneider, S.D. Rutherford, M.E. Mann, J.C. Comiso, y D.T. Shindell. El estudio resultó una sorpresa, porque hasta entonces se suponía que el calentamiento se limitaba a la pequeña península Antártica (el saliente que queda frente a Sudamérica), y que el continente no se calentaba.

Pero, estando Michael Mann por medio (el del infausto Palo de Hockey), la blogosfera escéptica empezó de inmediato a analizar ese trabajo, para tratar de ver cómo se llegaba a esa conclusión.

Los calentólogos suelen sostener que un trabajo publicado, tras revisión, en una revista científica, va a misa. Mientras no haya otro trabajo publicado en las mismas condiciones que lo refute. O sostenían, hasta ahora. Muy conveniente, porque dominan y manipulan las publicaciones científicas. Y cuando un grupo de ingenieros y matemáticos escépticos empezó a hacer preguntas sobre el Steig et al 2009, y a señalar incongruencias, la respuesta que recibieron es que (a) publicaran sus cuitas en una revista científica con revisión previa, y que (b) mejor era que acudieran a las clases de estadística de Steig en la universidad, a las que les invitaban. Tal cual.

Así que estos escépticos, no climatólogos, ni siquiera científicos, se pusieron manos a la obra. Y presentaron un trabajo que demostraba que Steig et al 2009 estaba mal hecho (con mala estadística), y que de sus datos se sacaban conclusiones distintas (con estadística correcta). El calentamiento de la Antártida era menos de la mitad de lo que señalaban, no era estadísticamente significativo, y no había calentamiento desde 1980 (desde que se mide por satélites). Y que el método de Steig y los otros lo que había conseguido era básicamente “repartir” el calentamiento de la península por el continente. Los aficionados, dando lecciones a la flor y nata de los científicos que les habían remitido a sus clases. La peor humillación imaginable.

¿La peor? No, todo se puede mejorar en este mundo, si eres lo suficientemente asno. Y parece que la flor y nata de esa extravagante ciencia del calentamiento global es más que suficientemente asna.  Han tratado de salir de la merdé en la que se habían metido, pero por el método que hasta ahora rechazaban. En su blog (RealClimate.org). Y la han cagado definitivamente. Se han llevado el más humillante varapalo imaginable. Ante lo que solo les quedan las trampas: no les dejan contestar en RealClimate a los autores de la refutación, pero tampoco contestan a la humillación en los blogs de los autores. y para colmo, ahora se ha sabido que el “revisor A” del trabajo de refutación de Steig et al 2009 era … ¡el propio Steig! Y disimulaba, pidiéndoles en el blog una copia del trabajo para estudiarlo, como si no lo tuviera, y como si no lo hubiera estudiado ya, al ser revisor [-->]. Han conseguido todos los premios: tontos, ineptos y mentirosos. ¡Pero pretenden dar lecciones!

Y hay que recordar que ese trabajo por el que los profesores están recibiendo tan humilante lección, fue portada de Nature y gozó de toda la fanfarria [-->] alarmista.

Lo puedes ver en tres sitios, que pongo por orden de publicación. Y, como decía, es una forma de apreciar con rapidez qué es eso de la ciencia del calentamiento global. El póker de ases (los dos del centro, coautores de la refutación de Steig):

The Air Vent:

Climate Audit:

Watts up With That:

The Blackboard:

También se ha abierto (13;00) la discusión en lo de Curry: