Parece que uno de los tres teléfonos investigados por el juez Ruz por mantener contactos constantes en los días de autos con los encausados, corresponde al número 2 de Interior. Otro es de una centralita del ministerio. Y el otro, posiblemente de un analista de la ¿lucha? contraterrorista.

Cualquiera diría que Rubalcaba está, al menos políticamente, con el agua al cuello. Pero si El Veraz, don Ruby, nos asegura que los españoles se merecen un gobierno que no les mienta todo el tiempo, seguro que le creemos.

¿Y quien sabe? ¿Por qué no puede ocurrir que Garzón gane las tres causas que tiene abiertas en su contra, y que las aguas vuelvan a su faisánico cauce?