Un diálogo sin prejuicios, no ideológico, ni de derechas ni de izquierdas, sobre el calentamiento global, con alguien que no acepte lo que no está comprobado, podría ir así:

-P: ¿Hay calentamiento?
-R: Sí.

-P: ¿Cuanto calentamiento?
-R: 0,6ºC el siglo pasado, 0ºC en lo que va de este siglo.

-P: ¿Lo ha producido el hombre?
-R: Podría ser. Algo de ese calentamiento.

-P: ¿Cuanto?
-R: Es difícil de decir. Casi seguro que menos de 0,3ºC. La más probable es que unos 0,15ºC

-P: ¿Hasta doinde va a llegar el calentamiento producido por el hombre?
-R: Depende de los autores, y depende de que haya o no realimentación al efecto del CO2

-P: Explica eso.
-R:Hay dos factores. (1) El efecto directo del CO2, y (2) el efecto realimentación. Dependiendo de los autores, el efecto directo puede llegar, doblando el CO2, hasta un aumento de 1,2ºC (Hansen, Houghton), o solo hasta 0,6ºC más (Monckton), o incluso solo 0,3ºC (Miskolczy).

P: ¿Supone eso algún problema?
R: Definitivamente no. Al contrario, es casi seguro que sería beneficioso, por el bien que le hace el aumento de CO2 a toda la vegetación.

-P: ¿Y la realimentación?
-R: Una realimentación positiva es lo que argumenta el IPCC, Al Gore, y otros, para imaginar un aumento de temperatura de 3-6ºC.  Imaginan una realimentación como que el CO2 extra calienta un poco la atmósfera, y ese calentamiento produce mayor evaporación de agua del mar. Pero el vapor da agua es un gas invernadero mucho más abundante que el CO2, y con mucha mayor capacidad de afectar la temperatura del aire. Y por eso aumentaría mucho el pequeño efecto directo en la temperatura producido por el CO2. El problema con esa tesis es que nadie, repito nadie, ha podido ver, ni mucho menos medir, esa realimentación. Al contrario, las pocas mediciones que hay, indican una no realimentación, o incluso una realimentación negativa (Spencer –>). Esa realimentación la sacan de modelos matemáticos. Pero es una obviedad. Si construyes un modelo con realimentación, lo que da es realimentación. Pero luego resulta que esos modelos no se corresponden con la realidad. Y también resulta que el vapor de agua es un arma de dos filos, porque tiene la capacidad de aumentar el calor del aire por efecto invernadero, -realimentación positiva-, pero también de enfriar el aire (y el suelo) cuando forma nubes que hacen de escudo de los rayos solares -realimentación negativa-.

-P: ¿Cual sería la conclusión?
-R: Que estamos ante un problema imaginario, de momento desmentido por los datos.

-P: ¿Y la recomendación?
-R: Investigar todo lo que se pueda, desde todos los puntos de vista. Y no hacer nada, repito nada, hasta que no sepamos lo que estamos haciendo.

-P: ¿Pero entonces, de donde ha salido el calentamiento?
-R: De donde ha salido siempre. Y el caso es que tampoco se sabe bien de donde vinieron otros calentamientos en el pasado. Hay varias tesis, y probablemente sea una mezcla de muchos factores. Pero de momento nadie lo sabe. Lo importante es que tenemos todos los motivos para pensar que lo que vemos ahora es un ciclo natural. El calentamiento, o recuperación, tras la época muy fria (y mala) de la “pequeña edad de hielo”, hacia 1650 – 1750. Desde entonces, el clima se ha calentado a unos 0,5ºC por siglo (Akasofu –>), y el CO2 no puede tener nada que ver con eso, aunque ha podido suponer un añadido minúsculo en la última mitad del siglo pasado. Esa diferencia entre 0,5ºC y 0,6ºC sería atribuíble a la industria humana. Ni siquiera eso es seguro, pero parece que sí. Y no parece que de momento siga afectando. Tal vez haya una realimentación negativa; por ejemplo por un aumento de la nubosidad. Hay datos que parecen indicarlo [—>]. Un extracto:

Scientists looked at the ghostly glow of light reflected from Earth onto the moon’s dark side. During the 1980s and 1990s, Earth bounced less sunlight out to space. The trend reversed during the past three years, as the Earth appears to reflect more light toward space.

Though not fully understood, the shifts may indicate a natural variability of clouds, which can reflect the sun’s heat and light away from Earth. The apparent change in the amount of sunlight reaching Earth in the 1980s and 1990s is comparable to taking the effects of greenhouse gas warming since 1850 and doubling them. Increased reflectance since 2001 suggests change of a similar magnitude in the opposite direction.

Recalco: ” un efecto … comparable a doblar el efecto calentamiento por los gases invernadero (se supone del hombre). Una reflectividad (albedo) incrementada desde 2001 sugiere un cambio de idéntica magnitud en dirección opuesta.” O sea que una menor nubosidad habría dado durante los 80s y 90s tanto calentamiento global como el CO2, y ahora la cosa está cambiando al revés. Y lo dice la NASA, organización al-gorera nata, que siempre exagera el efecto atribuible al CO2.

Realimentación negativa, por tanto. Y sin realimentación positiva el Armagedon de Al Gore, Hansen, el IPCC, y todo el verderío del mundo, no es más que un problema imaginario. Lo cual no quiere decir que no tengamos un problema. Si alguien grita -¡Fuego!- en un teatro, y se produce una estampida, el fuego será un problema imaginario; pero la estampida, y las muertes que la estampida produzca, serán un problema bien real.

Nota: El cartel de arriba, Global Warming Crisis – Cancelled, es el del anuncio de la próxima Conferencia Internacional 2009 sobre Cambio Climático. Será el 9 -10 de marzo de 2009.

La conferencia servirá como una plataforma para científicos y analistas políticos de todo el mundo que cuestionan la teoría del cambio climático producido por el hombre. El tema de este año, La Criris de Calentamiento Global : Anulada, quiere llamar la atención sobre los nuevos descubrimientos científicos que contradicen la conclusión de último Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC).

La conferencia anterior, en 2008, contó con más de 500 participantes, y 100 presentaciones de prominentes científicos y economistas, como popr ejemplo el Dr. Robert Balling (Arizona State University), el Dr. Stanley Goldenberg (NOAA), el Dr. William Gray (Colorado State University), el Dr. Yuri Izrael (IPCC), el Dr. Patrick Michaels (University of Virginia), el Dr. Paul Reiter (Institut Pasteur, Paris), el Dr. S. Fred Singer (Science and Environmental Policy Project), el Dr. Willie Soon (Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics), y el Dr. Roy Spencer (NASA).

En la del 9 -10 de marzo de 2009, también en Nueva York, habrá más de mil participantes.